Skip to main content

Republic of Nicaragua Civil Code

This document has been provided by the
International Center for Not-for-Profit Law (ICNL).

ICNL is the leading source for information on th e legal environment for civil society and public
participation. Since 1992, ICNL has served as a resource to civil society leaders, government
officials, and the donor community in over 90 countries.

Visit ICNL’s Online Library at
http://www.icnl.org/knowledge/library/index.php
for further resources and research from countries all over the world.

Disclaimers Content. The information provided herein is for general informational and educational purposes only. It is not intended and should not be
construed to constitute legal advice. The information contai ned herein may not be applicable in all situations and may not, after the date of
its presentation, even reflect the most current authority. Noth ing contained herein should be relied or acted upon without the benefit of legal
advice based upon the particular facts and circumstances pres ented, and nothing herein should be construed otherwise.
Translations. Translations by ICNL of any materials into other languages are intended solely as a convenience. Translation accuracy is not
guaranteed nor implied. If any questions arise related to the accuracy of a translation, please refer to the original language official version of
the document. Any discrepancies or differences created in the tr anslation are not binding and have no legal effect for compliance or
enforcement purposes.
Warranty and Limitation of Liability. Although ICNL uses reasonable efforts to include ac curate and up-to-date information herein, ICNL
makes no warranties or representations of any kind as to its a ccuracy, currency or completeness. You agree that access to and u se of this
document and the content thereof is at your own risk. ICNL discl aims all warranties of any kind, express or implied. Neither ICNL nor any
party involved in creating, producing or delivering this document shall be liable for any damages whatsoever arising out of access to, use of
or inability to use this document, or any e rrors or omissions in the content thereof.

Código Civil de la República de Nicaragua

Libro I
De las Personas
y
De la Familia.

TITULO I
DE LAS PERSONAS EN GENERAL

Capítulo I
División de las personas

Arto. 1.- Es persona todo ser capaz de ejercer derechos y contraer obligaciones.
Las personas son naturales y jurídicas.

Arto. 2.- Son personas naturales todos los individuos de la especie humana,
cualquiera que sea su edad, sexo, estirpe o condición.

Arto. 3.- Llámanse personas jurídicas las asociaciones o corporaciones
temporales o perpetuas, fundadas con algún fin o por algún motivo de utilidad
pública, o de utilidad pública y particular conjuntamente que en sus relaciones
civiles representen una individualidad jurídica.
Artos. 76-986 C.

Arto. 4.- También se dividen las personas en nicaragüenses y extranjeras,
conforme a la Constitución del Estado y Ley de Extranjería.
Artos.15-16-17-18-19-20-21-22 Cn.(1987)

Capítulo II
De la existencia de las personas naturales

Arto. 5.- La existencia legal de toda persona principia al nacer.
Arto. 20 C.

Arto. 6.- Las personas de existencia visible son capaces de adquirir derechos y
contraer obligaciones. Les son permitidos todos los actos y todos los derechos
que no les fueren expresamente prohibidos, independientemente de su capacidad
política.

Arto. 7.- Tienen incapacidad absoluta:

lº Las personas por nacer.
2º Los impúberes.
3º Los dementes.Arto. 331C.
4º Los sordomudos que no saben darse a entender por escrito.
Artos. 363-2472 C.; B.J. 13733.

Arto. 8.- Tienen incapacidad relativa: Los menores adultos.
Artos. 1840-2472 inc 2º C.; B.J. 13733.

Arto. 9.- Además de las anteriores incapacidades, hay otras particulares que
consisten en la prohibición que la ley ha impuesto a algunas personas para
ejecutar ciertos actos.
Artos. 3-252-366-369-444-448-465-466-986-1196-1255-2565-
3208-3312-3456-3457-3458-3504 C; B.J.13733.

Arto.10.- Los incapaces pueden adquirir derechos y contraer obligaciones por
medio de sus representantes.- Arto. 80 C.

Capítulo III

De las personas por nacer

Arto. 11.- Son personas por nacer las que están concebidas en el vientre
materno.

Arto. 12.- Al que está por nacer puede nombrársele guardador de sus derechos
eventuales.
Artos. 306 inc. 2º 321 Nº 7-377-380-386 inc. 2º C; 268 Pr.

Arto. 13.- La ley protega la vida del que está por nacer. La autoridad, en
consecuencia, tomará a petición de cualquier persona, o de oficio, todas las
providencias que le parezcan convenientes para proteger la existencia del que
está por nacer siempre que crea que de algún modo peligra.

Arto.14.- Se reputará embarazada la madre, por la simple declaración de ella,
del marido o de otras personas interesadas.
Arto. 24 C.

Arto.15.- Son personas interesadas para este fin:

1º Los parientes en general del que está por nacer y todos aquellos a quienes
los bienes debieran pertenecer, si no sucediere el parto, o si el hijo no
naciere vivo.
2º Los acreedores de la herencia.
3º El Ministerio Público.
Arto. 1247 C.

Arto. 16.- Las partes interesadas, aunque teman suposición de parto, no pueden
suscitar pleito alguno sobre la materia, salvo el derecho que les compete para
pedir las medidas de seguridad que sean necesarias, menos las de que trata el
Arto. 24. Tampoco podrán suscitar pleito alguno sobre la filiación del no
nacido, debiendo quedar estas cuestiones reservadas para después del nacimiento.
Arto. 216 C.

Arto. 17.- Tampoco la mujer embarazada o reputada tal, podrá suscitar litigio
para objetar su embarazo declarado por el marido o por las partes interesadas, y
su negativa no impedirá la representación acordada en este Código.
Arto 12 C.

Arto. 18.- Cesará la representación de las personas por nacer, el día del parto,
si el hijo nace vivo, y comenzará entonces la de los menores. También cesará
antes del parto, cuando hubiere terminado el mayor plazo de duración del
embarazo.
Artos. 23-200-380-386 inc 2º C.

Capítulo IV

De la existencia de las personas antes del nacimiento.

Arto. 19.- Desde la concepción en el seno materno, comienza la existencia
natural de las personas, y antes de su nacimiento deben ser protegidas en cuanto
a los derechos que por su existencia legal puedan obtener. Estos derechos quedan
irrevocablemente adquiridos, si los concebidos en el seno materno nacieren con
vida.
Artos. 12-982 C.; B.J. 5915.

Arto. 20.- Si murieren antes de estar completamente separados del seno materno,
se reputarán no haber existido jamás.

Arto. 21.- En caso de duda de si hubieran nacido o no con vida, se presume que
nacieron vivos, incumbiendo la prueba al que alegare lo contrario.

Arto. 22.- La época de la concepción de los que nacieren vivos, queda fijada en
todo el espacio de tiempo comprendido entre el máximum y el minimum de la
duración del embarazo.

Arto. 23.- El máximum de tiempo del embarazo se presume que es de trescientos
días, y el mínimum de ciento ochenta días, excluyendo el día del nacimiento.
Arto. 200 C.

Arto. 24.- No tendrá lugar el reconocimiento judicial del embarazo, ni otras
diligencias como la guarda o depósito de la mujer embarazada, ni el
reconocimiento del parto en el acto o después de tener lugar, ni a requerimiento
de la propia mujer antes o después de la muerte del marido, ni a requerimientos
de éste o de partes interesadas.
Arto. 628 Pr.

Capítulo V
Del Domicilio

Arto. 25.- El domicilio de una persona es el lugar en donde tiene su residencia
habitual. Es transeunte el que está de paso en un lugar.
Los diplomáticos residentes por razón de su cargo, en el extranjero, que gocen
del derecho de extraterritorialidad, conservan el último domicilio que tenían en
territorio nicaragüense.
B.J. 5375-10214-13038 (338)

Arto. 26.- Cuando concurran en varias secciones territoriales, con respecto a un
mismo individuo, circunstancias constitutivas de domicilio, se entenderá que en
todas ellas lo tiene; pero si se trata de cosas que dicen relación especial a
una de dichas secciones exclusivamente, ella sola será para tales casos el
domicilio del individuo.
Artos. 2030-2031 C.; 269 Pr.; B.J. 308/1963.

Arto. 27.- La mera residencia hará las veces de domicilio civil respecto de las
personas que no lo tienen en otra parte.
Artos. 273-283 Pr.;B.J.13897.

Arto. 28.- Puede estipularse un domicilio especial para el cumplimiento de actos
determinados.
Artos 2030-2031 C.; 261-281 Pr.

Arto. 29.- Los empleados públicos tienen su domicilio en el lugar en que sirven
su destino.
Arto. 274 Pr.;. B.J. 20288.

Arto. 30.- Los militares en servicio activo tienen su domicilio en el lugar en
que están destinados.

Arto. 275 Pr.

Arto. 31.- Los que sirven a una persona y habitan en su casa, sean mayores o
menores de edad, tienen el domicilio de la persona a quien sirven; pero si son
menores y poseen bienes que estén a cargo de un guardador, respecto de los
bienes, el domicilio será el del guardador.
Arto. 540-2994-3004 C.; 271 Pr.

Arto. 32.- El domicilio de los que se hallan cumpliendo una condena, es el lugar
donde la cumplan, por lo que toca a las relaciones jurídicas posteriores a la
condena: en cuanto a las anteriores, conservarán el último que hayan tenido. Los
condenados a expatriación simplemente, conservarán su domicilio anterior.Los
reos sentenciados, mientras no sean trasladados al lugar en que deban extinguir
su condena, tendrán como domicilio el lugar en que se hallen detenidos.

Arto. 33.- La mujer y lo hijos del sentenciado a confinamiento, relegación o
destierro que no le acompañen al lugar de su condena, no tendrán por domicilio
el del marido y padre, respectivamente, sino el suyo propio conforme a las
reglas establecidas en los artículos anteriores.

Arto. 34.- El domicilio de las corporaciones, asociaciones, establecimientos
bancarios y demás reconocidos por la ley, es el lugar donde esta situada su
dirección o administración, salvo lo que dispusieren sus estatutos o leyes
especiales, con tal que el domicilio que en ellos se determine, éste dentro de
la demarcación territorial sujeta a este Código.
Arto. 279 Pr.; B.J. 20307 Cons. I.

El domicilio de las agencias o sucursales de compañías o instituciones
extranjeras, respecto de las negociaciones verificadas en Nicaragua, será el
nicaragüense; y se reputarán como sus representantes legales, los apoderados o
agentes constituídos en la República.
Artos. 279 y 298 Pr.

Arto. 35.- Los individuos que sirven en la marina de guerra de la República,
tienen su domicilio en el lugar nicaragüense en que se encuentren.
Arto. 276 Pr.

Arto. 36.- Los que sirven en la marina mercante de la República, se tendrán por
domiciliados en el lugar de la matrícula del buque; pero si fueren casados, no
separados, y su mujer tuviere casa en otro lugar, éste se reputará domicilio de
aquellos.
Arto. 277 Pr.

Arto. 37.- Cuando no siendo casados, tuvieren algún establecimiento en lugar
distinto del de la matrícula del buque, se considerará domiciliados en dicho
lugar, pero si fueren casados, el lugar del establecimiento será el domicilio
respecto de los actos relativos al giro; y respecto de los demás, el de la
habitación de la mujer.
Arto. 277 Pr.

Arto. 38.- Los ciudadanos nicaragüenses que, sin licencia del Gobierno, sirven
en la marina de guerra extranjera o en buque armado en corso por Gobierno
extranjero, pierden la ciudadanía y domicilio nicaragüenses; y sólo pueden
recobrarlos según las reglas establecidas para los que sirven a potencia
extranjera.

Arto. 39.- Los que sirven en la marina mercante extranjera, si no han renunciado
la ciudadanía nicaragüense, conservan el domicilio que tenían al entrar al
servicio de la expresada marina.

Arto. 40.- El domicilio de las corporaciones, establecimientos y asociaciones
autorizados por la ley, es el lugar donde está situada su dirección o
administración, en los términos del Arto. 34; pero las compañías, asociaciones y
demás instituciones que tengan establecimientos o sucursales, tienen su
domicilio especial en el lugar de dichos establecimientos o sucursales, para
sólo la ejecución de las obligaciones allí contraídas por los agentes locales de
la sociedad.
Artos. 279-298 Pr.

Arto. 41.- Los que tengan domicilio establecido en la República, sean nacionales
o extranjeros, estén presentes o ausentes, pueden ser demandados ante los
tribunales territoriales para el cumplimiento de contratos celebrados en otra
país.
También pueden serlo los extranjeros que se hallen en el país, aunque no sean
domiciliados, si esos contratos se hubieren celebrado con los nacionales o con
otros extranjeros domiciliados en la República.
Los extranjeros, aunque se hallen ausentes, pueden ser demandados ante los
tribunales de la Nación:

1º Para que cumplan las obligaciones contraídas o que deban ejecutarse en la
República.
2º Cuando se intente contra ellos una acción real concerniente a bienes que
tengan en la República.
3º Si se hubiere estipulado en la obligación contraída por el extranjero, que
los tribunales de la República decidan las controversias relativas a ella.
4º Cuando se intente alguna acción civil a consecuencia de un delito o de una
falta que el extranjero hubiere cometido en la República.
Artos. 251 y 290 Pr.

Arto. 42.- El domicilio que tenía el difunto, determina el lugar en que se abre
su sucesión.
Artos. 939-940-1024 C.; 266 inc. 5º y 278 Pr.

Arto. 43.- Los mayores de edad que sirven o trabajan en fincas rurales, tienen
el domicilio de la persona a quien sirven, o para quien trabajan, siempre que
residan en la misma casa o en habitaciones accesorias, con excepción de la mujer
casada, obrera o doméstica, que seguirá siempre el domicilio de su marido.
Artos. 31-152 C.; 270-272 Pr.; B.J. 8967 Cons. III 10328, 10881, 11369, 13038
(338), 17073, 18881, 20681, 14413, 201/1962, 181/1966.

Arto. 44.- (Derogado). (Ver ley Nº 38 de 1988)

Arto. 45.- El domicilio de una persona determina la jurisdicción de las
autoridades que deban conocer de las demandas que contra ella se entablen, salvo
las excepciones legales.
Arto. 280 Pr.; B.J. 5375-12526-20307 Cons. I

Capítulo VI
Del fin de la existencia de las personas

Arto. 46.- Termina la existencia de las personas por la muerte natural de ellas.
La muerte civil no tendrá lugar en ningún caso, ni por pena, ni por profesión en
las comunidades religiosas.

Arto. 47.- Si por haber perecido dos o más personas en un mismo acontecimiento,
como en un naufragio, incendio, ruina o batalla, o por otra causa cualquiera, no
pudiere saberse el orden en que han ocurrido sus fallecimientos, se procederá en
todos casos como si dichas personas hubiesen perecido en un mismo momento y
ninguna de ellas hubiese sobrevivido a las otras.
Arto. 937 C.

Capítulo VII
De la ausencia y guarda provisional.

Arto. 48.- Si desapareciere cualquier persona del lugar de su domicilio o
residencia sin haber dejado procurador general o quien legalmente administre sus
bienes y sin que de la misma se tengan noticias, el Juez competente, cuando sea
necesario proveer a estas necesidades, nombrará un guardador.
En estos asuntos se considera competente el Juez de Distrito del domicilio sin
perjuicio de lo dispuesto en el Arto. VI del Título Preliminar.
Arto. 268-760-868 Pr.

Lo dispuesto en el párrafo anterior no servirá de obstáculo a las providencias
conservativas que se hagan indispensables en cualquier otra parte en que el
ausente tenga bienes.

Arto. 49.- Podrán provocar la guarda mencionada, el Ministerio Público y todos
aquellos que tengan interés en la conservación de los bienes del ausente. Si el
desaparecido fuere extranjero, también podrá hacerlo su cónsul respectivo.
En los nombramientos de guardador, preferirá el Juez al cónyuge, a cualquiera de
los herederos presuntos, y a falta de éstos, a alguno de los que tengan mayor
interés en la conservación de los bienes del ausente.
Arto. 321 inc. 3ºC.

La guarda provisional autoriza al cónyuge presente para pedir la liquidación de
la sociedad conyugal, si la hubiere; y para ejercer la patria potestad sobre los
hijos comunes. Artos. 153-268 inc. 2ºC.; 760-1605-1606 Pr.

Arto. 50.- El guardador nombrado recibirá por inventario los bienes del ausente
y prestará fianza escriturada bastante a juicio del Juez, para responder a las
resultas de la administración.
Artos. 247-382-416-430 C.; 723 Pr.

Arto. 51.- Las facultades del guardador provisional se limitarán a los actos de
mera administración, de la cual rendirá cuenta anualmente ante el Juez; pero
aquel debe proponer también en juicio las acciones de conservación que no puedan
retardarse sin perjuicio del ausente, estando además facultado para representar
a éste en las acciones que deba intentar o se le intentaren.
Arto. 382-3296 C.; B.J. 10482.

Arto. 52.- Si se entablare algún juicio contra el ausente, que aún no tenga
guardador o quien lo represente legalmente, se le nombrará un guardador especial
que lo defienda en el litigio.
Artos. 328-329-377 C.; 79-763 y 868 Pr.

Arto. 53.- El guardador provisional tendrá derecho a un cinco por ciento de las
rentas o productos líquidos que realice.
Artos. 255-476 C.

Arto. 54.- El Ministerio Público está encargado de velar por los intereses del
ausente, y será siempre oído en los actos judiciales que a éste se refieran.
Arto. 557 Pr.

Arto. 55.- La guarda provisional termina:

1º Por el regreso del ausente, o por la certeza de su existencia.
2º Por la comparecencia de procurador con poder bastante o de persona que
represente al ausente.
3º Por la constitución de la guarda definitiva.
4º Por la certeza de la muerte del ausente.

Capítulo VIII
De la guarda definitiva del ausente

Arto. 56.- Transcurridos cuatro años desde el día en que desapareció el ausente
sin que de él se tuvieran noticias, o desde la fecha de las últimas recibidas,
podrán las personas reputadas como herederos en el tiempo de la ausencia o de
las últimas noticias, ya sean legítimos o testamentarios, y una vez justificadas
aquellas circunstancias con intervención del Ministerio Público, pedir se
decrete la guarda definitiva y reclamarla entrega de los bienes del ausente,
excepto en el caso de que éste hubiere dejado poder bastante, pues entonces,
únicamente podrá hacerse la reclamación, desde que hayan pasado seis años a
contar del día de la desaparición o última noticias del ausente.
Los herederos y el cónyuge podrán sin embargo, una vez pasados tres años, en los
términos ya expresados, pedir que el procurador preste fianza suficiente si hay
justa sospecha de insolvencia; y cuando aquel no pueda o no quiera prestarla se
tendrán por nulos sus poderes.
Arto. 3962 inc. 2ºC.; 764 y 1420 Pr.

Causa también presunción de fallecimiento, la desaparición de cualquiera persona
domiciliada o residente en la República que hubiere sido gravemente herida en un
conflicto de guerra o que naufragare en un buque perdido o reputado por tal, o
que se hallare en el lugar de un incendio, terremoto u otro suceso semejante en
que hubieren muerto varias personas, sin que de ella se tenga noticias por tres
años consecutivos.
Los tres años se contarán desde el día del suceso, si fuere conocido, o desde un
término medio entre el principio y el fin de la época en que el suceso ocurrió o
pudo haber ocurrido. En este caso podrán igualmente los herederos reclamar la
entrega de los bienes.
Artos. 267-764-768 Pr.

Arto. 57.- La sentencia que constituye la guarda definitiva, no puede
pronunciarse sin que se haya llamado al ausente en cuatro edictos publicados en
el periódico oficial, con intervalo cada uno de cuatro meses por lo menos.
También se fijarán los edictos en lugares públicos; y no podrá darse
cumplimiento al fallo sin que se publique éste en la misma forma indicada para
los edictos.
Arto. 765 Pr.

Arto. 58.- Si el ausente hubiere dejado testamento cerrado, el Juez, ante de
pronunciar su sentencia, mandará proceder a su apertura, a fin de tener en
cuenta sus cláusulas y proveer en su virtud a la guarda.
Arto. 767 Pr.

Arto. 59.- Constituída la guarda definitiva, tanto los legatarios como todos
aquellos que tengan derechos subordinados a la condición de muerte del
desaparecido, podrán hacer valer esos derechos como en el caso de verdadera
muerte.
En el plazo expresado en el Arto. 56 podrán los interesados, a quienes este
artículo se refiere, reclamar la entrega de los bienes a que tengan derecho, una
vez justificada la ausencia en la forma legal.
Artos. 938-1330 C.

Arto. 60.- Si aún después de establecida la guarda definitiva, se presentare
algún heredero que en el orden de sucesión deba excluir al que se nombró
guardador, podrá utilizar los medios oportunos para la revocación del primitivo
nombramiento y la designación para el cargo de persona competente.

Arto. 61.- Cuando los herederos presuntivos no tengan la libre administración de
sus bienes, ejercerán sus derechos por medio de sus representantes legales.

Capítulo IX
Del inventario y de la fianza de los bienes del ausente

Arto. 62.- Los bienes del ausente únicamente podrán ser entregados a los
herederos y demás interesados, mediante inventario y fianza suficiente.

Arto. 63.- Si los herederos o los interesados no prestaren la referida fianza,
continuará la administración de los bienes del ausente, durante el tiempo en que
ella sea necesaria; pero les será permitido, justificando su falta de medios,
reclamar la adjudicación de la mitad de los productos, a que tendrían derecho si
estuviesen a su cargo los bienes expresados.
Arto. 1506 C.

Capítulo X
De los de Derechos y Obligaciones de los
guardadores definitivos y demás interesados

Arto. 64.- Los guardadores definitivos pueden exigir la entrega de todos los
bienes y ejercitar todos los derechos que pertenecían al ausente hasta el día en
que desapareció o se recibieron sus últimas noticias.
Artos. 982-1353 C.

Arto. 65.- Los guardadores definitivos y demás interesados harán suyos los
productos líquidos de los bienes desde el día en que los hubieren recibido.

Arto. 66.- Los guardadores definitivos pueden pedir cuentas a los provisionales
y recibir los frutos y ventas que quedaron de la anterior administración, lo
mismo que demandar y ser demandados como legítimos herederos del ausente.

Arto. 67.- Los guardadores definitivos no estan obligados a rendir cuentas de su
administración, excepto al ausente que reaparezca o a los herederos que
nuevamente se presenten.
Arto. 51 c.

Arto. 68.- A los guardadores definitivos sólo se les prohíbe: enajenar e
hipotecar los bienes raíces del ausente, sin previa autorización judicial, la
que se concederá en los casos de necesidad o utilidad, y repudiar ninguna
herencia, legado, o donado a que el ausente tuviere derecho antes de su
desaparecimiento o de la fecha de las últimas noticias, sin que preceda la
autorización judicial prevenida anteriormente.
Artos. 382-383 C.

Capítulo XI
De los efectos de la ausencia respecto
de los derechos eventuales del ausente

Arto. 69.- Los bienes y derechos que eventualmente sobrevengan al ausente desde
su desaparición o últimas noticias, y que dependan de la condición o de su
existencia, pasarán a los que hubieren sido llamados a sucederle una vez
fallecido pero deberán éstos hacer inventario formal de los bienes que reciban.
En el caso previsto en la fracción anterior, los herederos o sucesores llamados
en falta del ausente, se considerarán también como poseedores provisionales o
definitivos de los bienes que por la herencia, donación, legado u otro título,
debían corresponder al expresado ausente, según la época en que la asignación se
defiera.
Artos. 1353-1388 C.

Los guardadores definitivos, o en su defecto el Ministerio Público, podrán
reclamar el inventario a que se refiere la fracción primera de este artículo.

Arto. 70.- Lo dispuesto en el artículo anterior, debe entenderse sin perjuicio
de las acciones de petición de gerencia y de otros derechos que podrá ejercer el
ausente, sus representantes, acreedores o legatarios, y que no se extinguirán
sino por el lapso fijado para la prescripción.
Arto. 1302 C.

Arto. 71.- Los que hayan entrado en posesión de la herencia, legado o donación
que debía corresponder al ausente, harán suyos los frutos percibidos de buena
fe, mientras que el ausente no comparezca, o que las acciones no sean
ejercitadas por sus representantes, o los que por contrato o cualquiera otra
causa tengan con él relaciones jurídicas
Artos. 1298-1299 C.

Capitulo XII
De la terminación de la guarda definitiva

Arto. 72.- La guarda definitiva termina:

1º Por la reaparición del ausente.
2º Por la certeza de su muerte.
3º Por el lapso de diez y seis años.
4º Si el ausente cuenta setenta años de edad.

Arto. 73.- En cualquiera de los últimos tres casos referidos en el artículo
anterior, quedan libres los herederos y demás interesados de la fianza que
hubieren prestado, y pueden disponer como suyos de los bienes del ausente.
Arto. 938 C.; 740 Pr.

Arto. 74.- Si después del lapso de diez y seis años de ausencia o de haber
cumplido el ausente setenta años de edad, reapareciere éste o se presentaren
ascendientes o descendientes suyos, percibirán los bienes existentes en el
estado en que se hallaren, o aquellos porque se hubieren permutado, o el precio
que los herederos y demás interesados hubieren recibido por las enajenaciones
hechas después de dicho tiempo.
El derecho concedido en este artículo a los ascendientes y descendientes,
prescribe pasados diez años desde la terminación de la guarda definitiva.
Arto. 1302 C.

Arto. 75.- Apareciendo otros herederos que no sean los designados en el artículo
anterior, sólo podrán exigir los bienes del ausente cuando no hayan pasado los
diez y seis años expresados en el número 3º del Arto. 72.

Capítulo XIII
De las personas jurídicas

Arto. 76.- Ninguna asociación o corporación tiene entidad judicial si no ha sido
creada o autorizada por la ley.
Altos. 3-984-3185-3962 inc. 5ºC.; 2137 Pr.; B.J. 4373-17869-18265. Cons.I

Arto. 77.- Las asociaciones o corporaciones que gozan de entidad judicial pueden
ejercer todos los derechos civiles relativos a los intereses legítimos de su
instituto.
Arto. 1241 C.

Arto. 78.- Las asociaciones que no tienen existencia legal como personas

jurídicas, serán consideradas como simples asociaciones civiles o comerciales,
según el fin de su instituto.
Arto. 3185 C.

Arto. 79.- En los casos en que la autorización legal de los establecimientos
fuere posterior a su fundación, quedará legitimada su existencia como persona
jurídica desde el tiempo en que se verificó la fundación.

Arto. 80.- Las corporaciones son representadas por las personas a quienes la
ley, ordenanzas o estatutos respectivos, o a falta de una y otros un acuerdo de
la corporación, ha conferido ese carácter. También podrán nombrar por acuerdo
apoderados especiales.
Artos. 10-2014-2440-2564-2825-3296 C.
La mayoría absoluta de los miembros de una corporación o asociación, a falta de
su representante legítimo, se considerará como el total de la asociación o
corporación para el efecto de representarla o de nombrar persona que la
represente.
Artos. 76-871 Pr.; B.J. 4944.

Arto. 81.- Cuando falten los miembros necesarios para la dirección y se trate de
un asunto urgente, el Tribunal de Apelaciones del domicilio de la asociación,
nombrará, a petición de cualquier interesado, los individuos que han de
reemplazarlos durante la ausencia o vacante.

Arto. 82.- Los estatutos podrá disponer que se establezcan representantes
especiales para ciertos asuntos, o autorizar a los representantes legales para
que los nombren. El poder especial de representación se extenderá a todos los
actos jurídicos que se relacionen con el asunto.

Arto. 83.- La asociación será responsable del perjuicio que la dirección, un
miembro de ella u otro representante nombrado en virtud de los estatutos o por
acuerdo, cause a un tercero por un acto realizado en el ejercicio de sus
funciones, y que exija reparación; pero el daño habrá de causarse con la
ejecución misma y no con motivo de ésta.
Artos. 2509-3272-3278-3279 C.

Arto. 84.- Las resoluciones de la asamblea de los asociados, no podrán
perjudicar los derechos personales de uno de ellos sin su consentimiento.

Arto. 85.- La asociación perderá su capacidad jurídica con la apertura de la
quiebra o concurso. En caso de insolvencia deberá la dirección provocar
aquellos; y si hubiere morosidad, los miembros de la Junta Directiva que sean
morosos serán responsables para con los acreedores del perjuicio que de ellos
resulte, debiendo considerárseles como deudores solidarios.
Artos. 2239-2240 C.

Arto. 86.- La disolución de la sociedad o el cese de su capacidad jurídica,
deberá hacerse público por sus liquidadores.
Arto 276 C.

Arto. 87.- Los establecimientos, corporaciones y demás personas jurídicas, gozan
en general de los mismos derechos que los particulares para adquirir bienes,
tomar y conservar la posesión de ellos, constituir servidumbres, recibir
usufructos, herencias, legados o donaciones, e intentar las acciones civiles o
criminales que les incumben, salvo las disposiciones constitucionales.
Artos. 983-984-986-1019-1241 C.; 49 y 54.

Capítulo XIV
Fin de la existencia de las personas jurídicas

Arto. 88.- Las corporaciones no pueden disolverse por si mismas, sin la
aprobación de la autoridad que legitimó su existencia.
Pero pueden ser disueltas en virtud de la ley, a pesar de la voluntad de sus
miembros, si llegan a comprometer la seguridad o los intereses del Estado o no
corresponden al objeto de su institución.

Arto. 89.- Si por muerte u otros accidentes quedan reducidos los miembros de una
corporación a tan corto número que no puedan cumplirse los objetos para que fue
instituída, o si faltan todos ellos, y los estatutos no hubieren previsto el
modo de integrarla o revocarla en estos casos, corresponderá a la autoridad que
legitimó su existencia, dictar la forma en que haya de efectuarse su integración
o renovación, o declararla disuelta.

Arto. 90.- También termina la existencia de las asociaciones o corporaciones,
por la destrucción de los bienes dedicados a sostenerlas.

Arto. 91.- Disuelta o terminada una asociación o corporación, los bienes y
acciones que a ellas pertenezcan, tendrán el destino previsto en sus estatutos;
y si nada se hubiere dispuesto en ellos, los bienes y acciones serán
considerados como propiedad perteneciente al Estado y se aplicarán por el Poder
Legislativo a objetos análogos a los de su institución, si esto es posible, si
no, a los que el Legislador disponga.

TITULO II
DE LA FAMILIA
Capítulo I
Del matrimonio

Arto. 92.- Los esponsales no producen obligación alguna ante la ley civil.

Arto. 93.- Si por parte de los esposos se hubiere estipulado multa para el caso
de faltar a la promesa, y la multa se hubiere pagado, no habrá derecho a
reclamarla.
Artos. 1840-2001-2070-2079 C.

Arto. 94.- El matrimonio es un contrato solemne por el cual un hombre y una
mujer se unen por toda la vida, y tiene por objeto la procreación y el mutuo
auxilio.
B.J. 11835.; (ver Ley Nº 38 de 1988).

Arto. 95.- La ley no considera el matrimonio sino como contrato. En general, el
matrimonio debe celebrarse ante funcionarios del orden civil que señala la ley.
Sin embargo, los que profesan la religión de la mayoría de los nicaragüenses,
que es la Católica, Apostólica y Romana podrán celebrar sus matrimonio ante el
párroco o autoridad eclesiástica competente, con arreglo a los cánones de la
Iglesia Católica.
Para que los matrimonios celebrados ante la autoridad eclesiástica en
conformidad con el inciso anterior produzcan efectos civiles, será indispensable
que las partidas que expida el párroco sean inscritas en el Registro del Estado
Civil de las Personas.
Artos. 574 y sigts. Pr.; B.J. 11688-11978-11980/11315 (314)-16440.

Arto. 96.- Toda condición contraria a los fines del matrimonio, es nula.

Arto. 97.- Corresponde a la autoridad civil conocer de toda demanda sobre
divorcio y separación y sobre nulidad, y de cualquier otra cuestión relativa al
matrimonio.
Artos. 1617 y sigts. Pr.
Empero, cuando se haya contraído matrimonio católico toca exclusivamente a la
autoridad eclesiástica decidir sobre la validez, y sobre las causas de

disolución del matrimonio que así se haya contraído. Para obtener los efectos
civiles de la separación, la sentencia firme dictada por autoridad eclesiástica
deberá inscribirse en el Registro del Estado Civil de las Personas.

Arto. 98.- Las diligencias para contraer matrimonio pueden seguirse por medio de
apoderado; y el matrimonio mismo, también puede contraerse por apoderado,
especialmente autorizado al efecto; pero el mandatario deberá ser del mismo sexo
que el mandante y el poder para el matrimonio conferido por escritura pública,
con indicación de la persona con quien se va a contraer.
Artos. 2483 inc. 5º-3313 inc. 2º-3358 C.; 74 Pr.

Arto. 99.- En los casos del artículo anterior, en cualquier tiempo que se
revoque el poder, si no fuere después de celebrado el matrimonio, terminan las
facultades del apoderado.
No habrá matrimonio si en el momento de celebrarse éste ya estaba legalmente
revocado el poder, aunque lo ignorare aquel. La revocación del poder se hará
igualmente por escritura pública.
Artos. 3333-3345 Nº 3-3355 C.

Arto. 100.- El varón de veintiún años o el declarado mayor, y la mujer de diez y
ocho años cumplidos o declarada mayor, pueden contraer matrimonio libremente.
Artos. 271 Nº 1-273 C.; B.J. 15832.

Arto. 101.- Son hábiles para contraer matrimonio el varón que ha cumplido quince
años y la mujer que ha cumplido catorce.

Arto. 102.- El matrimonio celebrado entre extranjeros fuera del territorio
nacional, y que sea válido con arreglo a las leyes del país en que se celebró,
surtirá todos los efectos civiles en Nicaragua.
Arto. 184 C.; B.J. 1308 (338) 16427 Cons. IV.

Arto. 103.- El matrimonio celebrado en el extranjero entre nicaragüenses, o
entre nicaragüense y extranjera, o entre extranjero y nicaragüenses, también
producirá efectos civiles en territorio nicaragüense, si se hace constar que se
realiza con las formas y requisitos que en el lugar de su celebración establecen
las leyes, y que el nicaragüense no ha contravenido a las disposiciones de este
Código relativas a la aptitud para contraer matrimonio y a los impedimentos
absolutos.
Artos. 112 Nº 2-184 C.; B.J. 13038-(338) 16427 Cons. IV.

Arto. 104.- Es válido el matrimonio contraído en el extranjero por un nacional,
ante el Agente Diplomático o Cónsul de la República con arreglo a las leyes de
ésta.
B.J. 13038 (338) 16427 Cons. IV. Arto. 105.-
Los que se hayan casado en país extranjero y pasaren a domiciliarse en
Nicaragua, se mirarán como no separados de bienes, siempre que en conformidad a
las leyes, bajo cuyo imperio se casaron, haya habido entre ellos sociedad de
bienes; pero quedan en libertad de celebrar
estipulaciones en conformidad a las leyes nicaragüenses.

Arto. 106.- Los nicaragüenses casados en el extranjero, están obligados a
agregar al Registro Civil nicaragüense el acta de su matrimonio, a más tardar
dentro de tres meses de haber vuelto al territorio de la República, bajo la pena
de cien a mil pesos de multa, que hará efectiva el encargado del Registro Civil
de la manera establecida en la ley respectiva.
Arto. 525-593 C.; B.J. 16427 Cons. V.

Arto. 107.- El matrimonio declarado nulo, si fue contraído de buena fe, produce
efectos civiles, lo mismo respecto de los cónyuges que respecto de los hijos,
aún cuando hayan nacido antes del matrimonio, si fueron reconocidos con
anterioridad a su anulación.

Si únicamente uno de los cónyuges hubiere procedido de buena fe, el matrimonio
no produce efectos civiles más que en su favor y en el de sus hijos.
Artos. 194 inc. 2º-200-237-238-262-1762 C.

Las donaciones o promesas que por causa de matrimonio se hayan hecho por el otro
cónyuge al que casó de buena fe, subsistirán no obstante la declaración de la
nulidad del matrimonio.
Arto. 149. B.J. 16088 Cons. II.

Arto. 108.- El matrimonio que según las leyes del país en que se contrajo
pudiera disolverse en él, no podrá, sin embargo, disolverse en Nicaragua, sino
en conformidad a las leyes nicaragüenses.
B.J. 4083 Cons. V.

Capítulo II
De los Impedimentos para contraer matrimonio

Arto. 109.- Los impedimentos son absolutos, relativos y prohibitivos.
B.J. 13038 (338).

Arto. 110.- Son impedimentos absolutos:

1º El de la persona que esta ligada por un matrimonio anterior.
2º El de parentesco entre ascendientes y descendientes por consanguinidad o
afinidad legítima o ilegítima.
3º El de parentesco entre hermanos.
4º El de homicidio entre el autor o cómplice de la muerte de uno de los cónyuge
y el cónyuge sobreviviente; y
5º El del condenado por adulterio y su cómplice.
Artos. XXV del Tit. Prel, C.; 1523 Pr.; B.J. 13038 (338).

Arto. 111.- Son impedimentos relativos:

1º El de error en la persona, violencia o miedo grave.
2º El del loco o de cualquiera persona que padezca incapacidad mental al
celebrarlo.
3º El no tener la edad determinada en el Arto. 101.
4º El de impotencia física, patente, perpetua e incurable, imposible para el
concúbito, y anterior al matrimonio.
B.J. 11835.

Arto. 112.- Son impedimentos prohibitivos:
1º El del varón menor de veintiún años o no declarado mayor, y el de la mujer
menor de diez y ocho o no declarada mayor, sin el consentimiento expreso de la
persona a quien por la ley estuvieren obligados a pedirlo.
2º El de la mujer, antes de los trescientos días de la disolución del anterior
matrimonio.
3º El del guardador o de cualquiera de sus descendientes con el pupilos o la
pupila, mientras las cuentas finales de la guarda no estén canceladas.
4º La falta de publicación previa o dispensa de los edictos legales.
Artos. 119 inc. 3º-142 inc.4º-150-168-184-196 inc.3º-210-212 C.; 1522 Pr.; B.J.
10345-15400.

Arto. 113.- El matrimonio celebrado a pesar de los impedimentos prohibitivos de
que habla el Arto. 112 es válido; pero los contrayentes quedarán sujetos a las
penas señaladas en el Código Penal.
Artos. 149 C.; 613 Pr.; B.J. 10345.

Arto. 114.- El matrimonio contraído mediante impedimento absoluto, se declarará
nulo, aún de oficio por la autoridad competente; pero el celebrado a pesar de

algún impedimentos relativo, sólo se podrá anular a pedimento de parte
interesada.
Artos. 194-2204-2205 C.; B.J. 13038 (338).

Arto. 115.- Se tendrá por revalidado ipso jure y sin necesidad de declaración
expresa, el matrimonio contraído por impúberes, si un día después de haber
llegado a la pubertad legal hubieren vivido juntos sin haber reclamado en juicio
contra su validez, o si la mujer hubiere concebido antes de la pubertad legal, o
de haberse entablado la reclamación.
El contraído por error, Fuerza o miedo, y el del loco o demente, queda válido.
sin necesidad de expresa declaratoria, por el hecho de continuar unidos los
contrayentes durante un mes después de descubiertos los vicios.
El matrimonio del impotente queda revalidado de hecho, cuando se deja
transcurrir un año sin reclamar la nulidad; y ésta sólo podrá ser dentro de ese
tiempo por el otro cónyuge.

Capítulo III
De la celebración del matrimonio

Arto. 116.- Los que quieran contraer matrimonio ocurrirán por escrito ante el
Juez de Distrito de lo Civil o Local de lo Civil, y consignarán sus nombres y
apellidos y los de sus padres, su edad, profesión u oficio, el lugar del
nacimiento de cada uno de ellos y el de su residencia o domicilio en los dos
últimos años.
Artos. 124 C.; 575 Pr.; Ver Ley Nº 139 de Nov. de 1991.

Arto. 117.- La solicitud de matrimonio puede hacerse también verbalmente,
firmando los interesados u otra persona a su ruego, si no supieren o no
pudieren, el acta en que se haga constar, la cual será autorizada por el Juez y
el Notario o Secretario.
Arto. 574 Pr.

Arto. 118.- El juez no autorizará la celebración de ningún matrimonio, so pena
de cien a mil pesos de multa, mientras no se le presenten:

1º Dos testigos idóneos que depongan bajo promesa de ley, que los contrayentes
tienen la libertad de estado y la aptitud legal para unirse en matrimonio. Los
parientes son hábiles para testificar en esta materia.
2º Los documentos, autorizados por Notario, que demuestren haberse obtenido el
correspondiente permiso, si se tratare de personas que lo necesiten. El Juez
actuante podrá recoger el permiso, sentando en los autos la respectiva
diligencia.
Artos.140C.;41 Ley del Notario.
3º La certificación de la partida de nacimiento de los contrayentes y en defecto
de ella, cualquiera otra prueba que demuestre la competencia por razón de edad.
Arto. 573 C.
4º La certificación de la sentencia ejecutoriada que apruebe las cuentas del
guardador, en su caso.
Arto.112 inc.3ºC.
5º La prueba de viudedad si alguno de los cónyuges hubiere sido casado; y si se
tratare de viuda, la prueba de que puede casarse conforme al inc. 2º del Arto.
112.
6º La prueba de haber el viudo o viuda que tengan hijos de precedente matrimonio
bajo su patria potestad o bajo su guarda, practicado el inventario solemne de
los bienes que están administrando y pertenezcan a los hijos como herederos del
cónyuge difunto o con cualquier otro título.
Si no hubieren bienes, deberá un guardador especial testificar esta
circunstancia para poder proceder al matrimonio del viudo o viuda; y si no
existieren hijos de precedente matrimonio, se justificará esta circunstancia.
B.J. 3962-5505-11620-12178-12391-12499

Arto. 119.- Admitida la solicitudes se mandará publicar por un edicto, que en
tres ejemplares, se fijará en el edificio municipal y en los parajes más
frecuentados del lugar.
Arto. 575 Pr.
La publicación del edicto podrá ser dispensada por la primera autoridad política
del departamento donde se celebra el contrato, cuando a solicitud de parte,
juzgue por justas causas innecesaria dicha publicación.
El Juez que celebre el matrimonio sin fijar el edicto o sin que se le presente
la dispensa correspondiente, incurrirá en la multa señalada en el Arto. 118,
además de la responsabilidad penal a que quede sujeto.
B.J. 12178-393/1965

Arto. 120.- El edicto contendrá el nombre y apellido de los contrayentes, su
domicilio y el lugar en que nacieron; y hará saber al público el matrimonio
proyectado para que el que se crea con derecho a impedirlo se presente dentro
del término de quince días a hacer la oposición; o para que cualquiera otro se
presente también a denunciar los impedimentos que existan.
Arto. 579 Pr.

Arto. 121.- Presentada la oposición o denuncia se dará traslado de ella a los
interesados por tres días, concediéndose ocho, comunes a éstos y al opositor o
denunciante, para que rindan la prueba que a bien tengan. Vencido el término se
resolverá si es o no fundada la denuncia; y mientras se dicta la correspondiente
sentencia, se suspenderá la celebración del matrimonio.
B.J 12697.

Arto. 122.- Los Jueces Locales y de Distrito de lo Civil que conozcan de las
diligencias matrimoniales, son los competentes para tramitar y decidir la
oposición y denuncia. El fallo será apelable para ante la respectiva Sala de lo
Civil de las Cortes de Apelaciones.
Artos. 2000 inc,. 7º-2001 Pr.

Arto. 123.- Siempre que el juicio de oposición a la celebración del matrimonio
se resuelva en favor de los contrayentes, el opositor, si ha procedido de
malicia, será condenado en costas, daños y perjuicios.

Arto. 124.- Si los contrayentes son de distintos departamentos, o si alguno de
ellos no tiene dos años de residir en el lugar en que se ya a celebrar el
matrimonio, el Juez que conoce de la solicitud requerirá al de la vecindad
anterior de los contrayentes para que fije el edicto de que habla el Arto 119, y
dé conocimiento por medio de oficio de haberlo verificado. Este se agregará
original a las diligencias.
Arto. 577 Pr.

Arto. 125.- Vencido el término del edicto, se procederá a la celebración del
matrimonio; pero si pasaren seis meses sin verificarlo, caducará la solicitud.
Arto. 578 Pr.

Arto. 126.- Si no hubiere oposición, o si hecha se declarare sin lugar, se
procederá a la celebración del matrimonio, señalándose en el expediente el
lugar, el día y la hora en que deba verificarse. Transcurridos seis meses sin
realizarse el matrimonio, después de concluido el juicio de oposición, se estará
a lo dispuesto en el artículo anterior.

Arto. 127.- Al principiarse el acto y a presencia de dos testigos, el Juez
preguntará a los contrayentes si de su libre y espontánea voluntad se unen en
matrimonio; y asintiendo, les dirá enseguida: quedáis unidos en matrimonio.
Arto. 580 Pr.

Arto. 128.- Todo lo expresado se consignará en forma de acta en el libro de
matrimonios que llevará el Juez.
El acta contendrá además el lugar, día, hora, mes y año en que se verifique el
acto, el nombre y apellido de los casados y los de los testigos; debiendo ser
firmada por los contrayentes, o a su ruego, por otra persona, si no pudieren no
supieren, y por los testigos.

Arto. 129.- Se agregará al expediente de matrimonio una copia del acta
autorizada, y el Juez lo mandará archivar en la oficina del Registrador del
Departamento dentro de ocho días o más tardar, bajo la pena de diez pesos de
multa.

Arto. 130.- No obstante la prohibición del Arto. 118, el Juez autorizará el
matrimonio del que se halle en peligro de muerte, aunque no se le presenten los
documentos de que habla dicho artículo. El matrimonio así contraído se entenderá
condicional; y será valido, si muere uno de los contrayentes, con tal que no
haya entre ellos impedimentos absolutos; o si dentro de un mes, contado de la
celebración del acto, se presentan los referidos documentos. No haciéndose la
presentación dentro de este plazo, el matrimonio se tendrá por nulo.
Arto. 581 Pr.; B.J. 174.

Arto. 131- Todos los días del año y todas las horas son hábiles para la
celebración del matrimonio y para la instrucción de las respectivas diligencias.

Arto. 132.- Los funcionarios que sin motivo justo retardaren la celebración de
un matrimonio, incurrirán en una multa de cincuenta a cien pesos.

Arto. 133.- Son válidos los matrimonios celebrados en conformidad a las leyes
vigentes al tiempo de su celebración, quedando en sus efectos sujetos a la
presente ley.
Arto. V inc. 2º Til. Prel. C.

Arto. 134.- (Derogado) Ley del 3 de Febrero de 1916.

Arto. 135.- (Derogado) Ley del 3 de Febrero de 1916.

Arto. 136.- Todas las diligencias para la celebración del matrimonio, lo mismo
que sus incidentes en incidencias, se seguirán en papel común sin causar ningún
derecho.
B.J. 2927-4203.

Arto. 137.- El matrimonio se celebrará en el despacho del Juez, a menos que éste
acordare otra cosa a solicitud de los contrayentes.
B.J. 20804

Arto. 138.- De toda providencia dictada por los funcionarios encargados de
celebrar el matrimonio, se concederá apelación para la Sala de lo Civil de la
respectiva Corte de Apelaciones.
B.J. 4203.

Arto. 139.- Las multas establecidas en el presente capítulo serán a beneficio
del fondo municipal respectivo, y se aplicarán: por la Sala de lo Civil de la
respectiva Corte de Apelaciones, si la infracción ha sido cometida por un Juez
de Distrito, otro funcionario o un ministro de culto; y por el Juez de Distrito
de lo Civil correspondiente, si la infracción fuere cometida por el Juez Local,
contrayentes o testigos.
De las resoluciones que se dictaren únicamente habrá apelación para ante el
respectivo superior, precio depósito de la multa.
Las autoridades encargadas de imponer la multa procederán de oficio, con sólo la
certeza de la infracción, más los tesoreros municipales, síndicos o

representantes del Ministerio Público, podrán gestionar para que se hagan
efectivas.
B.J. 3962-4203-5505.

Capítulo IV
De las dispensas

Arto. 140.- El varón menor de veintiún años o no declarado mayor y la mujer
menor de diez y ocho o no declarada mayor, no pueden contraer matrimonio sin el
asenso o licencia de sus padres, de sus abuelos o de sus representantes legales.
Artos. 272-278 C.

Arto. 141.- Las personas designadas en el artículo anterior, tendrán derecho a
que sus abuelos y representantes legales motiven el disenso; pero ni el padre ni
la madre están obligados a hacerlo.
Artos. 1496 y 1501 Pr.

Arto. 142.- Las razones que justifican el disenso son:
1º Grave peligro para la salud del menor a quien se niega la licencia o de la
prole.
2º No tener ninguno de los contrayentes medios actuales para el competente
desempeño de las obligaciones del matrimonio, ni aptitud para adquirirlos.
3º Haber sido condenada la persona con quien se pretende el matrimonio por algún
delito común o ser de conducta notoriamente viciada.
4º No haberse aprobado al guardador la cuenta de la administración de la guarda
de la menor con quien desea casarse.
5º La existencia de cualquier impedimento legal.

Arto. 143.- El hijo legítimo que necesite de consentimiento para casarse, deberá
obtenerlo de su padre legítimo, y a falta de éste, de su madre legítima. A falta
de ambos, de sus abuelos legítimos.
En igualdad de votos contrarios de los abuelos, se autorizará el matrimonio.
Artos.613 inc. 1º-1496 Pr.

Arto. 144.- El hijo ilegítimo que necesite de consentimiento para casarse,
estará obligado a obtenerlo de su padre, si lo ha reconocido con las
formalidades legales; y en caso contrario, de la madre.
A falta de padre o madre, deberán prestar el consentimiento los abuelos
ilegítimos, en los términos previstos en el artículo anterior.
Arto. 1496 Pr.

Arto. 145.- Se entenderá faltar el padre o madre o los abuelos, no sólo por
haber fallecido, sino por estar dementes o fátuos, o por hallarse ausentes del
territorio de la República y no esperarse su pronto regreso, o por ignorarse el
lugar de su residencia.
Artos. 107 inc. 2º- 268 C.

Arto. 146,- Se entenderá faltar asimismo el padre o madre que hayan sido
privados de la patria potestad por decreto judicial.
Arto. 268-269 C.; B.J. 6460 Cons. IV.

Arto. 147.- A falta de los dichos padre, madre o abuelos, será necesario al que
necesite de consentimiento para casarse, el de su guardador, o en su efecto, el
de un guardador especial.
Artos. 613 inc 1º-1496 Pr.
Este guardador especial será dado por el mismo Juez que conoce de las
diligencias de matrimonio.

Arto. 148.- El padre y madre no quedan obligados a expresar la causa porque
niegan el consentimiento; pero los abuelos, el guardador general y el guardador

especial, estarán siempre sujetos a motivar el disenso, el cual se calificará
ante el Juzgado de Distrito competente.
Artos. 141 C.;1496 Pr.

Arlo. 149.- El ascendiente sin cuyo necesario consentimiento, o de la justicia
en subsidio, se hubiere casado el descendiente, podrá revocar por esta causa las
donaciones que antes del matrimonio le haya hecho.
Artos. 107 inc. 3º-118 incs. 1º y 2º C.
El matrimonio contraído sin el necesario consentimiento de las personas llamadas
a concederlo, no priva del derecho de alimentos.
Artos. 297 inc. 2º- 997-2793 C.

Arto. 150.- El matrimonio celebrado en contravención a lo dispuesto en el número
3º del Arto 112, sujetará al guardador que lo haya contraido o permitido, a la
pérdida de toda remuneración que por su cargo le corresponda, sin perjuicio de
las penas que las leyes le impongan.
Arto. 476 C.

Capítulo V
De los derechos y deberes que nacen del matrimonio

Arto. 151.- Los cónyuge están obligados a guardarse fidelidad y a socorrerse
mutuamente.
Artos. 94-161 inc. 6º C.
El marido es el representante de la familia, y en su defecto la mujer.
B.J. 3886-4130 Cons. III.

Arto. 152.- El marido está obligado a vivir con su mujer y ésta a vivir con su
marido y a seguirle dondequiera que traslade su residencia.
Cesan estos derechos cuando su ejecución acarrea grave perjuicio a la mujer o al
marido.
En ningún caso podrá emplearse la fuerza pública para hacer efectivos estos
derechos, ni serán objeto de procedimientos de policía.
Arto. 44-159-161 inc 6º-169 C. B.J. 5909-8093 Cons. IV-8632-
8790-106l7-11403-14333-15320 Cons. III-8527-287/1966.

Arto. 153.- Los cónyuges pueden, antes o después de celebrar el matrimonio,
arreglar todo lo que se refiera a sus bienes. Este convenio deberá constar en
escritura pública y estar debidamente inscrita.
Artos. 563-2483 inc.3º 3962 inc. 7º C.; 1604-1611 Pr.; 70 Ley del Not.
Si no hubiere capitulaciones matrimoniales, cada cónyuge queda dispone
libremente de los bienes que tenía al contraer matrimonio y de los que adquiera
durante él por cualquier título.
La sociedad conyugal contraída en virtud de leyes anteriores, seguirá
produciendo sus efectos; pero los cónyuges podrán otorgar capitulaciones para
separarse parcial o totalmente de bienes, inscribiéndose la escritura pública en
el correspondiente Registro de Propiedad.
Artos. 49-157-2773-3203-3962 inc. 8ºC.; 1605 y 1606 Pr.
B.j. 461-1033-1193-1862-1954-3143-3674-38886-3959-4159-4252-6005-8048-
8335-8745-9473-11999-12628-12828 (127)-13754 Cons II-14005-14316 Cons. I.

Arto. 154.- Las capitulaciones matrimoniales pueden alterarse después de
celebrado el matrimonio; pero el cambio no perjudicará a terceros posteriores a
él, sino después que la nueva escritura esté inscrita en el Registro respectivo,
y que se haya anunciado por el periódico oficial que los cónyuges han alterado
sus capitulaciones.
Arto. 3962 inc. 7º C.

Arto. 155.- El menor hábil para casarse puede celebrarse las capitulaciones
previas al matrimonio; pero deberá estar asistido por la persona cuyo
consentimiento necesite para contraerlo.
Arto. 140 C.

Arto. 156.- (Derogado). (Ver Ley Nº 38 de 1988).

Arto. 157.- Es permitida la contratación entre los cónyuges y la mujer no
necesita autorización del marido ni del Juez para contratar ni para parecer en
juicio.
Esta disposición se extiende a los matrimonios contraídos bajo la legislación
anterior.
Arto. 1605 Pr., B.J. 8335-9577-13754 Cons. II 397/l963 Cons. III.

Arto. 158.- El matrimonio impone a ambos cónyuges la obligación de mantener,
educar e instruir a los hijos comunes.
Artos. 231-235-283 C.
Esta obligación incumbe al padre y a la madre en proporción a sus haberes.
Arto- 169 irc. 3º C. B.J. 8928-11403-12976 (275)-15120-20007-295/1964-287/1966.

Arto. 159.- La obligación del marido de socorrer a su mujer o ésta al marido,
cesa cuando uno u otro, habiéndose ausentado sin justa causa del domicilio
conyugal, rehusa regresar a él.
Artos. 167-290-295 C.; B.J. 11403-14333-287/1966.

Capítulo VI
De la disolución del matrimonio

Arto. 160.- (Derogado) (Ver Ley Nº 38 de 1988).

Capítulo VII
Del Divorcio

Del Arto. 161 al 173 (inclusive). Derogados.
Arto. 24 de la Ley Nº 38 de 1988.

Arto. 174.- Según queda dicho, el matrimonio también se disuelve por el mutuo
consentimiento de los cónyuges con arreglo a las disposiciones que siguen.
Arto. 1528 Pr.; B.J. 1198.

Arto. 175.- Los cónyuges que intenten disolver su vinculo matrimonial por mutuo
consentimiento, deberán hacer, en la forma común o por escritura pública,
inventario formal de los bienes de la sociedad, si la hubiere, o de los comunes
que a cualquier título poseyeren.
Arto. 1518 y sigts. Pr.

Arto. 176.- Los cónyuges presentarán por escrito y personalmente la
correspondiente solicitud al Juez de lo Civil del Distrito competente,
acompañándola de los documentos que comprueben su calidad de casados, y de una
copia autorizada del inventario que confeccionaron.
Si los cónyuges cuando contrajeron el matrimonio necesitaron de obtener
consentimiento y aún fueren menores no declarados mayores, deberán ser asistidos
en la solicitud de que se viene tratando, de respectivos guardadores, nombrados
por el Juez actuante, previamente a la solicitud de disolución. Estos
guardadores serán designados como en los casos generales de guarda, y cesarán en
sus funciones una vez dictada la sentencia firme de disolución.
Arto. 193. C.; B.J. 14926-18818-6l2/1963-343/1966.

Arto. 177.- Presentada la solicitud, el Juez señalará un plazo no menor de diez
días ni mayor de treinta, para practicar un trámite de avenimiento entre los
solicitantes, auxiliados de los guardadores en su caso. Durante el trámite
conciliatorio, que deberá efectuarse en audiencia privada, es decir, con la
exclusiva comparecencia de las partes, el Juez les hará reflexiones sobre la
trascendencia del divorcio, procurando disuadirlos.
De todo esto levantará una acta que el juez autorizará con los comparecientes y
el Secretario del despacho.
La comparecencia de los cónyuges deberá ser personal y faltando este requisito
no podrá continuarse la tramitación.
(Reformado por Decreto Nº 469 de Marzo de 1960).

Arto. 178.- Si los cónyuges insisten en su solicitud, el Juez, dentro de tercero
día, proveerá que procedan, dentro de ocho, a otorgar una escritura pública en
la que dispondrán de común acuerdo quién es el que debe quedar con la guarda de
los hijos comunes, y la división de los bienes sociales, si existe sociedad o de
los que tengan en común. Esta escritura se inscribirá en los competentes
Registros de Propiedad.
En el caso de la fracción segunda del Arto. 176, los respectivos guardadores
deberán intervenir en el otorgamiento del instrumento a que se refiere el
presente artículo.
Arto. 1520 Pr.; B.J. 2348, 2860, 11876, 11979, 15387,17852, 17854, 505 de 1964.

Arto. 179.- Con el testimonio correspondiente de la antedicha escritura se
presentarán los cónyuges, o uno de ellos, siempre por escrito, al Juez,
pidiéndose pronuncie la sentencia de disolución.
Arto. 1527 Pr.; B.J. 312-2860.

Arto. 180.- Si los cónyuges no se hubieren avenido respecto de la guarda de los
hijos, el Juez, arte todo, hará la designación de guardador conforme a las
reglas generales. En seguida dictará el correspondiente fallo, el cual será sólo
apelable en cuanto a la designación de guardador.
Si la desavenencia fuere respecto de los bienes, el Juez no dejará por ésto de
dictar la resolución dejando a las partes sus derechos a salvo para que los
diluciden después.
Arto. 1524 Pr.; B.J. 312-2348-4083.

Arto. 181.- La sentencia de disolución de matrimonio será enviada en consulta a
la Sala de lo Civil de la Corte de Apelaciones respectiva, quien la reverá sin
ulterior recurso. Esta segunda sentencia se inscribirá en el competente Registro
del Estado Civil, poniéndose nota de ella al margen de la partida de matrimonio
de los cónyuge y se publicará en el periódico oficial.
Artos. 192 C.; 2046 Pr.
B.J. 312 Cons. IV-318 Cons.
II-957-1021-1198-22284083-5229-8981-11150-11468-126l9-14506-15001
Cons. 1-15476/7-15499-15951-16214-17215-17668-18153. Cons.
II-18818-19269-19/1966.

Arto. 182.- Durante la suspención de las diligencias de disolución, los cónyuges
proveerán a sus necesidades y a las de los hijos comunes, como en el estado del
matrimonio, si no han convenido otra cosa.
Arto. 167-561 C.

Arto. 183.- Tanto el Juez de Distrito como el Tribunal de Apelaciones, oirán
antes de dictar su fallo, al Ministerio Público.
Arto. 557 Pr.

Arto. 184.- Todos los matrimonios celebrados antes de la vigencia de este
Código, en conformidad a las leyes preexistentes podrán disolverse por el mutuo
consentimiento de los cónyuges, según lo anteriormente preceptuado.

Lo mismo se aplica a los matrimonios de que tratan los artículos 102, 103 y 104;
y declarada la disolución por sentencia firme, cualquiera de los cónyuges puede
contraer matrimonio.
Artos. 105-112 Nº 2º-153-168-3962- inc. 9º. C.; 1522-1528 Pr.; B.J. 1023-4083
Cons. V.

Capítulo VIII
De la separación de cuerpos

Arto. 185 hasta el Artos.- 193 (inclusive)
(Derogados por la Ley 38, Gaceta Nº 80- Abril 1988).

Capítulo IX
Nulidad del matrimonio

Arto. 194.- La nulidad del matrimonio por existencia de cualquiera de los
impedimentos absolutos, puede declararse aún de oficio, como se dispone en el
artículo 114, por autoridad competente.
B.J. 18809.
Esta autoridad será el respectivo Juez de lo Civil del Distrito, haya celebrado
él o un Juez Local el matrimonio. Procediendo de oficio, dictará el fallo previa
una información sumaria, y enviará las diligencias en consulta a la
correspondiente Sala de lo Civil.
Del mismo modo se procederá en el caso de nulidad proveniente de no haberse
celebrado el matrimonio ante el funcionario competente, o de haberse celebrado
sin presencia de dos testigos idóneos.
Arto. 1622 Pr.

Arto. 195.- La nulidad de los matrimonios por la existencia de cualquiera de los
impedimentos relativos enumerados en el Arto. 111, puede demandarse:
En el caso primero, por el contrayente víctima del error, violencia o miedo
grave.
En el caso segundo, por cualquiera de los cónyuges o por el padre, madre o
guardador del incapacitado.
En el caso tercero, por el padre o madre o guardador del menor, o por éste
asistido de un guardador especial.
En el caso cuarto, por el otro cónyuge en conformidad con la fracción final del
Arto. 115.
Arto. 2208 C.

Arto. 196.- En ningún caso la nulidad del matrimonio perjudicará a terceros,
sino desde la fecha en que se inscriba en el Registro Civil la sentencia
ejecutoria que la declare. Al efecto, se dará aviso de ella al Juez que autorizó
el matrimonio y al Encargado de dicho Registro; al primero para que la anote al
margen del acta respectivo; y al segundo, para que la anote también al margen de
la partida de matrimonio y la copie en el libro correspondiente.
Por la infracción de este artículo incurrirá cada uno de los funcionarios a que
él se refiere, en su caso, en una multa de cien a quinientos pesos que se hará
efectiva de la manera expresada en el capítulo III de este Titulo.
La sentencia de nulidad producirá los mismos efectos que la disolución del
matrimonio por causa de muerte.
Arto. 197 C.

Arto. 197.- Las demandas de nulidad del matrimonio, se promoverán por escrito
ante el Juez de Distrito de lo Civil, con audiencia del Ministerio Público, y se
observarán los trámites ordinarios, concediendo a las partes los recursos
legales.

En el caso de que las partes no interpongan apelación o súplica, las Cortes de
Apelaciones, Sala de lo Civil, y la Corte Suprema, en su caso, conocerán de la
resolución definitiva, con audiencia del Ministerio Público, como queda dicho en
el Arto. 192.
Artos. 3962 inc. 9º C.; 2046. Pt.

Arto. 198.- En los juicios de separación de cuerpos, divorcio o nulidad, no se
dará fe a la confesión de las partes, sobre la verdad de las causas alegadas.
Artos. 2406 C; 1232 inc. 10 Pr.; B.J. 8093 Cons. III-11238.

TITULO III
PATERNIDAD Y FILIACION
Capítulo I
De los hijos legítimos

Arto. 199.- Los hijos son legítimos o ilegítimos. El marido es el padre del hijo
concebido durante el matrimonio.
B.J. 10345-11132-17090

Arto. 200.- Se presumen legítimos los hijos nacidos después de expirados los
ciento ochenta días subsiguientes a la celebración del matrimonio o a la reunión
de los cónyuges legalmente separados; y también los nacidos dentro de los
trescientos días subsiguientes a la disolución del matrimonio, o a la separación
de cónyuges judicialmente decretada.
Contra esta presunción no se admite otra prueba que la de haber sido físicamente
imposible al marido tener acceso a su mujer en los primeros veinte días de los
trescientos que precedieron al nacimiento.
B.J. 10345-14143-18088 Cons. II-17090.

Arto. 201.- La impotencia del marido, anterior al matrimonio no puede ser
alegada para impugna la legitimidad del hijo, ni la posterior que tenga por
fundamento la vejez.

Arto 202.- La legitimidad del hijo nacido dentro de los ciento ochenta días
después de la celebración del matrimonio, no puede impugnarse en los casos
siguientes:

1º Si el marido, antes de casarse, tuyo conocimiento de la preñez de su mujer.
2º Si estando presente consintió en que se tuviera como suyo al hijo, en acta de
nacimiento inscrita en el Registro Civil y firmada por el marido o por apoderado
especial en instrumento público.
Arto. 240 C.
3º Si de cualquier otro modo lo reconoció como tal.
B.J. 10345.

Arto. 203.- El adulterio de la mujer no autoriza por sí solo al marido para no
reconocer al hijo como suyo; pero si prueba que hubo adulterio durante la época
en que pudo verificarse la concepción, se admitirá al marido la prueba de
cualesquiera otros hechos conducentes a demostrar su no paternidad.Solo el
marido puede proponer la prueba directa de adulterio.
Arto.161 Nº 4 C.; B.J. 10345-17090.

Arto. 204.- La legitimidad de los hijos sólo puede ser impugnada por el marido
personalmente o por apoderado especial; y muerto o declarado ausente el marido,
por sus herederos.
Arto. 207 C.; B.J. 16l43-17090.

Arto. 205.- Toda reclamación del marido contra la legitimidad del hijo, deberá
intentarse en juicio, dentro de sesenta días contados, desde aquel en que tuvo
conocimiento del parto.

La residencia del marido en el lugar del nacimiento del hijo hará presumir que
lo supo inmediatamente, salvo si estuviere legalmente separado de su mujer.
Si al tiempo del nacimiento no se hallaba el marido presente en el lugar en
donde se verificó el parto, se presumirá que lo supo inmediatamente después de
su vuelta a la residencia de su mujer, salvo si hubiere habido ocultación de
parto.
En el caso del Arto. 203, los sesenta días a que se refiere el Arto. 205, se
comenzarán a contar desde que se reúnan las dos circunstancias de que el marido
haya tenido conocimiento del nacimiento del hijo y del adulterio de su mujer.
Estos plazos no corren contra el marido demente o imbécil.
Arto. 216 C.; B.J. 10345.

Arto. 206.- Si el marido muere antes de tener el término en que puede
desconocerse al hijo, podrán sus herederos hacerlo en el plazo de sesenta días,
contados desde aquel en que el hijo hubiere entrado en la posesión de los bienes
del presunto padre, o desde el día en que los herederos fueren perturbados en la
posesión de la herencia por el presunto hijo como suyo.Cesará este derecho si el
padre hubiere reconocido al hijo como suyo.
Arto. 224 C.

Arto. 207.- La legitimidad del hijo nacido después de trescientos días de la
disolución del matrimonio, podrá impugnarse por cualquier persona a quien
perjudique la filiación o legitimidad del hijo.
Arto. 22-23-24 C.

Arto. 208.- Es imprescriptible el derecho que los hijos legítimos tienen para
reclamar el estado que les pertenece, sin perjuicio de las reglas generales
sobre las prescripciones de bienes.
B.J. 10345.

Arto. 209.- Los herederos de los hijos pueden proseguir las acciones de
reivindicación de estado que están pendientes; y solamente podrán comenzarlas,
en caso de que el hijo falleciere antes de ser mayor de edad, o si al entrar en
la mayor edad, se hallare en demencia y muriere en ese estado.La acción de los
herederos prescribe en cuatro años contados desde la muerte del hijo.

Arto. 210.- Si disuelto o anulado el matrimonio, la madre contrajere otro en el
plazo prohibido por el Arto. 112, número 2º, el hijo que naciere antes de los
ciento ochenta días del segundo matrimonio, se presume concebido en el primero,
siempre que naciere dentro de los trescientos días de disuelto o anulado el
primer matrimonio.
B.J. 10345.

Arto. 211.- Se presume concebido en el segundo matrimonio, el hijo que naciere
después de los ciento ochenta días de su celebración, aunque se esté dentro de
los trescientos días posteriores a la disolución del primer matrimonio.

Arto. 212.- El hijo nacido dentro de los trescientos días posteriores a la
disolución del matrimonio de la madre, se presume concebido durante el
matrimonio de ella, aún cuando la madre u otro que se diga su padre, lo
reconozcan por hijo ilegítimo.
Artos. 22-23-227-233 C.

Arto. 213.- También se presume la legitimidad del hijo que nace después de
expirados los trescientos días subsiguientes a la separación legal de los
cónyuge si hubiere habido reunión, aunque temporal, entre los cónyuge.
Artos. 188-189 C.; B.J.16139 Cons. I.

Arto. 214.- El juicio de legitimidad del hijo se sustanciará con udiencia de la
madre y la confesión de ésta no hará prueba.
Artos. 516 c.; 1232 inc.2º Pr.

Arto. 215.- Durante el juicio, se presumirá la legitimidad del hijo, y será
mantenido y tratado como legítimo; pero declarada judicialmente la ilegitimidad,
tendrá derecho del marido, y cualquiera otro reclamante, a que la madre les
indemnice de todo perjuicio que la pretendida legitimidad les haya irrogado.
Arto. 262 C.

Arto. 216.- La impugnación de la legitimidad se hará durante la vida del hijo, y
la acción deberá dirigirse contra él.
Artos. 16-205 C.

Arto. 217.- El padre no podrá reconocer la legitimidad del hijo bajo condición
ni a plazo.
B.J. 10345

Arto. 218.- La acción reivindicatoria del estado civil del hijo legitimo, no
puede ser intentada sino contra el padre y la madre conjuntamente, o contra el
uno de ellos si hubiere muerto el otro cónyuge; y por fallecimiento de ambos,
contra sus herederos.

Arto. 219.- No puede haber sobre la filiación legítima, ni transacción, ni
compromiso en árbitros; pero puede haber transacción o arbitramento sobre los
derechos pecunarios que de la filiación legalmente declarada puedan deducirse,
sin que las concesiones que se hagan al que se dice hijo, importen la
adquisición de estado de hijo legítimo, ni las que haga éste importen renuncia
de su estado.
Artos. XII Tit. Prel. -2121-2185 C.; 963 Pr.

Capítulo II
De los hijos ilegítimos

Arto. 220.- Son hijos ilegítimos los que no nacen de matrimonio ni han sido
legitimados.
Arto. 1017 C.

Arto. 221.- Los padres de un hijo ilegítimo podrán reconocerlo de común acuerdo:
uno de ellos podrá hacerlo separadamente, pero en este caso es prohibido revelar
en el acto del reconocimiento, el nombre de la persona con quien se hubo al
hijo, lo mismo que expresar cualquiera circunstancia por la cual pudiera ser
reconocida.
B.J. 166l2-11351 355/1962.

Arto. 222.- El reconocimiento de los hijos ilegítimos se hará por el padre:
B.J. 757 Cons. III

1º En el Registro Civil.
2º En escritura pública.
3º En testamentos.
4º En las otras formas que se indicarán en seguida.
Arto. 232-240-533-1017-3358-inc. 2ºC.
B.J. 504 Cons. 11-920-10060 Cons. 1-11351-14143-18696
487/1062 Cons. 1-93/1964 Cons. VII. 44/1966 C IV.

Arto. 223.- El hijo mayor de edad no puede ser reconocido sin su consentimiento.
Si el reconocido es menor de edad, podrá desechar el reconocimiento cuando
llegue a ser declarado mayor, o entre en mayoría de edad legal; pero deberá
hacerlo dentro de un año, contado desde que se le haya declarado mayor, o haya
entrado en la mayoría de edad, si antes tenía noticia del reconocimiento, y en
otro caso, desde que la tuvo.

B.J. 11520 Cons. V-16481 Cons. I.

Arto. 224.- El reconocimiento que haga el padre o la madre, y todo reclamo por
parte del hijo, podrán ser disputados en juicio por cualquiera que demuestre
tener interés inmediato; pero el reconocimiento no puede ser nunca impugnado por
quien lo hizo, ni por sus herederos.
Artos. 206-207-299 C. B.J. 9804-10345-11351-11520 Cons IV.

Arto. 225.- Es prohibida la investigación de la paternidad ilegitima, excepto:

1º Cuando existe escrito del padre, en que expresamente declare su paternidad.
2º Cuando en caso de estupro, violación o rapto, coincida la época de la
concepción, en los términos del Arto. 200, con la época del hecho punible.
3º Cuando esté el hijo en posesión notoria del Estado.
Arto. 570 C.
B.J. 757 Cons. III-920 Cons. II-3914 Cons. II-4877 Cons. II-9044-10060
Cons. I-11832-14143-15747-16626-18730 Cons. IV.

Arto. 226.- Es permitido al hijo y a sus descendientes investigar la maternidad,
la cual puede probarse por cualquiera de los medios ordinarios.

Arto. 227.- La indagación de la maternidad no tendría lugar cuando sea con
objeto de atribuir un hijo a una mujer casada.
Arto. 233 C.

Arto. 228.- La investigación de la paternidad o maternidad, sólo puede
intentarse en vida de los padres, a no ser que éstos fallecieren mientras el
hijo es tenido por menor; pues en este caso le queda el derecho de intentar su
acción, aun después de la muerte de aquellos, con tal que lo haga dentro del
primer año de ser declarado mayor o de su mayoridad; o en el caso de que el hijo
encontrare un documento o escrito firmado por los padres, en el cual éstos
revelen su paternidad, pudiendo entonces establecer su acción dentro de un año
de aparecido el documento.
Esto sin perjuicio de las reglas generales sobre prescripción de bienes.
B.J. 504 Cons. II-757, 920, 2317, 3914 Cons. II-4681 Cons. II, 4877, 8804,
9044,9993, 10060, 11832, 16061, 16626, 17160, 17713, 18316, 18696, 18730,
202173/1964 Cons. VII-49/1966 Cons. IV.

Arto. 229.- El reconocimiento que los padres hagan de los hijos por escritura
pública o de otra manera, es irrevocable, y no admite condiciones, plazos o
cláusulas de cualquier naturaleza, que modifiquen sus efectos legales.
Arto. 224-1214 C.

Arto. 230.- Se tendrán como reconocimiento hecho del hijo ilegítimo en las
disposiciones de última voluntad, los términos enunciativos o de frases
incidentes, en que se vea la voluntad de reconocerlo por su hijo; pero todo
reconocimiento en testamentos puede ser revocado.
Arto. 425-1144-1211-1214 C.; B.J. 4536 Cons. III. 7760-16481 Cons. I.

Arto. 231.- Los padres están obligados a mantener, educar, instruir y procurar
una profesión o arte, al hijo ilegítimo reconocido.
Artos. 158-283 inc. 2º C.

Arto. 232.- La sentencia que declare probada la filiación, produce los efectos
del reconocimiento.
B.J. 504 Cons. II-757 Cons. III-920.

Arto. 233.- El padre no puede reconocer al hijo habido con mujer casada, durante
el matrimonio de ésta; y en este caso, es prohibida la investigación de la
paternidad o maternidad.
Sin embargo el hijo ilegítimo podrá hacerlo:

1º Si la paternidad o maternidad se deduce de una sentencia civil o criminal.
2º Si resulta de una declaración escrita, hecha por ambos padres.
Artos. 203-227-2362-2363 C.; B.J. 8804-10345-11351-17090.
Arto. 234.- El hijo ilegítimo de uno de los cónyuges, nacido antes o después del
matrimonio y reconocido durante el mismo, no puede ser introducido en la casa
conyugal sin el consentimiento del otro cónyuge, a no ser que éste hubiese ya
consentido en su reconocimiento.
B.J-11351.

Arto. 235.- Los hijos reconocidos tienen derecho de sucesión sobre los bienes de
sus padres, que será determinado en el lugar correspondiente.
Artos. 1008-1009-1017 C. B.J.-9935-11832-18856-19260.
Los hijos, aunque no estén reconocidos por el padre, tienen respecto de la madre
los mismos derechos que da el reconocimiento, sin necesidad de que por parte de
ella se haga expresamente.
Arto. 239 C.; B.J. 4536 Cons. III.

Capítulo III
De la legitimación

Arto. 236.- El único medio de legitimación es el matrimonio posterior de los
padres, y éste produce sus efectos, aunque entre él y el nacimiento de los hijos
haya habido otro matrimonio.

Arto. 237.- El matrimonio posterior legitima a los hijos, aunque sea declarado
nulo, si uno de los cónyuges por lo menos tuvo buena fe al tiempo de celebrarlo.
Artos. 107-26l C.

Arto 238.- Para Legitimar a un hijo, los padres deben reconocerlo expresamente
antes de la celebración del matrimonio, en el acto mismo de celebrarlo o durante
el matrimonio, haciendo en todo caso el reconocimiento ambos padres, junta o
separadamente. También podrán verificarlo en el acta del matrimonio o al
registrar éste.
Artos. 107-222 inc. 1º-235-529-530 C.; B.J. 9935-16481 Cons. V-18696.

Arto. 239.- Si el hijo fue reconocido por el padre antes del matrimonio y en el
Registro Civil consta el nombre de la madre, no se necesita el reconocimiento
expreso de ésta, para que la legitimación surta sus efectos legales.
B.J. 11832.

Arto. 240.- Tampoco se necesita el reconocimiento del padre, si se expresó el
nombre de éste en el Registro Civil; y se ha hecho la inscripción por él o por
apoderado especial en instrumento público.
Arto. 202 inc. 2º-222 inc. 1º-532 inc. 2ºC.; B.J 11272-15464.

Arto. 241.- Los hijos legitimados tienen los mismos derechos que los legítimos,
y los adquieren desde el día en que se celebra el matrimonio de sus padres,
aunque el reconocimiento sea posterior.

Arto. 242.- Pueden ser legitimados los hijos que al tiempo de celebrase el
matrimonio hayan fallecido dejando descendientes.
Arto. 559 C.; B.J. 16481 Cons. I.

Arto. 243.- La legitimación del hijo aprovecha a los descendientes.
La designación de hijos legítimos y de hijos de legitimo matrimonio, comprende
los hijos legítimos.

Capítulo IV

De la Patria Potestad.

Ver Artículo 15 del Dec. 1065 de Junio de 1982.

Arto. 244.- A los padres compete dirigir las personas de sus hijos menores
protegerlos y administrar sus bienes. El conjunto de estos derechos constituye
la patria potestad.
B.J. 753-8928-9978-10604-11132-11330-12976(277)-196/1966.

Arto. 245.- La madre participa del poder paterno y debe ser oída en todo lo que
se refiera a los intereses de los hijos; pero al padre es a quien especialmente
corresponde durante el matrimonio, como jefe de la familia, dirigir, representar
y defender a sus hijos menores, tanto en juicio como fuera de él. Si hubiere
conflicto entre los intereses del padre y los del hijo se le nombrará a éste un
guardador especial.
Artos 328 inc. 1º C.; 789-1626 Pr.B.J. 284-1405-8928-9129 Cons. I-11132-11330-
16301- 16590 196/1966.

Arto. 246.- En caso de ausencia u otro impedimento del padre, hará sus veces la
madre.
Arto. 49 inc. 3º-268 inc. 2º-374 inc 374 inc. 3ºC.; 1625 Pr.
B.J. 11330-16301-16590 196/1966.

Arto. 247.- El poder de los padres respectivo de los hijos menores, no está
sujeto a caución alguna preventiva; pero en caso de abuso, los padres podrán ser
castigados conforme a la Ley general, e inhabilitados para regir las personas y
bienes de sus hijos a instancia de los parientes o del Ministerio Público.
En todo caso, el padre hará inventario solemne de los bienes del hijo que entren
a su administración.
Artos. 269-270-328-425 C.; 690 y sigts.

Arto. 248.- La patria potestad con todos sus derechos y obligaciones corresponde
a la madre en defecto del padre.
Artos. 2511 C.; 1625 Pr.; B.J. 284-8928-9878 Cons. III-11330-196/1966.

Arto. 249.- La patria potestad comprende el derecho de administrar los bienes
del hijo menor; sin embargo, éste administrará como si fuere mayor de edad, los
que adquiera por las letras o las artes liberales, y los que adquiera con su
trabajo o industria. La patria potestad no se extiende al hijo que desempeña un
empleo o cargo público. Los empleados públicos menores de edad son considerados
como mayores en lo concerniente a sus empleos.
Artos. 278-325 inc. 2º-991-3904 C.; 937 Pr.; 7 C.; 36 C. Minería. B.J.
487-19843.

Arto. 250.- El padre no administrará los bienes dejados o donados al hijo, si
así se dispone por el testador o donante de un modo expreso o implícito.
Artos.2201-2212-2665 inc.6′ C.X Tit Prel. C.; B.j. 9878 Cons. II- 17907.

Arto. 251.- El padre no puede enajenar, hipotecar o gravar de cualquier modo los
bienes raíces del hijo, excepto en los casos de necesidad o de evidente utilidad
para el hijo, debiendo proceder entonces con autorización judicial, dada con
audiencia del Ministerio Público.
Arto. 44-2565 inc. 6º-2777 C.; 788-791 Pr.B.J. 953 Cons. II-3437 Cons. II-8811-
8935 Cons. I-16088 Cons. I-1919020485.

Arto. 252.- El padre no podrá tampoco enajenar los ganados de cualquier clase
que formen los establecimientos rurales del hijo, sino aquellos cuya venta es
permitida a los usufructuarios que tienen el usufructo de esta clase de bienes.
Arto. 459-1509 C.; 788 Pr.

Arto. 253.- Los actos del padre contra la prohibición de los dos artículos
anteriores son nulos y no producen, en consecuencia, efecto alguno legal.
Artos. 2201-2212-2665 inc. 6’C.; B.J. 3437 Cons. II-8935 Cons. 1-19190.

Arto. 254.- El padre entregará a su hijo mayor o declarado mayor, o a la persona
que le reemplace en la administración, cuando ésta concluya por otra causa,
todos los bienes y frutos que pertenezcan al hijo y rendirá cuenta de dicha
administración.
Artos. 247 inc. 2º-279-482 C.; B.J. 9878 Cons. IV-1406l.

Arto. 255.- El padre tendrá como retribución por el manejo de los bienes del
hijo, la misma que corresponde al guardador general.
Arto. 476-477 C., B.J. 753.

Arto. 256.- El padre perderá la administración de los bienes del hijo, cuando
ella sea ruinosa al haber de éste o se le pruebe ineptitud para administrarlos,
o cuando se halle reducido a estado de insolencia o concurso judicial de sus
acreedores. El Juez procederá a solicitud de los parientes, del Ministerio
Público o de oficio.
Artos. 328 inc. 2º-387 inc. 3′ C.; 1623-1624 inc. 3º Pr.

Arto. 257.- El padre que se encuentre en estado de insolvencia o concurso podrá
continuar en la administración de los bienes del hijo, si da fianza suficiente a
juicio del Juez.
Arto. 387 inc. 3’C. B.J. 657 Cons. III.

Arto. 258.- Removido el padre de la administración de los bienes del hijo, el
Juez la encargará a la madre en virtud de la patria potestad que corresponde a
ésta en defecto del padre, y a falta de ella, a un guardador.
Artos. 180-328 inc. 2º C.; 1625 C.

Arto. 259.- El arrendamiento que el padre haga de los bienes de su hijo, lleva
implícita la condición que acabará cuando concluya la Patria Potestad.

Arto. 260.- Cuando se declare la separación de cuerpos, el divorcio forzado o
voluntario, o la nulidad del matrimonio, si los cónyuges, la ley o el Juez no
dispusieren otra cosa, la madre ejercerá la patria potestad sobre las hijas y el
padre sobre los hijos.
Artos. 169 C., 1524 Pr.
En todo caso, los hijos menores de siete años permanecerán al lado de la madre,
salo que por justa causa se disponga otra cosa por el Juez.
Artos. 169-180 C.B.J. 1021-1405-8525 Cons. VII-8928-9763-13583-14697-15782Cons.
IV-16l39 Cons. II-20470-196/1966.

Arto. 261.- Si el matrimonio declarado nulo hubiere sido contraído de mala fe
por uno de los cónyuges, todos los hijos quedan sujetos a la patria potestad del
cónyuge inocente; pero permanecerán, como se ha dicho en el artículo anterior,
hasta la edad de siete años al lado de la madre.
Artos. 107-169 C.

Arto. 262.- Los padres que exponen o abandonen a sus hijos en la infancia
pierden la patria potestad.
Arto. 269 inc. 4’C.; B.J. 1566.

Capítulo V
De la Patria Potestad sobre los hijos ilegítimos

Arto. 263.- Los hijos ilegítimos menores de edad reconocidos por el padre, están
sujetos a la patria potestad de éste conforme lo dispuesto en el Capítulo
anterior.

Arto. 288 C.; B.3. 753-1226-1868.

Arto. 264.- El padre que ha negado su paternidad y tuviere que reconocerla en
virtud de fallo judicial. no tendría la patria potestad sobre el hijo declarado
por tal.
Arto. 225 C.

Arto. 265.- A la madre corresponde la patria potestad sobre los hijos ilegítimos
en defecto o falta del padre que los haya reconocido de acuerdo con lo prescrito
en el Capítulo anterior.
B.J. 1868-2046.

Arto. 266.- Los hijos no reconocidos por el padre, están sujetos a la patria
potestad de la madre.

Arto. 267.- Lo dicho en el artículo 264, es aplicable a la madre en su caso.
B.J. 13583.

Capítulo VI
De la suspensión y término de la Patria Potestad

Arto. 268.- La patria potestad se suspende:

1º Por incapacidad del padre o madre, reconocida judicialmente.
2º Por la ausencia de los mismos con arreglo a los términos del Arto, 48.
3º Por sentencia pronunciada contra el padre o madre, que contenga en sus
decisiones la interdicción temporal de la patria potestad.
Artos. 595-1623 Pr.; B.J. 5323 Cons. IV.

Arto. 269.- La patria potestad termina:

1º Por la muerte del padre o madre.
Arto. 49 inc. 3º C.
2º Por la emancipación, mayor de edad o declaratoria de mayoría de edad de los
hijos.
Arto. 272 C.
3º Cuando el padre maltrata habitualmente al hijo, o lo pone en peligro de
perder su vida o le causa grave daño.
Arto. 247 C.; 6l3 inc. 2′ Pr.
4º Cuando el padre o madre ha abandonado al hijo.
Arto. 262 C.
5º Cuando la depravación del padre o madre le hace indigno de ejercer la patria
potestad.
Arto. 613 inc. 2º Pr.
6º Por toda sentencia ejecutoriada que declare al padre o madre culpable de un
delito que se castigue con penas que lleven consigo la pérdida de la patria
potestad.
Artos. 247-256-262-238 inc. 7′ C.; 1628 Pr.
B.J. 657 Cons. III-5323 Cons. IV-8928-9763-9878
Cons. IV-12820 (119)-15666-20470.

Arto. 270.- En los casos 3º, 4º y 5º del artículo anterior, podrá el Juez
proceder a petición de cualquier consanguíneo del hijo, del Ministerio Público o
de oficio.
En el caso 6º del mismo artículo, se tendrá por extinguida la patria potestad,
sin embargo de cualquier indulto que recaiga sobre la pena.
Artos. 247 C; 115-1623 y sigts. Pr.

Capítulo VII

De la emancipación

Arto. 271.- El menor puede emanciparse:

1º Por medio del matrimonio.
2º Por autorización del padre, o de la madre en su defecto.
Artos. 260-534-535-536 C; 728 Pr.

Arto. 272.- La emancipación habilitada al menor para regir su persona y bienes,
como si fuere mayor de edad.
Artos. 269 inc. 2º-979 inc. 1ºC.

Arto. 273.- La emancipación por el matrimonio producirá únicamente todos sus
efectos legales, cuando el varón o la mujer tengan diez y ocho años.
Artos. 100-101 C,; B.J. 15832

Arto. 274.- La emancipación en el Arto. 271, número 2º, solamente puede
verificarse con la aceptación del menor y después que éste haya cumplido diez y
ocho años.
El acto de la emancipación debe hacerse por escritura pública y no producirá
efecto antes de la inscripción en el Registro del Estado Civil.
Arto. 2483 C.; 728. Pr.

Arto. 275.- Verificada la emancipación, no puede ser revocada.

Arto. 276.- En el caso del Arto. 273, si los cónyuges fueren menores de diez y
ocho años se les nombrará un guardador que administre sus bienes, pero tendrán
el derecho de indicar la persona que deba ejercer el cargo.
Artos. 319-324 C.

Arto. 277.- La guarda a que se refiere el artículo anterior, no priva al menor
emancipado de la capacidad de ejecutar por si todos los actos que no excedan de
la simple administración. Para todos los que excedan necesitarán del
consentimiento del guardador.
Arto. 324-326-1351 C.

Capítulo VIII
De la mayor edad

Arto. 278.- La época de la mayor edad se fija sin distinción de sexo en los
veintiún años cumplidos. El mayor de edad, puede disponer libremente de su
persona y bienes.
Arto. 272-249-510 C.; 16l2 y sigts. Pr.

Arto. 279.- El mayor de edad tiene derecho de pedir que se le entreguen los
bienes que hubiesen estado en administración.
Artos. 254-492 C.; B.J. 9878 Cons. IV-1406l.

Arto. 280.- Aunque una persona no haya cumplido veintiún años, puede ser
declarada mayor de edad, previos los requisitos siguientes:
La declaración de mayoría de edad, sólo podrá tener lugar cuando favorezca
evidentemente los intereses del menor.
Deberá ser decretada por el Juez de lo Civil de Distrito competente, a solicitud
del interesado y mediante un juicio ordinario en el que se oirá al padre o
madre, respectivo guardador o un especial, en su defecto, y al Ministerio
Público, y en el que se comprobará con testigos, informes que recoja el Juez y
dictamen médico-legal, que el peticionario reúne aptitudes bastantes, físicas,
intelectuales y morales para entrar en el goce de la mayoría de edad.
Artos. 16l2-16l3 Pr.; B.J. 554-13976.

Arto. 281.- Las resoluciones que en el expedientes recaigan, admiten los
recursos permitidos en los casos comunes; pero no habiendo apelación del fallo
definitivo, el Juez enviará en consulta la causa a la respectiva Sala de lo
Civil, quien resolverá oyendo al Ministerio Público.

Arto. 282.- La mayoría de edad declarada por sentencia firme surte los mismos
efectos que la mayoría por haber llegado a la edad de veintiún años; y dicha
sentencia deberá ser inscrita en el Registro del Estado Civil competente, siendo
la fecha de esta inscripción la de sus consecuencias.
Artos. 503-511 C.; B.J. 554-1020-2125.

TITULO IV
DE LOS ALIMENTOS
Capítulo Unico

Arto. 283 hasta el Arto. 297 (Derogados)

LEY DE ALIMENTOS, Nº 143 Gaceta N’ 57 – Marzo de 1992)

TITULO
DE LA GUARDA
Capítulo I

Arto. 298.- El objeto de la guarda, es el cuidado de la persona y bienes, o
solamente de los bienes, de los que no estando bajo la patria potestad son
incapaces de gobernarse por sí mismo.

Arto. 299.- Están sujetos a guarda:

1º Los menores de edad no declarados mayores.
Arto. 276 C.
2º Los locos, imbéciles o dementes, aunque tengan intervalos lúcidos.
Arto. 331 C.
3º Los sordomudos y ciegos que no tengan la necesaria inteligencia Para
administrar sus bienes.
Arto. 7-2472 C.
4º El que por consecuencia del vicio de embriaguez se halla imposibilitado de
dirigir sus negocios.
5º Los que estuvieren sufriendo la pena de interdicción civil.

Arto. 300.- La guarda se ejercerá por un solo guardador bajo la vigilancia del
Juez que le hubiere discernido el cargo, y del Representante del Ministerio
Público.
Artos. 309-311-420-428 C.

Arto. 301.- El cargo de guardador no es renunciare, sino en virtud de causa
legítima debidamente justificada.
Artos.402C.;591 Pr.

Arto. 302.- El Juez podrá obligar con multa a encargarse de la guarda al que
haya elegido al efecto.
La multa no excederá de doscientos pesos; no se impondrá sino con intervalos de
una semana por lo menos; no podrá hacerse efectiva más de tres veces; y se
destinará al fondo municipal respectivo.
Arto. 2523 C.

Arto. 303.- Los jueces y las autoridades de policía en que residan las personas
sujetas a guarda proveerán al cuidado de éstas y de sus bienes muebles hasta el
nombramiento de guardador, cuando por la ley no hubieren otras personas
encargadas de esta obligación.
Arto. 288 C.
Si no lo hicieren serán responsables de los daños que por esta causa sobrevengan
a los menores o incapacitados; y además incurrirán en una multa de cien a
quinientos pesos a beneficio del fondo municipal, y que hará efectiva un Juez de
Distrito, siendo únicamente apelable su providencia para ante el Tribunal
superior.

Arto. 304.- La guarda se defiere:

1º Por testamentos, o escritura pública, en su caso.
2º Por la ley.
3º Por el Juez.

Arto. 305.- El guardador no entrará en el desempeño de sus funciones sino hasta
que su discernimiento se haya inscrito en el Registro del Estado Civil. De la
inscripción cuidará el Juez actuante bajo la responsabilidad de que habla el
Arto. 303.
Artos. 404-422-503-537-3962 in. 4ºC.; B.J 1879-136l6-130/1966.

Capítulo II
De las guardas testamentarias

Arto. 306.- El padre puede.- nombrar guardador para sus hijos menores, ya sean
legítimos, ya ilegítimos reconocidos, a quienes, según el Arto, 288, está
obligado a alimentar. Igual facultad corresponde a la madre. Los padres pueden
nombrar guardador al hijo que está por nacer o para los derechos eventuales de
éste.
Artos. 12-231-233-243-250-321 Nº 7º-380 C.; 584 Pr.

Arto. 307.- También puede nombrar guardador a los menores o incapacitados el que
les deje herencia o legado de importancia, o les haga alguna donación de igual
naturaleza. El nombramiento, sin embargo, no surtirá efecto hasta que el
guardador general del pupilo haya resuelto aceptar la herencia, legado o
donación con autorización judicial.
Artos. 250-457-1233 C., 595 Pr.,, B.J. 17907.

Arto. 308.- El nombramiento de guardador testamentario no sólo podrá hacerse por
testamentos, sino también por escritura pública, la cual tendrá pleno efecto
después de la muerte del otorgante, salvo el caso de donaciones inter-vivos o de
legados anticipados.
Artos. 586-1172 C.

El nombramiento de guardador puede hacerse por los padres bajo condición o a
plazo.
Artos. 323-391-1170-1172 C.; 586 Pr.

Arto. 309.- Tanto el padre como la madre pueden nombrar un guardador para cada
uno de sus hijos, y hacer diversos nombramientos a fin de que se sustituyan uno
a otros los nombramientos.
En caso de duda se entenderá nombrado un solo guardador para todos los hijos, y
se discernirá el cargo en el orden en que estén enumerados.
Artos. 300-498 C.

Arto. 310.- Si por diferentes personas se hubiere nombrado guardador para un
mismo menor, se discernirá el cargo:

1º Al elegido por el padre o la madre.
2º Al nombrado por el extravío que hubiese instituido heredero al menor o
incapaz, si fuere de importancia la cuantía de la herencia.
3º Al que eligiere el que deje legado o donación de importancia.

Si hubiere más de un guardador en cualquiera de los casos 2º y 3º de este
artículo, el Juez declarará quién debe ser preferido.

Arto. 311.- Si hallándose en ejercicio un guardador aparece el nombrado por el
padre, se le transferirá inmediatamente la guarda. Si el guardador que
nuevamente apareciere fuere nombrado por un extraño comprendido en los números
2º y 3º del artículo anterior, se limitará a administrar los bienes del que le
haya nombrado, mientras no vaque la guarda en ejercicio.
Artos. 250-300-328 C.

Arto. 312.- Es nulo el nombramiento de guardador hecho por el padre o madre que
en la fecha de su muerte no estuviere en el ejercicio de la patria potestad.

Arto. 313.- Existiendo varios menores sujetos a un solo guardador y originándose
conflicto de intereses entre los menores, se resolverá nombrándoles un guardador
especial.
Este guardador será designado por la autoridad judicial que conozca de la
instancia.
Arto. 328 Nº5 C.

Capítulo III
De la guarda legítima

Arto. 314.- Tendrá lugar la guarda legítima:

1º En los casos de impedimento, suspensión o pérdida del poder paterno o
materno.
2º En defecto del guardador testamentario, o cuando el nombrado no entra e
ejercer la guardia testamentaria.
Arto. 1625 Pr.; B.J. 1879.

Arto. 315.- La guarda legítima corresponde a los parientes del menor en el orden
siguiente:

1º Al abuelo.
2º A la abuela.
3º A los demás ascendientes varones.
4º A las demás ascendientes mujeres que no hayan cumplido 70 años.
5º A los hermanos del pupilo.
6º A los hermanos del padre o de la madre, prefiriendo siempre a los de la línea
paterna.

Estos parentescos comprenden tanto los legítimos como los ilegítimos en sus
respectivos casos.
Arto. 587 Pr.

Arto. 316.- Si hubieren distintos parientes comprendidos en cada uno de los
números del artículo anterior, el varón que fuere mayor de quince años, y la
mujer que fuere mayor de catorce, tendrán derecho de designar la persona que
deba ejercer la guarda, y el Juez hará el discernimiento si esa persona fuere
capaz de ejercer el cargo.
Arto. 589 Pr.

Arto. 317.- Los guardadores ilegítimos lo serán mientras dure la menor edad y en
los casos de incapacidad sobreviniente, serán llamados a ejercer la guarda los
demás parientes del pupilo en el orden numérico del Arto. 315.

Arto. 318- Cuando la persona llamada preferentemente por la ley a la guarda, no
pudiere ejercerla por ser menor o estar incapacitada, conserva su derecho para
cuando desaparezca su incapacidad.
Arto. 388 C.
Durante ésta ejercerán la guarda los otros parientes en el orden expresado en el
Arto. 315.

Arto. 319.- Será llamado a ejercer la guarda de la mujer menor de diez años ocho
años, su marido mayor o declarado mayor, con preferencia a cualquier pariente de
la mujer.
Por consiguiente cesará la guarda legítima a que estaba sujeta la mujer, por el
hecho mismo del matrimonio.
Arto. 271 Nº 1-276-480 C.

Arto. 321.- El que haya recogido a un niño expósito, será por el mismo hecho su
guardador. Los jefes de las casas de expósitos, hospicios y demás casas de
beneficencia, son por el mismo hecho guardadores de los niños recogidos por
ellos, mientras pertenezcan al establecimiento, conforme a las leyes y a lo que
prevengan sus estatutos.
Estos guardadores de hecho están obligados a dirigirse por escrito en papel
comunal Juez de Distrito de su domicilio, declarando que han tomado al menor a
su cargo, que cumplirán con los deberes de guardador, y expresando las
circunstancias que motivan la guarda, las señales fisonómicas y demás que den a
conocer en todo tiempo al menor.
El Juez dará por constituida la guardas, mandará expedir certificación de la
resolución que recaiga, ordenará que se registre en el libro que llevará al
efecto, el cual se pasará anualmente a la respectiva oficina del Registro Civil,
y publicará su resolución en el Diario Oficial.
Artos. 415-514 C.; 608 Pr.

Capítulo IV
De la guarda judicial

Arto. 321.-Los jueces nombrarán guardador:

1º Al menor que no lo tenga designado por sus padres, y cuando no existan los
parientes llamados a ejercer la guarda legítima, o no sean capaces e idóneos o
hayan hecho dimisión de la guarda, o cuando hubiesen sido removido de ella.
2º Al menor que al entrar en la mayoría de edad no esté en condiciones de
manejarse por sí mismo, o cuando el mayor se encuentre en iguales condiciones.
Artos. 330-363-366 C.
3º A los bienes del ausente, de conformidad con lo dispuesto en el tratado
respectivo.
Artos. 49 inc. 2º-377 C.
4º A los bienes que constituyen una herencia que no ha sido aceptada.
Artos. 377-1243 C.
5º A las personas que necesiten de estar asistidas de guardadores especiales.
Artos. 176-193-328 C.
6º Al que ha sido puesto en interdicción por pena.
Arto. 371 C.
7º A los derechos eventuales del que está por nacer en su caso.
Artos. 12-306 inc. 2º-377-380 C.; B.J. 11688.

Arto. 322.- Existiendo parientes Llamados a ejercer la guarda legítima, el Juez
los requerirá, aun por edictos, cuya duración será de ocho días, para que

comparezcan a tomar la guarda. No compareciendo, se procederá al nombramiento
del guardador judicial.
En cualquier tiempo que se presenten los parientes a solicitar la guarda, les
será conferida, cesando la judicial.
Arto.388 C,; B.J.130/1966.

Arto. 323.- El nombramiento de guardador judicial será hecho sin condición
alguna y durará hasta que la guarda se acabe.
Artos. 308 inc. 2º C.

Capítulo V
De la guarda judicial del menor adulto

Arto. 324.- El varón de quince años y la mujer de catorce que carecieren de
guardador, podrán pedirlo al Juez, designándolo. El Juez oyendo al Ministerio
Público, confirmará el nombramiento, a no haber justa causa en contrario; y se
observará primero lo dispuesto en los artículos 321 y 322.
Artos. 276-277 C.; 589 Pr.

Arto. 325.- Podrá el guardador ejercer, en cuanto a la crianza y educación del
menor, las facultades conferidas al guardador del impúber.
Se aplica al menor lo dispuesto en el Arto. 249.

Arto. 326.- El guardador representa al menor adulto de la misma manera que el
guardador al impúber.
Podrá el guardador no obstante, si lo juzgare conveniente, confiar al pupilo la
administración de alguna parte de los bienes pupilares no comprendidos en el
Arto. 325; pero deberá autorizar bajo su responsabilidad los actos del pupilo en
esta administración.
Arto. 277 C.
Se presumirá la autorización para todos los actos ordinarias anexos a ella.
Arto. 3296 C.

Arto. 327.- El pupilo tendrá derecho para solicitar la intervención del
Ministerio Público cuando de alguno de los actos del guardador le resulte
manifiesto perjuicio. El Ministerio Público encontrando fundado el reclamo,
ocurrirá al Juez.
Artos. 557 inc. 2º-558 Pr.

Capítulo VI
De la guarda especial

Arto. 328.- Los jueces darán a los menores guardadores especiales, en los casos
siguientes:

1º Cuando los intereses de dichos menores estén en oposición con los de sus
padres, bajo cuyo poder se encuentren.
Arto. 245 C.
2º Cuando el padre o madre perdiere la administración de los bienes de sus
hijos.
3º Cuando los hijos adquieran bienes cuya administración no corresponda a sus
padres.
4º Cuando los intereses de los menores estuvieren en oposición con los de su
guardador general o especial.
5º Cuando sus intereses estuvieren en oposición con los de otro pupilo que con
ellos se hallare bajo un guardador común, o con los de otro incapaz, de que el
guardador lo sea.
6º Cuando adquieran bienes con la cláusula de ser administrados por persona
determinadas, o de no ser administrados por su guardador.

Arto. 250 C.
7º Cuando se retarda por alguna causa el discernimiento de una guarda o durante
ella sobreviene embarazo que por algún tiempo impida al guardador seguir
ejerciéndola.
8º En los demás casos prescritos en este Código.

Arto. 329.- Los guardadores para pleito o ad litem, serán dados por el Juez que
conoce del pleito, y obtenida su aceptación, se les autorizará para el ejercicio
de su cargo.
Estos guardadores no están obligados a la confección de inventario, sino sólo a
otorgar recibo de los documentos, cantidades o efectos que se pongan a su
disposición para el desempeño de su cometido, y de los que dará cuenta fiel y
exacta.

Capítulo VII
Guarda de los dementes

Arto. 330.- Ninguna persona será tenida por demente para los efectos que en este
Código se determinen, sin que la demencia sea previamente verificada y declarada
por el Juez con pleno conocimiento de causa.
Lo que se diga del demente se entiende del loco y del imbécil.
Arto. 1590 Pr.; B.J. 262 Cons. VI-710-13810 Cons. II-14593-203/1963.

Arto. 331.- Se declaran dementes los individuos de uno y otro sexo que se hallen
en estado habitual de manía o locura, demencia o imbecilidad, aunque tengan
lúcidos intervalos, o la manía sea parcial.
Artos. 7 Nº 3-299 No. 2º-2472 C.; B.J. 14593

Arto. 332.- La declaración judicial de demencia no podrá hacerse sino después de
un examen de facultativos, entre los cuales figurará el médico forense. El Juez
además se informará de la vida anterior y conducta habitual del supuesto
demente.
B.J. 710. 13233 (533)-14593-14800-203/1963.

Arto. 333.- Si del examen de facultativos resultare ser efectiva la demencia,
deberá ser calificada en su respectivo carácter, y si fuere manía. deberá
decirse si es parcial o total. Arto. 334.- Pueden pedir la declaración de
demencia:
1º El cónyuge no separado de cuerpos.
2º Los parientes del demente.
3º El Representante del Ministerio Público.
4º El respectivo Cónsul, si el demente fuere extranjero.
5º Cualquiera persona del pueblo, cuando el loco se encuentre en estado de
furor.
Arto. 13-395 inc. 3º-398-39 C.; B.J. 13926 (596).

Arto. 335.- No podrá solicitarse la declaración de demencia, cuando una
solicitud igual se hubiese declarado ya improbada, aunque sea otro el que la
pidiere, salvo si expusiere hechos de demencia posteriores a declaración
judicial.

Arto. 336.- Interpuesta la solicitud de declaratoria de demencia, debe nombrarse
para el denunciado como demente un guardador especial que lo represente y
defienda en la lítis, hasta que se pronuncie la sentencia definitiva. El
Ministerio Público es parte esencial en el juicio.
Artos. 328 Nº 8 C.; 1590 Pr.

Arto. 337.- Cuando la demencia sea manifiesta e indubitable, el Juez mandará
inmediatamente recaudar los bienes del demente, y entregarlos bajo inventario a
un guardador provisional, para que los administre.

Artos. 864 inc. 2º-1592 inc. 2º Pr.

Arto. 338.- La cesación de la incapacidad por el completo restablecimiento de
los dementes, sólo tendrá lugar después de un nuevo examen de sanidad hecho por
facultativos, y después de la declaración judicial con audiencia del Ministerio
Público.
Arto. 345 C.

Arto. 339.- La sentencia sobre demencia y su cesación, sólo tiene el carácter de
cosa juzgada en el juicio civil, para los efectos declarados en este Código, más
no en juicio criminal para excluir una imputación de delitos o faltas o dar
lugar a condenaciones.
Artos. 7 Nº3-111 Nº2-387 Nº2-979 Nº2-2041-2362, 2472-2517-3285 Nº3-3345 Nº7 C.

Arto. 340.- Tampoco constituye cosa juzgada en el juicio civil, para los efectos
de que se trata en los artículos precedentes, cualquiera sentencia ejecutoriada
en un juicio criminal en que se hubiere desechado la acusación por motivo de la
demencia del acusado, o que lo hubiere condenado como si no fuere demente el
procesado.
Artos. 2362 inc. 2º-2363 C.; 1122-1123-1124 Pr.; 49 In.

Arto. 341.- Lo dispuesto en los dos artículos precedentes, se entenderá sin
perjuicio de las responsabilidades civiles que se determinen en las sentencias
pronunciadas en los juicios criminales.
Arto. 49 Inc.

Arto. 342.- Serán nombrados guardadores del demente:

1º Su cónyuge no divorciado.
2º Sus descendientes legítimos.
3º Sus descendientes ilegítimos.
4º Sus ascendientes legítimos.
5º Sus ascendientes ilegítimos.
6º Sus colaterales legítimos hasta el tercer grado.
7º Sus hermanos ilegítimos.

El Juez elegirá en cada clase de las designadas en los números 2, 3, 4, 5, 6 y
7, la persona que más idónea le pareciere.
A falta de todas las personas antedichas, serán nombrados los extraños.
No puede ser nombrado guardador quien por sus actos criminales o puramente
reprensibles, practicados en perjuicio del interdicto hubiere causado la
demencia de éste.
Artos. 387 Nº 6º-389 C.; 593-595 Pr.

Arto. 343.- Nadie, excepto los cónyuges, ascendientes y descendientes, estará
obligado a continuar en la guarda del demente por mas de cinco años.
Artos. 376-405 C.

Arto. 344.- Todos los actos y contratos celebrados por el incapacitado desde el
día en que se registra y publique la sentencia de interdicción, serán nulos de
derecho.
Artos. 7-347-355-393-2201-2472 inc. 2º C.; B.J. 12274-14800-17135.

Arto. 345.- Los actos y contratos celebrados por el incapacitado antes de la
sentencia, sólo podrán ser anulados probándose que en ese tiempo ya existía y
era notoria la causa de la interdicción o era conocida del otro estipulante.
Artos. 393-2472 C.; B.J. 710-12274-1480.

Arto. 346.- Después de la muerte de un individuo, los actos realizados por él
mismo. no podrán impugnarse por demencia, sino cuando la interdicción ha sido

intentada antes de su muerte, o que la prueba de la demencia resulte del mismo
acto que se impugna.
Artos. 393-979-980 C., B.J. 262 Cons. VI-710 Cons. II.-13810 Cons. II-17135.

Arto. 347. La nulidad no puede pedirse sino por el guardador, interdicto, sus
herederos o causahabientes.
Artos. 7 Nº 3º-360-2205-2472 C.; B.J. 7432 Cons. III- 10882 Cons. III.

Arto. 348.- Los interdictos están equiparados a los menores de edad y les son
aplicables las reglas que a estos últimos se refieren.

Arto. 349.- En los casos en que la guarda se encomiende a la mujer del
interdicto, ejercerá ésta los derechos que le competen como jefe de la familia.
Arto. 246-268 Nº 1ºC.

Arto. 350.- Si el interdicto fuere soltero o viudo y tuviere hijos menores
legítimos o ilegítimos reconocidos, será guardador de ellos el que se nombre
para el interdicto mismo, salvo que el Juez por motivos justificables juzgare
conveniente nombrarles otro guardador.
Arto.374 C.

Arto. 351.- Las rentas del interdicto y hasta sus bienes, si fuere necesario, se
aplicarán con preferencia a mejorar su estado.

Arto. 352.- El incapacitado no puede ser privado de su libertad personal, ni
detenido en una casa particular ni establecimiento público cualquiera que sea su
naturaleza, ni ser trasladado fuera de su respectiva localidad o de la
República, sin que preceda autorización judicial, dictada con audiencia del
Ministerio Público.
Arto. 455 C.

Arto. 353.- Lo dispuesto en el artículo anterior debe entenderse de manera que
no impida emplear la fuerza cuando sea necesario para contener al demente o
furioso; pero este recurso se restringirá al tiempo absolutamente indispensable
para pedir auxilio a la autoridad competente.

Arto. 354.- Cesando la causa de interdicción se levantará ésta por sentencia, en
la cual deberán observarse las mismas formalidades prescritas para su
establecimiento.
La revocatoria de la interdicción podrá hacerla el interdicto, el cónyuge, los
parientes o el Representante del Ministerio Público.

Arto. 355.- La sentencia en que se declare que cesa la interdicción, deberá
también publicarse e inscribirse.

Arto. 356.- El juez que declare o haga cesar la interdicción, cuidará de que se
publique e inscriba la respectiva sentencia bajo una multa de cien a quinientos
pesos, que hará efectiva otro Juez del Distrito de lo Civil, de oficio, o a
solicitud del Representante del Ministerio Público, a beneficio del fondo
municipal respectivo.
Arto. 376 C.

Arto. 357.- El Ministerio Público, apelará siempre de la sentencia en que se
decrete la interdicción, para ante la Corte de Apelaciones, Sala de lo Civil
respectiva.
Artos. 1593-1594-1595 Pr.

Arto. 358.- El Ministerio Público velará por los intereses y buen tratamiento
del interdicto, a fin de que el guardador cumpla con sus obligaciones. Si éste
no lo hace así, ocurrirá el Representante del Ministerio Público al Juez de
Distrito respectivo para que se dicten las providencias convenientes.

Arto. 399 C.

Arto. 359.- El demente cuyo estado no sea bastante grave para dar lugar a la
interdicción, podrá ser declarado por el Juez inhábil para comparecer en juicio,
hacer transacciones, tomar a préstamo, recibir capitales, dar recibos, vender,
hipotecar sus bienes y ejecutar otros actos que excedan de la simple
administración, sin la asistencia de un guardador que será nombrado por el mismo
Juez.
Esta inhabilitación puede pedirse por los que tengan derecho a promover la
interdicción, observándose en el nombramiento de guardador y procedimiento, lo
dispuesto sobre los absolutamente incapaces en cuanto sea aplicable.
Artos. 277-334-3296 C.; 1592 Pr.; B.j. 13233 (533)-203/1963. Arto. 360.- La
nulidad de los actos realizados por el inhabilitado, sin la asistencia del
guardador, no puede oponerse sino por el mismo inhábil, por sus herederos o
causahabientes.
Artos. 345-347-2205- C.; B.J. 5775-10882 Cons III.

Arto. 361.- La inhabilitación será revocada cuando cese la causa por la cual fue
declarada, como en el caso de la revocatoria de interdicción.
Artos. 354-355 C.

Arlo. 362.- También se observará lo dispuesto en este capítulo respecto del
interdicto, al tratarse del inhabilitado, en lo que sea aplicable.
Arto. 348-356 C.; 1590 Pr.

Capítulo VIII
Guarda de los sordomudos y ciegos

Arto. 363.- Los sordomudos y ciegos que no tengan la necesaria inteligencia para
administrar sus bienes, serán puestos en guarda.
Arto. 7 C.; 864 Pr.

Arto. 364.- La extensión y límites de esta guarda se especificarán en la
sentencia que la estableciere conforme el grado de incapacidad del sordomudo y
ciego de nacimiento.

Arto. 365.- Esta guarda puede ser solicitada por las mismas personas que pueden
solicitar la guarda del demente; y se observarán en todo lo demás y en la parte
que fueren aplicables, las disposiciones del capítulo anterior.
Artos. 334-348 C.; 865-1590 Pr.

Capítulo IX
De la guarda de los ebrios

Arto. 366.- El que por consecuencia del vicio de embriaguez se halle
imposibilitado de dirigir sus negocios, será puesto en guarda.
Artos. 2516 C.; 864 Pr.; B.J. 268.

Arto. 367.- Lo dispuesto en el Arto. 358 se aplicará a la guarda del ebrio.

Arto. 368.- Esta guarda puede solicitarse por las mismas personas que pueden
provocar la guarda del demente, observándose en todo lo demás y en la parte que
fueren aplicables, las disposiciones del capítulo VII.
Arto. 334 C.; 1590 Pr.

Capítulo X
Guarda de los condenados a interdicción civil

Arto. 369.- Al incapacitado de los derechos civiles en virtud de sentencia
pronunciada en causa criminal ordinaria, se le nombrará un guardador.
Artos. 595 Pr.

Arto. 370.- La extensión y efecto de esta guardia se deducirán de la naturaleza
de los derechos que hayan sido comprendidos en la interdicción.
La guarda durará lo que dure la interdicción.

Arto. 371.- Es Juez competente para nombrarle guardador al penado, el de lo
criminal que haya conocido de la causa.
Arto. 321 inc. 6ºC.;. 595 Pr.

Arto. 372.- Si la pena se extinguiere por efecto de remisión, indulto,
prescripción o anulación de la sentencia, serán validos los actos que el
sentenciado hubiese practicado en la época en que la interdicción produjo
efectos, siempre que de esa validez no resulte perjuicio para derechos
adquiridos.

Arto. 373.- Ejecutoriada la sentencia en que se haya impuesto la pena de
interdicción, el Representante del Ministerio Público, pedirá inmediatamente el
nombramiento de guardador. Si no lo hiciere, será responsable de los daños y
perjuicios que sobrevengan.
También pueden pedirlo las personas designadas en los números 1, 2 y 4 del Arto.
334.

Arto. 374.- Esta guarda se limitará a la administración de los bienes y a la
representación en juicio del penado.
El guardador del penado está obligado además a cuidar de la persona y bienes de
los menores e incapacitados que se hallaren bajo la autoridad del interdicto
hasta que se les provea de otro guardador.
La mujer del penado ejerce la patria potestad sobre los hijos comunes mientras
dure la interdicción.
Artos. 244-245-216-268 inc. 3º-350 C.; 595 inc. 3º Pr.

Arto. 375.- La guarda de los que sufren la interdicción se defiere por el orden
establecido en el Arto. 342.

Arto. 376.- Lo establecido en el Arto. 343 se entenderá respecto a la guarda del
penado, y el Juez respectivo cuidará bajo la pena de que habla el Arto. 356, de
hacer inscribir en el Registro Civil competente la sentencia de discernimiento.
Arto. 537 C.

Capítulo XI
De la guarda de bienes

Arto. 377.- Se dará guardador de bienes, a los del ausente, a los que
constituyen una herencia que no ha sido aceptada y a los derechos eventuales del
que está por nacer.
Artos. 12-49 inc. 2º-321 Nºs 3,4 y 7-1243 C.; 719 Pr.
Se dará también al deudor que se oculte, conforme al Código de procedimiento
Civil.
Artos. 52 C.; 763 y 870 Pr.
De la guarda de los bienes del ausente se habló en el tratado respectivo.
Artos. 48 y sigts. C.

Arto. 378.- Si el difunto a cuya herencia es necesario nombrar guardador,
tuviere herederos extranjeros, el guardador de los bienes hereditarios será
nombrado con arreglo a los tratados existentes con las naciones a que los
herederos pertenezcan.

A falta de tratados, el cónsul de la nación de los herederos, tendrá derecho
para proponer el guardador que haya de custodiar y administrar los bienes. El
Juez nombrará y discernirá la guarda a la persona propuesta por el cónsul si
fuere idónea.
Arto. 730 Pr.; B.J. 5973.

Arto. 379.- Después de transcurridos cuatro años desde el fallecimiento de la
persona cuya herencia está en guarda, el Juez a petición del guardador y con
conocimiento de causa, podrá ordenar que se vendan todos los bienes hereditarios
existentes, y se ponga el producido a interés con las debidas seguridades; y si
no las hubiere, se depositará en las arcas del Estado.
Artos. 386-2531 inc. 5º C.; 731 Pr.; B.J. 5073.

Arto. 380.- Los bienes que han de corresponder al hijo que está por nacer, si
nace vivo y en el tiempo debido, estarán a cargo del guardador que haya sido
designado a este efecto por el testamentos del padre, o de un guardador nombrado
por el Juez, a petición de la madre o a petición del cualquiera de las personas
que han de suceder en dichos bienes, si no sucede en ellos el póstumo.
Artos. 12-18-306 C.

Artos 381. La persona designada por el padre en su testamentos para la guarda
del hijo. se entenderá designada asimismo para la guarda de los derechos
eventuales de este hijo, si mientras está en el vientre materno fallece el
padre.

Arto. 382.- Los guardadores de bienes están sujetos a todas las restricciones de
los guardadores, y sólo podrán ejercer actos administrativos de mera custodia y
conservación, y los necesarios para el cobro de los créditos y pago de las
deudas.
Artos. 50-51-68-416-430-444-446 C.; 731 Pr.

Arto. 383.- Se les prohíbe especialmente alterar la forma de los bienes,
contraer empréstitos y aun enajenar los bienes muebles que no sean corruptibles,
a no ser que esta enajenación pertenezca al giro ordinario de los negocios o que
el pago de las deudas la requiera.
Arto. 3296 Nº4 C.

Arto. 384.- Sin embargo de lo dispuesto en los artículos precedentes, los actos
prohibidos en ellos a los guardadores de bienes, serán válidos, si justificada
su necesidad o utilidad, los autorizare el Juez previamente.
El dueño de los bienes tendrá derecho para que se declare la nulidad de
cualquiera de tales actos, no autorizados por el Juez; y declarada, será
responsable el guardador de todo perjuicio que de ella se hubiere originado a
toda persona.
Arto. 731 Pr.

Arto. 385.- Toca a los guardadores de bienes el ejercicio de las acciones y
defensas judiciales de sus respectivos representados; y las personas que tengan
créditos contra los bienes podrán hacerlos valer contra los respectivos
guardadores.
Artos. 51-52-460-1243-3296 inc. 2ºC.

En caso de concurso o quiebra, el guardador de la herencia yacente no podrá
entregar los bienes ni hacer arreglo con los acreedores sin autorización
judicial dada con audiencia del Ministerio Público.
Arto. 731 Pr.

Arto. 386.- La guarda de la herencia yacente cesa por aceptación expresa de la
herencia ante el Juez que la declaró yacente, o en el caso del Arto. 379, por el
depósito del producto de la venta en la arcas del Estado.
Arto. 1243 Pr.

La guarda de los derechos eventuales del que está por nacer cesa a consecuencia
del parto.
Artos. 18-210-211 C.
También cesa la guarda de bienes, por la extinción o inversión completa de los
mismos bienes.
Arto. 732 Pr.

Capítulo XII
De las incapacidades para ser guardador

Arto. 387.- Son incapaces de toda guarda:
Arto. 1323 C.

1º Los ciegos, los mudos.
2º Los locos, imbéciles y dementes, aunque no estén bajo interdicción.
Arto. 393 C.
3º Los quebrados y concursados, no rehabilitados.
Artos. 257 y 3345 Nº 6 C.
4º Los que carecen de domicilio en la República.
Artos. 27-411 Cn.
5º Los que no sepan leer ni escribir.
6º Los de mala conducta o que no tuvieren manera de vivir conocida.
Arto. 342 in fine C.
7º Los condenados judicialmente a una pena que lleve consigo la pérdida de la
patria potestad, aunque se les haya indultado de ella.
Artos.269 Nº 6 C.
8º El que ha sido privado de ejercer la patria potestad.
Artos. 247-262-268-269 C.
9º Los que por torcida o descuidada administración han sido removidos de una
guarda anterior, o en el juicio consiguiente a ésta, han sido condenados por
fraude o culpa grave a indemnizar al pupilo.
Arto. 1629 Pr.

Arto. 388.- Son asimismo incapaces de toda guarda:
Los que no sean mayores de edad o no hayan sido declarados mayores.
Sin embargo, si es deferida una guarda al ascendiente o descendiente legítimo o
ilegítimo que en razón de su edad no pueda ejercerla, se aguardará que tenga la
aptitud correspondiente para conferirle el cargo.
Se aguardará de la misma manera al guardador testamentario inhábil por razón de
la edad.
Pero será inválido el nombramiento del guardador menor, cuando llegando a ser
mayor, sólo tendría que ejercer la guarda por menos de dos años.
Cuando no hubiere certidumbre acerca de la edad, se juzgará de ella según las
reglas generales; y si en consecuencia se discierne el cargo al guardador
nombrado, será valido y subsistirá cualquiera que sea realmente la edad.
Artos. 318-573 C.

Arto. 389.- No podrá ser guardador de una persona el que le dispute, su estado
civil.
Arto. 342 in fine C.

Arto. 390.- Tampoco podrán ser guardadores de una persona sus acreedores o
deudores, ni los que litigan con ella por intereses propios o ajenos, o cuando
los que litigan con el menor sean el padre o madre del que se trate de nombrar
guardador.
Arto. 463 C.

Arto. 391.- Las disposiciones de precedente artículo no comprenden al guardador
testamentario, si se prueba que el que lo nombró tenía conocimiento del crédito,
deuda o litis, al tiempo de designar a dicho guardador.

Ni se extienden a los créditos, deudas o litigios que fueren de poca importancia
en concepto del Juez.
Arto. 308 C.

Arto. 392.- Las causas antedichas de incapacidad que sobrevengan durante el
ejercicio de la guarda, pondrán fin a ella.

Arto. 393.- La demencia, locura o imbecilidad del guardador, viciará de nulidad
todos los actos que durante la guarda hubiere ejercitado, aunque no haya sido
puesto en interdicción.
Arto. 344 C.

Arto. 394.- Los guardadores que hayan ocultado las causas de incapacidad que
existían al tiempo de deferírseles el cargo, o las que después hubieren
sobrevenido, además de estar sujetos a todas las responsabilidades de su
administración, perderán los emolumentos correspondientes al tiempo en que,
conociendo la incapacidad, ejercieron el cargo.
Las causas ignoradas de incapacidad no vician los actos del guardador, pero
sabidas por él, pondrán fin a la guarda.

Arto. 395.- El guardador que se creyere incapaz de ejercer la guarda que se le
defiere, tendrá para provocar el juicio sobre su incapacidad los mismos plazos
que para el juicio sobre sus excusas se prescriben en el Arto. 408.
Sobreviniendo la incapacidad durante el ejercicio de la guarda, deberá
denunciarla al Juez dentro de los tres días siguientes a aquel en que dicha
incapacidad haya empezado a existir o hubiere llegado a su conocimiento. Se
ampliará este plazo de la misma manera que el de treinta días que en el Arto.
408 se prescribe.
Arto. 1325 C.
La incapacidad del guardador podrá también ser denunciada al Juez por cualquiera
de los consanguíneos del pupilo, por su cónyuge, por el Ministerio Público y aun
por cualquiera del pueblo.
Será Juez competente para conocer en esta clase de asuntos, el Juez que conozca
del nombramiento o discernimiento del guardador.
Artos. 371 C.; 266 Nºs 15 y 16-591-1629-1630 Pr.

Capítulo XIII
De la remoción de los guardadores

Arto. 396.- Los guardadores serán removidos:

1º Por incapacidad.
2º Por no reclamar o no promover el inventario en los términos prescritos por la
ley.
3º Por fraude o culpa grave en el ejercicio de su cargo, o por conducirse mal
respecto del cuidado del pupilo y de la administración de sus bienes.
4º Por ineptitud manifiesta.
5º Por conducta inmoral de que pueda resultar daño en las costumbres del pupilo.
Artos. 387 Nº 6 C.; B.J. 136l6.

Arto. 397.- Se presumirá que el guardador se conduce mal respecto de la
administración, por el hecho de deteriorarse los bienes o disminuirse
considerablemente los frutos, y el guardador que no desvanezca esta presunción,
dando explicación satisfactoria del deterioro o disminución, será removido.

Arto. 398.- El que ejerce varias guardas y es removido de una de ellas por
fraude o culpa grave, será por el mismo hecho removido de las otras a petición
del Ministerio Público, de cualquiera persona del pueblo o de oficio.
Artos.13-334 inc. 5º-395 inc. 3º-399 C.

Arto. 399.- La remoción podrá ser provocada por cualquiera de los consanguíneos
del pupilo, por su cónyuge, por el Ministerio Público, y aun por cualquiera del
pueblo y de oficio. Podrá provocarla el mismo pupilo que haya llegado a la
pubertad recurriendo al Ministerio Público, y conocerá de ello el Juez que
discernió el cargo.
Será siempre oído en el juicio un guardador especial.
Artos. 13-328-334 inc. 5º-358-367-395
inc 3º-397-428-483. B.J.753 Cons III-11868.

Arto. 400.- Se nombrará guardador judicial interino para mientras depende el
juicio de remoción. El interino excluirá al propietario en la Administración de
los bienes del pupilo y del cuidado de su persona.
Arto. 328 Nº. 7 C.; B.J. 11868.

Arto. 401.- El guardador removido deberá indemnizar al pupilo cumplidamente.Será
asimismo perseguido criminalmente por los delitos que haya cometido en el
ejercicio de su cargo.

Capítulo XIV
De las excusas para servir el cargo de guardador

Arto. 402.- Pueden excusarse de la guarda:

1º Los individuos del ejercito o la armada, que se hallen en actual servicio,
incluso los comisarios, médicos, cirujanos y demás personas adictas a los
cuerpos de línea o a las naves del Estado.
2º Los que tienen que ejercer por largo tiempo o por tiempo indefinido un cargo
o comisión pública fuera del territorio nicaragüense.
3º El Presidente de la República, los Ministros de Estado, los Magistrados de la
Corte Suprema de Justicia, y los de las Cortes de Apelaciones, los comandantes
de armas o comandantes militares, el Representante del Ministerio Público,
tesoreros, subtesoreros, contadores del Supremo Tribunal de Cuentas y los Jueces
de Distrito.
4º Los administradores y recaudadores de rentas fiscales.
5º Los que están obligados a servir por largo tiempo un empleo público fuera del
Departamento o Distrito en que se ha de ejercer la guarda, y los que tienen su
domicilio fuera del mismo Departamento o Distrito.
6º Los que adolecen de alguna enfermedad grave habitual o han cumplido sesenta
años.
7º Los pobres que están precisados a vivir de su trabajo personal diario.
8º Los que ejercen ya dos guardas; y los que estando casados o teniendo hijos
legítimos o ilegítimos reconocidos, ejercen una guarda; pero no se tomarán en
cuenta las guardas especiales.
Podrá el Juez contar como dos la guarda que fuere demasiado gravosa y
complicada.
9º Los que tienen bajo su patria potestad cuatro o más hijos legítimos vivos o
ilegítimos reconocidos, contándoseles también los que han muerto en acción de
guerra, bajo las banderas de la República.
Artos. 1323-1375 C.; 1629 Pr.

Arto. 403.- En el caso del artículo precedente, número 8, el que ejerciere dos o
más guardas de personas que no son hijos suyos legítimos o ilegítimos
reconocidos, tendrá derecho para pedir que se le exonere de una de ellas, a fin
de encargarse de la guarda de un hijo suyo legítimo o ilegítimo reconocido; pero
no podrá excusarse de ésta.
La excusa del número 9 no podrá alegarse para no servir la guarda del hijo
legítimo o ilegítimo reconocido.

Arto. 404.- No se admitirá como excusa no hallar fiador el guardador, si éste
tiene bienes raíces.

En tal caso lo obligará el Juez a constituir hipoteca sobre ellos hasta la
cantidad que se estime suficiente para responder de su administración.
Artos. 3629-3656-3793 C.
Si tampoco tuviere bienes raíces, pero sí acciones o valores suficientes de ser
dados en garantía, será igualmente obligado a constituir ésta sobre ellos. No
obstante, si la garantía fuere imposible hacerla efectiva de las maneras
indicadas, el Juez admitirá la excusa, previa justificación sumaria con
intervención del Ministerio Público.
Artos. 417-418-3656 2º-3740 C.

Arto. 405.- El que por diez o mas años continuos haya servido la guarda, podrá
excusarse de continuar en ella, pero no podrá alegar esta excusa el cónyuge, ni
un ascendiente o descendiente legítimo o ilegítimo.
Artos. 343-376 C.

Arto. 406.- Las excusas consignadas en los artículos precedentes, deberán
alegarse por el que quiere aprovecharse de ellas al tiempo de deferirse la
guarda; y serán admisibles si durante ella sobrevienen.
Arto. 410 C.

Arto. 407.- Sin embargo, los ciudadanos que ejerciendo las funciones expresadas
en los números 1, 3, 4 y 5 hayan aceptado la guarda, no podrán pedir que por tal
motivo se les libre de ella.

Arto. 408.- Las excusas para no aceptar la guarda que se defiere, deben alegarse
dentro de los plazos siguientes:
Si el guardador nombrado se halla en el Departamento o Distrito en que reside el
Juez que ha de conocer de ellas, las alegará dentro de los treinta días
subsiguientes a aquel en que se le ha hecho saber su nombramiento o
discernimiento, en su caso; y si no se halla en dichos Departamento o Distrito,
pero sí en territorio de la República, se ampliará este plazo a razón de un día
por cada treinta kilómetros de distancia entre el lugar de la residencia del
Juez y el de la residencia actual del guardador nombrado.
Artos. 395 C.; 29-1630 Pr.

Arto. 409.- Toda dilación que exceda del plazo legal y que con mediana
diligencia hubiera podido evitarse, impondrá al guardador la responsabilidad de
los perjuicios que se siguieren de su retardo en encargarse de la guarda, y hará
además inadmisibles sus excusas voluntarias, a no ser que por interés del pupilo
convenga aceptarlas.

Arto. 410.- Los motivos de excusa que durante la guarda sobrevengan, deberán
alegarse dentro de los treinta días siguientes a aquel en que fueren conocidos
del guardador. Pasado ese plazo, no serán atendidos.
Arto. 406 C.

Arto. 411.- Si el guardador nombrado está fuera de la República y se ignora
cuando ha de volver, o si no se sabe su paradero, podrá el Juez según las
circunstancia, señalar un plazo dentro del cual se presente el guardador a
encargarse de la guarda o a excusarse, y expirado el plazo, podrá también según
las circunstancias, ampliarlo, o declarar inválido el nombramiento, de oficio o
a solicitud de parte, y éste no convalidará aunque después se presente el
guardador.
Arto. 387 Nº 4 C.
La notificación del plazo de que habla este artículo la hará el Juez en la forma
que estime más eficaz, y aun por edictos fijados en lugares públicos e insertos
en el periódico oficial.
Arto. 111 Pr.

Capítulo XV

Preceptos comunes a las incapacidades y a las excusas

Arto. 412 El juicio sobre las incapacidades y excusas alegadas por el guardador
deberá seguirse en el respectivo juzgado que lo nombró o le discernió el cargo,
con intervención del Ministerio Público.
Artos. 395-399 C.; 591 Pr.

Arto. 413.- Si en la primera instancia no se reconocieren las causas de
incapacidad alegadas por el guardador, o no se aceptarán sus excusas, y si el
guardador no apelare, o por el Juez o Tribunal de Apelaciones se confirmare el
fallo del Juez a quo, será el guardador responsable de cualesquiera perjuicios
que por la demora hayan resultado al pupilo.
No tendrá lugar esta responsabilidad, si el guardador por exonerarse de ella,
ofreciere encargarse internamente de la guarda.
Arto. 591 Pr.

Capítulo XVI
Del discernimiento de las guardas

Arto. 414.- Toda guarda debe ser discernida.
Se llama discernimiento el decreto judicial que autoriza al guardador para
ejercer su cargo.
Artos. 537-3962 C.; 597 y sigts. Pr.; B.J. 2374 Cons. III.

Arto. 415.- Los guardadores ipso jure o de hecho, no necesitan de discernimiento
para ejercer su cargo.
Tampoco están obligados a rendir fianza ni a hacer inventario de bienes.
Artos. 320-329 Nº 2º C.

Arto. 416.- Para discernir la guarda será indispensable que preceda el
otorgamiento de la fianza escriturada a que el guardador está obligado.
Artos. 50-404-423-3655 C.

Arto. 417.- Son obligados a prestar fianza todos los guardadores, exceptuados
solamente:

1º El cónyuge y los ascendientes y descendientes, que la prestaran en cuanto
puedan; y se entiende que no pueden, cuando comprueben ante el Juez, que carecen
de bienes raíces o que éstos son de muy poco calor.
2º Los especiales llamados por poco tiempo a servir el cargo.
Artos. 329 Nº 2 C.; 1590 Pr.
3º Los que se dan para un negocio particular sin la administración de bienes.
Podrá también ser relevado de la fianza, cuando la persona puesta en guarda
tuviere pocos bienes y el guardador fuere persona de conocida probidad y de
bastantes facultades para responder de ellos, probando estas circunstancias ante
el Juez.
En este último caso y en el de la fracción primera, las justificaciones se
rendirán en el término prudencial que el Juez señale con audiencia del
Ministerio Público.
Artos. 404 C.; 600 Pr.; B.J. 638.

Arto. 418.- En lugar de la fianza prevenida en el artículo precedente podrá
prestarse hipoteca suficiente o la garantía de valores o acciones de que habla
el artículo 404.
Artos. 404-3656 inc. 2º-3740 C.; 602 inc. 3º Pr.

Arto. 419.- Los actos del guardador ejecutados antes del discernimiento son
nulos; pero una vez obtenido el discernimiento, convalidarán, si por este vicio
o defecto resultare perjudicada la persona en guarda.
Artos. 396 inc. 2º-2206-2207-3308-3316-3368 C.; B.J. 10882 Cons. III.

Arto. 420.- El Juez a quien compete el discernimiento de la guarda será el
competente para dirigir todo lo que a ella pertenezca, aunque los bienes del
menor estén fuera del lugar que abrace su jurisdicción.
Artos. 300-488 C.; 266 Nºs 15 y 16-268-2000 Nº 4 Pr.

Arto. 421.- La mudanza de domicilio o residencia del menor o de sus padres, en
nada influirá en la competencia del Juez que hubiese discernido la guarda.
A este corresponde únicamente la dirección de ella hasta que venga a cesar por
parte del pupilo.
Artos. 27-455-488-540 C.

Arto. 422.- Discernida la guarda, los bienes del menor no serán administrados
por el guardador, sino después que hubieren sido inventariados, a menos que
antes del discernimiento se hubiere hecho o se estuviere haciendo ya el
inventario de ellos y con las salvedades del Arto. 430. En caso de inventarios
anteriores, recibirá el guardador los bienes; más si ha habido aumentos o
disminuciones, será necesario ampliar el nuevo inventario.
Artos. 305-396 Nº 2-430-431-433-438-439 C.; 690 y sigts. Pr.; B.J. 316.

Arto. 423.- La fianza y a su vez la hipoteca u otras garantías a que está
obligado el guardador, se darán para asegurar los intereses del pupilo en
cantidad suficiente, a juicio del Juez.
Arto. 604 Pr.; B.J. 594/1963.

Arto. 424.- Si los bienes del pupilo se aumentan o disminuye durante la guarda,
podrán aumentarse o disminuirse proporcionalmente la hipoteca, la fianza o
garantía.
Arto. 604 Pr.

Capítulo XVIII
De la administración de la guarda

Arto. 425.- Corresponde al guardador representar o autorizar al pupilo en todos
los actos judiciales o extrajudiciales que le conciernan y puedan menoscabar sus
derechos e imponerle obligaciones, excepto en el reconocimiento de hijos y el
otorgamiento de testamentos.
Artos. 221-326-979-1233-2012-2015-2035-2472-2777-3423 C.
El menor debe respetar a su guardador, y éste tiene derecho para sujetarlo,
corregido y castigarlo moderadamente. Si abusa el guardador de estas facultades,
puede el menor ocurrir al Ministerio Público, para que haga las debidas
gestiones.
Arto. 247-3013 Nº 2 C.

Arto. 426.- El guardador que administra los bienes de la persona en guarda, es
obligado a la conservación de estos bienes, reparación y cultivo, y es
responsable de todo perjuicio resultantes de su falta en el cumplimiento de sus
deberes.
Arto. 298-383-458-485-1862-1863-3296-3423 C.; B.J. 2354.

Arto. 427.- Debe el guardador tener en la educación y alimentos del menor los
cuidados de un buen padre. Debe procurar su establecimiento a la edad
correspondiente, según la posición y fortuna del menor, sea destinándole a la
carrera de las letras, o colocándole en una casa de comercio o haciéndole
aprender algún arte u oficio.
Arto. 472 C.

Arto. 428.- Si los guardadores se excedieren en los poderes de su mandato, o
abusaren de ellos en daño de la persona del pupilo, éste o sus parientes, pueden
reclamar del Juez respectivo las providencias que fueren necesarias.

El Representante del Ministerio Público, ésta obligado a hacer dicha
reclamación.
Artos.300-396 Nº 3-399C.; 185C.C.

Arto. 429.- Si en el testamentos se nombrare una persona a quien el guardador
haya de consultar en el ejercicio de su cargo, no por eso será éste obligado a
someterse al dictamen del consultor, ni haciéndolo cesará su responsabilidad.
Si en el testamentos se ordenare expresamente que el guardador proceda de
acuerdo con el consultor, tampoco cesará la responsabilidad del primero por
acceder a la opinión del segundo; pero habiendo discordia entre ellos, no
procederá el guardador sino con autorización del Juez que deberá concederla con
conocimiento de causa.
B.J. 338.

Arto. 430.- El guardador es obligado a inventariar escrupulosamente los bienes
del pupilo en los noventa días subsiguientes al discernimiento, y antes de tomar
parte alguna en la administración. sino en cuanto fuere absolutamente necesario.
Artos. 50-329 inc. 2º-415 inc. 2º-422-439 C.
El Juez, según las circunstancias, podrá restringir o ampliar este plazo.
Por la negligencia del guardador en proceder al inventario y por toda falta
grave que se le pueda imputar en él, podrá ser removido de la guarda como
sospechoso, y será condenado al resarcimiento de toda pérdida o daño que de ello
hubiere resultado al pupilo de la manera que se dispone en el Arto. 485.
Arto. 396 inc. 2º C.
El Juez o funcionario inventariante dará al menor un guardador especial para que
lo represente en la facción del inventario.
Arto. 605 Pr.; B.J. 338.

Arto. 431.- El testador no puede eximir al guardador de la obligación de hacer
inventario y de rendir en debida forma sus cuentas.
Artos. 474-482-484-3318 C.; BJ- 338.

Arto. 432.- Si el guardador probare que los bienes son demasiado exiguos para
soportar el gasto de confección del inventario, podrá el Juez, con audiencia del
Representante del Ministerio Público, remitir la obligación de inventariar
solemnemente dichos bienes y exigir sólo un apunte privado, bajo la firma del
guardador, del Representante del Ministerio Público, de dos de los parientes más
cercanos del pupilo, mayores de edad, o de otras dos personas respetables, a
falta de éstos.
Arto. 721 Pr.

Arto. 433.- Si después de hecho el inventario se encontraren bienes de que al
hacerlo no se tuvo noticia, o por cualquier título adquiriere el menor nuevos
bienes, se hará inventario de ellos, y se agregará al anterior.
Arto. 422 C.

Arto. 434.- Debe comprender el inventario aun las cosas que no fueren propias de
la persona en guarda, si se encontraren entre las que lo son, y la
responsabilidad del guardador se extenderá a las unas y a las otras.

Arto. 435.- La simple mención que se haga en el inventario de pertenecer a
determinada persona los objetos que se enumeren, no hace prueba en cuanto al
verdadero dominio de ellos.
Arto. 2406 C.

Arto. 436.- Si el guardador alegare que por error se han relacionado en el
inventario cosas que no existían, o que se ha exagerado el número, peso o medida
de las existentes, o que se les ha atribuido una materia o calidad de que
carecen, no le valdrá esta excepción, salvo que pruebe no haberse podido evitar
el error con el debido cuidado de su parte, o sin conocimientos o experimentos
científicos.

Artos. 2408-2503 C.

Arto. 437.- El guardador que alegare haber puesto a sabiendas en el inventario,
cosas que no le fueron entregadas realmente, no será oído, aunque ofrezca probar
que tuvo en ello algún fin provechoso a la persona en guarda.Los pasajes oscuros
o dudosos del inventario se interpretan a favor de la persona en guarda, a menos
de prueba en contrario.
Artos. 464-2433-2503-2505 C.

Arto. 438.- El guardador que sucede a otro en el cargo, recibirá los bienes con
las mismas solemnidades ya expresadas, teniéndose a la vista el anterior
inventario para anotar las diferencias.
Debe el guardador inmediatamente que se le discierna el cargo, pedir a su
predecesor o a sus herederos, la rendición judicial de las cuentas de la guarda
y la posesión de los bienes del menor.
Artos. 422-484 C.; B.J. 316.

Arto. 439.- Durante la formación del inventario, la administración del guardador
se limitará a los negocios que no admitan dilación.
Artos. 422-430 C.

Arto. 440.- Si el guardador tuviere algún crédito contra el menor, deberá
asentarlo en el inventario; y si no lo hiciere, no podrá reclamarlo, a menos que
al tiempo del inventario hubiese ignorado la deuda a su favor.

Arto. 441.- El Juez, según la importancia de los bienes de la persona en guarda,
de la renta que ellos produzcan, y de la edad del pupilo, fijará la suma anual
que ha de invertirse en la educación y alimentos, sin perjuicio de variarla
según fueren las nuevas necesidades del menor.
Artos. 475 C.; 597 Pr.

Arto. 442.- Si hubieren sobrantes en las rentas del pupilo, el guardador deberá
colocarlos al interés, en personas que presten toda seguridad, en los bancos, o
adquirir bienes raíces con conocimiento y aprobación del Juez, dándose audiencia
al Representante del Ministerio Público.
Estas operaciones deben ser hechas a nombre de los menores.
Arto. 464 C.; B.J. 14061.

Arto. 443.- El guardador para disponer de los dineros depositados en los bancos,
necesita la autorización judicial, la que se concederá con audiencia del
Ministerio Público y una vez demostrada la necesidad y conveniencia de hacerlo.
Artos. 3353 C.; 797 Pr.

Arto. 444.- Los bienes inmuebles, los derechos anexos a ellos, y los muebles
preciosos y de afección, no pueden ser grabados ni enajenados por el guardador,
sino por causa de absoluta necesidad, o evidente utilidad del menor, debidamente
justificadas y previa la autorización judicial.
Artos. 251-384-452-466-3223 C.; B.J. 1421 Cons. II-8860 Cons. I
La justificación de que se habla debe verificarse por medio de expertos en la
materia de que se trata y con audiencia del Representante del Ministerio
Público.
Artos. 733-797-798 Pr.

Arto. 445.- Cuando la enajenación se haya verificado para cubrir con su producto
algún objeto determinado, el Juez señalará al guardador el plazo dentro del cual
deberá acreditar que el producto de la enajenación se ha invertido en su objeto.
Artos. 735-797 Pr.

Arto. 446.- La venta de bienes inmuebles del menor, debe además hacerse en
subasta pública y judicial, bajo pena de nulidad. En la enajenación de alhajas y
muebles preciosos o de afección, el Juez resolverá, con audiencia del

Representante del Ministerio Público, si conviene o no la subasta, pudiendo
dispensarla, acreditada la utilidad del menor.
Artos. 1291 C.; 736-797-798 Pr.; B.J. 1879 Cons. II-8860 Cons. 1-13733.

Arto. 447.- El guardador no podrá hacerse pago de sus créditos contra el menor
sin la aprobación judicial.
Artos. 440-462-463 C.

Arto. 448.- El guardador no podrá aceptar para sí mismo a título gratuito u
oneroso la cesión de ningún derecho o crédito del menor. Sólo puede adquirir ese
derecho por herencia.
Artos. 465-2565 inc. 1º C.

Arto. 449.- El dinero que resulte sobrante después de cubiertas las cargas y
atenciones de la guarda, el que proceda de pago de capitales, o de venta de
bienes y el que se adquiera de cualquier otro modo, será empleado por el
guardador de la manera ya dicha, desde el momento en que se reúnan doscientos
pesos.
Artos. 442-3334 C.; 609 inc. 3º Pr.; B.J. 14061.

Arto. 450.- Al rendir cuentas el guardador no le será admisible para imputar
intereses, la manifestación de no haber encontrado establecimiento o persona
competente en quien poner el dinero de que habla el artículo anterior.
Artos. 491-3334 C.

Arto. 451.- El guardador no podrá dar en arriendo los bienes inmuebles del menor
por más de cinco años, sino en caso de necesidad o utilidad y previa la
autorización judicial, con audiencia del Representante del Ministerio Público.
En todo caso cesa el arriendo por ilegal el menor a la mayoría de edad o ser
declarado mayor.
Artos. 259-466-2814-2945-2949-3296 inc. 3º-3929 C.

Arto. 452.- Si las rentas del menor no alcanzaren para su educación y alimentos,
el Juez podrá autorizar al guardador para que emplee una parte del principal en
ese fin.
Arto. 444 C.

Arto. 453.- Si los pupilos no tuvieren suficientes medios para los gastos de
educación y alimentos, el guardador pedirá autorización al Juez para exigir de
la persona a quien corresponda la prestación de alimentos.
Artos. 288-292-295 C.

Arto. 454.- Si los pupilos no tuvieren de quien exigir los alimentos o esas
personas no se hallaren en circunstancias de darlos, el guardador con
autorización del Juez, puede ponerlos en otra casa o contratar el aprendizaje de
un oficio y alimentos.
Arto. 295 C.

Arto. 455.- El guardador no podrá mandar al pupilo fuera de la República, ni
llevárselo consigo sin autorización del Juez.
Arto. 421 C.

Arto. 456.- Sin autorización judicial no podrá el guardador recibir dinero
prestado en nombre del menor en cantidad que exceda de trescientos pesos, ya sea
que se constituya o no una hipoteca en el contrato.
Artos. 444, 3423 C.

Arto. 457.- El guardador no podrá repudiar ninguna herencia deferida al menor
sin decreto del Juez con conocimiento de causa.
Arto. 1233 C.

Las donaciones o legados no podrán tampoco repudiarse sin decreto del Juez; y si
impusieren obligaciones o gravámenes al pupilo, no podrán aceptarse, sin previa
tasación de las cosas donadas o legadas.
Arto. 307 C.
El guardador no puede hacer donación a nombre del menor.
Artos. 2760-276l-2769 C.
La remisión gratuita de un derecho se sujeta a las reglas de la donación.
Artos. 2119-2125 C.

Arto. 458.- El guardador necesita previo decreto judicial para proceder a
transacciones o compromisos sobre derechos del pupilo que se valúen en más de
quinientos pesos, y sobre sus bienes raíces; y en cada caso la transacción o el
fallo del compromisario, se someterán a la aprobación judicial, so pena de
nulidad.
Arto. 2182-3553 C.; 801-963-976 Pr.
Para determinar la competencia del Juez que debe dar la autorización por razón
de la cuantía, se atenderá al valor total de los bienes en que el menor tiene o
pueda tener parte.
Arto. 799 Pr.; B.J. 16088 Cons. I-16l77.

Arto. 459.- El guardador sin autorización judicial no podrá enajenar ganados de
cualquier clase que formen los establecimientos rurales; pero síp puede hacerlo
con aquellos cuya venta es permitida a los usufructuarios que tienen el
usufructo de esas cosas.
Artos. 252-1509 C.
Tampoco podrá hacer gastos extraordinarios en las fincas que administra, sin
autorización judicial.

Arto. 460.- No será necesaria la autorización del Juez cuando la enajenación de
los bienes del pupilo fuere motivada por ejecución de sus acreedores,
cumplimiento de sentencia, o por exigencia del copropietario de bienes indivisos
con los pupilos, o cuando fuere necesario hacerla a causa de expropiación por
utilidad pública.
Artos. 617-2531 Nº 1-2565 Nº 5 C.; B.J. 16l77.

Arto. 461.- El guardador cuidará de hacer pagar lo que se deba al pupilo,
inmediatamente que sea exigible el pago, y de perseguir a los deudores por los
medios legales.
Arto. 3334 C.
También cuidará especialmente de interrumpir las prescripciones que puedan
correr contra el pupilo.
Arto. 931 inc. 1º C.
Toda negligencia a este respecto le constituye responsable.
Arto. 494 C.; B.J. 2354.

Arto. 462.- El guardador podrá cubrir con los dineros del pupilo las
anticipaciones que haya hecho a beneficio de éste, llevando los intereses
legales; más para ello deberá ser autorizado por el Juez.
Artos. 489-3337 Nº 4 C.

Arto. 463.- Si el pupilo le fuere deudor de alguna especie, raíz o mueble, a
título de legado, donación o cualquier otro, será preciso que la posesión de
ella se le dé por el Juez.
Arto. 1128 C.

Arto. 464.- En todos los actos y contratos que ejecute o celebre el guardador en
representación del pupilo deberá expresar esta circunstancia en la escritura del
mismo acto o contrato, y si no lo hace así, se reputará ejecutado el acto o
contrato en representación del pupilo, si a éste le fuere útil y no de otro
modo.
En las escrituras públicas se insertará el decreto de discernimiento.

Artos. 437 inc. 2-2503-3331 inc. 2ºC.; 23 Nº 3º Ley del Not.

Arto. 465.- Por regla general, ningún acto o contrato en que directa o
indirectamente tenga interés el guardador, su cónyuge o cualquiera de sus
ascendientes o descendientes, sus hermanos o sus consanguíneos o afines hasta el
cuarto grado inclusive, o alguno de sus socios de comercio, podrá ejecutarse o
celebrarse sino con autorización judicial.
Artos. 447-448-471-490-3552-3553 C.; B.J. 16l77.

Arto. 466.- El guardador, ni con autorización judicial, podrá comprar por sí o
interpósita persona, bienes raíces del pupilo ni muebles preciosos o que tengan
el valor de afección, o tomarlos en arriendo; y se extiende esta prohibición a
su cónyuge y a sus ascendientes o descendientes.
Artos. 471-2565 Nº 1 C,: B.J. 10136-11024 Cons. III-15327 Cons. II.

Arto. 467.- Los deudores del pupilo que paguen al guardador quedan libres de
todo nuevo pago.
Arto. 2014 C.

Arto. 468.- El guardador no necesita de autorización judicial para la
constitución de una hipoteca o servidumbre sobre bienes raíces que se han
transferido o transmitido a la persona en guarda con la carga de constituir
dicha hipoteca o servidumbre.

Arto. 469.- El guardador no podrá sin autorización judicial provocar la división
de bienes raíces o hereditarios que posea la persona en guarda con otros
proindiviso. Hecha la división de una herencia o de bienes raíces que la persona
en guarda posea con otros proindiviso, será necesario para que tenga efecto,
nuevo decreto del Juez, que con audiencia del Ministerio Público la apruebe y
confirme.
Artos. 1351-1388 C,; 1531-1545-1547 Pr.; 185 C.C.

Cuando en la partición tenga interés el guardador, se nombrará al menor un
guardador especial o ad litem que lo represente en todo el juicio y en las
diligencias de aprobación.
Artos.328 Nº 4-1352 C.; 712-1531-1547 Pr.; B.J. 9956-10887, 14566, 16l77, 18004.

Arto. 470.- El dinero que se ha dejado o donado al pupilo para la adquisición de
bienes raíces, no podrá destinarse a ningún otro objeto, salvo que intervenga
autorización judicial con conocimiento de causa.

Arto. 471.- Cesa la prohibición del Arto. 466 respecto a la venta de bienes, en
el caso de que el guardador, su mujer, ascendientes o descendientes, parientes o
socios, sean coherederos o partícipes del menor.
Artos. 2565 Nº 5-2746 C.

Arto. 472.- El guardador no podrá sin autorización del Juez, variar la carrera a
que estaba dedicado el menor por la persona que lo tenia bajo su patria
potestad.
El Juez para autorizar el cambio recabará siempre la voluntad del menor.
Arto. 427 C.
El guardador deberá rendir cuenta anual de la gestión y administración de los
bienes ante el Juez de Distrito.
Artos. 482 y sigts. C.; 807 Pr.; B.J. 8630.

Arto. 473.- La cuenta deberá contener una relación de ingresos y gastos, y
suministrar los datos necesarios sobre la disminución o aumento de la fortuna,
apoyándose en justificantes, en la forma y medidas usuales.
El Representante del Ministerio Público intervendrá siempre en el examen de la
cuenta.
Artos. 483 y sigts -3318 C.; 6l0 Pr.; B.J. 8330

Arto. 474.- Por ningún motivo dejará el guardador de presentar la cuenta anual y
el testador no podrá dispensarle este deber.
Arto. 431-482-484-1342 C.; 600 Pr.; B.J. 8630.

Arto. 475.- El Juez en vista de la cuenta anual, aumentará o disminuirá la
cantidad que haya de invertirse en la alimentación y educación del menor.
Artos. 441-539 C.

Arto. 476.- El guardador tiene derecho a una retribución sobre los bienes del
menor, que podrá fijar la persona que le nombró en el testamento. A falta de
dicha designación la hará el Juez. Igualmente señalará la retribución de los
guardadores legítimos y judiciales.
En ningún caso bajará dicha retribución del cinco ni excederá del veinte por
ciento de las rentas líquidas de los bienes del menor.
Artos. 150 C.; 597-598-600 Pr.; B.J. 10634.

Arto. 477.- Para hacer esta regulación, el Juez tendrá presente el mayor o menor
trabajo del guardador, la mayor o menor actividad que haya empleado y el monto
del capital.

Arto. 478.- Si el guardador nombrado por el testador hubiere recibido algún
legado de él que pueda estimarse como recompensa de su trabajo, no tendrá
derecho a la retribución, pero es libre para no aceptar el legado y percibir la
retribución.

Arto. 479.- En general, siempre que se exija al guardador para algún acto o
contrato que celebre, autorización judicial, deberá oírse al Representante del
Ministerio Público.

Capítulo XVIII
De los modos de acabarse la guarda

Arto. 480.- La guarda se acaba:

1º Por la muerte del guardador, su remoción o excusación admitida por el Juez.
2º Por la muerte de la persona en guarda, por ilegal el menor a la mayor de edad
o ser declarado mayor, o por contraer matrimonio.
Artos. 271 Nº 1-319 inc. 2º-343 C.; B.J. 13976 Cons. III.

Arto. 481.- Sucediendo la muerte del guardador, sus albaceas, o sus herederos
mayores de edad, deberán ponerla inmediatamente en conocimiento del Juez del
lugar, y proveer entre tanto a lo que las circunstancias exijan respecto a los
bienes y persona del menor. El Representante del Ministerio Público, esta
obligado también a ponerla en conocimiento del Juez.

Capítulo XIX
De las cuentas de la guarda

Arto. 482.- El guardador está obligado a llevar cuenta fiel y documentada de las
rentas y de los gastos que la administración y la persona del menor hubieren
hecho necesarios, aunque el testador lo hubiere exonerado de rendir cuenta
alguna.
Artos. 254-431-472 inc. 3º-474-1269-1317-1342-3318 C.;
807 y sigts. Pr. B.J. 2354-3993-8630-9878 Cons. III.

Arto. 483.- En cualquier tiempo el Representante del Ministerio Público o el
menor mismo, cuando hubieren dudas sobre la buena administración del guardador,

por motivos que el Juez tenga por suficientes, podrán pedirle que exhiba las
cuentas de la guarda.
Artos. 399-472 C.

Arto. 484.- Terminada la guarda, el guardador o sus herederos deben dar cuenta
justificada de su administración, al menor o al que lo represente, en el término
que el Juez lo ordene, aunque el menor en su testamentos lo hubiere eximido de
esta obligación.
Artos. 431-438 inc. 2-474 C.

Arto. 485.- Contra el guardador que no dé verdadera cuenta de su administración,
o que sea convencido de dolo o culpa grave, el menor que estuvo a su cargo,
tendrá el derecho de apreciar el daño y perjuicio recibidos, y el guardador
podrá ser condenado en la suma apreciada, si ella pareciere al Juez estar
arreglada a lo que los bienes del menor podrían producir.
Artos. v Nº 7 lit. Preliminar C.; 396 Nº3-487 C.; 1245-1246-1415 Pr.

Arto. 486.- Los gastos de rendición de cuentas deben ser anticipados por el
guardador; pero le serán abonados por el menor si las cuentas estuvieren dadas
en la debida forma.
B.J. 3993.

Arto. 487.- Para los efectos del Arto 485 se entenderá no ser verdadera la
cuenta de la administración, cuando no se haya llevado día por día a medida que
se vayan practicando por el guardador sus actos administrativos que requieran
las partidas correspondientes.
Los gastos menudos podrán hacerse constar en una sola partida que comprenda un
tiempo que no exceda de quince días.
Artos. 473-3318 C.

Arto. 488.- Las cuentas deben ser rendidas en el lugar en que se desempeña la
guarda, a no ser que el pupilo o el que lo representa legalmente, prefieran el
domicilio del guardador.
Artos. 420-421 C.; 266 Nº 2 Pr.

Arto. 489.- Serán abonables al guardador todos los gastos debidamente hechos y
comprobados, aunque de ellos no hubiere resultado utilidad al menor, y aunque
los hubiere anticipado de su propio dinero, si para ello hubiere obtenido
autorización judicial.
Arto. 462 C.

Arto. 490.- Hasta pasado un mes de la rendición de cuentas, es de ningún valor
todo convenio entre el guardador y el pupilo ya mayor o declarado mayor,
relativo a la administración de la guarda.
Arto. 112 Nº 3-1412 Nº 4-150-465-2760 C.; B.J. 15327 Cons. III

Arto. 491.- Los saldos de las cuentas del guardador producirán el interés legal
en pro o en contra, según el caso.
Artos. 450-1345-1859-3319 C.

Arto. 492.- Los que han estado bajo guarda, concluida ésta, pueden pedir la
inmediata entrega de sus bienes que estén en poder del guardador, sin esperar la
rendición o aprobación de las cuentas, aunque el guardador alegue la existencia
de algún saldo a su favor.
B.J. 8630-14061

Arto. 493.- La palabra pupilo empleada en este Código, se entenderá comprender a
todas las personas que están sujetas a guarda.

Arto. 494.- El guardador es responsable del valor de los créditos activos, si
dentro de sesenta días, contados desde el vencimiento del plazo, no ha obtenido

su pago o garantía que asegure éste, o no ha pedido judicialmente el uno o la
otra.
Arto. 461 C.; B.J. 2354.

Arto. 495.- Si el menor no esta en posesión de algunos bienes a los que tengan
derecho, el guardador será responsable de la pérdida de ellos, si dentro de dos
meses, contados desde que tuvo noticia del derecho del menor, no entabla
judicialmente a nombre de éste las acciones conducentes para obtener el recobro
o la indemnización.

Arto. 496.- Si entabladas por el guardador las acciones reales o personales
correspondientes al pupilo, dejare de gestionar de tal modo que el Juez las
declare desiertas será responsable de todos los daños y perjuicios ocasionados
al pupilo. También será responsable del perjuicio que por su culpa o negligencia
en los juicios se cause al menor.
Artos. 26l9-3715 C.

Arto. 497.- Todas las acciones del pupilo contra el guardador, sus fiadores,
garantes o inmuebles hipotecados, por hechos relativos a la administración de la
guarda, lo mismo que las del guardador contra el pupilo, quedan extinguidas por
el lapso de cuatro años, contados desde el día en que siendo ya mayor el que
estuvo en guarda, haya recibido bienes y la cuenta correspondiente; y si
falleciere antes de cumplirse el cuatrienio, prescribirá dicha acción en el
tiempo que falte para cumplirlo.
Arto. 921-1345 C.; B.J. 9878 Cons. III-15327 Cons. II

Arto. 498.- Si la guarda hubiere fenecido durante la menor edad, el pupilo podrá
ejercitar las mismas acciones contra el guardador principal y los subrogados,
computándose entonces los términos desde el día que llegue a la mayor edad o
cese la incapacidad.
Artos. 309-931 inc. 3º C.

TITULO VI
REGISTRO DEL ESTADO CIVIL DE LAS PERSONAS.
Capítulo I
Disposiciones preliminares

Arto. 499.- El estado civil es la calidad de un individuo en orden a sus
relaciones de familiares cuanto le confiere o impone determinados derechos y
obligaciones civiles.

Arto. 500.- Dicha calidad deberá constar en el Registro del Estado Civil, cuyas
actas serán la prueba del respectivo estado.
Artos. 564-565 C.; B.J. 11832-19302 Cons III 78/1966 Cons III.

Arto. 501.- La oficina se denominará Oficina del registró del Estado Civil, y
estará a cargo de un funcionario nombrado por la Municipalidad, y donde no la
hubiere, por el jefe superior correspondiente.
En las ciudades cabeceras de Distrito, los Registradores del Estado Civil,
deberán ser abogados, notarios, o instruidos en derecho.
B.J. pág 3276.

Arto. 502.- En cada ciudad, villa y pueblo de la República, habrá esa oficina.
Los sueldos del Registrador y secretario y los gastos del despacho, saldría de
los fondos municipales.
Arto. 508 C.

Arto. 503.- En el Registro Civil se asentarán:

lº Los nacientes.

2º Los matrimonios.
3º La legitimación de los hijos.
4º El reconocimiento de los hijos ilegítimos.
5º Las emancipaciones y declaraciones de mayoría de edad.
6º El discernimiento de las guardas.
7º Las defunciones.
8º Las sentencias de separación de cuerpos, de divorcio, nulidad de matrimonio y
declaración de ausencia.
Artos. 555 C,; 1527 Pr.

Arto. 504.- Cada una de estas circunstancias se registrará en un libro separado,
en el cual se dejará la tercera parte de la anchura del papel para margen; y en
éste se anotarán todas las incidencias y modificaciones que sufra el estado
civil. Los libros se renovarán cada año.
Arto. 511 C.; B.J. 16481 Cons V.

Arto. 505.- Se llevará un duplicado de los libros expresados en el artículo
anterior, en el cual se copiaran inmediatamente y con toda exactitud las actas
respectivas. Las copias serán autorizadas por el funcionario encargado del
Registro, y los libros que las contengan, serán depositados en el Archivo
general de la República, cada año.
Arto. 567 C.; B.J. 16481 Cons V-539/1964 396/1965.

Arto. 506.- Estos libros serán costeados por los fondos municipales de la
respectiva población, o por el Erario donde no hubiere Municipio.

Arto. 507.- El encargado de la Oficina del Registro del Estado Civil, autorizará
las partidas y razones que asiente con la firma de un secretario que nombrará de
antemano, y en defecto de éste, con la de un notario o las de dos testigos.
B.J. 11/1963-506/1964 508/1965.

Arto. 508.- El encargado de la oficina del Registro, tendrá jurisdicción para
hacer efectivas sus providencias, sobre los agentes de policía, jefes de cantón,
comisarios y jueces de la mesta de la ciudad, villa, pueblo o comarca
correspondiente.

Arto. 509.- Son funciones y deberes del encargado de la Oficina del Registro del
Estado Civil:
1º Llevar los libros de que trata el Arto. 504, foliados y rubricados en la
primera y última hoja por el Alcalde de la ciudad o jefe del lugar, expresando
el número de folios que comprenden.
2º Asistir a su despacho diariamente y a las horas que haya fijado la
Municipalidad o jefe, las cuales no podrán ser menos de cuatro.
3º Asentar inmediatamente se le pidan, las partidas a que se refiere el Arto.
503.
Si los nacidos, casados, legitimados, reconocidos, emancipados, autorizados para
la guarda, muertos, separados de cuerpos, divorciados o declarados ausentes,
fueren de otra jurisdicción, siempre sentará la partida del caso, sacará
certificación de ella en papel común y la remitirá al funcionario encargado del
Registro en la jurisdicción correspondiente.
4º Observar en todas las partidas que asiente los requisitos que siguen:
a) El asiento se hará en forma de acta verbal sin abreviaturas, raspaduras ni
números, y sin insertar nada que le sea extraño.
b) Al pie de ella se salvarán los errores, si los hubiere habido, y después de
concluida, se leerá a los interesados.
c) Las partidas serán firmadas por los interesados, si supieren y quisieren, el
encargado del Registro y su secretario, todos con firma entera. Si los
interesados no supieren o no quisieren firmar, se pondrá razón de esta
circunstancia.
d) Se extenderán las partidas una en pos de otra, por orden numérico; pero con
la debida separación de fecha, y a su margen izquierdo se pondrán el nombre y

apellido del nacido, de los casados , legitimados, reconocidos, emancipados,
guardadores y pupilos, de los muertos, separados de cuerpos, divorciados y
ausentes, respectivamente.
e) Dar las certificaciones que se le pidan de las partidas correspondientes.
Estas certificaciones serán autorizadas por el Registrador y su secretario en
papel sellado de vente centavos, devengando los derechos que le designen los
aranceles generales. Cuando las certificaciones fueren exigidas por la
autoridad, se extenderán al pie del auto u orden, sin exigir por ello ningún
derecho.
f) Asentar en un libro de razones que también llevará, constancia de las
certificaciones que expidiere, expresando en ella, el día, mes y año y la
persona o funcionario a quien se hubiere dado la certificación.
g) Cuidar de la seguridad de los libros de su cargo, a fin de evitar que sean
sustraídos, alterados o destruidos.
h) Enviar al jefe Político respectivo en todo el mes de junio un estado de los
nacidos, muertos y casados durante el año.
B.J. 11860-12862 (16l) 16481 Cons V-508/1964-363/1965-398/1965.

Capítulo II
Del registro de nacimientos

Arto. 510.- Todo padre de familia o cabeza de familia, en cuya casa se verifique
un nacimiento, está obligado a hacerlo presente al funcionario del Registro
Civil, a más tardar dentro de ocho días subsiguientes al suceso.Debe declarar a
dicho funcionario:
1º Qué día y hora se verificó el nacimiento.
2º El sexo y nombre del recién nacido.
3º Quien es la madre y su estado, si la madre puede aparecer.
B.J. pág. 2336.
4º Quién es el padre, si fuere conocido y pudiere aparecer.
Arto. 532 C.
Se entiende que no pueden aparecer los que por motivos de honestidad o decoro,
tengan inconveniente para ello.
Arto. 221 C.; B.J. pág. 3571.

Arto. 511.- En la inscripción de nacimiento se anotará cualquiera otra
inscripción que posteriormente se haga en el Registro relativa a la misma
persona.

Arto. 512.- Si el recién nacido tuviere o hubiere tenido uno o más hermanos del
mismo nombre, se declarará su orden en la filiación, anotando las partidas de
muerte de los hermanos anteriores que tuvieron el mismo nombre.

Arto. 513.- A falta del padre de familia, tendrán obligación de dar el parte al
Registro del Estado Civil, los parientes del recién nacido o cualquiera persona
que haya asistido al parto.

Art. 514.- Las personas en cuya casa se exponga un recién nacido, están
obligadas a dar conocimiento del hecho en el mismo término señalado en el Arto.
510 al funcionario encargado del Registro del Estado Civil, puntualizando en
cuanto sea posible las circunstancias de que trata el Arto. 510; y en todo caso,
el día, hora, mes, año y lugar del hallazgo, la edad aparente del expósito y
todas las señales particulares que puedan servir para el futuro reconocimiento
de la misma criatura.
Arto. 320 C.
Igual obligación tienen los que encuentran a un niño recién nacido al aparecer
abandonado en cualquier lugar poblado o despoblado.

Arto. 515.- La muerte del niño recién nacido no exime de la obligación de dar
parte al encargado del Registro Civil, ni a éste de la de asentar las partidas
correspondientes de nacimiento y defunción en los libros respectivos.

Arto. 516.- Siendo el hijo nacido durante el matrimonio o en tiempo en que
legalmente debe reputarse nacido dentro él, no puede ser admitido en el Registro
declaración en contrario, aunque la madre diga no ser de su marido, o éste
afirme que el hijo no es suyo.

Arto. 517.- En ningún caso se podrá asentar una partida en que se le dé al
nacido el calificativo de legítimo o ilegitimo o cualquier otro.
(Reforma contenida en el Dec. 1743 Gaceta Nº 263 1970)

Arto. 518.- Si naciere un niño de padres nicaragüenses durante un viaje por mar,
deberá redactarse el acta de nacimiento dentro de las veinticuatro horas, en los
buques de guerra nacionales, ante el capitán o el que haga sus veces, y en los
mercantes nacionales, por el capitán o patrón o el que lo sustituya en sus
funciones. Se inscribirá el acta de nacimiento al final del rol o lista de la
tripulación.

Arto. 519.- En el primer puerto a que el buque arribe, si estuviere en país
extranjero y residiere en él un Agente Diplomático o consular de Nicaragua.
deberán el capitán o patrón, depositar en poder de aquel funcionario una copia
autorizada de las actas de nacimiento que hubieren redactado; y dicho
funcionario, las trasmitirá por la vía correspondiente al encargado del Estado
Civil del lugar en que se habría inscrito el nacimiento del niño, si se hubiera
efectuado en Nicaragua.
Si el puerto fuere nicaragüense, se depositarán las actas originales en mano de
la autoridad marítima, quien la transmitirá al competente Registro del Estado
Civil.

Arto. 520.- En caso de nacimiento de un niño de padres nicaragüenses durante un
viaje por mar, en buque que no sea de guerra o mercante nacionales, el padre o
madre o familiares, al llegar a un puerto donde existiere algún Agente
Diplomático o consular de la República, deberán darle aviso del nacimiento para
la inscripción y efectos de que trata el Arto. 519Si el niño ha nacido estando
ya la madre en viaje para Nicaragua, el aviso se dará al competente Registro, a
más tardar dentro de quince días, contados del arribo de los padres a su
vecindario.

Arto. 521.- Los jefes o administradores de los hospitales, hoteles, casas de
maternidad, hospicios y otros establecimientos semejantes, están obligados a dar
parte al Registrador de los nacimientos ocurridos en dichos establecimientos, a
más tardar dentro de veinticuatro horas, haciendo las indicaciones de que habla
el Arto. 510.

Arto. 522.- Si el parto es de gemelos, se hará mención de ello en cada una de
las partidas, expresándose el orden de los nacimientos.
B.J. 18804

Capítulo III
Registro de matrimonios

Arto. 523.- El funcionario encargado del Registro del Estado Civil, sentará en
el libro de matrimonios la partida correspondiente, expresando:

1º El día, mes, año y juzgado ante quien se verificó el matrimonio.
2º El nombre, apellido, estado anterior, profesión u oficio y domicilio de los
cónyuges: el nombre y apellido del juez, Párroco o Autoridad Eclesiástica ante
quien se celebró el matrimonio.

B.J. pág. 6347.
3º El nombre y apellido, edad, profesión y domicilio de los testigos que lo
presenciaron.
En la partida de matrimonio se anotara cualquiera otra inscripción que
posteriormente se haga en el Registro, relativa a alguno de los cónyuges.
B.J. 2434-2816-3569. 13754 Cons I-1500 Cons III-18818-19991.

Arto. 524.- Todo varón que se casare estará obligado a dar parte al funcionario
encargado del Registro Civil, en la jurisdicción en que se celebra el
matrimonio, a más tardar dentro de cinco días de haberse verificado su enlace,
especificando los pormenores de que trata el artículo anterior.
B.J. 2434-2816-3569-11150-11860-12390-13038
(338)-13454 Cons I-15001 Cons III-15838-18827.

Arto. 525.- Las constancias o certificados de matrimonios celebrados por
nicaragüenses fuera de la República, una vez autenticados en forma, se copiarán
integralmente en el libro correspondiente por el funcionario encargado del
Registro del Estado Civil del domicilio en que residan los esposos.
Artos. 106-593 C.

Arto. 526.- Cuando en un juicio civil o criminal resulte declarada la
celebración de un matrimonio que no se hallare inscrito en el Registro
respectivo o que lo hubiere sido con exactitud se pondrá copia en dicho libro de
la ejecutoria que servirá de prueba del matrimonio.
Artos. 233 Nº 1-576-2363 C.; B.J. 13754 Cons I.

Arto. 527.- Cuando se declare nulo un matrimonio por la autoridad
correspondiente, ésta remitirá testimonio de la sentencia ejecutoriada al
funcionario encargado del Registro Civil respectivo, quien lo custodiará
formando legajo con los otros que se le envíen, y pondrá al través de la partida
que correspondas, la razón de haberse anulado el acto y el motivo de la
anulación, y citará el folio concerniente al testimonio.
Cuando el matrimonio se hubiere disuelto por muerte de ambos cónyuges o de
alguno de ellos, se pondrá también razón al través de la partida que
correspondas, de haberse éste disuelto y el motivo de la disolución, citándose
el folio concerniente a la partida de defunción respectiva.
Se autorizarán dichas razones por el funcionario y su secretario, poniendo firma
entera y expresando la fecha en letras.

Arto. 528.- Cuando se haya celebrado un matrimonio in artículo mortis. se hará
un nuevo asiento en el Registro, tan luego se presente la justificación que
previene la ley, poniéndose nota de referencia al margen de la primera
inscripción.
Arto. 130 C.

Capítulo IV
Registro de legitimación por subsiguiente matrimonio

Arto. 529.- Cuando en el acto de celebrarse el matrimonio, los cónyuges
declararen que antes de él han tenido hijos a quienes por el matrimonio
confieren la legitimación, el Juez lo expresará así en el acta del matrimonio,
indicando el nombre y la edad de los reconocidos; y el Registrador hará constar
al través de la partida de nacimiento de éstos, su legitimación por medio del
matrimonio de sus padres, cuya partida y fecha se enunciaran también en la
razón.
Arto. 238 C.

Arto. 530.- En cualquier tiempo, después de celebrado el matrimonio, pueden los
padres presentarse personalmente o por medio de apoderado especial escriturario,
ante el funcionario encargado del Registro Civil, manifestando su libre y

espontánea voluntad de legitimar a los hijos que procrearon antes del
matrimonio. A continuación dicho funcionario extenderá una acta circunstanciada
en que expresará el lugar, hora, día, mes y año, los nombres y apellidos,
profesión, edad y domicilio de los cónyuges, la voluntad espontanea expresada
por éstos para hacer la legitimación por medio del matrimonio que celebraron y
cuya partida se indicará; y el nombre y edad de cada uno de los legitimados,
procediéndose en lo demás con entero arreglo al artículo anterior.
Arto. 238 C.
El acta será firmada por el encargado del Registro, los cónyuges legitimantes o
sus apoderados, y el secretario del despacho.
Si los interesados pidieren certificación del acta de legitimación, se les dará
en el papel sellado correspondiente.
Arto. 509 inc. e) C.; B.J. 363/1965.

Arto. 531.- Cuando la legitimación se hiciere por escritura pública, deberá
inscribirse en el Registro del Estado Civil, poniéndose razón de la inscripción
al pié de dicha escritura, la cual se hará constar también al través de las
partidas de nacimiento de los hijos legitimados.
Arto. 533 C.

Capítulo V
Registro de reconocimiento de hijos ilegítimos

Arto. 532.- Cuando el padre reconozca a un hijo ilegítimo en el acta de
nacimiento, deberá firmar el acta del Registro en prueba del reconocimiento; o
si no pudiere hacerlo en persona, dará autorización en poder escrito ante
Notario. El Registrador no admitirá la declaración de paternidad que no sea en
esta forma, e igualmente deberá procederse respecto de la madre.
Arto. 222-240-510 Nº4-1017-3358 inc 2º C.B.J. 14017 Cons II-15666-16608-17713-
487/1962 Cons. II.

Arto. 533.- Cuando el reconocimiento de los hijos ilegítimos se haga por
escritura pública, se procederá como está dispuesto en el artículo anterior,
respecto a la inscripción.
Lo mismo se hará cuando el reconocimiento se verifique por acto testamentario.La
ejecutoria en que se declare la filiación deberá anotarse al margen del registro
del nacimiento, haciéndose la correspondiente inscripción.
Arto. 531 C.; B. J. 2816-15313-156l6-15666

Capítulo VI
Registro de emancipaciones y declaraciones
de mayor edad

Arto. 534.- En los casos de emancipación por matrimonio no se formará acta
separada; el encargado del Registro anotará las respectivas actas de nacimiento
de los cónyuges, expresando al margen de ellas quedar éstos emancipados en
virtud del matrimonio, y citando la fecha en que éste se celebró, así como el
número y la foja del acta relativa.

Arto. 535.- Las actas de emancipación por voluntad del que ejerza la patria
potestad, se formarán insertando a la letra la levantada por el Juez que
autorizó la emancipación, y se anotará en el acta de nacimiento, expresando al
margen de ella quedar emancipado el menor, y citando la fecha de la emancipación
y el número y foja del acta relativa.

Arto. 536.- Si en la oficina en que se registra la emancipación no existe el
acta de nacimiento del emancipado, el encargado del Registro retira copia del
acta de emancipación al del lugar en que se registra el nacimiento para que haga
la anotación correspondiente.

Arto. 509 inc. 3º C.

Capítulo VII
Registro de discernimiento de guardas

Arto. 537,- Todo guardador deberá hacer inscribir en el Registro la guarda
dentro de cinco días a más tardar de haberse obtenido el discernimiento de la
guarda.
Arto. 414 C.

Arto. 538.- El registro de la guarda contendrá, para cada clase de ellas, una
partida especial en la que deberá anotarse:
El nombre y apellido, la condición, edad y domicilio de la persona sujeta a la
guarda.
El nombre y apellido, condición y domicilio del guardador, lo mismo que el
nombre y apellido, condición y domicilio del fiador.
El testimonio de la sentencia de discernimiento de la guarda.
El día en que comenzó a ejercerse.
La fecha del inventario y la suma total de éste, tan luego se verificare.

Arto. 539.- Se llevará nota en el Registro de los estados anuales de la
administración del guardador y de sus resultados.

Arto. 540.- Si el domicilio del guardador se cambiare o trasladare a otro
distrito judicial, el guardador declarará este hecho en el Registro. haciendo
nueva inscripción en el del nuevo domicilio a que se haya trasladado la guarda.
Arto. 421 C.

Arto. 541.- Las guardas a que están sujetos los condenados a interdicción civil,
se inscribirán conforme a las reglas anteriores y se copiará la sentencia
ejecutoriada en que se imponga dicha pena.
Los Jueces, Representantes del Ministerio Público, y Registradores cuidarán del
exacto cumplimiento de estas disposiciones.

Capítulo VIII
Registro de defunciones

Arto. 542.- Toda defunción que ocurriere en el territorio nicaragüense, debe
inscribirse en el Registro del Estado Civil.
B.J. 17857.

Arto. 543.- La inscripción de defunción además de las declaraciones generales
que fuere posible obtener, mencionará:
1º El día, hora, mes, año y lugar del fallecimiento.
2º El nombre, sexo, apellido, edad, nacionalidad y domicilio del difunto.
3º Los nombres, domicilio, nacionalidad y profesión de los padres del muerto, si
de eso hubiere noticia.
4º El nombre del otro cónyuge, si el fallecido hubiera sido casado o viudo.
5º La enfermedad o causa de la muerte, si es conocida.
6º Si testó o no, en que forma y ante quien.
B.J. 13654

Arto. 544.- Si apareciere el cadáver de una persona cuya identidad no sea
posible reconocer, la inscripción deberá expresar:
1º El lugar donde fue hallado el cadáver.
2º El estado en que se hallare.
3º Su sexo y la edad que represente.
4º El vestido que tenía y cualquiera otras circunstancias o indicios que se
encontraren y puedan servir para identificar la persona del extinto.

Si después se reconoce la identidad del muerto, se completará la inscripción con
los esclarecimientos obtenidos, los cuales se harán constar al través de la
partida primitiva que se asentó antes de la identificación del difunto.

Arto. 545.- Están obligados a dar parte de la defunción ocurrida, el cónyuge
sobreviviente: en su falta los ascendientes y los descendientes mayores de edad;
en falta de éstos, los parientes más cercanos que vivieren en la casa del
difunto: en defecto de éstos, el médico o cirujano que asistió a la persona de
cuya defunción se trata; y en defecto de todos, el cabeza de familia extraño, en
cuya casa ocurrió la muerte.
Darán el expresado parte refiriendo las circunstancias de que trata el Arto.
543.
Cuando el fallecimiento ocurriere en una población, el parte de que trata el
inciso anterior se dará a más tardar dentro de veinticuatro horas de haber
ocurrido la muerte.
Cuando ocurriere en despoblado se dará dentro de igual término; pero en todo
caso, antes de la inhumación del cadáver, al Juez de la Mesta, o al Jefe de
Cantón o comisario más inmediato, para que éstos lo transmitan al encargado del
registro civil.
Arto. 580 C.

Arto. 546.- La misma obligación de dar parte tiene cualquiera persona que
encuentre un cadáver en casa inhabitada o fuera de ella en algún lugar en que
pareciere abandonado, expresando, en cuanto fuere posible, las circunstancias
del Arto. 543.
Arto. 250 Regto de Policía.

Arto. 547.- Si resultaren señales o indicios de muerte violenta o hubiere lugar
a sospechas por otras circunstancias, no se verificará el enterramiento del
cadáver sino después que el funcionario judicial o de policía respectivo
asistido por el Médico Forense, haya levantado acta sobre el estado del cadáver,
y demás circunstancias del caso, así como también respecto de las noticias que
se hayan podido adquirir sobre el nombre, apellido, edad, profesión,
nacionalidad y domicilio del difunto.
Arto. 253 Reglamento de Policía; B.J. 11871.

Arto. 548.- El funcionario judicial o de policía deberá inmediatamente
transmitir al encargado del Registro Civil del lugar en que haya muerto la
persona, las noticias enunciadas en el expedientes con arreglo a las cuales se
extenderá el acta de fallecimiento.
B.J. 11871

Arto. 549.- En caso de muerte de una persona cuyo cadáver no ha sido posible
encontrarse, la autoridad de policía, formará expedientes acerca de este hecho,
y de las circunstancias de edad, profesión, domicilio, nacionalidad, etc. etc.;
y lo enviará al registro del Estado Civil respectivo para que lo custodie y haga
la inscripción correspondiente en vista de los datos.

Arto. 550.- Los Jefes o administradores de los hospitales, hospicios de
huérfanos, colegios, hoteles y otros establecimientos semejantes, están
obligados a transmitir el aviso, con las indicaciones del Arto. 547, dentro de
veinticuatro horas.

Arto. 551.- En caso de muerte ocurrida a bordo de una embarcación que navegue en
aguas de Nicaragua, será obligado a dar el parte de que trata el Arto. 543, en
cuanto fuere posible, al Comandante del puerto de la República a donde la
embarcación llegue, el capitán o el que mande la embarcación, a fin de que el
Comandante prevenga al que lleva el Registro Civil de la comprensión, proceda a
registrar la defunción en el libro correspondiente.
Cuando la defunción hubiere acaecido en alta mar en buque que navegue con
bandera de la República, tendrá el que lo mande o el capitán igual obligación.

Lo mismo se procederá, si la defunción se verificare a bordo de un buque de la
República cualquiera que sean las aguas en que navegue.

Arto. 552.- Respecto de los que murieren en campaña o en algún combate o
encuentro de armas efectuado dentro o fuera de la República y en que hubieren
tomado parte tropas nicaragüenses o extranjeras al mando de jefes nicaragüenses,
es obligación del que manda la tropa dar parte al Ministerio de la Guerra en el
menor término posible, de las muertes ocurridas, expresando las circunstancias
del Arto. 543 en cuanto fuere posible. El Ministro las comunicará a quienes
correspondas para las inscripciones respectivas.Igual obligación se impone a los
que manden la tropa respecto de los nacimientos que ocurran.

Arto. 553.- En caso de muerte de alguna persona en cuartel o cárcel, o por
consecuencia de la ejecución de pena capital, el jefe del establecimiento o del
cuerpo, el Alcaide de las cárceles o el funcionario que haya presidido el acto
de la ejecución, dará cuenta de ella al Registrador respectivo; pero no se hará
mención en la partida de esa circunstancia.

Arto. 554.- Los encargados del cuidado de los cementerios, darán cuenta cada
quince días al registrado, de las inhumaciones de los cadáveres que durante ese
tiempo se hubieren efectuado, con designación del nombre, apellido y domicilio
de la persona muerta.

Arto. 555.- En los casos de inundación, incendio o cualquier otro desastre en
que no sea posible reconocer el cadáver, se formará el acta por la declaración
de los que lo hayan recogido expresando en cuanto fuere posible, las serias del
mismo y de los vestidos u objetos que con él se hayan encontrado.
Arto. 47 C.

Arto. 556.- Si no aparece el cadáver, pero hay certeza de que alguna persona ha
sucumbido en el lugar del desastre, el acta contendrá la declaración de las
personas que hayan conocido a la que no aparece, y las demás noticias que sobre
el suceso puedan adquirirse.
Arto. 549 C.

Arto. 557.- Si alguno muriere durante un viaje por mar, se redactará el acta de
defunción por las personas designadas en el Arto. 518, observándose las
disposiciones de los artículo 519 y siguientes.
Cuando a consecuencia de un desastre hubiere- muerto todos los que iban a bordo,
la autoridad marítima nicaragüense, demostrado el desastre, hará inscribir la
respectiva declaración en cada uno de los registros a que respectivamente
pertenecieran las personas fallecidas.
En el caso de que hubiese muerto parte de la tripulación y pasajeros, y
figuraren entre los fallecidos los capitanes, sustitutos o patrones se
redactarán las actas de defunción, sirviendo de base a estas actas las
declaraciones de los supervivientes.

Arto. 558.- En caso de naufragio en aguas extranjeras de buques de guerra o
mercantes nacionales, el respectivo Agente diplomático o cónsul, cuando fuere
posible, asentará las partidas de los fallecidos en los términos del inciso 2º
del articulo anterior, de la manera y para los efectos que se fijan en el Arto.
519.
Si el naufragio ha sido respecto de buques que no son nacionales, el Agente
diplomático o consular, procederá en iguales término respecto de los
nicaragüenses fallecidos.

Arto. 559.-. Cuando se legitime por subsiguiente matrimonio a un hijo difunto
para conferir a sus descendientes el beneficio de la legitimación, se tomarán de
ésta al margen de la partida de nacimiento y de la partida de defunción.
Arto. 242 C.

Capítulo IX
Registro de sentencias de separación de cuerpos, de
divorcio, anulación matrimonios y declaración de ausencias.

Arto. 560.- Toda sentencia de separación de cuerpos deberá inscribirse en el
Registro, expresando:
1º El nombre, apellido, profesión, edad y domicilio de los cónyuges.
2º El Juez o Tribunal que dicta la sentencia, y su fecha.
3º Los nombres de los hijos menores habidos en el matrimonio o que por él
frieron legitimados.
De la inscripción correspondiente, se tomará razón al margen de la del
matrimonio.
Si los cónyuges volvieren a unirse, se tomará también razón, en la misma forma,
de la sentencia que declare la cesación de los efectos de la separación de
cuerpos.

Arto. 56l.- Las sentencias que decreten el divorcio contencioso o voluntario,
deberán inscribirse, observándose los requisitos establecidos en el artículo
anterior; y lo mismo se hará respecto de las sentencias que declaran la nulidad
de un matrimonio.
Artos. 181-196-527 C.

Arto. 562.- La declaración de ausencia de una persona, deberá ser inscrita
expresándose:
1º El nombre y apellido, profesión y domicilio del desaparecido.
2º La sentencia que declara la ausencia, su fecha y copia de la parte
resolutiva.
3º Los nombres y apellidos y domicilio de las personas a quienes se haya
conferido la posesión de los bienes.
La guarda del ausente se inscribirá, observándose los requisitos establecidos en
el Capítulo VI.
También se inscribirá la cesación de la guarda del ausente, anotándose en la
primera inscripción.

Capítulo X
Disposiciones generales

Arto. 563.- Los ministros de cualquier culto o funcionarios, al celebrar un
matrimonio, y al verificar un enterramiento, darán aviso al Registrador. igual
obligación, tendría el cartulario que autorice el contrato de las capitulaciones
matrimoniales.
Artos. 153-524 C.; B.J. 11470.

Arto. 564.- Las certificaciones de las partidas de nacimiento, de matrimonio o
de defunción, extendidas en debida forma por el Registrador, lo mismo que las
referentes a la legitimación, reconocimiento de los hijos ilegítimos, y demás
actos sujetos a inscripción, harán prueba del respectivo estado civil, así en
juicio como fuera de él.
Arto. 500 C. B.J. 539-1277-2087-3930 Cons. II-76l2-9498-11038 Cons III-1272-
11832-13988-15001 Cons II-15181 Cons II-18818-19628 Cons I-19872
Cons I.

Arto. 565.- Se presume la autenticidad y pureza de las partidas del Registro
Civil, si estuvieren extendidas en debida forma; pero podrán impugnarse,
probando la no identidad personal, esto es, el hecho de no ser una misma la
persona o personas a que el documento se refiere, con aquellas a quienes se
pretende aplicar.

También se pueden impugnar las partidas probando la falsedad de su
contenido.Podrá asimismo declararse nula la partida que no esté, extendida con
las solemnidades legales.
B.J. 3571-11272-14071 Cons. II-15001 Cons III-16481 Cons V.

Arto. 566.- En caso de haberse omitido alguna partida en alguno de los libros
del año respectivo, ya existiendo el Registro, se admitirán sumariamente las
pruebas que se señalarán adelante, con audiencia del Ministerio Público y demás
interesados.
Conocerá el Juez de Distrito respectivo, y declaradas bastante las probanzas.
dictará el correspondiente fallo, cuya certificación servirá al Registrador para
la inscripción de la partida y anotación al margen del lugar en que fue omitida.
Las diligencias originales las conservará éste en su oficina, poniendo
constancia al pie de ellas de la inscripción con señalamientos del número y
fecha de la partida y de la página del libro en que se asentó.
B.J. 218-336-539-2434-2816-3569-11150-13754. Cons. I-15001 Cons. II-15011-15747-
16685-17242-17262-17569-17705-18366-19991-20031-363/1965.

Arto. 567.- Cuando no hayan existido registros, o se hayan perdido, o estuvieren
rotos o borrados, o faltaren las hojas en que se pueda suponer que estaba el
acta, o haya habido interrupción en los asientos del Registro, también se podrá
recibir prueba del acto, haciendo constar estas circunstancias pero si existe el
duplicado previsto en el Arto. 505, la certificación de éste extendida por el
encargado del archivo, hará plena prueba.
La comprobación se hará por el mismo funcionario de que habla el articulo
anterior, observando lo prescrito en él, en lo que fuere aplicable.
Si la falta de los registros, su destrucción, pérdida o interrupción, hubiere
acaecido por dolo del requirente, denunciado por el Registrador, Ministerio
Público u otra persona, no podrá el interesado ser admitido a la prueba
autorizada en este artículo.
B.J. 218-336-571 Cons. IV-2087-3931 Cons. II-10795-15001 Cons II 15747-17705-
19302 Cons IV-182/1964

Arto. 568.- Las pruebas supletorias consistirán en declaraciones de testigos que
hayan presenciado los hechos constitutivos de que se trate, o en documentos. En
defecto de estas pruebas, podrá probarse el estado civil de que se trate, por
certificación de las partidas sacadas de los libros parroquiales, con tal que el
acto se refiera a una fecha anterior a la emisión de la ley de Registro Civil, y
por medio de la notoria posesión de dicho estado.
B.J. 218-336-576 Cons. IV-1350-3931-4877 Cons. IV-7216

Arto. 569.- La posesión notoria del estado del matrimonio consiste en haberse
tratado los supuestos cónyuges como marido y mujer en sus relaciones domésticas
y sociales, y haber sido la mujer recibida en ese carácter por los deudos y
amigos del marido y por el vecindario del domicilio en general.
B.J. 92-2087 Cons. II-4681 Cons. II-4877.

Arto. 570.- La posesión notoria de hijo legítimo y de ilegítimo reconocido,
consiste, en que sus padres le haya tratado como tal, proveyendo a su educación
y establecimiento de un modo competente y presentándole en ese carácter a sus
deudos y amigos, y que éstos y el vecindario de su domicilio, en general, le
hayan reputado y reconocido como hijo legítimo o ilegítimo reconocido de sus
padres.
Arto. 225 Nº3 C.B.J. 2087 Cons. II-3914 Cons. VIII-4877-5148-9044-11832-15947-
17705-18696.

Arto. 571.- Para que la posesión notoria del estado civil se reciba come prueba
de éste, deberá haber durado diez años continuos, por lo menos.
B.J. 504 Cons. III-757 Cons. III-2087 Cons. II-3914 Cons. VIII-4536 Cons. II-
4877-5148-9044-15747-1606l Cons. II.

Arto. 572.- Exige la posesión notoria del estado civil, un conjunto de
testimonios fidedignos que la establezcan de un modo irrefragable,
particularmente en el caso de no explicarse y probarse satisfactoriamente la
falta de la respectiva acta, o la pérdida o extravío del Registro en que debiera
encontrarse.
B.J. 757 Cons. III-4877-5148-10060-Cons. I-11832-13988-15747.

Arto. 573.- Cuando fuere necesario calificar la edad de un individuo para la
ejecución de actos o el ejercicio de cargos que requieran cierta edad, y no
fuere posible hacerlo por documentos o declaraciones que fijen la fecha de su
nacimiento, se le atribuirá una edad media entre la mayor y la menor que
parecieren compatibles con el desarrollo y aspecto físico del individuo.El Juez
para establecer la edad, oirá el dictamen del Médico Forense o de otros
facultativos.
Arto. 388 C.; B.f. pág. 1350.

Arto. 574.- Los encargados del Registro del Estado Civil, percibirán por cada
certificado que extiendan, inclusive lo escrito, dos córdobas, y por el registro
de cada acta, veinticinco centavos de córdoba, si es del Libro corriente igual
derecho por cada año de antigüedad del Libro, si no se prefija el año; si se
determina el año en que la inscripción consta, llevará por todo un córdoba.La
contravención de lo dispuesto en este artículo estará sujeta a las penas
consignadas en el Arto. 574 Pn.
(Reforma contenida en el Decreto Nº 28 de Diciembre de 1950).

Arto. 575.- El Registro del Estado Civil de los nicaragüenses residentes o
transeuntes en países extranjeros, estarán a cargo de los respectivos cónsules,
vice-cónsules y agentes consulares, quienes lo llevarán en conformidad a las
prescripciones de este Título.
Arto. 593 C.; B.J. 14195-19315.

Arto. 576.- Es permitido en juicio comprobar el estado civil de una persona,
rindiendo las pruebas supletorias del caso, sin necesidad de verificarlo en
diligencias especiales.
Artos. 526 C.; 869 Pr.; B.J. pág. 4877 Cons. IV.-9935-11832-17705

Arto. 577.- El último día de cada mes se entenderá en los respectivos registros
una nota expresiva del número de personas a que se refieren las actas del
registro: esta nota será firmada por el respectivo encargado.

Arto. 578.- Firmada ya una inscripción no se podrá hacer en ella rectificación,
adición, ni alteración de ninguna clase, sino en virtud de sentencia dictada por
el Juez de lo Civil de Distrito respectivo, en juicio sumario y con audiencia
del Ministerio Público, del encargado del Registro y de las personas que se
mencionen en el acta como relacionadas con el estado civil de que se trate.La
sentencia se inscribirá en el Registro donde se hubiere cometido la
equivocación: a su margen y al de la inscripción rectificada, se pondrá una
suscinta nota de mutua referencia, sea que el fallo conceda o niegue la
rectificación.
Arto. 221-585 C.; B.J. 166l2-11132.

Arto. 579.- Si por alguna circunstancia extraordinaria se interrumpiere una
inscripción, cuando sea posible continuarla, se extenderá nuevo asiento, en el
que ante todo se expresará la causa de la interrupción. Al margen de la
inscripción interrumpida y al de la que sobre el mismo acto se haga después, se
pondrán notas de referencia.

Arto. 580.- La inscripción de la legitimación de los hijos, del reconocimiento
de los ilegítimos, de las emancipaciones, declaraciones de mayor edad y de las
sentencias de separación de cuerpos, divorcio, nulidad de matrimonio y

declaración de ausencia, se practicará dentro de ocho días a más tardar,
contados de la fecha de los respectivos actos.
Artos. 510-524-537-545 C.

Arto.581- Los apuntes dados por los interesados, y los documentos que presenten,
se anotarán poniéndoles el número del acta y el sello de la oficina del Registro
y se depositarán en el archivo, formándose un índice de ellos al fin.
B.J. 12272-12275.

Arto. 582.- Los actos y actas del estado civil relativos al mismo Registrador, a
su consorte o a los ascendientes, descendientes y hermanos de cualquiera de
ellos, no podrán autorizarse por el mismo Registrador; pero se sentará en el
mismo libro y se autorizarán por el alcalde del lugar, y donde no lo hubiere,
por la primera autoridad del lugar.

Arto. 583.- Para cada libro de inscripciones, se llevará uno de índice de los
Registros, con la debida separación de letras y por apellidos. Se renovarán cada
año.

Arto. 584.- (Reformado por Ley de 18 de Febrero de 1906 y
Derogado por Ley del 3 de Febrero de 1916).

Arto. 585.- No podrá darse certificación de una partida que haya sido
rectificada, sin insertar en ella la nota marginal de la rectificación.

Capítulo XI
De las penas

Arto. 586.- Los delitos cometidos contra el estado civil de las personas serán
castigados conforme al Código Penal.

Arto. 587.- El Registrador que no cumpliere con los deberes que le impone este
Título, será castigado con multa de veinticinco a cien pesos según la gravedad
de la falta; y es responsable criminalmente de las suplantaciones, alteraciones
o destrucción de las partidas o de alguno de los libros del Registro. También es
responsable de la pérdida de alguno de dichos libros o documentos que deba
custodiar, ocasionada por descuido o negligencia, e indemnizará a los
interesados los daños y perjuicios que su pérdida les irrogare.
La persona o personas que maliciosamente hicieren inscribir un asiento o partida
falsos o alterasen las partidas asentadas o certificaciones que de ellas se
dieren, serán considerados como falsarios para los efectos del Código Penal.
B.J. 16481 Cons. V-19991 Cons. II.

Arto. 588.- Las personas particulares a quienes en este Título se les impone el
deber de inscribir o de dar los avisos respectivos al Registrador, serán
castigados con una multa que no baje de diez pesos ni exceda de cincuenta, si no
cumplen con esa obligación.
B.J. 2816-3569-10795-11862-12279-17626

Arto 589.- Los funcionarios, párrocos, jueces, cartularios, y otros empleados a
quienes este Título les impone el deber de remitir al Registrador copias de
sentencias o de otros documentos, o que no den el aviso correspondiente,
sufrirán cada uno, en su caso, la multa de veinticinco a cien pesos.
Arto. 563 C.; B.J. 11860.

Arto. 590.- Las multas de que trata este Título se impondrán gubernativamente
por las Municipalidades, Jueces de Distrito y Cortes de Apelaciones, a los
inferiores culpables; y por el Registrador, a los ministros de cualquier culto,
cartularios, jefes de cantón, comisarios, jueces de la mesta, alcaides, demás
empleados y a los particulares de su jurisdicción.

Arto. 551 Reglamento de Policía. B.J. 2434-3569-12178-14195-16427 Cons. VI-
17857.

Arto. 591.- Las multas de que habla el artículo anterior ingresarán a los fondos
municipales respectivos.

Arto. 592.- De las resoluciones, previo depósito de las multas, conocerá sin
ulterior recurso la Sala de lo Civil de las Cortes de Apelaciones respectivas.

Arto. 593.- Cuando un nicaragüense hubiere nacido, contraído matrimonio o muerto
en país extranjero; y por ese motivo fuere embarazoso obtener los
correspondientes atestados de nacimientos, matrimonio o defunción, se admitirá
la correspondiente prueba supletoria; y ésta será bastante para que los
interesados hagan uso de sus derechos.
Artos. 106-525-567-568-575 C.

Arto. 594.- Cuando en el interior de la República, una persona muriere en
jurisdicción distinta de aquella en que su cadáver fuere inhumado, los
Registradores de una y otra jurisdicción, asentarán las partidas de muerte.
Artos. 509 inc. 3º-542 C.

Arto. 595.- Los Registradores del Estado Civil, bajo las penas establecidas en
este Título, darán cumplimiento a lo que establecen los artículos 106, 128, 133,
137, 181, 196, 232, 238, 282, 305, 320, 355, y 376 de éste Código.

LIBRO II
De la Propiedad, modos de
adquirirla, y sus diferentes
modificaciones
TITULO I
DISTINCIÓN DE LOS BIENES
Capítulo Único
De los bienes considerados en si mismo

Arto. 596.- Las cosas en cuanto procuran o sirven para procurar beneficios a las
personas que tienen derechos que ejercitar sobre las mismas, se llaman bienes.

Arto. 597.- Los bienes consisten en cosas que jurídicamente son muebles o
inmuebles.

Arto. 598.- Los bienes son muebles e inmuebles por su naturaleza, o por
accesión, o por su carácter representativo.

Arto. 599.- Son inmuebles por su naturaleza las cosas que se encuentran por si
misma inmovilizadas, como el suelo y todas las partes sólidas o fluidas que
forman su superficie y profundidad; todo lo que está incorporado al suelo de una
manera orgánica, y todo lo que se encuentra bajo el suelo sin el hecho del
hombre.

Arto. 600.- Son inmuebles por accesión las cosas muebles que se encuentran
realmente inmovilizadas por su adhesión al suelo, con tal que esta adhesión
tenga el carácter de perpetuidad.

Arto. 601.- Son también inmuebles los bienes muebles que se encuentran puestos
intencionalmente como accesorios de un inmueble, por el propietario de éste, sin
estarlo físicamente.
Artos. 605-2584-3532-3774 C.; B.J. 13247 (547).

Arto. 602.- Son inmuebles por su carácter representativo los instrumentos
públicos de donde constare la adquisición de derechos reales sobre bienes

inmuebles, con exclusión de los derechos reales de hipoteca y anticresis.
Artos. 1435-2584-3771-3899 C.

Arto. 603.- Lo dispuesto en los artículo anteriores no se opone a las
inmovilizaciones decretadas por ley especial para ciertos y determinados fines.
B.J. 13865 Cons. IV.

Arto. 604.- Son muebles las cosas que pueden transportarse de un lugar a otro,
sea moviéndose por sí mismas, sea que sólo se muevan por una fuerza externa, con
excepción de las que sean accesorias a los inmuebles.
Arto. 859 C.; B.J. 2098.-13334 (634).

Arto. 605.- Las cosas muebles destinadas a formar parte de los predios rústicos
o urbanos, sólo tomarán el carácter de inmuebles, cuando sean puestas en ellos
por los propietarios o sus representantes o por los arrendatarios en ejecución
del contrato de arrendamiento.

Arto. 606.- Cuando las cosas muebles destinadas a ser parte de los predios
fueren puestas en ellos por los usufructuarios, sólo se consideran inmuebles
mientras dura el usufructo.

Arto. 607.- Las cosas muebles se dividen en fungibles y no fungibles. También se
disiden en consumibles. Artos. 1493-2812-3391-3416-3421 C.
Son cosas fungibles aquellas en que todo individuo de la especie equivale a otro
individuo de la misma especie y que pueden sustituirse las unas por las otras de
la misma calidad y en igual cantidad. Las no fungibles son aquellos que carecen
de estas condiciones.
Son cosas consumibles aquellas cuya existencia termina con el primer uso y las
que terminan para quien deja de poseerlas por no extinguirse en su
individualidad.
Son cosas no consumibles las que no dejan de existir por el primer uso que de
ellas se hace, aunque sean susceptibles de consumirse o de deteriorarse después
de algún tiempo.

Arto. 608.- Cuando en la ley civil o en los actos y contratos, se use de la
expresión bienes o cosas inmobiliarias, sin otra calificación, se comprenderán
en ella, tanto las que sean inmuebles por naturaleza o mediante la acción del
hombre, como las que sean por disposición de la ley. Cuando se use simplemente
de la expresión inmuebles, cosas, o bienes inmuebles, significará aquella los
que lo sean por naturaleza o mediante la acción del hombre.
De la misma manera, la expresión bienes o cosas mobiliarias, comprenderá los
muebles que lo sean por naturaleza, como los que deban su nombre a disposición
de la ley; y por las palabras muebles, cosas o bienes muebles, se entenderán
únicamente los objetos materiales que por naturaleza sean muebles.
Arto. 1124 C.

Arto. 609 -Siempre que en los actos y contratos se use de la expresión muebles
de tal casa o predio, se comprenderán en ella únicamente lo que en términos
vulgares recibe los nombres de mobiliario, o utensilios o menaje, a no ser que
conocidamente sea otra la intención de las partes.

Arto. 610.- Las cosas o bienes con relación a las personas a quienes su
propiedad pertenezca o que puedan de ellas aprovecharse libremente, llámanse
públicas, comunes y particulares.

Arto 611.- Son públicas las cosas naturales o artificiales, apropiada o
producidas por el Estado o corporaciones públicas, y mantenidas bajo su
administración, de las cuales es lícito a todos, individual o colectivamente,
utilizarse, con las restricciones impuestas por la ley o por los reglamentos
administrativos. Pertenecen a esta categoría:

1º Los caminos. puentes y viaductos construidos y mantenidos a expensas de la
administración general o municipal.
2º Las aguas saladas de las costas, marismas, ensenadas, bahías, ríos y lechos
de los mismos.
3º Los lagos y lagunas y los canales y Corrientes de agua dulce navegables o
flotables con sus respectivos lechos o álveos, y las fuentes públicas.
Se entiende por corriente navegable la que durante el transcurso entero del año,
es a propósito para la navegación comercial en barcos de cualquier forma,
construcción y dimensiones; y por corriente flotable, aquellas que por la que
fuere costumbre derivar, con fines comerciales, objetos flotables, la que la
autoridad competente declarare de este uso.
Cuando únicamente fuere navegable o flotable una parte del río, a ésta ser
referirá solo la correspondiente calificación.
Entiéndese por lecho o álveo, la porción de superficie que la corriente cubre,
sin pasar al suelo natural y ordinariamente enjuto.
Los taludes o rampas, estribos o terrados, vallados, paredes de piedra y
cementos levantados artificialmente sobre la superficie natural de las orillas o
márgenes, no pertenecen al lecho o álveo de la corriente, ni son del dominio
público, si a la fecha de la promulgación de este Código no hubieren centrado en
aquel dominio en forma legal.
B.J. 915-5384-9378-9667-13004 (303)-15233 Cons. III-15487-16855 Cons. VII-17768-
18095-514/1964.

Arto. 6l2.- Son comunes las cosas naturales o artificiales no apropiadas
individualmente, de las cuales únicamente es permitido aprovecharse, conforme a
reglamentos administrativos, a los individuos comprendidos en cierta
circunscripción administrativa, o que forman parte de determinada corporación
pública.
Pertenecen a esta categoría:
1º Los terrenos municipales.
B.J. 458-4459.
2º Las Corrientes de agua no navegables ni flotables que, atravesando terrenos
municipales o departamentales o predios particulares, desembocan en el mar, en
corriente navegable o flotable; los lagos o lagunas sitios en terrenos
municipales o departamentales, y los estanques, fuentes o pozos construidos a
costa de las municipalidades.
La corriente navegable que durante cinco años consecutivos no sirviere para la
navegación, pasará a la categoría de corriente flotable.
La corriente flotable que durante cinco años consecutivos no sirviere para la
flotación, se incluirá en la categoría de las Corrientes de uso común.
El lecho o álveo del torrente o corriente de uso común que atraviesa un predio
particular o nace en él, forma parte integrante de dichos predio.
La propiedad del lecho o álveo de cualquier torrente o corriente de uso común
que pase entre dos o más predios, pertenece a éstos con las limitaciones y
servidumbres que en este Código se expresan.
A cada predio pertenece, en virtud de la ley, la porción del lecho o álveo
comprendido entre la línea marginal y la línea media de dicho lecho o álveo,
terminando superior e inferiormente con relación al curso de la corriente, por
dos líneas perpendiculares de la extremidad de la línea marginal del predio
sobre la línea media.
Los trozos de los lechos o álveos de los torrentes o Corrientes de uso común
atribuidos a los predios marginales, quedan sujetos a todas las servidumbres que
los reglamentos de policía general les impongan, para la conservación y limpieza
de los mismos lechos.
Se aplicarán a los lagos naturales de agua dulce, rodeados de predios
particulares y terrenos incultos públicos, municipales o departamentales, las
disposiciones de todos los incisos precedentes que fueren compatibles con la
naturaleza de sus aguas no corrientes.
B.J. pág. 5384-9378-12943 (242) Cons. II-14492-14957-15233 Cons. III-16855 Cons.
VII-17768.

Arto. 6l3.- Son particulares, las cosas cuya propiedad pertenece a personas
naturales o jurídicas, y de que nadie puede beneficiarse, sino aquellas personas
u otras por la mismas autoridades.
El Estado y las Municipalidades, considerados como personas morales, son capaces
de propiedad particular, y tienen los mismos derechos y obligaciones que las
personas civiles y naturales.
B.J. 5080 Cons. II-5588-7097 Cons. III-9378-15487.

Arto. 6l4.- Son bienes del Estado, todas las tierras que, estando situadas
dentro de los limites territoriales, carecen de otro dueño.
B.J. 8253-8549-1066l Cons. I-12989 (288).

TITULO II
DE LA PROPIEDAD
Capítulo I
De la propiedad en general

Arto. 6l5.- La propiedad es el derecho de gozar y disponer de una cosa, sin más
limitaciones que las establecidas por las leyes.
El propietario tiene acción contra el tenedor y el poseedor de la cosa para
reivindicarla.
Artos. 1434-1657-1665-1679-1680-1703-1715 C.;B.J. 964 Cons. II-3821-16l63-16l73.

Arto. 6l6.- Todo individuo es libre de disponer de sus propiedades sin
restricción alguna, por venta, donación, testamentos o cualquiera otro título
legal.
Del derecho de propiedad nacen las acciones reales y personales. Real es la que
se tiene sobre una cosa sin respecto a determinada persona; y personal, la que
se tiene sobre ciertas personas que, por un hecho propio o la sola voluntad de
la ley, han contraído las obligaciones correlativas.
B.J. 1094-16l73.

Arto. 6l7.- Nadie puede ser privado de la propiedad sino en virtud de ley o de
sentencia fundada en ésta. La expropiación por causa de utilidad pública, debe
ser calificada por la ley o por sentencia fundada en ella; y no se verificará
sin previa indemnización. En caso de guerra, no es indispensable que la
indemnización sea previa.
Si no precedieren esos requisitos, los jueces ampararán, y en su caso,
reintegrarán en la posesión al expropiado.
Artos. 2531 Nº1 C.; 57 Cn. B.J. 280-728 Cons. II-820 Cons. IV-1795-1903-2505
Cons. II-5119-6955-9660.

Arto. 6l8.- El propietario de un terreno es dueño de su superficie y de lo que
está debajo de ella, y puede hacer en él las obras, plantaciones y excavaciones
que le convengan, salvas las servidumbres, y con sujeción a lo dispuesto en las
leyes sobre minas y aguas y en los reglamentos de policía.
B.J. 14492-14747 Cons I.

Arto. 6l9.- El tesoro oculto pertenece al dueño del terreno en que se
hallare.Sin embargo, cuando fuere hecho el descubrimiento en propiedad ajena o
del Estado y por casualidad, la mitad se aplicará al descubridor.
Si los efectos descubiertos fueren interesantes para las ciencias o las artes,
podrá el Estado adquirirlos por su justo precio, que se distribuirá en
conformidad a lo declarado.
Artos. 705-713 y sigts- 1483 C.

Arto. 620.- Se entiende por tesoro, para los efectos de la ley, el depósito
oculto e ignorado de dinero, alhajas u otros objetos preciosos, cuya legítima
pertenencia no conste.

Arto. 621.- la propiedad de los bienes da derecho por accesión a todo lo que
ellos producen, o se les une o incorpora, natural o artificialmente.
Arto. 1848 C.; B.J. 14747 Cons. II.

Capítulo II
Del derecho de accesión respecto al producto
de los bienes

Arto. 622.- Pertenecen al propietario:
1º Los frutos naturales.
2º Los frutos industriales.
3º Los frutos civiles.
B.J. 14357 Cons. II.

Arto. 623.- Son frutos naturales las producciones espontáneas de la tierra y las
crías y demás productos de los animales.
Son frutos industriales los que producen los predios de cualquier especie a
beneficio del cultivo o de trabajo.
Son frutos civiles el alquiler de los edificios, el precio del arrendamiento de
tierras, los intereses de capitales exigibles o impuestos a fondo perdido y
otras cosas análogas.
Artos. 3174-3625 y sigts. C.; B.J, pág. 6337-8735 Cons. II.

Arto. 624.- El que percibe los frutos tiene la obligación de abonar los gastos
hechos por un tercero para su producción, recolección y conservación.

Arto. 625.- Los frutos que caigan de un árbol o arbusto sobre una finca vecina,
se considerarán como frutos de ésta.
Arto. 1684 C.
Esta disposición no se aplicará cuando el predio vecino esté destinado al uso
público, o cuando siendo de dominio particular no esté cerrado o acotado.

Arto. 626.- No se reputan frutos naturales o industriales, sino los que están
manifiestos o nacidos.
Respecto a los animales, basta que estén en el vientre de su madre, aunque no
hayan nacido.
Los animales sin marca ajena, que se encuentren en las tierras o propiedades, se
presumen propios del dueño de éstas, mientras no se pruebe lo contrario.

Capítulo III
Del derecho de accesión a los bienes inmuebles

Arto. 627.- Lo edificado, plantado o sembrado en predios ajenos y las mejoras o
reparaciones hechas en ellos, pertenecen al dueño de los mismos con sujeción a
lo que se dispone en los artículos siguientes.
Arto. 618 C. B.J. 1539-9348-13662(362) Cons.III-13392 Cons III-13423-14389-
16973-18652.

Arto. 628.- Todas las obras, siembras y plantaciones, se presumen hechas por el
propietario y a su costa, mientras no se pruebe lo contrario.
Arto, 618 C.; B.J. 1539-4068 Cons. II-6460 Cons. V-7153 Cons. III-7180 Cons. II-
7209-7211-9359-364-3062 (362) Cons III-3358 (658)-3392 Cons.
III-13423-4389-4672-14747 Cons II-6l73-6973-8210.

Arto. 629.- El propietario del suelo que hiciere en él por si o por otro,
plantaciones u obras con materiales ajenos, debe abonar su valor, y si hubiere
obrado de mala fe, estará además obligado al resarcimiento de daños y
prejuicios. El dueño de los materiales tendrá derecho a retirarlos sólo en el

caso de que pueda hacerlo sin menoscabo de la obra construida, o sin que por
ello perezcan las plantaciones, construcciones u obras ejecutadas.
Artos. 654-2893-3850 C. B.J. 4068 Cons. II-4445-5351 Cons. II-8623-9359-9364-
9401-1356l.

Arto. 630.- El dueño del terreno en que se edificare, sembrare o plantare de
buena fe, tendrá derecho a hacer suya la obra, siembra o plantación, previa la
indemnización establecida en los artículos 629 y 635, o a obligar al que fabricó
o plantó, a pagarte el precio del terreno, y al que sembró, la renta
correspondiente.
Artos. 1752-1754-3793 inc. 3º C. B.J. 3748 Cons. III–4068 Cons. lI-4445-5336
Cons. III-5351 Cons. II-6030-6992-7067-7153 Cons. III-7180 Cons. II-7209-7211-
7936 Cons. II-8623-9348-9364-9401-10428-10528 Cons. II-10575-11455 Cons. II-
12258-13392 Cons. IV-1356l-14115-14357 Cons. II-14389-14519 Cons.II-16973-17227-
17522-17665 Cons. III-1865294/1963-515/1963

Arto. 631.- Si en la construcción de un edificio se ocupare de buena fe, una
parte del fundo contiguo, y la construcción ha sido hecha con conocimiento y sin
oposición del vecino, el edificio y el área ocupados podrán ser declarados
propiedad del constructor, quien en todo caso, quedará obligado a pagar al
propietario del suelo, el duplo del calor de la superficie ocupada, y además los
daños y perjuicios.
Artos. 637 C,; B,J. 599 Cons. II-3554-6997-9401-17683-18652-18060.

Arto. 632.- El que edifica, planta o siembra de mala fe en terreno ajenol,
pierde lo edificado, plantado o sembrado, sin derecho a indemnización.
Arto. 1749-1752 C.; B.J. 6030-14389-16973-20162 Cons. V

Arto. 633.- El dueño del terreno en que se haya edificado, plantado o sembrado
con mala fe, puede exigir la demolición de la obra o que se arranque la
plantación y siembra, reponiendo las cosas a su estado primitivo a costa del que
edificó, plantó o sembró.
B.J. 14357 Cons. II-20162 Cons. V

Arto. 634.- Cuando haya habido mala fe, no sólo por parte del que edifica,
siembra o planta en terreno ajeno, sino también por parte del dueño de éste, los
derechos de uno y otro serán los mismos que tendrían si hubieran procedido ambos
de buena fe.
Se entiende haber mala fe por parte del dueño, siempre que el hecho se hubiere
ejecutado a su vista, ciencia y paciencia, sin oponerse.
Artos. 637-650 C. B.J. 301 Cons. IV-378 Cons. V-1094 Cons. III-1271 Cons. V-
11455 Cons. II-16973.

Arto. 635.- Si los materiales, plantas o semillas pertenecen a un tercero que no
ha procedido de mala fe, el dueño del terreno deberá responder de su valor, en
el sólo caso de que el que los empleó no tenga bienes con que pagar.No tendrá
lugar esta disposición si el propietario usa del derecho que le concede el Arto.
633.
Arto. 654 inc. 2ºC.; B.J. 5351 Cons. II-8623-9359-9364-9401.

Arto. 636.- Cuando la semilla o los materiales no están aún aplicados a su
objeto, ni confundidos con otros, pueden reivindicarse por el dueño.
Arto. 1441-1768 C.

Arto. 637.- Se entiende que hay mala fe de parte del edificador, plantador o
sembrador, cuando hace la edificación, plantación o siembra, o permite, sin
reclamar, que con material suyo las haga otro, en terreno que sabe que es ajeno,
no pidiendo previamente al dueño su consentimiento por escrito.
Artos. 2179-2844-2983 C.; B.J. 630-16973

Arto. 638.- Pertenece a los dueños de las heredades confinantes con las riberas
de los ríos, el acrecimiento que aquellas reciben paulatinamente por efecto de
la corriente de las aguas.
Los dueños de las heredades confinantes con estanques o lagunas, no adquieren el
terreno descubierto por la disminución natural de las aguas, ni pierden el que
éstas inundan en las crecidas extraordinarias.
B.J. 9378-14957.

Arto. 639.- Cuando la corriente de un río, arroyo o torrente, segrega de una
heredad de su ribera una porción conocida de terreno y la transporta a otra
heredad, el dueño de la finca a que pertenecía la parte segregada, conserva la
propiedad de ésta.

Arto. 640.- Los árboles arrancados y transportados por la corriente de las aguas
pertenecen al propietario del terreno a donde vengan a parar, si no los reclaman
dentro de un mes los antiguos dueños. Si éstos los reclaman, deberán abonar los
gastos ocasionados en recogerlos, o ponerlos en lugar seguro.

Arto. 641.- Los cauces de los ríos que quedan abandonados por variar
naturalmente el curso de las aguas, pertenecen a los dueños de los terrenos
ribereños en toda la longitud respectiva a cada uno. Si el cauce abandonado
separaba heredades de distintos dueños la nueva línea divisoria correrá
equidistante de unas y otras.

Arto. 642.- Las islas que se forman en los mares adyacentes a las costas de
Nicaragua y en los ríos navegables y flotantes, pertenecen al Estado.

Arto. 643.- Cuando en un río navegable y flotable, variando naturalmente de
dirección se abre un nuevo cauce en heredad privada, este cauce entrará en el
dominio público. El dueño de la heredad lo recobrará siempre que las aguas
vuelvan a dejarlo en seco, ya naturalmente, ya por trabajos legalmente
autorizados al efecto.
B.J. 9378.

Arto. 644.- Las islas que por sucesiva acumulación de arrastres superiores se
van formando en los ríos, pertenecen a los dueños de las márgenes u orillas más
cercanas a cada una, o a los de ambas márgenes, si la isla se hallare en medio
del río, dividiéndose entonces longitudinalmente por mitad. Si una sola isla,
así formada, distare de una margen más que de otra, será únicamente por completo
dueño suyo el de la margen más cercana.

Arto. 645.- Cuando se divide en brazos la corriente del río, dejando aislada una
heredad o parte de ella, el dueño de la misma conserva su propiedad. Igualmente
la conserva si queda separada de la heredad por la corriente una porción de
terreno.

Capítulo IV
Del derecho de accesión respecto a los bienes muebles

Arto. 646.- Cuando dos cosas muebles pertenecientes a distintos dueños, se unen
de tal manera que vienen a formar una sola, sin que intervenga mala fe, el
propietario de la principal adquiere la accesoria, indemnizando su valor al
anterior dueño.
Arto. 651 C.

Arto. 647.- Se reputa principal entre dos cosas incorporadas, aquellas a que se
ha unido otra por adorno, o para su uso o perfección.

Arto. 648.- Si no puede determinarse por la regla del artículo anterior cual de
las dos cosas incorporadas es la principal, se reputará tal el objeto de más

valor, y entre dos objetos de igual valor, el de mayor volumen.En la pintura y
escultura, en los escritos, impresos, grabados y litografiados, se considerará
accesoria la tabla, el metal, la piedra, el lienzo, el papel o el pergamino.

Arto. 649.- Cuando las cosas unidas puedan separarse sin detrimento, los dueños
respectivos pueden exigir la separación.
Sin embargo, cuando la cosa unida para el uso, embellecimiento o perfección de
otra, es mucho más preciosa que la cosa principal, el dueño de aquella puede
exigir su separación, aunque sufra algún detrimentos la otra a que se incorporó.

Arto. 650.- Cuando el dueño de la cosa accesoria ha hecho su incorporación de
mala fe, pierde la cosa incorporada y tiene la obligación de indemnizar al
propietario de la principal los perjuicios que haya sufrido.
Si el que ha procedido de mala fe es el dueño de la cosa principal, el que lo
sea de la accesoria tendrá derecho a optar, entre que aquel le pague su valor, o
que la cosa de su pertenencia se separe, aunque para ello haya que destruir la
principal; y en ambos casos, además, habrá lugar a la indemnización de daños y
perjuicios.
Si cualquiera de los dueños ha hecho la incorporación a vista, ciencia y
paciencia y sin oposición del otro, se determinarán los derechos respectivos, en
la forma dispuesta para el caso de haber obrado de buena fe.
Arto. 634 C.

Arto. 651.- Siempre que el dueño de la materia empleada sin su consentimiento
tenga derecho a indemnización, puede exigir que está consista en la entrega de
una cosa igual en especie y valor y en toda sus circunstancias, a la empleada, o
bien, en el precio de ella, según tasación pericial.

Arto. 652.- Si por voluntad de sus dueños se mezclan dos cosas de igual o
diferente especie, o si la mezcla se verifica por casualidad, y en este último
caso las cosas no son separables sin detrimentos, cada propietario adquirirá un
derecho proporcional a la parte que le corresponda, atendido el valor de las
cosas mezcladas o confundidas.

Arto. 653.- Si por voluntad de uno solo, pero con buena fe, se mezclan o
confunden dos cosas de igual o diferente especie, los derechos de los
propietarios se determinará por lo dispuesta en el artículo anterior.
Si el que hizo la mezcla o confusión obra de mala fe. pierde la cosa de su
pertenencia mezclada o confundida, además de quedar obligado a la indemnización
de los perjuicios causados al dueño de la cosa con que la mezcla.

Arto. 654.- El que de buena fe empleó materia ajena en todo o en parte para
formar una obra de nueva especie, hará suya la obra, indemnizado el valor de la
materia al dueño de ésta.
Si ésta es más preciosa que la obra en que se empleó, o superior en calor, el
dueño de ella tendrá la elección de quedarse con la nueva especie, previa
indemnización del valor de la obra, de pedir indemnización de la materia.
Arto. 629 C.
Si en la formación de la nueva especie intervino mala fe, el dueño de la materia
tiene el derecho de quedarse con la obra sin pagar nada al autor, o de exigir de
éste, que le indemnice el valor de la materia y los perjuicios que se le hayan
seguido.

TITULO III
DE LOS MODOS DE ADQUIRIR
Capítulo I
De la ocupación

Arto. 655.- Es lícito a cualquiera apropiarse por medio de la ocupación, de los
animales y de otras cosas que nunca han tenido dueño, y que han estado

abandonados o perdidos, salvas las declaraciones y restricciones contenidas en
los capítulos siguientes.
B.J. 12989 (288)

Capítulo II
De la ocupación de los animales
De la caza

Arto. 656.- Es lícito a todos, sin distinción de personas, dar caza a los
animales fieros (conforma a los reglamentos administrativos que determinan la
forma y tiempo en que hacerse):
1º En los terrenos propios cultivados e incultos.
2º En los terrenos públicos o municipales, no cultivados ni murados o no
exceptuados administrativamente.
3º Era los terrenos particulares no cultivados ni cercados.
Artos. 335 y sigt. C; 445 Reg. de Policía; 31 de la Ordenanza de la Mesta.

Arto. 657.- La disposición del número 1º del artículo anterior, se refiere al
propietario y a todos los que del mismo tuvieren licencia.

Arto. 658.- En los terrenos cultivados, abiertos, bien sean públicos.
municipales o particulares que están sembrados de cereales o contengan cualquier
otra semilla o plantación anual, únicamente será lícito cazar después de hecha
la recolección.

Arto. 659.- En los terrenos en que hubiere viñas u otras plantas fructíferas de
pequeña altura, únicamente será lícito cazar desde el tiempo que medie desde la
recolección a aquel en que las plantas comiencen a brotar. Los municipios
fijaron los limites del periodo en que anualmente debe cesar la libertad de
cazar.

Arto. 660.- En los terrenos abiertos plantados de árboles fructíferos de gran
altura, se podrá cazar en todo tiempo, excepto en el que media desde la madurez
de los frutos hasta la recolección.

Arto. 66l.- El cazador hace suyo el animal por el solo hecho de la aprehensión,
pero tiene derecho sobre el que hiere mientras fuere en su persecución, salvo lo
dispuesto en el artículo siguiente.
Se considera cogido el animal que el cazador haya muerto durante el acto
venatorio, y aquel que haya caído en sus redes o lazos.

Arto. 662.- Si el animal herido se guareciere en terreno cercado con muro, valla
o setos, no podrá el cazador seguirlo dentro de dicho predio sin licencia del
dueño. Pero si en aquel sitio cayere el animal muerto, podrá el cazador exigir
que el propietario o quien lo represente se lo entregue o permita que él sólo
vaya a buscarlo.
El propietario que no accediere a lo dispuesto en el inciso anterior, pagará el
valor de la fiera; y el cazador perderá ésta, si entra a buscarla sin permiso de
aquel.

Arto. 663.- En todo caso, el cazador será responsable por el daño que cause,
pagándolo duplicado, si el hecho ha tenido lugar en ausencia del propietario o
de quien lo represente.
Si los cazadores son varios, serán todos solidariamente responsables por dichos
daños.
El hecho de la entrada de los perros de caza en predio cercado, a pesar de la
voluntad del cazador en persecución del animal que haya penetrado en la finca,
solo producirá una obligación de mera reparación por los daños que se causen.
Arto. 2513 C.

La acción para la reparación del daño, prescribe a los treinta días contados
desde aquel en que se ocasionó el perjuicio.

Arto. 664.- El propietario o poseedor de predios cercados en los cuales no
puedan salir y entrar libremente los animales, podrán darles caza en cualquier
tiempo y forma.

Arto. 665.- Es permitido a los propietarios y labradores destruir en cualquier
tiempo en sus tierras los animales fieros que perjudiquen sus sementeras y
plantaciones.
Igual facultad tienen los propietarios y labradores con relación a las aves
domésticas, en el tiempo en que los campos tuvieren tierras sembradas, cereales,
u otros frutos pendientes en que aquellas puedan causar perjuicio.
Arto. 677 C.

Arto. 666.- Los animales domésticos están sujetos a dominio que se adquiere y
trasmite en la misma forma que las demás cosas.
Los animales domesticados se equiparán a los domésticos, mientras conservan la
costumbre de volver a la casa de su dueño.

Arto. 667.- Queda absolutamente prohibido destruir en los predios ajenos huevos
o crías de aves de cualquiera especie.

Arto. 668.- Las leyes y reglamentos administrativos, además de los municipales,
fijarán el tiempo en que la caza en general o alguna en particular, deba ser
prohibida en absoluto, o en forma determinada, así como las multas que deban
imponerse, ya sea por contravenir a aquellas disposiciones o violar los derechos
que en este Título se consignen.

De la pesca

Arto. 669.- A todos, sin distinción de personas, es permitido pescar en aguas
públicas y comunes, salvas las restricciones consignadas en los reglamentos
administrativos.
Artos. 335 y sigs. C; 445 Reg. de Policía; 31 de la Ordenanza de la Mesta.

Arto. 670.- Nadie puede valerse de los terrenos marginales para el ejercicio de
su derecho de pesca, sino en los mismos casos en que en ellos se permita la
caza, conforme a los términos expresados en los artículos 656, 657, 658, 659 y
660.

Arto. 671.- El derecho de pesca en las aguas particulares pertenece
exclusivamente a los dueños de los predios en los que aquellas se encuentren o
corran, pero en los arroyos, estanques, lagunas o charcos de propiedad
particular que no esté cultivada ni cercada, es permitido pescar.

Arto. 672.- La pesca, en cuanto a la forma, tiempo y multas correccionales, se
regulará administrativamente en lo que se refiera a las aguas públicas, y por
los Ayuntamientos, en lo que se refiere a las aguas municipales o particulares.

Arto. 673.- La pesca en los estanques y viveros particulares, en los que no
pueda tener entrada ni salida libre el pescado no está sujeta a los reglamentos
administrativos o municipales.

De la ocupación de los animales fieros
que ya tuvieren dueños

Arto. 674.- Es lícito a cualquiera apropiarse de los animales fieros que
habiendo tenido dueño vuelvan a su natural libertad, sin perjuicio de lo

dispuesto en los Artos. 656 y siguientes y de las restricciones y declaraciones
que se expresarán en seguida.

Arto. 675.- Los animales fieros habituados a determinada guarida construida por
la industria del hombre, que se trasladaren a guaridas pertenecientes a otro
dueño, quedarán en poder de éste si no pudieren ser reconocidos, pues en el caso
contrario puede el antiguo dueño recuperarlos; siempre que lo haga sin perjuicio
de otro.
Probándose sin embargo, que los animales fueron atraídos por fraude o artificio
de la persona a cuyo poder llegaren, estará ésta obligada a entregarlos al
antiguo dueño o pagarle el duplo de su valor sino pudiere restituirlos, todo sin
perjuicio de las penas que sean aplicables.

Arto. 676.- Es lícito a cualquiera ocupar los enjambres que primero encontrare.
1º No siendo perseguidos por el dueño de la colmena de que procedieren.
2º No habiéndose pasado a predio perteneciente al dueño de la misma colmena, o a
cualquier edificio, o dentro de finca en que no sea permitido cazar.
Pero si el enjambre fuere perseguido por el dueño de la colmena, estará obligado
el propietario del predio a permitirle que lo recoja o a pagarle su valor.

Arto. 677.- Los animales feroces y dañinos que se evadieren del sitio en que los
tengan sus dueños encerrados, podrán ser destruidos, y podrán también ser
ocupados libremente por cualquiera otra persona que los encontrare, desde que el
dueño deje de ir en su persecución.
Artos. 665-2513 C.

De la ocupación de los animales domésticos abandonados,
perdidos o extraviados

Arto. 678.- Los animales domésticos que su dueño abandonare podrán ser ocupados
libremente por el primero que los encuentre.
B.J. 11862.

Arto. 679.- Los animales perdidos o extraviados únicamente pueden ser ocupados
en los términos siguientes.

Arto. 680.- Si aquel que encontrare cualquier animal perdido o extraviado
supiere a quien pertenece, deberá restituido a su dueño, o poner en su
conocimiento el hallazgo, a lo más dentro de tres días, si el propietario está
domiciliado o reside en el mismo lugar en que se encontró lo perdido.
Arto. 694 C.

Arto. 681.- Si el dueño no residiere o no estuviere domiciliado en el mismo
lugar, y el inventor no pudiere cumplir lo dispuesto en el precedente artículo,
pondrá el hallazgo, dentro del plazo de tres días, en conocimiento de la
autoridad de policía de dicho lugar, a fin de que lo participe al dueño.

Arto. 682.- Si el que encontrare cualquier animal perdido o extraviado ignorare
la persona a quien pertenezca, deberá presentarlo sin demora a la autoridad de
policía del lugar en que se verificó el hallazgo.
Arto. 769 Pr.

Arto. 683.- La autoridad de policía mandará tomar nota de la calidad, señas,
estado y valor aparente del animal y del lugar en que fue hallado, y lo hará
depositar en poder del inventor o de otro si aquel se excusara.
Artos. 3531 C.; 770 y 771 Pr.

Arto. 684.- Si el animal encontrado fuere volátil, la autoridad hará saber el
hallazgo por medio de tres carteles fijados en lugares públicos, y si dentro de
los quince días siguientes a la fecha de la fijación de los edictos, no

pareciere el dueño, quedará el animal en propiedad de la persona que lo
encontró.
Arto. 697 C.; 772 Pr.

Arto. 685.- Siendo el animal hallado oveja, cabra, puerco o cualquier otro
cuadrúpedo de especie análoga o de otra, si su valor no excede de diez pesos, se
observará lo dispuesto en el artículo anterior, con la diferencia de que el
plazo será de treinta días.
Arto. 773 Pr.

Arto. 686.- Si el animal hallado fuere de ganado mayor o cuadrúpedo de gran
tamaño, cuyo calor exceda de diez pesos, se observará igualmente lo dispuesto en
el Arto. 684, con las siguientes modificaciones:
1º Además de los carteles, hará la autoridad insertar la noticia del hallazgo en
un periódico del Departamento o en el oficial.
2º El animal hallado pertenecerá al ocupante pasados tres meses. Este plazo se
contará desde la fecha de la fijación de los edictos, y las diligencias serán
siempre gratuitas y seguidas en papel común.
Arto. 774 Pr.

Arto. 687.- Si la persona en cuyo poder fuere depositado el animal no tuviere
medios para sustentarlo, o hubiere riesgo de deterioro, podrá pedir que aquel se
remate, depositándose su producto.
En este caso, se aplicará a la cantidad en depósito, lo que queda dispuesto en
los artículos antecedentes.
Artos. 3498-3500-3530 C.; 775 Pr.

Arto. 688.- El dueño del animal perdido o extraviado, estará obligado a pagar
los gastos hechos si no prefiere abandonarlo, salvo lo que se dispone en los
artículos que preceden.
Artos. 3520-3530 C.

Arto. 689.- El inventor que no cumpliere con las obligaciones que se le han
impuesto atrás, deberá, además de la responsabilidad penal y civil en que
incurra, restituir el animal o su valor al dueño, en cualquier tiempo en que
éste aparezca, sin derecho a indemnización alguna por los gastos que se le hayan
ocasionado.
Arto. 701 C.

Capítulo III
De la ocupación de las cosas muebles abandonadas

Arto. 690.- Las cosas muebles abandonadas podrán ser ocupadas libremente por la
primera persona que las halle.
Arto. 1727 inc. lº- 1774-1793 C.

Arto. 691.- En la ocupación y entrega de las cosas muebles abandonadas en las
estaciones de transportes o viajeros, en aduanas o en cualesquiera otras casas
fiscales, se observará lo dispuesto en los respectivos reglamentos de los
caminos de hierro, correos, sillas de posta, aduanas, etc.

De la ocupación de las cosas muebles perdidas

Arto. 692.- Las cosas muebles perdidas pueden ser ocupadas en los casos y
términos declarados en los artículos siguientes.

Arto. 693.- El que hallare una cosa perdida no está obligado a tomarla; pero si
lo hiciere, carga mientras la tuviere en su poder, con las obligaciones del
depositario que recibe una recompensa por sus cuidados.

Artos. 3461-3462 y sigts. C.

Arto. 694.- Quien hallare una cosa pérdida cuyo dueño conociere, se atendrá a lo
dispuesto en los artículos 680 y 681, y si no lo hiciere, no tiene derecho a
ninguna recompensa, aunque hubiere sido ofrecida por el propietario, ni a
ninguna recompensa por su trabajo, ni por los costos que hubiere hecho.
Arto. 1749 C.

Arto. 695.- Quien hallare una cosa perdida cuyo dueño se ignore, debe en el
plazo de tres días poner el hecho en conocimiento de la autoridad de policía en
que el hallazgo se verificó, declarando la naturaleza del objeto o su calor
aproximado y el día y lugar del hallazgo, para que la referida autoridad anuncie
por tres edictos, fijados en lugares públicos, el suceso en cuestión.

Arto. 696.- Existirá en poder de la autoridad mencionada un cuaderno foliado,
rubricado y sellado por ella, en el cual se copiarán los anuncios, declarándose
el día en que se fijan.

Arto. 697.- Si el valor de la cosa excediere de diez pesos, la autoridad al
disponer la fijación de los anuncios, mandará que se publique una copia de los
mismos, en un periódico del Departamento, y en su falta en el oficial.
Las diligencias mencionadas en este artículo y en el anterior se practicarán
gratuitamente y en papel común.
Arto. 684 C.

Arto. 698.- El dueño de la cosa pagará todos los gastos hechos por el inventor o
en la conservación de la misma, y una recompensa que determinará la autoridad,
por el hallazgo. El propietario de la cosa puede exonerarse de todo reclamo,
cediéndola al que la halló.
Arto. 3375 C.
Nota: El original de éste Código, el cual procede del Código Civil de Portugal
dice …Interventor..

Arto. 699.- El inventor hará suya la cosa hallada en los términos siguientes:
1º Si la cosa no excediere de diez pesos de valor y no pareciere su dueño dentro
del plazo de treinta días contados desde la fecha de la fijación de los avisos.
2º Si la cosa excediere del valor de diez pesos y no pasare del de ochenta pesos
y no pareciere su dueño en el plazo de dos meses, contado desde la publicación
del anuncio en el periódico departamental o en el oficial.
3º Si excediere del valor de ochenta pesos y no llegare al de ciento cincuenta
pesos, no pareciendo el dueño en el plazo de medio año contado de la manera
fijada en el inciso anterior.
4º Si la cosa excediere del valor de ciento cincuenta pesos sólo podrá
pertenecer al inventor, pasado un año contado de la misma manera; pero se
reservará el valor de la tercera parte, deducidos todos los gastos, para un
establecimiento de beneficencia del lugar en que la cosa fue hallada, y no
habiéndolo, del Departamento a que corresponda el lugar.
Arto. 799 Pr.

Arto. 700.- Cuando no se supiere de cierto si la cosa ha sido perdida o
abandonada, se presumirá perdida.
Artos. 690-2123 C.

Arto. 701.- Los que no cumplieren con lo preceptuado en los artículos 694 y 695,
deberán, además de la responsabilidad criminal y civil en que incurran,
restituir el hallazgo, o su valor, al dueño, en cualquier tiempo en que éste
aparezca, sin derecho a indemnización alguna por los gastos que se le hayan
ocasionado.
Arto. 689 C.

De la ocupación de tesoros y cosas escondidas

Arto. 702.- Quien encontrare enterrado o escondido algún depósito de oro, plata,
o cualquier objeto de algún valor, cuyo dueño sea conocido, observará lo
dispuesto en los artículos 680 y 681.
Artos. 6l9-620 C.

Arto. 703.- Si el que hallare el indicado depósito ignorare quien era su dueño y
no se conociere en forma evidente que la antigüedad de aquel excedía de treinta
años, hará anunciar el hallazgo en un periódico del departamento, y si no lo
hubiere, en el Diario Oficial. Si transcurridos dos años no pareciere el
verdadero dueño, adquirirá el inventor la propiedad parcial o totalmente, en la
forma preceptuada en el siguiente artículo.
Arto. 719 C.

Arto. 704.- Además de la obligación anterior, deberá el inventor dentro de los
tres días siguientes al del hallazgo, participar éste a la autoridad de policía
local. La autoridad, en cuya noticia se pusiere el hecho, hará anunciar el
hallazgo por medio de edictos insertos en periódicos, para que las personas que
se creyeren con derecho, se presenten a ejercitarlo en el término de dos años,
bajo la pena de perderlo en la forma prevenida en el artículo antecedentes.

Arto. 705.- Si el dueño de la cosa hallada fuere desconocido, y las mismas
condiciones del depósito evidenciaren que se había hecho con una anterioridad
mayor de treinta años, se adjudicará interinamente al dueño del predio en que la
cosa se encontró enterrada o escondida, si el propietario realizó personalmente
el hallazgo; más si intervino en éste otra persona, corresponderá a la misma un
tercio de lo que se encontrare, reservándose las dos terceras partes restantes
al dueño de la finca.

Arto. 706.- A nadie está permitida la investigación de tesoros en predio
particular ajeno, sin permiso del dueño. El contraventor perderá en beneficio
del propietario cuando hallare, y será además responsable de los daños y
perjuicios que ocasione.
Arto. 709-716 C.

Arto. 707.- A nadie es permitido investigar tesoros en predios municipales o del
Estado y en forma que pueda deteriorar estas propiedades, sin licencia del
municipio o del jefe departamental respectivo, incurriendo en caso de
contravención, en las responsabilidades descritas en el artículo anterior.

Arto. 708.- El que se apropiare tesoro o cosa escondida en perjuicio de los
derechos de tercero, definidos en los artículos precedentes, perderá la parte
que pudiere corresponderle, destinándose ésta a los establecimientos de
beneficencia del lugar en que fuere encontrado el tesoro, y a falta de ellos, a
los del departamento a que correspondes dicho lugar.

Arto. 709.- Es prohibido buscar tesoro en predios ajenos sin licencia del dueño
o del que lo represente, aunque los posea como simple tenedor; pero el que fuere
coposeedor del predio o mero tenedor, puede buscarlos, con tal que el predio sea
restituido al estado en que se hallaba.
Artos. 706, 718, 1447, 1800 C.

Arto. 710.- Si alguno dijere que tiene un tesoro en predio ajeno y quisiere
buscarlo, puede hacerlo sin consentimiento del dueño del predio, designando el
lugar en que se encuentra y garantizando la indemnización de todo daño al
propietario. No probándose el derecho sobre el tesoro, será considerado o como
bien perdido, o como tesoro encontrado en suelo ajeno, según los antecedentes y
señales.
Artos. 502 Pr.; 699 C.

En este segundo caso, deducidos los costos, se dividirá el tesoro por partes
iguales, entre el denunciador y el dueño del suelo; pero no podrá éste pedir
indemnización de perjuicios, a menos de renunciar su porción.
Artos. 6l9-705 C.

Arto. 711.- Repútase descubridor del tesoro al primero que lo haga visible,
aunque sea en parte, y aunque no tome posesión de él, ni reconozca que es un
tesoro, y aunque haya otros que trabajen con él.
B.J. 249/1965.

Arto. 712.- Si en el mismo lugar o inmediato a él, hubiere otro tesoro, el
descubridor será el que primero lo hiciere visible.

Arto. 713.- El que halla un tesoro en predio ajeno, es dueño de la mitad de él:
la otra mitad correspondes al propietario del predio. Si sólo es coposeedor,
hará suyo, por mitad, el tesoro que hallare, y la otra mitad, se dividirá entre
todos los coposeedores, inclusive el inventor, según su porción en la posesión.
Artos. 619 inc. 2º-710-1483 C.; B.J. 249/1965.

Arto. 714.- Si es mero tenedor, como usufructuado, usuario, con derecho real de
habitación, o acreedor anticresista, la mitad corresponderá al que hallare el
tesoro y la otra mitad al propietario.
Artos. 1483-1800-3762 C.

Arto. 715.- Si un tercero que no es mero tenedor halla el tesoro, le
corresponderá la mitad, y la otra mitad al propietario.

Arto. 716.- El derecho de descubridor del tesoro no puede ser invocado, sino
respecto de los tesoros encontrados casualmente. Tampoco puede ser invocado por
el obrero al cual, el propietario del predio hubiere encargado hacer
excavaciones buscando un tesoro, ni por otros que lo hicieren sin autorización
del propietario. En estos casos el tesoro hallado pertenece a éste último.
Artos. 1504 inc. Pr.; 706 C.

Arto. 717.- El obrero que trabajando en un fundo ajeno, encontrare un tesoro,
tiene derecho a la mitad de él, aunque el propietario le hubiere anunciado la
posibilidad de hallar un tesoro.
Arto. 1504 inc. 2º Pr.

Arto. 718.- Tiene también derecho a la mitad del tesoro hallado, el que
emprendiere trabajo en predio ajeno, sin consentimiento del propietario, con
otro objeto que el de buscar un tesoro.
Arto. 1504 inc. 2ºPr.; 710 C.

Arto. 719.- Se presume que los objetos de reciente origen pertenecen al dueño
del lugar en que se encontraren, si él hubiere fallecido en la casa que hacia
parte del predio.
Arto. 703-710 C.

Arto. 720.- El tesoro hallado en un inmueble hipotecado o dado en anticresis, no
está comprendido en la hipoteca ni en la anticresis.
Artos. 3762-3774 C.

De la ocupación de las embarcaciones y de otros objetos
arrojados al mar o procedentes de naufragios

Arto. 721.- Los derechos sobre las cosas arrojadas al mar, o que provengan de
naufragios, se arreglarán según lo que los artículos 693 y siguientes disponen
sobre las cosas encontradas.
Arto. 3775 C.

De otras varias clases de ocupación

Arto. 722.- El denuncio, la adjudicación, el laboreo y todo lo concerniente a
minas, se rige por el Código de Minería y demás leyes relativas.

Arto. 723.- Todo lo concerniente a las aguas públicas y particularmente a las
navegables y fluctuables, a las corrientes de aguas no navegables ni flotables,
a las fuentes y manantiales, a las aguas pluviales, a los canales, acueductos
particulares y otras obras relativas al uso de las aguas; finalmente, a las
sustancias vegetales, acuáticas o terrestres, se rige por ordenanzas especiales.
Artos. 1584 y sigts.-1592 y sigts. C.

Nota: Las ordenanzas especiales a que se refiere el artículo anterior, aún no
existen en nuestra legislación.

TITULO IV
DEL TRABAJO
Capítulo I
Disposiciones preliminares

Arto. 724.- Todo hombre es libre para abrazar la profesión, industria o trabajo
que tenga a bien, y para aprovecharse de su producto.
Ni una ni otra cosa se le podrá impedir sino por sentencia judicial, cuando
ataque los derechos de tercero.
Artos. 6l5-6l7 C.; 6 Cn.

Arto. 725.- La propiedad de los productos del trabajo y de la industria se rige
por las leyes relativas a la propiedad común, a excepción de los casos para los
que este Código establezca reglas especiales.

Arto. 726.- Todo autor o inventor goza de la propiedad de su obra o de su
descubrimiento por el tiempo que se determine en este Código.

Arto. 727.- La emisión del pensamiento por la palabra hablada o escrita, es
libre, y la ley no podrá restringirla. Tampoco podrá impedir la circulación de
los impresos nacionales y extranjeros.

Arto. 728.- La enseñanza y ejercicio de toda industria, oficio o profesión es
completamente libre en la República, de acuerdo con lo prescrito en la Carta
Constitucional.

Capítulo II
De la propiedad literaria

Arto. 729.- Los habitantes de la República tienen derecho exclusivo de publicar
y reproducir cuantas veces lo crean conveniente, el todo o parte de sus obras
originales, por copias manuscritas, por la imprenta, por la litografía, o por
cualquier otro medio semejante.
B.J. 13096 (396)

Arto. 730.- En la publicación se observará lo dispuesto por la ley que arregle
el ejercicio de la libertad de imprenta.
Arto. 803 C.

Arto. 731.- El derecho que reconoce el artículo 729 comprende las lecciones
orales y escritas y cualquier otro discurso pronunciado en público.

Arto. 732.- Los alegatos y los discursos pronunciados en las asambleas políticas
sólo están comprendidos en el citado artículo 729, para el caso de que se
pretenda formar colección de ellos.

Arto. 733.- La obra manuscrita esta comprendida en todas las disposiciones de
este Título.
B.J. 12176-12455

Arte. 734.- Las cartas particulares no pueden ser publicadas sin consentimiento
de ambos corresponsales o de sus herederos, a excepción del caso en que la
publicación sea necesaria para la prueba o defensa de algún derecho.
Artos. 2416 C.; 462 y 463 Pn.; 77 y sigts. In.; 44 y 45 C.C.; 875 Pr.

Arto. 735.- El autor disfrutará el derecho de propiedad literaria durante su
vida; por su muerte pasará a sus herederos conforme a las leyes.
Arto. 744,762,766,769,778,3943 C.; 13096 (396).

Arto. 736.- El autor y sus herederos pueden enajenar esta propiedad como
cualquiera otra; y el cesionario adquiere todos los derechos del autor según las
condiciones del contrato.
B.J. 13096 (396).

Arto. 737.- Si la cesión se hace por un tiempo menor que el que para ciertos
casos señala este Código a la duración de la propiedad, pasado ese tiempo, el
cedente recobra todos sus derechos.
Arto. 740 C.

Arto. 738.- La cesión que se hace por más tiempo del que debe durar la
propiedad, es nula en cuanto al exceso.

Arto. 739.- Respecto de las obras póstumas, los herederos y cesionarios tendrán
los mismos derechos que el autor.

Arto. 740.- El editor de una obra póstuma, cuyo autor sea conocido, si no es
heredero ni cesionario de aquel, tendrá propiedad durante treinta años.
Arto. 737-779-805 Nº 6 C.

Arto. 741.- Las obras anónimas o seudónimas quedarán comprendidas en las reglas
que establece este Capítulo, luego que el autor, sus herederos, o
representantes, prueben legalmente su derecho a la propiedad.
Artos. 735-761-760-805 Nº 7 C.

Arto. 742.- Si el autor ha cedido la propiedad de una obra, y después hace en
ésta variaciones sustanciales, el cesionario no tiene derecho de impedir que el
autor o sus herederos publiquen o enajenen la obra corregida.

Arto. 743.- El Juez, para decidir en el caso previsto por el artículo anterior,
oirá el dictamen de un perito nombrado por cada parte, pudiendo además consultar
con las personas o corporaciones que crea conveniente.
Arto. 754 C.

Arto. 744.- las academias y demás establecimientos científicos o literarios,
tienen propiedad de las obras que publiquen, durante veinticinco años.
Artos. 735-759-850-855 C.

Arto. 745.- Cuando una enciclopedia, un diccionario, un periódico o cualquier
otra obra fuere compuesta por varios individuos, cuyos nombres sean conocidos,
sin que se pueda señalar la parte de que cada uno de ellos sea autor, la
propiedad será de todos, observándose respecto del ejercicio de ella lo
dispuesto en los artículos 847 y 848.

Arto. 746.- En el caso previsto por el artículo anterior, muerto sin herederos
ni cesionarios uno de los autores, su derecho acrecerá a los demás.
Artos. 783-1177 C.

Arto. 747.- Cuando en una obra de las designadas en el artículo 745 sean
conocidos o pueda probarse quiénes son los autores de determinadas partes, cada
uno disfrutará de su propiedad conforme a derecho; mas la obra completa no podrá
publicarse de nuevo sin consentimiento de la mayoría.
Arto. 745 C.

Arto. 748.- Si la obra compuesta por varios individuos fuere emprendida o
publicada por una sola persona o por una corporación, éstas tendrán la propiedad
de toda la obra, salvo el derecho de cada autor para publicar de nuevo sus
composiciones, ya sueltas, ya formando colección.

Arto. 749.- En el caso del artículo que precede, el editor no podrá publicar
sueltas dichas composiciones sin consentimiento de sus autores. Arto. 790. C.

Arto. 750.- En los periódicos políticos no hay propiedad más que respecto de los
artículos científicos, literarios o artísticos, sean originales o traducidos;
pero el que publique cualquiera fracción de la parte libre, deberá citar el
título y número del periódico de donde aquella fue copiada.
Arto. 805 inc. 2º C.

Arto. 751.- El autor tiene derecho de reservarse la facultad de publicar
traducciones de sus obras; pero en este caso, debe declarar, si la reserva se
limita a determinado idioma, o si los comprende todos.
Arto. 805 Nº 11-864 C.; 753 C.; 799 Nº3 B.J. 13096 (396)

Arto. 752.- Si el autor no ha hecho esa reserva o si ha otorgado la facultad de
traducir la obra, el traductor tendrá todos los derechos del autor respecto de
su traducción; mas no podrá impedir otras traducciones, a no ser que el autor le
haya concedido también esa facultad.
Arto. 754 C.

Arto. 753.- Los autores que no residan en el territorio nacional y publiquen
alguna obra fuera de la República, tendrán los derechos que concede el artículo
751, durante diez años.

Arto. 754.- Si el traductor reclama contra una nueva traducción, alegando ser
ésta una reproducción de la primera y no un nuevo trabajo hecho sobre el
original, el Juez, para fallar obrará conforme está prevenido en el artículo
743.
Arto. 805 Nº 11 C.

Arto. 755.- Nadie podrá reproducir una obra ajena con pretexto de anotarla,
comentarla, adicionarla o mejorar la edición, sin permiso de su autor. El que lo
fuere de adiciones o anotaciones a una obra ajena, podrá, no obstante, darlas a
luz por separado; en cuyo caso será considerado como propietario de ellas.
Arto. 805 Nº5 C.; B.J. 13096 (396).

Arto. 756.- El permiso del autor es igualmente necesario para hacer un extracto
o compendio de su obra. Sin embargo, si el extracto o compendio fuere de tal
mérito o importancia, que constituyere una obra nueva o proporcionare una
utilidad general, podrá autorizar el Juez su impresión, oyendo previamente a los
interesados y a dos peritos por cada parte.
B.J. 13096 (376).

Arto. 757.- En el caso del artículo que precede, el autor a propietario de la
obra primitiva, tendrá derecho a una indemnización, que se graduará desde un

quince hasta un treinta por ciento de los productos líquidos del compendio en
cuantas ediciones de hagan de él.

Arto. 758.- El editor que no fuere heredero ni cesionario del dueño de la obra o
de la traducción, no tendrá más derechos que los que le conceda el convenio que
con aquellos hubiere celebrado.

Arto. 759.- El editor de una obra que esté ya bajo el dominio público, sólo
tendría la propiedad el tiempo que tarde en publicar su edición y un año más.
Este derecho no se extiende a impedir las ediciones hechas fuera de la
República.

Arto. 760.- El editor de una obra anónima o seudónima, tendría los derechos de
autor; salvo lo dispuesto en el artículo 741.
Artos. 735/780 C.; B.J. 13341 (641).

Arto. 76l.- En el caso previsto por dicho artículo, el propietario recobrará
todos sus derechos y el editor lo tendría expedito para disponer de los
ejemplares existente o para cobrar su precio; pero si se prueba que obró de mala
fe, se procederá conforme a lo dispuesto por las leyes para este caso.
Arto. 805 Nº7 C.; B.J. 13341 (641)

Arto. 762.- El que por primera vez publique algún Códice de que sea legítimo
poseedor, tendrá propiedad en la edición durante su vida.
Arto.735 C.

Arto. 763.- Las leyes, las demás disposiciones gubernativas y las sentencias de
los tribunales, pueden ser publicadas por cualquiera, luego que lo hayan sido
oficialmente, sujetándose el editor al texto auténtico; pero no puede formarse
colección de ellas, sin consentimiento del Gobierno y de la Corte Suprema de
Justicia, en sus respectivos casos.
Arto. 1166 C.; B.J. 8947 Cons. III.

Arto. 764.- El término que en algunos casos se señala para la duración de la
propiedad, se contará desde la fecha de la obra; y si no consta, desde el
primero de Enero del año siguiente a aquel en que se hubiere publicado la obra o
el último volumen, cuaderno, o entrega que la complete.
Artos. 740-744-753-855-858 C.

Capítulo III
De la propiedad dramática

Arto. 765.- Los autores dramáticos, además del derecho exclusivo que tienen
respecto de la publicación y reproducción de sus obras, lo tienen también
exclusivo, respecto de la representación.
Artos. 741-841-784-785 C.

Arto. 766.- El autor disfrutará de este derecho durante su vida por su muerte,
pasará a sus herederos, quienes lo disfrutarán durante treinta años.

Arto. 767.- Ninguna obra dramática puede ser representada en teatro público en
que se pague entrada, sin consentimiento escrito del autor, o sus herederos,
cesionarios o representantes.
Arto. 805 Nº9 C.

Arto. 768.- El autor dramático que contratare la representación de su obra,
disfrutará de los siguientes derechos, si no los hubiere renunciado de una
manera expresa:

1º De hacer en su obra las alteraciones y enmiendas que considere necesarias;
pero no podrá, sin consentimiento del empresario, alterar alguna parte esencial
de aquella.
2º De exigir que, estando la obra manuscrita, no se comunique a personas
extrañas al teatro.

Arto. 769.- Los cesionarios no disfrutarán del derecho referido en los artículos
765 y 766 sino durante la vida del autor y treinta años después.
Arto. 735 C.

Arto. 770.- Pasados los términos establecidos en el artículo anterior, y en los
que en él se citan, las obras entrarán en el dominio público respecto al derecho
de ser representadas.
Arto. 850-855 C.

Arto. 771.- No puede ser embargada por los acreedores de una empresa, la parte
que corresponda a los autores en los productos de las representaciones
dramáticas.

Arto. 772.- El autor puede contratar la representación de su obra por la
cantidad y con las condiciones que le parezcan convenientes, y limitándose a
ciertos plazo o población, o a determinados teatros.

Arto. 773.- Contratada la representación de una obra dramática, no puede el
autor cederla a otra empresa, sino en los términos que lo permita el contrato,
ni escribir y dar a la escena una imitación de la obra.

Arto. 774.- Si la obra no fuere representada en el tiempo y con las condiciones
convenidas, el autor podrá retirarla libremente.

Arto. 775.- Si en el contrato no se fijó tiempo para la representación, la obra
podrá ser retirada, si ha transcurrido un año desde la fecha del contrato, sin
que haya sido representada.

Arto. 776.- Lo mismo podrá hacer si la empresa deja de representar la obra
durante cinco años sin justa causa.

Arto. 777.- En los casos de que tratan los tres artículos anteriores, el autor
no está obligado a devolver las cantidades que haya recibido.

Arto. 778.- Las obras póstumas no pueden representarse sin consentimiento de los
herederos o cesionarios, quienes tendrían los derechos que les conceden los
artículos 766 y 769, 735 C.

Arto. 779.- El editor de una obra póstuma en los términos del artículo 740, sólo
tendría la propiedad dramática durante veinte años.
Arto. 740 C.

Arto. 780.- El editor de una obra anónima o seudónima, tendrá la propiedad
dramática durante treinta años; pero si el autor, sus herederos o cesionarios,
acreditaren legalmente sus derechos, recobrarán la propiedad, cesando, en
consecuencia, los convenios que respecto de la representación se hayan
celebrado.
Arto. 760 C.

Arto. 781.- Si una obra dramática es compuesta por varios individuos, cada uno
de ellos tiene derecho de permitir la representación, salvo pacto contrario, o
cuando se alegue justa causa, que será calificada por la autoridad judicial,
previo informe de peritos.
Arto. 847 C.

Arto. 782.- En el caso del artículo anterior, los herederos y cesionarios
tendrán el mismo derecho; pero si fueren varios, su opinión, decidida en los
términos que previene el artículo 847 sólo se considerará como voto del autor a
quien representen.

Arto. 783.- En el mismo caso, muerto uno de los autores, sin dejar herederos ni
cesionarios, la propiedad acrece a los otros, mas los productos que en las
representaciones debían corresponder a] difunto, se destinarán al fomento de los
teatros.
Artos. 746-1157 C.

Arto. 784.- La cesión del derecho de publicar una obra dramática, no importa la
del derecho de representarla, si no se expresa.

Arto. 785.- Son aplicables al traducir todas las disposiciones relativas al
autor.
Artos. 765, 766 C.

Arto. 786.- En los casos en que se señala periodo fijo a la propiedad dramática,
el plazo se contará desde la primera representación.

Arto. 787.- Todo lo dispuesto en los artículos 736, 737, 738, 739, 751, 752, 753
y 754 respecto de la publicación de una obra, se observará respecto de su
representación.

Arto. 788.- Todas las cuestiones que entre autores o empresarios se susciten, se
resolverán por las autoridades civiles.

Capítulo IV
De la propiedad artística

Arto. 789.- Tienen derecho exclusivo a la reproducción de sus obras originales:
1º Los autores de cartas geográficas, topográficas, científicas,
arquitectónicas, etcétera, y los de planos, dibujos y diseños de cualquiera
clase.
2º Los arquitectos.
3º Los pintores, grabadores, litógrafos, fotógrafos y fotograbadores.
4º Los escultores, tanto respecto de la obra ya concluida, como de los modelos y
moldes.
5º Los músicos.
6º Los calígrafos.
Arto. 794 C.

Arto. 790.- La propiedad artística se rige en cuanto a la reproducción de la
obra por los artículos 733, 735, 748, 755 a 76l y 788, en sus respectivos casos,
y en cuanto sean aplicables a las artes.

Arto. 791.- Las composiciones musicales, en cuanto a la ejecución, se rigen por
los artículos 765 a 784 y por el 786.

Arto. 792.- Para los efectos legales se considera autor de la letra al que lo es
de la música. El autor de la letra asegurará sus derechos con el de la música
mediante convenio escrito.
Arto. 2483 in fine C.

Arto. 793.- La propiedad de las composiciones musicales comprende el derecho
exclusivo del autor para celebrar arreglos sobre los motivos o temas de la obra
original.

Arto. 794.- Todos los que disfrutan de la propiedad artística, pueden reproducir
a autorizar la reproducción total o parcial de sus obras por un arte o por un
procedimiento semejante o distinto y en la misma o diferente escala.
Arto. 789 C.

Arto. 795.- El reproductor legítimo tendrá los derechos de autor en los términos
que establezca el contrato.

Arto. 796.- El que adquiere la propiedad de una obra de arte, no adquiere el
derecho de reproducirla si no se expresa así en el contrato.

Arto. 797.- El artista que ejecuta una obra mandada hacer por determinada
persona, pierde el derecho de reproducirla por un arte semejante.

Arto. 798.- La posesión de un modelo de escultura es presunción del derecho de
reproducción, mientras no se pruebe lo contrario.
Arto. 1768 C.

Capítulo V
Reglas para declarar la falsificación

Arto. 799.- Hay falsificación cuando falta el consentimiento del legitimo
propietario:
1º Para publicar las obras, discursos, lecciones y artículos originales,
comprendidos en el Capítulo II de este Título.
2º Para publicar traducciones de dichas obras.
3º Para representar las dramáticas y ejecutar las musicales.
4º Para publicar y reproducir las artísticas, sea por igual o por distinto
procedimiento del que se empleó en la obra original.
5º Para omitir el nombre del autor o el del traductor.
6º Para cambiar el título de la obra y suprimir o variar cualquiera parte de
ella.
7º Para publicar mayor número de ejemplares que el convenido, según el artículo
843.
8º Para reproducir una obra de arquitectura para lo cual sea necesario penetrar
en las casas particulares.
9º Para publicar y ejecutar una pieza de música formada de extractos de otras.
10º Para arreglar una composición musical para instrumentos aislados.
B.J 4108-13096 (396)

Arto. 800.- Hay también falsificación cuando se publican, reproducen o
representan las obras con infracción de las condiciones o fuera del tiempo que
para ciertos casos señalan los capítulos anteriores.
Arto. 815 C.

Arto. 801.- Es falsificación el anuncio de una obra dramática o musical, aunque
ésta no llegue a ser representada, ya sea que aquel contenga o no el nombre del
autor o traductor, siempre que se haya hecho sin consentimiento del propietario.

Arto. 802.- Lo es también el comercio de obras falsificadas, ya en la República,
ya en cualquiera otra parte.

Arto. 803.- Lo es asimismo la publicación de una obra contra lo dispuesto en la
ley que arregla la libertad de imprenta.
Arto. 730 C.

Arto. 804.- Por último, es falsificación, cualquiera publicación o reproducción
que no está literalmente comprendida en el artículo siguiente.
B.J.13096 (396)

Arto. 805.- No es falsificación:
1º La citación literal o la inserción de trozos o pasajes de obras publicadas.
2º La reproducción o el extracto de artículos de revistas, diccionarios,
periódicos y otras obras de esta clase, siempre que se exprese la obra de donde
se ha tomado y que la parte reproducida no sea excesiva, a juicio de peritos.
3º La reproducción de poesías, memorias, discursos, etc. en las obras de crítica
literaria, de historia de la literatura, en los periódicos y en los libros
destinados al uso de los establecimientos de educación.
4º La publicación de una colección de composiciones literarias extraídas de
otras obras.
5º La de adiciones o reformas de una obra ajena, hechas separadamente.
6º La de obras de autor que ha muerto sin herederos ni cesionarios, y de las del
que no haya asegurado su propiedad conforme a la ley.
Artos. 740-779-831 C.; B.J. 4108.

7º La de obras anónimas y seudónimas, con las restricciones que expresan los
artículos 741 y 761.

8º La representación de una obra dramática o la ejecución de una obra musical,
sea en todo, sea en parte, cuando se verifica sin aparato escénico, ya en casas
particulares, ya en conciertos públicos a que no se asista por paga.
9º La representación o ejecución de las obras dramáticas o musicales, cuyos
productos se destinen a objetos de beneficencia.
Arto. 767 C.
10º La publicación de los libretos de las óperas y de la letra de otras
composiciones musicales, a no ser que el propietario se haya reservado ese
derecho.
11º La traducción de obras ya publicadas, salvo lo dispuesto en los artículos
751 a 754.
12º La reproducción de obras de escultura, si entre ella y el original hay
diferencias tan esenciales, que la reproducción deba considerarse como una obra
nueva, a juicio de peritos.
13º La de dichas obras que se hallen colocadas en plazas, paseos, cementerios y
otros lugares públicos.
14º La de obras de pintura, grabado o litografía hecha en plástica, y la de
obras de esta especie hecha por medio de aquellos procedimientos.
Arto. 799 Nº 8 C.
15º La de un modelo ya vendido, si tiene diferencias sustanciales.
Arto. 798 C.
16º La de obras de arquitectura hechas en edificios públicos y en la parte
exterior de los particulares.
17º La aplicación de obras artísticas como modelos para los productos de las
manufacturas y fábricas.
B.J. 13096 (396).

Capítulo VI
Penas de la falsificación

Arto. 806.- El que infrinja cualquiera de las disposiciones contenidas en los
artículos 799 a 804 perderá en beneficio del propietario de la obra cuantos
ejemplares existan de ella, pagando el precio de los que falten para completar
la edición.

Arto. 807.- Si el propietario no quisiere recibir los ejemplares existentes, el
falsificador le pagará el valor de toda la edición.

Arto. 808.- El precio de los ejemplares será el que tengan actualmente los de la
edición legítima, y si ésta estuviera ya agotada, el que tuvieron al publicarse.

Arto. 809.- Si la edición legitima se publicó por suscripción, el precio será,
no el de ésta, sino el que tuvo la obra en el mercado al terminarse la
publicación.

Arto. 810.- Si la edición falsificada es la primera, el precio de los ejemplares
será el que tengan en la plazo, salvo el derecho del propietario para reclamar
contra él.

Arto. 811.- Si la reproducción no hubiere sido hecha mecánicamente, el precio se
fijará por peritos.

Arto. 812.- Si no se conoce el número de ejemplares de la edición fraudulenta,
pagará el falsificador el valor de mil, además de los aprehendidos; a no ser que
se pruebe que los perjuicios importan más.

Arto. 813.- Las planchas, moldes y matrices que hayan servido para la edición
fraudulenta, serán destinados, no comprendiéndose en esta disposición los
caracteres de imprenta.
Arto. 1856 C.

Arto. 814.- Lo dispuesto en los artículos 806 a 810, se observará también cuando
la edición fraudulenta se haya hecho fuera de la República.

Arto. 815.- El que haga representar obras dramáticas o ejecutar composiciones
musicales con infracción del artículo 799, partes 3º y 9º, del 800 y del 801,
pagará al propietario el producto total de las representaciones o ejecuciones
sin tener derecho de deducir los gastos.

Arto. 816.- Si la representación o ejecución se compone de varias obras, el
producto se dividirá según los actos o partes; y si esto no fuere posible, el
cálculo se hará por peritos.

Arto. 817.- El propietario tiene derecho de embargar la entrada antes de la
representación, durante ella y después.
Artos. 771-827 C.; 890 Pr.; B.J. 11408.

Arto. 818.- En el producto se computará la cantidad que a la representación
corresponda por el abono.

Arto. 819.- Las copias que se hayan repartido a los actores, cantantes y
músicos, serán destruidas, así como los libretos o canciones.

Arto. 820.- El propietario tiene derecho de pedir que se suspenda la ejecución
de la obra. En el caso de que se suspenda aquella, se observará lo dispuesto en
el artículo anterior, y la indemnización será fijada por el Juez, previo informe
de peritos.
Artos. 827-1850 C.

Arto. 821.- Para los efectos de la ley es responsable civilmente, el que por su
cuenta emprende o ejecuta la falsificación.

Arto. 822.- Si la falsificación se ha cometido fuera de la República, es
responsable el vendedor.

Arto. 823.- Los actores y artistas que por cuenta de otro trabajan en la
falsificación no son responsables civilmente.

Arto. 824.- Sólo el propietario puede ejercitar los derechos que se consignan en
este Título.
Arto. 1870 C.

Arto. 825.- En cualquier caso dudoso el Juez debe oír el informe de peritos.
Arto. 826.- En los juicios sobre propiedad literaria, dramática y artística, es
competente el Juez del domicilio del propietario.
Artos. 859 C.; 265-290-294 Pr.

Arto. 827.- La autoridad judicial respectiva, es competente para mandar
suspender la ejecución de una obra dramática, secuestrar los productos, embargar
la obra falsificada y dictar otras providencias urgentes.
Artos. 817-820-1850 C.

Arto. 828.- En estos juicios habrá lugar a los recursos que correspondan según
el interés de que se trate; pero las providencias que establece el artículo
anterior no admitirán recurso alguno.
Arto. 2131 Pr.

Arto. 829.- Reclamada la propiedad, el desistimiento del propietario sólo
liberta al falsificador de la responsabilidad civil.

Arto. 830.- independientemente de lo dispuesto en este capítulo, el falsificador
será castigado en los términos que prevenga el Código Penal para el delito de
fraude.
Artos. 36 y 37 de la Ley de Imprenta.

Capítulo VII
Disposiciones generales

Arto. 931.- Para adquirir la propiedad, el autor o quien lo represente, debe
ocurrir al Ministerio de Fomento, a fin de que sea reconocido legalmente su
derecho.
Arto. 838-844-845-3943 C.; B.J. 4108-13096 (396).

Arto. 832.- De todo libro impreso el autor presentará seis ejemplares a la
autoridad superior gubernativa del lugar.
Arto. 6º Ley de Imprenta.

Arto. 833.- De toda obra de música, de grabado, litografía y otras semejantes,
presentará un ejemplar.
Arto. 839 C.

Arto. 834.- Si la obra fuere de arquitectura, pintura, escultura, u otra de
estas clases, presentará un ejemplar del dibujo, diseño o plano, con expresión
de las dimensiones y de todas las demás circunstancias que caractericen el
original.
B.J. 4108.

Arto. 835.- Uno de los ejemplares de que habla el artículo 832, será para la
Biblioteca Nacional y otro para el Archivo General.
El ejemplar de las obras de música se depositará en el conservatorio Nacional de
Música, cuando lo haya, y mientras tanto, junto con el ejemplar de los grabados,
litografías, etc. y el de que trata el artículo 834, se depositarán en la
Escuela de Bellas Artes.

Arto. 836.- Cuando la obra se publique sin el nombre del autor, éste, si quiere
gozar de la propiedad, acompañará a los ejemplares prevenidos, un pliego cerrado
en que conste su nombre, y que podrá marcar de la manera que crea más
conveniente.

Arto. 837.- En la Biblioteca, en el Conservatorio y en la Escuela de Bellas
Artes, se llevará un registro donde se asienten las obras que se reciban, el
cual se publicará en el Diario Oficial.

B.J. 5336 Cons. II.

Arto. 838.- Las certificaciones que expidan con referencia a dichos registros,
en presunción de propiedad, mientras no se pruebe lo contrario.
Arto. 831 C.

Arto. 839.- El propietario que no cumpla con lo dispuesto en los artículos 832,
833 y 834 será multado en veinticinco pesos; quedando siempre obligado a hacer
el depósito.

Arto. 840.- Para cada nueva edición, traducción o reproducción se necesita hacer
nuevo depósito.

Arto. 841.- La propiedad relativa a la representación de las obras dramáticas y
a la ejecución de las musicales, queda legalmente reconocida luego que lo esté
la literaria o artística de sus autores.

Arto. 842.- En el caso de que una obra dramática o musical inédita fuere
representada o ejecutada sin consentimiento del autor, éste probará su propiedad
por los medios ordinarios, y justificado su derecho, el responsable quedará
sujeto a las disposiciones relativas de este Título.

Arto. 843.- En los contratos que se celebren para la publicación de una obra, se
fijará el número de ejemplares que deban tirarse. De lo contrario, no podrá
demandarse la falsificación por esta causa.
Arto. 799 Nº 7 C.

Arto. 844.- Todos los autores, traductores y editores, deben poner su nombre, la
fecha de la publicación y las condiciones o advertencias legales que crean
convenientes, en las portadas de los libros o composiciones musicales, al calce
de las estampas y en la base u otra parte visible de las demás obras artísticas.
B.J. 13096 (396)-831/2/3/4.

Arto. 845.- El que no cumpla lo dispuesto en el artículo anterior, no podrá
ejercitar los derechos que dimanan, en su respectivo caso, de los requisitos que
en él se contienen.
Artos. 831/2/3/4-844 C.; B.J. 13096 (396).

Arto. 846.- El cesionario, en los casos en que la propiedad se concede por
tiempo determinado, no disfrutará de ella sino el que falte para que se complete
el señalado por la ley.
Artos. 759-766-769-779-780 C.

Arto. 847.- Si fueren varios los propietarios de una obra, y para el ejercicio
de los derechos que la ley les concede, no se pudieren de acuerdo, se estará a
lo que decida la mayoría, salvo lo dispuesto en el artículo 781. Si no hubiere
mayoría decidirá el Juez.
Artos. 781-782-1699 C.

Arto. 848.- En el caso previsto por el artículo anterior, los productos se
dividirán proporcionalmente, si pudiere designarse la parte que a cada autor
corresponda en la obra, o por partes iguales, si no pudiere hacerse esta
designación.
Arto. 1693 C.

Arto. 849.- Para los efectos legales, se considerará autor al que manda hacer
una obra a sus propias expensas, salvo convenio en contrario.

Arto. 850.- Cuando conforme a derecho deben heredar los Municipios, cesa la
propiedad, y la obra entra al dominio público, salvo el derecho de los
acreedores del propietario.

Artos. 1019, 1020, 1021 C.

Arto. 851.- La Nación tiene la propiedad de todos los manuscritos de los
archivos públicos. En consecuencia, ninguno de ellos puede publicarse sin
consentimiento del Gobierno.

Arto. 852.- También se necesita este consentimiento para publicar los
manuscritos y reproducir las obras artísticas que pertenezcan a las academias,
colegios, museos y demás establecimientos públicos.

Arto. 853.- Los manuscritos y las obras artísticas que pertenezcan al Estado, no
podrán publicarse ni reproducirse sin consentimiento del Gobierno.

Arto. 854.- Si las obras de que tratan los tres artículos que preceden, hubieren
sido adquiridas por el Estado mediante contrato con el propietario, se cumplirán
las condiciones legales que éste hubiere puesto al ceder la propiedad.

Arto. 855.- Las obras que se publiquen por el Gobierno, entrarán al dominio
público, diez años después de su publicación, contados de la manera establecida
en el artículo 764 y con la excepción que establece el 763.

Arto. 856.- El gobierno, sin embargo, podrá, cuando lo crea conveniente, alargar
o acortar el plazo que señala el artículo anterior.

Arto. 857.- Lo dispuesto en este Titulo, favorece al autor, al traductor y a los
herederos respectivos, cuyo derecho de propiedad no se haya extinguido al
promulgarse este Código; mas para gozarlo, deben cumplir lo dispuesto en los
artículos 831, 832, 833 y 834.
B.J. 4108.

Arto. 858.- la propiedad literaria y la artística prescribirán a los diez años,
contados conforme al artículo 764: la propiedad dramática prescribirá a los
cuatro años, contados desde la primera representación o ejecución de la obra.

Arto. 859.- La propiedad que es materia de este Titulo, será considerada como
mueble, salvas las modificaciones que por su índole especial establece la ley
respecto de ella.
Artos. 604-831-838 C.; B.J. 13096 (396)-18356.

Arto. 860.- Cuando fuere conveniente la reproducción de una obra, y el
propietario no la haga, el Gobierno podrá decretarla, haciéndola por cuenta del
Estado o en pública almoneda, previa indemnización y con las demás condiciones
establecidas para la ocupación de la propiedad por causa de utilidad pública.
Arto. 6l7 C.

Arto. 86l.- No hay propiedad en las obras prohibidas por la ley o retiradas de
la circulación en virtud de sentencia judicial.
Artos. 33 y sigts. Ley de Imprenta.

Arto. 862.- Para los efectos legales no habrá distinción entre nicaragüenses y
extranjeros, bastando el hecho de publicarse la obra en la República.

Arto. 863.- Si un nicaragüense o extranjero residentes en la República, publica
una obra fuera de ella, podrá gozar de la propiedad siempre que cumpla lo
dispuesto en los artículos 831, 832, 833 y 834.

Arto. 864.- El traductor de una obra escrita en idioma extranjero, será
considerado como autor respecto de su traducción.
Artos. 751-805 Nº 11 C.

Arto. 865.- Para los efectos legales quedan equiparados con los nicaragüenses,
los autores que residan en otras naciones, si con ellos están equiparados los
primeros en el lugar donde se haya publicado la obra.

Arto. 866.- Todas las disposiciones contenidas en este Titulo, son generales,
como reglamentarias del artículo 59 de la Constitución.

Arto. 867.- En cuanto a patentes de invención o de perfeccionamiento de
industrias nuevas o utilidad general, se estará a lo dispuesto en las leyes
especiales.

TITULO V
DE LA PRESCRIPCIÓN
Capítulo I
De la prescripción en general

Arto. 868.- La prescripción es un medio de adquirir un derecho o de libertarse
de una carga u obligación, por el lapso y bajo las condiciones determinadas por
la ley.
Arto. 3873.
B.J. 6470 Cons. 11-1 1359 Cons. IV-12755(54)Cons. I-13730-13907 Cons. V-14269
Cons. V.

Arto. 869.- La adquisición de cosas o derechos en virtud de la posesión, se
llama prescripción positiva: la exoneración de obligaciones por no exigirse su
cumplimiento, se llama prescripción negativa.
B.J. 12755 (54) Cons. I-13730.

Arto. 870.- Sólo pueden prescribirse las cosas, derechos y obligaciones que
están en el comercio, salvas las excepciones establecidas por la ley.
Artos. 1115, 1721, 2165, 2473 C.; B.J. 9378-10600.

Arto. 871.- Pueden adquirir por prescripción positiva, todos los que son capaces
de adquirir por cualquier otro título; los menores y demás incapacitados, pueden
hacerlo por medio de sus legítimos representantes.
Artos. 1722-2472-2564 C.

Arto. 872.- La prescripción negativa aprovecha a todos, aun a los que por sí
mismos no pueden obligarse.
Artos. 931 incs. 1º, 2ºy 3º-2690 C.

Arto. 873.- La prescripción no puede renunciarse anticipadamente; pero se puede
renunciar la cumplida.
B.J. 6470 Cons. III-12290 Cons. III.

Arto. 874.- La renuncia de la prescripción puede ser tácita; y resulta de no
oponer la excepción antes de la sentencia firme o de que quien puede oponerla,
manifieste, por un hecho suyo, que reconoce el derecho del dueño o del acreedor.
Artos. 885 inc. 2º C.B.J. 196 Cons. II-516 Cons. VIII-868 Cons. III-1590-4645
Cons. III-5706-6470 Cons. III-12290 Cons. III-19221-14061.

Arto. 875.- El que no puede enajenar no puede renunciar a la prescripción.
Artos. 244,251, 344,360,444,1233,1477,1686, 2117, 2472, 2564 C.

Arto. 876.- El Juez no puede suplir de oficio la prescripción no opuesta.Artos.
2205 C.; 1027 Pr.; B.J. 1066l Cons. II.
El derecho de reivindicar los bienes confiscados es imprescriptible.

Arto. 877.- Los acreedores o cualquiera otra persona interesada en hacer valer
la prescripción, pueden oponerla, aunque el deudor o el propietario renuncien a
ella.

Artos. 1870-2226 y sigts; 3695 C.

Arto. 878.- El Estado y todas las demás personas jurídicas están sujetas a la
prescripción como los particulares.
B.J. 6863 Cons. II-10600-16l73.

Arto. 879.- El que posea a nombre de otro no puede adquirir por prescripción la
cosa poseída; a no ser que legalmente se haya mudado la causa de la posesión.
Arto. 1356-1473-1724-1787-1792-1800-1801-1805-2810-3449 C. B.J. 1520-3379-3527
Cons. X-5521 Cons. II-10166 Cons. III-14316 Cons. III.

Arto. 880.- Se dice legalmente mudada la causa de la posesión. cuando el que
poseía a nombre de otro, comienza a poseer de buena fe y con justo título en
nombre propio; pero en este caso, la prescripción no corre, sino desde el día en
que se haya mudado la causa.
Artos. 1715-1726-1787-1793-1794-1805 C.
B.J. 1520 Cons. IV-2379-Cons. IV-5521 Cons. II-10066 Cons. III-14316 Cons. III.

Arto. 881.- Si varias personas poseen en común alguna cosa, no puede ninguna de
ellas prescribir contra sus copropietarios o coposeedores, pero sí se puede
prescribir contra un extraño; y en este caso, la prescripción aprovecha a todos
los participes.
Artos. 897 inc. 4º-1356-1357-1714-1767-1797-1798-1803-1973-2215 C.
Si una cosa ha sido poseída sucesivamente y sin interrupción por dos o más
personas, el tiempo del antecesor puede o no agregarse al tiempo del sucesor,
según lo dispuesto en el Título de la posesión.
Artos. 886-1731-1802-1803 C.
La posesión principiada por una persona difunta, continúa en la herencia
yacente, que se entiende poseer a nombre del heredero.
Artos. 1243 C.; 2112 Pr.; B.J. 735 Cons. IV-1971 Cons. VI-2565 Cons. V-2869
Cons. III-3764-3825 Cons. II-5243 Cons. II-6225-7076 Cons. III-7153 Cons. V-9176
Cons. I-11358 Cons. IV-11414 Cons. II-11936-12785 (84)-14091 Cons. IV-14449
Cons. IV-16885 Cons. VII-17457 Cons. VI-19125 Cons. III-19253 19877 Cons. II.

Arto. 882.- La excepción que por prescripción adquiera un codeudor mancomunado,
no aprovechará a los demás, sino cuando el tiempo exigido por la ley, haya
debido correr del mismo modo para todos ellos.
Artos.1254,1582,1583,1925,1931,1973,2215, 2877,2897,3555,3573,3681 C.

Arto. 883.- En el caso previsto por el artículo que precede, el acreedor sólo
podrá exigir a los deudores que no prescribieren, el valor de la obligación,
deducida la parte que corresponda al deudor que prescribió.

Arto. 884.- La prescripción adquirida por el deudor principal aprovecha siempre
a sus fiadores.
Artos. 1141-1877-3681-3695-3722-3726 C.

Arto. 885.- La prescripción positiva, una vez perfeccionada, produce el dominio
de la cosa adquirida; y con la acción que nace de él, puede reivindicarse de
cualquier poseedor e interponerse como excepción perentoria por el que la posee.
Arto. 887 C.

La prescripción negativa solo puede presentarse como excepción.
Artos. 820 y 1737 inc. Pr. B.J. 254 Cons. III-516 Cons. VIII-1081 Cons. II-1192-
1203-2565 Cons. V-2982. 8770 Cons. II-11358 Cons. IV-13730-18784 Cons. V-19909
Cons. IV.

Arto. 886.- El que prescribe puede completar el término necesario para su
prescripción, reuniendo el tiempo que haya poseído al que poseyó la persona que

le transmitió o transfirió la cosa, con tal de que ambas posesiones tengan los
requisitos legales.
Artos. 881 inc. 2º-891-1731-1787-1801-1802-1803 C. B.J. 3764 Cons. II-4482
Cons.III-4931 Cons. VII-7413 Cons. III.

Arto. 887.- La prescripción positiva puede alegarse como acción y como
excepción.
Artos. 885-1434 C.; B.J. 1081 Cons. II-1192-1767 Cons. II-6470 Cons. III.

Capítulo II
De la prescripción positiva

Arto. 888.- La posesión necesaria para prescribir, debe ser:
1º Fundada en justo título.
2º De buena fe.
3º Pacífica.
4º Continua.
5º Pública.
Artos. 1718-1781 C.
B.J. 9176-9468-9799-10309-10334 Cons. II-10911 Cons, III-11006 Cons. III-11481
Cons. II-11710 Cons. III-13270 (570) Cons. II-13907-14269 Cons. V-18415-18435
Cons. IV.

Arto. 889.- Se tiene por justo título para la prescripción, el que siendo
traslativo de dominio, encierra alguna circunstancia que le hace ineficaz para
verificar por sí mismo la enajenación.
Arto. 1781 C. B.J. 2379 Cons. IV Cons. IV-5558 Cons. II-7880-10193-11414 Cons.
III-1 1481 Cons. II-13825 Cons. IV-16l13 Cons. I-19125 Cons IV.

Arto. 890.- El que alega la prescripción positiva, debe probar la existencia del
título en que funda su derecho y las demás circunstancias que este Código exige.
Arto. 1763 C.; B.J. 2379 Cons. IV-7010.

Arto. 891.- La buena fe es sólo necesaria en el momento de la adquisición y se
presume siempre.
Artos. 718-1718-1745-1762 C.; 1079 Pr.-, B.J. 13754 Cons. V.

Arto. 892.- Posesión pacífica es la que se adquiere sin violencia.
Artos. 895-1746-1748-1812 C.; B.J. 176l3-17676.

Arto. 893.- Posesión continua es la que no se ha interrumpido de alguno de los
modos enumerados en el artículo 926 y siguientes.
Arto. 1739 C.; B.J. 474 Cons. IX-3764 Cons. II-13782-17613.

Arto. 894.- Posesión pública es la que se disfruta de manera que puede ser
conocida de los que tienen interés en interrumpirla, o la que ha sido
debidamente registrada.
Arto. 1782 C.; B.J. 11038 Cons. VIII.

Arto. 895.- La posesión adquirida o mantenida con violencia, no es útil para la
prescripción, sino desde que cesa la violencia.
Arto. 1746 C.

Arto. 896.- De la misma manera la posesión oculta impide la prescripción,
mientras no haya sido debidamente registrada, o no pueda ser conocida de los que
tengan interés en interrumpida.
Arto. 1782 C., B.J. 11038 Cons. VIII.

Capítulo III

De la prescripción de las cosas inmuebles

Arto. 897.- Para adquirir la propiedad de los inmuebles, o algún derecho real
sobre ellos por prescripción, se necesita una posesión de diez años. El derecho
de poseer se prescribe por la posesión de un año.
Artos. 1356-1715-1729 C.
No obstante, extraordinariamente puede adquirirse el dominio de las cosas
comerciables que no ha sido adquirido por la prescripción común, en virtud del
lapso de treinta años, aunque no se tenga título y cualquiera que sea la
condición del poseedor. Esta prescripción no se suspende en favor de las
personas enumeradas en el articulo 930.
Artos. 1729-1730 C.
Los actos de mera tolerancia no confieren posesión ni dan fundamentos a
prescripción alguna.
Artos. 1570-1715 inc. 2º-1800-3446 inc. 2º C.
Los dispuesto en el inciso 2º no es aplicable a poseedores limítrofes de sitios
que carecen de mojones visibles, y esto se entenderá también, respecto de la
prescripción común u ordinaria.
Arto. 166l C. B.J. 789 Cons. II-804 Cons. II-2379 Cons. III-3825 Cons. III-4009
Cons. II-7153 Cons. V-8956-8963-9799-10035 Cons. IV-11414 Cons.II-11710 Cons.
III.

Arto. 898.- La posesión de inmuebles o derechos reales sobre ellos, no vale para
la prescripción contra tercero, sino desde que se inscriba el título en el
Registro Público, salvo lo dicho en el Título de servidumbre.
Artos. 1730-2214-3948-3951-3953 C. B.J. 254 Cons. III-6l4-3003 Cons. II-4902
Cons. II-8253-9723 Cons. III-11481 Cons. II-13062 (362) Cons. III-13140 (440)-
13825 Cons. IV-13907-14265 Cons. V.

Capítulo IV
De la prescripción de las cosas muebles

Arto. 899.- Las cosas muebles se prescriben en dos años, si la posesión es
continua, pacífica y acompañada de buena fe y justo título.
Artos. 917-1346-1441-1768 C.; 735 CC.; B.J. 9813 Cons. III-11864.

Arto. 900.- Si la cosa mueble hubiere sido perdida por su dueño o adquirida por
medio de un delito y hubiere pasado a un tercero de buena fe, sólo prescribe a
favor de éste pasados cinco años.
Artos. 1441-1442-1443-1444-1445-1768-1769-1771 C.

Arto. 901.- El que exige la restitución de la cosa, en plazo hábil, de aquel que
la compró en mercado o plaza pública, o a un mercader que negocia en cosas del
mismo género o semejante, está obligado a pagar al tercero de buena fe el precio
en que éste haya adquirido la cosa, salvas sus acciones contra el que la halló,
si fue perdida o abandonada, o contra el autor del robo, en su caso.
Artos. 1441 inc. 2º-1443 C.

Capítulo V
De la prescripción negativa

Arto. 902.- Por la prescripción negativa se pierde un derecho. Para ello basta
el transcurso del tiempo.
B.J. 205 Cons. III-2046-2517 Cons. V-17304-18415 Cons. III.

Arto. 903.- La acciones para hacer efectivo un derecho, se extingue por la
prescripción del mismo derecho. B.J. 2046.-11038 Cons. VI.

Arto. 904.- Prescrita la acción por el derecho principal, quedan también
prescritas las acciones por los derechos accesorios.
Artos. 920-1877 C.

Arto. 905.- Todo derecho y su correspondiente acción se prescribe por diez años.
Esta regia admite las excepciones que prescriben los artículos siguientes, y las
demás establecidas expresamente por la ley. Arto. 858 C. B.J. 205 Cons. III.-
2441 Cons. IV-4045 Cons. IV-7470 Cons. II. -17304-18415 Cons. III-19512-19674.
96l2-9878 Cons. IV-11038 Cons. VI-12097 Cons. III.-13084 Cons. III y IV-13733-
15027-16015.

Arto. 906.- La prescripción negativa para exigir una deuda, se consuma por el
lapso de diez años.
Arto. 3111 C.; B.J. 2046.

Arto. 907.- La acción para exigir los alimentos pasados, sólo puede ejercitarse
por los que corresponden a los doce últimos meses; Pero no por los anteriores,
de acuerdo con el artículo 289.

Arto. 908.- Prescriben en dos años:
1º Las acciones por sueldos, honorarios o emolumentos de servicios
profesionales, y los honorarios de los árbitros, arbitradores, notarios,
procuradores y agentes judiciales, lo mismo que la acción que tengan los
mandantes contra los abogados, notarios, procuradores y agentes judiciales, para
la rendición de cuentas relativas al negocio sobre que versó el mandato de
procuración.
Artos. 921-3322 C.; B.J. 697 Cons. IV-938-6863 Cons. III-7175 Cons. II.
2º La de los directores de casas de educación y profesores particulares de
cualquiera ciencia o arte.
3º La de los médicos, cirujanos, flebotomianos, matronas y demás que ejercen la
profesión de curar, por sus visitas, operaciones y medicamento.
4º Los sueldos, salarios, jornales u otras retribuciones por la prestación de
cualquier servicio personal.
Arto. 3015 C.
5º La acción de los empresarios para exigir el valor de las obras que ejecutaren
por destajo.
B.J. 5674.
6º La acción de cualesquiera comerciantes, boticario, o mercaderes, para exigir
el precio de objetos vendidos, a personas que no fueren revendedoras.
7º La de los artesanos para reclamar el precio de su trabajo.
B.J. 5215 Cons. III.
8º La de los dueños de casa de huéspedes para exigir el importe del hospedaje; y
la de éstos y la de los fondistas, para exigir el precio de los alimentos que
suministren.
Artos. 3096-3111 C.; B.J. 14300-18602 Cons. II-158/1964

Arto. 909.- En los casos enumerados en la primera fracción del artículo
anterior, la prescripción corre desde el día en que terminó el negocio, o desde
aquel en que cesaron los interesados en el patrocinio o procuración.

Arto. 910.- En los casos de la fracción segunda, corre desde el día en que debió
pagarse el honorario o pensión.

Arto. 911.- En los casos de la fracción tercera, corre desde el día en que se
presta el servicio o desde aquel en que cesó la asistencia.

Arto. 912.- En los casos de las fracciones cuarta, quinta y séptima, corre desde
el día en que cesó el servicio o se entregó el objeto.
Arto. 3070 C.; B.J. 9727 Cons. I-14300.

Arto. 913.- En los casos de la fracción sexta, corre desde el día en que fueron
entregados los efectos, si la venta no se hizo a plazos.

Arto. 914.- En los casos de la fracción octava, corre desde el día en que debió
ser pagado el hospedaje o desde aquel en que se suministraron los alimentos.

Arto. 915.- Prescribe en un año la responsabilidad civil por injurias, ya sean
hechas de palabras o por escrito; y la que nace del daño causado por personas o
animales y que la ley impone al representante de aquellas o al dueño de éstos.
Artos. 2511-2512-2513 C.; B.J. 158/1964.

Arto. 916.- En los casos del artículo anterior, corre desde el día en que se
recibió o fue conocida la injuria, o desde aquel en que se causó el daño.

Arto. 917.- Las acciones para exigir el uso o cualquier otro derecho, sobre
bienes muebles, prescriben en un año contado desde el día en que se tiene dicho
derecho.
Arto. 899 C.; B.J. 9813 Cons. III.

Arto. 918.- Las acciones a que se refiere el artículo siguiente. cuando el pago
se haya estipulado por períodos de tiempo menor que un semestre, prescriben en
un año.
B.J. 4045 Cons. IV.-8903 Cons. III-10027-10600-12876 (175) Cons. IV. 20075 Cons.
V-6l6/1963.

Arto. 919.- Las acciones para pedir intereses, rentas, alquileres,
arrendamientos o cualesquiera otras pensiones no cobradas a su vencimiento,
quedarán prescritas a los tres años, contados desde el vencimiento de cada una
de ellas, siempre que el pago de dichas deudas sea estipulado por semestres o
por período mayor que un semestre.
Artos. 904-3784 C. B.J. 4045 Cons. IV-8903 Cons. III-10027-10600-12876 (175)
Cons. II-20075 Com.V-6l6/1963-524/1964.

Arto. 920.- La prescripción a que se refiere el artículo precedente, no
perjudica el derecho que se tenga para cobrar las futuras, mientras este mismo
derecho no esta prescrito.
Arto. 904 C.

Arto. 921.- La obligación de rendir cuentas que tienen todos los que administran
bienes ajenos, prescribe por el término de cinco años, salvo los casos
determinados en este Código.
Artos. 497-909 Nº 1-1345-3322 C. B.J. 183 Cons. I-4912 Cons. III-7373 Cons. II-
9229-9878 Cons. IV 1406l-14316 Cons. IV.

Arto. 922.- La prescripción de la obligación de dar cuenta, comenzará a correr
desde el día en que el obligado termina su administración, y la del resultado
líquido de aquellas desde el día en que la liquidación es aprobada por los
interesados o por sentencia que cause ejecutoria.
Artos. 497-908 Nº 1 C.; B.J. 183.-9229-9878 Cons. IV-1406l.

Arto. 923.- Las acciones a que se refieren los artículo 908, 915 y 919, si
después de ser exigible la obligación, se otorgare documentos o recayere
sentencia judicial, no se prescribirán en los términos antes expresados, sino en
el término común que se comenzará a contar desde el vencimiento del documentos o
desde el día de la sentencia ejecutoria.
Artos. 906-919 C.; B.J. 6863 Cons. II-7175 Cons. II.

Arto. 924.- Por lo general, el término para la prescripción de acciones,
comenzará a correr desde el día en que la obligación sea exigible.
Arto. 2208 C.; B.J. 2046-6863 Cons. II-13960

Arto. 925.- Las letras de cambio, pagarés a la orden, hayan sido o no endosados,
libranzas, acciones al portador y otras especies de transmisión, sean las partes
comerciantes o no, se prescribirán conforme al Código de Comercio o leyes
especiales.
Arto.905-906-2719 C.;310-603-669-678-704-1150-1151 C.C.
B.J. 563 Cons. II- 1032-2441 Cons. IV-4051-4810-5042-6458-6470 Cons. II-9518.

Capítulo VI
De la interrupción de la prescripción

Arto. 926.- Se interrumpe la prescripción positiva, cuando el poseedor es
privado de la posesión de la cosa o del goce del derecho durante un año, a menos
que recobre una u otro judicialmente.
Artos. 804-893-1739-1783-1785-1804 C. B.J. 474 Cons. IX-2982-3764-11038 Cons.
VIII-13140 (440)-13460-13782-13917 Cons. VI-14300-16229.

Arto. 927.- Toda prescripción se interrumpe civilmente:
1º Por el reconocimiento tácito o expreso que el poseedor o deudor haga a favor
del dueño o acreedor de la propiedad o derecho que trata de prescribirse; y
2º Por el emplazamiento judicial, embargo o secuestro notificado al poseedor o
deudor, aunque el Juez que conozca de estos actos sea incompetente, aunque
dichos actos sean nulos por defecto en la forma, y aunque el demandante no haya
tenido capacidad para presentarse en juicio.
Arto. 106-108-119-131-138 Pr. B.J. 516 Cons, II-2379 Cons. III-2517 Cons- V-
3367-3825-6055-6470 Cons. II-7373 Cons. II-8272 Cons. IV-11038 Cons. VIII-13140
(440)-13460-13782-13917 Cons. VI-14300-16229-19877 Cons. I-137/1965.

Arto. 928.- Ni el emplazamiento judicial, ni el embargo, aunque llegue a
contestarse la demanda, interrumpirán la prescripción positiva:
1º Si el actor desistiere de la demanda.
2º Si ésta se declara desierta.
3º Si el demandado fuere absuelto por sentencia ejecutoriada.
B.J. 516 Cons. IX.- 1 3907 Cons. V-14269 Cons. V- 137/1965

Arto. 929.- El efecto de la interrupción, es inutilizar para la prescripción
todo tiempo corrido anteriormente.
Artos. 1785-1804 C. B.J. 2379 Cons. III-2982-8272 Cons. IV-11942-13140 (440)
19877 Cons. I-20396 Cons. VI.

Arto. 930.- La prescripción negativa se interrumpe también por cualquier gestión
judicial o extrajudicial, para el cobro de la deuda y cumplimiento de la
obligación.
El compromiso hecho en escritura pública, sujetando la cuestión de la posesión o
propiedad a juicio de árbitros, interrumpe la prescripción.
B.J. 6470 Cons. II-8647-13460-14300

Capítulo VII
De la suspensión de la prescripción

Arto. 931.- No corre la prescripción:
1º Contra los menores y los incapacitados durante el tiempo que estén sin
guardador que los represente conforme a la ley.
Arto. 2690 C.; B.J. 2046.
2º Entre padres e hijos durante la patria potestad.
3º Entre los menores e incapacitados y sus guardadores, mientras dure la guarda.
Arto. 498 C.
4º Contra la herencia yacente, mientras no haya albacea que hubiere aceptado.
5º Contra los jornaleros y sirvientes domésticos, respecto a sus jornales o
salarios, mientras continúen trabajando o sirviendo al que se los debe.

6º A favor del deudor que con hechos ilícitos ha impedido el ejercicio de la
acción de un acreedor.
Arto. 892 Nº2 C.; B.J. 14316 Cons. III-19478 Cons. III.

TITULO VI
DE LAS SUCESIONES
Capítulo I
Disposiciones preliminares

Arto. 932.- Cualquiera suele heredar, por muerte de una persona, todos sus
bienes o parte de ellos, lo mismo por disposición de última voluntad que en
virtud de la ley. En el primer caso, la sucesión se llama testamentaria; en el
seguido, legítima.
La sucesión puede ser parte testamentaria y parte legítima.
Arto. 1022 C.; B.J. 597-2009-11197

Arto. 933.- La sucesión es la transmisión de los derechos activos y pasivos que
componen la herencia de una persona muerta, a la persona que sobrevive, a la
cual la ley o el testador llama para recibirla. Arto. 1254 C.; B.J. 1549 Cons.
III-2009-11038 Cons. III-12216 Cons. I

Arto. 934.- La sucesión de una persona se abre por la muerte de ella. Nada podrá
estipularse sobre los derechos a la sucesión de una persona, mientras ésta viva,
aunque ella consienta. Artos.
938-948-1239-2186-2473-2734 C.
La sucesión comprende todos los bienes, derechos
y obligaciones del causante, salvo los derechos y obligaciones que, por ser
meramente personales, se extinguen con la persona. Artos. 1870-2084 Nº8-2439
C.;B.J. 2009. 8652 Cons. IV-8804-9060-14135-487/1963 Cons. II.

Arto. 935.- Llamase heredero aquel en quien recae la totalidad de la herencia o
parte de ella, sin determinación de valor ni objeto. Llámese legatario aquel en
cuyo favor el testador deja cantidad u objetos determinados.
El heredero es, pues, el que sucede al difunto en virtud de un título universal,
siendo legatario el que deriva sus derechos de un título particular.
Artos. 1098, 1108, 1109, 1110, 1111, 1114, 1154, 1172, 1173 C.; B.J.-9599

Arto. 936.- Es título universal la disposición que comprende la generalidad de
los bienes del testador, o cierta porción de la misma, denominándose título
particular o singular al que dispone de bienes o de cantidades ciertas y
determinadas.
Arto. 1090-1108-1111 C.

Arto. 937.- Cuando el que, era dueño de la herencia y sus herederos o legatarios
parecieren en determinado momento o en el mismo día, sin que se pueda averiguar
cuáles fueron los que perecieron primero, se estará a lo dispuesto en el
artículo 47 de este Código.

Arto. 938.- La sucesión a el derecho hereditario, se abre tanto en las
sucesiones legítimas como en las testamentarias, desde la muerte del autor de la
sucesión, o por la presunción de muerte en los casos prescritos por la ley.
Artos. 42-56-58-72-73-934-986-1087-1091-1255-1384 C. B.J. 735. 8026 Cons. VIII-
8652 Cons. IV.

Arto. 939.- El derecho de sucesión al patrimonio del difunto, es regido por la
ley del domicilio que la persona de cuya sucesión se trata tenía al tiempo de su
muerte, sean los sucesores nacionales o extranjeros.
Artos. 42-942-1024-1069-1224-1369 C.; VI Nº 13 Tit Prel. C.B.J. 1252.8026 Cons.
VIII.

Arto. 940.- La jurisdicción sobre la sucesión corresponde a los jueces del lugar
del último domicilio del difunto. Ante los jueces de ese lugar deben entablarse:
1º Las demandas concernientes a los bienes hereditarios, hasta la partición
inclusive, cuando son interpuestas por alguno de los sucesores a título
universal contra sus coherederos.
Arto. 1553 Pr.
2º Las demandas relativas a las garantías de los lotes o hijuelas entre los
copartícipes, y las que tiendan a la reforma, rescisión o nulidad de la
partición.
Artos. 1390-1393 C.
3º Las demandas relativas a la ejecución de las disposiciones testamentarias,
aunque sean a título singular, como sobre la entrega de los legados.
Arto. 1128 C.
4º Las acciones personales de los acreedores del difunto, antes de la división
de la herencia.
Artos. 40 C.; 265-266 Nº 5 y 229 Pr.

Arto. 941.- Si el difunto no hubiere dejado más que un solo heredero, las
acciones deben dirigirse ante el Juez del domicilio de este heredero, después
que hubiere aceptado la herencia, con tal que lo tenga en Nicaragua.
B.J. 5075-8462.

Arto. 942.- La capacidad para suceder es regida por la ley del domicilio de la
persona al tiempo de la muerte del autor de la sucesión.
Artos. 939 C.; VI Nº 1 Tit. Prel. C.; 3286 (leer el Arto, VIII Nº lº y 2º TPC y
Arto. 984).

Arto. 943.- La capacidad para adquirir una sucesión debe tenerse al momento en
que la asignación se defiere.
Arto. 980 N’ I C.

Arto. 944.- Toda persona natural o judicial a menos de una disposición contraria
de la ley, goza de la capacidad de suceder o recibir una asignación.
Artos. 87-986-987-1241 C.

Capítulo II
De la sucesión testamentaria

Arto. 945.- Testamento es un acto más o menos solemne en que una persona dispone
libremente del todo o parte de sus bienes para que tenga pleno efecto después de
sus días, conservando la facultad de revocar las disposiciones contenidas en él,
mientras viva.
Artos. 230-971 C.; B.J. 4536 Cons. III. 10808

Arto. 946.- El testamentos es un acto personal que no puede hacerse por
procurador o delegado, ni dejarse al arbitrio de otra persona ni por lo que toca
a la institución de herederos y legatarios, ni al objeto de la herencia, ni,
finalmente, al cumplimiento del testamentos.
El testador, sin embargo, puede encomendar a tercero, en calidad de árbitro o
arbitrador, el inventario, división y partición de la herencia cuando entran a
percibirla varias personas, ya sea a título universal o singular.
Artos. 425-1122-3244 C.; B.J. 7428. 20005-154/1962 Cons. IV.

Arto. 947.- No producirá efecto alguno la disposición que dependiere de
instrucciones o recomendaciones hechas a otro secretamente, ni la que se
refiriere a documentos sin legalizar o no escritos ni firmados por el testador,
ni, por último, la que se hiciere a favor de personas indeterminadas cuya
certeza no pueda designarse.
Artos. 670-975-1144-3295 C.; B.J. 4871-15401.

Arto. 948.- Es nula la disposición captatoria en que el testador asigne alguna
parte de sus bienes a otro, a condición de que éste le deje por testamentos
parte de los suyos.
Arto. 970 C.

Arto. 949.- La disposición hecha a favor de los parientes del testador o de los
de otra persona, sin designación expresa, se tomará como referentes a los más
próximos del testador o de la persona indicada, conforme al orden de sucesión
legal; pero habrá lugar al derecho de representación con todos sus efectos.
Artos. 977-1005-1016-1018-1147-1180 C.; B.J. 19344-323/1965 Cons. IV.

Arto. 950.- El testador puede disponer ya pura y simplemente, ya con ciertas
condiciones, mientras éstas no sean imposibles, absoluta o relativamente, o
contrarias a la ley.
Las condiciones imposibles absoluta o relativamente, o contrarias a la ley y
buenas costumbres, se tienen por no puestas y en nada perjudican al heredero o
legatario, aun cuando el testador corresponda lo contrario. Lo mismo se
observará respecto de las condiciones de no hacer una cosa imposible.
Artos. 308-955-1147-1879-1880-1881-2437-2474-2475-2476-2477-2478-3644 C. B.J.
14566.

Arto. 951.- La condición puramente potestativa, impuesta al heredero o
legatario, ha de ser cumplida por éstos después de la muerte del testador y con
noticia de que les había sido impuesta; exceptúase el caso en que la condición
ya cumplida no pueda reiterarse.
Artos. 935 inc. 2º-1089-1879-1881 C.

Arto. 952.- Si la condición potestativa impuesta al heredero o legatario fuere
negativa, o de no hacer o no dar, cumplirán aquellos con afianzar que no harán o
no darán lo que les fue prohibido por el testador, y que en caso de
contravención devolverán lo percibido con sus frutos o intereses.
Artos. 1103-1288-1332 C.

Arto. 953.- Cuando la condición fuere casual o mixta, bastará que se realice o
cumpla en cualquier tiempo, vivo o muerto el testador, si éste no hubiere
dispuesto otra cosa. Si había existido o si había cumplido al hacerse el
testamentos, y el testador lo ignoraba, se tendrá por cumplida. Si lo había,
sólo se tendrá por cumplida cuando sea de tal naturaleza que no pueda ya existir
o cumplirse de nuevo.
Artos. 1089-1879-18887-1888 C.

Arto. 954.- La condición absoluta de no contraer primero o ulterior matrimonio,
se tiene por no puesta; salvo que se limite a no contraerlo antes de la edad de
veinte años.

Arto. 955.- Se tendrá así mismo por no puesta la condición de permanecer en
estado de viudedad, a menos que el asignatario tenga uno o más hijos del
anterior matrimonio al tiempo de deferírsele la asignación.
B.J. 15431 Cons. VI.

Arto. 956.- Los artículos precedentes no se oponen a que se provea a la
subsistencia de una mujer, mientras permanezca soltera o viuda, dejándole por
ese tiempo un derecho de usufructo, de uso o de habitación, o una pensión
periódica. La condición de casarse o no casarse con una persona determinada, y
la de abrazar un estado o profesión cualquiera, permitido por las leyes,
valdrán.
B.J. 15431 Cons. VI.

Arto. 957.- La expresión del objeto o aplicación que haya de darse a lo dejado
por el testador o la carga que él mismo impusiese, no se entenderá condición, si
no pareciere ser ésta su voluntad. Lo dejado de esta manera puede pedirse desde

luego y es trasmisible a los herederos, afianzando el cumplimiento de lo mandado
por el testador, y en caso contrario, la devolución de lo percibido con sus
frutos e intereses.
Artos. 952-1100-1102-1103 C.; B J. 13006 (305) Cons. III, En oposición al Arto.
1102 C.

Arto. 958.- Cuando sea culpa o hecho propio del legatario, no puede cumplirse el
legado de que trata el artículo anterior en los mismo términos que ordenó el
testador, deberá cumplirse en otros, los más análogos y conformes a su voluntad.
Artos. 1135-1159-2171 C.

Arto. 959.- Lo dispuesto sobre las condiciones imposibles y las contrarias a las
leyes y buenas constumbres, rige igualmente en los casos del artículo 957.
Artos. 1104-1880 C.

Arto. 960.- Si el cumplimiento de la condición fuere impedido por alguno que
tenga interés en que no se cumpla, se tendrá por cumplida.
Arto. 1889 C.

Arto. 96l.- La expresión de una causa falsa de la institución de heredero o del
nombramiento de legatario, será considerada como no escrita.
Artos. 1145-1863-1874 C.

Arto 962.- La expresión de una causa contraria a derecho, a la moral o a las
buenas costumbres, aunque sea verdadera, se tendrá por no escrita.
Arto. 1874 C.

Arto. 963.- La designación del tiempo en que deba comenzar o cesar el efecto de
la institución de heredero, se tendrá por no escrita.
Arto.1092 C.; B.J. 15431 Cons. VII.

Arto. 964.- Es nulo el testamentos otorgado por violencia, dolo o fraude.Artos.
988-2459-2468-2469-2470 C.; B.J. 569.

Arto. 965.- El que por dolo, fraude o violencia, impidiere que una persona
disponga libremente su última voluntad, será castigado con arreglo al Código
Penal y si fuere heredero ab intestato quedará además privado de su derecho a la
herencia que pasará a las personas a quienes correspondiere, si tal heredero no
existiere.
Artos. 988 C.; B.J. 569.

Arto. 966.- La autoridad judicial o administrativa que tuviere noticia de que
alguno impedia testar a otro, se presentará sin tardanza en casa del testador
con un Notario y los necesarios testigos, para que la persona a quien se impide
testar, lo haga libremente, dándole las garantías que el caso demande.

Arto. 967.- Es nulo el testamentos en que el testador no exprese cumplida y
claramente su voluntad.
Artos. 978-979 Nº4-1090 C.

Arto. 968.- No vale disposición alguna testamentaria que el testador no haya
dado a conocer de otro modo que por sí o no, o por una señal de afirmación o
negación, contestando una pregunta.
Arto. 979 Nº 4 C.

Arto. 969.- El testador no puede prohibir que se impugne el testamento en los
casos en que haya nulidad declarada por la ley.
Arto. 1090 C.; B.J, 986.

Arto. 970.- El testamento es un acto de una sola persona.

Serán nulas todas las disposiciones contenidas en el testamentos otorgado por
dos o más personas a un tiempo, ya sean en beneficio reciproco de los
otorgantes, o de una tercera persona. Artos, 948-1219-1220 C.

Arto. 971.- El testamentos puede ser revocado libremente en todo o en parte, por
el testador, quien no puede renunciar este derecho.
La revocación del testamentos, en todo o en parte, sólo puede hacerse en otro
testamentos con las solemnidades legales, o por escritura pública, o por el
hecho de enajenar el testador, antes de su muerte, los objetos testados. Si el
testamentos revocatorio tuviere también alguna disposición referentes a los
bienes, y esta parte fuere anulada por falta de alguna solemnidad, la revocación
surtirá su efecto si pudiere valer como escritura pública.
Artos. 945-1210-1211-1218-1219-1220-2371-2483 C.; B.J. 4536.

Arto. 972.- Cuando en el segundo testamentos no se mencione el primero, sólo
revocará a éste en la parte que le fuere contraria.
Arto. 1213 C.

Si aparecieren dos testamentos de la misma fecha, sin que pueda señalarse cual
sea posterior, y estuvieren en contradicción, se tendrán en ambos por no
escritas las disposiciones contradictorias.
Arto. 1135 Pr.

Arto. 973.- La revocación producirá su efecto aunque el segundo testamento
caduque por la incapacidad del heredero, o de los legatarios nuevamente
nombrados, o por la renuncia de aquel o de éstos.
Artos. 977-1218 C.

Arto. 974.- La revocación del testamentos revocatorio no restablece el primero,
a no ser que el testador lo disponga de una manera expresa.
Artos. 1212-1218 C.

Arto. 975.- Las cédulas o papeles a que se refiera el testador en el
testamentos, no se mirarán como parte de éste, aunque el testador lo ordene, ni
valdrán más de lo que sin esta circunstancia valdrían.
Arto. 947 C.

Arto. 976.- No hay herederos forzosos. En consecuencia, el testador podrá
disponer libremente de sus bienes, sin perjuicio del derecho de alimentos que la
ley concede a ciertas personas y de la porción conyugal en favor del cónyuge
sobreviviente que carece de lo necesario para su cóngrua sustentación.
Artos. 221-291-1197-1222-1223 C.

Arto. 977.- Las disposiciones testamentarias caducan y quedan sin efecto en
relación a los herederos y a los legatarios en los casos siguientes:
1º Cuando fallezcan dichos herederos o legatarios antes que el testador.
Arto. 1155 C.
2º Cuando la institución de heredero o legatario dependiere de una condición, y
éstos murieren antes de que ésta se cumpliere.
Artos. 982 inc. 2º 1127-1155-1890-1895 C.
3º Si los herederos o legatarios se incapacitaren para adquirir la herencia o el
legado.
4º Si el heredero o legatario renunciare su derecho.
Artos. 940-982 incs. 1º y 2º-1160 C.

Arto. 978.- En caso de duda sobre la interpretación de una disposición
testamentaria se practicará lo que estuviere más en armonía con la intención del
testador, conforme al contexto del testamento.
Artos. 101-967-1036-1411 inc. 4º-2496 C.; 16l2 Pr.
B.J. 7699-12205 Cons. I-14032 Cons. III 15401 Cons. III-52/1963

Capítulo III
De los que pueden testar y de los que pueden
adquirir por testamento

Arto. 979.- No son hábiles para testar:
1º Los varones menores de quince años y las mujeres menores de catorce, salvo
que hubieren sido declarados mayores.
Arto. 101- 425-1036 C.; 16l2 Pr.
2º El que se hallare bajo interdicción por causa de demencia.
3º El que actualmente no estuviere en su juicio por ebriedad u otra causa.Arto.
346 C.
4º Todo el que de palabra o por escrito no pudiere expresar su voluntad
claramente.
Arto. 968 C.
Las personas no comprendidas en esta enumeración son hábiles para testar. B.J.
262 Cons. VI-8565-13810 Cons. II-17135

Arto. 980.- La capacidad del testador será regulada por el estado en que se
hallare en la época en que se hizo el testamento.
Arto. 943 C.
Por consiguiente, el testamento otorgado durante la existencia de cualquiera de
las causas de inhabilidad expresadas en el artículo precedente, es nulo, aunque
posteriormente deje de existir la causa.
Arto. 346 C.
Y por el contrario., el testamento valido no deja de serlo por el hecho de
sobrevenir después alguna de estas causas de inhabilidad.
Arto. V incs. 9º y 15º Tit. Prel. C.

Arto. 981.- Será capaz y digno de suceder toda persona a quien la ley no haya
declarado incapaz o indigno.
Artos. 984-988-2472 C.

Arto. 982.- Para ser capaz de suceder es necesario existir naturalmente al
tiempo de abrirse la sucesión; salvo que se suceda por derecho de transmisión,
pues entonces bastará existir al abrirse la sucesión de la persona por quien se
transmite la licencia o legado. Se entiende por derecho de transmisión el que
tienen los herederos de una persona para aceptar o repudiar la herencia o legado
que ella no había aceptado ni repudiado, aun cuando fallezca sin saber que se le
ha deferido. No se puede ejercer este derecho sin aceptar la herencia de la
persona que lo trasmite.
Artos. 11-19-938-1190 C.
Si la herencia o legado se deja bajo condición suspensivo, será también preciso
existir en el momento de cumplirse la condición.
Artos. 977 inc. 2º-1091-1096-1878 C.
Con todo, las asignaciones a personas que al tiempo, de abrirse la sucesión no
existen, pero se espera que existan, no se invalidarán por esta causa si
existieren dichas personas antes de espirar los treinta años subsiguientes a la
apertura de la sucesión.
Valdrán con la misma limitación las asignaciones ofrecidas en premio a los que
presten un servicio importante, aunque el que lo presta no haya existido al
momento de la muerte del testador.
Artos. 1002-1006-1193-2758-2783 C.

Arto. 983.- Son prohibidas las vinculaciones y toda institución a favor de manos
muertas.
Artos. 3174 C.; 49-54 En.; B.J. 52/1963

Arto. 984.- Son incapaces de toda herencia o legado las cofradías y otras
corporaciones semejantes, lo mismo que los gremios o establecimientos
cualesquiera que no sean personas jurídicas.

Pero si la asignación tuviere por objeto la fundación de una nueva corporación o
establecimiento, podrá solicitarse la aprobación legal, y obtenida ésta valdrá
la asignación.
Artos. 3-76-986-2759 C.

Arto. 985.- Tienen incapacidad relativa de recibir por testamento:
1º Del menor no emancipado, su guardador, a no ser que habiendo renunciado la
guarda, haya dado cuenta de la administración o que sea ascendiente o hermano
del menor.
Arto 2160 C.
2º Del menor, sus maestros o pedagogos, y cualquiera persona a cuyo cuidado está
entregado.
3º Del enfermo, los facultativos que le asistieron en la enfermedad de que murió
y los confesores que durante la misma le confesaron.
4º Del cónyuge adúltero. su cómplice, si se ha probado judicialmente el hecho.
5º Del testador, el cartulario que le hace el testamento público o autoriza la
cubierta del testamento cerrado; y la persona que escriba el testamento.
La incapacidad a que se refieren los incisos 2º y 3º no impide los legados
remunerativos de los servicios recibidos por el testador, ni las disposiciones
en favor del consorte o de parientes que pudieren ser herederos legítimos del
testador.
Artos. 448-1144-1307 C.

Arto. 986.- Las personas morales o jurídicas son hábiles para adquirir por
testamento. Serán absolutamente nulas las mandas hechas en favor de iglesias,
templos o institutos de carácter religiosa de cualquier culto en cuanto excedan
de la décima parte de los bienes del testador. Tampoco puede disponerse de más
del décimo para sufragios u otras mandas religiosas.
Artos. 3-944-1241-1413 C.; B.J. 52/1963.

Arto. 987.- Las disposiciones en favor de personas inhábiles son absolutamente
nulas, aunque se hagan por interpósita persona.
Se tienen como personas interpuestas los descendientes, ascendientes, consortes,
hermanos o cuñados del inhábil.
Artos. 2220-2817-2819-2819 C.
En la incapacidad del confesor se tendrá también por interpósita persona el
cabildo, iglesia, comunidad o instituto a que pertenezca el confesor.
B.J. 10136 Cons. IV-11024-13733.

Arto. 988.- Son indignos de suceder.
1º Los que hubieren dado muerte voluntariamente o intentado matar a aquel de
cuya sucesión se trata,
Arto. 3587 C.
2º El que le haya obligado a hacer un testamento, o a modificarle.
3º El que le haya impedido hacer el testamento o revocar el ya hecho, o si
hubiere suprimido, ocultado o alterado el testamento posterior.
Artos. 965-997-106l inc. 1º-1377-2793 C.; B.J. 13006 (305) Cons. IV-15966.

Arto. 989.- El que hubiere incurrido en indignidad puede ser admitido a suceder
cuando la persona de cuya herencia se trata le haya expresamente habilitado por
documento público o por testamento.
Arto. 2483 C.

Arto. 990.- El que haya sido excluido como indigno, está obligado a restituir
todos los frutos y rentas que hubiere percibido desde que tomó posesión de la
herencia.
Artos. 993-1748 C.

Arto. 991.- la indignidad de los padres o ascendientes, no perjudica a sus hijos
y descendientes, bien le sucedan por cabeza o por derecho de representación;
pero ni el padre ni la madre tienen sobre la parte de herencia entregada a sus

hijos, los derechos de administración que la ley concede a los padres de
familia.
Artos. 249-1004-1006-1066-1731 C.

Arto. 992.- Para que la indignidad produzca efecto, es preciso que sea declarada
judicialmente a solicitud de parte interesada en la exclusión del heredero o
legatario indigno.
La acción para pedir la declaratoria prescribe en cuatro años de posesión de la
herencia o legado.
Artos. 905-1233-1302 C.
Muerto el heredero o legatario sin que se haya intentado la acción de
indignidad, no se admitirá contra los herederos del indigno.
Artos. 886-1006 inc. 2º-17331-1802 C.

Arto. 993.- La acción de indignidad no pasa contra terceros que de buena fe
hubieren adquirido del indigno, a título oneroso, bienes pertenecientes a la
sucesión, antes de entablarse la acción o excepción de indignidad.
Arto. 990.

Arto. 994.- El heredero o legatario demandado para el pago de las deudas
hereditarias o testamentarias, no podrá alegar su propia incapacidad o
indignidad contra la acción del respectivo acreedor para no pagar dichas deudas;
salvo que se hubiere dictado sentencia ejecutoria, declarándole incapaz o
indigno.
Artos. 2205 C.; 821 Pr.

Arto. 995.- Si un heredero o legatario fuere demandado por otro heredero o
legatario, para el pago de la herencia o legado, podrá oponer la excepción de
incapacidad o indignidad en que el demandante hubiere incurrido.
Arto. 820 Pr.

Arto. 996.- Los deudores a la sucesión, al ser demandados por los herederos o
legatarios para el pago de las deudas, no podrán alegar la incapacidad o
indignidad de dichos herederos o legatarios para no pagarles las deudas
referidas; salvo que ya se hubiere dictado sentencia firme declarando la
incapacidad o indignidad.
Arto. 821 Pr.

Arto. 997.- La incapacidad o indignidad no priva al heredero o legatario
excluido, de los alimentos que la ley le señale, ni altera de modo alguno sus
créditos activos o pasivos respecto de la sucesión.
Artos. 149 inc. 2º-297 inc. 2º-2093 incs. 1º y 2º C.

TITULO VII
REGLAS RELATIVAS A LA SUCESION INTESTADA

Arto. 998.- Las leyes reglan la sucesión en los bienes de que el difunto no ha
dispuesto, o si dispuso, no han tenido efecto sus disposiciones por la nulidad
del testamento o por otra causa.
Artos. 949-977- 1111 C.; B.J. 10048-10122-11197

Arto. 999.- La ley no atiende al origen de los bienes para reglar la sucesión
intestada o gravarla con restituciones o reservas.
Artos.1011-1014C.

Arto. 1000.- En la sucesión intestada no se atiende al sexo ni a la
primogenitura.

Arto. 1001.- Son Llamados a la sucesión intestada:
1º Los descendientes legítimos del difunto.

2º Sus ascendientes legítimos.
3º Sus colaterales legítimos.
4º Sus hijos naturales o nietos naturales.
5º Sus padres naturales o abuelos naturales.
6º Sus hermanos naturales.
7º El cónyuge sobreviviente.
8º Los municipios.
El orden de sucesión es el que se indica en el Título subsiguiente.
B.J. 11197-14628

Arto. 1002.- Se sucede ab intestato, ya por derecho personal, ya por derecho de
representación.
La representación es una ficción legal en que se supone que una Persona tiene el
lugar y por consiguiente el grado de parentesco y los derechos hereditarios que
tendría su padre o madre, si éste o ésta no quisiere o no pudiere suceder.
Se suele representar a un padre o madre, que si hubiere querido o podido
suceder, habría sucedido por derecho de representación.
Artos. 949-982-1147 C.; 1799 Nº 2 Pr.; B.J. II 197-11728-18856-19260.

Arto. 1003.- Los que suceden por representación heredan en todos casos por
estirpes, es decir, que cualquier que sea el número de los hijos que representan
al padre o madre, toman entre todos y por iguales partes la porción que hubiere
cabido al padre o madre representado.

Arto. 1004.- Los que no suceden por representación, suceden por cabezas, esto
es, toman entre todos y por iguales partes la porción a que la ley los llama, a
menos que la misma ley establezca otra división diferente.

Arto. 1005.- Hay siempre lugar a la representación:
1º En la descendencia legítima del difunto de cuya sucesión se trata.
2º En la descendencia legítima de sus hermanos legítimos.
Arto. 1016 Nº 1 C.
3º En la descendencia legítima de sus hijos o nietos naturales y de sus hermanos
naturales.
Fuera de estas descendencias no hay lugar a la representación.
Artos. 449-1013-1016 C.; B,J. 504-7216 Cons. II-18856-19260

Arto. 1006.- Se puede representar al ascendiente, cuya herencia se ha
repudiado.Se puede asimismo representar al incapaz, al indigno y al que repudió
la herencia del difunto.
Artos. 982-991-992 C.; 1799 Nº2 Pr.

Arto. 1007.- En todos los casos en que la representación es admitida, la
división de la herencia se hace por estirpe, como se dice en el artículo 1003.
Si ésta ha producido muchas ramas, la subdivisión se hace también por estirpe en
cada rama y los miembros de la misma rama.

TITULO VIII
DE LA DISTRIBUCION DE LA HERENCIA

Arto. 1008.- Si el difunto hubiere dejado hijos legítimo, la herencia se
dividirá en cuatro partes: tres para los hijos legítimos y una para los hijos
naturales o nietos naturales, sin perjuicio de la porción conyugal que
correspondas al marido o mujer sobreviviente.
Arto. 1207 C.

Arto. 1009.- Cuando por ser el número de los hijos legítimos mayor que el de los
ilegítimos reconocidos, resultaren éstos con mayor haber que aquellos, se
dividirá la herencia de manera que corresponda a todos, legítimos y naturales,
partes iguales.

Arto. 1010.- Si el difunto no hubiere dejado descendientes legítimos, la
herencia se dividirá en tres partes iguales: una para los ascendientes
legítimos, otra para el cónyuge y otra para los hijos naturales o nietos
naturales.
No habiendo cónyuge sobreviviente, la herencia se dividirá en dos partes: una
para los ascendientes legítimo y otra para los hijos naturales o nietos
naturales.
No habiendo hijos naturales o nietos naturales, se dividirá la herencia en dos
partes, una para los ascendientes legítimos y otra para el cónyuge.
No habiendo cónyuge, ni hijos o nietos naturales, la herencia pertenecerá toda a
los ascendiente legítimos.
Habiendo un solo ascendiente en el grado más próximo. sucederá éste en todos los
bienes o en toda la porción hereditaria de los ascendientes.
Artos. 1147 C.; B.J. 771.

Arto. 1011.- Si el difunto no hubiere dejado descendientes ni ascendientes
legítimos, le sucederán sus hermanos legítimos, su cónyuge y sus hijos naturales
o nietos naturales. La herencia se dividirá en cinco partes: una para los
hermanos legítimos, dos para el cónyuge y dos para los hijos o nietos naturales.
No habiendo cónyuge sobreviviente, la herencia se dividirá en cuatro partes: una
para los hermanos legítimos y tres para los hijos o nietos naturales.
No habiendo hijos naturales o nietos naturales, sucederán en la mitad de los
bienes, los hermanos legítimos y en la otra mitad el cónyuge.
No habiendo ni hijos o nietos naturales, ni cónyuge sobreviviente, llevarán toda
la herencia los hermanos legítimos.
Entre los hermanos legítimos, se comprenderán aún los que solamente lo sean por
parte de padre o parte de madre; pero la porción del hermano paterno o materno,
será la mitad de la porción del hermano natural.
Arto. 1014 C.
No habiendo hermanos carnales, los hermanos legítimos, paternos o matemos,
llevarán toda la herencia o toda la porción hereditaria de los hermanos.
B.J. 79.

Arto. 1012.- Si el difunto no ha dejado descendientes. ascendientes ni hermanos
legítimos, llevarán la mitad de los bienes el cónyuge sobreviviente y la otra
mitad los hijos naturales o nietos naturales.
A falta de cónyuge, llevarán toda la herencia los hijos naturales o nietos
naturales.
B.J. 504. B.J 13754 Cons. II.

Arto. 1013.- A falta de descendientes legítimos, ascendientes legítimos,
hermanos legítimos e hijos naturales o nietos naturales, serán llamados a
suceder al difunto, sus padres naturales, o sus abuelos naturales; la herencia
se dividirá en dos partes: una para los padres o abuelos naturales y otra para
el cónyuge sobreviviente.

Arto. 1014.- No habiendo descendiente legítimo, ascendientes legítimos, hermanos
legítimos, hijos legítimos, hijos naturales o nietos naturales, padres naturales
o abuelos naturales, la herencia se dividirá en tres partes: una para los
hermanos naturales y dos para el cónyuge sobreviviente.
No habiendo cónyuge, llevarán toda la herencia los hermanos naturales, y no
habiendo hermanos naturales llevará toda la herencia el cónyuge.
Los hermanos naturales sucederán simultáneamente; pero el hermano carnal llevará
doble porción que el paterno o materno.
Arto. 1012-1013 C.; B.J. 11 520 Cons. IV.
La calidad de hijo legítimo, no dará derecho a mayor poción que la del que sólo
es hijo natural del mismo padre o madre.
B.J. 504. 993 C.

Arto. 1015.- El cónyuge separado de cuerpos, no tendría parte alguna en la
herencia ab intestato de su mujer o marido, si hubiere dado motivo a la
separación de cuerpos por su culpa. Tampoco tendría derecho en la sucesión del
cónyuge premuerto, el cónyuge sobreviviente que sin justa causa le había
abandonado por más de seis meses, si durante este abandono ocurrió la muerte.
Artos. 185-1202-1208 C.: B.J, 3379.

Arto. 1016.- A falta de descendientes legítimos, ascendientes legítimos,
hermanos legítimos, hijos naturales o nietos naturales, padres naturales o
abuelos naturales, hermanos naturales y cónyuge sobreviviente, sucederán al
difunto los otros colaterales legítimos de que no se ha hablado, según las
reglas siguientes:
1a El colateral o los colaterales del grado más próximo, excluirán siempre a los
otros. Entre estos colaterales no hay representación.
Arto. 1005 C.
2a Los derechos de sucesión de los colaterales no se extienden más allá del
sexto grado, según lo dicho en el artículo XVIII párrafo IV Del parentesco.
3a Los colaterales de simple conjunción, esto es, los que sólo son parientes del
difunto por parte de padre o por parte de madre, gozan de los mismos derechos
que los colaterales de doble conjunción, esto es,los que a la vez son parientes
del difunto por parte de padre y por parte de madre.
B.J. 3379 Cons. II.

Arto. 1017.- Se llaman hijos naturales en materia de sucesiones, los que han
obtenido el reconocimiento de su padre, e igual denominación tienen respecto de
la madre, sin necesidad de ese reconocimiento.
Artos. 199-220-221-222-235-240-332-517-532 C.; B.J. 757 Cons. III. 487/1962
Cons. II.

Arto. 1018.- Las denominaciones de legítimos, ilegítimos, naturales y las demás
que se dan a los hijos, se aplican correlativamente a los padres, abuelos,
hermanos, nietos y demás deudos.
Artos. 517-532-533-949 C.

Arto. 1019.- A falta de todos los herederos ab intestato, designados en los
artículos precedentes, sucederán los municipios, según las reglas siguientes.
B.J. 3978.

Arto. 1020.- El municipio llamado a la sucesión es el correspondiente al lugar
del domicilio del causante. Si éste nunca hubiere tenido su domicilio en la
República, corresponden los bienes a los municipios donde se encontraren a la
muerte de aquél, declarándose heredero al Municipio donde hubiere más bienes y
considerandos a los otros municipios como legatarios. Si los bienes no están
situados en la República, pertenecen al Municipio del lugar del nacimiento; y si
éste no ocurrió en ella, el Presidente de la República determinará el Municipio
a que correspondan.
Los Municipios no tomarán posesión de la herencia sin que preceda sentencia que
los declare herederos, en los términos que ordena el Código de Procedimiento.
Artos. 740 y sigs. Pr.; B.J. 13654

Arto. 1021.- Los bienes que por herencia o legado adquieran los municipios,
serán invertidos por ellos exclusivamente en establecimientos de beneficencia e
instrucción pública.

Arto. 1022.- Cuando en un mismo patrimonio se ha de suceder por testamentos y ab
intestato, se cumplirán primero las disposiciones testamentarias y el remanente
se adjudicará a los herederos ab intestato, según las reglas generales.
No obsta que uno de los herederos ab intestato, haya recibido una asignación de
la parte testada, para que lleve integra la porción que le correspondas en la
parte intestada. Prevalecerá sobre todo ello la voluntad expresa del testador.
Artos. 932 inc. 2º-978 C.

Arto. 1023.- Los extranjeros son llamados a las sucesiones ab intestato,
abiertas en Nicaragua, de la misma manera y según las mismas reglas que los
nicaragüenses.
Artos. XIV Tit. Prel. C.

Arto. 1024.- En la sucesión ab intestato de un extranjero que fallezca dentro o
fuera del territorio de la República, tendrán los nicaragüenses a título de
herencia, de porción conyugal o de alimentos, los mismos derechos, que según las
leyes nicaragüenses les corresponderían sobre la sucesión intestada de un
nicaragüense.
Los nicaragüenses interesados podrán pedir que se les adjudique en los bienes
del extranjero existentes en Nicaragua, todo lo que les correspondas en la
sucesión del extranjero.
Esto mismo se aplicará en caso necesario a la sucesión de un nicaragüense que
deja bienes en país extranjero.
Arto. 42-939-1369 C.

TITULO IX
DE LA FORMA DE LOS TESTAMENTOS

Arto. 1025.- El testamentos puede ser común o especial. El común puede ser
abierto o cerrado.

Arto. 1026.- Se consideran testamentos especiales, el militar, el marítimo y el
hecho en país extranjero.

Arto. 1027.- Es abierto el testamentos siempre que el testador manifiesta su
última voluntad en presencia de las personas que deben autorizar el acto,
quedando enteradas de lo que en él se dispone.

Arto. 1028.- El testamentos es cerrado cuando el testador sin revelar su última
voluntad, declara que ésta se halla contenida en el pliego que presenta a las
personas que han de autorizar el acto.

Arto. 1029.- No podrán ser testigos en un testamentos solemne otorgado en
Nicaragua:
1º Los menores de diez y ocho años.
Arto. 1041 inc. 2º C.; 42 Ley del Notario.; B.J. 336 Cons. III.
2º Los que se hallen en interdicción por causa de demencia.
3º Todos los que actualmente se hallaren privados de la razón.
4º Los ciegos.
5º Los sordos.
6º Los mudos.
7º Los condenados a alguna de las penas que llevan consigo la suspensión de los
derechos políticos y civiles y los que hubieren sido condenados por los delitos
de falsedad en general o de falso testimonio.
Arto. 1316 Pr.
8º Los que no sean vecinos de la República.
Arto. 42 Ley del Notario.
9º Los que no entiendan el idioma del testador.
Arto. 42 ley del Notario.
10º La mujer, los dependientes, criados o parientes dentro del cuarto grado de
consanguinidad o segundo de afinidad del Notario autorizante; y el que escribe
el testamentos.
Arto. 1317 Pr., 43 No. 4 ley del Notariado.
11º Los herederos, legatarios, cónyuges y parientes de los instituidos, dentro
de los mismos grados a que se refiere el número anterior.
B.J. 7828-8984-10449-15125-Cons. III-19136 Cons. VI

Arto. 1030.- La prohibición a que se refiere la fracción final del artículo
precedente comprenderá solamente al testamentos abierto, y quedan exceptuados
los legatarios y parientes, cuando el legado sea de algún objeto mueble o
cantidad de poca importancia, con relación al caudal hereditario.

Arto. 1031.- Para que un testigo sea declarado inhábil, es necesario que la
causa de su incapacidad exista al tiempo de otorgarse el testamentos.
B.J. 17909 Cons. III.

Arto. 1032.- El Notario que intervenga en cualquier testamentos debe conocer al
testador, o identificar su persona con dos testigos que le conozcan, y sean a su
vez conocidos por el Notario, y además asegurarse que el testador tiene la
capacidad legal necesaria para otorgar el testamento. Bastará que el Notario
haga constar estas circunstancias.
Arto. 979-980-1036 C.; 25 ley del Notario.; B.J. 15209 Cons. II.

Arto. 1033.- Si no pudiere identificarse la persona del testador en la forma
prevenida en el artículo que precede, se declarará esta circunstancia por el
Notario, reseñando los documentos que el testador presente con dicho objeto y
las señas personales del mismo.
Si fuere impugnado el testamento por tal motivo, corresponderá al que sostenga
su validez la prueba de la identidad del testador.
Arto. 23 inc. 5º Ley del Notariado.

Arto 1034.- Será nulo el testamento en cuyo otorgamiento no se hayan observado
las formalidades respectivas establecidas en este Título.
Artos. 1050-2372 C.; 43 inc. 4’Ley del Notariado.; B.J. 8981-9348-10449.

TITULO X
DEL TESTAMENTO ABIERTO

Arto. 1035.- El testamento abierto deberá ser otorgado ante Notario y tres
testigos idóneos que vean, oigan y entiendan al testador, y de los cuales dos, a
lo menos, deben saber leer y escribir.
Arto. 651 Pr., B.J. 4864-10449-15209 Cons. II-16269-17909 Cons.III-18754 Cons.
IV.

Arto. 1036.- El testador expresará su última voluntad en presencia de los
testigos y del Notario. Este redactará las cláusulas y las leerá en alta voz al
testador en presencia de los testigos, para que el testador manifieste si está
conforme con ellas. Si lo estuviere, firmarán el testamento todos los que sepan
y puedan hacerlo. También debe consignar el Notario el lugar, la hora, el día el
mes y el año del otorgamiento. Si el testador declara que no sabe o no puede
firmar, lo hará por él, y a su ruego, uno de los testigos instrumentales u otra
persona, dando fe de ello el Notario.
Lo mismo se hará respecto del testigo que no sepa o no pueda firmar.
El Notario dará siempre fe de hallarse el testador con la capacidad legal
necesaria para otorgar el testamento.
Artos. 1032 C.; 31 Ley del Notariado. B.J. 262 Cons. VII-4864-7428-8565-8981-
10449-15125-15209 Cons. II-16269-16372-17135 Cons. II-18754 Cons. III-11/1962.

Arto. 1037.- Cuando el testador que se proponga hacer testamento abierto
presente ya redactada su disposición testamentaria, el Notario la copiará en su
protocolo; pero no podrá dejar de leerla en voz alta ante los testigos, ni el
testador de manifestar, a presencia de los mismos, ser aquella su última
voluntad, observándose lo demás prevenido en el artículo anterior.
B.J. 8981.

Arto. 1038.- El que fuere enteramente sordo deberá leer por si solo su

testamento, y si no sabe o no puede, designará dos personas que lo lean en su
nombre, siempre en presencia de los testigos y del Notario.

Arto. 1039.- Cuando sea ciego el testador se dará lectura del testamento dos
veces; una por el Notario, y otra, en igual forma, por uno de los testigos u
otra persona que el notario designe. De esta circunstancia se hará mención
especial en el testamento, pena de nulidad.
Artos. 1056 C.; 31 Ley del Notariado.

Arto.1040.- Todas las formalidades expresadas en este Título se practicarán en
un solo acto, sin que sea lícita ninguna interrupción, salva la que pueda ser
motivada por algún accidente pasajero. El Notario dará fe de haberse cumplido
dichas formalidades, y de conocer al testador o a los testigos de conocimiento,
en su caso.
B.J. 262 Cons. V-4563 Cons. V-4864 – 15209 Cons. II- 16269-17135 Cons. II-18754
Cons. V-11/1962.

Arto. 1041.- Si el testador se hallare en peligro inminente de muerte, puede
otorgarse el testamento ante cinco testigos idóneos, sin necesidad de Notario,
con tal que en el lugar en que se otorgó no haya cartulario competente para
autorizarlo.
En caso de epidemia, puede igualmente otorgarse el testamento sin intervención
de Notario, ante tres testigos mayores de diez y seis años.Artos. 1029 Nº 1ºC.;
651 Pr. B.J. 699-3804-9348-10427 Cons. I-12500-16086-19151-207/1966 Cons. IX.

Arto. 1042.- En los casos de los dos artículos anteriores, se escribirá el
testamento siendo posible; no siéndolo, el testamento valdrá aunque los testigos
no sepan escribir.
Arto. 636-651 y sigts. Pr.; B.J. 9348-10427 Cons. I-12500-16086.

Arto. 1043.- El testamento otorgado con arreglo a las disposiciones de los tres
artículos anteriores, quedará ineficaz si pasaren dos meses desde que el
testador haya salido del peligro de muerte o cesado la epidemia.
Arto. 1210 inc. 2ºC.; B.J. 8348.
Si el testador falleciere en dicho plazo, también quedará ineficaz el
testamento, si dentro de los tres meses siguientes al fallecimiento, no se acude
a la autoridad competente para que se eleve a escritura pública, ya sea otorgado
por escrito, ya verbalmente.
Arto. 650 Pr.; B.J. 699-3804-9348.

Arto. 1044.- Los testamentos otorgados sin la autorización del Notario, serán
ineficaces si no se elevan a escritura pública y se protocolizar en la forma que
se expresa a continuación.
B.J. 16086.

Arto. 1045.- Si el testamento se hubiere escrito, el Juez competente, hará
comparecer a los testigos para que reconozcan sus firmas y la del testador, y
para que declaren las circunstancias que hicieron creer que la vida del testador
se hallaba en peligro inminente.
Arto. 625 Pr.; B.J.-7829-10427 Cons. II-16086.
Si uno o más de ellos no compareciere por ausencia u otro impedimento, bastará
que los testigos instrumentales presentes, reconozcan la firma del testador, las
suyas propias y las de los testigos ausentes.
En caso necesario y siempre que el Juez lo estimare conveniente, podrán ser
abonadas las firmas del testador y de los testigos ausentes, por declaraciones
juradas de otras personas fidedignas.
Artos. 652-653 Pr.
A seguida, pondrá el Juez su rúbrica al principio y fin de cada página del
testamento, y lo incorporará en el protocolo del Juzgado, dando a los
interesados los testimonios que pidieren.
Arto. 1044 C.; B.J. 699-7828-10427 Cons. II-1686.

Arto. 1046.- Si el testamento no se hubiere puesto por escrito, el Juez de lo
Civil del Distrito en que se hubiere otorgado, a solicitud de cualquiera persona
que pueda tener interés en la sucesión, y con citación de los demás interesados,
residentes en el mismo Distrito, o con la del Representante del Ministerio
Público, si no los hubiere, tomará declaraciones bajo la promesa de ley a los
individuos que lo presenciaron como testigos instrumentales, y a todas las otras
personas cuyo testimonio le pareciere conducente a esclarecer los puntos
siguientes:
1º El nombre, apellido y domicilio del testador, el lugar de su nacimiento, la
nación a que pertenecía, su edad y las circunstancias que hicieron creer que su
vida se hallaba en peligro inminente.
2º El nombre y apellido de los testigos instrumentales y el departamento o
distrito en que moran.
3º El lugar, día, mes y año del otorgamiento.
Artos. 1036 inc. Inc 1ºC.; 266 Nº20-557-637 Pr. B.J. 3804-10427 Cons. II.

Arto. 1047.- Los testigos instrumentales depondrán sobre los puntos siguientes:
1º Si el testador aparecía estar en su sano juicio.
2º Si manifestó la intención de testar ante ellos.
3º Sobre la certeza de sus declaraciones y disposiciones testamentarias.
Artos. 636 y sigts. Pr.

Arto. 1048.- La información de que hablan los dos artículos precedentes, será
remitida al Juez de Distrito de lo Civil del último domicilio del testador. Si
no lo fuere el que ha recibido la información y el Juez, si encontrare que se
han observado las solemnidades prescritas y que en la información aparece
claramente la última voluntad del testador, fallará, que según dicha
información, el testador ha hecho las declaraciones y disposiciones siguientes:
(Aquí se expresarán), y mandará que valgan dichas declaraciones y disposiciones
como testamento de la persona de cuya sucesión se trata, y que se protocolice
como tal su decreto. La protocolización se hará en el protocolo del Juzgado.
No se mirarán como declaraciones o disposiciones testamentarias, sino aquellas
en que los testigos que asistieron por vía de solemnidad, estuvieren conformes.
Artos. 646-647-648 Pr.

Arto. 1049.- El testamento consignado en el decreto judicial protocolizado,
podrá ser impugnado de la misma manera que cualquier otro testamento auténtico;
pero la impugnación deberá hacerse por separado en juicio ordinario.
B.J. 10808.

Arto. 1050.- Declarado nulo un testamento abierto, por no haberse observado las
solemnidades que quedan establecidas para cada caso, el Notario que lo haya
autorizado, incurrirá en una multa de cien a dos mil pesos a favor de los
perjudicados.
Arto. 1066 C.; B.J. 8981.

Arto. 1051.- Podrá hacer las veces de Notario, el Juez de Distrito de lo Civil
en la comprensión de su jurisdicción, y los demás funcionarios judiciales
autorizados. Todo lo dicho acerca del Notario, se entenderá del Juez de
Distrito, en su caso, y funcionarios, con la sola diferencia, de que al
autorizar el testamento, lo harán, además, con el Secretario de su Juzgado.
Artos. 4º Y 6º Ley del Notariado; 1º Ley de 11 de junio de 1915 (B.J. 866).;
B.J. 1633-2876.

TITULO XI
DEL TESTAMENTO CERRADO

Arto. 1052.- Lo que constituye esencialmente el testamento cerrado es el acto en
que el testador presenta al Notario y testigos una escritura cerrada, declarando

de viva voz, y de manera que el Notario y testigos lo vean, oigan y entiendan,
que en aquella escritura se contiene su testamento. Los mudos podrán hacer esta
declaración escribiéndola ellos mismos, a presencia del Notario y testigos.
Arto. 1057 C.

Arto. 1053.- El testamento cerrado podrá ser escrito por el testador o por otra
persona a su ruego en papel común, con expresión de lugar, día, mes y año en que
se escribe. Si lo escribiere por si mismo el testador, rubricará todas las hojas
y pondrá al final su firma, después de salvar las palabras enmendadas, tachadas
o escritas entre renglones que contenga.
Si lo escribiere otra persona a su ruego, el testador pondrá su firma entera en
todas las hojas y al pie del testamento.

Arto. 1054.- El que no sepa leer y escribir, no podrá otorgar testamento
cerrado.
Arto. 1057 C.

Arto. 1055.- En el otorgamiento del testamento cerrado, se observarán las
solemnidades siguientes:
1º El papel que contenga el testamento, se pondrá dentro de una cubierta cerrada
y sellada, de suerte que no pueda extraerse aquel sin romper ésta. La cubierta
será de papel sellado que indique la ley.
Arto. 18 Letra C. de la Ley de Papel Sellado y Timbre.
2º El testador comparecerá con el testamento cerrado y sellado, o lo cerrará y
sellará en el acto, ante el Notario que haya de autorizarlo y cinco testigos
idóneos, de los cuales, tres, al menos, han de saber leer y escribir.
3º En presencia del Notario y los testigos manifestará el testador que el pliego
que presenta contiene su testamento; expresando si se halla escrito, firmado y
rubricado por él, o si esta escrito de mano ajena, y firmado por él al final y
en todas sus hojas.
4º Sobre la cubierta del testamento, extenderá el Notario la correspondiente
acta de su otorgamiento, expresando el número y marca de los sellos con que está
cerrado, y dando fe de haberse observado las solemnidades ya mencionadas, del
conocimiento del testador o de haber identificado su persona en la forma
prevenida en los artículos 1032 y 1033; y de hallarse el testador con la
capacidad legal necesaria para el otorgamiento del testamento.
5º Extendida y leída el acta al testador a presencia de los mismos testigos, la
firmarán aquel y éstos, y la autorizará el Notario con su sello y firma. Si
alguno de los testigos no sabe firmar, lo hará a su ruego otro de los testigos o
cualquiera persona llamada al efecto.
6º También se expresarán en el acta estas circunstancias, además del lugar,
hora. día, mes y año del otorgamiento.

Arto. 1056.- No pueden hacer testamento cerrado los ciegos.
Arto. 1039 C.

Arto. 1057.- Los ciegos, los sordomudos y los que no puedan hablar, pero si
escribir, podrán otorgar testamento cerrado observándose lo siguiente:
1º. El testamento ha de estar todo escrito y firmado por el testador con
expresión de lugar, día, mes y año.
Arto. 1053 C.
2º Al hacer su presentación, el testador escribirá en la parte superior de la
cubierta, a presencia del Notario y de los cinco testigos, que aquel pliego
contiene su testamento y que está escrito y firmado por él.
3º A continuación de lo escrito por el testador, se extenderá el acta de
otorgamiento, dando fe el Notario de haberse cumplido lo prevenido en el número
anterior y lo demás que se dispone en el articulo 1055 en lo que sea aplicable.

Arto. 1058.- Autorizado el testamento cerrado, el Notario lo entregará al
testador, después de poner en el protocolo copia autorizada del acta de
otorgamiento.

Arto. 1059.- El testador podrá conservar en su poder el testamento cerrado, o
encomendar su guarda a persona de su confianza, o depositarlo en poder del
Notario autorizante o del Registrador de la propiedad del departamento en que se
otorgare el testamento para que lo guarde en su archivo.
En estos dos últimos casos, el Notario o el Registrador darán recibo al
testador, y harán constar, el primero en su protocolo, y el segundo en un libro
que llevará al efecto, al margen o a continuación de la copia del acta de
otorgamiento, que queda el testamento en su poder.

Arto. 1060.- El Notario, el Registrador o la persona que tenga en su poder un
testamento cerrado, deberá presentarlo al Juez competente, luego que sepa el
fallecimiento del testador.
Si no lo verifica dentro de diez días contados desde que sepa la muerte del
testador, será responsable de los daños y perjuicios que se ocasionen por la
dilación.
Arto. 250 Pn.

Arto. 1061.- El que con dolo deje de presentar el testamento cerrado que obre en
su poder dentro del plazo fijado en el párrafo 2o. del artículo anterior, además
de la responsabilidad que en él se determina, perderá todo derecho a la
herencia, si lo tuviere, como heredero ab intestato o como heredero
testamentario o legatario.
Arto. 988 inc, 3º C.
En esta misma pena incurrirán el que sustrajere dolosamente el testamento
cerrado de la casa del testador, o de la persona que lo tenga en guarda o
depósito; y el que lo oculte, rompa o inutilice de otro modo, sin perjuicio de
la responsabilidad criminal que proceda.
Artos. 504 Nº 16-522 Pn.

Arto. 1062.- El testamento cerrado, antes de recibir su ejecución, será
presentado al Juez competente.
No se abrirá el testamento, sino después que el Notario y testigos reconozcan
ante dicho Juez su firma y la del testador, declarando además si en su concepto
está cerrado, sellado o marcado como en el acto de la entrega.
Si no pueden comparecer todos los testigos, bastará que el Notario y los
testigos instrumentales presentes, reconozcan sus firmas y la del testador, y
abonen las de los ausentes.
Arto. 662 Pr.
No pudiendo comparecer el Notario o funcionario que autorizó el testamento, será
reemplazado para las diligencias de apertura, por el Notario que el Juez elija.
Arto. 663 Pr.
En caso necesario, y siempre que el Juez lo estime conveniente, podrán ser
abonadas las firmas del Notario y testigos ausentes, como en el caso del
articulo 1045.
Arto. 266 Nº 20 Pr.

Arto. 1063.- Si no pudieren comparecer el Notario, la mayor parte de los
testigos o ninguno de ellos, el Juez lo hará constar así por información, como
también la legitimidad de las firmas, y que en la fecha que lleva el testamento,
se encontraban aquellos en el lugar en que éste se otorgó.

Arto. 1064.- En todo caso, los que compareciere reconocerán sus firmas.

Arto. 1065.- Cumplido lo prescrito en los dos artículos anteriores, el Juez
decretará la publicación y protocolización del testamento.

Arto. 1066.- Declarado nulo el testamento cerrado en cuyo otorgamiento no se
hayan observado las solemnidades prevenidas en este título, el Notario
autorizante será responsable en los términos del artículo 1050.
Artos. 656-667 Pr.

TITULO XII
DEL TESTAMENTO SOLEMNE OTORGADO
EN PAÍS EXTRANJERO

Arto. 1067.- Valdrá en Nicaragua el testamento escrito, otorgado en país
extranjero si por lo tocante a las solemnidades se hiciere constar su
conformidad a las leyes del país en que se otorgó, y si además se probare la
autenticidad del instrumento respectivo en la forma ordinaria.
Arto. VI regla 15º Tit. Prel. C.

Arto. 1068.- Valdrán asimismo en Nicaragua, fuera del caso expresado en el
número 15 del articulo 6º del párrafo 2º, Titulo Preliminar, el testamento
otorgado en país extranjero, con tal que concurran los siguientes requisitos:
1º No podrá testar de este modo sino un nicaragüense, o un extranjero que tenga
domicilio en Nicaragua.
2º No podrá autorizar este testamento sino un Ministro Plenipotenciario, un
Encargado de Negocios, un Secretario de Legación que tenga título de tal
expedido por el Presidente de la República o un Cónsul que tenga patente del
mismo; pero no un Vicecónsul.
Se hará mención expresa del cargo y de los referidos título y patente.
Artos. 22 Ley Consular, 44-45-46-121 Nº 7 Reglamento del Servicio Consular; 8
Ley del Notariado.
3º Los testigos serán nicaragüenses o extranjeros domiciliados en el lugar donde
se otorgue el testamento.
4º Se observarán en lo demás las reglas del testamento solemne otorgado en
Nicaragua.
5º El instrumento llevará el sello de la Legación o Consulado.
Artos. 1215 C.; 1129-1130 Pr.; 8 y 9 Ley del Notariado; B.J.-18454.

Arto. 1069.- El testamento otorgado en la forma prescrita en el artículo
precedente, y que no lo haya sido ante un jefe de Legación, lleva el Vo. Bo. de
este jefe; si el testamento fuere abierto, al pie; y si fuere cerrado, sobre la
cubierta; el testamento, abierto será siempre rubricado por el mismo jefe al
principio y fin de cada página.
El jefe de Legación remitirá enseguida una copia del testamento abierto o de la
cubierta del cerrado al Ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, el cual
a su vez, autenticada la firma del jefe de Legación, remitirá dicha copia al
Juez del último domicilio del testador en Nicaragua, para que la haga incorporar
en el protocolo del Juez de Distrito de lo Civil del mismo domicilio.
No conociéndose al testador ningún domicilio en Nicaragua, será remitido el
testamento por el Ministro de Relaciones Exteriores al Juez de Distrito de lo
Civil de la capital de la República para su incorporación en el protocolo de su
Juzgado.
Artos. 938 C.; 670-671-1129-1130 Pr.; 38 Ley Notariado.; B.J. 18754 Cons. VI.

TITULO XIII
DE LOS TESTAMENTOS ESPECIALES
Capítulo I
Del testamento militar

Arto. 1070.- Sólo cuando se encuentre el militar en campaña, en marcha, en
cualquiera otra expedición en servicio de guerra, en plaza bloqueada o sitiada,
podrá testar por escrito conforme a las siguientes disposiciones.
1º El testamento será presenciado por dos testigos que no sean menores de diez y
ocho años, que sepan leer y escribir y sin vínculos de parentesco con el
funcionario y el otorgante.
2º El testador firmará el testamento, si supiere o pudiere escribir, o a su
ruego uno de los testigos u otra persona, expresándose así en el testamento.

3º El funcionario y testigos firmarán también el testamento.
Pueden también testar en la forma anterior los empleados en el ejercito, los
voluntarios, prisioneros y rehenes.
Es aplicable esta disposición a los individuos de un Ejército que se halla en
país extranjero.

Arto. 1071.- El testador deberá otorgar su testamento ante el Auditor de Guerra
respectivo; si no hubiere o estuviere lejos, ante el Jefe de Estado Mayor o ante
el Capitán de la compañía, o ante un Intendente o Comisario de Guerra, en el
orden expresado; y no siendo posible y se tratare de militar perteneciente a
fuerzas destacadas o que obran separadamente, se otorgará ante el Comandante o
Jefe superior de ellas, cualquiera que sea su graduación.
Si el militar estuviere enfermo o herido de gravedad, podrá otorgar su
testamento por la premura del caso, y no pudiendo ser habidos los funcionarios o
jefes de que habla el inciso anterior, ante el médico o cirujano que le asista.

Arto. 1072.- El testamento contendrá:
1º El nombre, apellido, grado o empleo, cuerpo a que pertenezca el testador, su
domicilio y últimas disposiciones.
2º El lugar del nacimiento, edad, nacionalidad, estado del testador y
circunstancias que le determinaron a testar.
3º El nombre, apellido, grado o empleo y cuerpo a que pertenecen los testigos
instrumentales; y el lugar de su vecindario,
4º El lugar, hora, día, mes y año de su otorgamiento.
5º La constancia de que los testigos vieron, oyeron y entendieron al testador.

Arto. 1073.- El testador declarará expresamente su intención de testar, y el
funcionario ante quien se otorgue el testamento, certificará que el otorgante,
se halla en su sano juicio.

Arto. 1074.- Si el testador falleciere antes de expirar los noventa días
subsiguiente a aquel en que hubieren cesado con respecto a él las circunstancias
que habilitan para testar militarmente, valdrá su testamento.Si el testador
sobreviniere a este plazo, caducará el testamento.
Artos. 1210 inc. 2º- 1211 C.

Arto. 1075.- El testamento llevará al pie el Visto Bueno del respectivo Jefe
militar o del Estado Mayor o Auditor de Guerra, cuando no hubiere sido otorgado
ante ellos mismos. En todo caso, siempre será rubricado por el Jefe del Estado
Mayor al principio y fin de cada hoja, quien lo remitirá enseguida a la mayor
brevedad al Ministerio de la Guerra.Esta oficina autenticará la firma del jefe
del Estado Mayor y remitirá el testamento al Juez de Distrito de lo Civil del
último domicilio del difunto para que lo incorpore en el protocolo de su
Juzgado.No conociéndose al testador ningún domicilio, el Ministerio remitirá el
testamento al Juez de Distrito de lo Civil de la capital de la República, para
su incorporación en el protocolo del Juzgado.

Arto. 1076.- El testamento podrá ser escrito por el mismo testador, por el
funcionario ante quien se otorgue, por alguno de los testigos o por cualquiera
otra persona, en papel simple; pero de un modo claro que no deje duda sobre la
institución de herederos, legatarios y demás últimas disposiciones que contenga.

Arto. 1077- Si el testamento militar no se ajustare a lo dispuesto en los
artículos 1071 y 1072, será nulo y de ningún valor ni efecto.

Arto. 1078.- Los militantes en servicio activo en tiempo de paz, arreglarán sus
disposiciones testamentarias a las leyes comunes.

Arto. 1079.- Cuando una persona que puede testar militarmente se hallare en
inminente peligro, podrá otorgar el testamento en la forma prescrita en el

artículo 1041; pero este testamento caduca por el hecho de sobrevivir el
testador al peligro.
La información de que hablan los artículos 1045 y 1046 será evacuada lo más
pronto posible ante el Auditor de Guerra, o las personas que hagan veces de
tal.Para remitir la información al Juez del último domicilio, se cumplirá lo
prescrito en el artículo 1075.
Artos. 1210 inc. 2º. C.; 668 Pr.; 260-261-262-263-264 C. Militar.

Arto. 1080.- Si el que puede testar militarmente prefiere hacer testamento
cerrado, deberán observarse las solemnidades prescritas en el articulo 1055,
actuando como ministro de fe cualquiera de las personas designadas en el
articulo 1071.
La cubierta será visada, como el testamento, en el caso del artículo 1075, y
para su remisión se procederá según el mismo artículo 1075.

Capítulo II
Del testamento marítimo

Arto. 1081.- Se podrá otorgar testamento marítimo a bordo de un buque
nicaragüense de guerra en alta mar.
Será recibido por el Comandante o por su segundo a presencia de dos testigos.
Si el testador no supiere o no pudiere firmar, lo hará a su ruego uno de los
testigos u otra persona.
Se extendería un duplicado del testamentos con las mismas firmas que el
original.

Arto. 1082.- El testamento se guardará entre los papeles más importantes de la
nave, y se pondrá razón de su otorgamiento en el Diario.

Arto. 1083.- Si el buque antes de volver a Nicaragua arribare a un puerto
extranjero en el que haya un Agente Diplomático o Consular nicaragüense, el
Comandante entregará a éste agente un ejemplar del testamento, exigiendo recibo
y poniendo nota de alto en el Diario; y el referido agente lo remitirá al
Ministerio de Marina, para los efectos expresados en el articulo 1069.
Si el buque llegare antes a Nicaragua, se entregará dicho ejemplar, con las
mismas formalidades, al respectivo Gobernador marítimo, el cual lo transmitirá
para iguales efectos al Ministerio de Marina.
Podrán testar en la forma prescrita en el artículo 1081, no sólo los individuos
de la oficialidad y tripulación, sino cualesquiera otros que se hallaren a bordo
del buque nicaragüense de guerra en alta mar.
El testamento marítimo no valdrá, sino cuando el testador hubiere fallecido
antes de desembarcar, o antes de expirar los noventa días subsiguientes al
desembarque.
Arto. 1210 inc. 2º C.
No se entenderá por desembarque el pasar a tierra por corto tiempo para
reembarcarse en el mismo buque.

Arto. 1084.- En caso de peligro inminente podrá otorgarse el testamento en la
forma prescrita en el artículo 1079, y el testamento caducará si el testador
sobrevive al peligro.
Las informaciones de que hablan los artículos 1046 y 1047 serán recibidas por el
Comandante o su segundo, y para su remisión al Juez de Distrito por conducto del
Ministerio de Marina, se aplicará lo prevenido en el artículo 1075.
Arto. 668 Pr.

Arto. 1085.- Si el que puede otorgar testamento marítimo prefiere hacerlo
cerrado, se observarán las solemnidades prescritas en el artículo 1055, actuando
como ministro de fe el Comandante de la nave o su segundo.

Se observará además lo dispuesto en el artículo 1082, y se remitirá copia de la
cubierta al Ministerio de Marina, para que se protocolice, como el testamento,
según el artículo 1083.

Arto. 1086.- En los buques mercantes bajo bandera nicaragüense, podrá sólo
testarse en la forma prescrita por el artículo 1081, recibiéndose el testamento
por el capitán o su segundo, o el piloto, y observándose además lo prevenido en
el artículo 1083.

TITULO XIV
REGLAS ESPECIALES DE LAS ASIGNACIONES
TESTAMENTARIAS CONDICIONALES

Arto. 1087.- Asignación condicional es en el testamento, aquella que depende de
una condición, esto es, de un suceso futuro e incierto de manera que según la
intención del testador no valga la asignación si el suceso positivo no acaece, o
si acaece el negativo.
Artos. 1879 y sigts. C.
Las asignaciones testamentarias condicionales se sujetan a las reglas dadas en
el Capítulo De las obligaciones condicionales, con las excepciones y
modificaciones que van a expresarse.
B.J. 15431 Cons. VI.

Arto. 1088.- La condición que consiste en un hecho presente o pasado, no
suspende el cumplimiento de la disposición. Si existe o ha existido, se mirará
como no escrita; si no existe o no ha existido, no vale la disposición.
Lo pasado, presente y futuro, se entenderá con relación al momento de testar, a
menos que se exprese otra cosa.
Artos. 1878-1887-1888 C.

Arto. 1089.- Si la condición que se impone como para tiempo futuro, consiste en
un hecho que se ha realizado en vida del testador, y el testador al tiempo de
testar lo supo, y el hecho es de los que pueden repetirse, se presumirá que el
testador exige su repetición: si el testador al tiempo de testar lo supo y el
hecho es de aquellos cuya repetición es imposible, se mirará la condición como
cumplida; y si el testador no lo supo, se mirará la condición como cumplida,
cualquiera que sea la naturaleza del hecho.
Artos. 951-953-957-1093-1887-1888 C.

Arto. 1090 La condición de no impugnar el testamento, impuesta a un asignatario,
no se extiende a las demandas de nulidad por algún defecto en su forma, según lo
dispuesto en el artículo 967.
Artos. 936-969 C. B,J. 986.

Arto. 1091.- Las asignaciones testamentarias bajo condición suspensiva o a plazo
no confieren al asignatario derecho alguno mientras pende la condición o plazo,
sino el de implorar las providencias conservativas necesarias.
Arto. 938-1127-1131 inc. 2º-1384 Nº 1º-1891-3834-3835-3837 C.
Si el asignatario muere antes de cumplirse la condición, no trasmite derecho
alguno.
Artos. 977 No 2-982-1132-1903 C.
Cumplida la condición o llegado el plazo, no tendrá derecho a los frutos
percibidos en el tiempo intermedio, si el testador no se los hubiere
expresamente concedido.
Arto. 1384 No Yº-1890-1895 C.; B.J. 12895 (194) Cons. I

TITULO XV DE LAS ASIGNACIONES TESTAMENTARIAS A DÍA

Arto. 1092.- Las asignación testamentarias, pueden estar limitadas a plazos o
días de que dependa el goce actual o la extinción de un derecho, y se sujetarán
entonces a las reglas dadas en el Capítulo De las obligaciones a plazo, con las
explicaciones que siguen:
Arto. 1896 y sigts. C.
El día puede ser cierto y determinado, cierto pero indeterminado, incierto pero
determinado, incierto e indeterminado.
El día es cierto y determinado, si necesariamente ha de llegar y se sabe cuando,
como el día tantos de tal mes y año, o tantos días, meses o años después de la
fecha del testamento o del fallecimiento del testador.
Es cierto pero indeterminado, si necesariamente ha de llegar, pero no se sabe
cuando, como el día de la muerte de una persona.
Es incierto pero determinado, si puede llegar o no, pero suponiendo que ha de
llegar, se sabe cuándo, como el día en que una persona cumpla veintiún años.
Finalmente, es incierto e indeterminado, si no se sabe si ha de llegar, ni
cuándo, como el día en que una persona se case.
B.J. 7699-15431 Cons. VI-154/1962 Cons. V.

Arto. 1093.- Lo que se asigna desde un día que llega antes de la muerte del
testador, se entenderá asignado para después de sus días y sólo se deberá que se
abra la sucesión.
Arto. 1089 C.; B.J. 154/1962 Cons. IV.

Arto. 1094.- El día incierto e indeterminado, es siempre una verdadera
condición, y se sujeta a las reglas de las condiciones.
Arto. 1896 inc. 2º C.

Arto. 1095.-La asignación desde día cierto y determinado, da al asignatario,
desde el momento de la muerte del testador, la propiedad de la cosa asignada y
el derecho de enajenarla y transmitirla, pero no el de reclamarla antes de que
llegue el día.
Si el testador expresamente impone la condición de existir el asignatario en ese
día, se sujetará a las reglas de las asignaciones condicionales.
Artos. 1127-1132 C.

Arto. 1096.- La asignación desde día cierto, pero indeterminado, es condicional
y envuelve la condición de existir el asignatario en ese día.
Arto. 1155 C.
Si se sabe que ha de existir el asignatario en ese día (como cuando la
asignación es a favor de un establecimiento permanentes), tendría lugar lo
prevenido en el inciso 1º’ del artículo anterior.
Arto. 982 C.

Arto. 1097.- La asignación desde día incierto, sea determinado o no, es siempre
condicional.
Arto. 1131 C.

Arto. 1098.- La asignación hasta día cierto, sea determinado o no, constituye un
usufructo a favor del asignatario.
La asignación de prestaciones periódicas, es intrasmisible por causa de muerte,
y termina como el usufructo, por la llegada del día o por la muerte del
pensionario.
Arto. 3641 C.
Si es a favor de una corporación o fundación, no podrá durar más de veinte años.
Arto. 1482-1532-3641 C.

Arto. 1099.- La asignación hasta día incierto, pero determinado, unido a la
existencia del asignatario, constituye usufructo; salvo que consista en
prestaciones periódicas.

Si el día está unido a la existencia de otra persona distinta del asignatario,
se entenderá concedido el usufructo hasta la fecha en que, viviendo la otra
persona, llegaría para ella el día.
Artos. 1533-3641 C.; B.J. 7699.

TITULO XVI

DE LAS ASIGNACIONES MODALES

Arto. 1100.- Si se asigna algo a una persona para que lo tenga por suyo o con la
obligación de aplicarlo a un fin especial, como el de hacer ciertas obras o
sujetarse a ciertas cargas, esta aplicación es un modo, y no una condición
suspensiva. El modo, por consiguiente, no suspende la adquisición de la cosa
asignada. Arto. 957 C.; B.J. 52/1963 Cons. V.

Arto. 1101.- En las asignaciones modales se llama cláusula resolutoria, la que
impone la obligación de restituir la cosa y los frutos, si no se cumple el modo.
Arto. 958 C.
No se en entenderá que envuelven cláusula resolutoria, cuando el testador no la
expresa.
Artos. 1878-1885 C.

Arto. 1102.- Para adquirir la cosa asignada moralmente, no es necesario prestar
fianza o caución de restitución, para el caso de no cumplirse el modo.
Arto. 1171 inc. 2º C.

Arto. 1103.- Si el modo es en beneficio del asignatario exclusivamente, no
impone obligación alguna, salvo que lleve cláusula resolutoria.
Artos. 1188-1320 C.

Arto. 1104.- Si el modo es por su naturaleza imposible o indutivo a hecho ilegal
o inmoral, o concebido en términos ininteligibles, no valdrá la disposición. Si
el modo, sin hecho o culpa del asignatario, es solamente imposible en la forma
especial prescrita por el testador, podrá cumplirse en otra análoga, que no
altere la sustancia de la disposición, y que en este concepto sea aprobada por
el Juez, con conocimiento de los interesados.
Arto. 950-959-1880-2474-2476-2477-2478 C.
Si el modo sin hecho o culpa del asignatario se hace enteramente imposible,
subsistirá la asignación sin el gravamen.

Arto. 1105.- Si el testador no determinare suficientemente el tiempo o la forma
especial en que ha de cumplirse el modo, podrá el Juez determinar el uno o la
otra, consultando en lo posible la voluntad de aquel, y dejando al asignatario
modal un beneficio que ascienda, por lo menos, a la quinta parte del valor de la
cosa asignada.
Arto.1900 C.

Arto. 1106.- Si el modo consiste en un hecho tal, que para el fin que el
testador se haya propuesto sea indiferente la persona que lo ejecute, es
transmisible a los herederos del asignatario.

Arto. 1107.- Siempre que haya de llevarse a efecto la cláusula resolutoria, se
entregará a la persona en favor de la cual se hubiere constituido el modo, una
parte proporcionada al objeto, y el resto del valor de la cosa asignada,
acrecerá a la herencia, si el testador no hubiere ordenado otra cosa.
El asignatario a quien se haya impuesto el modo, no gozará del beneficio que
pudiera resultarle de la disposición precedente.

TITULO XVII

DE LAS ASIGNACIONES A TITULO UNIVERSAL

Arto. 1108.- Los asignatarios a título universal, con cualesquiera palabras que
se les llame, y aunque en el testamento se les califique de legatarios, son
herederos y representan la persona del testador para sucederle en todos sus
derechos y obligaciones transmisibles.
Los herederos están también obligados a las cargas testamentarias, esto es, a
las que se constituyen por el testamento mismo, y que no se imponen a
determinadas personas.
Artos. 935-936-1198-1384 Nº 4-1403-,404-1410-1952-2786 C.
B.J. 12895 (194) Con. II-15431 Con. VII-52/1963 Cons. V.

Arto. 1109.- El asignatario que ha sido llamado a la sucesión en términos
generales que no designan cuota, como “sea fulano mi heredero” o “dejo mis
bienes a fulano” es heredero universal.
Pero si concurriere con herederos de cuota, se entenderá herederos de aquellas
cuota que, con las designadas en el testamento, complete la unidad o entero.
Si fueren dos o más los herederos instituidos, sin designación de cuotas,
dividirán entre si por partes iguales la herencia o la parte de ella que les
toque.
Arto. 935 C.

Arto. 1110.- Si hechas otras asignaciones se dispone del remanente de los
bienes, y todas las asignaciones, excepto la del remanente, son a título
singular, el asignatario del remanente es heredero universal. Si algunas de las
otras asignaciones son de cuotas, el asignatario del remanente es heredero de la
cuota que reste para completar la unidad.
Arto. 935 C.

Arto. 111l.- Si no hay heredero universal, sino de cuota, y las designadas en el
testamento no componen todas juntas la unidad o entero, los herederos ab
intestato se entienden llamados Como herederos del remanente.
Artos. 935-936-1110-1154-1173 C.
Si en el testamento no hay asignación alguna a título universal, los herederos
ab intestato son herederos universales.
Arto. 998 C.

Arto. 1112.- Si ]as cuotas designadas en el testamento completan o exceden la
unidad, en tal caso, el heredero universal se entenderá instituido en una cuota
cuyo numerador sea la unidad, y el denominador el número total de herederos, a
menos que sea instituido como heredero del remanente, pues entonces nada tendrá.
Reducidas las cuotas a un común denominador, inclusas las computadas según el
inciso precedente, se representará la herencia por la suma de los numeradores la
cuota efectiva de cada heredero, por su numerador respectivo.

Arto. 1113.- Si los bienes de la sucesión apenas bastaren para pagar las
asignaciones a título singular, el heredero instituido en el testamento tendrá
derecho a la cuarta parte de dichos bienes, que pagarán los asignatarios a
título singular, a prorrata de sus haberes.
Arto. 1154 C.

TITULO XVIII

DE LOS LEGADOS

Arto. 1114.- Los asignatarios a título singular con cualesquiera palabras que se
les llame, y aunque en el testamento se les califique de herederos, son
legatarios: no representan al testador, no tienen más derechos ni cargos que los
que expresamente se les confieran o impongan.
Lo cual, sin embargo, se entenderá sin perjuicio de su responsabilidad en
subsidio de los herederos.
Artos. 935-936-1172-1412-1413-1414 C.; B.J. 9599-11197.

Arto. 1115.- Pueden legarse todas las cosas y derechos que están en el comercio,
aun las que no existen todavía, pero que existirán después.
Artos. 870-1438-2165-2473 C.

Arto. 1116.- El testador no puede legar sino sus propios bienes. Es de ningún
valor todo legado de cosa ajena cierta y determinada, sepa o no el testador que
no es suya, aunque después adquiriere la propiedad de ella.
Artos. 2568-3730-3798-3805-3915 C.

Arto. 1117.- El legado de cosa que se tiene en comunidad con otro, vale sólo por
la parte de que es propietario el testador.
Artos. 1127-1369-2568-2569 C.

Arto. 1118.- Si el testador ordenare que se adquiera una cosa ajena para darla a
alguna persona, el heredero debe adquirirla y darla al legatario; pero si no
pudiere adquirirla porque el dueño de la cosa rehusare enajenarla, o pidiere por
ella un precio excesivo, el heredero estará sólo obligado a dar en dinero el
justo precio de la cosa.
Artos. 1854-2539 C.
Si la cosa ajena legada hubiere sido adquirida por el legatario, antes del
testamento, no se deberá su precio, sino cuando la adquisición hubiere sido a
título oneroso y a precio equitativo.
Arto. 1128 inc. 2º C.
Si la cosa legada estaba empeñada o hipotecada antes o después del testamento, o
gravada con un usufructo, servidumbre u otra carga, el heredero no esta obligado
a librarla de las cargas que la gravan.
Artos. 1124-1416-1418-1521 C.

Arto. 1119.- El legado de cosa indeterminada, pero comprendida en algún género o
especie determinada por la naturaleza, es válido, aunque no haya cosa de ese
género o especie en la herencia. La elección será del heredero, quien cumplirá
con dar una cosa que no sea de la calidad superior o inferior, habida
consideración al capital hereditario y a las circunstancias personales del
legatario.
Artos. 1126-1148-1922-2020 C.; B.J. 12205 Cons. I-19628 Cons. III.

Arto. 1120.- Siempre que el testador deje expresamente la elección al heredero o
al legatario, podrá el heredero, en el primer caso, dar lo peor y en el segundo,
el legatario escoger lo mejor.
Arto. 2020 C.

Arto. 1121.- En los legados alternativos se observará lo dispuesto para las
obligaciones alternativas.
Artos. 1138-1904-1905 C.

Arto. 1122.- El legado no puede dejarse al arbitrio de un tercero, pero puede el
testador dejar al juicio del heredero el importe del legado y la oportunidad de
entregarlo.
Artos. 946-947-975-978 C.

Arto. 1123.- El legado de cosa fungible o consumible, cuya cantidad no se
determine de algún modo, es de ningún valor. Si se lega la cosa fungible o
consumible, señalando el lugar en que ha de encontrarse, se deberá la cantidad

que allí se encuentre, al tiempo de la muerte del testador, si él no ha
designado la cantidad; y si la ha designado, hasta la cantidad designada en el
testamento. Si la cantidad existente fuere menor que la designada, sólo se
deberá la existente; y si no existe allí cantidad alguna, de la cosa fungible o
consumible, nada se deberá.
Artos. 607-1148-1834-2475-2478-2580 C.; B.J. 445/1964.

Arto. 1124.- La especie legada se debe en el estado que exista al tiempo de la
muerte del testador comprendiendo los útiles necesarios para su uso que existan
en ella.
Artos. 608-609-623-1092-1137-1298- 1384-1846-1848-1892 C.
Si la cosa legada es un predio, los terrenos y los nuevos edificios que el
testador le haya agregado después del testamento, no se comprenden en el legado;
y si lo nuevamente agregado formare con lo demás, al tiempo de abrirse la
sucesión, un todo que no pueda dividirse sin grave pérdida, y las agregaciones
valieren más que el predio en su estado anterior, sólo se deberá al legatario el
valor del predio; si valieren menos, se le deberá todo ello, con el cargo de
pagar el valor de las agregaciones, plantaciones o mejoras.
Artos. 630 y sigts.-l137-1155 C.
Si se lega una casa con sus muebles o con todo lo que se encontrare en ella, no
se entenderán comprendidos en el legado, sino los muebles que forman el ajuar de
la casa y que se encuentran en ella; y así, si se legare de la misma manera una
hacienda de campo, no se entenderá que el legado comprende otras cosas que las
que sirven para el cultivo y beneficio de la hacienda y que se encuentran en
ella.
Artos. 608-609-1437-1438 C.

Arto. 1125.- El error sobre el nombre de la cosa legada no es de consideración
alguna, si se puede reconocer cuál es la cosa que el testador ha tenido la
intención de legar.
Artos. 1123-2453 C.; B.J. 4145.

Arto. 1126.- En caso de duda sobre la mayor o menor cantidad de lo que ha sido
legado, o sobre el mayor o menor valor, se debe juzgar que es la menor o de
menos valor.
Artos. 1119-1123-1124-2020 C.; B.J. 14032 Cons. III

Arto. 1127.- El legatario de cosas determinadas es propietario de ellas desde la
muerte del testador; y transmite a sus herederos el derecho al legado, los
frutos de la cosa le pertenecen, y su pérdida, deterioros o aumentos, son de su
cuenta. Esta disposición se aplica a los legados hechos a término cierto o con
una condición resolutoria.
Artos. 950-1095-1131-1135-1137-1149- 1160-1165-1878-1903-2541-2579 C.
B.J.-9599-13905-,5308 Cons. I-17986 Cons I-445/1964 Cons. III.
Los herederos o albaceas constituidos en mora de pagar el legado de una cantidad
de dinero. deberán al legatario los intereses designados en el testamento en
previsión de la mora, o los intereses designados durante ella.
Artos. 1384 Nº 1º-1859 C.; B.J. 597-986 Cons. II-5558 Cons. III.

Arto. 1128.- El legatario no puede tomar la cosa legada sin pedirla al heredero
o albacea encargado de cumplir los legados. Los gastos de la entrega del legado
son a cargo de la sucesión.
Artos. 59-463-1118-1151-1153-1278- 1289-1337-1424-2009 C.
Los legatarios están obligados a pedir la entrega de los legados, aunque se
encuentren a la muerte del testador en posesión de los objetos comprendidos en
sus legados, por un título cualquiera.
Arto. 880-940 No. 3-1118 inc. 2o.1133 inc. 2′ C.
B.J. 986-2120-11197-12895 (194) Cons. II-13413-13905-15308 Cons. I-19322.

Arto. 1129.- Exceptúase de la disposición del artículo anterior el legado de
liberación. El legatario puede pedir que se le devuelva el título de la deuda,
si existiere.
Arto. 1139 C.

Arto. 1130.- La entrega voluntaria del legado, que quiera hacer el heredero, no
está sujeta a ninguna forma. Puede hacerse por cartas, o tácitamente por la
ejecución del legado.
Artos. 112701787 C.; B.J. 9599-12895 (194) Cons. II.

Arto. 1131.- Los legados subordinados a una condición suspensiva o a un término
incierto, no son adquiridos por los legatarios, sino desde que se cumpla la
condición, o desde que llega el término.
Artos. 1091-1097-1127-II46-1155-1191-1332-1878-1891-1896
inc. 2′ C. Cons. I-154/1962 Cons. IV.

Arto. 1132.- Si una condición suspensiva o un término incierto, es puesto no a
la disposición misma sino a la ejecución o pago del legado, éste debe
considerarse como puro y simple, respecto a su adquisición y transmisión a los
herederos del legatario.
Artos. 1127-1155 C.; B.J. 12205 Cons. I.

El legatario, bajo una condición suspensiva o de un término incierto, puede
antes de llegar el término o la condición, ejercer los actos conservatorios de
su derecho.
Artos. 1091-1095-1155-1158-1332-1354-1427-1891 C.

Arto. 1133.- Los legados hechos con cargas, son regidos por la disposición sobre
las donaciones entre vivos de la misma naturaleza.
Artos. 1161-1163-1187 inc. 2º-l188- 2119-2901 inc. 3º C.
Cuando el legado sea de un objeto determinado en su individualidad, el legatario
está autorizado a reivindicarlos de terceros detentadores, con citación del
heredero.
Artos. 1127-1142-1297 y sigts.-1434 C.; B.J. 597.

Arto. 1134.- Los herederos están obligados personalmente al pago de los legados,
en proporción de su parte hereditaria; pero son solidarios cuando la cosa legada
no admite división.
Artos. 1138,1151, 1154,1254, 1404,1408, 1415, 1423, 1924,
1925, 1930, 1954, 1978 C.; B.J. 2374 Cons. II- 12895 (194) Cons. II.

Arto. 1135.- Si la cosa legada es divisible y ha perecido por hecho o culpa de
uno de los herederos, sólo responde del legado el heredero por cuya culpa o
hecho se ha perdido la cosa.
Artos. 958-1159-1695-1968-1975-1980 ins 2º- 1982-2171 C.

Arto. 1136.- Si legado un cuerpo cierto, por el efecto de la partición hubiere
sido comprendido en el lote que le hubiere correspondido a uno de los herederos,
los otros continuarán, sin embargo, obligados al pago del legado, sin perjuicio
de la acción del legatario para perseguir por el total de la cosa a aquel a
quien se dio en su lote.
Artos. 1404-1408-1409-1410-1422- 1962-1963-1965-1971 C.

Arto. 1137.- Los herederos o personas encargadas del cumplimiento de los
legados, responden al legatario de los deterioros o pérdidas de la cosa legada y
de sus accesorios, ocurridos posteriormente a la muerte del testador, sea por
culpa o por haberse constituido en mora de entregarla; a menos que en este
último caso, las pérdidas o los deterioros hubieren igualmente sucedido, aun
cuando la cosa legada hubiere sido entregada al legatario.
Artos. 1124, 1135,1159, 1845, 1847.1859, 1864, 1182, 1910,1912, 2026,
2073 inc. 3º- 2164-2165-2166 inc. 3-2807 C.; B.J.-12895 (194) Cons, II.

Arto. 1138.- El legatario de cosa cierta no tiene derecho a la garantía de la
evicción; pero si el legado fuere de cosa indeterminada en su especie, o de dos
cosas legadas bajo alternativa, sucedida la evicción, puede demandar otra cosa
de la especie indicada, o la segunda de las comprendidas en la alternativa.
Artos. 1119, 1121, 1134, 1847, 1919, 1911, 1912, 2475, 2800 y sigts. -2807 C.

Arto. 1139.- Si se lega una cosa con calidad de no enajenarla, y la enajenación
no compromete ningún derecho de tercero, la cláusula de no enajenarse, se tendrá
por no escrita.
Arto. 1191-2674-2797 Nº 1-3634 C.
Legado el instrumento de la deuda, ésta se entiende remitida; legada la cosa
tenida en prenda, se entiende también remitida la deuda, si no hay documento
público o privado de ella; si lo hubiere y no se legare, se entiende sólo
remitido el derecho de prenda.
Artos. 1129 inc. 2º-2125-2137-3768- 3769 C.
La remisión de la deuda o deudas que hiciere el testador a su deudor, no
comprende la deuda o deudas contraídas después de la fecha del testamento.
Arto. 2129 C.

Arto. 1140.- El legado de la deuda, hecho a uno de los deudores solidarios, si
no es restringido a la parte personal del legatario, causa la liberación de los
codeudores.
Artos. 1940, 1944, 1970, 2129, 2132 C.

Arto. 1141.- El legado hecho al deudor principal, libra al fiador; mas el legado
hecho al fiador, no libra al deudor principal.
Artos. 884,1877,3722 C.

Arto. 1142.- El legado de un crédito a favor del testador comprende sólo la
deuda subsistente y los intereses vencidos a la muerte del testador. El heredero
no es responsable de la insolvencia del deudor. El legatario tiene todas las
acciones que tendría el heredero.
Artos. 2718- 2726 C.

Arto. 1143.- Lo que el testador legare a su acreedor no puede compensarse con la
deuda.
Arto. 2150 C.

Arto. 1144.- El reconocimiento de una deuda, hecho en el testamento, es reputado
como un legado, mientras no se pruebe lo contrario, y puede ser revocado por una
disposición ulterior.
Arto. 230-947-1214-1872-1873-2406-2408 C.; B.J.7828.

Arto. 1145.- Si el testador manda pagar lo que cree deber, y no debe, la
disposición se tendrá por no escrita. Si en razón de una deuda determinada se
manda pagar más de lo que ella importa, el exceso no es debido ni como legado.
Artos. 283-96l-1872-1873-2069-2079-2455 C.

Arto. 1146.- El legado de alimentos comprende la instrucción correspondiente a
la condición del legatario, la comida, el vestido, la habitación, la asistencia
en las enfermedades hasta la edad de diez y ocho años, si no estuviere
imposibilitado para poder procurarse los alimentos. Si lo estuviere, el legado
durará la vida del legatario.
Arto. 283-294-296-907-1411 C.

Arto. 1147.- Lo que se legue indeterminadamente a los parientes, se entenderá
legado a los parientes consanguíneos del grado más próximo. según el orden de la
sucesión ab intestato, teniendo lugar el derecho de representación. Si a la
fecha del testamento hubiere habido un solo pariente en el grado mas próximo, se
entenderán llamados al mismo tiempo los del grado inmediato.

Artos. 949, 1002, 1005, 1006, 1010 inc. 5º-1155 C.; XVII Tit. Prel. C.

Arto. 1148.- Si el legado se destinare a un objeto de beneficencia sin
determinarse la cuota, cantidad o especie, éstas se determinarán conforme a la
naturaleza del objeto.
Artos. 986, 1119, 1123, 1126, 1319, 1413 C.; B.J. 17986 Cons. I.

Arto. 1149.- Si es legada una cantidad determinada para satisfacer en tiempos
establecidos, como en cada año, el primer término comienza a la muerte del
testador, y el legatario adquiere el derecho a toda la cantidad debida por cada
uno de los términos aunque sólo haya sobrevivido al principio del mismo término.
Artos. 1127,1411.2008,2029,3629,3639 C.

Arto. 1150.- En los legados anuales o a términos designados, hay tantos legados
como años o términos. Una sola prescripción no puede extinguirlos: son
necesarias tantas prescripciones, como haya años o términos.
Artos. 919-1411-2029 C.

Arto. 1151.- Si los bienes de la herencia no alcanzaren a cubrir los legados, se
observará lo siguiente: las cargas comunes se sacarán de la masa hereditaria lo
mismo que los gastos funerarios; en seguida se pagarán los legados de cosa
cierta; después, los hechos en compensación de servicios: y el resto de los
bienes, se distribuirá a prorrata, entre los legatarios de cantidad.
Artos. 1172 inc. 3º-1198,1226,1282, 1283,1425 C.
B.J. 12830 (129)-12895 (194) Cons. 11-1 4244.

Arto. 1152.- Cuando la sucesión es solvente, los legatarios no son responsables
por las deudas y cargas de la sucesión, aunque las deudas hubieren sido
contraídas para la adquisición, conservación o mejora de la cosa legada.
Artos 1118-1124 inc. 2º-1133 inc. 2º-1199,1226,1412,-1313,1323 C.

Arto. 1153.- Cuando la sucesión es insolvente, los legados no pueden pagarse
hasta que estén pagadas las deudas.
Artos. 1134-1199-1200-1282- 1413-1414-1416-1423 C.

Arto. 1154.- Todos los que son llamados a recibir la sucesión o una parte
alícuota de ella, sea en virtud de la ley, sea en virtud de testamento, están
obligados al pago de los legados, en proporción a su parte. Los que no son
llamados sino a recibir objetos particulares, están dispensados de contribución
para el pago de los legados, cualquiera que sea el valor de esos objetos,
comparado al de toda la herencia, a no ser que el testador hubiere dispuesto lo
contrario.
Artos. 1111-134-1151-1172-1254-1384 N’4-1410-1412-1414-1425 C.
B.J. 12895 (194) Cons. II-14032 Cons. II.

Caducidad de los legados

Arto. 1155.- El legado caduca cuando el legatario muere antes que el testador, o
cuando la ejecución del legado está subordinada a una condición suspensiva o a
un término incierto, y muere antes del cumplimiento de la condición o del
vencimiento del término.
Artos. 977 incs. 1º y 2º-982, 1091, 1095, 1096, 1119,
1131, 1132, 1147, 1174, 1890, 1895 inc. 2º-2758 inc. 2º C.

Arto. 1156.- Si el legado ha sido hecho a una persona y a sus herederos, la
muerte de esa persona antes de las épocas designadas en el artículo anterior, no
causa la caducidad del legado, y éste pasa a sus herederos.
Artos. 1191 y sigts. C.

Arto. 1157.- La muerte del legatario antes de las mismas épocas, no causa la
caducidad del legado si éste hubiere sido hecho al título o a la cualidad de que
el legatario estaba investido, más que a su persona.

Arto. 1158.- El legado caducará cuando falte la condición suspensiva a que
estaba subordinado.
Artos. 1132-1887-1888-1890 C.

Arto. 1159.- El legado caduca también cuando la cosa determinada en su
individualidad, que formaba el objeto del legado, perece en su totalidad antes
de la muerte del testador, sea o no por el hecho del testador o por caso
fortuito; o después de muerto el testador, y antes de llegada la condición, por
caso fortuito.
Artos. 958-1124-1132-1135–1137- 2164-2165-
2171-3433-3494 C.; B.J.445/1964.

Arto. 1160.- El legado caduca por la repudiación que de él haga el legatario. Se
presume siempre aceptado el legado, mientras no conste que ha sido repudiado.
Artos. 977 Nº4,1232, 1233. 1235, 1239,1244, 1252, 2121, 2778, 2780, 2781 C.

Arto. 116l.- Después de aceptado el legado, no puede repudiarse por las cargas
que lo hicieren oneroso.
Artos. 1133-1244 C.

Arto. 1162.- El legatario puede retirar su renuncia al legado, mientras no haya
intervenido un acto de partición entre los herederos.
Artos. 1236-1237-1238-1245-2124 C.

Arto. 1163.- No puede repudiarse una parte del legado y aceptarse otra. Si
hubieren dos legados al mismo legatario, de los cuales uno fuere con carga, el
legatario no podrá aceptar el legado libre y repudiar el otro.
Artos. 1247-1430-1870-2226-2229 C.

Arto. 1164.- Los acreedores del legatario pueden aceptar el legado que él
hubiere repudiado.
Artos. 1247-1430-1970-2226-2229 C.

Arto. 1165.- La caducidad de un legado resultante de una causa cualquiera que no
sea la pérdida de la cosa legada, aprovecha, no habiendo sustitución, a los que
estaban obligados al pago del legado, o a aquellos a los cuales hubiere de
perjudicar su ejecución.
Artos. 1134-1151-1154-1177-1414-1425 C.

TITULO XIX

DE LAS DONACIONES REVOCABLES

Arto. 1166.- Donación revocable. es aquella que el donante puede revocar a su
arbitrio.

Arto. 1167.- Donación por causa de muerte, es lo mismo que donación revocable; y
donación entre vivos, lo mismo que donación irrevocable.
Arto. 2756 C.; B.J. 1433.

Arto. 1168.- No valdrá como donación revocable sino aquella que se hubiere
otorgado con las solemnidades que la ley prescribe para las de su clase, o
aquella a que la ley da expresamente este carácter.
Las donaciones de que no se otorgare instrumento alguno, valdrán como donaciones
entre vivos en lo que fuere de derecho.

Artos. 157-2768 C.

Arto. 1169.- Son nulas las donaciones revocables de personas que no pueden
testar o donar entre vivos.
Artos. 979-2757 C.
Son nulas asimismo las entre personas que no pueden recibir asignaciones
testamentarias o donaciones entre vivos una de otra.
Arto. 985 C.

Arto. 1170.- El otorgamiento de las donaciones revocables se sujetará a las
reglas del testamento.
Artos. 1035 y sigts.-1168 C. ; B.J. 7046 Cons. III.

Arto. 1171.- Por la donación revocable, seguida de la tradición de las cosas
donadas, adquiere el donatario los derechos y contras las obligaciones de
usufructuario.
Sin embargo, no estará sujeto a rendir la caución de conservación y restitución
a que son obligados los usufructuarios, a no ser que lo exija el donante.
Artos. 1102-1473-1483-1503 inc. 3º C.

Arto. 1172.- Las donaciones revocables a título singular son legados
anticipados, y se sujetan a las mismas reglas de los legados.
Recíprocamente, si el testador da en vida al legatario el goce de la cosa
legada, el legado es una donación revocable.
Las donaciones revocables, inclusos los legados en el caso de la fracción
precedente, preferirán a los legados de que no se ha dado el goce a los
legatarios en vida del testador, cuando los bienes que éste deja a su muerte no
alcanzan a cubrirlos todos.
Arto. 308-935-1114-1128-1151-1412-1413 C.

Arto. 1173.- La donación revocable de todos los bienes o de una cuota de ellos,
se mirará como una institución de heredero, que sólo tendrá efecto desde la
muerte del donante.
Sin embargo, podrá el donatario de todos los bienes o de una cuota de ellos,
ejercer los derechos de usufructuario sobre las especies que se le hubieren
entregado.
Artos. 935-1111-2775-2776 C.

Arto. 1174.- Las donaciones revocables caducan por el mero hecho de morir el
donatario antes que el donante.
Arto. 1155 C.

Arto. 1175.- Las donaciones revocables se confirman y dan la propiedad del
objeto donado, por el mero hecho de morir el donante sin haberlas revocado, y
sin que haya sobrevenido en el donatario alguna causa de incapacidad o
indignidad bastante para invalidar una herencia o legado.
Artos. 985-988 C.

Arto. 1176.- Su revocación puede ser expresa o tácita de la misma manera que la
revocación de las herencias o legados.
Artos. 971-1210 y sigts.C.

TITULO XX

DEL DERECHO DE ACRECER

Arto. 1177.- El derecho de acrecer no tiene lugar sino en las disposiciones
testamentarias.
Artos. 746, 783, 1002, 1165, 1186. 1193, 1541, 2733

inc. 3º-2782. 3627, 3642 C.; B.J. 7699

Arto. 1178.- El derecho de acrecer es el derecho que pertenece, en virtud de la
voluntad presunta del difunto, a un legatario o heredero, de aprovechar la parte
de su colegatario o coheredero, cuando éste no la recoge.
B.J. 1436-7699.

Arto. 1179.- Habrá acrecimiento en las herencias y legados, cuando diferentes
herederos o legatarios sean llamados conjuntamente a una misma cosa en el todo
de ella.
Arto. 1185 C: B.J. 1436-7699.

Arto. 1180.- La disposición testamentaria es reputada hecha conjuntamente,
cuando el mismo objeto es dado a varias personas, sin asignación de la parte de
cada uno de los legatarios o herederos en el objeto de la institución o legado.
Artos. 971-972-1213-1214 C.; B.J. 1436.

Arto. 1181.- Cuando el testador ha asignado partes en la herencia o en la cosa
legada, el acrecimiento no tiene lugar.

Arto. 1182.- La asignación de partes que sólo tenga por objeto la ejecución del
legado, o la partición entre los legatarios de la cosa legada en común, no
impide el derecho de acrecer.

Arto. 1183.- El legado se reputa hecho conjuntamente, en todos los casos en que
un solo y mismo objeto, susceptible o no de ser dividido sin deteriorarse, ha
sido dado en el testamento a muchas personas, sea por disposiciones separadas
del mismo acto, o sea por actos diversos.
Artos. 1179-11901-1213 C.

Arto. 1184.- El legado hecho conjuntamente debe ser reputado tal, aun cuando el
testador hubiere sustituido a uno o muchos de los legatarios conjuntos.
Artos. 1189-1191 C.

Arto. 1185.- Cuando el legado de usufructo hecho conjuntamente a dos individuos,
ha sido aceptado por ellos, la porción del uno, que después ha quedado vacante
por su muerte, no acrece al otro, sino que se consolida a la nuda propiedad, a
menos que el testador, expresa o implícitamente, hubiere manifestado la
intención de hacer gozar al sobreviviente de la integridad del usufructo.
Artos. 1541-3642 C.

Arto. 1186.- Si el testador, haciendo un legado que según los artículos
anteriores hubiere de ser reputado hecho conjuntamente, hubiere prohibido todo
acrecimiento, o si haciendo un legado que no sea hecho conjuntamente, hubiere
establecido el derecho de acrecer los colegatarios, su disposición debe
prevalecer sobre las disposiciones de este Titulo.
Artos. 1178-2782 C.

Arto. 1187.- Cuando tiene lugar el derecho de acrecer, la porción vacante de uno
de los colegatarios se divide entre todos los otros, en proporción de la parte
que cada uno de ellos esta llamado a tomar en el legado.
El derecho de acrecimiento impone a los legatarios que quieran recibir la
porción caduca en la persona de uno de ellos, la obligación de cumplir las
cargas que le estaban impuestas.
Artos, 1133-1165-1179 C.

Arto. 1188.- Si las cargas fueren por su naturaleza meramente personales al
legatario, cuya parte en el legado ha caducado, no pasan a los otros
colegatarios.
Artos. 1103-1850-1870-2439 C.

Arto. 1189.- Los colegatarios a beneficio de los cuales se abre o puede abrirse
el derecho de acrecer, lo tramiten a sus herederos con las porciones que en el
legado les pertenecen.

Arto. 1190.- El derecho de transmisión, establecido por el artículo 982, excluye
al derecho de acrecer.
Arto. 1193. C.;

Arto. 1191.- La sustitución vulgar es la única permitida por este Código.
Artos. 950, 1481, 1558, 1880, 2783, C.; B.J. 12205
Las sustitución vulgar, es aquella en que se nombra un asignatario para que
ocupe el lugar de otro que no acepte, o que, antes de deferirse la asignación,
llegue a faltar por fallecimiento o por otra causa que exijan su derecho
eventual.
No se entiende faltar el asignatario que una vez aceptó, salvo que se invalide
la aceptación.
Artos 988, 991, 992, 1006, C.; B.J. 7769.

Arto.1192.- La sustitución que se hiciere expresamente para algunos de los casos
en que pueda faltar el asignatario, se entenderá hecha para cualquier de los
otros en que llegare a faltar, salvo que el testador haya expresado voluntad
contraria.

Arto.-1193.- El derecho de transmisión excluye al de sustitución. Y el de
sustitución al de acrecimiento.
Artos 982- 1190 C.;

Arto. 1194.- Los sustitutos pueden ser nombrados conjunta o sucesivamente.

Arto. 1195.- El segundo sustituto, faltando el primero, lo es del heredero
instituido.

Arto. 1196.- No puede ser sustitutos los que son incapaces para ser herederos.
Arto. 985 C.;

TITULO XXII

DE LAS ASIGNACIONES FORZOSAS

Arto.1197.- Asignaciones forzosas son las que el testador es obligado a hacer ,
y que se suplen cuando no las ha hecho, aún con perjuicio de sus disposiciones
testamentarias expresas.
Artos 1222, 1223 C.;
Son asignaciones forzosas:
1º Los alimentos que se deben por la ley a ciertas personas;
Artos 283- 291 C.;
2º La porción conyugal.
B.J 18308-19837

Capítulo I

De las asignaciones alimenticias

que deben a ciertas personas

Arto. 1198.- Los alimentos que el difuntos ha debido por la ley a ciertas
personas gravan la masa hereditaria, menos cuando el testador haya impuesto esa
obligación a uno o más participes de la sucesión.
Artos. 291-1108- inc. 2º 111223-1410-1413 inc. 1962 C.;

Arto. 1199.- En caso de insolvencia del obligado, el alimentario podrá dirigir
su acción contra los otros herederos.
Artos. 293-1152-1153-1945-1963-3718-inc. 2º C.;

Arto. 1200.- Los asignatarios de alimentos no están obligados a devolución
alguna en razón de las deudas a cargas que gravaren el patrimonio del difunto;
pero podrán rebajarse los alimentos futuros que parezcan desproporcionados a la
cuantía del patrimonio efectivo.
Artos. 296-1153-1411-inc. 1840-1841 C.;

1201.- La porción conyugal es aquella parte del patrimonio de una persona
difunta, que la ley asigna al cónyuge sobreviviente que carece de lo necesario
para su congrua sustentación.
Arte. 1222 C. B.J. 771 Cons. II-19048 Cons. II-154/1962.

Arto. 1202.- Tendrá derecho a la porción conyugal el cónyuge separado de
cuerpos, cuando no hubiere dado motivo a la separación por su hecho o culpa.
Artos. 170-1015-1135-2171-2172 C.

Arto. 1203.- El derecho se entenderá existir al tiempo del fallecimiento del
otro cónyuge, y no caducará en todo o parte por la adquisición de bienes que
posteriormente hiciere el cónyuge sobreviviente.
Arto. 938 C.

Arto. 1204.- El cónyuge sobreviviente que al tiempo de fallecer el otro cónyuge
no tuvo derecho a porción conyugal, no la adquiera después por el hecho de caer
en pobreza.

Arto. 1205.- Si el cónyuge sobreviviente tuviere bienes, pero no de tanto valor
como los de la porción conyugal, sólo tendrá derecho al complementos a título de
porción conyugal.
Se imputará por tanto a la porción conyugal todo lo que el cónyuge sobreviviente
tuviere derecho a percibir a cualquier otro título en la sucesión del difunto,
inclusa su mitad de gananciales, si no la renunciare en su caso.
Arto. 153-154-156-157 C.; B.J. 593/1963.

Arto. 1206.- El cónyuge sobreviviente podrá a su arbitrio retener lo que posea o
se le deba, renunciando la porción conyugal, o pedir ésta, abandonando sus otros
bienes y derechos.

Arto. 1207.- La porción conyugal es la cuarta parte de los bienes de la persona
difunta.

Arto. 1208.- No tendrá derecho a la porción conyugal el cónyuge sobreviviente
que sin justa causa hubiere abandonado a su consorte, y que por lo menos treinta
días antes del fallecimiento no se hubiere unido a él.
Artos. 151-152-161 Nº 185-1015 C.

Arto. 1209.- Tiene lugar la porción conyugal, aún cuando el cónyuge
sobreviviente pueda vivir de su trabajo personal diario, y aunque el viudo o
viuda sea mayor de edad.

TITULO XXIII
DE LA REVOCACION Y REFORMA
DEL TESTAMENTO

Capítulo I
De la revocación del testamento

Arto. 1210.- El testamentos que ha sido otorgado validamente Do puede
invalidarse sino por la revocación hecha por el testador.
Sin embargo, los testamentos privilegiados o especiales caducan sin necesidad de
revocación, en los casos previstos por la ley.
Artos. 1043-1074-1079-1083 inc. 4′ C.
La revocación suele ser total o parcial.
Artos. 1220-1221 C.

Arto. 1211.- El testamento solemne puede ser revocado expresamente en toda o
parte, por un testador solemne o privilegiado o por escritura pública.
Artos. 971-2483 C.
Pero la revocación que se hiciere en un testamento privilegiado caducar con el
testamento que la contiene y subsistirá el anterior.
Artos. 230-1144 C.

Arto. 1212.- Si el testamento que revoca un testamento anterior, es revocado a
su vez, no revive por esta revocación el primer testamento, a menos que el
testador manifieste voluntad contraría.

Arto. 1213.- Un testamento no se revoca lícitamente en todas sus partes por la
existencia de otro u otros posteriores.
Los testamentos posteriores que expresamente no revoquen los anteriores, dejarán
subsistentes en éstos las disposiciones que no sean incompatibles con las
posteriores o contrarias a ellas.
Artos. 972-3347-3348 C.; XXXVI Tit. Pret. C.

Arto. 1214.- Revocado un testamento, ninguna de las declaraciones o
disposiciones contenidas en é1. tendrá efecto alguno, ni aún para pruebas que
alguien quiera aducir en juicio contra el testador.
Artos. 230-1144 C.

Arto. 1215.- La revocación de un testador hecha fuera de la República, por
persona que no tiene su domicilio en Nicaragua, es valida cuando es ejecutada
según la ley del lugar en que el testamento fue hecho, o según la ley del lugar
en que el testador tenía a ese tiempo su domicilio, y si el hecho en la
República cuando es ejecutada según las disposiciones de este Título.
Artos. 1068 C.; VI regla 15′ Tit. Pret. C.

Arto. 1216.- La revocación de un testamento hecho en Nicaragua por un
nicaragüense, podrá otorgarse en país extranjero en conformidad a las leyes de
Nicaragua o a las leyes del país en que se hiciere la revocación.
Arto. 1068 C.; VI regla 15′ Tit. Prel. C.

Arto. 1217.- El testador no puede confirmar sin reproducir, las disposiciones
contenidas en un testamento nulo per su forma, aunque el acto esté revestido de
todas las formalidades requeridas para la validez de los testamentos.
Artos. 2206-2207-2208-2382 C.; 1145 y sig. Pr.

Arto. 1218.- Si el testamento posterior es declarado nulo por vicio de forma. el
anterior subsiste. Pero si las nuevas disposiciones contenidas en el testamento
posterior fallaron por razón de incapacidad de los herederos o legatarios, o
llegaren a caducar por cualquier causa. valdrá siempre la revocación del primer
testamento causada por la existencia del segundo en los términos del Arto. 973.
Artos. 971-1211 inc. 2º 1213-3347-3348 C.

Arto. 1219.- Cuando un testamento roto o cancelado se encuentre en la casa del
testador, se presume que ha sido roto o cancelado por él, mientras no se pruebe

lo contrario, o no pueda ser reemplazado mediante testamento expedido por el
Notario o Juez competente.
Artos. 971-1041 y sigts.-2126-2127- 2378-2393-2394 C.; 39-71 inc. 2º ‘Ley del
Notariado.

Arto. 1220.- La rotura hecha por el testador del pliego que encierra un
testamento cerrado, importa la revocación del testamento, aunque el pliego del
testamento quede sano.
Artos. 1055-1210 C.

Arto. 1221.- Si el testamento hubiere sido enteramente destruido por un caso
fortuito o por fuerza mayor, los herederos instituidos o los legatarios, no
serán admitidos a probar las disposiciones que el testamento contenía; y se
procederá según las reglas de la sucesión legítima o intestada.
Artos. 988 Nº 3 1210-2428 C. B.J. 9797.

Capítulo II

De la reforma del testamento

Arto. 1222.- El cónyuge sobreviviente tendrá acción de reforma del testamento
para la integración de su porción conyugal.
Artos. 1197-1201-1209 C.

Arto. 1223.- También tendrá acción de reforma del testamento, las personas a
quienes el testador estaba obligado a suministrar alimentos según la ley, y no
lo hizo en cantidad suficiente.
Artos 288-1198 C.
La acción de reforma de que habla este Capítulo, no podrá entablarse sino
después de la muerte del testador; y prescribe en cuatro años contados desde el
día en que los interesados tuvieron conocimiento del testamento.
Artos. 992 inc. 2º 1302 C.; B.J. 251/1966.

TITULO XXIV

DE LA APERTURA DE LA SUCESION Y DE SU

ACEPTACION, REPUDICION E INVENTARIO

Capítulo I

Reglas Generales

Arto. 1224.- Desde el momento de abrirse una sucesión todo el que tenga interés
en ella, o se presuma que pueda tenerlo, podrá pedir que los muebles y papeles
de la sucesión se guarden bajo llave y sello, hasta que se proceda al inventario
solemne de los bienes y efectos heretarios.
Arto. 430-938-1261-1262-1263-1265-1316-1317 C.-. 672-674 Pr.
No se guardarán bajo llave y sello los muebles domésticos de uso cotidiano pero
se formara lista de ellos.
La guarda y aposición de sellos deberá hacerse por el ministerio del Juez, con
las finalidades que se indican en el Código de Procedimiento.
Arto. 676 Pr.

Arto. 1225.- Si los bienes de la sucesión estuvieren esparcidos en diversos
departamentos o distritos. el Juez del lugar en que se hubiere abierto la
sucesión. a instancia de cualquiera de los herederos o acreedores, dirigirá
exhortos a los jueces de los otros departamentos o distritos para que procedan
por su parte a la guarda y aposición de sellos, hasta el correspondiente
inventario en su caso.
Artes. 1274 C.; 673 Pr.: B.J. 244 Cons. IV

Arto. 1226.- El costo de la guarda y aposición de sellos y de los inventarios
gravara los bienes todos de la sucesión que deben dividirse entre los herederos,
debiendo los asignatarios a título singular pagar el costo de la guarda,
aposición e inventario de los bienes asignados.
Artos. 1151-1152 C.

Arto. 1227.- Siendo varias las personas llamadas simultáneamente a la misma
herencia, se considerará como indivisible el derecho que tienen a ella, tanto
respecto de la posesión como del dominio, mientras no se haga la partición.
Arto. 1953 C.

Arto. 1228.- Habiendo albacea nombrado, é1 también podrá promover en beneficio
de los herederos, la reclamación a que se refiere el artículo precedente, y
siendo moroso en hacerlo, los herederos podrán pedir la remoción.
Artos. 1265-1316-1317-1324 C.

Capítulo II

De la aceptación y de la repudiación de la herencia

Arto. 1229.- La aceptación y la repudiación de la herencia, son actos
enteramente voluntarios y libres para los mayores de edad.
Artos. 457-1244 C.

Arto. 1230.- La aceptación puede ser expresa o tácita.

Arto. 1231.- Es expresa la aceptación, si el heredero acepta con palabras
terminantes; y tácita, si ejecuta algunos hechos de que se deduzca
necesariamente la intención de aceptar, o aquellos que no podrá ejecutar sino
con la calidad de heredero.
Artos. 1236-2447 inc. 2º C.

Arto. 1232.- Ninguno puede aceptar o repudiar la herencia en parte, con plazo o
condicionalmente.
Artos. 1 163-1244 C.

Arto. 1233.- Pueden aceptar o repudiar la herencia o legado. todos los que
tienen la libre disposición de sus bienes.
Las personas que no tienen libre administración de sus bienes, no podrán aceptar
o repudiar, sino por medio o con el consentimiento de sus representantes
legales.
Artos. 68-875-1241-1247 C.
Se les prohibe aceptar por si solos.
Artos. 425-457-1160-2757-2777 C.

Arto. 1234.- Si los herederos no se convinieren sobre la aceptación o
repudiación, podrán aceptar unos y repudiar otros; Pero sólo los que acepten
tendrán el carácter y los derechos de herederos.
Artos. 1163-1178-1232 C.

Arto.1235.- Los efectos de la aceptación o repudiación de la herencia, se
retrotraen siempre a la fecha de la muerte de la persona de cuya sucesión se
trata.
Artos. 1091-1890 C.

Arto. 1236.- La repudiación debe ser expresa y hacerse por escrito ante el juez,
Este la habrá por repudiada y mandará a publicar su decreto en el Diario
Oficial, o en cualquier periódico del departamento.
Artos. 1231-1241-2122-2483 C.

Arto. 1237.- La repudiación no priva al que la hace, si no es heredero ejecutor,
del derecho de reclamar los legados que se le hubieren dejado.
Arto. 1163 C.

Arto. 1238.- El que repudia el derecho de suceder ab intestato sin tener noticia
de su título testamentario, puede en virtud de éste aceptar la herencia.

Arto. 1239.- Nadie puede aceptar ni repudiar, sin estar cierto de la muerte de
aquel de cuya herencia se trata. Artos. 934-938-2186-2473 inc. 21 C.

Arto. 1240.- Conocida la muerte de aquel a quien se hereda, se puede renunciar
la herencia dejada bajo condición, aunque ésta no se haya cumplido.

Arto. 1241.- Los representantes regales de las sociedades y corporaciones
capaces de adquirir, pueden aceptar la herencia que se les dejare; más para
repudiarla, necesitan la aprobación judicial, con audiencia del Ministerio
público. Artos. 77-87-944 -986-1233 C.

Arto. 1242.- Los establecimientos que pertenezcan a la Administración pública,
no pueden aceptar ni repudiar una herencia, sin aprobación del Gobierno dada por
medio del Ministerio de la Gobernación.

Arto. 1243.- Cuando alguno tuviere interés en que el heredero declare si acepta
o repudia la herencia. podrá pedir, pasados nueve días de la apertura de ésta,
que el Juez asigne al heredero un plazo que no exceda de un mes, para que dentro
de 61 haga declaración. apercibido de que si no la hace, se tendrá la herencia
por aceptada.
Artos. 934-938 C.

Arto.1244.- La aceptación y la repudiación una vez hecha son irrevocables y no
pueden ser impugnada , sino en los casos de dolo o violencia.
Artos. 1161-1229-1232-2124-2468-2469 C.;

Arto. 1245.- El heredero puede revocar la aceptación o la repudiación, cuando
por un testamento desconocido al tiempo de hacerla se altera la calidad o la
cantidad de la herencia.

Arto. 1246.- En el caso del articulo anterior, si el heredero revoca la
aceptación, devolverá todo lo que hubiere percibido de la herencia, observándose
respecto de los frutos las reglas relativas a los poseedores de buena o mala fe,
según haya sido la del heredero.
Artos. 1743-1747 C.

Arto. 1247.- Si el heredero repudia la herencia en perjuicio de sus propios
acreedores, pueden éstos pedir al Juez que los autorice para aceptarla a nombre
de aquel.
Artos. 15 inc. 2º 877-1164-1265-1349-1374-1386 inc.
2º-1430-1432-1477-1557-1701-1706-1870-2044-2226 y
sigts.-2229-2254-2255-2256-2258-2493-2694-2704-2762-2809 C.; B.J. 5778.

Arto. 1248.- En el caso del artículo anterior, la aceptación sólo aprovechar a
los acreedores para el pago de sus créditos; pero si la herencia excediere del
importe de dichos créditos,. el exceso pertenecerá a quien llame la ley, y en
ningún caso al que hizo la renuncia.
Arto. 2230 C.;

Arto. 1249.- Los acreedores cuyos créditos fueren posteriores a la repudiación
no pueden ejercer el derecho que concede el artículo 1247.
Artos. 2227 inc. 2º 229 C.;

Arto. 1250.- Al que por la repudiación de la herencia deba entrar en ella, podrá
impedir que la acepten los acreedores, pagando a ésto los créditos que tenían
contra el que repudió.
Arto. 2231 C.

Arto. 1251.- El heredero que por sentencia es declarado culpable de haber
ocultado o sustraído algo de la herencia, es responsable de los daños y
perjuicios y queda además sujeto a las disposiciones del Código Penal.
Artos. 988 inc. 3º-1266-1323-1324 C.;

Arto. 1252.- El que a instancia de un legatario o acreedor hereditario haya sido
declarado heredero, será considerado como tal por los demás legatarios o
acreedores hereditarios, sin necesidad de nuevo juicio; y esta declaración
servirá también para los otros efectos legales.

Arto. 1253.- La aceptación en ningún caso produce confusión de los bienes del
autor de la herencia y de los del heredero.
Arto. 1429 C.;

Arto. 1254.- Toda herencia se entiende aceptada a beneficio de inventario aunque
no se exprese y cualquiera que sea la condición del heredero aceptante.
Por consiguiente, el heredero no responde de las deudas. de los legados, ni de
las demás cargas hereditarias y testamentarias, sino hasta concurrencia de la
cuantía de los bienes que hereda. En esta disposición no se comprenden las
obligaciones mancomunadas que hubieren contraido el heredero y el autor de la
herencia.
Artos. 933-1266-1269-1404-1427 y sigts.-2789 C.;

Arto. 1255.- Aunque en el momento de deferirse la herencia, la posesión de ella
se confiere por el ministerio de la ley al heredero. Esa posesión legal no le
habilita para disponer en manera alguna de los inmueble de la sucesión, mientras
no preceda.
Artos. 938-1731-3426 C.;

1º La inscripci6n del testamento o la declaración de heredero ab intestato.
2º Siendo dos o más los herederos bastará la hijuela de la partición inscrita.
Arto. 1358 C.
Pero si todos los herederos quieren vender en común los bienes hereditarios, no
necesitan de partición anterior, bastándoles el testamento o la declaración de
herederos inscrita.
Arto. 38 R.R.P.
No se necesita de la declaración de heredero para la cesión a cualquier título
de la cualidad de tal heredero, o sea, de los derechos hereditarios de una
manera absoluta. En este caso, el cesionario o comprador de dichos derechos
hereditarios, es hábil para solicitar la declaración de heredero del cedente o
vendedor, y para ejercer las demás acciones y excepciones que incumben al
heredero vendedor o cedente.
Artos. 1349-2736 C.
Si la calidad de heredero constare en el testamento se anotará en éste la cesión
y se entregará al comprador para que lo inscriba junto con la escritura de
cesión.

Artos.2578-3802-C.; 740- 747- 753- Pr. ;
B.J 79-244-322-569-735-1879- Cons. II- 2009- Cons. II

Arto. 1256.- El cónyuge sobreviviente, no heredero, en todo lo relativo a los
derechos que tenga en la sucesión del cónyuge difunto no podrá enajenar o
hipotecar ningún inmueble de la sucesión sino de acuerdo con los herederos o
después de practicada la partición inscrita su hijuela correspondiente, pero
podrá enajenar sus derechos en absoluto como en el caso de la fracción final del
articulo anterior.
Lo dispuesto en el artículo 1251 es aplicable al cónyuge sobre viviente.
Arto. 1700-2736 C., 750 Pr. ; B.J 1421-3151

Capítulo III

Del inventario

Arto. 1257.- Todo heredero, ya lo sea por testamento, ya ab intestato, si
aceptare la herencia, tendrá obligación de promover la formación del inventario,
dentro de nueve días, contados desde que supiere su nombramiento o tomare parte
en la sucesión.
Artos. 1273 C.; 716 Pr.; B.J. 569-1198.

Arto. 1258.- El albacea promoverá per si mismo en el plazo indicado en el
artículo que precede, el referido inventario, o lo formará, si para ello le
hubiere conferido facultades el testador en el testamento.
Esto mismo hará cualquiera otra persona a quien el testador le hubiere conferido
ese encargo.
Artos. 1310-1316 C.

Arto. 1259.- Si el albacea no promoviere el inventario, podrá hacerlo cualquier
heredero y aprovechará a los demás aunque no sean citados.
Artos. 1294 C.; 693 Pr.

Arto. 1260.- El heredero que hubiere promovido el inventario, se considerará
como asociado al albacea, quien no podrá sin consentimiento de aquel ejecutar
ningún acto de administración.
Artos. 429-1311-1329 C.

Arto. 1261.- El Juez durante los días señalados en el artículo 1257 y aún
inmediatamente después de la muerte de una persona, si no está presente alguno
de los herederos, dictará las providencias oportunas que creyere conveniente
para que no se oculten o pierdan los bienes.
Artos. 1224 C.: 672 inc. 21 Pr.

Arto. 1262.- En el caso del articulo anterior, será oído precisamente el
Ministerio Público.

Arto. 1263.- En la confección del inventario se observará lo que en el Código de
Procedimiento se prescribe para los inventarios solemnes. aunque el testador en
el testamento haya designado a la persona que deba practicarlo.
Artos. 690 y sigts. Pr.

Arto. 1264.- Si el difunto ha tenido parte en una sociedad, y por una cláusula
del contrato ha estipulado que la sociedad continúe con sus herederos después de
su muerte, no por eso en el inventario que haya de hacerse, dejaran de ser
comprendidos los bienes sociales, sin perjuicio de que los socios sigan
administrándolos hasta la expiración de la sociedad- y sin que por ello se les
exija caución alguna.
Artos. 3288-3289 C.

Arto. 1265.- Tendrán derecho provocar y de asistir al inventado, no solo el
albacea y herederos aceptantes, como queda establecido, sino también el
guardador de la herencia yacente, los herederos presuntos testamentarios o ab
intestato, el cónyuge sobreviviente, los legatarios los socios de comercio, y
todo acreedor hereditario que presente el título de su crédito, aunque éste sea
documento privado aún no reconocido.
Artos. 1228-1870 C.;
Las personas antedichas podrán ser representadas por otras que exhiban escritura
pública o privada en que se les cometa este encargo, cuando no lo fueren por sus
guardadores o cualesquiera otros legítimos representantes. Todas estas personas
tendrán derecho de reclamar contra el inventario en lo que les pareciere
inexacto.
Artos. 690-708 Pr.

Arto. 1266.- El heredero que en la confección del inventario omitiere de mala fe
hacer mención de cualquiera parte de les bienes o supusiere deudas que no
existen o cometiere otro fraude semejante, será responsable aún con sus propios
bienes de las deudas hereditarias o testamentarias.
Artos. 1251-1254 C.

Arto. 1267.- El heredero será responsable hasta por culpa leve de la
conservación de las especies o cuerpos ciertos que se deban.
Artos 1862-1863C.;
Es de su cargo el peligro de los otros bienes de la sucesión y sólo será
responsable de los valores en que hubieren sido tasados.

Arto. 1268.- El heredero podrá en todo tiempo exonerarse de sus obligaciones
abandonando a los acreedores los bienes de la sucesión que deba entregar en
especie y el saldo que Teste de los otros, y obteniendo de ellos o del Juez la
aprobación de la cuenta que de su administración deberá presentarles.
Artos. 1545-1562-1645 inc. 2º-1696 C.
El guardador de la herencia yacente no podrá hacer lo dispuesto en el inciso
anterior sino con previa autorización judicial.
Artos. 1799 inc. 4º 1119 Pr.

Arto. 1269.- Consumidos los bienes de la sucesión. o la parte que de ellos
hubiere cabido al heredero, en el pago de las deudas y cargas, deberá el Juez, a
petición del heredero, citar por efectos a los acreedores hereditarios y
testamentarios que no hayan sido cubiertos para que recibirá de dicho heredero
la cuenta exacta y en lo posible documentada de todas las inversiones que haya
hecho, y aprobada la cuenta por ellos, o en caso de discordia por el Juez, el
heredero será declarado libre de toda responsabilidad ulterior.
Artos. 482-12 54 inc. 2º- 1 799 inc. 4º Pr.

Arto. 1270.- El heredero que opusiere a una demanda la excepción de estar ya
consumidos en el pago de deudas y cargas, los bienes hereditarios o la porción
de ellos que le hubiere cabido, deberá probarlo presentando a los demandantes
una cuenta exacta y en lo posible documentada de toda la inversiones que haya
hecho.
Artos 1295-2356 C.; 17915- Pr.

Arto. 1271.- El albacea o herederos harán que se cite con un término que no pase
de treinta días, a los legatarios y acreedores del difunto, para que si
quisieren, asistan a la formación del inventario.
La citación de los ausentes deberá hacerse por el mismo inventariante, por medio
de edictos que se fijarán en los lugares públicos más frecuentados y se les dará
publicidad en el Diario Oficial.
Artos. 1265 C.; 693 Pr.

Arto. 1272.- Si pasado dicho término, no comparecieren las personas citadas,
según el artículo anterior, la formación del inventario se practicará con
asistencia del Ministerio Público.

Arto. 1273.- El albacea y los herederos tendrán obligación de hacer que se
termine el inventario dentro de noventa días contados desde la aceptación
respectiva del albaceazgo o herencia.
Artos. 701-I575 Pr.; B.J. 3819.

Arto. 1274.- Si los bienes se hallaren repartidos o ubicados 3 grandes
distancias, o si por la naturaleza de los negocios no se creyeren bastantes los
noventa días, podrá el Juez inventariante ampliar hasta por nueve meses el
término, con audiencia de los interesados y del Ministerio Público en su caso.
Si los bienes estuvieren situados fuera de la República, el inventario de ellos
podrá ser practicado por las autoridades del lugar de su situación, previo
suplicatorio dirigido por el Juez inventariante de la República, También podrá
practicarse por el arbitro que al efecto nombren las partes.
Artos. 705-1791 Pr..; B.J. 3819.

Arto. 1275.- Los peritos valuadores declararan también cuales bienes admiten
cómoda división, y cuales no, o si su división los haría desmerecer. Esta
declaración servirá para los efectos legales.
Artos. 1383-C.; 706-1556-Pr.; B.J 6257.

Arto. 1276.- El inventario debe comprender todos los bienes muebles e inmuebles
del difunto, sus derechos y acciones y sus deudas, con expresión del origen,
naturaleza y calidad de los documentos en que consten.
Artos. 1368 C.

Arto. 1277.- Si el difunto tenía en su poder bienes ajenos prestados en
depósito, en prenda o bajo otro título, también se harán constar en el
inventario con expresión de la causa.
Arto. 435 C.; 696 Pr.

Arto.1278.- Durante la formación del inventario no podrán los acreedores y
legatarios exigir el pago de sus créditos y legados, con las excepciones
contenidas al fin de los artículos 1282 y 1284.
B.J. 1011.

Arto. 1279.- Pueden también los acreedores y legatarios demandar al albacea
sobre cualquier cuestión de dominio y posesión que se funde en títulos
anteriores a la sucesión, así como el albacea podrá demandar a los deudores de
la sucesión.
Artos. 1320-1321 C.

Arto. 1280.- Si los interesados no estuvieren conformes con el inventario, el
juez decidirá, con audiencia de todos ellos en los términos que establece el
Código de Procedimiento.
Arto. 709 Pr.

Arto. 1281.- Obtenida la decisión judicial o estando conformes los interesados
con el inventario, se procederá a la partición a solicitud de cualquiera de los
interesados, inclusos los legatarios.
Arto 1349 C.

Arto. 1282.- En primer lugar serán pagadas las deudas mortuorias, si no lo
estuvieren ya pues pueden pagarse antes de la formación del inventario, conforme
al orden establecido en el título de los legados.
Artos. 1151-1153-1278-1402-1403 C.; B.J. 1879.

Arto. 1283.- Se llaman deudas mortuorias los gastos del funeral los que se hayan
causado en la última enfermedad del autor de la herencia.

Arto. 1284.- En segundo lugar se pagaran los gastos causados por la misma
herencia, los créditos alimenticios, lo invertidos en la alimentación de la
familia; todo lo cual deberá ser cubierto antes de la formación del inventario.
Arto 1278 C.; B.J. 1879,

Arto. 1285.- Si para hacer los pagos de que hablan los artículo precedentes, no
hubiere dinero en la herencia, el albacea promoverá la venta de los bienes
muebles y aún de los inmuebles, con las solemnidades que respectivamente se
requieren.
Artos. 1291-2531 C.; 797 Inc. 21 Pr.

Arto. 1286.- En seguida se pagarán las deudas hereditarias que fueren exigibles.

Arto. 1287.- Si hubiere pendiente algún concurso, el albacea no deberá pagar
sino conforme a la sentencia de graduación.
Artos. 1423.2090. C.

Arto. 1288.- Los acreedores cuando no haya concurso, serán pagados en el orden
en que se presenten. pero si entre los no presentados hubiere algunos
preferentes, se exigirá a los que fueren pagados la caución en favor de
acreedores de derecho preferente.
Artos. 952-1332-1423-1425-2315 C.

Arto. 1289.- El albacea, concluido el inventario, no podrá pagar los legados sin
haber cubierto o asignado bienes bastantes para pagar las deudas hereditarias,
conservando en los respectivos bienes los gravamenes especiales que tengan.
Artos.1115-1373-1425 C.

Arto. 1290.- Los acreedores que se presenten después de pagados los legatarios,
sólo tendrán acción contra estos, cuando en la herencia no hubieren bienes
bastantes para cubrir sus créditos.
Arto. 1152 C.

Arto. 1291.- La venta de bienes hereditarios para el pago de las deudas y
legados, se hará en pública subasta. a no ser que la mayoría de los interesados
acuerde otra cosa.
Artos. 446 C.; 797 Pr.; B.J. 1879.

Arto. 1292.- El acuerdo de los interesados o la autorización judicial., en su
caso, determinaran la aplicación que haya de darse al precio de las cosas
vendidas.

Arto. 1293.- El inventario hecho por el heredero que después repudia, aprovecha
al sustituto y a los herederos ab intestato.

Arto. 1294.- El inventario perjudica a los que lo hicierón y a los que lo
aprobarón; pero no a los que no fueron citados para él.
Artos. 1259, 1271 C.

Arto. 1295.- Si los acreedores hereditarios o testamentarios, al demandar al
heredero, designan como pertenecientes a la herencia algunos bienes no incluidos
en el inventario, es de su cargo la prueba correspondiente.
Artos. 435, 1170, 2356 C.

Arto. 1296.- Aprobado el inventario por el Juez o de consentimiento de todos los
interesados, no puede conformarse sino por error o dolo declarados por sentencia
definitiva, pronunciada en juicio ordinario.
Artos. 1393 C.; 718 Pr.

Capítulo IV

De la petición de herencia
y de otras acciones del heredero

Arto. 1297.- El que probare su derecho a una herencia ocupada por otra persona
en calidad de heredero, tendrá acción para que se le adjudique la herencia, y se
le restituyan las cosas hereditarias, tanto corporales, como incorporales, y a
fin aquellas de que el difunto era mero tenedor, como depositario, comodatario,
prendario, arrendatario, etc., y que no hubieren vuelto legítimamente a sus
dueños. Artos. 1133-1347-1440-1731 C.; B.J. 569 Cons. III-1864.

Arlo. 1298.- Se extiende la misma acción, no solo a las cosas que al tiempo de
la muerte pertenecían al difunto, sino a los aumentos que posteriormente haya
tenido la herencia.
Artos. 71-622-1124-1742-1748 C.

Arto. 1299.- A la restitución de los frutos y al abono de mejoras en la petición
de herencia, se aplicaran las mismas reglas que en la acción reivindicatoria.
Artos. 71-1743 C.

Arto. 1300.- El que de buena fe hubiere ocupado la herencia, no sea responsable
de las enajenaciones o deterioros de las cosas hereditarias, sino en cuanto le
hayan hecho más rico; pero habiéndola ocupado de mala fe, lo será de todo el
importe de las enajenaciones y deterioros.
Artos. 1742-1747-2015-2073-2212 C.

Arto. 1301.- El heredero podrá también hacer uso de la acción reivindicatoria
sobre cosas hereditarias reivindicables que hayan pasado a terceros y no hayan
sido prescritas por ellos. Artos. 1435-1731-1798 C.; Si prefiere usar de esta
acción, conservar sin embargo, su derecho para que el que ocupó de mala fe la
herencia le complete lo que por el recurso contra terceros poseedores no hubiere
podido obtener, y le deje enteramente indemne, y tendrá igual derecho contra el
que ocupó de buena fe la herencia, en cuanto por el artículo precedente se
hallare obligado.
Artos. 713-714 Pr.; B.J. 5985.

Arto. 1302.- El derecho de petición de herencia expira en diez años. Pero el
heredero putativo que por decreto judicial haya sido declarado heredero, podrá
poner a esta acción la prescripción de cinco años, contados como para la
adquisición del dominio.
Artos. 998-1323-1791 C.; B.J. 735-9214536.

TITULO XXV

DE LOS ALBACEAS

Arto. 1303.- Albacea o ejecutor testamentario, es la persona a quien el testador
encarga el cumplimiento de su voluntad.
Arto. 1366 C.

Arto. 1304.- No habiendo el testador nombrado albacea, o faltando el nombrador,
el encargado de hacer ejecutar las disposiciones del testador, pertenece a los
herederos. Arto. 1375 C.

Arto. 1035.- El nombramiento del ejecutor testamentario debe hacerse bajo la
forma prescritas para el testamento ; pero no es preciso que se baga en el
testamento mismo, cuya ejecución tiene por objeto asegurar.
Artos.1035 y sigts.-1052 y sigts.-1067 y sigts.-1070 y sigts.-108l y
sigts.-1366-2483C.

Arto. 1306.- El testador no puede nombrar por albacea sino a personas capaces de
obligarse al tiempo de ejercer el albaceazgo, aunque sean incapaces al tiempo
del nombramiento.
Arto. 3301 C.

Arto. 1307.- El incapaz de recibir un legado hecho en el testamento, puede ser
ejecutor testamentario, pueden serlo también los herederos, legatarios, los
testigos del testamento, pero no el Notario ante quien se hace.
Artos. 985-1029 C.

Arto 1308- Si el testador ha hecho un legado al albacea la ejecución de su
testamento, el albacea no puede pretender el legado sin aceptar las funciones de
ejecutor testamentario.
Artos. 1133-1375 C.

Arto. 1309.- Es válido el legado hecho a un individuo que no puede ser ejecutor
testamentario, aunque el mandato no tenga efecto.
Artos. 959-960-961-962 C.

Arto. 1310.- Las facultades del albacea serán las que designe el testador con
arreglo a las leyes; y si no las hubiere designado, el ejecutor testamentario
tendrá todos los poderes que según las circunstancias, sean necesarios para la
ejecución de la voluntad del testador.
Artos. 1229-13l3-1315-1318-l322-1341-2565 inc 3º 3256-3296-3299 C.
B.J. 122 Cons. III.
Podrá éste autorizar al albacea para practicar el inventario y la partición de
los bienes pero en el caso de que los herederos o legatarios no esten conformes
con dicha partición, ésta se pasará al Juez de Distrito respectivo para que la
forme, confirme o anule, sin ulterior recurso.
1258-L317-1365-1366-1367 C.
Si el testador en el testamento confesare haber vendido algún inmueble a una
persona sin haber formalizado la venta, serán competentes para otorgar al
comprador la escritura de venta, el albacea o los herederos.
B. J 10211 Cons. I- 10680- 17849-15431 Cons. I

Arto. 1311.- Habiendo herederos instituidos en el testamento, la tenencia de los
bienes hereditarios corresponden a los herederos, salvo lo que a este respecto
haya dispuesto el testador.
Artos. 1255-1260-1313-1318 C.

Arto. 1312.- Los herederos y legatarios, en el caso de justo temor sobre la
seguridad de los bienes de que fuere tenedor el albacea, podrán ,pedirle las
seguridades necesarias, como las de fianza o secuestro.
Arto. 1324 C.; B.J. 13879.

Arto. 1313.- Cuando las disposiciones del testador tuvieren sólo por objeto
hacer legados, no habiendo herederos ab intestato o testamentarios, la tenencia
de los bienes corresponde al albacea.
Arto. 1311 -1 800 inc. 2º C.

Arto. 1314.- El albacea no puede delegar el mandato que ha recibido. ni por su
muerte pasa a sus herederos, pero no esta obligado a obrar personalmente puede
hacerlo por mandatarios que obren bajo sus órdenes, respondiendo de los actos de
éstos. Puede hacer el nombramiento de los mandatarios, aún cuando el testador
hubiere nombrado otro albacea subsidiario.

Artos. 1341-3325-3326 C.; B.J. 10682.

Arto. 1315.- El testador puede dar al albacea la facultad de vender sus bienes
muebles o inmuebles-, pero el albacea no podrá usar de este poder sino cuando
sea indispensable para la ejecución del testamento, y de acuerdo con los
herederos, o autorizados por Juez competente.
Artos. 1310-2531 Nº 5 2755 C.; 797 inc. 2º Pr.; B.J. 10136-10398-17849.

Arto. 1316.- El albacea debe hacer asegurar los bienes dejados por el testador y
proceder al inventario de ellos en la forma y con las facultades y obligaciones
que se le confieren e imponen en el Capítulo III, Título XXIV.
Artos. 1224-1228-1258 C.

Arto. 1317.- El testador no puede dispensar al albacea de la obligación de hacer
el inventario de los bienes de la sucesión.
Artos. 431-1228-1342-1505C.

Arto. 1318.- El albacea debe pagar las mandas con conocimiento de los herederos;
y si éstos se opusieren al pago, debe suspenderlo hasta la resolución de la
cuestión entre los herederos y legatarios.
Arto. 1310-1311 C.

Arto. 1319.- Si hubiere legados para objetos de beneficencia pública, debe
ponerlo en conocimiento de las autoridades que estan encargadas de dichos
objetos de beneficencia pública.
Arto. 1148 C.

Arto. 1320.- El albacea puede demandar a los herederos y legatarios por la
ejecución de las cargas que el testador les hubiere impuesto en su propio
interes.
Artos.1279 C.

Arto. 1321.- Tiene derecho de intervenir en los litigios referentes a la validez
del testamento, o sobre la ejecución de las disposiciones que contenga.
Artos. 1279-1310-1311-1213 C.; B.J- 122 Cons. III-15125 Cons. IV-427/1964.

Arto. 1322.-El nombramiento de un albacea, deja a los herederos y legatarios
todos los derechos cuyo ejercicio no se atribuye especialmente aquel.
Artos. 1310-1311-1315-2015 C.

Arto. 1323.- Las incapacidades y excusas de los albaccas son las mismas que las
incapacidades y excusas de los guardadores, y su remoción se sustanciará de la
misma manera que la de aquellos.
Artos. 387-388-396-402-1341 C.; 1629 y sigts. Pr.

Arto. 1324.- Los herederos pueden pedir la destitución del albacea, por su
incapacidad para el cumplimiento del testamento, o por mala conducta en sus
funciones, o por haber quebrado en sus negocios o por insolvencia notoria.
Artos. 256-257-1228-1312-1339-1341 C.

Arto. 1325.- La incapacidad sobreviniente pone fin al albaceazgo.

Arto. 1326.- El Juez, a instancia de cualquiera de los interesados en la
sucesión. señalará un plazo razonable dentro del cual comparezca el albacea a
ejercer su cargo o excusarse de servirlo; y podrá el Juez. en caso necesario
ampliar por una sola vez el plazo.
Si el albacea estuviere en mora de comparecer, caducará su nombramiento.
Artos. 1336 C.-, B.J. 183.

Arto. 1327.- Siendo muchos los albaceas., todos son solidariamente responsables,
a menos que el testador los haya exonerado de la solidaridad, o que el mismo

testador o el Juez. hayan dividido sus atribuciones y cada uno se ciña a las que
le incumban.
Artos. 1924-3320-3334 C.

Arto. 1328.- El Juez podrá dividir las atribuciones, en ventaja de la
administración, y a pedimento de cualquiera de los albaceas, o de cualquiera de
los interesados en la sucesión.
Artos. 1924 C.

Arto. 1329.- Habiendo dos o más albaceas con atribuciones comunes, todos ellos
obrarán de consumo. El Juez dirimirá las discordias que puedan ocurrir entre
ellos. sin ulterior recurso.
Arto. 429 C.
El testador podrá autorizarlos para obrar separadamente; pero por esta sola
autorización no se entenderá que los exonera de su responsabilidad.
Artos. 1260-3354 C.

Arto. 1330.- Todo albacea será obligado a dar noticia de la apertura de la
sucesión por avisos publicados en un periódico del departamento o en el Diario
Oficial, y además en carteles que se fijarán en los parajes públicos de la
ciudad cabecera, y cuidará de que se cite a los acreedores por edictos que se
publicarán de la misma manera.

Arto. 1331.- El albacea. Será obligado a exigir que en la partición de los
bienes se señale un lote o hijuela suficiente para cubrir las deudas conocidas.
Arto. 1373 C.
La omisión de las diligencias prevenidas en los dos artículos anteriores hará
responsable al albacea de todo perjuicio que ella irrogue a los acreedores.
Las mismas obligaciones y responsabilidades recaerán sobre los herederos
presentes que tengan la libre administración de sus bienes, o sobre los
respectivos guardadores.
Artos. 1405 C. ; B.J. 957.

Arto. 1332.- Si no hubiere de hacerse inmediatamente el pago de especies legadas
y se temiere fundadamente que se pierdan o deterioren por negligencia de los
obligados a darlas, el albacea a quien incumba hacer cumplir los legados, podrá
exigirles caución.
Artos. 1131-1132 inc. 2º-1288-1891 C.

Arto. 1333.- Se prohibe al albacea llevar a efecto disposición alguna del
testador contraria a las leyes, so pena de nulidad, y de considerarse culpable
de dolo.
Artos. 1337-2469 C.

Arto. 1334.- La remuneración del albacea será la que le haya señalado el
testador. Si el testador no hubiere señalado ninguna, tocará al Juez regularla
en conformidad a los aranceles.
Artos. 3299 C.; 24-25 y 26 Ley de Aranceles Judiciales; B.J. 11588.

Arto. 1335.- El albacea durará el tiempo cierto y determinado que se haya
prefijado por el testador.
B.J. 10136.

Arto. 1336.- Si el testador no hubiere prefijado tiempo para la duración del
albaceazgo, durará un año contado desde el día en que el albacea haya comenzado
a ejercer su cargo.
Artos. 1326-1380 C.; B.J. 10136-427/1964.

Arto. 1337.-El Juez podrá prorrogar el plazo prefijado por el testador o la ley,
si ocurrieren al albacea dificultades graves para evacuar su cargo en él.
B.J. 10136-427/1964.

Arto. 1138.- El plazo testamentario, legal o judicial, se entenderá, sin
perjuicio del tiempo que sea necesario para la partición de los bienes y de su
distribución entre los participes.

Arto. 1339.- Los herederos podrán pedir la terminación del albaceazgo, desde que
el albacea haya evacuado su cargo, aunque no baya expirado el plazo
testamentario, legal o judicial.
Arto. 1324 C.

Arto. 1340.- No será motivo ni para la prolongación del plazo, ni para que no
termine el albaceazgo, la existencia de legados cuyo día o condición estuviere
pendiente; a menos que el testador haya dado expresamente al albacea la tenencia
de las respectivas especies o de la parte de bienes destinadas a cumplirlos ; en
cuyo caso se limitará el albaceazgo a esa sola tenencia.
Lo dicho se extiende a las deudas cuyo pago se hubiere encomendado al albacea y
cuyo día, condición o liquidación, estuviere pendiente, y se entenderá sin
perjuicio de los derechos concedidos a los herederos por los artículos
precedentes.
Artos. 1337 C. B.J. 986 Cons. II. B.J. 10136-11588.

Arto. 1341.- El albaceazgo acaba por la ejecución completa de su encargo, por la
incapacidad sobreviniente, por la muerte de albacea, por la destitución ordenada
por el Juez, y por dimisión voluntaria.
Artos. 1306-1314-1323-1324-1339 C. B.J.-I 3976 Cons. III.

Arto. 1342.- El albacea está obligado a dar cuenta a los herederos de su
administración, aunque el testador lo hubiere eximido de hacerlo.
Artos. 482-1317-1318-1324 C.; B.J. 183; B.J. 14032 Cons. V.

Arto. 1343.- El albacea es responsable de su administración a los herederos y
legatarios si por falta de cumplimiento de sus obligaciones hubiere comprometido
sus intereses.
Artos. 3310-3323-3335 C.; B.I. 14032 Cons. V.

Arto. 1344.- Los gastos hechos por el albacea relativos a sus funciones son a
cargo de la sucesión.
Artos. 486-489-1151-1373-1381 C.; B.J. 11588.

Arto. 1345.- Examinadas las cuentas por los respectivos interesados, y deducidas
las expensas legitimas, el albacea pagará o cobrará el saldo que en su contra o
a su favor resultare, según lo dispuesto respecto de los guardadores en iguales
casos. La prescripción de la acción respectiva, también esta sujeta a la
establecida para los guardadores.
Artos. 486-489-491-497-3319 C.; B.J. 11588.

TITULO XXVI

DE LA PARTICION DE LA HERENCIA

Arto. 1346.- Si hay varios herederos de una sucesión, la posesión de la herencia
por alguno de ellos, aprovecha a los otros.
Artos. 881-1356-1765-1798-1803 C.- 2112 Pr.B.J. 569 Cons. 111-735 Cons. IV-6225-
7153 Cons. V-7843-10297-11197-19125 Cons. III-228/1%2.

Arto. 1347.- Cada heredero, en el estado de indivisión, , puede reivindicar
contra terceros detentadores los imnuebles de la herencia, y ejercer hasta la
concurrencia de su parte. todas las acciones que tengan por fin conserver sus
derechos a los bienes hereditarios, sujeto todo al resultado de la partición.

Artos. 1255-1297 y sigts.-1437-1700-1798 C.; 2112 Pr.-, B.J. 79-9498-13754 Cons.
IV.

Arto. 1348.- Ninguno de los herederos tiene el poder de administrar los
intereses de la sucesión. La decisión y los actos del mayor número, no obligan a
los otros coherederos que no han prestado su consentimiento. En tales casos, el
Juez debe decidir las diferencias entre los herederos sobre la administración de
los bienes hereditarios.
Artos. 1699 C.; 1559-1560 Pr.

Arto. 1349.- Los herederos. sus acreedores y todos los que tenían en la sucesión
algún derecho declarado por las leyes, pueden pedir en cualquier tiempo la
partición de la herencia, no obstante cualquier prohibición del testador, o
convenciones en contrario.
Artos. 1255-1265-1280-1701-1703- 1706-1870-2531 inc. 3ºC.; 1532 Pr.
B.J. 5079. B.J.-9743-11197-12872 (171) 14566-15298-17415-17604.

Arto. 1350.- Aunque una parte de los bienes hereditarios no sea susceptible de
division inmediata, se puede demandar la partición de aquel que son actualmente
partibles.

Arto. 1351.- Los guardadores interesados en la sucesión. los padres por sus
hijos, los Sindicos por los municipios, los Fiscales por la Hacienda Pública y
otros representantes legales, pueden pedir y admitir la partición solicitada por
otro.
Artos. 245-277-469-1349 C.

Arto. 1352.- Si el guardador lo es de varias personas incapaces que tienen
intereses, opuestos en la partición, se les debe dar a cada uno de ellos un
guardador que los represente en el juicio de partición.
Arto. 328 Nº 4-469 C.

Arto. 1353.- Si hay coherederos ausentes con presunción de fallecimiento, la
acción de partición corresponde a los interesados en la sucesión del ausente,
con tal que se les haya dado la posesión de los bienes del desaparecido. Si la
ausencia fuere sólo presunta, no habiendo el ausente constituido un
representante, el Juez nombrará la persona que deba representarlo, si no fuere
posible citarlo.
Artos. 69-1359-1361-1388-3883 C.

Arto.1354.- Los herederos a partición de la herencia hasta que la condición se
cumpla, pero pueden pedirla los otros coherederos, asegurando el derecho del
heredero condicional. Hasta no saber si ha faltado o no la condición, la
partición se entenderá provisional.
Artos. 1087-1131-1132-1360-1892 inc. 13835 C.

Arto. 1355.- Si antes de hacerse la partición, muere uno de los coherederos,
dejando varios herederos, bastará que uno de éstos pida la partición de la
herencia, deberán obrar bajo una sola representación.
Artos. 1002 C.; 82 Pr., B.J. 569.

Arto. 1356.- La acción de partición de herencia es imprescriptible, mientras que
de hecho continúe la división; pero es susceptible de prescripción, cuando la
división ha cesado de hecho, porque alguno de los herederos, obrando como único
propietario, ha comenzado a poseerla de ,una manerá exclusive. En tal caso, la
prescripción tiene lugar como en el del artículo 897 y se comenzará a contar
desde la posesión exclusive.
Artos.- 879-881-1357-1360-1389-1711- 1714-1798-3791-3801 C.
B.J. 1864-2572-2869 Cons. III-3764-4482 Cons. II-4804- 7153 Cons.
V.7843-8963-9176 Cons. I-1136-12872 (171)-14091 Cons. IV- 14316 Cons. III-14449
Cons. IV-17026-17934 -18005 Cons. IV- 18784 Cons. VI-17026-17934.

Arto. 1357.- Cuando la posesión de que habla el artículo anterior, ha sido sólo
de una parte alícuota de la herencia, o de objetos individuales, la acción de
partición se prescribe por diez años respecto a esa parte o a esos objetos, y
continúa existiendo dicha acción de partición respecto a las partes u objetos
que no han sido así poseídos.
B.J. 2869 Cons. III-4804-6255-7153 C. V. B.J.-9173 Cons. I-12972 (171) 14449
Cons. IV-16177 Cons. IV- 17026-19253.

Arto. 1358.- Si todos los herederos estan presentes y son mayores de edad, la
partición puede hacerse en la forma y por el acto que los interesados o la
mayoría de ellos, contados por persona, juzguen conveniente, siempre que el
acuerdo no sea contrario a la esencia de la misma partición y que ésta se
practique por escritura pública inscrita, si hubiere inmuebles, o la totalidad
de los bienes excediere de quinientos pesos, y porescritura privada si no
excediere de esa suma, ni hubiere bienes raíces.
Artos. 272-277-278-1255-1361-1699-1714-2473-2483-3623 C.- 797-1529-1530-1580-
1585 Pr. B.J. 5558 . B.J.-10624-13799 Cons. II-17799 Cons.
III-20771-304/1962.

Arto. 1359.- Si algunos herederos estuvieren ausentes, se les citará por el
término que el partidor señale, y si no comparecieren, les nombrará un defensor
que los represente, y se oirá además al Representante del Ministerio Público.
Arto. 1,353 C.-, 1,581- Pr.

Arto. 1360.- La partición se reputara meramente provisional, cuando los
herederos sólo hubieren hecho una división de goce o uso de las cosas
hereditarias, dejando subsistir la indivisión en cuanto a la propiedad. Tal
partición, bajo cualquiera cláusula que se haga. no obstará a la demanda la
partición definitiva que solicite algún de los herederos.
Artos. 1349-1354-1356-1703-1705 C.

Arto. 1361.- Las particiones se pedirán ante el Juez:
1º Cuando haya menores, incapaces, interdictos o ausentes cuya existencia sea
incierta.
Artos. 276-277-1353-1388-1706 C.

2º Cuando terceros fundándose en un interés jurídico, se opongan a que se haga
partición extrajudicial.
Artos. 1247-1349-1374-1430-1701-1706-2229 C.

3º Cuando los herederos mayores y presentes no se acuerden en hacer la división
privadamente, como se establece en el Arto. 1358.
Arto. 1529-1530-1535 Pr.; B.J. 9956-20771.

Arto. 1362.- La tasación hecha por los peritos en el inventario de los bienes
hereditario, servirá de base aún para las particiones judiciales.
El juez sin embargo, podrá ordenar una retasa particular o general, cuando
alguno de los herederos demuestre que la tasación no es conforme al valor que
tienen los bienes.
Cada uno de los herederos tiene el derecho de licitar alguno de los bienes
hereditarios, ofreciendo tomarlos por mayor valor que el de la tasación. y en
tal caso se le adjudicarán por el valor que resultare en la licitación. De este
derecho no puede usarse cuando la partición se ha hecho por el valor regulado de
los bienes.
B.J. 9956.

Arto. 1363.- Cada uno de los herederos tendrá derecho a que se le adjudique, por
el tanto que ofreciere un extraño, el objeto de la herencia que se venda en
licitación para repartir el valor resultivo en dinero entre los participes.

Artos 3268 C.

Arto. 1364.- Si la persona causante de la herencia, ha hecho la partición por
acto entre vivos o por testamento, se pasará por ella en cuanto no fuere
contraría a derecho ajeno.
Arto. 2473 inc. 2º C.

Arto. 1365.- No podrá ser partidor en las particiones, sino en los casos
expresamente exceptuados, el que no fuere abogado, ni el que fuere albacea o
coasignatario de la cosa de cuya partición se trata.
Arto. 1310 inc. 2º C.

Arto. 1366.- Valdrá el nombramiento de partidor que el autor de la herencia haya
hecho por instrumento público entre vivos o por testamento, aunque la persona
nombrada, de uno u otro sexo, sea de las inhabilitadas por el precedente
artículo.
Artos. 1310 inc. 2º 2483 C.

Arto. 1367.- El partidor será nombrado por las partes o por el Juez, si la
mayoría de ellos no estuviere de acuerdo. El Juez no podrá practicar la
partición ni aún a pedimento de las partes; pero si éstas no se manifestaren
conformes con la practicada por el abogado que hayan nombrado, podrá
confirmarla, reformarla o anularla, sin ulterior recurso.
Artos. 1310 inc. 2º-1393 C.; 1534-1540 Pr.
B.J. 1020-1207-1578-2370-2597-3344-4610-5319-5465-7186 Cons. V.
7762-9018-9412-9757-9956-10376-10496-10511-10634010781-
10831-11376-11759-12645-18122 (422) 14293-15462.

Arto. 1368.- El partidor debe formar el cuerpo de los bienes hereditarios,
reuniendo en é1 las cosas existentes, los créditos, tanto de extraños como de
los mismos herederos, a favor de la sucesión.
Arto. 1276 C.;

Arto. 1369.- En el caso de división de una misma sucesión entre herederos
extranjeros y nicaragüenses, o extranjeros domiciliados en Nicaragua, éstos
últimos tendrán derecho a tomar de los bienes situados en la República una
porción igual al valor de los bienes situados en país extranjeros de que ellos
fueren excluidos por cualquier título que sea, en virtud de leyes o costumbres
locales.
Artos. 938-939-1024-1383 letra d)- 2334 C.; VI No. 13 Tit. Prel. C.

Arto. 1370.- Las deudas a favor de la sucesión pueden adjudicarse a cada uno de
los herederos, entregándoles los títulos de los créditos, con la debida
anotación autorizada por el partidor.
Artos. 1389-1408 C.

Arto. 1371.- Los títulos de adquisición serán entregados al coheredero
adjudicatario de los bienes a que se refieran. Cuando en un mismo título estén
comprendidos objetos adjudicados a varios herederos, o uno solo dividido entre
varios herederos, el título hereditario deberá archivarse en el Registro de la
Propiedad, poniendo constancia de ello en el libro correspondiente ; y se dará
por el Registrador a cada unos de los interesados testimonio de dicho título a
costa de los bienes de la herencia. Los herederos agregarán estos testimonios a
sus respectiva hijuelas en que conste la adjudicación.
Arto. 1571 Pr.

Arto. 1372.- Los títulos o cosas comunes a toda la herencia, deben quedar
depositados en poder del heredero o coherederos que los interesados elijan,
haciéndose constar esta circunstancia en los autos de partición. Si no convienen
entre ellos, se procederá como se previene en el artículo anterior.

Arto. 1373.- En la partición, sea judicial o extrajudicial, separarse los bienes
suficientes para el pago de las deudas y cargas de la sucesión, que se hayan
bajado del cuerpo de bienes. De los bienes separados para dichos pagos se
formara la hijuela correspondiente.
Artos. 1331-1381-1410 C. B.J. 366/1963 Cons. III.

Arto. 1374.- Los acreedores de la herencia, reconocidos como tales. pueden
exigir que no se entreguen a los herederos sus porciones hereditarias, ni a los
legatarios sus legados, hasta no quedar ellos pagados de sus créditos.
Artos. 1361 inc. 2º 1408-1423-1427-1430 C.

Arto. 1375.- El partidor no es obligado a aceptar esta encargo ; pero si
nombrado en testamento no acepta dicho encargo, se observará lo prevenido
respecto del albacea en igual caso.
Artos. 1304-1308-1323 C.

Arto. 1376.- El partidor que acepta el encargo, deberá declararlo así, y
prestará la promesa de desempeñarlo con la debida fidelidad y en el menor tiempo
posible. La falta de esta promesa, sólo causará nulidad cuando alguna de las
partes la hubiere exigido y no se le haya recibido al partidor por el Juez
competente.
Arto. 1536 Pr.

Arto. 1377.- La responsabilidad del partidor se extiende hasta la competente,
además de estar sujeto a la indemnización de perjuicios y a las pena legales que
correspondan al delito, se continuará indigno conforme a lo dispuesto para los
ejecutores testamentarios.
Artos. 1323-1333-1341 C.; 222 y sigts. Pn.

Arto. 1378.- Antes de proceder a la partición; se decidirán por la justicia
ordinaria las controversias sobre derechos a la sucesión por testamento o ab
intestato, incapacidad o indignidad de los asignatarios.
Artos. 1533-1552 Pr.; B.J. 1198-2370-4044-4159-6419.

Arto. 1379.- Los cuestiones sobre la propiedad de objetos en que alguien alegue
un derecho exclusivo y que en consecuencia no deban entrar en la masa partible,
serán decididas por la justicia ordinaria; y no se retardará la partición por
ellas. Decididas a favor de la masa partible; si no se hubieren comprendido
dicho objetos en la partición, se dividirán entre los participes con arreglo a
sus respectivos derechos.
Sin embargo, cuando recayeren sobre una parte considerable de la masa partible
las antedichas cuestiones, podrá suspenderse la partición hasta que se decidan ;
y el Juez, a petición de los asignatarios a quienes corresponda más de la mitad
de la masa partible, lo ordenará así.
Artos. 1394 C. ; 710-1553 Pr.: B.J. 7186 Cons. III-13476-15206 Cons. II.

Arto. 1380.- La ley señala al partidor, para efectuar la partición el término de
un año contado de la aceptación de su cargo, manifestada ésta, ya sea por la
promesa o por un acto expreso.
Arto 1336 C.; 969 Pr.
Los coasignatarios podrán ampliar este plazo o restringirlo, como mejor le
parezca, aun contra la voluntad del testador.
Arto. 1703 C.; 1550-1575 Pr.; B.J. 6293 Cons. IV-9956.

Arto. 1381.- Las costas comunes de la partición y los impuestos fiscales o
locales, serán de cuenta de los interesados en ella, a prorrata.
Artos. 1344-1373 C.

Arto. 1382.- El partidor se conformará en la adjudicación de los bienes a las
reglas de este Título, salvo que los coasignatarios acuerden legítima y
unánimemente otra cosa.

B.J. 14519.

Arto. 1383.- El partidor liquidará lo que a cada uno de los coasignatarios se
daba y procederá a la distribución de los efectos hereditarios, teniendo
presente las reglas que siguen:

a) Cuando una especie no tenga cómoda división la haga desmerecer, según el
dictamen de los peritos, el partidor la venderá en pública subasta, no por menos
de las dos terceras partes de su avalúo, según el inventario, para distribuir
entre los herederos el precio de la venta.
Artos. 1275-2531 inc. 3º C.-, 1472-1555 Pr.

b) Después de solicitada la división o venta de una cosa hereditaria, y mientras
este pendiente el juicio de partición, los copartícipes no podrán hacer mejoras
en la cosa común, salvo las necesarias.
Arto. 1561-Pr. B.J. 6030 Cons III.

c) Si los coasignatarios de una cosa que no admite cómoda división o cuya
división la haga desmerecer, se limitaren todos a ofrecer el valor de tasación u
otro convencional. se sorteara la especie, adjudicándola al que le haya cabido
en suerte; y si no quisieren convenir en el sorteo, se procederá conforme a la
regla.
Artos. 3609-3623 C.: 1510-1555-2124 Pr.; B.J. 6030 Cons. III.

d) Las porciones de uno o más fundos que se adjudiquen a un sólo individuo,
serán, si posible fuere, continuas, a menos que el adjudicatario consienta en
recibir porciones separadas, o que de la continuidad resulte mayor perjuicio a
los demás interesados que de la separación al adjudicatario.
Artos. 1627 C.

e) Se procurara la misma continuidad entre el fundo que se adjudique a un
asignatario y otro fundo de que el mismo asignatario sea dueño.
B.J. 7153 Cons. IV.

f) En la división de fundos se establecerán las servidumbres necesarias para su
cómoda administración y goce.
B.J. 6257.

g) Si dos o más personas fueren coasignatarias de un predio, podrá el partidor,
con el legítimo de los interesados separar de la propiedad el usufructo,
habitación o uso para darlos por cuenta de la asignación.
Arto. 1421 C.

h) En la partición de una herencia o de lo que de ella restare, después de las
adjudicaciones de especies mencionadas en las reglas precedentes., se ha de
guardar la posible igualdad, adjudicando a cada uno de los coasignatarios cosas
de la misma naturaleza y calidad que a los otros o haciendo hijuelas o lotes de
la masa partible.

i) En la formación de los lotes se procurará no sólo la equivalencia, sino la
semejanza de todos ellos; pero se tendrá cuidado de no dividir o separar los
objetos que no admitan cómoda división, o de cuya separación resulte perjuicio;
salvo que convengan en ello unánime y legítimamente los interesados.
B.J. 2597.

j) Cada uno de los interesados podrá reclamar contra el modo de composición de
los lotes, antes de efectuarse el sorteo.

k) Con el consentimiento unánime de los interesados podrá el partidor adjudicar
a un heredero un inmueble determinado. aunque el valor de éstos exceda a la
cuota hereditaria del heredero, quien deberá pagar el exceso en dinero que el

partidor distribuirá entre todos los participes a prorrata de sus cuotas
hereditarias.
Arto. 1564 Pr.B.J. 10887-11376 Cons. II-12037-13476-14519-18179-19197 Cons. III
204/1962-366/1963 Cons. III.

Arto. 1384.- Los frutos percibidos después de la muerte del testador y durante
la indivisión, se dividirán del modo siguiente:

1º Los asignatarios de especie tendrán derecho a los frutos y accesiones de ella
desde el momento de abrirse la sucesión: salvo que la asignación haya sido desde
día cierto o bajo condición suspensiva, pues en estos casos no se deberán los
frutos, sino desde ese día, o desde el cumplimiento de la condición, a menos que
el testador haya expresamente ordenado otra cosa.
Artos. 1091 inc. 3º 1127 C.

2º Los legatarios de cantidades o géneros. no tendrán derecho a ningunos frutos,
sino desde el momento en que la persona obligada a prestar dichas cantidades o
géneros se hubiere constituido en mora. Este abono de frutos se hará a costa del
heredero o legatario culpable si el testador no hubiere dispuesto otra cosa. Si
las cantidades legadas fueren de dinero, la mora se indemnizará al legatario
pagándole el interés legal.
Arto. 1859-1867-1974 C.

3º Los herederos tendrán derecho a todos los frutos y accesiones de la masa
hereditaria indivisa, a prorrata de sus cuotas, deducidos los frutos y
accesiones pertenecientes a los asignatarios de especie.

4º Recaerá sobre los frutos y accesiones de toda la masa la deducción de que
habla el inciso anterior, siempre que no haya una persona directamente gravada
para la prestación del legado: habiendose impuesto por el testador este gravamen
a alguno de sus asignatarios, éste sólo sufrirá la deducción.
Artos. 622-624-934-1087-1092-1108-1124-1154-1408-1700-1892- 1962 C. B.J.
455/1964 Cons. III.

Arto. 1385.- Los frutos pendientes al tiempo de la adjudicación de las especies
a los asignatarios de cuotas,, cantidades o géneros se mirarán como parte de las
respectivas especies, y se tomarán en cuenta para la estimación del valor de
ellas.
Arto. 1484 C.

Arto. 1386.- Si alguno de los herederos quisiere tomar a su cargo mayor cuota de
las deudas que la correspondiente a prorrata, bajo alguna condición que los
otros herederos acepten, valdrá la convención. Sin embargo, los acreedores
hereditarios o testamentarios que no hayan aceptado dicha convención, no serán
obligados a conformarse con este arreglo de los herederos para intentar su
demanda.
Artos. 1247-1374-1404-1408-1409-1422-1429-1430-1432-1477 C.; B.J. 366/1936 Cons.
III.

Arto. 1387.- Si el patrimonio del difunto estuviere confundido con bienes
pertenecientes a otras personas por razón de bienes propios del cónyuge
sobreviviente, contratos de sociedad, sucesiones anteriores indivisas u otro
motivo cualquiera, se procederá en primer lugar a la separación del patrimonio,
dividiendo las especies comunes, según las reglas procedentes.
Artos. 1401-1427 y sigts C.; 1552-1554 Pr.; B.J. 9956-10634.

Arto. 1388.- Siempre que en la partición de la masa de bienes, o de una porción
de la masa tengan interés personas ausentes que no hayan nombrado apoderado,
personas bajo guarda, o personas jurídicas, será necesario someterla, terminada
que sea, a la aprobación judicial.
Artos. 469-1361 C.; X Tit. Prel. C.; 1531-1545 Pr.; B.J. 1344-1346-16177.

Arto. 1389.- Cada asignatario se reputará haber sucedido inmediata y
exclusivamente al difunto en todos los efectos que le hubieren cabido, y no
haber tenido jamás parte alguna en los otros efectos de la sucesión.
Artos. 1700-1803-2568-2569-2570-2578 inc. 3º 3902 C.
B.J. 244 Cons. III-5269 Cons. III-7360 B.J.-9176 Cons. II-17415-17604.
Por consiguiente, si alguno de los consignatarios ha enajenado una cosa que en
la partición se adjudica a otro de ellos se podrá proceder como en el caso de la
venta de cosa ajena.
Artos. 1700-1803-2568-2569-2570-2578 inc. 3º-3802 C.
B.J. 244 Cons. III-5269 Cons. III-7360-9176 Cons. II-17415-17604.

Arto. 1390.- El participe que sea molestado en la posesión del objeto que le
cupo en la partición, o que haya sufrido evicción de él, lo denunciará a los
otros participes para que concurran a hacer cesar la molestia y tendrá derecho
para que le saneen la evicción.
Artos. 2629-2881 C.

Esta acción prescribirá en cuatro años contados desde el día de la evicción.
Arto. 940 inc. 2º C.

Arto. 1391.- No ha lugar a esta acción:

1º Si la evicción o la molestia procediere de causa sobreviniente a la
partición.Arto. 2605 C.
2º Si la acción de saneamiento se hubiere expresamente renunciado.
Arto. 2603 C.;
3º Si el participe ha sufrido la molestia o la evicción por su culpa.
Artos. 2600-2602 C.

Arto. 1392.- El pago del saneamiento se divide entre los participes a prorratas
de sus cuotas.
Artos. 1405-1415-1963 C.
La porción del insolvente grava a todos a prorrata de sus cuotas, incluso el que
ha de ser indemnizado.

Arto. 1393.- Las particiones extrajudiciales o hechas por acuerdo todas las
partes, sólo se anulan y rescinden de la misma manera y según la mismas reglas
que los contratos. Las demás, sólo pueden ser atacadas, en los casos en que
puede serlo una sentencia o laudo.
Artos. 940 inc. 2º 1296-1367-1885-2455-2457-3950 C.B.J. 1207-1827 Cons, III-
2370-2597-5319-54656255-7762-9018-9387-94129757-10330-10377-10500 Cons. III-
10624-10634-10781-10831-11131-1264512840 (139)-13122
(422)-13672-14293-15462-16495-17415-1760419799-204/1962.

Arto. 1394.- El haber involuntariamente omitido algunos objetos no será motivo
para rescindir la partición. Aquella en que se hubieren omitido, se continuará
después, dividiéndolos entre los participes con arreglo a sus respectivos
derechos.
Arto. 1379 C.; B.J, 10500 Cons. III 366/963 Cons. IV.

Arto. 1395.- Podrán los otros participes atajar la acción rescisoria de uno de
ellos, ofreciéndole y asegurándole el suplemento de su porción en numerario.

Arto. 1396.- No podrá intentar la acción de nulidad o rescisión el participe que
haya enajenado su porción en todo o parte; salvo que la partición haya adolecido
de error, fuerza o dolo, de que le resulte perjuicio.
Artos. 2204-2206-2455-2458-2460-2403-2468-2469-2470 C. B.J. 13122 (322)-16177.

Arto. 1397.- La partición hecha con preterición de alguno de los herederos no se
rescindirá pero estos tendrán la obligación de entregar al preterido la parte

que proporcionalmente le corresponda, sin perjuicio de la responsabilidad
criminal por el dolo o fraude.
B.J. 17415-17604-1864.

Arto. 1398.- La partición hecha con uno a quien se creyó heredero sin serlo,
será nula, en cuanto tenga relación con él y en cuanto su personalidad
perjudique a otros interesados.
Artos. 2208-2209-C. ; B. J 12463-Cons. V

Arto. 1399.- La acción de nulidad o de rescisión prescribe respecto de las
particiones según las reglas generales que fijan la duración de esta especie de
acciones.
Artos. 2208-2209 C.

Arto. 1400.- El participe que no quisiere o no pudiere intentar la acción de
nulidad o rescisión, conservará los otros recursos legales que para ser
indemnizado le corresponden.
Artos, 1860-2509 C.; B.J. 16179 Cons. VII.

Arto. 1401.- Las reglas establecidas para la división de la masa partible se
observarán igualmente en las subdivisiones entre las ramas copartícipes.
Artos. 1387-1714-3292-C. ; B.J 8026- Cons. IV

TITULO XVII

DEL PAGO DE LAS DEUDAS

HEREDITARIAS Y TESTAMENTARIAS

Arto. 1402.- Son deudas hereditarias las contraídas por el testador o la persona
a quien se hereda, que no han sido cubiertas por dicho testador o persona y que
deben pagarse del acervo o masa de bienes de la herencia o sucesión.
Arto. 1282 C.

Arto. 1403.- Son deudas testamentarias, las que provienen sólo del testamento,
en razón de donación, en legados o carga impuesta per el testador en dicho
testamento.
Arto. 1282 C.

Arto. 1404.- Las deudas hereditarias se dividen entre los herederos a prorrata
de sus cuotas.
Así el heredero del tercio no es obligado a pagar sino el tercio de las deudas
hereditarias.
Arto. 1961 C.
Pero ningún heredero es obligado al pago de cuota alguna de las deudas
hereditarias sino hasta concurrencia del valor de lo que hereda.
Artos. 935-1108-1114-1134-1135-1136-1318-1331-1414-1952-1960-1978-2611-C. ;B.J
4445-Cons. III Y IV- 12895- (194) Cons. II-312/1963.

Arto. 1405.- La insolvencia de uno o más de los herederos no grava a los otros.
Arto. 1392-1413-1415-1963-3718 inc. 2º C.

Arto. 1406.- Los herederos usufructuarios dividen las deudas con los herederos
propietarios según lo prevenido en los artículos 1419 y 1421, y los acreedores
hereditarios tienen el derecho de dirigir contra ellos sus acciones, en
conformidad a los referidos artículos.

Arto. 1407.- Si alguno de los herederos fuere acreedor o deudor del difunto,
solo se confundirá con su porción hereditaria la cuota que en el respectivo
crédito o deuda le quepa, y tendrá acción contra sus coherederos, a prorrata,

por el resto de su crédito. o les estará obligado, a prorrata, por el resto de
su deuda.
Artos. 1253-1254-2158-2161 C.

Arto. 1408.- Si el testador dividiere entre los herederos las deudas
hereditarias de diferente modo que el prescrito en los artículos precedentes,
los acreedores hereditarios podrán ejercer sus acciones en conformidad con
dichos artículos, o en conformidad con las disposiciones del testador, según
mejor las pareciere. Mas en el primer caso, los herederos que sufrieren mayor
gravamen del que por el testador se les hubiere impuesto, tendrán derecho a ser
indemnizados por sus coherederos.
Artos. 1136-1384 Nº 4-1386-1415-1422 inc. 2º-16971961-1962-1996-2044 Nº 4 C.

Arto. 1409.- La regla del artículo anterior se aplica al caso en que por la
partición o por convenio de los herederos se distribuyan entre ellos las deudas
de diferente modo que como se expresa en los referidos artículos.
Artos. 1386-1962 C.

Arto. 1410.- Las cargas testamentarias no se mirarán como cargas de los
herederos en común, sino cuando el testador no hubiere gravado con ellas a
alguno o algunos de los herederos o legatarios en particular.
Arto. 1154-1373-1419 C.
Las que tocaren a los herederos en común, se dividirán entre ellos como el
testador lo hubiere dispuesto y si nada ha dicho sobre la división a prorrata de
sus cuotas, o en la forma prescrita por los referidos artículos.
Artos. 1108- inc. 2º-l 198-1404 inc. 2º 422-1693 C. B.J. 12895 (194) Cons. III
4022 Cons. III.

Arto. 1411.- Los legados de pensiones periódicas se deberá día por día, desde
aquel en que se defieran- pero no podrán pedirse sino a la expiración de los
respectivos periodos, que se presumirán mensuales.
Artos. 934-1149-1150-1485 C.
Sin embargo, si las pensiones fueren alimenticias podrá exigirse cada pago desde
el principio del respectivo período, y no habrá obligación de restituir parte
alguna, aunque el legatario fallezca antes de la expiración del periodo.
Artos. 287-1146-1200-1840-1841-3639 C.
Si el legado de pensión alimenticia fuere una continuación de la que el testador
pagaba en vida, seguirá prestándose como si no hubiere fallecido el testador.
Artos. 1146-1150 C.
Sobre todas estas reglas prevalecerá la voluntad expresa del testador.
Arto. 978-2496 C.

Arto. 1412.- Los legatarios no están obligados a contribuir al pago de las
deudas hereditarias, sino cuando al tiempo de abrirse la sucesión no haya habido
en ella lo bastante para pagar dichas deudas hereditarias.
Artos. 1113-1114-1154 C.
La acción de los acreedores hereditarios contra los legatarios es en subsidio de
la que los mismos acreedores tienen contra los herederos.
Artos. 1108 1152-1172 C.; B.J. 169 Cons. II-1954 Cons. II.

Arto. 1413.- Los legatarios que deban contribuir al pago de las deudas
hereditarias lo harán a prorrata de los valores de sus respectivos legados, y la
porción del legatario insolventes no gravará a los otros.
Artos. 935-1108-1172-1405-1415 C.
No contribuirán, sin embargo, con los otros legatarios, aquellos a quienes el
testador haya expresamente exonerado de hacerlo. Pero si agotadas las
contribuciones de los demás legatarios quedare insoluta una deuda, serán
obligados al pago aún los legatarios exonerados por el testador.
Arto. 1408 C.
Los legados de beneficencia pública se entenderán exonerados por el testador,
sin necesidad de disposición expresa, ni entraran a contribución después de los

legados expresamente exonerados ; pero los legados estrictamente alimenticios a
que el testador esta obligado por la ley, no entrarán a contribución sino
después de todos los otros.
Artos. 1404 inc. 3º -1425 inc. 2º C.;

Arto. 1414.- El legatario obligado a pagar un legado lo será solo hasta
concurrencia del provecho que reporte de la sucesión; pero deberá hacer constar
la cantidad en que el gravamen exceda al provecho.
Artos. 1404 inc. 3-1425 inc. 2 C.

Arto. 1415.- Si dos o más inmuebles de la sucesión están sujetos a hipoteca,. el
acreedor hipotecario tendrá acción solidaria contra cada uno de dichos
inmuebles, sin perjuicio del recurso que el heredero a quien pertenezca el
inmueble, tenga contra sus coherederos por la cuota que a éstos toque de la
deuda; pero la porción del insolventes se repartirá a prorrata entre todos los
herederos.
Artos. 1134-1392 inc. 2º 1405-1408-1413-1521-1945-1947-2044 Nº 4-3280 C.

Arto. 1416.- El legatario que en virtud de una hipoteca o prenda sobre la
especie legada, ha pagado una deuda hereditaria con que el testador no haya
querido expresamente gravarles, es subrogado par la ley en la acción del
acreedor contra los herederos.
Artos. 1118-2044-3 860 C.
Si la hipoteca o prenda ha sido accesoria a la obligación de otra persona
distinta del testador el legatario no tendrá acción contra los herederos.

Arto. 1417.- Los legados con causa onerosa que pueda estimarse en dinero, no
contribuyen sino con deducción del gravamen que se les baya impuesto, y
concurriendo las circunstancias que van a expresarse:

1º Que se haya efectuado el objeto del gravamen.
2º Que dicho objeto no haya podido efectuarse sino mediante la inversión de una
cantidad determinada de dinero.

Una y otra circunstancia deberán probarse por el legatario, y sólo se deducirá
por razón del gravamen la cantidad que constare haberse invertido.

Arto. 1418.- Si el testador deja el usufructo de una parte de sus bienes o de
todos ellos, a una persona, y la nuda propiedad a otra, el propietario y el
usufructuario se consideraran como una sola persona para la distribución de las
obligaciones hereditarias y testamentarias que cupieran a la cosa fructuaria: y
las obligaciones que unidamente les quepan se dividirán entre ellos conforme a
las reglas que siguen:

1º Será de cargo del propietario el pago de las deudas que recayeren sobre la
cosa fructuaria, quedando obligado el usufructuario a satisfacer los intereses
legales de la cantidad pagada, durante el tiempo, que continuare el usufructo.

2º Si el propietario no se allanare a éste pago, podrá el usufructuario hacerlo,
y a la expiración del usufructo tendrá derecho a que el propietario le reintegre
el capital sin interés alguno; y

3º Si se vende la cosa fructuaria para cubrir una hipoteca o prenda constituida
en ella por el difunto, se aplicará al usufractuario la disposición del artículo
1416.
Arto. 1516-1518-1520-1522 C.

Arto. 1419.- Las cargas testamentarias que recayeren sobre el usufructuario o el
propietario, serán satisfechas, per aquel de los dos a quien el testamento las
imponga, y del modo que éste se ordenare, sin que per el hecho de satisfacerlas
de este modo le corresponda interés o indemnización.

Artos. 1406-1410-1518-2786-2789 C.

Arto. 1420.- Cuando imponiéndose cargas testamentarias sobre una cosa que esta
en usufructo, no determinare el testador si es el propietario o el usufructuario
el que deba sufirlas, se procederá con arreglo a dispuesto en el artículo 1418.
Pero si las cargas consistieren en pensiones periódicas, y el testador no
hubiere ordenado otra cosa, las cubrirá el usufructuario durante todo el tiempo
del usufructo, y no tendrá derecho a que la indemnice de este desembolso el
propietario.
Artos. 1518-2786-2789 C.

Arto. 1421.- El usufructo constituido en la partición de una herencia esta
sujeto a las reglas del articulo 1418, si los interesados no hubieren acordado
otra cosa.
Artos. 1406 C.

Arto. 1422.- Los acreedores testamentarios no podrán ejercer las acciones a que
les da derecho el testamento, sino conforme al artículo 1410.
Si en la partición de una herencia se distribuyeren los legados entre los
herederos de diferente modo, podrán los legatarios entablar sus acciones en
conformidad a esta distribución, o en conformidad al articulo 1410, o de acuerdo
con el convenio de los herederos.
Artos. 1136-1386-1408 C. B. J. 12895 (194) Cons. II.

Arto. 1423.- No habiendo concurso de acreedores, ni tercera oposición, se pagará
a los acreedores hereditarios, a medida que se presenten, y pagados los
acreedores hereditarios se satisfarán los legados según el artículo 1134.
Arto. 1278-1287-1288-1374 C.
Pero cuando la herencia no apareciere excesivamente gravada. podrá satisfacerse
inmediatamente a los legatarios que ofrezcan caución de cubrir lo que les quepa
en la contribución para las deudas.
Ni será exigible esta caución cuando la herencia esta manifiestamente exenta de
cargas que puedan comprometer a los legatarios.
B.J. 12830 (129).

Arto. 1424.- Los gastos necesarios para la entrega de las cosas legadas se
miraran como una parte de los mismos legados.
Artos. 1128-2009 C.; B.J. 19322

Arto. 1425.- No habiendo en la sucesión lo bastante para el pago de todos los
legados, se rebajaran éstos a prorrata, conforme al articulo 1151.
Pero esta rebaja la sufrirán solamente los legatarios de cantidades de dinero
para pagar a otro legatario también de cantidad de dinero.
Lo dicho en el inciso anterior se aplica igualmente a los legatarios de cosas
consumibles o de individuos del mismo género.
Arto. 11-54-1444 C.; B.J. 1981-12830 (129).

Arto. 1426.- Los títulos ejecutivos contra el difunto lo serán igualmente contra
los herederos pero los acreedores no podrán entablar o continuar la ejecución,
sino pasados ocho días después de la notificación de sus títulos o autos
ejecutivos, en su caso, hecha judicialmente o por medio de cartulario.
Artos. 60-1691 Pr. B. J. 8652 Cons. III y IV 9961-12561 Cons. II 5478.

TITULO XXVIII

DEL BENEFICIO DE SEPARACION

Arto. 1427.- Los acreedores hereditarios y los acreedores testamentario podrán
que no se confundan los bienes del difunto con los bienes del heredero y en

virtud de este beneficio de separación tendrá derecho a que de los bienes del
difunto se les cumplan las obligaciones hereditarias o testamentarias, con
preferencia a las deudas propias del heredero.
Los acreedores de una sucesión pueden pedir la separación de patrimonios, aun
cuando el heredero haya vendido sus derechos hereditarios.
Artos. 1253-1254-1374-1387-2158 C.; 1596 Pr.

Arto. 1428.- Para que pueda impetrarse el beneficio de separación, no es
necesario que lo que se deba sea inmediatamente exigible basta que se deba a día
cierto o bajo condición.
Arto. 2227 C.

Arto. 1429.- El derecho de acreedor a pedir el beneficio de separación, subsiste
mientras no haya prescrito su crédito; pero no tiene lugar en dos casos:

1º Cuando el acreedor, verificando novación, ha reconocido al heredero por
deudor, aceptando algún pagaré, prenda, hipoteca o fianza de dicho heredero, o
algún pago parcial de la deuda.
Artos. 1386-2096 inc. 3º ‘2723-2787 C.

2º Cuando los bienes de la sucesión han salido ya de manos del heredero. o se
han confundido con los bienes de éste de manera que no sea posible reconocerlos.
Artos. 1253-2787 C.

Arto. 1430.- Los acreedores del heredero no tendrá derecho de pedir a beneficio
de sus créditos, la separación de que tratan los artículos precedentes pero
pueden pedir que la aceptación de una herencia que es gravosa al heredero se
rinda, como en el caso de la repudiación.
Artos. 1164-1247-1374-1870-2229-2789 C.

Arto. 1431.- Obtenida la separación de patrimonios por alguno de los acreedores
de la sucesión, aprovechará a los demás acreedores de ésta que invoquen la
separación y cuyos créditos no hayan prescrito, o que no se hallen en el caso
del número 1º del artículo 1429.
El sobrante, si lo hubiere, se agregará a los bienes del heredero para
satisfacer a sus acreedores propios, con los cuales concurrirán los acreedores
de la sucesión que no gocen del beneficio. Artos. 1247-1248-2230 C.

Arto. 1432.- Las cancelaciones de bienes del difunto hechas por el heredero
dentro de los seis meses subsiguientes a la apertura de la sucesión, y que no
hayan tenido por objeto el pago de créditos hereditarios o testamentarios,
podrán rescindirse a instancia de cualquiera de los acreedores testamentarios o
hereditarios que gocen del beneficio de separación.
Artos. 1 164-1247-1430-1477-1870-2226 y sigts.-2260-2762 inc. 2º C.
Son válidas las enajenaciones hechas por el heredero entre el vencimiento, del
semestre transcurridos y la solicitud de separación.
Lo mismo se extiende a la constitución de hipotecas especiales, prendas u otros
gravámenes.
Artos. 3796 inc. 2º 3949 C.; 34 y 39 Reg. R. P.

Arto. 1433.- Si hubieren bienes raíces en la sucesión, el decreto en que se
concede el beneficio de separación, se inscribirá o registrará en la oficina u
oficinas del Registro de Propiedad competente, según la situación de dichos
bienes, con expresión de las fincas a que el beneficio se extienda.
El privilegio concedido por este articulo a los acreedores que van verificado la
inscripción, sólo tiene efecto contra los acreedores propios del heredero.
Artos. 1596 inc. 2º Pr.; 29 Nº 8 R.R.P.; B.J. 12336.

TITULO XXIX

DE LA REIVINDICACION

Capítulo UNICO

Arto. 1434.- La acción de reivindicación nace del dominio que cada uno tiene de
cosas particulares, y en virtud de ella, el propietario que ha perdido la
posesión, la reclama y la reivindica, contra aquel que se encuentre en posesión
de ellas.
Artos. 615 inc. 21133 inc. 21 1301-1662 inc. 2’1715-2214-2681 inc.
2′-2696-27512794-2797-2836-2881-3750 C. B.J. 92 Cons. II-464 Cons. II-781-790
Cons. II-1421-2485-2508-2982-4586-4636 Cons. III-5269 Cons. II-5915 Cons.
II-6460 Cons. IV-7413 Cons. II-7473 Cons. II-8074 Cons.
III-82979348-9370-9602-9785-9785-10083-10247-10326-10667 Cons. II-10911 Cons.
IV-1112811180-11226-11414 Cons. I-11481 Cons. III-11794 Cons.
II-12114-12336-12361-12740 (39 2918-217)-13042 (341) Cons. II-3055 (355) 13140
(140)-13189 (498)-13228 (528)-13372 (672)-13563 Cons. I-14071 Cons.
IV-14883-15368-5663-Cons. III-16113-16223-16725-17127-17720-18435-8784-18896
Cons. II-8963-18989-19043 Cons. I-19125-9201-9810-199099411963-104/1963-322/1963
Cons. I-350/1963.

Arto. 1435.- Las cosas particulares de que se tiene dominio, sean muebles o
raíces, pueden ser objeto de la acción de reivindicación y lo mismo las cosas
que por su carácter representativo se consideran como muebles o inmuebles.
Artos. 602-605-606-1297-1893-2025 ine.32075 C.
B.J. pág. 2508-9602-10083-11136-11414 Cons. I-11794 Cons. II-12002-Cons.
III-12071 Cons. II.

Arto. 1436.- Son reivindicables los títulos de créditos que no fueren al
portador, aunque se tengan cedidos o endosados, si fueren sin transferencia de
dominio, mientras existan en poder del poseedor imperfecto, o simple detectador.
Artos. 1439 C.; 504 C.C.

Arto. 1437.- Son tambi6n reivindicables las partes ideales de los muebles o
inmuebles, por cada uno de los condóminos contra cada uno de los coposeedores.
Artos. 1347-1695-1798 C.-. 2112 Pr. 8652 Cons. IV 9498-15348.

Arto. 1438.- No son reivindicables las comas que no sean bienes, ni las cosas
futuras ni las cosas muebles cuya identidad no puede ser reconocida, como título
al portador o cosas consumibles.
Arto. 504-596-597-607-610-636-721- 1436-1721-1893-2025
inc. 3º 2075-1317-3411-3465 C.; B.J. 10667 Cons. II.

Arto. 1439.- Si la cosa ha parecido en parte o si sólo quedan accesorios de ella
se puede reivindicar la parte que subsista o los accesorios determinando de un
modo cierto lo que se quiere reivindicar.
Artos. 601-638-639-640-641-1721-1764 C.-, B. J. 18197 Cons. II.

Arto. 1440.- La universidad de bienes hereditarios no puede ser objeto de la
acción de reivindicación. sino de la acción de petición de herencia.
Artos. 1297-1301-1302 C.; B. J. 569-2982-14091 Cons. IV

Arto. 1441.- El que ha perdido o le ha sido hurtada o robada una cosa mueble,
puede reivindicarla aunque se halle en un tercer poseedor de buena fe.
En los dos últimos casos podrá reivindicarse, aunque el poseedor haya obtenido
la cosa por venta en pública subasta.
Artos. 636-692 y sigts.-899-900- 1452-1763-1768-2012 C.
B.J. pág. 7215. B. J- 8074-8297-10379-Ccinq 11-10379-11584- 12364-13334 (634)
14000-17312-373/1964.

Arto. 1442.- La calidad de cosa robada o hurtada sólo es aplicable a la
sustracción fraudulenta de la cosa ajena y no a un abuso de confianza, violación
de un depósito, ni a ningún acto de engaño o estafa que hubiere hecho salir la
cosa del poder del propietario.
B.J. pág. 12364 (11584-12364)

Arto. 1443.- La persona que reivindica una cosa mueble robada. hurtada o
perdida, de un tercer poseedor de buena fe, no está obligada a reembolsarle el
precio que per ella hubiere pagado, con excepción de que la cosa se hubiere
vendido con otras iguales en una venta pública o en casa de venta de objetos
semejantes.
Artos. 901-3433 C.-, B.J. 1584-13334 (634)

Arto. 1444.- El que hubiere adquirido una cosa robada, hurtada o perdida, fuera
del caso del articulo anterior, no puede, por vender la cosa en una venta
pública o en casa donde se venden cosas semejantes, mejorar su posesión, ni
empeorar la del propietario autorizado a reivindicarla.
B.J. 11584-13334(634)

Arto. 1445.- Los anuncios de robos, hurtos o de pérdidas, no bastan para hacer
presumir de mala fe al poseedor de cosas hurtadas, robadas o perdidas que las
adquirió después de tales anuncios si no se probare que tenia de ello
conocimiento cuando adquirió las cosas.
Artos. 891-1720 C. B. J. 10379 Cons. II 10379 Cons. II. 11584

Arto. 1446.- será considerado poseedor de mala fe el que compró la cosa hurtada,
robada o perdida a persona sospechosa que no acostumbraba vender cosas
semejantes o que no tenia capacidad o medios para adquirirla.
Arto. 3433 C.; B. J. 11584-11794 Cons. II.

Arto. 1447.- La acción reivindicatoria puede ser ejercida contra el poseedor de
la cosa, por todos los que tengan sobre ésta un derecho real perfecto o
imperfecto como el del mero tenedor y otros semejantes.
Artos. 1127-1133 inc. 2º-1488-1810- 2881-3492-3518-3750 C.
B.J. 120 Cons. II-1421-3822-6460 Cons. V- 9785-1032-11029-12361-12572-547/1963
Cons. II 320/964/cons. III

Arto. 1448.- La acción reivindicatoria no se da contra el heredero del poseedor,
sino cuando el heredero es poseedor di mismo de la cosa sobre que versa la
acción, y no esta obligado por la parte de que sea heredero del difunto poseedor
sino en cuanto a la parte que tenga en la posesión.
Arto. 1462-1952 C.

Arto. 1449.- La acción no compete al que no tenga el derecho de poseer la cosa
al tiempo de la demanda, pero si viniere o tenerlo al tiempo de la sentencia, le
será admitida aquella.
B.J pág. 2982-Cons. II 10083-10667 Cons. II 12840(139)

Arto. 1450.- La reivindicación de cosas muebles compete contra el actual
poseedor que las hubo por delito contra el reivindicante.
Artos. 1441-1442-1460-1761-1768-1797 C.; B. J. 8297-11 136-11584-18197-Cons. II

Arto. 1451.- Si la cosa fuere inmueble compete la acción contra el actual
poseedor que la hubo por despojo contra el reivindicante.
Artos. 1746-1784-1808-1812 C.; B.I. 92 Cons. II-1 1584-12361-12918 (217)

Arto. 1452.- Compete tanibi6n contra el actual poseedor de buena fe que por
cualquier título la hubiere obtenido de un enajenante de mala fe, o de un
sucesor obligado a restituirla al reivindicante, come el Comodatario.
Artos. 1441-1795-1797-1811-3433-3949 C.; B.J. 4273 Con. IV-8074-11584

Arto. 1453.- Sea la cosa mueble o inmueble, la reivindicación compete contra el
actual poseedor, aunque fuere de buena fe, que la hubiere tenido del
reivindicante, por un acto nulo o anulado, y contra el actual poseedor, aunque
de buena fe, que la hubiere de un enajenante de buena fe, si la hubo por título
gratuito, v el enajenante estaba obligado a restituirla al reivindicante, como
el sucesor del comadatario hubiere creído la cosa era propia de su autor.
Artos. 741301-2075-2214-22162753-2797-3433-3796-39493950 C.
B.J. 92 Cons. II-3044-6460 Cons. IV-8074-10083-16233 Cons. VII-19125 Con. II.

Arto. 1454.- En los casos en que según los artículos anteriores corresponde la
acción de reivindicación contra el nuevo poseedor, queda al arbitrio del
reivindicante intentarla directamente, o intentar una acción subsidiaria contra
el enajenante o sus herederos, por indemnización del daño causado por la
enajenación; y si obtiene de éstos completa indemnización del daño, cesa el
derecho de reivindicar la cosa. Artos. 1470-2074-2340-2797 in fine-3433-J494 C.;
B.J. 6460 Cons. IV-7704

Arto. 1455.- Sea o no posible la reivindicaci6n contra el nuevo poseedor, si
éste hubo la cosa del enajenante responsable de ella, y no hubiere aún pagado el
precio, o lo hubiere sólo pagado en parte, el reivindicante tendrá acción contra
el nuevo poseedor para que le pague el precio o lo que quede a deber.
Artos. 1470-1742-1870-2074-2907- 3433-3494 C.

Arto. 1456.- El acreedor que de buena fe ha recibido en prenda una cosa, puede
oponer contra el reivindicante todas las excepciones que creyere convenientes
para la defensa de ella, mientras no se le haya satisfecho su crédito.
Arto. 1768-3739-3740-3770 inc. 4º C.; B.J. pág, 6367.

Arto. 1457.- La reivindicación puede dirigirse contra el que posee a nombre de
otro. Este no esta obligado a responder a la acción, si declara el nombre y la
residencia de la persona a cuyo nombre la tiene. Desde que así lo haga, la
acción debe dirigirse contra el verdadero poseedor de la cosa.
Artos. 927 inc. 2º-l523-1800-1805-2836-2881-3492-3570 C.
B. J. 7721 Cons. I-9619-11050 Cons. I-11493-15774-16263-16645.

Arto. 1458.- El demandado que niega ser el poseedor de la cosa debe ser
condenado a transferirla al demandante, desde que éste probare que se halla en
poder de aquél.
Artos. 1725-2072 C.; B.J. 7721 Cons. I-9370-11136-14627-357/1962 Cons. VIII

Arto. 1459.- El que de mala fe se da por poseedor sin serlo, será condenado a la
indemnización de cualquier perjuicio que de este engaño haya resultado al
reivindicante.
Artos. 17181745-1762-2509-2881 C.; 827 Pr.; B.J. 7721 Cons. 1-16263-547/1963
Cons. II.

Arto. 1460.- La reivindicación podrá intentarse contra el que por dolo o hecho
suyo ha dejado de poseer para dificultar o imposibilitar la reivindicación.
Artos. 1811-2074 inc. 2º C.; B.J. 6460 Cons. IV-7721 Cons. I.

Arto. 1461.- Si reivindicandose una cosa corporal mueble hubiere motivo de temer
que se pierda o deteriore en manos del poseedor, podrá el actor pedir su
secuestro; y el poseedor esta obligado a consentir en é1 o dar seguridad
suficiente de restitución para el caso de ser condenado a restituir.
Si la seguridad consiste en fianza, se entenderá ésta como ordenada por el Juez,
y se asentará en el expediente en diligencia apud acta.
Artos. 3514 y sigts.-3654-3675 C.; B.J. 652-18199 Cons. II.

Arto. 1462.- Las acciones accesorias a la reivindicación contra el poseedor de
mala fe, sobre la restitución de los frutos, daños e intereses por los
deterioros que hubiere hecho en la cosa, pueden dirigirse contra los herederos

por la parte que cada uno tenga en la herencia.
Artos. 1448-1761-1975 C.

Arto. 1463.- El que ejerce la acción reivindicatoria, durante el juicio, impedir
que el poseedor haga deterioros en la cosa que se reivindica.
Artos. 1469 C.; 706 Pr.

Arto. 1464.- Si el título del reivindicante que probare su derecho a poseer la
cosa, fuere posterior a la posesión que tiene el demandado, aunque éste no
presente título ninguno, no es suficiente para fundar la demanda.
Arto. 881 C.
Si presentare títulos de propiedad anteriores a la posesión y el demandado no
presentare título alguno, se presume que el autor del título es el poseedor y
propietario de la heredad que se reivindica.
B.J. 208-23 5 Cons. IV-378-464 Cons. II-597 Cons. II-789 Cons. IV-1421 Cons.
III-3367 Con. V-3767-4009 Con. III-4482 Cons. III-4527 Cons. III-5269 Cons.
II-5915 Cons. II-7764-7874 Cons. IV-8287-8570-8695-8871-Cons. II 9394-9401-10035
Cons. III-10273-10662 Cons. III-10743 Con.;. II-11029-11481 Cons.
III-12159-12572-12580-13041 (341) Cons. II-13116 (416)13140 (440)-13216
(516)-14135 Cons. II-14262 Cons. VI-14460-15005-16033-16113-Cons.
III-16383-17143 Cons. IV-17469 Cons. II-18136-19043 Cons. I-75/1962 Cons.
II-109/1963.

Arto. 1465.- Cuando el reivindicante y el poseedor contra quien se da la acción,
presentaren cada uno títulos de propiedad dados por la misma persona, el primero
que tenga la posesión inscrita de la heredad que se reivindica, se reputa ser el
propietario.
Artos. 1730-1736-2575 C.; B.J. 7764-7874-Cons. IV-8695-8871-Cons. II-8956-Cons.
III-9401-9599-9617-11414 Cons. I-11455 Cons. I-11754-13041 (341) Cons. II-13228
(528)-13534-13917 Cons. IV y V-16041 Cons. IV-16608-16957-17746-18243-316/1963.
Si se trata de cosas muebles, será preferido aquel que esté en posesión de la
cosa.
Arto. 1769 C.; B.J 4397-5154 Con. II.

Arto. 1466.- Cuando el demandante y el demandado presenten cada uno títulos de
adquisición que ellos hubieren hecho de diferentes personas, sin que se pueda
establecer cuál de ellos era el verdadero propietario, se presume serlo el que
tiene la poseción.
Artos. 1719-1736-2575 inc. 3º C.
B.J. 7764-7874-Cons. IV-8695-8871- Cons. II-9401-10311-12159-13241-(54 I) Cons.
II-14653-Cons. IV-15868-16041- Cons. IV-219/1964 Cons. I

Arto. 1467.- Cuando la cosa reivindicada está en manos del demandado contra
quien la sentencia se hubiere pronunciado, debe éste devolverla en el lugar en
que ella se encuentre, pero si después de la demanda la hubiere transportado a
otro lugar más lejano, debe ponerla en el lugar en que estaba.
Artos. 2030-2031-2032-2211 C.

Arto. 1468.- Cuando es un inmueble el objeto de la reivindicación, el demandado
condenado a restituirlo, satisfará la sentencia, dejándolo desocupado y en
estado que el reivindicante pueda entrar en su posesión.
Artos. 1747-1748-1749-1752-1754- 1756-2211 C.; B.J. 12740 (39)

Arto. 1469.- Si se demanda el dominio u otro derecho real constituído sobre un
inmueble, el poseedor seguirá gozando de él, hasta la sentencia definitiva
pasada en autoridad de cosa juzgada.
Pero el actor tendrá derecho de provocar las providencias necesarias para evitar
todo deterioro de la cosa, según se ha dicho, y el de los muebles y semovientes
anexos a ella y comprendidos en la reivindicación, en ambos casos, si hubiere
justo motivo de temerlo, o las posibilidades del demandado no ofrecieren
suficiente garantía.

Artos. 1132 inc. 2º 1463-1891 C.- 906 y sigts.- 918 Pr.

A esto mismo tendrá derecho el demandante por rescisión o nulidad de un contrato
sobre bienes inmuebles.
Artos. 2211 C. 918-1192 inc. 2º-1197-1199 Pr.; B.J. 16223-16232

Arto. 1470.- La acción reivindicatoria se extiende al embargo en manos de
tercero, de lo que por éste se deba como precio o permuta al poseedor que
enajenó la cosa.
Artos. 1454-1455-2074-2147 C.

Arto. 1471.- Los gastos hechos por un poseedor en mejorar la condición de un
semoviente, le serán abonados por el reivindicante.
Artos. 1754-3448 C.

Arto. 1472.-Las presentaciones mutuas que tienen cabida como resultado de las
acciones reivindicatorias, que no se hallen previstas en este Título, se
determinarán por las reglas dadas en el Título de la posesión, en lo que fueren
aplicables.
Artos. 1743 y sigts.- 2681 inc. 2º C. B.J. 6460 Cons. VI-14357 Cons. II.

TITULO XXX

DE LAS MODIFICACIONES DE LA PROPIEDAD

Capítulo I

Del usufructo

Arto 1473.- El usufructo es el derecho de las cosas que a otro pertenecen, pero
con la obligación de no alterar su forma ni substancia.
Artos. 1171-1490-1494-1495-1794-1800-1810-2883-3416-3464 C. B,J. 76 Cons. III-
8048-13247 (547)

Arto. 1474.- Los derechos del usufructo se regulan por el título de que se
derivan, la ley no suple más que a lo que no provee el título, a no ser que éste
disponga lo contrario.
Artos. 1546-1574 C.

Arto. 1475.- El usufructo puede establecerse por tiempo determinado o bajo
condición y sobre cualquier clase de bienes muebles o inmuebles.
Artos. 1191-1529-1878 y sigts. 1896 inc. 2º C.

Arto. 1476.- El usufructo es vitalicio si en el título constitutivo no se
expresa lo contrario.
Artos. 1529 inc. 1º 3641 C.

Arto. 1477.- Los acreedores del usufructuario pueden embargar los productos del
usufructo y oponerse a toda cesión o renuncia de éste, siempre que se haga en
fraude de sus derechos.

Arto. 1478.- El usufructo se constituye por acto entre vivos, o última voluntad,
o por la prescripción.
Artos. 897-1171-1185-1383 )-2775 C.

Arto. 1479.- El usufructo que ha de. recaer sobre inmuebles por acto entre
vivos, no valdrá si no se otorgare por instrumentos público inscrito.

Si se establece por testamento, debe también éste a su tiempo, inscribirse para
que exista el usufructo.
Artos. 2483-3627-3936-3951 inc. 2 C.; B.J. 5714.

Arto. 1480.- El usufructo se adquiere por prescripción de la misma manera que se
adquiere la propiedad de los bienes.
Arto. 1529 Nº 6 C.

Arto. 1481.- Es prohibido constituir el usufructo a favor de dos o más personas
para que lo gocen alternativa o sucesivamente.
Artos. 1098 inc. 3-1332-2820 C.

Arto. 1482.- El usufructo que no está constituido a favor de particulares no
durará más de veinte años.
Artos. 1098-inc. 3º 1332-2820 C.;

Capítulo II

De los derechos del usufructuario

Arto. 1483.- El. usufructuario tiene derecho a todos los frutos naturales,
industriales y civiles de los bienes usufructuados. Respecto de los tesoros que
se hallaren en la finca será considerado como extraño.
Artos. 619-623-714 C.

Arto. 1484.- Los frutos naturales e industriales pendientes al tiempo de
comenzar el usufructo, pertenecen al usufructuario.
Artos. 624 C.;
Los pendientes al tiempo de extinguirse el usufructo, pertenecen al propietario.
Artos. 1385-1543-1743 C.
Lo dispuesto en este artículo no perjudica los derechos de tercero, adquiridos
al comenzar o terminar el usufructo.
Arto. 1544 C.; B.J. 34/1962

Arto. 1485.- Los frutos civiles pertenecen al usufructuario, día por día, y por
el tiempo que dure el usufructo.
Artos. 623-1411-1743-3639 C.

Arto. 1486.- El usufructuario disfruta de los derechos de servidumbre inherente
al precio que tiene en usufructo, y generalmente de todos aquellos que puede
disfrutar el propietario.

Arto. 1487.- Goza también del mismo modo que el propietario, de las minas y
canteras que estaban en laboreo al principiar el usufructo; pero no tiene ningún
derecho a la minas no descubiertas.

Arto. 1488.- El usufructo tiene derecho de ejercitar todas las acciones y
excepciones reales, personales o posesorias, y de ser considerado como parte en
todo litigió, aunque sea seguido por el propietario, que en é1 se interese el
usufructo.
Artos. 1447-1501-1523-1525-1657-1796-1798-1810-2881 C.; 819-823 Pr.

Arto. 1489.- Si un tercero o el mismo propietario descubriere o denunciare
alguna mina en la finca dada en usufructo, el pago de la indemnización del
terreno, se hará al usufructuario con arreglo a lo dispuesto en el Código
respectivo.
Artos. 10 y sigts. Código de Minería.

Arto. 1490.- El usufructuario puede gozar por si mismo de la cosa usufructuada,

arrendarla a otro; enajenar, arrendar y gravar el ejercicio de su derecho de
usufructo, aunque sea a título gratuito; pero todos los contratos que en tal
usufructuario, terminarán con el usufructo.

Arto. 1491.- El usufructuario no puede constituir servidumbres perpetuas sobre
la finca que usufructúa: las que constituya legalmente, cesarán al terminar el
usufructo.
Arto. 1579 N’ 8 C.

Arto. 1492.- Si el usufructo se constituye sobre capitales impuestos a créditos,
el usufructuario sólo hace suyos éstos y no aquellos, y aun cuando el capital se
redima, debe volverse a imponer a satisfacción del usufructuario y propietario.
Artos. 623 inc. 3º 1519 C.

Arto. 1493.- Pueden constituirse en usufructo las cosas fungibles, pero no las
consumibles, las cuales se regirán por las reglas del préstamo de consumo.
Artos. 607-1509 inc. 5º 1519-2812-3390-3405 C.

Arto. 1494.- Si todas o algunas de las cosas en que se constituye el usufructo
se gastan o deterioran lentamente con el uso, el usufructurio tiene derecho de
servirse de ellas como buen padre de familiar para los usos a que se hallan
destinadas, y sólo está obligado a devolverlas, al extinguirse el usufructo, en
el estado en que se hallen pero es responsable del pago del deterioro
sobrevenido por su dolo, culpa o negligencia.
Artos. 1500-1507-1512-1540-1863-2890-3431 C.

Arto. 1495.- El usufructuario de un monte, disfruta de todos los productos de
que éste sea susceptible, según su naturaleza.

Arto. 1496.- Si el monte fuere, tallar o de maderas de construcción. podrá el
usufructuario hacer en é1 las talas o cortes ordinarios que haría el dueño,
acomodándose en el modo, porción y épocas a las ordenanzas especiales o a las
costumbres constantes del país.
En todo caso hará las talas o las cortas de modo que no perjudiquen a la
conservación de la finca.

Arto. 1497.- En los demos casos, el usufructuario no podrá cortar Arboles por el
pié, como no sea para reponer o reparar alguna de las cosas usufructuadas y en
este caso acreditará previamente al propietario la necesidad de la obra.

Arto. 1498.- El usufructuario puede usar de los viveros sin perjuicio de su
conservación y según las costumbres del país.
El usufructuario puede hacer mejoras útiles y puramente voluntarias; pero no
tiene derecho de reclamar su pago, aunque si puede retirarlas, siempre que sea
posible hacerlo sin detrimentos de la cosa en que esté constituido el usufructo.
Artos. 1502-1752-1754-1757-2893 C.

Arto. 1499.- El propietario de bienes en que otro tenga el usufructo, puede
enajenarlos con la condición de que se conserve el usufructo y no de otro modo.
Artos. 11 85-1490-1529 No 1 C.

Arto. 1500.- El usufructuario, por regla general no puede hacer de la cosa un
uso distinto de su naturaleza ni al que de ella hacia el propietario.
Arto. 1494-1507-2860 inc. 3º C.

Arto. 1501.- El usufructuario puede usar de todos los medios que competen al
propietario para mantener su derecho.
Arto. 1488-1810 C.

Arto. 1502.- Puede el usufructuario compensar los deterioros con las mejoras que
haya hecho y existan al terminarse el usufructo.

Artos. 1498 inc. 21-1759 C.

Capítulo III

Obligaciones del usufructuario

Arto. 1503.- El usufructuario, antes de entrar al goce de los bienes, está
obligado a formar, con citación del propietario o de Su legitimo representante,
inventario de todos ellos, haciendo tasar los muebles y describiendo el estado
de los inmuebles.
Artos. 50-247 inc. 21 430 C.
La falta de cumplimiento de la obligación anterior, no deja sin efecto los
derechos del usufructuario, ni lo somete a la restitución de los frutos
percibidos; pero causa la presunción, de hallarse los bienes en buen estado
cuando los recibió.
También está obligado a prestar fianza comprometiéndose a cumplir las
obligaciones que le correspondan, con arreglo al título o a la que se disponga
en este Capítulo.
Artos. 1171-1542-2891-2992-3432-3653-3656 inc. 2º-3675 inc. 2º C.

Arto. 1504.- Lo dispuesto en la fracción 3a. del articulo anterior, no es
aplicable al vendedor o donante que se hubiere reservado el usufructo de los
bienes vendidos o donados.
Artos. 1171-2775 C.

Arto. 1505.- El usufructuario, cualquiera que sea el título del usufructo, podrá
ser dispensado de la obligación de hacer inventario o de prestar fianza cuando
de ello no resultare perjuicio a tercero.
Artos. 431-1317-1519 C.

Arto. 1506.- Si el usufructuario no prestare la fianza dentro del término que el
Juez le señale, podrá el propietario exigir que los inmuebles se arrienden o
pongan en administración; que los muebles se vendan, y que los capitales, como
el importe del precio de las ventas, se den a interés o se empleen en fondos
públicos(o en acciones de compañías con garantía; en este caso las rentas,
intereses o frutos de los bienes administrados entregarán al usufructuario.
También podrá el propietario, si lo prefiriere, mientras el usufructuario no
preste fianza, retener en su poder los bienes del usufructo en calidad de
administrador y con la obligación de entregar al usufructuario su producto
liquido, deduciendo la suma que por su administración se convenga o
judicialmente se le señale.
Artos. 63-3656 C.

Arto. 1507.- El usufructuario debe usar de la cosa como lo haría un propietario
prudente.

Arto. 1508.- El usufructuario que dé en arriendo o que enajene su derecho de
usufructo será responsable de los daños que los bienes sufran por culpa o
negligencia de la persona que fe sustituya.
Artos. 1490-1548-1554- 2884-2885-3807 C.

Arto. 1509.- Si el usufructo se constituyere sobre un rebaño o piara de ganados,
el usufructuario estará obligado a reemplazar con las crías las cabezas que
mueran anual y ordinariamente o falten por la rapacidad de los animales dañinos.
Si el ganado en que se constituyere el usufructo pereciere del todo sin culpa
del usufructuario por efecto de un contagio u otro acontecimiento no común, el
usufructuario cumplirá con entregar al dueño los despojos que se hubieren
salvado de este accidente.
Si el rebaño pereciere en parte, también por un accidente y sin culpa del

usufructurio, continuará el usufructo en la parte que se conserve.
Arto. 1531 C.
El usufructo será responsable de los despojos de los animales si se hubiere
aprovechado de ellos.
Si el usufructo fuere de ganados estériles, se considerará en cuanto a sus
efectos, como si se hubiere constituido sobre cosa fungible.
Artos. 607-1493-1550-2992-3563 C.

Arto. 1510.- El usufructuario de viñas, de olivares de hulares o de otros
árboles o arbustos fructíferos, queda obligado a plantar tanto cuantos
perecieren naturalmente, o a sustituir un cultivo por otro, igualmente útil para
el propietario, si fuere imposible o perjudicial la renovación de plantas del
mismo género .

Arto. 1511.- El usufructuario tiene obligación de permitir al propietario, hacer
cualquier obra o mejora de que sea susceptible la cosa usufructuada, lo mismo
que nuevas plantaciones, si el usufructo recayere en predios rústicos, en tanto
que de esas obras no resulte disminución en el valor del usufructo.
Artos. 1515-2828-2839 C.

Arto. 1512.- El usufructuario debe hacer los reparos indispensables para la
conservación de la cosa. Se consideraran ordinarios los que exijan los
deterioros o desperfectos que procedan del uso natural de las cosas y sean
indispensables para su conservación. Si no los hiciere después de requerido por
el propietario, podrá éste hacerlos por si mismo a costa del usufructuario.
Artos. 1494-1507-2837-2845- 2849-2899-3448 C.

Arto. 1513.- Las reparaciones extraordinarias serán de cuenta del propietario.
El usufructuario esta obligado a darle aviso cuando fuere urgente la necesidad
de hacerlas.
Artos. 1528-2514-2881 inc, 2º C.

Arto. 1514.- Si el propietario hiciere las reparaciones extraordinarias, tendrá
derecho de exigir al usufructuario el interés legal de la cantidad invertida en
ellas mientras dure el usufructo.
Si no las hiciere cuando fueren indispensable para la subsistencia de la cosa,
podrá hacerla el usufructuario ; tendrá derecho a exigir del propietario, al
concluir el usufructo, el aumento de valor que tuviere la finca por efecto de
las misma obras.
Arto. 1528 C.
Si el propietario se negaré a satisfacer dicho importe tendrá el usufructuario
derecho a retener la cosa hasta reintegrarse con sus productos.
Artos. 1542 C.; 1424 y sigt.

Arto. 1515.- El propietario podrá hacer las obras y mejoras de que sea
susceptible la finca usufructuada, o nuevas plantaciones en ella si fuere
rústica siempre que por tales actos no resulte disminuido el valor del usufructo
ni se perjudique el derecho del usufructuario.
Artos. 1499-1511-2882 C.

Arto. 1516.- El pago de las cargas y contribuciones y el de las que se
consideran gravámenes de los frutos será de cuenta del usufructuario por todo el
tiempo que el usufructo dure.
Artos. 1418-1419-1420-1485 C.

Arto. 1517.- Las contribuciones que durante el usufructo se impongan
directamente sobre el capital serán de cargo del propietario.
Artos. 2832-2888 C.
Si éste las hubiere satisfecho, deberá el usufructurio abonarle los intereses
correspondientes a las sumas que en dicho concepto hubiere pagado y si las
anticiparé el usufructuario, deberá recibir Su importe al fin del usufructo.

Artos. 1418-1419-1420-3213 C.

Arto.1518.- Si se contribuyere el usufructo sobre la totalidad de un patrimonio.
y al constituirse tuviere deudas el propietario, se aplicará tanto para la
subsistencia del usufructo como para la obligación del usufructuario a
satisfactorias, lo establecido en los artículos respectivos tocante a las
donaciones.
Artos. 2786-2789 C.
Esta misma disposición es aplicable al caso en que el propietario estuviere
obligado, al constituirse el usufructo, al pago de prestaciones periódicas,
aunque no tuviere capital conocido.
Artos. 1185-1418-1419-1420 C.

Arto. 1519.- El usufructuario puede reclamar por si los créditos vencidos que
formen parte del usufructo, si tuviere dada o diere la fianza correspondiente.
Si estuviere dispensado de prestar fianza o no hubiere sido posible
constituirla, necesitara autorización del propietario, o del Juez, en su defecto
para cobrar dichos créditos.
Artos. 1492-1505-1539-1540 C.
El usufructuario con fianza podrá dar al capital que recibe el destino que crea
conveniente. El usufructaurio sin fianza deberá poner al interés dicho capital..
de acuerdo con el propietario, a falta de acuerdo entre ambos, con autorización
judicial, y en todo caso con las garantías suficientes para mantener la
integridad del capital usufructuado.
Arto. 1506 C.

Arto. 1520.- El usufructuario universal deberá pagar por entero el legado de
renta vitalicia o pensión de alimentos.
Arto. 1146 C.
El usufructuario de una parte alícuota de la herencia lo pagara en proporción de
su cuota.
En ninguno de los casos quedara obligado el propietario al reembolso.
El usufructuario de una o más cosas particulares, sólo pagará el legado cuando
la renta o pensión estuviere constituida determinadamente sobre ellas.
Artos. 1118- inc. 3º -1134-1135-1418-1419 C. ;

Arto. 1521.- El usufructuario de una finca hipotecada no estará obligado a pagar
las deudas para cuya seguridad se estableció la hipoteca.
Si la finca se embargare o vendiere judicialmente para el pago de la deuda el
propietario responderás al usufructuario de lo que pierda por este motivo.
Artos. 1415-1416 C.

Arto. 1522.- Si el usufructo fuere de la totalidad o de parte alícuota de una
herencia, el usufructuario podrá anticipar la suma que para el pago de las
deudas hereditarias correspondan a los bienes usufructuados, tendrá derecho a
exigir del propietario su restitución, sin interés, al extinguirse el usufructo.
Arto. 1493 C.
Negándose el usufructuario a hacer esta anticipación, podrá el propietario pedir
que se venda la parte de los bienes usufructuario que sea necesaria para pagar
dichas sumas, o satisfacerlas de su dinero, con derecho, en este último caso, a
exigir del usufructuado los intereses corresponientes.
Artos. 1418-1542 C.

Arto, 1523.- El usufructuario está obligado a poner en conocimiento del
propietario cualquier acto de un tercero, de que tenga noticia,, que sea capaz
de lesionar los derechos de propiedad y responderás, si no lo hiciere, de los
daños y perjuicios como si hubieran sido ocasionados por su culpa.
Artos. 1457-1460-1498-2836-2881-3492 C.: B.J. pág. 4445 Cons. II.

Arto. 1524.- Serán de cuenta del propietario los gastos, costas y condenas de
los pleitos sostenidos sobre el usufructo, si éste se ha constituido por título

oneroso y del usufructuario si se ha constituido por título gratuito.
Artos. 2612-2800-2801 C.; B.J. pág. 4445 Cons. II.

Arto. 1525.- Si el pleito interesa al mismo tiempo al ducilo y el usufructuario,
contribuirán a los gastos en proporción a sus derechos respectivos, si el
usufructo se constituyó a título gratuito, pero el usufructuario en ningún caso
estará obligado a responder por más de lo que produce el usufructo.
Artos. 1488-2612 C.

Arto. 1526.- Si el usufructuario, sin citación del propietario, o éste sin la de
aquel, ha seguido un pleito, la sentencia favorable aprovecha al no citado y la
adversa no le perjudica.
Artos. 1457-1488-18 1 0 inc. 2º 1 984-3199-3375.

Arto. 1527.- Cuando el usufructo se refiera a la parte de un copropietario,
ejercerá el usufructuario los derechos que resulten de la indivisión relativas a
la administración y al modo de disfrutar de la cosa.
Arto. 1699 C.
La cesación de la indivisión, sólo podrá exigirse por el copropietario y el
usufructuario justamente.
Artos. 1703-1710 C.
Si cesare la indivisión tendrá el usufructuario derecho al usufructo de los
objetos que reemplacen a la parte de la Propiedad indivisa.
Arto. 1389 C.; B.J. 15431 Cons. IV

Arto. 1528.- El usufructuario no tiene derecho para exigir que el propietario
haga mejoras en los bienes del usufructo, ni reparación o gastos de ninguna
clase. Artos. 1513-1514 inc. 2º C.

Capítulo IV

De la extinción del usufructo.

Arto. 1529.- El usufructo se extingue:

1º Por muerte del usufructuario.
Artos. 1476-1481-1482-1533-1541 C.

2º Por expirar el plazo por que se constituyó, o cumplirse la condición
resolutoria consignada en el título constitutivo.
Artos. 950 y sigts.-1094-1098-1099-1475-1579 Nº 81-1890 C.

3º Por la reunión del usufructo y la propiedad en una misma persona.
Artos. 1579- C.

4º Por la pérdida total de la cosa objeto del usufructo.
Artos. 1509 inc. 3º 2164-2165-2174-2941-2942 C.

5º Por la resolución del derecho del constituyente.

6º Per prescripción.
Artos. 1480 C.

7º Por renuncia del usufructuario.
Arto. 1579 Nº 3 C.
Los acreedores de éste podrán sin embargo hacer que se anule la renuncia hecha
en perjuicio suyo.
Artos. 1477-1557-2229 C.

8º También se extingue por la revocación del usufructo solicitada por los
acreedores del dueño del fundo, y por la revocación directa de su constitución.
Artos. 1885-2004-2226-2232-2233-2793-3870 C. B.J. 12830 (129)

Arto. 1530.- Hay lugar a la revocación directa, cuando el propietario del fundo
ha constituido el usufructo en pago de una deuda que en verdad no existía; y
cuando el usufructuario lo ha traspasado en iguales circunstancias.
Arto. 2069 C.

Arto. 1531.- Si la cosa se perdiere sólo en parte, continuará el usufructo y en
la restante.
Arto. 1509 inc. 3º C.

Arto. 1532.- No podrá constituirse el usufructo a favor de un pueblo,
establecimiento corporación o sociedad por más de veinte años. Si se hubiere
constituido y antes de ese tiempo el pueblo quedare yermo, el establecimiento o
la corporación o la sociedad se disolviere, se extinguirá por este hecho el
usufructo quedando a favor del dueño respectivo.
Años. 1098 inc. 2º 1482 C.

Arto. 1533.- El usufructo concedido por el tiempo que tarde un tercero en llegar
a cierta edad, subsistirá el número de años prefijado. aunque el tercero muera
antes, salvo si dicho usufructo hubiere sido expresamente concedido sólo en
atención a la existencia de dicha persona.
Arto. 1099 C.

Arto. 1534.- Si el usufructo fuere constituido sobre un edificio, y éste se
destruye per cualquier causa, no tendrá el usufructuario derecho a disfrutar, ni
el solar, ni los materiales que quedaren.
Artos. 1529 Nº-1538-1579 Nº C

Arto. 1535.- Si el usufructuario hubiere contribuido con el propietario al
asegurado del predio, el usufructo continuará en caso de siniestro, en el predio
reedificado, si lo fuere, o en el valor del aseguro, si la reedificación no
conviniere al dueño.
Arto. 1519 C.

Arto. 1536.- Si el propietario. instado por el usufructuario, hubiere rehusado
contribuir al aseguro, y el usufructuario. lo verificare, le quedará a éste el
derecho de percibir por entero, en caso de siniestro, el precio del seguro.

Arto. 1537.- Si el usufructuario, instado por el dueño, hubiere rehusado
contribuir al seguro, y el propietario lo verificare, le quedará a éste el
derecho de percibir por entero, en caso de siniestro, el precio del seguro.

Arto. 1538.- Si el usufructo estuviere constituido sobre una finca rústica de la
que forma parte un edificio y éste llegare a perecer de cualquier modo que sea
el usufructuario tendrá derecho a disfrutar del suelo y de los materiales.
Arto. 1534 C.

Arto. 1539.- Si la cosa usufructuada fuere expropiada en todo o en parte por
causa de utilidad pública. el propietario estará obligado, o bien a subrogarla
con otra de igual valor y análogas condiciones, o bien a abonar al usufructuario
el interés legal del importe de la indemnización por todo el tiempo que deba
durar el usufructo.
Artos. 617-1519-1904 y sigts. 2947 C.
Si el propietario optare por lo último, deberá afianzar el pago de los créditos.

Arto. 1540.- El usufructo no se extingue aunque el usufructuario haga mal uso de
la cosa usufructuada; pero si el abuso se hiciere perjudicial para el
propietario, podrá éste solicitar la entrega de la cosa obligándose a pagar

anualmente al usufructuario el producto líquido de dicha cosa después de
deducidos los gastos y la retribución que por administrarla se le hubiera
designado.
Artos. 1494-1506-1507-1557 C.
Arto. 1541.- El usufructo constituido en provecho de varias personas, no se
extinguirá sino hasta la muerte de la última que sobreviviere.
Artos. 1178-1185-1382- legra g)-1481-1482-1529 Nº 1 1692 y sigts,-1710 C.

Arto. 1542.- Terminando el usufructo, se entregará al propietario la cosa
usufructuada. Verificada la entrega, se cancelará la fianza o hipoteca, salvo el
derecho de retención que compete al usufructuado o a sus herederos por los
desembolsos de que deban ser reintegrados.
Artos.- 1514 inc- 31-3722-3862 C.

Arto. 1543.- Terminado el usufructo los contratos que respecto de él haya
celebrado el usufructuario, no obligan al propietario, y éste entrará en
posesión de la cosa sin que contra el tenga derecho los que contrataron con el
usufructuario, para pedir la indemnización por la disolución de sus contratos,
ni por las estipulaciones de éstos, que sólo pueden hacer valer contra el
usufructuario y sus herederos.
Artos. 1490-2945-2946-2949-3807-3905 C. B,J. 34/1962.

Arto. 1544.- Si el usufructuario vendiere los frutos próximos a la madurez, y
falleciere antes, de ser percibidos, subsistirá la venta, pero el precio lo
cobrara el propietario, deducidos los gastos hechos con el producto de aquellos
y si la recolección se hallare hecha en parte, el precio total se dividirá entre
el dueño y los herederos del usufructuario en proporción a la parte que haya
sido recolectada.
Artos.624-1484-inc.3º 1749-1750-c. ;B.J.34/1962

Arto. 1545.- El usufructuario responderás de los frutos que por dolo cogiere
prematuramente; pero si dejare sin recolectar otra parte en estado de madurez,
se procederá a la compensación, computándose los valores respectivos.
Artos 2140-2912 C.

TITULO XXXI

DEL USO Y LA HABITACION

Arto. 2546.- Los derechos y obligaciones del usuario y del que tiene derecho de
habitación, se regularán por títulos constitutivos respectivos y en su defecto
por las disposiciones siguientes.
Artos. 1474-1478-l574-3426 C.

Arto. 1547.- El uso da derecho para percibir de los frutos de una cosa ajena los
que basten a las necesidades del usuario y su familia, aunque esta se aumente.
Artos. 622-623-3426 C.
La habitación da a quien tiene este derecho la facultad de ocupar todas las
piezas necesarias para si y para las personas de su familiar pero no pierde
coger los frutos del edificio. Puede además recibir otras personas en su
compañía.

Arto.1548.- Los herederos de uso y habitación no se pueden enajenar, arrendar ni
traspasar a otro por ninguna clase de título.
Artos 286-1490-1508-1554-1556-2084-Nº 8-2703-2734-2884-3125-3426 C.

Arto. 1549.- Al usuario que tiene derecho de habitación en un edificio, lo mismo
que al que tiene el goce de habitación. no se les puede embargar estos derechos
por sus acreedores.

Artos. 1477-1870-2084 Nº 8 C.

Arto. 1550.- El que tuviere el uso de un rebaño o piara de ganado, podrá
aprovecharse de las crías, leche y lana en cuanto baste para su consumo y el de
su familia , así como también del estiércol necesario para el abono de las
tierras que cultive.
Artos. 1509 C.

Arto. 1551.- Si el usuario consumiere todos los frutos de la cosa ajena, o el
que tuviere derecho de habitación ocupare toda la casa, estará obligado a los
gastos de cultivo, a los reparos ordinarios de conservación y al pago de las
contribuciones, del mismo modo que el usufructuario.
Artos. 1512-1513-1514-1516 C.

Arto. 1552.- Si solo percibiere parte de los frutos o habitare parte de la casa,
no deberá contribuir con nada, siempre que quede al propietario una parte de
frutos o aprovechamientos bastantes para cubrir los gastos y las cargas. Si no
fueren bastantes, suplirá aquél lo que falte.

Arto. 1553.- Las disposiciones establecidas para el usufructo son aplicables a
los derechos de uso y habitación en cuanto no se opongan a lo ordenado en el
presente Título.
Artos. 1507-3936 C.; B.J. pág. 5714

Arto. 1554.- El usuario que no fuere habitador, puede alquilar el fundo en el
cual se le ha constituido el uso.
Arto. 1508 C.

Arto. 1555.- El usuario que tiene la posesión de las cosas afectadas a su
derecho y el que goce de derecho de habitación con la posesión de toda la casa,
deben dar fianzas y hacer inventario de la misma manera que el usufructuario;
pero el usuario y el habitador no esta obligados a dar fianza ni a hacer
inventario si la cosa fructuaria o la casa queda en manos del propietario, y su
derecho se limita a exigir de los productos de la cosa lo que sea necesario para
sus necesidades personales y las de sus familia o cuando reside sólo en una
parte de la casa que se le hubiere señalado para habitación.
Artos. 1503-1551 C.

Arto. 1556.- El usuario puede vender los frutos a que tiene derecho y que no
hubiere consumido.
Arto. 1548 C.

Arto. 1557.- Los derechos de use y habitación se extinguen por las mismas causas
que el usufructo, y además por abuso grave de la cosa y de la habitación, con la
salvedad de que los acreedores del usuario y habitador. no pueden atacar la
renuncia que hicieren de su derecho.
Artos. 1478-1529 Nº7-1540-1870-3416-3429-3430 C.; B.J. 12830 (129)

Arto. 1558.- Es prohibido constituir el uso y la habitación a favor de dos o más
personas para que los gocen alternativa o sucesivamente.
Artos. 11 91-1481-3626 C.

TITULO XXXII

DE LAS SERVIDUMBRES

Capítulo I

Disposiciones generales

Arto, 1559.- Servidumbre es una carga impuesta a un predio en provecho o
servicio de otro predio perteneciente a otro dueño: el predio sujeto a
servidumbre se llama sirviente, y el que se utiliza de ella se llama dominante.
Artos. 615-1685 C.; B.J. 14492.

Arto. 1560.- Las servidumbres son inseparables de los predios a que activa o
pasivamente pertenecen.
Arto. 2816 C.; B.J. 14492.

Arto. 1561.- Las servidumbres son indivisibles. Si el fundo sirviente se divide
entre dos o más dueños, la servidumbre no se modifica y cada uno de ellos tiene
que tolerarla en la parte que le corresponde. Si el predio dominante es el que
se divide, cada uno de los nuevos dueños gozará de la servidumbre, pero sin
aumentar el gravamen al predio sirviente.
Artos. 1582-1687-1689-1969-3763-3776 C.
B.J. 12466-Cons. III-14573 Cons. 1-16855-Cons. VIII.

Arto. 1562.- El que tiene derecho a una servidumbre. lo tiene igualmente a los
medios necesarios para ejercería, y puede hacer todas las obras indispensables
para ese objeto, pero a su costa, si no se ha estipulado lo contrario y aun
cuando el dueño del predio sirviente se haya obligado a hacer las obras y
reparaciones., podrá exonerarse de esa obligación, abandonando la parte del
predio en que existen o deban hacerse dichas obras.
Artos. 1268-1576-1578-1613-1645-1696-1813 incs. 3º y 4-3851 C.
B.J. 888 Cons. III 14747 Cons. VII.

Arto. 1563.- El dueño del predio sirviente no podrá en manera alguna estorbar el
uso de la servidumbre constituida : pero si ésta , en el sitio en que se
instalo, perjudicare al dueño del predio sirviente, o le impidiere hacer reparos
o mejoras importantes, podrá variarse en tanto que el dueño del predio dominante
no salga perjudicado.
El dueño del predio sirviente no podrá más incómoda la, servidumbre para el
predio dominante.
Artos. 1575-1585-C.; B.J 12608-14492-14492-19361.

Arto. 1564.- Las servidumbres pueden ser continuas o discontinuas, aparentes o
no aparentes:

1º Continuas son aquellas cuyo uso es, o pueden ser, incesante, sin necesidad
del hecho del hombre.
2º Discontinuas son las que dependen de actos del hombre.
B.J. 382.
3º Aparentes son las que se revelan por obras o signos exteriores.
Arto. 1639 C.
4º No aparentes son las que no presentan indicio alguno exterior.
Artos. 1569-1570 C.; B.J. 9859-Cons. IX-14492.

Arto. 1565.- Las servidumbres pueden constituirse por acto del hombre, por la
naturaleza de la cosa o por la ley.
Artos. 1569-1570-1685 C.; B.J. 888 Cons. II.

Arto. 1566.- Las servidumbres establecidas por la ley tienen por objeto la
utilidad pública o privada.

Arto. 1567.- Las servidumbres establecidas para la utilidad pública tienen por
objeto las Corrientes de agua, las veredas a lo largo de los ríos y canales
navegables o fáciles para el transporte, la construcción o reparo de caminos y

demás obras públicas.
Todo lo concerniente a esta clase de servidumbres, se determina por las leyes y
reglamentos especiales.
1595-1621 C.-. 325-367 Reglamentos de Policía.

Arto. 1568- Las servidumbres que la ley impone por causa de utilidad privada, se
determinan por las leyes y reglamentos especiales y por las disposiciones de
este Código.

Capítulo II

De las servidumbres constituidas por hecho del hombre

Arto. 1569.- Las servidumbres continuas aparentes, pueden constituirse por
cualquiera de los modos de adquirir declarados en el presente Código.
Artos. 888 y sigts.-1564-1584-1590-1820-3951 inc. 2º C.
B.J. 9859-Cons. IX- 11621 -Cons. IV.

Arto. 1570.- Las servidumbres continuas no aparentes y las discontinuas,
aparentes o no, también pueden adquirirse por cualquier forma, excepto por
prescripción.
Arto. 888 y sigts.-897 inc.3º-1564-1738 C.
B.J 382-10593-13501-15027-17390 Cons. I

Arto. 1171.- Al que pretenda tener derecho en una servidumbre, toca probar,
aunque esté en posesión de ella el título en virtud del cual la goza.
Artos. 1738-2356 C.;
B.J. 1455-10593-11621-Cons. IV-12466 Cons. III-17394-Cons.II-535/1962.

Arto. 1572.- La falta de título constitutivo de la servidumbre únicamente se
puede suplir por confesión judicial o reconocimiento hecho en escritura pública
por el dueño del predio sirviente, o por sentencia ejecutoriada que declare
existir la servidumbre.
Artos. 1564-1690-2374-2377-2406-2483-3951 inc. 2ºC.; B.J. 10593

Arto. 1573.- Si en dos predios del mismo dueño hubieren señales aparentes y
permanentes, puestas por é1, en uno o en ambos, que demuestren servidumbre del
uno para el otro, esas señales se tendrán como prueba de servidumbre cuando los
dos predios pasaren a poder de distinto dueño, salvo si al tiempo de la
separación se hubiere dispuesto otra cosa.
Artos.1579-Nº 1-1630 C.-, B.J. 7617- 10593.

Arto. 1574.- Las servidumbres establecidas por contrato o por testamentos se
regirán por su título constitutivo, y a falta de declaración, se observará lo
siguiente.
Artos. 1474-1546 C.

Arto. 1575.- El dueño del predio dominante, tiene el derecho de hacer en el
predio sirviente todas las obras necesarias para el uso y conservación de la
servidumbre, de modo que no la altere ni la haga más onerosa.
Artos. 1563 inc. 2º 1585 C.

Arto. 1576.- Si fueren varios los predios dominantes, todos los dueños estarán
obligados a contribuir, en proporción al beneficio que a cada cual reportare, a
los gastos de que trata este artículo, de lo cual podrá eximirse el que lo
desee, dejando la servidumbre en provechos de los demás.
Artos. 1562-1578-1588-1617-1645-1694-1695-1696-1699-1700 C.
B.J. 244 Cons. III.

Arto.1577.- Si el dueño del predio siguiente se utilizare de la cosa sobre que
recae la servidumbre, queda obligado a contribuir en la forma establecida en el
artículo anterior.

Arto. 1578.- Si el ducho del predio sirviente se hubiere obligado en el título
respectivo a costear las obras necesarias, podrá eximirse de esta carga
entregando su predio al dueño del predio dominante.
Artos. 1562-1576-1588-1645-1691-1696 C.

Arto. 1579.- Las servidumbres terminan:

1º Por la reunión de los predios dominantes y sirviente, bajo el dominio del
mismo dueño, salvo el caso del artículo 1573.
Arto. 1529 Nº 3-1631-2158-3856 C.
2º Por el no uso durante el tiempo necesario para la prescripción.
Artos.1705-1529 Nº 6-1590C.
3º Por la renuncia o cesión del dueño del predio dominante.
Arto. 1529 Nº 7 C.
4º Cuando los predios vengan a tal estado que no pueda usarse de la servidumbre;
pero ésta revivirá si después el estado de los predios permitiera usar de ella,
a no ser que cuando sea posible el uso haya transcurrido el tiempo suficiente
para la prescripción, conforme a lo dispuesto en el Nº 2.
Arto. 1631 C.
5º Por llegar el día o realizarse la condición, si la servidumbre fuere temporal
o condicional.
Arto. 1529 Nº 2 C.
6º Por la redención convenida entre el dueño del predio dominante y del
sirviente.
Artos.1631-2164- y sigts. C.
7º Por la remisión gratuita u onerosa hecha por el dueño del predio dominante.
Artos. 2117-2124-2136-2493 C.
8º Cuando constituida en virtud de un derecho revocable, se vence el plazo. se
cumple la condición o sobreviene la circunstancia que debe poner término a
aquel.
Artos. 1491-1529 Nº 2-1631-3870 C.

Arto. 1580.- La prescripción principiará a contarse, en las servidumbres
discontinuas, desde el día en que se dejare de usar; y en las continuas, desde
el día en que comenzare la interrupción de la servidumbre.
Arto. 882-1765-1973 C.

Arto. 1581.- En cuanto al modo de usar la servidumbre, se aplicará la
prescripción en los mismos términos.

Arto. 1582.- Si el predio dominante perteneciere a varios, estando sin dividir,
el juez, de ellos hiciere de la servidumbre impedirá que se cuente la
prescripción respecto de los demás.
Artos. 881-882-1687-1973-1980 C.

Arto. 1583.- Si por excepción legal, la servidumbre no pudiere prescribir
respecto de alguno de los propietarios dominantes, aprovechará el favor de la
ley a los demás.
Artos 882-1765-1964-1980 C.

Capítulo III

De la servidumbre legal de aguas

Arto. 1584.- Los predios inferiores estan sujetos a recibir las aguas que

naturalmente y sin obra del hombre; caen de los superiores; así como la piedra o
tierra que arrastran en su curso.
Artos. 1600-1676-1678-1821-1823- C.; B.J. 888-9850-15608-15904-16949 Cons. II.

Arto. 1585.- Ni el dueño del predio inferior puede hacer obras que impidan dicha
servidumbre, ni el del superior obras que la agraven.
Artos. 1563 inc. 2º-1575-1598-1821 C.; B.J. 9850-15605.

Arto. 1586.- El dueño de un predio en que existan obras defensivas para contener
el agua, o en que por la variación del curso de ésta sea necesario construir
nuevas, está obligado, a su elección o a hacer las reparaciones o
construcciones, o a tolerar las hagan los dueños de los predios que experimenten
o estén inminentemente expuestos a experimentar daños, a menos que las leyes
especiales de policía le impongan la obligación de hacer las obras.
Artos. 1822 C.; 364 Reglamento de Policía.

Arto. 1587.- Lo dispuesto en el articulo anterior, es aplicable al caso en que
sea necesario desembarazar algún predio de las materias cuya acumulación o caída
impiden el curso del agua con daños o peligro de tercero.
Arto. 1822 C.

Arto. 1588.- Todos los propietarios que participan del beneficio proveniente de
las obras de que tratan los artículos anteriores, están obligados a contribuir
al gasto de su ejecución, en proporción a su interés, y a juicio de peritos. Los
que por su culpa hubieren ocasionado el daño serán responsables de los gastos.
Arto. 1576 C.

Arto. 1589.- El dueño del predio en que hay una fuente natural, o que ha hecho
construir un pozo brotante, algibe o presa para detener las aguas pluviales de
su propio fundo, puede usar y disponer de Su agua libremente.
Artos. 618-621-1595 C.; B.J. 382 Cons. VI. B.J. 14492-14747

Arto. 1590.- Si hay aguas sobrantes que pasen a predio ajeno, puede adquirirse
la propiedad de ellas por el dueño del fundo que las recibe, por el transcurso
de diez años, que se contarán desde que el dueño de dicho predio haya construido
obras destinadas a facilitar la caída o el curso de las aguas.
B.J. 382 Cons. VI-9859 Cons. IX 4492-14-47.

Arto. 1591.- Lo dispuesto en el articulo anterior, no priva al dueño de la
fuente, algibe o presa, de la facultad de sacar aguas, dentro de los limites se
su propiedad.
B.J. 3 82 Cons. VI- 14747 Cons. I

Arto. 1592.- La propiedad que sobre las aguas pertenece al Estado, no perjudica
a los derechos que sobre ellas hayan adquirido las corporaciones o particulares
por título legítimo, según lo que se establece en las leyes especiales sobre
bienes de propiedad públicas. El ejercicio de la propiedad de las aguas está
sujeto a lo que se dispone en los artículos siguientes.
Artos. 723 C.; IV Tit. Prel. C.; B.J. 7201.

Arto. 1593.- Nadie puede usar del agua de los ríos de modo que perjudique la
navegación, ni hacer en ellos obras que impidan el libre paso de los barcos o
balsas o el uso de otros medios de transportes fluvial, sin que para ello valga
la prescripción ni otro título.
Arto. 870 C.; B.J. 7201.

Arto. 1594.- En iguales términos queda prohibido impedir o embarazar el uso de
las riberas en cuanto fuere necesario para los mismos fines.
Arto. 870 C.

Arto. 1595.- El propietario del agua, sea cual fuere su título, no podrá impedir

el uso de la que sea necesaria para el abasto de las personas o ganados de una
posesión o finca rústica, ni oponerse a las obras indispensables para satisfacer
esta necesidad del modo menos gravoso para el propietario pero tendrá derecho a
la indemnización, salvo que los habitantes hubieren adquirido el uso del agua
por prescripción o por otro título legal.
Artos. 1589-1632-2531 C.; 325 Reglamento de Policía. B.J.
382-4301-4678-7201-9318-9698-358/1964-363/1964.

Arto. 1596.- Cuando un terreno de regadío que recibe el agua por un solo punto
se divida por herencia, ventas u otro título entre dos o más dueños, los de la
parte superior quedan obligados a dar paso al agua como servidumbre del
acueducto para riego de los inferiores, sin poder exigir por ello indemnización,
a no haberse pactado otra cosa.
Arto. 1573 C.; B.J. 12466 Cons. III,

Arto. 1597.- Las disposiciones de este Código acerca de las servidumbre de aguas
no innovan de modo alguno los derechos adquiridos legalmente hasta ahora sobre
ellas.
Artos. 1615-IV Tit. Prel. C.; 45 Cn.; B.J. 9859.

Arto. 1598.- El propietario de las aguas no podrá desviar su curso, de modo que
cause daños a un tercero, porque rebosen o por otro motivo.
Artos. 615-1585 C.; B.J. 14492

Arto. 1599.- Si alguno hiciere pozo en su propiedad aunque por esto disminuya el
agua del abierto en fundo ajeno, no está obligado a indemnizar.
Artos. 618-1681 C.

Arto. 1600.- Todo el que quiera usar agua de que pueda disponer para una finca
suya tiene derecho de hacerla pasar por los fundos intermedios, con obligación
de indemnizar a sus dueños, así como también a los de los predios inferiores,
sobre los que se filtren o caigan las aguas.
B.J. 12466-Cons. III-13314 (614)

Arto. 1601.- Se exceptúan de la servidumbre que establece el articulo anterior,
los edificios, sus patios, jardines y demás dependencias.

Arto. 1602.- El que haya de usar del derecho de hacer pasar aguas, de que trata
el articulo 1600; esta obligado a construir el canal necesario en los predios
intermedios, aunque haya en ellos canales para el uso de otras aguas.
Arto. 1609-1626 C.; B.1 12466 Cons. III.

Arto. 1603.- El dueño de un acueducto podrá fortificar sus márgenes con
céspedes, estacadas, paredes o ribasos de piedra suelta; pero no con
plantaciones de ninguna clase. El dueño del predio sirviente tampoco podrá hacer
plantación ni operación alguna de cultivo en las misma márgenes y las raíces que
penetren en ella podrán ser cortadas per el dueño del acueducto.

Arto. 1604.- El que tiene en su predio un canal para el curso de aguas que le
pertenecen, puede impedir la apertura de otro nuevo, ofreciendo dar paso por
aquel, con tal de que no cause perjuicio al reclamante.

Arto. 1605.- También se deberá conceder el paso de las aguas a través de los
canales y acueductos, del modo más conveniente, con tal de que el curso de las
aguas que se conducen por datos, y su volumen, no sufran alteración, ni las de
ambos acueductos se mezclen.
Artos. 1600-1610 C.

Arto. 1606.- En el caso del articulo 1600 si fuere necesario hacer pasar el
acueducto por un camino, río o torrente públicos, deberá indispensable y
previamente obtenerse el permiso de la autoridad bajo cuya inspección están el

camino, río o torrente.

Arto. 1607,- La autoridad solo concederá el permiso con entera sujeción a los
reglamentos de policía, y obligando al dueño del agua a que la haga pasar, sin
que por el tránsito se impida, estreche ni deteriore el camino, ni se embarace o
estorbe el curso del río o torrente.

Arto. 1608.- El que, sin dicho permiso previo, pasare el agua o la derrame sobre
el camino, quedará obligado a reponer las cosas a su estado antiguo, y a
indemnizar el daño que a cualquiera se cause, sin perjuicio de las penas
impuestas por los reglamentos de la policía.
Arto. 360 Reglamento de Policía.

Arto. 1609.- El que pretenda usar del derecho consignado en el articulo 1600,
debe previamente:

1º Justificar que puede disponer del agua que pretende conducir.
2º Acreditar que el paso que solicita, es el más conveniente y menos oneroso
para tercero.
3º Pagar el valor del terreno que ha de ocupar el canal, según estimción de
peritos, y un diez por ciento más.
4º Resarcir los daños inmediatos, con inclusión del que resulte por dividirse en
dos o más partes el predio sirviente, y de cualquier otro deterioro.
Artos. 617-1600-1625 C.; B.J. 13314 (614) 14747 Cons. V

Arto. 1610.- En el caso a que se refiere la prescripción del artículo 1604, el
que pretenda el paso de aguas deberá pagar, en proporción a la cantidad de
éstas, el valor del terreno ocupado por el canal en que se introducen, y los
gastos necesarios para su conservación; sin perjuicio de la indemnización debida
por el terreno que sea necesario ocupar de nuevo, y por los otros gastos que
ocasione el paso que se le concede.

Arto. 1611.- La cantidad de agua que puede hacerse pasar por un acueducto
establecido en predio ajeno, no tendrá otra limitación que la que resulte de la
capacidad que por las dimensiones convenidas se haya fijado al mismo acueducto.
B.J. 14573 Cons. I

Arto. 1612.- Si el que disfruta del acueducto necesitare ampliarlo, deberá
costear las obras necesarias, y pagar el terreno que nuevamente ocupe y los
daños que cause, conforme a lo dispuesto en los números 3º y 4º, del artículo
1609.

Arto. 1613.- La servidumbre legalmente establecida por el artículo 1600, trae
consigo el derecho de tránsito por sus márgenes para las personas y animales, y
el de conducción de los materiales necesarios para el uso y reparación del
acueducto, así como para el cuidado de agua que por é1 se conduce, observándose
respecto de ella lo dispuesto en los artículos 1628, 1632. 1634, 1636 y 1637.
Artos. 1562-1813 C.

Arto. 1614.- Las disposiciones concernientes al paso de las aguas son aplicables
al caso en que el poseedor de un terreno pantanoso quiera desecarlo o dar salida
por medio de cauces a las aguas estancadas.
Artos. 1600 y sigts. C.

Arto. 1615.- Las concesiones de aguas que se hicieren por autoridad competente,
se presume que son otorgadas sin perjuicio de otros derechos anteriormente
adquiridos.
B.J. 5150 Cons. III.

Arto. 1616.- Todo el que se aproveche de un acueducto, ya pase por campo propio,
ya por ajeno, debe construir y conservar los puentes, canales, acueductos

subterráneos y demás obras necesarias, para que no se perjudique el derecho de
otro.

Arto. 1617.- Si los que se aprovecharen fueren varios, la obligación recaerá
sobre todos a proporción de su aprovechamiento, si no hubiere prescripción o
convenio en contrario.
Artos. 1576-1924-1961 C.

Limpia, construcciones y reparaciones para que el curso del agua no se
interrumpa.

Arto. 1619.- Si a la desecación de un terreno pantanoso se opusiere alguno con
derecho a las aguas que del mismo se derivan, y si por los trabajos necesarios
que tuviere un gasto proporcional al objeto no se pudiere conciliar los dos
interés, se autorizará la desecación mediante una indemnización conveniente, que
se concederá al que se oponga.

Arto. 1620.- Los que tienen derecho a desviar de su curso las aguas de los ríos,
riberas, torrentes, arroyos, canales, lagos, estanques, pueden si fuere
necesario, apoyar o establecer una esclusa sobre las orillas, siempre con la
carga de pagar la indemnización y hacer y conservar las obras que puedan
preservar los predios de cualquier daño.

Arto. 1621.- Las riberas de los ríos, aun cuando de dominio privado, estan
sujetas en toda su extensión y en sus márgenes, en una zona de tres metros, a la
servidumbre de uso público en interés general de la navegación, la flotación, la
pesca y el salvamento.
Los predios contiguos a las riberas de los ríos navegables o flotables están
además sujetos a la servidumbre de camino de sirga para el servicio exclusivo de
la navegación y flotación fluvial.
Si fuere necesario ocupar para ello terrenos de propiedad particular, precederá
la correspondiente indemnización.
Artos. 617-1567 C.

Arto. 1622.- Cuando para la derivación o toma de agua de un río o arrollo, o
para el aprovechamiento de otras Corrientes continuas o discontinuas, fuere
necesario establecer una presa, y el que haya de hacerla no sea dueño de las
riberas o terrenos en que necesite apoyarla, podrá establecer la servidumbre de
estribo de presa, previa la indemnización correspondiente.
B.J. 14542

Arto. 1623.- Los que tienen derecho a la derivación y uso de las aguas,
conformen al articulo precedentes, deberá evitar a los usuarios superiores e
inferiores toda clase de perjuicios que puedan originarse de la estancación,
rebose o derivación de aquellas si tocaren.
Los que hubieren dado lugar a aquellos daños, estarán obligados a su pago y
sometidos a las penas establecidas por los reglamentos de policía.

Arto. 1624.- Si una corriente de agua impidiere a los propietarios colindantes
el acceso a sus fincas, la continuación del riego o del desagüe los que utilicen
las Corrientes están obligados en proporción del beneficio que reporten a
construir y conservar los puentes y medios de acceso bastantes a un paso seguro
y cómodo, como también los acueductos subterraneos, los puentes, canales y demás
obras análogas para la continuación del rriesgo o desagüe, sin perjuicio de los
derechos que se derivan de un contrato o de prescripción.
B.J. 5588 Cons. II.

Arto. 1625.- Antes de empezar la construcción del acueducto, el que quiera
conducir el agua por el terreno de. otro debe pagar el valor en que se hayan
tasado los terrenos que se ocupen o sean las indemnizaciones establecidas, sin
deducción alguna respecto a los impuestos y demás cargas inherentes al predio.

Arto. 1626.- El que quisiere construir un ingenio o molino o una obra
cualquiera, aprovechándose de las aguas que van a otras heredades o a otro
ingenio, molino o establecimiento industrial, y que no corren por un cauce
artificial sostenido a expensa ajena, podrá hacerlo en su propio suelo, o en
suelo ajeno con permiso del dueño. con tal que no tuerza o menoscabe las aguas
en perjuicio de aquellos que ya han levantado obras aparentes con el objeto de
servirse de dichas aguas, o que de cualquier otro modo hayan adquirido el
derecho de aprovecharse de ellas.
Artos. 1590-1602 C.; B.J. 14492-14747-Cons. I-16855 Cons. VII.

Capítulo IV

De la servidumbre de paso

Arto. 1627.- Todo propietario debe permitir el acceso y paso por su propiedad,
siempre que sea necesario para construir o reparar un muro u otra obra que
interese personalmente al vecino y sea al mismo tiempo de interés común.
B.J. 15027.

Arto. 1628.- El propietario que teniendo su predio rodeado por la propiedad de
otro no tiene salida a la vía pública y no puede procurársela sin un gasto
excesivo o sin gran incomodidad, tiene derecho a obtener el paso por los predios
vecinos para la explotación y uso conveniente de su propiedad.
Este paso debe establecerse que esta enclavado es mis corto a la vía pública y
causa el menor daño al predio sobre que se ha acordado.
Artos. 1630-1636 C.
La misma disposición puede aplicarse al que, teniendo derecho de tránsito por la
propiedad de otro, necesita para los fines expresados ensanchar la vía para el
paso de vehículos.
B.J. Cons. II-8416-8989-11379-12037-13110 (410)-13447-15029-15050-18179-553/1963

Arto. 1629.- Se deberá siempre una indemnizacion proporcional al daño causado
por el acceso o paso, de que se habla, en los dos artículos precedentes.
Arto. 1633 C.; B.J. 15027.

Arto. 1630.- Si el predio estuviere cerrado por todos los lados por efecto de
venta, cambio o partición, los vendedores permutantes o coparticipes, estan
obligados a dar el paso sin ninguna indemnización.
Arto. 1573 C.; B.J. 4499 Cons. V-15027-15050-18101.

Arto. 1631.- Si el paso concedido a un predio enclavado cesa de ser necesario
por la reunión del mismo a otro que está contiguo a la vía pública, puede
suprimirse en cualquier época, a petición del propietario del predio sirviente,
mediante la restitución de la indemnización recibida o la cesación de la
anualidad que se haya convenido. Lo mismo tiene lugar si se abriere un nuevo
camino que sirva a la propiedad ya enclavada.
Artos. 1579 nos. I y 4 C.; B.J. 13465-15487 Cons. IV.

Arto. 1632.- La acción para la indemnización indicada en el artículo 1629 puede
prescribirse, y el derecho de paso, subsiste aunque la acción de lndemnización
no sea ya admisible.
Arto.1595 C.

Arto. 1633.- Cuando se limite al paso inecesario para el cultivo de una finca
enclavada entre otras y para la extracción de sus cosechas a través del predio
sirviente sin vía permanente, la indemnización consistirá en el abono del
perjuicio que ocasione este gravamen.
Arto. 1629 C.

Arto. 1634.- La anchura de la servidumbre de paso, será la que baste al predio
dominante.
B.J. 15027

Arto. 1635.- Si fuere indispensable para construir o reparar algún edificio
pasar materiales por predio ajeno, o colocar en é1, andamios u otros objetos
para la obra, el dueño de este predio esta obligado a consentirlo, recibiendo la
indemnización correspondiente al perjuicio que se le irrogue.
Artos. 1562-1600-1613-1813 inc. 3º C.

Arto. 1636.- Si hubiere varios predios por donde puede darse el paso a la vía
pública, el obligado a la servidumbre será aquel por donde fuere más corta la
distancia. Si éste fuere igual por dos predios, el Juez competente designará
cuál de éstos ha de dar el paso.
Artos. 1613-1628 inc. 2ºC.

Arto. 1637.- En caso de que hubiere habido antes comunicación entre la finca o
heredad y alguna vía pública, el paso, sólo se podrá exigir a la heredad o finca
por donde últimamente lo hubo.
Arto. 1613 C.; B.J. 4499 Cons. VI-1 1379-15050-18179-553/1963.

Capítulo V

De la servidumbre de Medianería

Arto. 1638.- Cuando no haya constancia que dé a conocer quién hizo el
cerramiento que divide dos predios se considerará medianero.

Arto. 1639.- Se presume la servidumbre de medianería mientras no haya un título
o signo exterior o prueba en contrario.

1º En las Paredes divisorias de los edificios contiguos hasta el púnto común de
elevación.
2º En las paredes divisorias de los jardines o corrales situados en poblado o en
el campo, y
3º En las cercas, vallados y setos vivos que dividen los predios rústicos. Si
las construcciones no tienen una misma altura, sólo hay presunción de medianería
hasta la altura de la construcción menos elevada.
Artos. 1642-1670 C.

Arto. 1640.- Se entiende que hay signo exterior contrario a la servidumbre de
medianería:

1º Cuando en las paredes divisorias de los edificios haya ventanas o huecos
abiertos
Artos. 1669- 1670 C.
2º Cuando la pared divisoria esté por un lado recta y a plomo en todo su
paramento, y por el otro presente lo mismo en su parte superior, teniendo en el
interior releje [1] o retallos [2].
1.1- Es lo que la parte superior de un paremento en talud dista de la vertical
que pasa por su pie.
1.2 – Es el resalto que queda en el paramento de un muro por la diferencia de
espesor de dos de sus partes sobrepuestas.
3º Cuando resulte construida toda la pared sobre el terreno de una de las
fincas, y no por mitad entre una y otra de las dos contiguas.
4º Cuando la pared sufra las cargas de carreras [3], pisos Y armaduras de una de
las fincas y no de la contigua.
3.- Viga que, colocada horizontalmente, sirve en los edificios para sostener

otras o para sujeción y enlace de las construcciones. 5º Cuando la pared
divisoria entre patios, jardines y heredades, esté construida de modo que la
albardilla vierta sobre una de las propiedades.
6º Cuando, la pared divisoria construida de mampostería, presente piedras
llamadas pasaderas, que de distancia en distancia salgan fuera de la superficie
sólo por un lado y no por el otro.
7º Cuando las herederas contiguas a otras defendidas por vallados o setos vivos
no se hallen cerradas. 8º Cuando la pared fuere divisoria entre un edificio del
cual forme parte, y un jardin, campo, corral o sitio sin edificio.
9º Cuando la cerca que encierra completamente una heredad, es de distinta
especie de la que tiene la vecina en su lado contiguo a la primera.
Arto. 1641.- En general se presume que en los casos señalados en el artículo
anterior, la propiedad de las paredes, cercas, vallados o setos, pertenece
exclusivamente al dueño de la finca o heredad que tiene a su favor estos signos
exteriores.
B.J. 20101

Arto. 1642.- Las zanjas o acequias abiertas entre las heredades se presumen
también medianeras, si no hay título o signo que demuestre lo contrario.
Arto. 1639, C
Hay signo contrario a la medianería, cuando la tierra o broza sacada para abrir
la zanja o acequia o para su limpieza, se halla de un solo lado, en cuyo caso la
propiedad de la zanja o acequia pertenecerá exclusivamente al dueño de la
heredad que tenga a su favor este signo exterior.

Arto. 1643.- La presunción que establece el articulo anterior, cesa cuando la
inclinación del terreno obliga a echar la tierra a un solo lado.

Arto. 1644.- Los dueños de los predios están obligados a cuidar de que no se
deterioren la pared, zanja, acequia o seto medianeros; y si por el hecho de
alguno de sus dependientes o animales se deterioran, deben reponerlos, pagando
los daños y perjuicios que se hubieren causado.
Artos. 2509-1510 sigts. C.;

Arto. 1645.- La reparación y construcción de paredes medianeras y el
mantenimiento de los vallados, setos vivos, zanjas y acequias también
medianeros, se costeará por todos los dudes de las fincas que tengan a su favor
la medianera, en proporción al derecho de cada uno.
Sin embargo, todo propietario puede dispensarse de contribuir a esta carga,
renunciando a la medianería, salvo el caso en que la pared medianera sostenga un
edificio suyo.
Artos. 1268-1562-1576-1578-1653-1696-1697-1813 C.- B.J. 10839

Arto. 1646.- Si el propietario de un edificio que se apoya en una pared
medianería, quisiere derribarlo podrá igualmente renunciar a la medianera; pero
serán de su cuenta todas las reparaciones y obras necesarias para evitar, por
aquella vez solamente, los daños que el derribo pueda ocasionar a la pared
medianera. Si no renuncia, además de esta obligación, queda sujeto a lo que le
impongan los artículos 1644-1645.
Artos. 1666-1668 C.; B.J. 8416-14183 Cons. III-16666

Arto. 1647.- En todos los casos, y afín cuando conste que una cerca o pared
divisoria pertenece exclusivamente a uno de los predios contiguos. el dueño del
otro predio tendrá el derecho de hacerla medianera en todo o parte, aún sin el
consentimiento de su vecino, pagándole la mitad del valor del terreno en que
está hecho el cerramiento. y la mitad del valor actual de la porción de
cerramiento cuya medianería pretender.
En ningún caso el dueño de la pared o cerca podrá exigir al vecino que la haga
medianera.
Artos. 1666-1668 C.

Arto. 1648.- Todo propietario puede alzar la pared medianera, haciéndolo a sus
expensas, e indemnizando los perjuicio que se ocasionen con la obra, aunque sean
temporales.
Artos. 1652-1814 inc. 2º C.
Serán igualmente de su cuenta los gastos de conservación de la pared en lo que
ésta se haya levantado, o profundizado sus cimientos respecto de como estaban
antes, y además la indemnización de las mayores alturas o profundidad que se le
haya dado.
Si la pared medianera no pudiere resistir la mayor elevación, el propietario que
quiera levantarla, tendrá obligación de reconstruirla a su costa; y. si para
ello fuere necesario darle mayor espesor, se tomará este aumento sobre el
terreno del que construya la obra.

Arto. 1649.- Los demás propietarios que no hayan contribuido a dar más
elevación, profundidad o espesor a la pared, podrán sin embargo adquirir en ella
los derechos de medianería, pagando proporcionalmente el importe de la obra y la
mitad del valor del terreno sobre el que se le hubiere dado mayor espesor.

Arto. 1650.- Cada propietario de una pared medianera podrá usar de ella en
proporción al derecho que tenga en la mancomunidad. Podrá, por lo tanto,
edificar apoyando su obra en la pared medianera o introduciendo vigas hasta la
mitad de su espesor pero sin impedir el uso común y respectivo de los demás
medianeros.
Artos. 1669-1693-1695-1681-2897 C.; B.J. 16666

Arto. 1651.- En caso de resistencia por parte de los propietarios, se arreglarán
por medio de peritos las condiciones necesarias para que la nueva obra no
perjudique los derechos de aquellos.

Arto. 1652.- En los casos se s par el artículo 164, la pared continúa medianera
hasta la altura en que lo era antiguamente, aun cuando haya sido edificada de
nuevo a expensas de uno solo, y desde el punto donde comenzó la mayor altura, es
propia exclusivamente te. del que la edificó.
Arto. 1649 C.

Arto. 1653 hasta el Arto.- 1655. (DEROGADOS).

DEC. 1909. “La Gaceta” Nº 215, Sept. de 1971.

Arto. 1656.- Los árboles que crezcan en la cerca medianera son comunes, y
cualquiera de los propietarios tiene derecho a pedir que se quiten.
Los Arboles que se encuentren sobre la línea divisoria entre dos propiedades, se
presumen medianeros cuando no hay título o prueba en contrario.
Los árboles que sirven de limite, no pueden cortarse , sino de común acuerdo,
cuando la autoridad judicial ha reconocido la necesidad o conveniencia de la
corta.
Artos. 1683-1684-1703-1816 C.

Capítulo VI

Deslinde y amojonamiento

Arto. 1657.- Todo dueño de un predio, el usufructuario, o cualquier poseedor en
nombre propio, tiene derecho a que se fijen los limites que lo separan de los
predios colindantes, si antes no se ha hecho el deslinde o si se ha barrado o
confundido el lindero por el tiempo ; y podrá exigir a los respectivos dueños
que concurran a ello, haciéndose la demarcación a expensas comunes.

También tiene derecho si se ha variado alguno de los mojones que deslinda su
propiedad, para pedir que el que lo ha movido lo componga a su costa y le
indemnice los perjuicios que la remoción le hubiere causado.
Artos. 1 488-1703 C.; 1461-1464-1650-1663 Pr.; B.J. 60-2869-3911 Cons.
II-5336-7647-11102-Cons. B
11921-12127-13639-13698-14018-14218-14233-14418-14711-15602-16002-16328 Cons.
V-16400, 17194, 17683, 18057, 338/1963. 425/l964, 89/1966.

Arto. 1658.- La demarcación de linderos se hará conforme a los títulos de cada
uno, y a falta de títulos suficientes para el caso, conforme a lo que resulte de
la posesión en que estuvieren los colindantes.
B.J. 60-1214-5336-11102 Cons. II-12127-13639-14018-14449-Cons. II-15233 Cons.
II-15363-18057-28811963.

Arto. 1659.- Si los títulos no determinaren los limites ni el área de cada
terreno, y la cuestión no pudiere resolverse por la posesión o por otro medio de
prueba de los permitidos en juicio contencioso, se hará la demarcación,
distribuyéndose el terreno objeto de la contienda por parte iguales.
Arto. 1786 C.

Arto. 1660.- Si la extensión que resultare del conjunto de todos los títulos de
los confinantes fuere mayor o menor que la de la totalidad del terreno, el
exceso o falta se distribuirá proporcionalmente entre ellos.
B.J. 12127

Arto. 1661.- Si los mojones hubieren sido colocados equivocadamente por un
título no contestado, se rectificará el error sin que pueda oponerse la
prescripción.
Artos. 897 inc. 4 C.; B.J. 5336 Cons. II 11921-12127

Arto. 1662.- La mensura de un terreno, sea o no protestada, no basta por si sola
para probar la posesión ni la propiedad del mismo terreno.
La mensura en juicio de propiedad, servirá para resolver ésta una vez que sea
practicada conforme al Código de Procedimiento.
Artos. 1766-1786 C.; 1402-1454-1462 Pr.; B.J. 60-1214-2379 Cons. IV-3382 Cons,
X-3748-4009-4902-5269 Cons. III-5759 Cons. II-11921-12127-13372 (672.) 13639-
15912-Cons. II-16733 Cons. II 18458.

Arto. 1663.- Si se ha quitado de su lugar alguno de los mojones que deslindan
predios vecinos, el dueño del predio perjudicado tiene derecho para pedir que el
que lo ha quitado, lo reponga a su costa, y le indemnice de los daños que de la
remoción se le hubieren originado, sin perjuicio de las penas con que las leyes
castiguen el delito.
Artos 1657 inc. 2º C.; 1464 Pr.; B.J. 12127-14414.

Arto. 1664.- El deslinde y amojonamiento de los terrenos baldíos, está sujeto a
las leyes y jurisdicción administrativa.
Artos. 1469 Pr.; B.J. 60-4466-4652-5759-12127-19790

Capítulo VII

Del cerramiento

Arto. 1665.- El dueño de un predio tiene derecho para cerrarlo o cerrarlo por
todas las partes, sin perjuicio de las servidumbres constituidas a favor de
otros predios.
Arto. 630 C.: B.J. 169 Cons. III.

Arto. 1666.- Si el dueño hace el cerramiento del predio a su costa y en su

propio terreno, podrá hacerlo de la calidad y dimensiones que quiera, y el
propietario colindante no podrá servirse de la pared, foso o cerca para ningún
objeto, a no ser que haya adquirido este derecho por título o por prescripción
de diez años, contados como para la adquisición del dominio.
Arto. 1647 C.; B.J. 14947-Cons. III.

Arto. 1667.- Cuando el cerramiento se hiciere a expensas comunes y no pudieren
avenirse los interesados, el Juez determinara la forma del cerramiento y su
materia.
Arto. 1699 C.

Arto. 1668.- El dueño de un predio podrá obligar a los dueños de los predios
colindantes a que concurran a la construcción y reparación de cercas divisorias
comunes.
La cerca divisoria construida a expensas comunes estará sujeta a la servidumbre
de medianería.
Arto. 1647 C.

Capítulo VIII

De la servidumbre de luces y vista

Arto. 1669.- Ningún medianero puede sin consentimiento del otro abrir en pared
medianera ventana ni hueco alguno.
Artos. 1638-1639-1640 inc. lº-1650-1691-1695-1698 C.
B.J. 3821 13/1964 Cons. II.

Arto. 1670.- El dueño de una pared no medianera contigua a finca ajena no puede
abrir en ella ventana ni hueco alguno para recibir luces, sino con el
consentimiento del vecino.
Los que se abran de nuevo o los que estuvieren abiertos por antiguos que sean,
no prescribirán en modo alguno.
.Artos. 1640 inc. lº-1641 C.7 B.J. 12053-12077-14854-18932-13/1964 Cons. II.

Arto. 1671.- No se puede abrir ventanas con vistas rectas, miradores, ni
balcones u otros voladizos semejantes, sobre la finca del vecino, si no hay dos
metros de distancia entre la pared en que se construyan y dicha propiedad.
B.J. 3810-12039-12077-14854-16345-Cons. IV 18932

Arto. 1672.- Tampoco pueden tenerse vista de costado o ublicuas sobre la misma
propiedad, si no hay medio metro de distancia.
B.J. 3810-12039

Arto. 1673.- Tratándose de vistas directas, se mide la distancia desde la cara
exterior de la pared, y si hubieren balcones u otras obras salientes análogas,
desde su línea exterior hasta la línea de separación de las dos propiedades.
Cuando se trata de vistas de costado u oblicuas. se miden desde el lado de la
ventana más próxima., o desde el saliente más próximo hasta la dicha línea de
separación.
B.J. 3810.

Arto. 1674.- Lo dispuesto en los artículos 1671 y 1672 no es aplicable a los
edificios separados por una vía pública.

Arto. 1675.- Cuando por cualquier título se hubiere adquirido derecha a tener
visita directas, balcones o miradores sobre la propiedad colindante, el dueño
del predio sirviente no podrá edificar a menos de tres metros de distancia,
tomándose la medida de la manera indicada en el articulo 1673.

Del desagüe de los edificios.

Arto. 1676.- El propietario de un edificio está obligado a construir sus tejados
y azoteas de madera que las aguas pluviales caigan sobre su propio suelo o sobre
la calle o sitio público, y no sobre el suelo del vecino Aún cayendo sobre el
propio suelo, el propietario está obligado a recoger las aguas de modo que no
causen perjuicio al predio contiguo.
Sin embargo, es permitida toda obra voladiza necesaria para que la pared de
separación no se deteriore con el agua de las lluvias, con tal que el voladizo
se limite a este objeto, y que por su forma no cause ningún daño al predio
ajeno.
Artos. 615-618-1584-1814-1821 C.; B.J. 888 Cons. IV-12039.

Arto. 1677.- El dueño del predio que sufra la servidumbre de vertiente de los
tejados, podrá edificar recibiendo las aguas sobre su propio tejado o dándoles
otra salida, y de modo que no resulte gravamen ni perjuicio para el predio
dominante.
Arto. 1563 C.

Arto. 1678.- Cuando un predio rústico o urbano se encuentre, enclavado entre
otros de manera que no tenga comunicación directa con algún camino, canal o
calle público, están obligados los dueños de los predios circunvecinos a
permitir por el punto de los predios contiguos en que sea más fácil la salida,
el desagüe del central. Las dimensiones y formas del acueducto de desagüe se
fijarán por el Juez, con informe de peritos y audiencia de los interesados y
previa la indemnización que correspondas, observándose en cuanto fuere posible
las reglas dadas para la servidumbre de paso.
Artos. 6118-1572-1575-1584-1600-1614-1628-1629-1636-1637 C.
B.J. 9057-15572.

Capítulo X

De las distancias y obras intermedias para ciertas

construcciones y plantaciones

Arto. 1679.- No se podrá edificar ni hacer plantaciones cerca de las plaza
fuertes, fortalezas y edificios públicos, sin sujetares a las condiciones
exigidas por las leyes, ordenanzas y reglamentos particulares de la materia.
Artos. 26 y sigts. Código de Minería; 238-241 Reglamento de Policía.

Arto. 1680.- Las servidumbres establecidas por utilidad pública o comunal, para
mantener expedita la navegación de los ríos, la construcción o reparación de las
vías públicas, y para las demás obras comunales de esta clase, se arreglan y
resuelven por leyes y reglamentos especiales y a falta de éstos, por las reglas
establecidas en este Código.
Artos. 723 C.; 338-339-364-367-370-371-374-375-376 Reglamento de Policía.

Arto. 1681.- Nadie podrá construir cerca de una pared ajena o medianera, pozos
excusados, cloacas, acueductos, hornos, fraguas, chimeneas, establos, depósitos
de materias corrosivas, artefactos que se muevan por el vapor o fábricas que por
si mismas o por sus productos sean peligrosas o nocivas, sin guardar las
distancias prescritas por los reglamentos, o sin ejecutar las obras de resguardo
necesarias con sujeción en el modo a las condiciones que los mismos reglamentos
prescriban.
A falta de reglamentos se tomarán las precauciones que se juzguen necesarias,
previo dictamen pericial, a fin de evitar todo daño a las heredades o edificios

vecinos.
Artos. 618-i579 C.; 1680 Pr.; 178 Reglamento de Policía.; B.J. 694 Cons.
II-5418-7667.

Arto. 1682.- Están obligados los vecinos a dar pega de sus casas, tanto en las
paredes y balcones como en las cumbreras.
Arto. 1646 Pr.

Arto. 1683.- No se podrá plantar árboles cerca de una heredad ajena sino a la
distancia de tres metros de la línea divisoria, si la plantación se hace de
árboles grandes, y a la de un metro, si la plantación es de arbustos o árboles
pequeños.
Todo propietario tiene derecho a pedir que se arranquen los árboles plantados a
menos distancia de su heredad y aun cuando sea mayor, si es evidente el daño que
le cause.
Artos. 618-1656-1816 C.; 1680 Pr.; B.J. 3821-8184.

Arto. 1684.- Si las ramas de algunos árboles se extendieren sobre una heredad,
jardines o patios vecinos, tendrá el dueño de éstos, derecho de recámara que se
corten en cuanto se extiendan sobre su propiedad y si fueren las raíces de los
árboles vecinos las que se extendieren en suelo de otros, el dueño del suelo en
que se introduzcan, podrá cortarlas por si mismo dentro de su heredad.
Artos. 160-3-1656–1776-1816-2837C; 1680,Pr.

Capítulo XI

De las servidumbres voluntarias

Arto. 1685.- Todo propietario de una finca puede establecer en ella las
servidumbres que tenga per conveniente.. y en el modo y forma que bien le
pareciere, siempre que no contravenga a las leyes ni al orden público.
Artos. 615-1559-1565 C.

Arto. 1686.- La constitución de servidumbre se repute como enajenación en parte
de la propiedad del predio sirviente, y por los mismo debe constar en escritura
pública inscrita.
Artos. 2483 Nº 1º-3936 C.; 13 Reglamento del Registro Público.
Los que no pueden enajenar sus cosas sino con ciertas solemnidades o
condiciones, no pueden sin ellas imponer servidumbre sobre las mismas.
Artos. 251-384-444-1491-2182-2201 y sigts.-2472-2564-2757-2813-3455-3798-3902 C.

Arto. 1687.- Si fueren varios los propietarios de un predio, no se podrá imponer
servidumbre sino con consentimiento de todos.
Artos. 1698-1700-1976-2183-2569-2570-2815-3257-3472-3802-3803 C.

Arto. 1688.- Si siendo varios los propietarios, uno sólo de ellos adquiere una
servidumbre en otro predio, a favor del común, de ella podrán aprovecharse todos
los propietarios; quedando obligados a los gravámenes naturales que traiga
consigo y a los pacto con que se haya adquirido.
Artos. 1695-1697-1700 C.

Arto. 1689.- La concesión hecha per uno de los copropietarios separadamente de
los otros, obliga al concedente y a sus sucesores, aunque lo sean a título
particular, a no impedir el ejercicio del derecho concedido.

Arto. 1690.- El título, y en su caso, la posesión de la servidumbre adquirida
por prescripción, determinan los derechos del predio dominante y las
obligaciones del sirviente. En su defecto se regirá la servidumbre por las
disposiciones del presente Titulo que le sean aplicables.

Arto. 1572 C.

Arto. 1691.- Si el dueño del predio sirviente se hubiere obligado, al
constituirse la servidumbre, a costear las obras necesarias para el uso y
conservación de la misma, podrá librarse de esta carga abandonando su predio al
dueño del dominante.
Artos. 1562-1576-1578-1588-1696 C.

TITULO XXXIII

DE LA COMUNIDAD DE BIENES

Arto. 1692.- La comunidad de bienes, en defecto de contratos o disposiciones
especiales, se regla por las prescripciones siguientes.
Artos. 649, 1582, 1638 y sigts. 1657, 1687- 17677 1803- 2695- 2697- 3178- 3185
C.;
B.J. 1971-6423 Cons. III.

Arto. 1693.- Se presumen iguales, mientras no haya prueba en contrario.. las
porciones correspondiente a los participes de la comunidad. El concurso de los
participes, tanto en los beneficios como en las cargas de la comunidad, será
proporcional a sus partes respectivas.
Artos. 848-1410 inc. 2º -1653-1970 C.; B.J.- 2374 Cons. II-10066-14449-Cons. IV

Arto. 1694.- Si la cosa es universal, como una herencia, cada uno de los
comuneros esta obligado a las deudas de la cosa común como los herederos en las
deudas hereditarias.

Arto. 1404 C. ;B.J.1971

Arto. 1695.- Cada participe puede servirse de las cosas comunes, siempre que las
emplee conforme a su destino usual y que no se sirva de ellas contra el interés
de la comunidad o en forma que impida a los otros partícipes utilizarlas según
sus derechos.
Artos. 1650-1798-2697-2860-Nº 3º 3264- C. ; 451-y 529-Nº 13 Pn.
B.J. 5963-6030-7076 Cons. III-11893 Cons. II-13135 (435)-13587-14135 Cons.
II-1534877/1964.

Arto. 1696.- Cada uno de los participes tiene derecho a obligar a los otros a
que contribuyan con él a los gastos necesarios para la conservación de la cosa
común, sin perjuicio de la falcultad que tiene los primeros de eximirse de ella
abandonando sus derechos de copropietarios.
Artos. 1268,1562,1578,1645, 1653,1654,1691,1749,1924,314l,1265,1951 C; 1506 Pr.,
B.J. 3984 Cons. II-7153 Cons. IV- 11893 Cons. II.

Arto. 1697.- A las deudas contraídas en pro de la comunidad, durante ella, no
está obligado sino el comunero que las contrajo; el cual tendrá acción contra la
comunidad para el reembolso de lo que hubiere pagado por ella.
Arto. 2044 N’ 3 C.
Si la deuda ha sido contraída per los comuneros colectivamente, sin expresión de
cuotas, todos ellos, no habiendo estipulado solidaridad, están obligados al
acreedor por partes iguales, salvo el derecho de cada uno contra los otros para
que se le abone lo que haya pagado de más, sobre la cuota que le corresponde.
Artos. 1408-1924-1929-1930-1961-1970-3257 Nº 3 -3280-3281-3386 inc. 2ºC.

Arto. 1698.- Ninguno de los participes puede hacer innovación en la cosa común,
aunque le reporte a todos ventajas si los demás no consienten en ello.
Artos. 1383 letra b), 1684, 1687 C.; 1561 Pr.

Arto. 1699.- Para la administración, mejor disfrute de la cosa común,, son
obligatorios los acuerdos de la mayoría de los participes. No hay mayoría, sino
cuando los votos que concurren al acuerdo representan la mayor parte de los
interés, que constituyen el objeto de la comunidad. Si no se formare mayoría o
si el resultado de estos acuerdos fuere perjudicial a la cosa común, la
autoridad judicial, a solicitud de parte, puede tomar las medidas oportunas y
nombrar también en caso necesario, un administrador.
Artos. 847-1348-1358-1710-2308-2815-3472 C.;
B.J. 11893 Cons. II 20133 Cons. IV 584/1963.
Cuando parte de la cosa perteneciere privadamente a cada participe, o a alguno
de ellos, y otra fuere común, sólo a ésta será aplicable la disposición
anterior.
Arto. 1506 Pr.; B.J. 6225.

Arto. 1700.- Cada participe tiene plena propiedad de su parte y los
aprovechamientos o frutos relativos a ella. Puede vender libremente, ceder, o
hipotecar esta parte, si no se tratare de derechos personales; pero el efecto de
la venta o de la hipoteca se limita a la porción que debe corresponder al
participe en la división.
Artos. 630, 1117, 1256, 1548, 1687, 1703, 1710, 1803 inc. 2º, 1976, 2569, 2570,
2697, 3257 Nº 2, 3799 Nº’ 6, 3802, 3803 C.;
B.J. 2508-5963-6225-10066-11414 Cons. I-13106 (406)-13135 (435)

Arto. 1701.- Los acreedores o cesionarios de un, participe, pueden oponerse a la
partición a la cual se haya procedido sin su intervención, e intervenir en ella
a su costa; pero no pueden impugnar una partición ya ejecutada, excepto el caso
de fraude o de partición realizada, a pesar de una oposición formal y sin
perjuicio siempre de la facultad de hacerse rendir cuentas de los derechos del
deudor o cedente.
Artos. 1349-1361 inc. 2º1706-1870-2226-2229 C.

Arto. 1702.- En la división de la cosa común, debe procederse de tal manera, que
todos gocen de iguales ventajas, sin que para esto obste la parte que uno de los
condueños haya tomado sin consentimiento expreso de los otros.
Artos. 1383-1714 C.; B.J. 7153 Cons. IV.

Arto. 1703.- Nadie puede ser obligado a permanecer en comunidad y puede cada uno
de los participes, pedir la terminación de ésta.
Es, sin embargo, válido el acuerdo que haya fijado la existencia de la comunidad
durante un tiempo determinado que no exceda de cinco años, prorrogables siempre
por nuevos convenios.
Artos. 1349, 1360, 1380 inc. 21,1389,1390, 1391, 1638, 1647,1653, 1656, 1666 C.;
1508 Pr.; B.J. 437, 1971, 3709, 5078,6277,18893 Cons. II,
13450,14566,15298,17026 Cons. IV.

Arto. 1704.- La autoridad judicial, puede, a solicitud de parte, si lo exigieren
circunstancias graves y urgentes, ordenar la cesación de la comunidad, aun antes
de la época convenida.
Si la cosa común es indivisible, y los condueños no convienen en que se
adjudique a alguno de ellos, reintegrando a los otros el dinero, se venderá la
cosa y se repartirá el precio.
Artos.1383 letra a-1712-2531 Nº3 C.; 1506-1510 Pr.
Cualquier comunero puede solicitar ante el Juez lo dispuesto en este artículo.
Arto. 1508 Pr.-, B.J. 6277-17026 Cons. IV

Arto. 1705.- Sin embargo de lo dispuesto en el artículo anterior, los
copropietarios no podrán exigir la división de la cosa común cuando de hacerla
resulte inservible para el uso a que se destine.
Artos. 1709-3285 Nº4-3287 C.; 151 1-1803 Pr.; B.J. 14503

Arto. 1706.- Los acreedores o cesionarios de los participes podrán concurrir a

la división de la cosa común y oponerse a la que se verifique sin su concurso.
Pero no podrá impugnar la división consumada excepto en caso de fraude, o en el
de haberse verificado no obstante la oposición formalmente interpuesta para
impedirla, y salvo siempre los derechos del deudor o del cedente para sostener
su validez.
Artos. 1247-1349-1361- inc. 20-1701-1870 C.

Arto. 1707.- En los lugares en que por uso o costumbre está establecida la
comunidad de pastos, el propietario que quiera retirarse total o parcialmente
del ejercicio de esa comunidad, debe avisarlo con un año de anticipación, y al
terminar éste, perderá el uso que ejercita o podía ejercitar sobre el predio de
otros, en proporción al terreno que haya sustraído al uso de la comunidad.
Arto.1512 Pr.

Arto. 1708.- Los propietarios de terreno no cercados, no tienen derecho a cobrar
por el tránsito, permanencia o el pasto consumido por los ganados de las otras
haciendas, cuando sus dueños no los hayan aquerenciado o pastoreado en dicho
lugar ; y no podrán pedir la desocupación mientras no estén cerrados.
Arto. 3141 C.

Arto. 1709.- la terminación de la comunidad, no podrá pedirse por los
copropietarios de cosas que, por motivo de la partición dejarían de servir al
uso a que estén destinados.
Artos. 1704, 1705, 3285 Nº 4,3287 C.

Arto. 1710.-Ningún comunero puede tomar para si, ni dar a un tercero, los
predios comunes en todo o en parte, en usufructo, uso., habitación o arriendo si
no es de acuerdo con los demás interesados.
Artos. 1700-1976-2569-2815 C.
En caso de que no se avinieren, cualquier de ellos pueden ocurrir al Juez de
Distrito de lo Civil respectivo, para que se saque en subasta el derecho de que
se trate.
El Juez, al adjudicarlo al mejor postor,. distribuirá el valor entre los
interesados, conforme les corresponda y en caso de ser cánon, renta o pensión ,
designara la persona que ha de distribuirlos .
Si la cosa admite cómoda división, los condueños pueden ponerse pidiendo la
partición de ella.
La subasta podrá tener lugar en cualquier tiempo, mientras dure la comunión, sea
en el lugar donde esté ubicada la propiedad, en el que existan la mayor parte de
los comuneros o en el que se ventile cualquier juicio referente a la comunidad.
Artos. 2815-3141 C.-. 269-1513 Pr; B.J. 3037 Cons III-4959 Cons. II 15431,
10516-10794, 10677, 11893, Cons. II- 1 2545-14723-15431 Cons. IV 413/1964,

Arto. 1711.- Ningún comunero podrá explotar con cortes de madera semejantes, el
terreno común si no es de conformidad con el artículo anterior. Tampoco podrá
trabajar potreros ni hacer otra clase de cultivos, tomando mayor cantidad de
terreno, sin dejar a los demás un derecho igual en la proporción
correspondiente.
La acción de los comuneros respecto a lo que por este artículo y los anteriores
se les concede, no prescribe en ningún tiempo.
Arto. 1356-3141 C.- 1515 Pr.; B.J. 2420, 3655, 4452, 4958 Cons. II 5118, 7076
Cons. III- 10516-10794-10677-11742-11893 Cons. II-12845 (144) 13135 (435), 13140
(440), 14135 Cons. II, 14947 Cons. III, 410/1964.

Arto. 1712.- Cuando la cosa fuere indivisible y los condueños no convinieren en
que se adjudique a uno de ellos, indemnizando a los demás, se venderá y
repartirá su precio.
Arto. 1704 C.

Arto. 1713.- La división de una cosa común, no perjudica a tercero el cual
conservará los derechos de hipoteca, servidumbre u otros derechos reales que le

pertenecieren antes de hacer la partición.
Conservarán igualmente su fuerza, no obstante la división, los derechos
personales que pertenezcan a un tercero contra la comunidad.
Artos. 1700-1803 inc. 2º C.; 1510 Pr.

Arto. 1714.- Son aplicables a la división de las cosas comunes las reglas
relativas a la partición de la herencia.
Artos. 1349-1358-1359-1371-1372- y sigts- 1383-1390 y sigts, 1401- 1392- C.;
1505 Pr.;
B.J. 735 Cons. IV-4369-6030-Cons. III-6225-7153 Cons. V-10277-10309-11376 Cons.
I -11 936-15123-18179-19253.

TITULO XXXIV

DE LA POSESION

Capítulo I

Reglas generales

Arto.1715.- Llamase posesión la retención o disfrute de cualquier cosa o
derecho.
Los actos potestativos o de mera tolerancia. no constituyen posesión.
Artos. 615-897 inc. 3º-1570-1774-1791-1792-1800-1801-3446 inc. 2ºC.
B.J. 789-Cons. II 4854-Cons. II, 9176-10206-Cons. II, 10222 Cons. I
10228-11358-Cons .IV
12403-18095.

Arto. 1716.- Consérvase la posesión mientras dura la retención o disfrute de la
cosa o derecho, o la posibilidad de continuar en ellos.
Arto. 1774 C.; B.J. 9176-10223- Cons. II 11358 Cons. IV-13140 (440)

Arto. 1717.- La posesión, como medio de adquirir, puede ser de buena o, de mala
fe.

Arto. 1718.- Posesión de buena fe, es la que procede de un título. cuyos vicios
no sean conocidos del poseedor.
Posesión de mala fe, es la que se verifica en la hipótesis contraría.
Artos. 990-1745-1781-1790-3433-3434-3494 C.; B.J 1827 Cons. V-2379 Cons. IV-6460
Cons. VI-8735 Cons. III-12295-14357- Cons. III-16173-19595 Cons. II

Arto. 1719.- La posesión produce en favor del poseedor la presunción de
propiedad que las circunstancias podrán hacer más o menos atendibles.
Artos. 1466-1762-1763-1768-1773 C.; B.J. 166 Cons. III-789 Cons.
IV-2340-3148-4527 Cons. IV-12043-12265-14572-13334-(634)-13825 Cons. IV-18197
Cons. II 39/1964 Cons. III.

Arto. 1720.- La posesión se presume de buena fe en cuanto no se pruebe lo
contrario, excepto en los casos en que la ley, expresamente, no admita semejante
presunción.
Artos. 891-1762-1773-1746 C.; B.J. 13754 Cons. V 16973.

Arto. 1721.- Únicamente pueden ser objeto de posesión, cosas y derechos ciertos.
determinados, y que sean susceptibles de apropiación.
Artos.870-1438-1727 Nº 3-1797-2165-2473C.; B.J.9378-10593-12943(242).Cons. II

Arto. 1722.- Pueden adquirir la posesi6n todos los que tengan uso de razón, y

aun los que carezcan de é1 en las cosas que puedan ocuparse libremente.
Artos 493-501-871-C. ; B.J. 16344- Cons. IV.

Arto. 1723.- En cuanto a las cosas apropiadas, pueden, los que carezcan de uso
de razón, Ilegar a poseerlas por medio de las personas que legalmente los
representen.
Artos. 7-331-1787-2472 C.

Arto. 1724.- Puede adquirirse y ejercitarse la posesión tanto en el propio
nombre como en el de otro.
Artos. 879-1488-1775-1787-1792 C.

Arto. 1725.- En caso de duda, se presume que el poseedor lo es en el propio
nombre.
Artos. 879-880-1458-1775 C.

Arto. 1726.- Se presume que la posesión continúa en nombre de quien la comenzo.
Arto. 1775 C.; B.J. 1827 Cons. V.; B.J. 10309-16091-228/1962

Arto. 1727.- El poseedor puede perder la posesión:

1º Por abandono.
Artos. 655-1774-2121 C.
2º Por cesión a otro, a título oneroso o gratuito.
Arto. 1772 C.; B.J. 474 Cons. VII-595.
3º Por la destrucción o pérdida de la cosa, o por qudar ésta, fuera del
comercio.
Artos. 870-1721-1769-2165-2473 C.
4º Por la posesión de otro aunque sea contra la voluntad del antiguo poseedor,
si la nueva posesión hubiere durado por más de un año.
Artos. 879-926-1735-1737-1772-1786-1805-1807 C.
B.J. 507-595-2391 Cons. II-9176-11907 Cons. II-17455-17828-19909 Cons. IV.

Arto. 1728.- El año deberá contarse desde el hecho de haberse tomado la nueva
posesión o si se hubiere tomado clandestinamente, desde que el hecho conste al
expropiado.
Artos. 1778-1782-1812 C.; B.J. 507-17455

Arto. 1729.- La poscsión de los bienes inmuebles, se adquiere por la inscripción
del título, con tal que haya durado un año tanto la inscripción como la tenencia
de la cosa.
Artos. 897 inc. 1º-1736-1786 C.; B.J. 235 Cons III-2391-3156-4673 Cons. II-7153
Cons. V-8871 Cons. II-9785-10026-Cons. II-10666-11180-11907-Cons. II-12463-Cons.
II-13563 Cons. III-16113 Cons. III-17792-18112-554/1963 Cons. III

Arto. 1730.- Contra la posesión inscrita no se admitirá otra prueba más que otra
posesión igualmente inscrita; y mientras subsista la inscripción, el que se
apodera de la cosa a que se refiere el título registrado, no adquiere posesión
de ella ni pone fin a la posesión existente, Artos. 898-1783-1784-1805- C.;
137-142 Reglamento del Registro Público.
En todo caso, prevalecerá la inscripción más antigua.
Artos. 1465-1736 C.; B.J. 789 Cons. II-1835 Cons. V-3048-3382 Cons. IX-3764
Cons. IV-4482 Cons. III-4563 Cons. IV-4597 Con. II-4636 Cons. II-14645 Cons.
III-5269 Cons. IV-8871 Cons. II-9599-9723 Cons. III-10911 Cons. III-11180-11907
Cons. II-12361-12463 Cons. II-12919 (217) 13140 (440) 13228 (528) 13563 Cons.
III-13917 Cons. IV y V-14249 Cons. I-14736-16113 Cons. II, 17792-18649-18896
Cons. IV-19478 Cons. V-75/1962 Cons. III. 282/1964.

Arto. 1731.- Por muerte del poseedor, pasa su posesión, en virtud de la ley, y
con las mismas condiciones que Si fuere efectiva, a sus herederos, contándose
desde el momento en que aquel falleciere.

Artos. 881 inc. 2º-991 inc, 3º 1255-1761-1795-1802-1809 C.; 2112 Pr.; B.J. 235
Cons. II.
En consecuencia, si otra persona pretendiendo tener derecho sobre los bienes de
la herencia, tomare posesión, se considerarán los herederos como despojados de
hecho y pueden ejercitar todas las acciones que competen a los poseedores
legítimos.
Artos. 886-1133-1297-1301 C.;
B.J. 11006 Cons. III-11358 Cons. IV-16113 Cons. 11 16907 Cons. IV.

Arto. 1732.- El poseedor tiene derecho a ser amparado o restituido a su
posesión, contra cualquier perturbación o despojo.
Arto. 1796 C.
El perturbador o despojante será condenado, si sucumbe, en daños y perjuicios.
Artos. 1740 C.; 1650-1654-1655-1657-1658-1747 Pr.; B.J. 1827 Cons. IV-5017 Cons.
II-6307-6460 Cons. VI-6938-11358 Cons. IV-13958-16776 Cons. I.
Arto. 1733.- El poseedor que tema fundadamente ser perturbado o despojado por
otro, puede pedir la intervención de la justicia, a fin de que se intime al que
le amenaza para que se abstenga de hacerle agravio, bajo una multa de cien mil
pesos, según el caso, además de los daños y perjuicios.
Arto. 1683 Pr.; B.J. 1114-3048-3821-4452-5516-5920.
B.J. 9439-10083-10317-10448-10552-12298-12387-13020 (320)-13985-16756.

Arto. 1734.– El poseedor que sea perturbado o despojado puede amparar su
posesión o restituirse por su propia fuerza y autoridad. siempre que su acto sea
consecutivo al de la agresión, o acudir a los Tribunales para quien éstos le
amparen o hagan restituir.
Artos. 1776-1777-1778 C.; 20 Reglamento de Policía.-, B.J. 4 74 Cons.
VI-6307-9029-10368

Arto. 1735.- Si la posesión fuere de menos de un año, nadie podrá ser mantenido
en ella o restituido judicialmente, sino contra aquellos cuya posesión no sea
mejor.
Artos. 1727 Nº4-1729-1778-1812-2511 C.; 1654 inc. 1º 1657 fracción 1º Pr.; B.J.
507-7746-10083-13200 (500)

Arto. 1736.- Se entiende mejor, la posesión abonada por título legítimo a falta
de éste, o en presencia de títulos iguales, tiene preferencia la posesión más
antigua, si las posesiones fueren iguales, debe preferirse la actual; si ambas
fueren dudosas, se depositará lo que sea su objeto, mientras no se decida a
quien pertenece.
Artos. 1727 Nº’ 4-1778-1806 C.; 1651-1654 Nº 1 Pr.; B.J. 474 Cons.
VI-2406-3752-5017 Cons. II-6938. 10222 Cons. II. 10375-Cons. I-10459-11358 Cons.
IV.-12399.

Arto. 1737.- Si la posesión hubiere durado más de un año, será el poseedor
sumariamente mantenido o restituido, mientras no sea, vencido en la cuestión de
propiedad.
Artos. 1727-1778-1806 C. 1651-1654 Pr., B.J. 474 Cons. VI-2406-3752-5017 Cons.
II-6938.

Arto. 1738.- Las acciones mencionadas en los artículos anteriores no son
aplicables a las servidumbres discontinuas no aparentes, ni a las discontinuas,
a no ser que la posesión se funde en un título que proceda del propietario del
predio sirviente, o de aquellos de quien éste lo adquirió.
Artos. 1571-1825 C.;
B.J. 382 Cons. V-1454-10338-10593-13501-17394 Cons. II 18197 Cons.
II-20315-535/1962.

Arto. 1739.- Se reputa como no perturbado ni despojado de su posesión, al que en
ella fue amparado o restituido judicialmente.
Artos. 893-928-1785-1804 C.

Arto. 1740.- Al amparado o restituido deberán indemnizársele los perjuicios que
le hubiere causado la perturbación o el despojo, según se establece en los
artículos siguientes.
Artos. 1732 C.; B.J. 10661 Cons. III.

Arto. 1741.- La restitución se realizará a costa del despojante en el lugar
mismo del despojo.
Artos. 1260-1655-1658 Pr.

Arto. 1742.- El poseedor de buena le no responde del deterioro o pérdida de la
cosa, si no dio a ello causa.
Artos. 1300-1455-2073-2075 ine. 2º-12620-2643-3433-3494 C.; B.J. 6460 Cons. VI.

Arto. 1743.- El poseedor de buena le hace suyos los frutos naturales o
industriales producidos por la cosa, y que fueron cogidos antes del día en que
cesó la buena fe, y los frutos civiles correspondientes a la duración de la
misma posesión de buena fe pero si en el momento en que la buena fe cesare
hubiere pendientes frutos naturales o industriales, tendrá el poseedor derecho
al resarcimiento de los gastos causados por aquella producción, y además a una
parte del producto liquido proporcional al tiempo de su posesión, relacionado
con el de la cosecha.
Las cargas se prorratearán igualmente entre los dos poseedores. Artos. 71-945
inc. 3º-622-623-624-1246-1411-1484 inc.
2º-1485-1762-1884-2073-2211-2218-2219-1554-2680 Nº3-2692-2791 inc. 2ºC.; B.J.
1094-16233 Cons. VII.

Arto. 1744.- El propietario de la cosa puede, si ésta es su voluntad, conceder
al poseedor de buena fe el derecho de terminar el cultivo y recolección de los
frutos pendientes, como indemnización de parte de los gastos de labranza y del
producto líquido que le pertenezca; el poseedor de buena fe que, por cualquier
motivo, se negare a aceptar esta concesión. perderá el derecho de ser
indemnizado en otra forma.
Artos. 621-630 C.

Arto. 1745.- Se considera que ha cesado la buena fe desde el momento en que los
vicios de la posesión han sido denunciados judicialmente al poseedor, por la
interposesión de la acción o por probarse que eran conocidos del mismo poseedor.
Artos. 891-1718-1761-2218-2219-2664 inc. 3-2791-3433-3494 C.
B.J. 1827 Cons. V-2009-2181-6460-Cons. VI-8735 Cons. III-12298-13907 Cons.
V-14045 Cons. V-14269 Cons. VI-14357 Cons. II-16223-16233 Cons. VII.

Arto. 1746.- Siempre se presume de mala fe al despojante violento.
Artos. 892-895-1812-2150 inc. 2ºC.; 994 Pn.

Arto. 1747.- El poseedor de mala le responde de pérdidas y daños, a no ser que
pruebe que no proceden de negligencia o culpa suya, y también es responsable de
las pérdidas y daños accidentales, si se prueba que éstas no se hubieren
realizado de hallarse la cosa en posesión del que obtuvo fallo favorable en el
juicio.
Artos. 633, 634, 646 y sigts. 653, 1246, 1300, 2026, 2073, 2077, 2166, 2169,
2623, 2625, 3381, 3387 C.; B.J. 597 Cons. III- 1 827 Cons. IV-6460 Cons. VI.

Arto. 1748.- El poseedor de mala fe esta obligado a la restitución de los frutos
que la cosa haya producido o podido producir mientras la retuvo en su poder.
Artos. 2073 inc. C.; 537 Pr.; B.J. 597 Cons. III-2009 Cons. 1114931 Cons.
VII-6958 Cons. IV-13907 Cons. V-14045 Cons. V 14269-Cons. VI 16223

Arto. 1749.- Tanto el poseedor de buena fe como el de mala fe tienen derecho a
ser indemnizados de los gasto que hubieren hecho pasa la conservación de la
cosa, pero únicamente el poseedor de buena fe goza del derecho de retención

mientras no se le pague.
Artos, 624-694-1544-1696-1744-1754-2236-2622-2692-2733 inc.
2º2835-2840-2893-3443 C.
B.J. 2485 Cons. II-3379-4319-4319-5351 Cons. II-7936 Cons. 8623- 11358 Cons.
IV-18614.

Arto. 1750.- Del importe de los referidos gastos, se deducirá el rendimiento
líquido de los frutos recibidos.
Arto. 1744 C.

Arto. 1751.- Si la restitución comprende diversas cosas, sólo procede la
retención respecto de las que hayan recibido mejoras.

Arto. 1752.- Lo mismo el poseedor de buena fe que el de mala fe, tienen derecho
a retirar las mejoras útiles que hayan hecho en la cosa, siempre que puedan
hacerlo sin detrimentos de ésta.
Artos. 632-1124-1299-1383 letra b)-1498 inc.
2º-1696-1698-2622-2692-2840-2893-3375-3751-3774-3850-3852-3918 C.; B.J 2009
Cons. III.20162 Cons. V.

Arto. 1753.- Llámanse mejoras útiles las que no siendo indispensables para la
conservación de la cosa, aumentan su valor.

Arto. 1754.- Cuando pueda ocasionan detrimentos por retirar las mejoras, el
reivindicador satisfará al poseedor de buena fe el valor de aquellas, no
haciéndolo, el poseedor de buena fe tiene derecho de retención.
B.J. 199-301 Cons. IV-6030 Cons. V-6460 Cons. VII-7936 Cons. II.

Arto. 1755.- El valor de los beneficios o mejoras será calculado por su coste si
no excediere éste del valor real de aquellas al tiempo de la entrega.
En caso contrario, no puede el vencido percibir más que aquel valor.
Artos. 2077-2849-2850 C.; 537 Pr.; B.J. 199 Cons. III-7153.

Arto. 1756.- El poseedor de buena fe puede retirar las mejoras de lujo que haya
hecho, siempre que en la operación no se deteriore la cosa.
En el caso contrario, no puede retirarlas ni reclamar su valor.
Artos.1498 inc. 2º-2893 C.

Arto. 1757.- Se entiende mejoras de lujo, aquellas que, sin aumentar el valor de
la cosa a que se adhieren,. sirven só1o para recreo del poseedor.

Arto. 1758.- La posibilidad del detrimentos será apreciada por peritos nombrados
por las partes, y en su defecto por el Juez.
Artos. 1263 y sigts. Pr.

Arto. 1759.- Las mejoras se compensan con los deterioros.
Artos, 1502-1742-1747-3753 C.; B.J. 14572

Arto. 1760.- Las mejoras independientes de la voluntad del vencido, redundan en
beneficio del vencedor.

Arto. 1761.- El heredero del poseedor de mala fe, hará suyos los frutos
correspondiente a su posesión de buena fe.
Artos. 891-1462-1731-1745-1781-1809 C.

Arto. 1762.- Todo poseedor tiene para si la presunción de buena fe de su
posesión, hasta que se pruebe lo contrario, salvo los casos en que la mala fe se
presuma.
Artos. 891-1720-1745-1746-1747-2170-2664 inc. 3º C.
B.J. 7696-7967-10085-12043-13013 (312) 13754 Cons. V 16973.
El error en materia de derecho constituye una presunción de mala fe que no

admite en contrario.
Artos. 1768-2071-2462-2463-II Tit Prel. C.
B.J. 2009-5558 Cons. II-7578 Cons. 11-6460 Cons. VI.

Arto. 1763.- El poseedor no tiene obligación de producir su título la posesión,
sino en el caso que deba exhibirlo como obligación inherente la posesión.
Artos. 1729-1734-1736-1778-3437-3470-3471 C.; 142 Reglamento del Registro
Público.
B.J. 3752-6889.10085-11358 Cons. IV-16344 Cons. IV.

Arto. 1764.- La posesión de una cosa hace presumir la posesión de las cosas
accesorias a ella.
Artos. 621-1439-1469 inc. 2º-1848-2584 C.; B.J. 10222 Cons. I-14572.

Arto. 1765.- Cuando la cosa forma un solo cuerpo, no se puede poseer una parte
de él, sin poseer todo el cuerpo.
Artos. 1580-1582-1583-1767-1798 C.
B.J. 339-474 Cons. VII- 1022 Cons. I. 111893-Cons. II-16344 Cons. IV.

Arto. 1766.- La posesión fundada sobre el título, comprende sólo la extensión
del título, sin perjuicio de las agregaciones que por otras causas hubiere hecho
el poseedor.
Artos. 1661-1662-1781 C.; B.J. 2406-9780-9813 Cons. I-9954-10222 Cons. I-1 1006
Cons. III.
13349 (649) 16344 Cons. V-16885 Cons. 18896-Cons. III.

Arto. 1767.- Dos o más personas pueden tener en común la posesión de una cosa
indivisible, y cada una de ellas adquiere la posesión de toda la cosa.
Artos. 881-1765-1798-1803 C; 2112 Pr.; B.J. 2565 Cons. IV-5963. 14449 Cons.
IV-15382.

Arto. 1768.- La posesión de buena fe de una cosa mueble da a favor del poseedor
la presunción de tener la propiedad de ella, y el poder de repeler cualquiera
acción de reivindicación si la cosa no hubiere sido hurtada, robada o perdida.
Artos. 639,797,899, 900, 1441..1450,1452, 1719, 1796, 1797, 1893, 2012, 2025,
2167,2214, 2339, 2575 inc. 1º, 2665, 2857 inc. 2º, 3411, 3770 Nº 4 C.; 1383 Nº 2
Pr.; B.J. 1796-2340-2858-3148-4679-.5197-5287-5403 Cons.III-6367 Cons.
II-6889-6948-7076 Cons. III-7624. 7696-7725, 7813-7967-8074-8297-8323-8741-Cons.
III 9586-9683-10085-11890-12463 Cons. II 13013 (312) 13334-(634)
1400-17312-19595-320/1962 – 525/1963.

Arto. 1769.- La posesión de la cosa mueble no se entiende pérdida mientras se
halle bajo el poder del poseedor, aunque éste ignore accidentalmente su
paradero.
Artos. 646-675-690-692 y sigts.-1727 inc. 3ºC.; B.J. 3148.

Arto. 1770.- Las acciones de resolución, nulidad, o rescisión a que se halle
sometido el precedente poseedor, no pueden dirigirse contra el poseedor actual
de buena fe.
Artos. 1453-1764-1893 inc. 4º.-1894-2214-2233-2689-2707-2797 C.

Arto. 1771.- La presunción de propiedad de la cosa mueble, no puede ser invocada
por la persona que se encuentre en virtud de un contrato o de un acto lícito o
ilícito obligada a la restitución de la cosa, ni respecto a las cosas accesorias
de un inmueble reivincado.
Artos. 1450-2339-2509-3426 C.;
B.J. 3411-6948-7624. 7696-7967-12463 Cons. II 13013 (312).

Arto. 1772.- Dos posesiones iguales y de la misma naturaleza, no pueden
concurrir sobre la misma cosa.
Artos. 1719-1727 Nº2-1736-1763-1767 C.; B.J. 13563 Cons, III 15382-16026.

Arto. 1773.- El hecho de la posesión hace presumir el derecho de poseer,
mientras otro no pruebe corresponderle ese derecho.
Artos. 1719-1720-C. ;Cons.III-59163-5963-10066-Cons. I10085-12043-12840-(139).

Arto. 1774.- Subsiste el hecho de la posesión mientras dure la tenencia de la
cosa o goce del derecho o la posibilidad de continuar una u otro.
Artos. 1716-1727-1788 C.; B.J. 9819-15382

Arto. 1775.- (Suprimido).
(Ley del IN de Febrero de 1906).

Arto. 1776.- El poseedor, de cualquiera clase que sea, puede defender su
posesión repeliendo la fuerza con la fuerza, o recurriendo a la autoridad
competente. También puede destruir por si las obras que están haciendo en la
cosa que posee.
Artos. 1684-1734-1810-2857 C.; 20 Reglamento de Policía.; B.J. 6307,

Arto. 1777.- El poseedor de mala le no puede emplear la fuerza contra aquel a
quien corresponda un mejor derecho de poseer la cosa, y si con conocimiento de
ese derecho emplea la fuerza para mantener la posesión, quedará sujeto a la
misma responsabilidad civil y criminal que aquel que con violencia despoja a
otro de lo que legalmente le pertenece.
Artos. 1746 C.; 494 Pn,

Arto. 1778.- Para obtener la protección de la autoridad basta probar el hecho de
ser poseedor, salvo que el reclamo sea contra el que inmediata y anteriormente
poseyó como dueño ; en éste caso, debe quien solicite la protección, probar
también, o que por más de un año ha poseído pública y pacíficamente como dueño,
o que tiene cualquiera otro legítimo título para poseer.
Artos. 1728-1735-1737-1738-1763-1807-1812-2150 C.
B.J. 4854-4966- 11358 Cons. IV.

Arto. 1779.- La protección de la autoridad al poseedor que se viere inquietado o
molestado en su posesión, no afecta en nada las cuestiones sobre propiedad o
sobre mejor derecho de poseer.
Artos. 897 inc. 1º-1464-1465-1466-1773 C.
B.J. 1532-3752-4673-4853-4854 Cons. III-4966-5017 Cons. III.

Arto. 1780.- El reintegro de la posesión en caso de despojo, no excluye el
ejercicio de las demás acciones de parte de todo legítimo poseedor.
Arto. 1663 Pr.

Arto. 1781.- El título putativo equivale a un título realmente existente, cuando
el poseedor tiene razones suficientes para creer en la existencia de un título a
su favor, o para extender su título a la cosa poseída.
Artos. 888-1302-1766-2073-2074-3339-3433-3494 C.

Arto. 1782.- La posesión pública en su origen, es reputada clandestina, cuando
el poseedor ha tomado precauciones para ocultar su continuación.
Artos. 894-896-1729 C.-, B.J. 11038 Cons. VIII

Arto. 1783.- Se deja de poseer una cosa desde que otro se apodere de ella con
ánimo de hacerla suya, menos en los casos que las leyes expresamente exceptúan.
Artos, 1727-Nº4-1729-1730-1785-1793-1794-1795 C.
B.J. 507. 10222 Cons. II-13140 (440)

Arto. 1784.- Si alguien pretendiéndose dueño se apodera violenta o
clandestinamente de un inmueble, cuyo poseedor no tenía título inscrito, el que
tenía la posesión la pierde.
Artos. 892-1730-1805 inc. 2º- 1 812 C.

Arto. 1785.- El que recupere legalmente la posesión pérdida se entenderá haberla
tenido durante todo el tiempo intermedio.
Artos. 926-929-1739-1783-1804 C.

Arto. 1786.- Son actos posesorios de cosas inmuebles : su cultivo, percepción de
frutos, su deslinde, la construcción o reparación que en ella se haga, y en
general, su ocupación de cualquier modo que se tenga, bastando hacerla en una de
sus partes.
Artos.1662-l765 C.; B.J. 3921-9657-9667-10593-11907 Cons II-14711-15560-16733
Cons. II-17394 -Cons. I 19909 Cons. I.

Arto. 1787.- La posesión se adquiere por medio de otras personas que hagan la
adquisición de la cosa con intención de adquirirla para el comitente. Esta
intención se supone desde que el representante no haya manifestado la intención
contraria por un acto anterior.
Artos. 879-1723-1724-1792-2485-2486-2487-2489 C.

Arto. 1788.- Aunque el representante manifieste la intención de tomar la
posesión para si, la posesión se adquiere para el comitente, cuando la voluntad
del que la trasmite ha sido que la posesión sea adquirida para el representado.
Artos. 879-880-1725-1726-1794 C.

Arto. 1789.- Para la adquisición de la posesión por medio de un tercero no es
preciso que la voluntad del mandante coincida con el acto material de su
representante.
Arto. 3375 C.

Arto. 1790.- La buena fe del representante que adquirió la posesión, no salva la
mala fe del representado ni la mala fe del representante excluye la buena fe del
representado.

Arto. 1791.- La posesión se adquiere por medio de un tercero que no sea
mandatario para tomarla, desde que el acto sea ratificado por la persona para
quien se tomó. la ratificación retrotrae la posesión adquirida al día en que fue
tomada por el gestor oficioso.
Artos. 1787-2488-2489-3374-3375 C.

Arto. 1792.- La posesión se conserva, no sólo por el poseedor mismo, sino por
medio de otra persona, sea en virtud de un mandato especial, sea que la persona
obre como representante legal de aquel por quien posee.
Artos. 1723-1724-1787-1789-1794-1800-3517 C.

Arto. 1793.- La posesión subsiste aun cuando el que poseía a nombre del
poseedor, manifestare la voluntad de poseer a nombre suyo, o aunque el
representante del poseedor abandonare la cosa o falleciere, o éste o su
representante llegare a ser incapaz de adquirir una posesión.
Artos. 879-880-1783-1787-1788-1795-1805 C.; B.J. 11936

Arto. 1794.- La posesión de una cosa no sólo se conserva por medio de los que la
tienen a nombre del poseedor, sino también por aquella que la tienen a nombre de
éstos, aunque los reputen verdaderos poseedores y tuvieren la intención de
conservar la posesión para ellos.
Artos. 880-1788-1792-1900-2836-3426-3517-3906 C.

Arto. 1795.- Cuando aquel por medio del cual se tiene la posesión, muere, la
posesión se continua por medio del heredero, aunque éste creyere que la
propiedad y la posesión pertenecían a su autor.
Artos. 880-1452-1453-1454-1731-1783-1793 C.; B.J. 11358 Cons. IV-16907 Cons. IV.

Arto. 1796.- Las acciones posesorias solamente pueden corresponder a los

poseedores de inmuebles, y tienen el único objeto de obtener la restitución de
la posesión o la mantención de la posesión en su plenitud y libertad.
Artos. 1488-1721-1731-1768-1810-1812-3750 C.; 1650 Pr.

Arto. 1797.- Las cosas muebles no pueden ser objeto de la acción de despojo,
sino cuando el poseedor fuere despojado de ella junto con el inmueble. Al
despojado de cosas muebles corresponde únicamente la acción civil de hurto u
otras semejantes, haya o no precedido la acción criminal.
Artos. 1450-1452-1721-1763-1768-2362 C.; 427 Pr.; 4849-613 Inc.; 28 y sigts. Pn.

Arto. 1798.- El copropietario del inmueble puede ejercer las acciones posesorias
sin necesidad del concurso de los otros copropietarios, y aun puede ejercerlas
contra cualquiera de estos últimos, que turbándole en el goce común, manifestare
pretensiones a un derecho exclusivo sobre el inmueble.
Artos . 881-1301-1346-1356-1437-1695-1711-1762-1765-1767 ;1515-2112-Pr.
B.J. 2565 Cons. IV-2869 Cons. III-3764-4958-5963-7076 Cons. III-7153 Cons. V-
9176 Cons.I.
10206 Cons. II-13135 (435) 13587-13746 Cons. I-13987-14449 Cons.
IV-14731-15348-16885.

Arto. 1799.- Será considerado cómplice del despojante, quien sabiendo el
despojo, obtuvo el inmueble usurpado; pero no el tercer poseedor del inmueble
que no lo hubo inmediatamente del despojante, aunque lo obtuviere de mala fe,
sabiendo el despojo sufrido por el poseedor.

Arto. 1800.- Se llama mera tenencia la que se ejerce sobre una cosa, no como
dueño, sino en lugar o a nombre del dueño. El acreedor prendario, el secuestre,
el usufructuario, el usuario, el que tiene derecho de habitación, son meros
tenedores de la cosa empeñada, secuestrada, o cuyo usufructo, uso o habitación
les pertenece.
Artos. 880-1794-1812-2836-3426-3446 inc. 2º -517-3518-3737-3750 C.
Lo dicho se aplica generalmente a todo el que tiene una cosa reconociendo
dominio ajeno.
Artos. 897 inc. 3º -1313-1715-1810-2680 inc. 21-3740 C.
B.J. 92 Cons. II-5521 Cons. II-13865 Cons. I-13985.

. Arto. 1801.- El simple lapso no muda la mera tenencia en posesión.
Artos. 879-880-1715 C.; B.J. 5521 Cons. II-13865 Cons. I-17106-17106

Arto. 1802.- Podrá agregarse a la posesión propia la de una serie no
interrumpida de antecesores.
Artos. 881 inc. 2º 886-926-1255-1731 C.
B.J. 235 Cons. II-7413 Cons. III- 9819-11358 Cons. IV-16907 Cons. IV.

Arto. 1803.- Cada uno de los participes de una cosa que se poseía proindiviso,
se entenderá haber poseído exclusivamente la parte que por la división le
cupiere, durante todo el tiempo que duró la indivisión.
Artos. 881-882-1389-1767 C.; B.J. 254 Cons. II-735 Cons. IV-3764 Cons. III-7153
Cons. V.
Podrá, pues, añadir este tiempo al de su posesión exclusive, y las enajenaciones
que haya hecho por si solo de la cosa común, y los derechos reales con que la
haya gravado, subsistirán sobre dicha parte, si hubiere sido comprendida en la
enajenación o gravamen. Pero si lo enajenado o gravado se extendiere a más, no
subsistirá la enajenación o gravamen contra la voluntad de los respectivos
adjudicatarios.
Artos. 1155-1700-1713-2569-2570-3802 C.; 1554 Pr.;
B.J. 2391 Cons. II. 11358 Cons. IV-11414-12500-13754 Cons. IV. 19877 Cons. II.

Arto. 1804.- Si alguien prueba haber poseído anteriormente y posee actualmente,

se presume la posesión en el tiempo intermedio.
B.J. 3628-3764 Cons. III-3767-9954-11358 Cons. IV-17232-19909 Cons. V.

Arto. 1805.- Si el que tiene la cosa en lugar y a nombre de otro, la usurpa
dándose por el dueño de ella , no se pierde por una parte la posesión ni se
adquiere por otra a menos que el usurpador enajene a su propio nombre la cosa.
En este caso la persona a quien se enajena adquiere la posesión de la cosa y
pone fin a la posesión anterior.
Artos. 880-1727-Nº 4º -1793-1794-1795-2568 C;
Con todo, si el que tiene la cosa en lugar y a nombre de un poseedor inscrito,
se da por dueño de ella y la enajena, no se pierde por una parte la posesión ni
se adquiere por otra, sin la competente inscripción.
Artos. 879-880-1452-1457-1730-1784-1793-1806-1811-2568 C.

. Arto. 1806.- La acción de Conservación y de restitución en la posesión pueden
intentarse por el perturbado o despojado, o por sus herederos y representantes
no sólo contra el despojante, sino también contra sus herederos y
representantes, o contra tercero, a quien se hubiere transferido la cosa por
cualquier título.
Artos. 897 inc. I 898-1737-1799-1805-1809-1811 C.; B.J. 1827 Cons. IV. 10083.

Arto. 1807.- La acción de conservación prescribe al año., contado desde el hecho
que la dió origen, y la de restitución en el mismo tiempo, contando desde el
hecho del desposeído o desde que de él tuvo noticias el interesado. en caso de
haberse practicado clandestinamente.
Arto. 897-1727 Nº 4-1728-1735-1736-1737-1778-1782 C.; 1654-1657 Pr.,, B.J.
507-17828.

Arto. 1808.- El demandado vencido en el juicio posesorio, no puede comenzar el
juicio petitorio, sino después de haber satisfecho plenamente las condenaciones
pronunciadas contra él.
Arto,-. 1469-1812 inc. 3ºC ;. 1652-1653-1663 Pr

Arto. 1809.- El heredero tiene y está sujeto a las mismas acciones posesorias
que tendría y a que estaría sujeto su causante si viviere.
,Artos. 1731-1806 C, ; 1652 Pr.

Arto. 1810.- El secuestre de inmuebles, el arrendatario de terrenos nacionales,
ejidales o de comunidad, el usufructuario, el usuario y el que tiene derecho de
habitación y el acreedor anticresista, son hábiles para ejercer por si las
acciones y excepciones posesorias, dirigidas a conservar o recuperar el goce de
sus respectivos derechos, aun contra el propietario El propietario es obligado a
auxiliarlos contra todo turbador o usurpador extraño, siendo requerido al
efecto.
Artos. 1447.1488, 1501, 1796, 1800. 2830,28367 2881, 3492, 3518,3750.,3906 inc.
3ºC. B.J. 9819-1037Cons. II-12673-16173-16725-18101-18846-513/1963.
Las sentencias obtenidas contra el secuestre, el arrendatario, el usufructuario,
el usuario o el que tiene derecho de habitación, obligan al propietario ; menos
si se tratare de la posesión del dominio de la finca o de derechos anexos a é1:
en este caso no valdrá la sentencia contra el propietario que no haya
intervenido en el juicio.
Artos. 526-2358-2361-2836-2881 C.

Arto. 1811.- La acción para la restitución puede dirigirse no sólo contra el
usurpador, sino contra toda persona, cuya posesión se derive del usurpador por
cualquier título.
Artos. 1441-1452-1805-1906 C.
Pero no serán obligados a la indemnización de perjuicios, sino el usurpador
mismo o el tercero de mala fe y habiendo varias personas obligadas todas lo
serán in solidum.
Artos. 2460-2510 C.

Arto. 1812.- Todo el que violentamente ha sido despojado, sea de la posesión,
sea de la mera tenencia, y que por poseer a nombre de otro, o por no haber
poseído bastante tiempo, o por otra causa cualquiera, no pudiere entablar acción
posesoria, tendrá sin embargo derecho para que se restablezcan las cosas al
estado en que antes se hallaban, sino que para esto necesite probar más que el
despojo violento, ni se le pueda objetar clandestinidad o despojo anterior. Este
derecho prescribe en seis meses, y la acción no puede intentarse contra el
verdadero dueño conforme el artículo 1784.
Restablecidas las cosas y asegurado el resarcimiento de daños, podrán intentarse
por una u otra parte las acciones posesorias o las otras que correspondan.
Artos. 1778-1808 C. 16511 Pr.
El despojante no será oído en juicio mientras que la restitución no se haya
efectuado.
Artos, 1735-1736-1738-1808-2772 C.; 1661 y sigts. Pr.
B.J. 25 10 Cons II-6307-6996-7204-8284-8932-10368-132.

Capítulo II

Casos especiales

Arto. 1813.- El que tema que una nueva obra que se trata de construir sobre
terreno propio o ajeno, cause perjuicio a un inmueble, o a un derecho real o a
otro objeto por é1 mismo poseído puede denunciar al Juez la obra nueva, siempre
que ésta no esté terminada o no haya transcurrido un año, desde que empezó a
construirse.
Artos. 1829 C. ; 1664 Pr.
Se entiende también como obra nueva la tala de bosques, cortes de madera, y el
hecho de elevar una pared contra lo convenido con el dueño del predio colindante
o lo establecido por las leyes.
Artos. 1675-1679 C.-, 1669 Pr.
Pero no tendrá el derecho de denunciar con este fin las obras necesarias para
precaver la ruina de un edificio, acueducto, canal. puente, acequia. etc.. con
tal que en lo que puedan incomodarle se reduzcan a lo estrictamente necesario. y
que. terminadas, se restituyan las cosas al estado anterior a costa del dueño de
las obras.
Artos. 1562 .-1600-1613-1635 C.
Tampoco tendrá derecho para embarazar los trabajos conducentes a mantener la
debida limpieza en los caminos, acequias, cañerías etc.

Arto. 1814.- Son obras nuevas denunciables las que construidas en el predio
sirviente embarazan el goce de una servidumbre constituida en él.
Son igualmente denunciables las construcciones que se trate de sustentar en
edificio ajeno. que no sea objeto de tal servidumbre.
Artos. 1648-1676 C.
Se declara especialmente denunciable toda obra voladiza que atraviese el plano
vertical de la línea divisoria de dos predios, aunque no se apoye sobre el
predio ajeno, ni de vista. ni vierta aguas lluvias sobre él.
Se exceptúa el caso del artículo 1676 fracción 2a. B,J. 13 50-4128 Cons. II.

Arto. 1815.- El juez a solicitud de parte, suspenderá la nueva previa fianza
apud acta suficiente, que el denunciante de la obra por los perjuicios causados
por la suspensión si en definitiva se juzga infundada la oposición.
Artos.1664-Pr. B.J 746-791.

Arto. 1816.- El que tema que un edificio cualquiera, un árbol u otro objeto,
amenace peligro grave a un predio o a un objeto por él mismo poseído, tiene
derecho a denunciarlo al Juez, y de obtener que se mande al dueño de tal
edificio derribarlo o que si admite reparación, la haga inmediatamente.

Si el querellado no procediere a cumplir el fallo judicial, se derribará el
edificio, o se hará la reparación a su costa.
Artos. 1656-1683-1684-2514 C. ; 1671 Pr.

Arto. 1817.- En el caso de hacerse por otro que el querellado la reparación de
que habla el artículo precedente, el que se encargue de hacerla, conservará la
forma y dimensiones del antiguo edificio en todas sus partes; salvo si fuere
necesario alterarlas para precaver el peligro.
Las alteraciones se ajustarán a la voluntad del dueño del edificio, en cuanto
sean compatibles con el objeto de la querella.

Arto. 1818.- Si notificada la querella cayere el edificio o el árbol por efecto
de su mala condición, el propietario indemnizará de todo perjuicio a los vecinos
pero si cayere por caso fortuito como avenida rayo o terremoto, no habrá lugar a
indemnización, a menos de probarse que el caso fortuito, sin el mal estado del
edificio, no lo hubiera derribado.
No habrá lugar a indemnización si no hubiere precedido notificación de la
querella.
Artos. 1829-1859-1864-2166 inc. 3º C.

Arto. 1819.- Si se hubieren estacadas , paredes u otras labores que tuerzan la
dirección de las aguas Corrientes, de manera que se derramen sobre el suelo
ajeno, o estancándose lo humedezcan o priven de su beneficio a los predios que
tienen derecho de aprovecharse de ellas mandará el Juez, a petición de los
interesados, que las tales obras se deshagan o modifiquen y se resarzan los
perjuicios.
Arto. 1680 Pr.; B.J. 14542-16955-16949.

Arto. 1820.- Lo dispuesto en el artículo precedente, se aplica no sólo a obras
nuevas, sino a las ya hechas, mientras no haya transcurrido tiempo bastante para
constituir un derecho de servidumbre.
Pero ninguna prescripción se admitirá contra las obras que corrompan el aire y
lo hagan conocidamente dañoso.
Artos. 1565-1569-1570 C. ; 1630 Pr.; B.J. 16855.

Arto. 1821.- El que hace obras para impedir la entrada de aguas que no es
obligado a recibir, no es responsable de los daños que, atajadas de esa manera y
sin intención de ocasionarlos, puedan causar en las tierras o edificio ajenos.
Artos. 1584- 1 5 85 – 1676 C.

Arto. 1822.- Si corriendo el agua por una heredad se estancare o torciere su
curso embarazada por el cieno, piedras., palos u otras materias que acarrea y
deposita. Los dueños de las heredades en que esta alteración del curso del agua
cause perjuicio, tendrá derecho para obligar al dueño de la heredad en que ha
sobrevenido el embarazo, a removerlo. o les permita a ellos hacerlo, de manera
que se restituyan las cosas al estado anterior.
El costo de la limpia o desembarazo repartirá entre los dueños de todos los
predios a prorrata del beneficio que reporten del agua.
Artos. 1586-1587 C. ; 1680 Pr.

Arto. 1823,- Siempre que las aguas de que se sirve un predio, por negligencia
del dueño en darles salida sin daño de su vecinos, se derramen sobre otro
predio, el dueño de éste tendrá derecho para que se le resarza el perjuicio
sufrido, y para que. en caso de reincidencia, se le pague el doble de lo que el
perjuicio importare.
Arto. 1584 C.

Arto. 1824.- Siempre que haya de prohibirse, destruirse o enmendarse una obra
perteneciente a muchos puede intentarse la denuncia o querella contra todos
juntos o contra cualquiera de ellos pero la indemnización a que por los años
recibidas hubiere lugar se repartirá entre todos por igual, sin perjuicio de que

los gravados con indemnización la dividan entre si a prorrata de la parte que
tenga cada uno en la obra.
Artos. 1693-1697-1975-1990 inc. 2º-2510-2515 C.
Y si el daño sufrido o temido perteneciere a muchos, cada uno tendrá derecho
para intentar la denuncia o querella por si solo, en cuanto se dirija a la
prohibición destrucción o enmienda de la obra; pero ninguna podrá pedir
indemnización, sino por el daño que é1 mismo haya sufrido a menos que legitime
su personería relativa a los otros.
Artos. 1798-1975-C. ; 2112 Pr.

Arto. 1825.- Las acciones concedida, en éste Capítulo no tendrán lugar contra el
ejercicio de servidumbre legítimamente constituida.
Arto 1738 C.

Arto. 1826.- Cuando la obra nueva, o el mal estado del edificio, construcción o
daño, pueda perjudicar alguna cosa pública o sea una amenaza para los
transeúntes, la Municipalidad y cualquiera persona del pueblo puede constituirse
demandante como si se tratare de defender su propiedad o posesión, sin perjuicio
de las medidas de policía a que diere lugar conforme a la Ley.
Artos. 13-334 Nº 5-395 Nº 3-938-399 C.; B.J. 12926 (225).

Arto. 1927.- En caso de obras nuevas suspendida, los interesados harán ventilar
sus derechos en juicios sumarios, y en éste, el Juez puede, según las
circunstancias, o decretar la demolición de la obra o permitir que se mantenga y
concluya con la obligación de indemnizar daños y perjuicios y pagar las costas
de denunciante.
Artos. 1666-1667 Pr.

Arto. 1828.- Las acciones municipal o popular se entenderán sin perjuicio de las
que competen a los inmediatos interesados.
Arto. 1826 C.

Arto. 1829.- Las acciones concedidas en este, Capítulo para la indemnización de
un daño sufrido, quedan prescritas al cabo de un año completo.
Arto. 1670 Pr.
Si dirigidas a precaver un daño, no se prescriben mientras hay justo motivo de
temerlo.
Artos. 924-1820 inc, 2ºC.
Si la dirigida contra una obra nueva no se instaurare dentro del año, los
demandados serán amparados en su posesión interina, y el denunciante podrá
ejercitar su derecho solamente en la vía ordinaria; pero ni aun esta acción
tendrá lugar cuando según las reglas dadas para la servidumbre, haya prescrito
su derecho.

Arto. 1830.- Obligación es la relación jurídica que resulta de la ley o de dos o
más voluntades concertadas, por virtud de la cual puede una persona ser
compelida por otra a dar alguna cosa, a prestar un servicio o a no hacer algo.
Arto. 2435 C.

Arto. 1831.- Las obligaciones nacen de la ley o de un hecho obligatorio que
puede ser lícito o ilícito.
Es hecho obligatorio lícito el contrato y el cuasicontrato.
Es hecho obligatorio ilícito, el delito y el cuasidelito.
Las obligaciones que nacen de la ley, se expresan en ella.
Artos. 1835, 1837, 2435, 2506, 2509 C.

Arto. 1832.- Para la validez de una obligación son esencial-mente
indispensables:

1º Consentimiento de los que se obligan.
2º Objeto a cosa cierta y posible que sirva de materia a la obligación.

Artos. 1872, 1873, 1874, 2201-nº 1, 2436, 2447, 2473 C.

Arto. 1833.- La capacidad para obligarse se presume siempre, mientras no se
prueben los hechos o circunstancias por los cuales niegue la ley esa capacidad.
Artos. 7, 8, 2471, 2472 C.

Arto. 1834.- Es ineficaz la obligación cuyo objeto no pueda reducirse a un valor
exigible, o no esté determinado ni pueda determinarse.
Artos. 2475, 2478, 3660, 3662 C.

Arto. 1835.- Las obligaciones derivadas de la ley no se presumen. Sólo son
exigibles las expresamente determinadas en este Código o en las leyes
especiales, y se regirán por los preceptos de la ley que las hubiere
establecido, y en los que ésta no hubiere previsto, por las disposiciones del
presente Libro.
Arto. 1831 C.

Arto. 1836.- Las obligaciones que nacen de los contratos, tienen fuerza de ley
entre las partes contratantes, y deben cumplirse al tenor de los mismos.
Artos. 2439, 2479 C.; B.J. pág. 2811 Cons. IV.

Arto. 1837.- Las obligaciones civiles que nacen de los delitos o faltas, se
regirán por las disposiciones del Código Penal.
Artos. 2520 C.; 34 y sigts. C.

Arto. 1838.- Las que derivan de actos u omisiones en que intervenga culpa o
negligencia no penadas por la ley, quedarán sometidas a las disposiciones del
Título VIII Capítulo único. Artos. 2509 y sigts. C.

Capítulo II

De las Obligaciones civiles y de las naturales.

Arto. 1839.- Las obligaciones civiles son aquellas que dan derecho para exigir
su cumplimiento.

Arto. 1840.- Las obligaciones naturales no confieren derechos para exigir su
cumplimiento; pero cumplidas, autorizan para retener lo que se ha recibido en
razón de ellas.
Artos. 93, 2070, 2071, 2472 inc. 2º C.

Tales son :

1º Las contraídas por personas que teniendo suficiente juicio y discernimiento,
son, sin embargo, incapaces de obligarse, según las leyes, como los menores
adultos, no declarados mayores.
Artos 9, 2212, 2472 incs. 2º y 3º C.
2º Las obligaciones civiles extinguidas por la prescripción.
3º Las que proceden de actos a que faltan las solemnidades que la ley exige para
que produzcan efectos civiles, como la de pagar un legado, impuesto por un
testamento que no se ha otorgado en la forma debida.
Arto. 93 C.
4º Las que no han sido reconocidas en juicio por falta de prueba. Artos. 3610,
3612, 3618 y sigts. C. Para que no pueda pedirse la restitución en virtud de
estas cuatro clases de obligaciones, es necesario que el pago se haya hecho
voluntariamente por el que tenía la libre administración de sus bienes.
Artos. 1200, 2012, 2025, 2070, 2071, 3403, 3618 C.

Arto. 1841.- Las obligaciones civiles contraídas en satisfacción de una natural,

se regirán, en el fondo y en la forma, por las reglas provinientes de título
oneroso.
Artos. 2780, 2781, 3388, 3612 C.; B.J. pág. 544.

Arto. 1842.- La sentencia judicial que rechaza la acción intentada contra el
naturalmente obligado, no extingue la obligación natural.

Arto. 1843.- La ejecución parcial de una obligación natural no le da el carácter
de obligación civil; tampoco el acreedor puede reclamar el pago de lo restante
de la obligación.
Artos. 874, 2206 C.

Arto. 1844.- Las fianzas, hipotecas, prendas y cláusulas penales, constituidas
por terceros para seguridad de las obligaciones naturales, son válidas, pudiendo
pedirse el cumplimiento de estas obligaciones accesorias.
Artos. 1877, 2001, 2472 inc. 2º, 3612, 3657, 3663, 3673, 3797, 3798 C.

Capítulo III

De la naturaleza y efectos de las obligaciones

Arto. 1845.- El obligado a dar alguna cosa lo está también a conservarla con la
diligencia propia de un buen padre de familia.
Artos. 1135, 1136, 1847, 1863, 2066, 2164, 2174, 2175, 2494 C.

Arto. 1846.- El acreedor tiene derecho a los frutos de la cosa desde que nace la
obligación de entregarla.
Artos. 2495, 2540, 2574, 2579, 2583, 2584, 2591, 3392, 3493 C.; B.J. pág. 378.

Arto. 1847.- Cuando lo que deba entregarse sea una cosa determinada, el
acreedor, independientemente del derecho que le otorga el artículo 1860, puede
compeler al deudor a que realice la entrega.
Si la cosa fuere indeterminada o genérica, podrá pedir que se cumpla la
obligación a expensas del deudor.
Si el obligado se constituye en mora, o se halla comprometido a entregar una
misma cosa a dos o más personas diversas, serán de su cuenta los casos fortuitos
hasta que se realize la entrega.
Artos. 1138, 1834, 1881, 1910, 1911, 1922, 2020, 2026, 2164, 2166, 2175, 2495,
2575 inc 3º-2579 C.

Arto. 1848.- La obligación de dar cosa determinada comprende la de entregar
todos sus accesorios, aunque no hayan sido mencionados.
Artos. 621, 1124, 1877, 2494, 2584 C.

Arto. 1849.- Si el obligado a hacer alguna cosa no la hiciere, se mandará
ejecutar a su costo. Esto mismo se observará si la hiciera contraviniendo al
tenor de la obligación. Además podrá decretarse que se deshaga lo mal hecho.
Artos. 819, 820, 1853, 1858, 2527 C.; 513, 516, 1513 Pr.

Arto. 1850.- El hecho podrá ser ejecutado por otro a no ser que la persona del
deudor hubiere sido elegida para hacerlo por su industria, arte o cualidades
personales. En este caso podrá ser obligado por la vía de apremio.
Artos. 152 inc. 3º, 819, 820, 827, 2013, 2521 nº 4, 2523, 3062 C.; 513, 1827
Pr.;

Arto. 1851.- Si el hecho resultare imposible sin culpa del deudor, la obligación
quedará extinguida para ambas partes, y el deudor debe devolver al acreedor lo
que por razón de ella hubiere recibido.
Artos. 1864, 1880, 2164, 2174 inc. 2º-3063-3066 inc. 2º-3069 C.

Arto. 1852.- Si la imposibilidad fuere por culpa del deudor, estará éste
obligado a satisfacer al acreedor los perjuicios e intereses.
Artos. 1860, 2166, 2169 C.

Arto. 1853.- Si el hecho pudiere ser ejecutado por otro, el acreedor podrá ser
autorizado a ejecutarlo por cuenta del deudor, por sí o por un tercero, o
solicitar los perjuicios e intereses por la inejecución de la obligación.
Artos. 1849-2013-3228-3233 C.; 1830 Pr.

Arto. 1854.- El deudor no puede exonerarse del cumplimiento de la obligación
ofreciendo satisfacer los perjuicios e intereses.
Artos. 1118 inc. 1º-1990, 2019, 2166, 3405, 3560 C.

Arto. 1855.- Si la obligación fuere de no hacer y la omisión del hecho resultare
imposible sin culpa del deudor, o si éste hubiere sido obligado a ejecutarlo, la
obligación se extingue como en el caso del artículo 1851.
Artos. 2164, 2174 inc. 2º C.

Arto. 1856.- Si el hecho fuere ejecutado por culpa del deudor, el acreedor
tendrá derecho a exigir que se destruya lo que se hubiere hecho o a que se le
autorice para destruirlo a costa del deudor.
Artos. 813, 819, 820, 1858, 2883 C.

Arto. 1857.- Si no fuere posible destruir lo que se hubiere hecho, el acreedor
tendrá derecho a pedir los perjuicios e intereses que le trajere la ejecución
del hecho.
Arto. 519 Pr.

Arto. 1858.- Lo dispuesto en el párrafo segundo del artículo 1849 se observará
también cuando la obligación consiste en no hacer y el deudor ejecutare lo que
le había sido prohibido.
Artos. 1856 C.; 515, 518 Pr.

Arto. 1859.- Incurren en mora los obligados a entregar o a hacer alguna cosa,
desde que el acreedor les exija judicial o extrajudicialmente el cumplimiento de
su obligación.
Arto. 2685 nº 2 C.
No será sin embargo necesaria la intimación del acreedor para que la mora
exista:

1º Cuando la obligación o la ley lo declaran así expresamente.
Artos. 442, 448, 449, 491, 1512, 1514, 1517, 1522, 1934, 2061, 2073, 2090, 2670,
inc. 2, 2685 nº 2, 3231, 3232, 3319, 3337 nº 4, 3411 inc. 3º, 3430, 3468, 3705
nº 2 C.
2º Cuando de su naturaleza y circunstancias resulte que la designación de la
época en que había de entregarse la cosa o hacerse el servicio, fue motivo
determinante para establecer la obligación.
B.J. págs. 7-23-516 Cons. XI-2539.
En las obligaciones recíprocas ninguno de los obligados incurre en mora si el
otro no cumple o no se allana a cumplir debidamente lo que le incumbe. Desde que
uno de los obligados cumple, empieza la mora para el otro.
Artos. 1426, 1885, 2213, 2593, 2594 C.; B.J. págs. 438 Cons. II-5639.

Arto. 1860.- Quedan sujetos a la indemnización de los baños y perjuicios
causados, los que en el cumplimiento de sus obligaciones incurren en dolo,
negligencia o morosidad, y los que de cualquier modo contravinieren el tenor de
aquellas.
Artos. 2007-3394 C.; B.J. pág. 4620.

Arto. 1861.- La responsabilidad procedente del dolo es exigible en todas las

obligaciones. La renuncia de la acción para hacerla efectiva, es nula.
Artos. 2461, 2469, 2470, 2603, 2631, 2856, 3620 C.

Arto. 1862.- La responsabilidad que proceda de negligencia es igualmente
exigible en el cumplimiento de toda clase de obligaciones; pero podrá moderarse
por los tribunales según los casos.
Arts. 2002, 3389 C.

Arto. 1863.- La culpa o negligencia del deudor consiste en la omisión de aquella
diligencia que exija la naturaleza de la obligación y corresponda a las
circunstancias de las personas, del tiempo y del lugar. Cuando la obligación no
exprese la diligencia que ha de prestarse en su cumplimiento, se exigirá la que
correspondería a un buen padre de familia.
Artos. 426, 485, 693, 1300, 1324, 1377, 1494, 1507, 2073 inc. 2º, 2166, 2494,
2822, 2860 inc. 2º, 2875, 3045, 3099 y sigts. 3238, 3309, 3389, 3427, 3430,
3448, 3461, 3572, 3747, 3756, 3913, 3923 C.

Arto. 1864.- Fuera de los casos expresamente mencionados en la ley, el deudor no
será responsable de los daños e intereses que se originen al acreedor por falta
de cumplimiento de la obligación, cuando éstos resultaren de caso fortuito o
fuerza mayor, a no ser que el deudor hubiere tomado a su cargo las consecuencias
del caso fortuito o fuerza mayor, o éste hubiere ocurrido por su culpa, o
hubiere ya sido aquel constituido en mora, que no fuere motivada por sucesos que
no hubieran podido preverse, o que, previstos, fueren inevitables.
Artos. 1509, 1747, 1818, 1847 inc. 3º, 1901, 1910, 1912, 2026, 2077, 2161, 2166,
2169, 2170, 2174, 2495, 2513 inc. 3º, 2838, 2915, 2916, 3099, 3149, 3154, 3165,
3168, 3317, 3332, 3381, 3387, 3389, 3430, 3462, 3508, 3556, 3571, 3572, 3757
inc. 1º C.

Arto. 1865.- La indemnización de daños y perjuicios comprende no sólo el valor
de la pérdida que haya sufrido, sino también el de la ganancia que haya dejado
de obtener el acreedor, salvas las disposiciones contenidas en los artículos
siguientes.

Arto. 1866.- Los daños y perjuicios de que responde el deudor de buena fe son
los previstos o que se hayan podido prever al tiempo de constituirse la
obligación y que sean consecuencia necesaria de su falta de cumplimiento.
En caso de dolo responderá el deudor de todos los que conocidamente se deriven
de la falta de cumplimiento de la obligación.
Artos. 1876, 2623 C.; B.J. págs. 1606 Cons. III-4991.

Arto. 1867.- Si la obligación consistiere en el pago de una cantidad de dinero,
y el deudor incurriere en mora, la indemnización de daños y perjuicios, no
habiendo pacto en contrario, consistirá en el pago de los intereses convenidos;
y, a falta de convenio, en el interés legal.
Mientras no se fije otro por la ley, se considerará como legal el interés del
nueve por ciento del año.
Artos. 3231-3232-3337 nº 4-3400, 3401, 3402, 3411, 3705 C.; B.J. pág. 6, 23,
787, 1385, 2396 Cons. III, 2539, 3995, 4159, 5355, 5639, 6863 Cons. IV.

Arto. 1868.- Los intereses vencidos devengan el interés legal desde que son
judicialmente reclamados, aunque la obligación haya guardado silencio sobre
estos puntos.
En los negocios comerciales se estará a lo que dispone el Código de Comercio.
Los montes de piedad, cajas de ahorros e instituciones bancarias, se regirán por
sus reglamentos especiales; y en su defecto, por las presentes disposiciones.
Arto. 3414 C.; 494 C.C.;
B.J. págs. 2197 Cons. III-4469-5289 Cons. II-6863 Cons. IV.

Arto. 1869.- El recibo del capital por el acreedor, sin reserva alguna respecto
a los intereses, extingue la obligación del deudor en cuanto a éstos.

El recibo del último plazo de un débito, cuando el acreedor tampoco hiciere
reservas, extinguirá la obligación en cuanto a los plazos anteriores.
Artos. 2008, 2029, 2051, 2125, 2126, 3413, 3415 C.; B.J. pág. 5955.

Arto. 1870.- Los acreedores, después de haber perseguido los bienes de que éste
en posesión el deudor , para realizar cuanto se les deba, pueden ejercitar todas
las acciones y derechos de éste con el mismo fin, exceptuando los que sean
inherentes a su persona: pueden también impugnar los actos que el deudor haya
realizado en fraude de sus derechos.
Artos. 635, 877, 1164, 1247, 1265, 1349, 1374, 1430, 1432, 1455, 1477, 1545,
1549, 1557, 1701, 1706, 1891, 1931, 2226 y sigts.-2241 inc. 3º, 2335, 2484,
2493, 2694, 2704, 2762 inc. 2º, 2809, 2956, 3067, 3327, 3433 C.; 1708 Pr.;
B.J. pág. 5232

Arto. 1871.- Todos los derechos adquiridos en virtud de una obligación son
transmisibles con sujeción a las leyes, si no se hubiere pactado lo contrario.
Artos. 1139, 1903, 2084 nº 9, 2439, 2484, 2565, 2674, 2734 C.

Arto. 1872.- Aunque la causa no esté expresada en la obligación, se presume que
existe, y es lícita, mientras el deudor no pruebe lo contrario.
Artos. 961, 2069, 2222 C.; B.J. pág. 3949.

Arto. 1873.- La obligación será válida, aunque la causa expresada en ella sea
falsa.
Artos. 961-2069-2220-2222-3613 C.; B.J. págs. 229-231-3949.

Arto. 1874.- La obligación fundada en una causa ilícita es de ningún efecto. La
causa es ilícita cuando es contraria a las leyes, a las buenas costumbres y al
orden público.
Artos. 962, 1832, 1880, 2079, 2437, 2473, inc. 3º, 2478 C.; B.J. págs. 148 Cons.
III-1421.

Arto. 1875.- Si en la obligación se hubiere estipulado alguna ventaja en favor
de un tercero, éste podrá exigir el cumplimiento de la obligación, si la hubiere
aceptado y hécholo saber al obligado antes de ser revocada.
Artos. 2439, 2440, 2450 y sigts. 2489 y sigts. C.

Arto. 1876.- Aún cuando la inejecución de la obligación resulte del dolo del
deudor, los daños e intereses comprenderán sólo los que han sido ocasionados por
él, y no los que el acreedor ha sufrido en sus otros bienes.
Artos. 1866 inc. 2º, 2623, 2880, 3381 C.; B.J. págs. 487, 4991.

Arto. 1877.- Extinguida la obligación principal, queda extinguida la obligación
accesoria; pero la extinción de la obligación accesoria no envuelve la de la
obligación principal, salvo lo dispuesto para las obligaciones naturales.
Artos. 884, 904, 1844, 1986, 2000, 2045, 2065, 2106, 2109 inc. 2º, 2128, 2131,
2137, 2145, 2159, 2196, 3657, 3673, 3722, 3862 C.; B.J. pág. 986 Cons. II.

Capítulo IV

De las obligaciones condicionales.

Arto. 1878.- La obligación es condicional cuando su existencia o resolución
dependa de un acontecimiento futuro e incierto.
Es suspensiva la condición que hace depender la obligación de un acontecimiento
futuro e incierto.
Es resolutoria cuando verificándose repone las cosas en el estado que tenían,
como si la obligación no se hubiere contraído.
Artos. 1087 C.; B.J. pág. 438, 1877 Cons. II

Arto. 1879.- La condición es casual cuando depende enteramente del acaso.
Es potestativa cuando depende de la voluntad de una de las partes, y mixta
cuando depende a un mismo tiempo de la voluntad de una de las partes
contrayentes y de la voluntad de un tercero o del acaso.

Arto. 1880.- Toda condición imposible, y las contrarias a las leyes o buenas
costumbres, se tienen por no puestas.
Artos. 950, 959, 1104, 1874, 2079, 2437, 2474, 2475, 2476, 2478, 2479, 2784 C.

Arto. 1881.- La obligación contraída bajo una condición que la hace depender de
la pura voluntad de aquel que se ha obligado, es nula.
Artos. 951, 2438, 2499, 2537, 2539, 2542, 2581, 2675, 2784 C.; B.J. pág. 6264.

Arto. 1882.- Cuando la obligación se contrae bajo condición suspensiva, y antes
de su cumplimiento perece o se deteriora la cosa que forma su objeto, se
observarán las reglas siguientes:

1º Si la cosa perece enteramente sin culpa del deudor, la obligación se reputa
no contraída.
Artos. 1159, 1845, 1847 inc. 3º, 1863, 1864, 1865, 2164, 2166, 2495, 2579 C.
2º Si la cosa perece enteramente por culpa del deudor, éste queda obligado para
con el acreedor al pago de los daños.
Arto. 1883 C.
3º Si la cosa se deteriora sin culpa del deudor, el acreedor debe recibirla en
el estado de en que se encuentre, sin disminución del precio.
Artos. 2581, 2627 C.
4º Si la cosa se deteriora por culpa del deudor, el acreedor tiene el derecho de
resolver la obligación, o de exigir la cosa en el estado en que se encuentre,
además del pago de los daños.
Artos. 1885, 2627, 2680, 2681, 2692, 2693 C.

Arto. 1883.- La condición resolutoria no suspende la ejecución de la obligación.
Cumplida la condición resolutoria deberá restituirse lo que se hubiere recibido
bajo tal condición, a menos que ésta haya sido puesta en favor del acreedor
exclusivamente, en cuyo caso podrá éste, si quiere, renunciarla; pero será
obligado a declarar su determinación si el deudor lo exigiere.
Artos. 2945, 2946 C.

Arto. 1884.- Verificada una condición resolutoria no se deberán los frutos
percibidos en el tiempo intermedio, salvo que la ley, el testador, el donante o
los contratantes, según los varios casos, hayan dispuesto lo contrario.
Artos. 1743, 1748, 2211, 2218, 2664, 2680, 2681, 2691, 2692, 2791 C.

Arto. 1885.- La condición resolutoria va siempre implícita en los contratos
bilaterales para el caso de que uno de los contrayentes no cumpliere su
obligación.
En este caso, el contrato no se resuelve de pleno derecho. La parte respecto de
la cual no se ha ejecutado la obligación, tiene la elección, o de obligar a la
otra a la ejecución del contrato, si es posible, o de pedir su resolución además
del pago de los daños y perjuicios en ambos casos.
Artos. 1393, 1859, 2581, 2586, 2588, 2595, 2597, 2662, 2663, 2664, 2665, 2666,
2667, 2670, 2682, 2685, 2791, 2933 nº 1, 3069, 3128, 3291, 3646 C.; B.J. págs.
438 Cons. I-516 Cons. X-2539 Cons. II.

Arto. 1886.- Toda condición debe cumplirse de la manera que las partes han
querido o entendido verosímilmente que lo fuere.
Artos. 2195, 2496 C.

Arto. 1887.- Cuando una obligación se ha contraído bajo la condición de que un
acontecimiento suceda en un tiempo determinado, esta condición se tiene por no

cumplida, si el tiempo ha expirado sin que el acontecimiento se haya efectuado.
Si no se ha fijado plazo, la condición puede ser cumplida en cualquier tiempo, y
no se tiene por no cumplida, sino cuando es cierto que el acontecimiento no
sucederá.
Artos. 952, 953 C.

Arto. 1888.- Cuando se ha contraído una obligación bajo la condición de que no
suceda un acontecimiento en un tiempo dado, la condición se juzgará cumplida,
cuando ha expirado este tiempo sin que el acontecimiento suceda; se juzga
igualmente cumplida, si antes del término es cierto que el acontecimiento no
debe tener efecto; y si no se ha fijado tiempo no se tiene por cumplida, sino
cuando es cierto que el aconte-cimiento no ha de cumplirse.
Artos. 952, 953 C.

Arto. 1889.- La condición se tiene por cumplida cuando el obligado bajo esa
condición, impide su cumplimiento.
Arts. 960, 1864, 2164 C.; B.J. pág. 6983.

Arto. 1890.- Cumplida la condición, se retrotrae al día en que la obligación ha
sido contraído. Si el acreedor muere antes del cumplimiento de la condición, sus
derechos pasan a sus herederos.
Artos. 1091 inc. 2º, 1155, 1895, 3794 C.; B.J. pág. 5367.

Arto. 1891.- El acreedor puede antes del cumplimiento de la condición, ejecutar
todos los actos que tiendan a conservar sus derechos.
Artos. 1091, 1132 inc. 2º, 1469, 1870, 2680 nº 1, 3834, 3835 C.

Arto. 1892.- No puede exigirse el cumplimiento de la obligación condicional,
sino verificada la condición totalmente.
Todo lo que se hubiere pagado antes de efectuarse la condición suspensiva, podrá
repetirse mientras no se hubiere cumplido.
Artos. 1354, 1898, 2079, 2089, 2695, 3403 C.

Arto. 1893.- Si el que debe una cosa mueble a plazo, o bajo condición suspensiva
o resolutoria, la enajena, no habrá derecho de reivindicarla contra terceros
poseedores de buena fe.
Artos. 1441, 1763, 1768, 1796, 1797, 2075, 2665, 2689, 3730, 3770 nº 4 C.

Arto. 1894.- Si el que debe un inmueble bajo condición lo enajena, o lo grava
con hipoteca o servidumbre, no podrá resolverse la enajenación o gravamen, sino
cuando la condición constaba en el título respectivo inscrito u otorgado por
escritura pública también inscrita.
Artos. 1770, 2315, 2666, 2669, 2696, 2797, 3782, 3795, 3796, 3949, 3950 C.;
Artos. 10 y 11 Reglamento del Registro Público.

Arto. 1895.- El derecho del acreedor que falleciere en el intervalo entre el
contrato condicional y el cumplimiento de la condición, se transmite a sus
herederos, y lo mismo sucede con la obligación del deudor.
Esta regla no se aplica a las asignaciones testamentarias, ni a las donaciones
entre vivos.
Artos. 977, 982 inc. 2º, 1091, 1155, 1158, 1890, 2758, 7284 C.

Capítulo V

De las obligaciones a plazo

Arto. 1896.- La obligación para cuyo cumplimiento se ha señalado un día cierto
sólo será exigible cuando el día llegue.
Si la incertidumbre consiste en si ha de llegar o no el día, la obligación es

condicional, y se regirá por las reglas del Capítulo anterior.
Artos. 1092, 1094, 1097, 1127, 1155, 3410 C.; B.J. pág. 1877 Cons. II

Arto. 1897.- El término estipulado en las condiciones difiere de la condición,
en que no suspende la obligación y sólo retarda su cumplimiento.
Arto. 1878 C.

Arto. 1898.- Lo que anticipadamente se hubiere pagado en las obligaciones a
plazo, no se podrá repetir.
Artos. 1846, 1868, 1892, 2012, 2069, 2071, 2254 inc. 3º, 3403, 3579, 3708 C.
Si el que pagó, ignoraba cuando lo hizo, la existencia del plazo, tendrá derecho
de reclamar del acreedor los intereses o los frutos que éste hubiere percibido
de la cosa.
Esta regla no se aplica a los plazos que tienen el valor de condiciones.
Artos. 1892 inc. 2º, 1896 incs. 1º y 2º C.

Arto. 1899.- Siempre que en las obligaciones se designe un plazo, se presume
establecido en beneficio del acreedor y del deudor, a no ser que al tenor de
aquellas o de otras circunstancias, resultare haberse puesto en favor del uno o
del otro. El pago no podrá hacerse antes del plazo, sino de común acuerdo.
Artos. 2021, 2057 inc. 7º, 2113 inc. 2º, 2479, 2934, 2945, 3409, 3410, 3412,
3445, 3446, 3480, 3710 C.; 638 C.C.

Arto. 1900.- Si la obligación no señalare plazo debe ejecu-tarse inmediatamente;
pero si de su naturaleza y circunstancias se dedu-jere que ha querido concederse
al deudor, el Juez, sumariamente, fijará la duración de aquel, salvo los casos
especiales establecidos por la ley.
Artos. 430, 1105, 1243, 1326, 1971, 2877, 2966, 3055, 3060, 3158, 3409, 3872 C.;
489 C.C.; B.J. pág. 1877 Cons. II-5945
Del mismo modo fijará el Juez la duración del plazo cuando éste haya quedado a
voluntad del deudor, y cuando por estar concebido en términos vagos y oscuros,
las partes no se han puesto de acuerdo sobre su inteligencia y aplicación.
Arto. 3410 C.

Arto. 1901.- Perderá el deudor todo derecho a utilizar el plazo:

1º Cuando, después de contraída la obligación, resulta insolvente, salvo que
garantice la deuda.
Artos. 2227, 2270, 2594, 3679, 3710 inc. 2º, 3749 C.
2º Cuando no otorgue al acreedor las garantías a que estuviere comprometido.
Artos. 2270, 3645, 3678, 3689, 3749 C.
3º Cuando por actos propios hubiere disminuido aquellas garantías después de
establecidas, y cuando por caso fortuito o fuerza mayor desaparecieren, a menos
que sean inmediatamente sustituidas por otras nuevas e igualmente seguras.
Artos. 2271, 3748, 3749, 3780, 3781, 3789, 3840, 3872, 3894, 3823 C.
En el contrato de mutuo interés, lo perderá por el hecho de no pagar los
intereses convenidos, una vez que para el efecto fuere reconvenido.
Artos. 3689, 3749 C.

Arto. 1902.- Si el plazo de la obligación está señalado por días a contar desde
uno determinado, quedará éste excluído del cómputo que deberá empezar en el día
siguiente.
Artos. XXVI y sigts. Tít. Prel. C.

Arto. 1903.- En las obligaciones a plazo cierto, los derechos son transmisibles,
aunque el plazo sea tan largo, que el acreedor no pueda sobrevivir al día del
vencimiento.
Artos. 1091, 1092, 1127, 1155, 1871, 2820 C.

Capítulo VI

De las obligaciones alternativas.

Arto. 1904.- El obligado alternativamente a diversas prestaciones, debe cumplir
por completo una de éstas. El acreedor no puede ser compelido a recibir parte de
una y parte de otra.
Artos. 1121, 1958, 2007, 2019, 2021 C.

Arto. 1905.- La elección corresponde al deudor, a menos que expresamente se
hubiere concedido al acreedor.
El deudor no tendrá derecho a elegir las prestaciones imposibles, ilícitas o que
no hubieran podido ser objeto de la obligación.
Artos. 1874, 1920, 2050, 2067, 2475, 2503 C.

Arto. 1906.- Siendo la elección del deudor, no puede el acreedor demandar
determinadamente una de las cosas debidas, sino bajo la alternativa en que se le
deben.

Arto. 1907.- La elección no producirá efecto sino desde que fuere notificada.
Artos. 1912 inc. 1º, 2450 y sigts. 2548 C.

Arto. 1908.- El deudor perderá el derecho de elección, cuando de las
prestaciones a que alternativamente estuviere obligado, sólo una fuere
realizable.
Artos. 1905, 1910 inc. 2º, 2598 C.; B.J. pág. 301 Cons. III.

Arto. 1909.- La obligación es simple aunque contraída en forma alternativa, si
una de las dos cosas prometidas, no podía ser objeto de la obligación.

Arto. 1910.- La obligación alternativa también se convierte en simple si
pareciere una de las cosas prometidas o no pudiere ya entregarse, aún cuando
esto suceda por culpa del deudor.
Artos. 1138, 1912 inc. 1º, 2807 C.
No puede ofrecerse el precio de la cosa en lugar de la misma.
Si hubieren perecido ambas cosas y el deudor tuviere culpa respecto de una de
ellas, debe pagar el precio de la última que haya perecido.
Arto. 2164 C.

Arto. 1911.- El acreedor tendrá derecho a la indemnización de daños y perjuicios
cuando por culpa del deudor, hubieren desaparecido todas las cosas que
alternativamente fueron objeto de la obligación, o se hubiere hecho imposible el
cumplimiento de ésta.
Artos. 1138, 1863, 2164 C.
La indemnización se fijará tomando por base el valor de la última cosa que
hubiere desaparecido o el del servicio que últimamente se hubiere hecho
imposible.

Arto. 1912.- Cuando la elección hubiere sido expresamente atribuída al acreedor,
la obligación cesará de ser alternativa desde el día en que aquella hubiere sido
notificada al deudor.
Hasta entonces la responsabilidad del deudor se regirá por las siguientes
reglas:

1º. Si alguna de las cosas se hubiere perdido por caso fortuito, cumplirá
entregando la que el acreedor elija entre las restantes o la que haya quedado si
una sólo subsistiera.
Arto. 1910 C.
2º. Si la pérdida de las cosas hubiere sobrevenido por culpa del deudor, el
acreedor podrá reclamar cualquiera de las que subsistan, o el precio de la que,
por culpa de aquel, hubiera desaparecido.

Arto. 1910 C.
3º. Si todas las cosas se hubieren perdido por culpa del doctor, la elección del
acreedor recaerá sobre su precio. Artos. 1911 C.

Las mismas reglas se aplicarán a las obligaciones de hacer o de su hacer, en el
caso de que alguna o todas las prestaciones resultaren imposibles.

Capítulo VII

De las obligaciones facultativas.

Arto. 1913.- Obligación facultativa es la que tiene por objeto una cosa
determinada; pero concediendo al deudor la facultad de pagar con esa cosa o con
otra que se designa.

Arto. 1914.- En la obligación facultativa, el acreedor no tiene derecho para
pedir otra cosa que aquella que el deudor es directamente obligado, y si dicha
cosa perece sin culpa del deudor, o se hubiere hecho imposible su cumplimiento
antes de haberse éste constituído en mora, no tiene derecho para pedir cosa
alguna.
Artos. 1197, 2495 C.

Arto. 1915.- La naturaleza de la obligación facultativa se determina únicamente
por la prestación principal que forma el objeto de ella.
Artos. 1919, 1958 C.

Arto. 1916.- Cuando la obligación facultativa es nula por un vicio inherente a
la prestación principal, lo es también aunque la presta-ción accesoria no tenga
vicio alguno.
Arto. 1877 C.

Arto. 1917.- Si el objeto de la obligación principal hubiere perecido o se
hubiere hecho imposible por culpa del deudor, el acreedor puede pedir el precio
de la que ha perecido o la cosa que era objeto de la prestación accesoria.
Artos. 1914, 2166 C.

Arto. 1918.- La nulidad del acto jurídico por motivo del objeto de la prestación
accesoria, no induce nulidad en cuanto a la obligación principal.

Arto. 1919.- No tendrá influencia alguna sobre la obligación principal, ni la
pérdida o deterioro de la cosa, ni la imposibilidad del hecho o de la omisión
que constituya el objeto de la prestación accesoria.
Arto. 1915 C.

Arto. 1920.- En caso de duda sobre si la obligación es alternativa o
facultativa, se tendrá por alternativa.

Capítulo VIII

De las obligaciones de género

Arto. 1921.- Obligaciones de género son aquellas en que se debe
indeterminadamente un individuo de una clase o género determinado.

Arto. 1922.- En la obligación de género, el acreedor no puede pedir
determinadamente ningún individuo; y el deudor queda libre de ella entregando
cualquier individuo del género, con tal que sea de una calidad a lo menos

mediana.
Artos. 1119, 1847, 2020 C.

Arto. 1923.- La pérdida de algunas cosas sobre el género no extingue la
obligación, y el acreedor no puede oponerse a que el deudor las enajene o
destruya, mientras subsistan otras para el cumplimiento de lo que debe.
Arts. 2175, 2495, 2596, 3317 C.

Capítulo IX

De las obligaciones solidarias

Arto. 1924.- La concurrencia de dos o más acreedores o de dos o más deudores en
una sola obligación, no implica que cada uno de aquellos tenga derecho a pedir,
ni cada uno de éstos deba prestar íntegramente las cosas objeto de la misma.
Sólo habrá lugar a esto cuando la obligación expresamente lo determine,
constituyéndose con el carácter de solidaria.
Artos. 293, 1134, 1327, 1696, 1697, 2510, 2515, 2611, 2877, 3280, 3342, 3344,
3442, 3523 nº 2, 3622, 3655, 3680, 3697 inc. 2º C.; 102 C.C.

Arto. 1925.- La solidaridad podrá existir, aunque los acreedores y deudores, no
estén ligados del propio modo y por unos mismos plazos y condiciones.
Artos. 1134, 1942 C.

Arto. 1926.- El deudor puede hacer el pago a cualquiera de los acreedores
solidarios que elija, a menos que haya sido demandado por uno de ellos; pues
entonces deberá hacer el pago al demandante.
Artos. 2015 inc. 2º, 2016, 2040 inc. 2º C.
La condonación de la deuda, la compensación, la novación que intervenga entre el
deudor y uno cualquiera de los acreedores solidarios, extingue la duda con
respecto a los otros, de la misma manera que el pago lo haría, con tal que uno
de éstos no haya demandado ya al deudor.
Artos. 1941, 1943, 2040, 2098, 2135, 2140 C.

Arto. 1927.- El acreedor podrá dirigirse contra todos los deudores solidarios
conjuntamente, o contra cualquiera de ellos a su arbitrio, sin que por éste
pueda oponérsele el beneficio de división.
Artos. 1937 inc. 2º, 2045 inc. 2º C.; B.J. págs. 4470, 5664 Cons. II.

Arto. 1928.- La demanda intentada por el acreedor contra alguno de los deudores
solidarios, no extingue la obligación solidaria de ninguno de ellos, sino en la
parte en que hubiere sido satisfecha por el demandado.
Arts. 1937 inc. 2º-2045 inc. 2º C.

Arto. 1929.- Si del texto de las obligaciones a que se refiere el artículo 1924
no resultare otra cosa, el crédito o la deuda se presumirán divididos en tantas
partes iguales como acreedores o deudores haya, reputándose créditos o deudas
distintos unos de otros.
Artos. 1404, 1697 inc. 2º-1944, 1960, 2695 C.

Arto. 1930.- Si la división fuere imposible, sólo perjudicarán al derecho de los
acreedores los actos colectivo de éste, y sólo podrá hacerse efectiva la deuda
procediendo contra todos los deudores. Si algunos de éstos resultare insolvente
no estarán obligados los demás a suplir su falta.
Artos. 1134-1405-1697-Inc. 2º 1945-1971-1973-3718- inc. 2º C.

Arto. 1931.- El deudor solitario puede oponer a la demanda todas las exepciones
que resulten de la natura- leza de la obligación, y demás todas las personas
suyas. De las que personalmente correspondan a los demás, sólo podrá servirse en

la parte de deuda de que éstos fueren responsables.
Artos 882, 1870, 1941, 2089, 3695, C.; 823, 1243, Pr.

Arto. 1932.- La Compensación sólo puede ser opuesta por el codeudor cuyu crédito
la produzca; pero con relación a la parte de tal codeudor en la deuda solidaria,
la compensación se opera también en provecho de los otros codeudores, y
cualquier puede válidamente openerla.
Artos. 1951-2142 C.; 823 Pr.

Arto. 1933.- Los hechos u omisiones de cualquiera de los deudores solidarios
aprovechan o perjudican a sus codeudores en las consecuencia legales que tales
hechos o omisiones tengan respecto de la deuda, salvo el derecho de la
indemnización contra el deudor que por culpa o dolo perjudique a los demás.
Artos. 1942-1948-1949-inc. 2º 1974-1977-C,; 1243 Pr.

Arto. 1934.- El pago hecho por uno de los deudores solidarios extingue la
obligación.
El que hiso el pago sólo puede reclamar de sus codeudores la parte que a cada
uno corresponda con los intereses del anticipo.
Artos. 1859-1944-1947-2132-3319-3337 inc. 4º, 3523 inc. 2º, 3705-3714 C.; B.J.
Págs. 6388-7583.

Arto. 1935 La quita o remisión hecha por el acreedor de la parte que afecte a
uno de los deudores solidarios, no libra a éste de su responsabilidad para con
los codeudores en el caso de que la deuda haya sido totalmente pagada por
cualquiera de ellos.

Arto. 1936.- El acreedor que desscarga de la solidaridad a uno de los deudores,
conserva su accción solidaria contra los otros. Artos. 1927-1946-3704-3725 C.;

Arto. 1937.- No se presume el descargo de solidaridad; pero se tiene por
consentido:

1º Cuando el acreedor, al recibir de uno de los deudores una suma igual a la
porción que le corresponde en la deuda, le da recibo por su parte.
2º Cuando la demanda establecida por el acreedor contra de uno de sus deudores,
por la parte que a éste corresponde en la deuda, ha sido contestada de acuerdo o
declarado procedente por sentencia.
3º Si durante cinco veces consecutivas el acreedor ha recibido separadamente de
uno de los deudores su parte en los intereses de la deuda.
Los hechos que en estos tres casos operan el descargo de solidaridad, dejan de
producirlo si el acreedor ha hecho reserva de solidaridad o de sus derechos en
general; y cuando el descargo se efectúe, sólo aprovechará al deudor en favor
del cual se haga.
Arto. 3704 C.; B.J. págs. 67 Cons. VII-984.

Arto. 1938.- Se renuncia la solidaridad respecto de todos los deudores
solitarios, cuando el acreedor consiente expresamente en la división de la
deuda.

Arto. 1939.- La renuncia expresa o tácita de la solidaridad de una pensión
periódica, se limita a los pagos devengados; y sólo se extiende a los futuros
cuando el acreedor lo expresa.
Arto. 293 C.

Arto. 1940.- La remisión de la deuda, hecha por cualquiera de los acreedores
solidarios, o con cualquiera de los deudores de la misma clase, extingue la
obligación, salvo que el acreedor reserve sus derechos contra los otros, y en
tal caso se deducirá de la deuda la parte del deudor a quien se hizo la
remisión.
Artos. 1140, 1141, 1931, 1936, 1979, 2129, 2130, 2132, 2133, 2135, 2322 C.

Arto. 1941.- El acreedor que haya ejecutado el acto así como el que cobra la
deuda, responderá a los demás de la parte que les corresponde en la obligación.
Esto se aplica también cuando hay confusión, compensación o novación.
Artos. 1926 inc. 2º, 2162 C.

Arto. 1942.- El convenio del acreedor con uno de los deudores solidarios,
respecto a plazo o modo de cumplirse la obligación sólo afecta al deudor con
quien se hizo.
Artos. 1925, 2089, 2113, 2322 C.

Arto. 1943.- La novación entre el acreedor y uno cualquiera de los deudores
solidarios, liberta a los otros, a menos que éstos accedan a la obligación
nuevamente constituida.
Artos. 1926 inc. 2º, 2107 inc. 2º, 2109, 2115 C.

Arto. 1944.- Los codeudores solidarios se dividen entre sí la deuda por partes
iguales, a menos que hubiere pacto en contrario.
Artos. 1929, 1934, 1960, 3714 C.; B.J. pág. 6388.

Arto. 1945.- La porción del deudor insolvente se reparte entre sus demás
codeudores, comprendiéndose entre éstos a aquel o aquellos a quienes el acreedor
hubiere descargado de la solidaridad o cuya obligación hubiere dejado de existir
por confusión o remisión.
Artos. 1415, 1930, 1951, 2160, 2162, 3704, 3718 inc. 2º C.

Arto. 1946.- El acreedor que descarga en la solidaridad a uno de los deudores,
conserva su acción solidaria sobre los otros.
Arto. 1936 C.

Arto. 1947.- El codeudor que paga la deuda común o la extingue por alguno de los
medios equivalentes al pago, tiene derecho de repetir de sus demás codeudores la
parte de cada uno, junto con costos y con intereses desde el pago, aunque la
deuda no produzca tales intereses.
B.J. págs. 6388, 7583. Artos. 1415, 1934, 1944, 2044 inc. 3º, 3337 nº 4, 3705,
3714, 3715, 3718 C.

Arto. 1948.- El codeudor culpable, debe indemnizar a su codeudor no culpable, de
lo que éste haya pagado al acreedor por causa de la falta de aquel.
Arto. 1933 C.

Arto. 1949.- Si la cosa hubiere perecido, o la prestación se hubiere hecho
imposible sin culpa de los deudores solidarios, la obligación quedará
extinguida.
Si hubiere mediado culpa de parte de cualquiera de ellos, todos serán
responsables para con el acreedor, del precio y de la indemnización de daños y
abonos de intereses, sin perjuicio de su acción contra el culpable o negligente.
Artos. 1933, 1974, 1980, 2164, 2166 C.

Arto. 1950.- Si el negocio para el cual ha sido contraída la obligación
solidaria, concierne solamente a alguno o algunos de los deudores solidarios,
serán éstos responsables entre sí, según parte o partes que les corresponde en
la deuda; y los otros codeudores serán considerados como fiadores.
Artos. 3681, 3710, 3727 C.

Arto. 1951.- Cuando uno de los deudores viene a ser heredero del acreedor, o
cuando este último herede a uno de los deudores, no se extingue el crédito in
solidum más que por la porción de aquel deudor.
Artos. 1931, 1933, 1945, 2165 C.

Arto. 1952.- Los herederos de cada uno de los deudores solidarios son, entre

todos, obligados al total de la deuda; pero cada heredero será solamente
responsable de aquella cuota de la deuda que corresponda a su porción
hereditaria.
Artos. 1108, 1404, 1448, 1978, 1994, 2510 C.

Capítulo X

De las obligaciones divisibles e indivisibles

Arto. 1953.- Las obligaciones son divisibles cuando tienen por objeto,
prestaciones susceptibles de cumplimiento parcial. Son indivisibles, si las
prestaciones no pudieren ser cumplidas sino por entero.
Artos. 1227, 2194, 2611, 2646, 2695, 3763, 3776, 3908 C.; B.J. pág. 5215 Cons.
III.

Arto. 1954.- La solidaridad estipulada no da a la obligación el carácter de
indivisible, ni la indivisibilidad de la obligación la hace solidaria.
Arto. 1134 C.

Arto. 1955.- Las obligaciones de dar son divisibles, cuando tiene por objeto
entregas de sumas de dinero o de otras cantidades, o cuando teniendo por objeto
la entrega de cosas inciertas no fungibles, comprenden un número de ellas de la
misma especie, que sea igual al número de acreedores o deudores o a su multiple.
Arto. 1965 C.; B.J. pág. 5215 Cons. III.

Arto. 1956.- Las obligaciones de hacer son divisibles cuando tienen por objeto
la prestación de hechos determinados solamente por un cierto número de días de
trabajo, o cuando consisten en un trabajo dado, según determinadas medidas
expresadas en la obligación, como la construcción de un muro, estipulada por
metros; pero cuando la construcción de una obra no es por medida, la obligación
es indivisible.
Artos. 3063, 3066 C.

Arto. 1957.- En las obligaciones de no hacer, la divisibilidad o indivisibilidad
de la obligación, se decide por el carácter natural de la prestación en cada
caso particular.

Arto. 1958.- Las obligaciones alternativas que tienen por objeto prestaciones de
naturaleza opuesta, no son consideradas como divisibles o indivisibles, sino
después de la opción del acreedor o del deudor con conocimiento del acreedor.
Artos. 1904 y sigts. C.

Arto. 1959.- Las obligaciones divisibles, cuando hay un solo acreedor y un solo
deudor, deben cumplirse como si fueren obligaciones indivisibles. El acreedor no
puede ser obligado a recibir pagos parciales, ni el deudor a hacerlos.
Artos. 1904, 2021 C.

Arto. 1960.- Si la obligación se contrae entre muchos acreedores y un solo
deudor, o entre muchos deudores y un solo acreedor, la deuda se divide entre
ellos por partes iguales, si de otra manera no se hubiere convenido.
Artos. 1392, 1404, 1929, 1944-1970 C.

Arto. 1961.- Si en las obligaciones divisibles hubiere muchos acreedores o
muchos deudores originarios o por sucesión, cada uno de los acreedores sólo
tendrá derecho para exigir su parte en el crédito, y el deudor que hubiere
pagado toda la deuda a uno solo de los acreedores, no quedará exonerado de pagar
la parte de cada acreedor; y recíprocamente, cada uno de los deudores sólo podrá
estar obligado a pagar la parte que le corresponda en el crédito, y podrá
repetir todo lo demás que hubiere pagado.

Artos. 1389, 1404, 1408, 1409, 1422, 1617, 1974, 1975, 2069, 3763, 3770 C.; 1571
Pr.

Arto. 1962.- Exceptúanse de la última parte del artículo anterior, cuando uno de
los deudores, o uno de los coherederos tuviere a su cargo el pago de toda la
deuda, en virtud del título de la obligaciones, o por haberse así determinado en
la división de la herencia, en cuyo caso, el deudor podrá ser demandado por el
todo de la obligación, salvo sus derechos respecto a los otros codeudores o
coherederos.
Artos. 1136, 1198, 1384 inc. 4º, 1408, 1971, 2698, 3763, 3776 C.

Arto. 1963.- Si uno o varios de los codeudores fueren insolventes, los otros
codeudores no están obligados a satisfacer la parte de la deuda que a aquellos
correspondía.
Artos. 1199-1392 inc. 2º-1405-1930-1945-3681-3718 inc. 2º C.

Arto. 1964.- La suspensión de la prescripción respecto a alguno de los deudores
de la obligación divisible, no aprovecha ni perjudica a los otros acreedores o
deudores.
Artos. 1583, 1973 C.

Arto. 1965.- Toda obligación de dar un cuerpo cierto, es indivisible.
Artos. 1136, 1955, 2695, 3472 C.

Arto. 1966.- Son igualmente indivibles, las obligaciones de hacer, con excepción
de las comprendidas en el artículo 1956.
Arto. 2611 C.

Arto. 1967.- La obligación de entregar es indivisible, cuando la tradición tenga
el carácter de un mero hecho, que no fuere de los designados en el artículo 1956
o fuere una dación no comprendida en el artículo 1955.

Arto. 1968.- Cuando las obligaciones, sean divisibles o indivisibles, tengan por
accesorio una prenda o hipoteca, el acreedor no está obligado a devolver la
prenda ni a alzar la hipoteca en todo o en parte, mientras que el total de la
deuda no fuere pagado.
Artos. 1997, 3763, 3765, 3776, 3785, 3863, 3908 C.

Arto. 1969.- La obligación que tiene por objeto la creación de una servidumbre
predial es indivisible y perjudica a todos éstos.
Artos. 1227, 1561, 2194, 2611, 2646, 3763, 3776 C.

Arto. 1970.- Las relaciones de los acreedores conjuntos entre sí, o de los
deudores conjuntos entre sí, después que uno de ellos hubiere cumplido una
obligación divisible o indivisible, se reglarán de la manera siguiente:

1º Cada uno de los acreedores conjuntos debe pagar una cuota igual o desigual,
designada en los títulos de la obligación, o en los contratos que entre sí
hubieren celebrado.

2º Si no hubiere títulos, o si nada se hubiere prevenido sobre la división del
crédito o de la deuda entre los acreedores y deudores conjuntos, se atenderá a
la causa de haberse contraído la obligación conjuntamente, a las relaciones
entre sí, y a las circunstancias de cada uno de los casos.

3º Si no fuere posible reglar las relaciones de los acreedores o deudores
conjuntos entre sí, se entenderá que son interesados en partes iguales, y que
cada persona constituye un acreedor o un deudor.
Artos. 1693, 1697, 2044 inc. 3º, 3241, 3642, 3706, 3718 C.

Arto. 1971.- Demandando uno de los deudores de la obligación indivisible, podrá

pedir un plazo para entenderse con los demás deudores, a fin de cumplirla entre
todos, a menos que la obligación sea de tal naturaleza que él solo pueda
cumplirla, pues en tal caso podrá ser condenado desde luego al total
cumplimiento, quedándole a salvo su acción contra los demás deudores, para la
indemnización que le deban.
Artos. 1927, 1930, 1962, 1963, 1978, 2013, 2612, 2615, 2617 C.

Arto. 1972.- El cumplimiento de la obligación indivisible por cualquiera de los
obligados, la extingue respecto de todos.
Artos. 1926, 1943 C.

Arto. 1973.- La prescripción interrumpida respecto de uno de los deudores de la
obligación indivisible, lo es igualmente respecto de los otros.
Artos. 882, 1580, 1582, 1930, 1980 C.

Arto. 1974.- Si de dos codeudores de un hecho que deba efectuarse en común, el
uno está pronto a cumplirlo, y el otro lo rehusa o retarda, éste solo será
responsable de los perjuicios que de la inejecución o retardo del hecho
resultaren al acreedor.
Artos. 1384 inc. 2º, 1933, 1949, 1980 inc. 2º, 1981 C.

Arto. 1975.- Es divisible la acción de perjuicios que resulta de no haberse
cumplido o de haberse retardado la obligación indivisible: ninguno de los
acreedores puede intentarla y ninguno de los deudores está sujeto a ella, sino
en la parte que le quepa.
Artos. 1492, 1824, 1949, 1980 inc. 2º, 1994, 2611 C.

Arto. 1976.- Las obligaciones indivisibles no pueden constituirse respecto de un
objeto común a muchos, sino con el consentimiento de todos los condóminos.
Artos. 1687, 1689, 1700, 1710, 1969, 2569, 2578, 2695 C.

Arto. 1977.- Toda abstención indivisible, hace indivisible la obligación. Sólo
el autor de la violación del derecho debe soportar la indemnización que pueda
exigir el acreedor, quedando libres de satisfacerla los otros codeudores.
Artos. 1933, 1957, 1975 C.

Arto. 1978.- Cualquiera de los acreedores originarios, o los que lo sean por
sucesión o por contrato, pueden exigir de cada uno de los codeudores, o de sus
herederos, el cumplimiento íntegro de la obligación indivisible.
Artos. 1134, 1952, 1994, 1995, 1996, 2044 inc. 3º, 2611, 2646, 3863 C.

Arto. 1979.- Sólo por el consentimiento de todos los acreedores puede remitirse
la obligación indivisible o hacerse una quita o espera de ella.
Artos. 1700, 1940, 1926 inc. 2º, 2160 C.

Arto. 1980.- Prescrita una deuda indivisible por uno de los deudores contra uno
de los acreedores, aprovecha a todos los primeros, y perjudica a los segundos; e
interrumpida la prescripción por uno de los acreedores contra uno de los
deudores, aprovecha a todos aquellos.
Artos. 882, 1582, 1583, 1973 C.
Si por el hecho o culpa de uno de los deudores de la obligación indivisible se
ha hecho imposible el cumplimiento de ella, ese solo será responsable de todos
los perjuicios.
Artos. 1949, 1961, 1974, 2611 C.

Arto. 1981.- Si por la negativa de uno de los deudores la obligación no se
cumple, quedan responsables de los daños y perjuicios cada uno por su parte, a
excepción de aquel por cuya negativa no hubiere podido cumplirse la obligación,
el cual puede ser demandado por la totalidad de los daños y perjuicios.
Artos. 1824, 1974, 1975, 1980, 1996 inc. 2º C.

Arto. 1982.- Cuando la obligación indivisible va acompañada de una cláusula
penal, la pena se aplica por la contravención de uno de los deudores.
Sin embargo, la pena divisible no puede ser reclamada totalmente, sino por el
codeudor que haya contravenido. Los demás sólo están obligados por sus
respectivas partes.
Artos. 1994, 1995 C.

Arto. 1983.- Si hubiere varios acreedores de una pena divisible, la pena no se
deberá sino al acreedor contra el cual se contraviene y en proporción a la parte
que éste tenga en el crédito.
Artos. 1995, 1996 C.

Arto. 1984.- La sentencia dada en el juicio seguido entre uno de los acreedores
y el deudor, o entre uno de los deudores y el acreedor, no tiene autoridad de
cosa juzgada con relación a los otros acreedores o a los otros deudores que no
han intervenido en el juicio.
Artos. 1526, 2631, 3199, 3700 C.

Capítulo XI

De las obligaciones con cláusula penal

Arto. 1985.- La cláusula penal es aquella en que una persona, para asegurar el
cumplimiento de una obligación, se sujeta a una pena, que consiste en dar o
hacer algo en caso de no ejecutar o de retardar la obligación principal.
Artos. 2437, 2525, 3728 C.; B.J. pág. 5691.

Arto. 1986.- La nulidad de la obligación principal acarrea la de la cláusula
penal, pero la nulidad de ésta no acarrea la de la obligación principal.
Con todo, cuando uno promete por otra persona, imponiéndose una pena para el
caso de no cumplirse por ésta lo prometido, valdrá la pena, aunque la obligación
principal no tenga efecto por falta del consentimiento de dicha persona.
Lo mismo sucederá cuando uno estipula con otro a favor de un tercero, y la
persona con quien se estipula se sujeta a una pena para el caso de no cumplir lo
prometido.
Artos. 1844,1877, 2001, 2439, 2485, 2486, 2489, 2568, 3673 C.

Arto. 1987.- Incurre en la pena estipulada, el deudor que no cumple la
obligación en el tiempo convenido, aunque por justas causas no hubiere podido
verificarlo.
Artos. 1859, 1864, 1889, 1993, 2000, 3005, 3006, 3010, 3086, 3088, 3482 C.

Arto. 1988.- Para pedir la pena, el acreedor no está obligado a probar que ha
sufrido perjuicios, ni el deudor podrá eximirse de satisfacerla, probando que el
acreedor no ha sufrido perjuicio alguno.
Artos. 1998 C.

Arto. 1989.- El deudor incurre en la pena, en las obligaciones de no hacer,
desde el momento que ejecute el acto del cual se obligó a abstenerse.
Artos. 1859-1993 C.

Arto. 1990.- El deudor no podrá eximirse de cumplir la obligación, pagando la
pena, sino en el caso en que expresamente se hubiere reservado este derecho.
Artos. 1854, 1999, 2479, 2557 C.

Arto. 1991.- Antes de constituirse el deudor en mora, no puede el acreedor
demandar a su arbitrio la obligación principal o la pena, sino sólo la
obligación principal; ni constituido el deudor en mora, puede el acreedor pedir
a un tiempo el cumplimiento de la obligación principal y la pena, sino

cualquiera de las dos cosas a su arbitrio, a menos que aparezca haberse
estipulado la pena por el simple retardo, o a menos que se haya estipulado que,
por el pago de la pena, no se entienda extinguida la obligación principal.
Artos. 1859. 1901, 1999, 2192 C.; B.J. págs. 429, 2051 Cons. IV.

Arto. 1992.- Si el deudor cumple solamente una parte de la obligación principal
y el acreedor acepta esa parte, tendrá derecho para que se rebaje
proporcionalmente la pena estipulada por la falta de cumplimiento de la
obligación principal.
Artos. 2003, 2021, 3611 C.

Arto. 1993.- Sea que la obligación principal contenga o no plazo en que deba
cumplirse, no se incurre en la pena, sino cuando el obligado a entregar, o tomar
o hacer, ha incurrido en mora.
Artos. 1859,1860,1989,1991 C.; B.J. pág. 5691,

Arto. 1994.- Cuando la obligación indivisible contraída con cláusula penal es de
cosa indivisible, y son varios los deudores por sucesión o por contrato, se
incurre en la pena por la contravención de uno solo de los deudores, y puede ser
exigida por entero del contraventor o de cada uno de los codeudores por su parte
y porción, salvo el derecho de éstos para exigir del contraventor que les
devuelva lo que pagaron per su culpa.
Artos. 1952, 1962, 1974, 1975,1980 inc. 2º, 1982 C.

Arto. 1995.- Si la obligación indivisible contraída con cláusula penal, es a
favor de varios contra varios, sea por herencia o por contrato, no se incurre en
la pena total, caso de obstáculo puesto por uno de los deudores a alguno de los
acreedores, sino que sólo el causante del obstáculo incurre en la pena, y se
adjudica únicamente al perturbado, a ambos proporcionalmente a su haber
hereditario o cuota correspondiente.
Arto. 1983 C.

Arto. 1996.- Cuando la obligación primitiva con cláusula penal es divisible,
sólo se incurre en la pena por aquel de los herederos del deudor que
contraviniere a la obligación, y sólo por la parte que le toca en la obligación
principal, sin que haya acción contra los que la han cumplido.
Esta regla admite excepción, cuando habiéndose agregado la cláusula penal con el
fin expreso de que la paga no pudiere verificarse por partes, un coheredero ha
impedido el cumplimiento de la obligación en su totalidad.
En tal caso, puede exigirse de é1 toda la pena.
Artos. 1408.1982,1983 C.

Arto. 1997.- Si a la pena estuviere afecto hipotecariamente un inmueble, podrá
perseguirse toda la pena en é1, salvo el recurso de indemnización contra quien
hubiere lugar.
Arto, 1968, 3776 C.

Arto. 1998.- Habrá lugar a exigir la pena en todos los casos en que se hubiere
estipulado, sin que pueda alegarse por el deudor que la inejecución de lo
pactado no ha inferido perjuicio al acreedor o le ha producido beneficio.
Artos. 1998, 2479 C. ; XI Tít. Prel. C.

Arto. 1999.- No podrá pedirse a la vez la pena y la indemnización de perjuicios,
a menos de haberse estipulado así expresamente; pero siempre estará al arbitrio
del acreedor pedir la indemnización.
Arto. 1991 C.

Arto. 2000.- Si la obligación principal se extingue sin culpa del deudor queda
también extinguida la cláusula penal.
Artos. 1851.,1864,. 1877, 1887, 1889, 2164 C.

Arto. 2001.- La cláusula penal tendrá efecto aunque sea puesta para asegurar el
cumplimiento de una obligación que no pueda exigirse judicialmente, siempre que
no sea reprobada por la ley.
Artos. 93, 1840, 1844, 1986 C.

Arto. 2002.- Cuando sólo se reclame la pena, ésta no puede exceder en valor ni
en cuantía a la obligación principal; y en los casos en que es posible el
reclamo principal y de la pena conjuntamente, la pena no puede exceder de la
cuarta parte de aquel.
Artos. 1991, 2192, 2437, 2446, 2479, 2525, 3389 inc. 2º, 3400 C.

Arto, 2003.- Si la obligación fuere cumplida en parte, la pena se modificará en
la misma proporción.
Arto. 1992 C.

TITULO II

DE LOS MODOS DE EXTINGUIRSE

LAS OBLIGACIONES

Capítulo I

Disposiciones generales

Arto. 2004.- Toda obligación puede extinguirse por una convención en que las
partes interesadas, siendo capaces de disponer libremente de lo suyo, consientan
en darla por insubsistente.
Artos. 2479, 3290, 3291 C.; B.J. pág. 3949.

Arto. 2005.- También se extinguen las obligaciones:

1º Por el pago o cumplimiento.
2º Por la novación.
3º Por la renuncia o remisión de la deuda.
4º Por la compensación.
5º Por la confusión de derechos de acreedor y deudor.
6º Por la irnposibilidad del pago.
7º Por la transacción.
8º Por la declaratoria de nulidad o rescisión y
9º Por la prescripción.

De ésta se trató en el Libro II.

Capítulo II

Del pago

Arto. 2006.- No se entenderá pagada una deuda sino cuando completamente se
hubiere entregado la cosa o hecho la prestación en que la obligación consistía.
Artos. 2019, 2020, 2021 C.
B.J. págs. 868 Cons. IV, 986 Cons. II-2487 Cons. IV-3949-4871.

Arto. 2007.- El pago se hará bajo todos respectos en conformidad al tenor de la

obligación, sin perjuicio de lo que en casos especiales dispongan las leyes.
El acreedor no podrá ser obligado a recibir otra cosa que lo que se le deba, ni
aún a pretexto de ser igual o mayor valor la ofrecida.
Artos. 1193, 1860, 2013, 2019, 2026, 3724 C.; B.J. págs. 2487, 4871.

Arto. 2008.- En los pagos periódicos la carta de pago de un periodo, extingue
los pagos de los anteriores, según lo dispuesto en el artículo 1869.
Artos. 2028, 2029, 2051, 2058, 3413 C.

Arto. 2009.- Los gastos que ocasionare el pago serán de cuenta del deudor, sin
perjuicio de lo estipulado y de lo que el Juez ordenare acerca de las costas
judiciales.
Artos. 1128, 1424, 2033, 2062, 2558, 2590, 3337, 3479, 3705 inc .3º, 3877 C.

Arto. 2010.- Puede hacer el pago cualquiera persona, tenga o no interés en el
cumplimiento de la obligación, ya lo conozca y lo apruebe, o ya lo ignore el
deudor.
El que pagare por cuenta de otro podrá reclamar del deudor lo que hubiere
pagado, a no haberlo hecho contra su expresa voluntad.
Artos. 1904, 2044 nº 5, 2096 nº 3, 2101, 2309, 2744, 2765, 3337 nº 2, 3375,
3381, 3617, 3676, 3705 nº 4. 3711, 3713, 3735, 3800. 3915 C.; B.J. pág. 2370
Cos. II.

Arto. 2011.- El que pague en nombre del deudor, ignorándolo éste, no podrá
compeler al acreedor a subrogarle en sus derechos.
Artos. 2043 nº 1, 2044 nº 5, 3372, 3376, 3380, 3381, 3382, 3713 C.

Arto. 2012.- En las obligaciones de dar no será válido el pago hecho por quien
no tenga la libre disposición de la cosa debida y capacidad , para enajenarla.
Sin embargo, si el pago hubiere consistido en una cantidad de dinero, cosa
fungible o consumible, no habrá repetición contra el acreedor que la hubiere
gastado o consumido de buena fe.
Artos. 1441, 1768, 2025 C.

Arto. 2013.- En las obligaciones de hacer, el acreedor no podrá ser compelido a
recibir la prestación o el servicio de un tercero cuando la calidad y
circunstancias de la persona del deudor se hubieren tenido en cuenta al
establecer la obligación.
Artos. 1849, 1850, 1971, 2007, 2096 nº 3, 2487, 3062 C.

Arto. 2014.- El pago deberá hacerse a la persona en cuyo favor estuviere
constituida la obligación, o a otra autorizada para recibirla en su nombre.
Artos. 80. 244. 249, 467, 1310, 1311, 1322, 1909, 2035, 2037, 2057 inc. 2, 2777
C. B.J. págs. 1733 Cons. II-2183 Cons. II-2374 Cons. III-2396 Cons. IV-2487
Cons. IV, 5755 Cons. II.

Arto. 2015.- El pago hecho a una persona incapacitada para administrar sus
bienes, será válido en cuanto se hubiere convertido en su utilidad.
También será válido el pago hecho a un tercero en cuanto se hubiere convertido
en utilidad del acreedor.
Artos. 2057, 2212, 3272, 3279, 3355 C.

Arto. 2016.- El pago hecho de buena fe al que estuviere en posesión del crédito
liberara al deudor. Artos. 2716, 3349, 3355 C.;
B.J. págs. 2183 Cons. II-5755 Cons. II-7561 Cons. IV.

Arto. 2017.- No será válido el pago hecho al acreedor por el deudor después de
habérsele ordenado judicialmente la retención de la deuda.
Artos. 2147, 3481 C.

Arto. 2018.- El pago hecho por el deudor a su acreedor, no obstante embargo de

las deudas o mandato del Juez de retener su pago, o acto de oposición en la
forma establecida por la ley, no es válido.
Igualmente no lo es si se paga al deudor insolvente en fraude de los acreedores
en cuyo favor se ha abierto concurso.
Artos. 2057 nº 5, 2254 nº 3 C.; 1712, 1721, 1723, 1879 Pr.; 683, 691 C.C.

Arto. 2019.- El deudor de una cosa no puede obligar a su acreedor a que reciba
otra diferente, aún cuando fuere de igual o mayor valor que la debida.
Tampoco en las obligaciones de hacer podrá ser sustituido un hecho por otro
contra la voluntad del acreedor.
Artos. 1141, 1854, 1904 inc. 2º, 1913, 2007, 2479, 2532 C.; B.J. pág. 1991.

Arto. 2020.- Cuando la obligación consista en entregar una cosa indeterminada o
genérica, cuya calidad y circunstancias no se hubieren expresado, el acreedor no
podrá exigir la de la calidad superior, ni el deudor entregarla de la inferior.
Artos. 1119, 1120, 1126, 1905, 1922, 2549, 3404 C .; 1694 inc. 3º, 1838 Pr.

Arto. 2021.- A menos que el contrato expresamente lo autorice, no podrá
comparecerse al acreedor a recibir parcialmente las prestaciones en que consista
la obligación.
Sin embargo, cuando la deuda tuviere una parte líquida y otra ilíquida, podrá
exigir el acreedor y hacer el deudor el pago de la primera sin esperar a que se
liquide la segunda.
Artos. 1404, 1904 inc. 2º, 1959, 2006, 2027, 2028, 2053 inc. 2º, 2140 inc. 2º,
2149, 3052, 3412, 3703. 3705 C.; 521, 1413, 1696 Pr.

Arto. 2022.- El pago de las deudas de dinero deberá hacerse en la especie
pactada ; y, no siendo posible entregar la especie., en la moneda que tenga
curso legal en Nicaragua, si su ley y valor intrínseco es el mismo, y siendo
menor, se abonará la diferencia por el deudor.
Arto. 2866, 3406 C,; B.J. págs. 966, 3369 Cons. III-7785.

Arto. 2023.- Si la deuda hubiere de pagarse en una moneda determinada que no
tenga curso corriente al tiempo del pago, deberá hacerse éste como si no se
hubiere fijado moneda alguna.
B. J. págs. 996, 3369- Cons. III.

Arto. 2024.- La entrega de pagarés a la orden, o letras de cambio u otros
documentos mercantiles, sólo producirá los efectos del pago cuando hubieren sido
realizados, o cuando por culpa del acreedor se hubieren perjudicado.
Entre tanto la acción, derivada de la obligación primitiva, quedará en suspenso.
Artos. 2179, 3882 C.; 651, 685 C.C.; B.J. págs. 2441 Cons. II, 7785.

Arto. 2025.- El pago en que se debe transferir la propiedad no es válido, sino
en cuanto el que paga es dueño de la cosa pagada, o la paga con el
consentimiento del dueño.
Tampoco es válido el pago en que se debe transferir la propiedad, sino en cuanto
el que paga tiene facultad de enajenar.
Sin embargo, cuando la cosa pagada es consumible o fungible, y el acreedor la ha
consumido de buena fe, se valida el pago, aunque haya sido hecho por el que no
era dueño, o no tuvo facultad de enajenar.
Artos. 1441. 1442, 1768, 1771, 2012, 2073 inc. 1º, 2075, 2205,. 2212, 2254,
2568, 3257, nº 1 , 3296 nº 5, 3411 C.

Arto. 2026.- Si la deuda es de un cuerpo cierto, debe el acreedor recibirlo en
el estado en se halle; a memos que se haya deteriorado y que los deterioros
provengan del hecho o culpa del deudor, o de las personas por quienes éste es
responsable; o a menos que los deterioros hayan sobrevenido después que el
deudor se haya constituido en mora, y no provengan de un caso fortuito, a que la
cosa hubiere estado expuesta igualmente en poder del acreedor.
En cualquiera de estas dos suposiciones, se puede pedir por el acreedor la

rescisión del contrato y la indemnización de perjuicio ; pero si el acreedor
prefiere llevarse la especie, o si el deterioro no pareciere de importancia, se
concederá solamente la indemnización de perjuicios.
Si el deterioro ha sobrevenido antes de constituirse el deudor en mora, pero no
por hecho o culpa suyos, sino de otra persona por quien no es responsable, es
válido el pago de la cosa en el estado en que se encuentre ; pero el acreedor
podrá exigir que se le ceda la acción que tenga su deudor contra, el tercero,
autor del daño.
Artos. 1137. 1747, 1845, 1847, 1864, 2074, 2077, 2166, 2167, 2170, 2171, 2172,
2173. 2185, 2192, 2495, 2509 y sigts., 2540, 2579. 2627, 2942, 3149, 3713 C.

Arto. 2027.- Si hay controversia sobre la cantidad de la deuda, o sobre sus
accesorios, podrá el Juez ordenar, mientras se decide la cuestión, el pago de la
cantidad no disputada.
Artos. 2021 C.; 521, 1696 Pr.

Arto. 2028.- Si la obligación es de pagar a plazos, se entenderá dividido el
pago en partes iguales ; a menos que en el contrato se haya determinado la parte
o cuota que haya de pagarse a cada plazo.
Arto. 3052 C.

Arto. 2029.- Cuando concurran entre unos mismos acreedor y deudor, diferentes
deudas. cada una de ellas podrá ser satisfecha separadamente. y por consiguiente
el deudor de muchos años de una pensión, renta o cánon, podrá obligar al
acreedor a recibir el pago de un año, aunque no le pague al mismo tiempo los
otros.
Artos. 1149, 1150, 1869, 2008, 2053 C.

Arto. 2030.- El pago debe hacerse en el lugar designado por la convención.
Artos. 2156-2582 inc. 2º -2661-2863 C .; 265 nº 1 Pr.

Arto. 2031.- Si no se ha estipulado lugar para el pago y se trata de un cuerpo
cierto, se hará el pago en el lugar en que dicho cuerpo exitía al tiempo de
constituirse la obligación.
Pero si se trata de otra cosa, se hará el pago en el domicilio del deudor.
Artos. 2033, 2061, 2863, 3478 C.; 265 Pr.

Arto. 2032.- Si hubiere mudado de domicilio el acreedor o el deudor entre la
celebración del contrato y el pago, se hará siempre éste en el lugar en que sin
esa mudanza correspondería, salvo que las partes dispongan de común acuerdo otra
cosa.
Artos. 1467,2156, 2582 inc. 2º, 2661 C.

Arto. 2033.- El deudor que, después de celebrado el contrato, mudare
voluntariamente de domicilio, deberá indemnizar al acreedor de mayores gastos
que haga por esa causa.
Artos. 1467,2156 C.

Arto. 2034.- La existencia en poder del deudor del documento privado hace
presumir el pago, salvo prueba en contrario.
Artos. 1139 inc. 2º, 2125, 2126,2129, 2392 C.; B.J. pág. 1331.

Arto. 2035.- La diputación para recibir el pago puede conferirse por poder
general para la libre administración de todos los negocios del acreedor, o por
poder especial para la libre administración del negocio o negocios en que está
comprendido el pago, o por un simple mandato comunicado al deudor.
Artos. 2014, 2101 inc, 2º, 3296 inc. 5º, 3357 nº 5º C.

Arto. 2036.- Puede ser diputado para exigir el pago y recibirlo válidamente,
cualquier persona a quien el acreedor cometa este encargo, aunque al tiempo de
conferírsele no tenga la administración de sus bienes ni sea capaz de tenerla.

Artos. 3293, 3301 C.

Arto. 2037.- El poder conferido por el acreedor a una persona para demandar en
juicio al deudor, no le faculta por si solo para recibir el pago de la deuda.
Artos. 3296 inc. 5º -3297-3357 nº 5 C.

Arto. 2038.- La facultad de recibir por el acreedor no se transmite a los
herederos o representantes de la persona diputada por é1 para este efecto, a
menos que lo haya expresado así el acreedor.
Artos. 2439, 3345 inc. 5º, 3352 C.

Arto. 2039.- La persona designada por ambos contratantes para recibir, no pierde
esta facultad por la sola voluntad del acreedor, el cual, sin embargo, podrá ser
autorizado por el juez para revocar este encargo, en todos los casos en que el
deudor no tenga interés en oponerse a ello.
Artos. 1926, 2040 C.

Arto. 2040.- Si se ha estipulado que se pague al acreedor mismo o a un tercero,
el pago hecho a cualquiera de los dos es igualmente valido.
Y no puede el acreedor prohibir que se haga el pago a tercero, a menos que antes
de la prohibición haya demandado en juicio al deudor, o que pruebe justo motivo
para ello.
Artos. 1926, 2040 C.

Arto. 2041.- La persona diputada para recibir se hace inhábil por la demencia o
la interdicción, por haber hecho cesión de bienes, o haberse trabado ejecución
en todos ellos; y en general, por todas las causas que hacen expirar un mandato.
Arto. 3345 C.

Capítulo III

Del pago por subrogación

Arto. 2042.- La subrogación de los derechos del acreedor en favor de un tercero
que paga, es convencional o legal.

Arto. 2043.- La subrogación es convencional :

1.- Cuando el acreedor, al recibir el pago de un tercero, lo subroga en los
derechos, acciones, privilegios o hipotecas que tiene contra el deudor; esta
subrogación debe ser expresa y hecha al mismo tiempo que el pago.
Artos. 2011, 2727 C.

2.- Cuando el deudor toma prestada una cantidad a fin de pagar una deuda y de
subrogar al prestamista en los derechos del acreedor.
Para la validez de esta subrogación es necesario que el acto de préstamo y el de
pago tengan fecha cierta; que en el acto del préstamo se declare haber tomado
éste para hacer el pago; y que en los pagos se declare que éste se ha hecho con
dinero suministrado a este efecto por el nuevo acreedor. Esta subrogación se
efectúa sin el concurso de la voluntad del acreedor.
Artos. 2049, 2387, 2483 inc. 1º y 6º C.

Arto. 2044.- La subrogación tiene lugar por disposición de la ley:

1.- En provecho del que, siendo acreedor, aún por documento privado, paga a otro
acreedor que tiene derecho a ser preferido en razón de un privilegio o hipoteca.
Artos, 2102, 2309. 2347, 3860 C.; B.J. pág. 7572 Cons. III.

2.- Del que habiendo comprado un inmueble, es obligado a pagar a los acreedores

a quienes el inmueble está hipotecado.
Artos. 2057 nº 7, 3857, 3860, 3867 C.

3.- En provecho del que, estando obligado con otros o por otros al Pago de la
deuda, tenía interés en pagarle.
Artos. 1416, 1697, 1947, 1961, 2298, 3331, 3554, 3706, 3713, 3714, 3718, 3723,
3727, 3845 inc. 2º C.

4.- En provecho del heredero que ha pagado con sus propio fondos las deudas de
la sucesión.
Arto, 1254, 1407, 1408,1415, 1416, 2158 C.- B, J. pág. 7583.

5.- Del que paga una deuda ajena, consintiéndolo expresa o tácitamente el
deudor.
Artos. 961, 1247, 1697, 2011, 2069 inc. 2º, 2112, 2173, 2265, 2511 y sigts.,
2616, 2762 inc. 2º, 2806, 2809, 2887, 2957, 3327, 3433, 3494, 3718 C .;
B. J. págs. 180 Cons. III-378, 2370 Cons. II.-6388.

Arto. 2045.- La subrogación tanto legal como convencional, traspasa al nuevo
acreedor todos los derechos, acciones, privilegios, prendas e hipotecas del
antiguo, así contra el deudor principal, como contra cualesquieran terceros.,
obligados solidaria o subsidiariamente a la deuda.
Si el acreedor ha sido solamente pagado en parte, podrá ejecutarse ejercer sus
derechos, relativamente a lo que se le reste debiendo, con preferencia al que
sólo ha pagado una parte del crédito.
Artos. 1877, 2353, 2725, 2727, 3861 C.; B.J. págs. 7572 Cons. III-7583.

Arto. 2046.- De esta preferencia disfrutarán únicamente los acreedores
ordinarios, o sus cesionarios, sin que pueda pretenderla otro subrogada.

Arto. 2047.- No habrá subrogación parcial en deudas de solución indivisible.
Artos. 1953.1959.1972 C.

Arto. 2048.- El Pago de los subrogados en diversas porciones del mismo crédito,
no bastando éste para cubrirlas todas, se hará según la prioridad de la
subrogación.
Artos. 2353, 2354 C.

Arto. 2049.- Si varias personas han prestado dinero al deudor para el pago de
una deuda, no habrá preferencia entre ellas, cualesquiera que hallan sido las
fechas de los diferentes préstamos o subrogaciones.

Capítulo IV

De la imputación del pago

Arto. 2050.- El que tuviere contra si varias deudas de la misma especie, tiene
derecho de declarar, cuando paga, cuál de ellas quiere pagar.

Arto. 2051.- El deudor de una deuda que produce intereses o renta. no puede, sin
consentimiento del acreedor, imputar sobre el capital lo que paga, con
preferencia a los atrasos e intereses: el pago hecho por cuenta del capital y de
los intereses, si no es íntegro, se imputa primero a los intereses.
Artos. 1869, 2008, 2029, 3413, 3752, 3977 C.: B.J. pág. 2082.

Arto. 2052.- Si el que tiene contra si varias deudas en favor de la misma
persona, acepta un recibo en el cual el acreedor imputa especialmente, entre la
suma recibida a una de ellas, no puede hacer la imputación sobre una deuda

diferente, cuando no ha habido dolo o sorpresa de parte del acreedor.
Artos. 3234, 3235 C.

Arto. 2053.- Cuando el recibo no expresa ninguna imputación, pago debe imputarse
a la deuda que el deudor tenia mayor interés en extinguir entre las que estaban
vencidas: en caso contrario. sobre la deuda vencida, aunque sea menos onerosa
que las aún no vencidas.
Si las deudas son de la misma naturaleza, la imputación se hace a la más
antigua; y en igualdad de todas las circunstancias, la imputación se hace
proporcionalmente a todas las deudas.
Artos. 2021, 3236, 3785 C.; B.J. pág. 2487 Cons. III.

Arto. 2054.- La imputación de un pago que ha operado legítimamente en todo o en
parte la extinción de una deuda,. no puede ser retractada por las partes, con
perjuicio de tercero.

Capítulo V

Del pago por consignación

Arto. 2055.- Págase por consignación, haciéndose depósito de la suma o cosa que
se debe.
B.J. págs. 238, 425, 3337,

Arto. 2056.- La consignación podrá hacerse ante el Juez de Distrito de lo Civil,
o ante Notario.
Arto. 2059 C.

Arto. 2057.- La consignación tiene lugar:

1.- Cuando el acreedor no quiere recibir la cantidad o cosa que se le debe.
Artos. 2670, 3483, 3757 inc. 2º C.; B.J. págs. 5246 Cons. IV-6909.

2.- Cuando el acreedor fuere incapaz de recibir el pago al tiempo que el deudor
vaya a hacerlo.
Artos. 2015, 2036 C.

3.- Cuando el acreedor está ausente.
Artos. 52, 377, 3883 C.; 760, 1639 Pr.
B.J. pág. 5246 Cons. IV.

4.- Cuando fuere dudoso el derecho del acreedor a recibir el pago, y
concurrieren otras personas a exigirlo del deudor, cuando fuere desconocido.
Artos. 2018, 3438 C.

5.- Cuando la deuda fuere embargada o retenida en poder del deudor, y éste
quisiere exonerarse del depósito.
Artos. 2018 C,; 891, 1721, 1722, 1723, 1724 Pr.

6.- Cuando se hubiere perdido el título de la deuda.
Arto. 2016 C.

7.- Cuando el deudor del precio de inmuebles adquiridos por él, quiera redimir
las hipotecas con que se hallaren gravados.
Artos. 379, 1899, 2044 inc. 2º, 2597, 2661 inc. 2º, 2672, 2834, 3691, 3842 inc.
2′, 3844, 3872 C.

Arto. 2058.- El Juez o Notario levantará una acta en que se expresará la

cantidad o cosa debida y el ofrecimiento que de ella hace el deudor al acreedor,
y la designación del lugar o persona en que se va a depositar, si no se acepta
el pago.
Arto. 1598 C.; B.J. pág. 4665.

Arto. 2059.- El acta será notificada al acreedor, y si esta ausente, a su
representante.
Si no tiene representante conocido, a cualquiera autoridad local.
Si la cantidad o el valor de la cosa debida no excede de quinientos pesos es
también competente un Juez Local de lo Civil.
Artos. 1598, 1602 Pr.; B.J. págs. 6342 Cons. II-7021.

Arto. 2060.- La consignación no tendrá la fuerza de pago, sino concurriendo en
cuanto a las personas, objeto, lugar, modo y tiempo, todos los requisitos sin
los cuales el pago no puede ser válido. No concurriendo estas circunstancias, el
acreedor no está obligado a aceptar el pago.
Artos. 2007, 2010, 2014, 2020, 2021, 2025. 2030, 2031, 2585, 2661 C.
B. J. pág. 425, 3369 Cons. IV-3382 Cons. XI-4665, 6342 Cons. II-6909, 7785.

Arto. 2061.- La consignación que no fuere impugnada por el acreedor, surte todos
los efectos del verdadero pago. Si fuere impugnada por no tener todas las
condiciones debidas, surte los efectos del pago, desde el día de la sentencia
que la declare legal.
Artos. 2168, 3868 C., B.J. págs. 238, 787, 1574, 5732.

Arto. 2062.- Si el acreedor no impugnare la consignación o si fuere vencido en
la oposición que hiciere, los gastos del depósito y las costas judiciales serán
a su cargo. Serán a cargo del deudor, si retirare el depósito o si la
consignación se juzgare ilegal.
B.J. pág. 238, 787, 1574, 3369 Cons. IV-5732.

Arto. 2063.- Mientras el acreedor no hubiere aceptado la consignación, o no
hubiere recaído declaración judicial teniéndola por válida, podrá el deudor
retirar la cantidad consignada. La obligación. en tal caso, renacerá con todos
sus accesorios.
Artos. 2124, 2450, 2490, 2778, 3868 C.; 1599 Pr., B.J. pág. 238.

Arto. 2064.- Si ha habido sentencia declarando válida la consignación, el deudor
no puede retirarla, ni con consentimiento del acreedor, en perjuicio de sus
codeudores o fiadores.
B.J. pág. 787.

Arto. 2065.- Si declarada válida la consignación, el acreedor consiente en que
el deudor la retire, no puede, para el pago de su crédito, aprovecharse de las
garantías o seguridades que le competían; y los codeudores y fiadores quedarán
libres.
Artos. 2105, 2109 inc. 2º, 2113, 3724, 3726, 3868 C.

Arto. 2066.- Si la cosa se hallare en otro lugar que aquel en que deba ser
entregada, es a cargo del deudor transportarla a donde debe ser entregada, y
podrá hacer entonces el ofrecimiento al acreedor para que la reciba
Artos. 2031, 2033, 2156, 2185, 2590 C.

Arto. 2067.- Si la cosa debida fuere indeterminada y a elección del acreedor, el
deudor debe hacerle intimación judicial para que haga la elección. Si rehusare
hacerla, el deudor podrá ser autorizado per el Juez para verificarla. Hecha
ésta, el deudor debe hacer el ofrecimiento y consignación al acreedor para que
la reciba, como en el caso de la deuda de cuerpo cierto.
Artos. 1905, 2168, 2670, 2671 C.

Arto. 2068.- Cuando en virtud de requerimiento judicial se manda que una persona

entregue una cosa o cantidad determinada, el deudor podrá hacer el pago llevando
la cosa o cantidad al Juzgado; y el Juez, si el acreedor no la recibiere, la
mandará depositar en persona de su confianza, para que produzca los efectos de
la consignación.
Artos. 2168, 2549, 2670 C.; B.J. págs. 2058, 4665.

Capítulo VI

Del pago Indebido

Arto. 2069.- El que por error de hecho o de derecho, verifique un pago, puede
repetir lo pagado, si prueba que no debía.
Sin embargo, cuando una persona a consecuencia de un error suyo ha pagado una
deuda ajena, no tendrá derecho de repetición contra el que a virtud del pago ha
suprimido o cancelado de buena fe un título necesario para el cobro de su
crédito; pero puede intentar contra el deudor las acciones del acreedor.
Artos. 1145, 1530, 1873. 1892, 1961, 2014, 2016, 2044, 2153, 2173, 2408, 2456,
2462, 2463, 2508, 2568, 2574, 2761, 2765, 3251, 3353, 3355, 3403, 3709, 3715,
3716, 3 717 C.; III Tít. Prel. C.

Arto. 2070.- No se podrá repetir lo que se ha pagado para cumplir una obligación
puramente natural.
Artos. 93, 1840, 3403 C.

Arto. 2071.- Se podrá repetir aún lo que se ha pagado por error de derecho,
cuando el pago no tenía por fundamento ni siquiera una obligación puramente
natural.
Artos. 1762, 1840, 2015, 2408,2462, 2463, 2472 inc. 2º, 2765 C.; III Tít. Prel.
C.

Arto. 2072.- Si el demandado confiesa el pago, el actor debe probar que no era
debido; pero si aquel lo niega, corresponde al actor probarlo; y probado, se
presumirá indebido.
Artos. 1458,2203,2356,2432 C.

Arto. 2073.- El que de buena fe recibe una cantidad indebida, esta obligado a
restituir otro tanto.
Si la ha recibido de mala fe, debe también los intereses o frutos desde el día
de pago.
El que ha recibido de buena fe una cosa cierta y determinada, debe restituirla
en especie, si existe; pero no responde de las desmejoras o pérdidas, aunque
hayan sido ocasionadas por su culpa, sino en cuanto se haya hecho más rico.
Con todo, desde que sabe que la cosa fue pagada indebidamente, se somete a todas
las obligaciones del poseedor de mala fe.
Arto. 1300, 1742, 1743, 1745, 1747, 1748, 1749, 2015, 2025. inc. 3º, 2212,
2326., 2620, 2664, 3405, 3411 C.

Arto. 2074.- El que de buena fe ha vendido la cosa cierta y determinada que se
le dio como debida, es sólo obligado a restituir el precio de venta y a ceder
las acciones que tenga contra el comprador que no lo haya pagado integralmente.
Si estaba de mala fe cuando hizo la venta, es obligado como todo poseedor que
dolosamente ha dejado de poseer.
Artos. 1453, 1454, 1455, 1460, 1470, 1720, 1762, 2026 inc. 3º. 2044. 2509. 2568,
2620, 2623, 3411, 3494 C.

Arto. 2075.- El que pagó lo que no debía no puede perseguir la especie poseída
por un tercero de buena fe a título oneroso; pero tendrá derecho para que el
tercero que la tiene por cualquier título gratuito se la restituya, si es
reivindicable y existe en su poder.

Las obligaciones del donatorio que constituye, son las mismas que las de su
causante.
Artos. 993, 1445, 1453, 1768, 1873, 1893, 1894, 2025 inc.3º, 2073, 2074, 2078,
2232,2223, 2235, 2753, 2949 inc. 1º, 3796, 3949 C.

Arto. 2076.- Es también pago indebido, la entrega de una cantidad mayor o menor
de lo que se adeuda por un error numérico, que no ha sido rectificado.
Arto. 2546 C.

Arto. 2077.- El que de mala fe recibe el pago, en caso de pérdida o enajenación
de la cosa, debe restituir el valor real de ella; y en caso de haber deterioros,
indemnizarlos, aunque la pérdida o deterioros provinieren de caso fortuito; a
menos que se probare que lo mismo hubiera acontecido estando la cosa en poder el
propietario.
Artos. 1747, 1864, 2026 inc. 3º, 2166, 2170, 2625, 2664, 3405 C.

Arto,. 2078.- En cuanto a las mejoras hechas en la casa por el que recibió el
pago, se estará a las disposiciones generales.
Artos. 1749, 1752, 1755, 1756, 1759, 2073 inc. 4º C.

Arto. 2079.- Los pagos efectuados por una causa futura que no se ha realizado, o
por una causa que ha dejado de existir, o los que han tenido lugar, en razón de
una causa contraria a la ley, al orden público o a las buenas costumbres, o los
que han sido obtenidos por medios ilícitos, pueden ser repetidos.
Arto. 93, 1530, 1874, 1892 inc. 2º, 1898, 2211, 2473 inc. 3º, 2566, 2571, 2712,
2732, 3403, 3536, 3538, 3950 C.
Sin embargo, si el objeto del contrato constituye un delito, o un hecho
contrario a las buenas costumbres, común a ambos contratantes, ninguno de ellos
tendrá acción para reclamar el cumplimiento de lo convenido ni la devolución de
lo que haya dado.
Artos. 1832, 1880, 2211, 2224, 2447, 3176, 3179, 3336, 3436, 3614, 3618, 3619,
3621, 3647 C.
Si sólo uno de los contrayentes fuere culpable podrá el inocente reclamar lo que
hubiere prestado sin estar obligado a su vez a cumplir lo que hubiere prometido.
Arto. 2478 C.

Capítulo VII

Del pago por cesión de bienes.

Arto. 2080.- La cesión de bienes es el abandono voluntario que el deudor hace de
todos los suyos a su acreedor o acreedores, cuando, a consecuencia de accidentes
inevitables, no se halla en estado de pagar sus deudas.
Arto. 1268 C.

Arto. 2081.- Esta cesión de bienes será admitida por el Juez, y el deudor podrá
implorarla, no obstante cualquiera estipulación en contrario.
Arto. 873,1861, 2461 C. ; XII Tít. Prel. C.; 1844 Pr.

Arto. 2082.- Para obtener la cesión, incumbe al deudor probar su inculpabilidad
en el mal estado de sus negocios, siempre que alguno de los acreedores lo exija.
Artos. 2246 C.; 1845 Pr.

Arto. 2083.- Los acreedores serán obligados a aceptar la cesión, excepto en los
casos siguientes:

1.- Si el deudor ha enajenado, empeñado o hipotecado como propios, bienes ajenos
a sabiendas.
Arto. 2247 inc. 6º C.

2.- Si ha sido condenado por hurto o robo, falsificación o quiebra fraudulenta.

3.- Si ha obtenido quitas o esperas de sus acreedores.
Arto. 1853 Pr.

4.- Si ha dilapidado sus bienes.

5.- Si no ha hecho una exposición circunstanciada y verídica del estado de sus
negocios, o se ha valido de cualquier otro medico fraudulento para perjudicar a
sus acreedores.
Artos. 2243 inc. 3º 2245 C.; 1845, 1846 Pr.

Arto. 2084.- La cesión comprenderá todos los bienes, derechos y acciones del
deudor, excepto los no embargables.
Arto. 3532 C.

No son embargables:

1.- Las dos terceras partes del salario de los empleados en el servicio público,
siempre que no exceda dicho salario de novecientos pesos; si excede, no serán
embargables los dos tercios de esta suma, ni la mitad del exceso.
La misma regla se aplica a los montepios, a todas las pensiones remuncratorias
del Estado y a las pensiones alimenticias forzosas.
Artos. 286, 2150 inc. 2º, 3635 C.; 1703 nº 2º, 1704 Pr.

2.- El lecho del deudor, el de su mujer, los de los hijos que viven con él y a
sus expensas, y la ropa necesaria para el abrigo de todas estas personas.

3.- Los libros relatives a la profesión del deudor hasta el valor de doscientos
pesos y a elección del mismo deudor.

4.- Las máquinas e instrumentos de que se sirve el deudor para la enseñanza de
alguna ciencia o arte, hasta dicho valor y sujetas a la misma elección.

5.- Los uniformes y equipos de los militates, según su arma y grado.
Artos. 1224 inc. 2º C.; 293 inc. 5º C. Militar.

6.- Los utensilios del deudor artesano o trabajador del campo, necesarios para
su trabajo individual.
Arto. 1224 inc. 2º C.

7.- Los artículos de alimentos y combustible que existan en poder del deudor,
hasta concurrencia de lo necesario para el consumo de la familia durante un mes.
Artos. 287, 1224- inc. 2º, 2150 inc, 2º C.

8.- Los derechos cuyo ejercicio es enteramente personal, como los de uso y
habitación.
Artos. 287, 1477, 1548, 1549, 2484, 2694, 2703, 2816 C.

9.- Los bienes raíces donados o legados con la expresión de no embargables,
siempre que se haya hecho constar su valor al tiempo de la entrega por tasación
aprobada judicialmente; pero podrán embargarse por el valor adicional que
después adquieren.
Arto. 2252 inc. 2º C.; B.J. págs. 1539, 1575

10.- Las subvenciones acordadas en favor de los establecimientos de enseñanza,
de beneficiencia y otros semejantes, aunque los directores de ellos, sean los
deudores contra quienes se procede y a cuyo favor se hayan acordado dichas
subvenciones.
Artos. 771, 2338 C.; 1703 Pr.

11.- Los créditos contra el Estado que tengan por base la destrucción parcial o
total de una casa, hagar y estén pendiantes de los pagos de la Comisión de
Reclamaciones, no serán embargables.

12.- El deudor sólo podrá exigir, el beneficio a que se refiere el artículo
anterior, si es que tuviere dos o más en su reclamo.

13.- En caso de dudas respecto a la cantidad que corresponde en un reclamo
fallado a una casa determinada, hará fe el detalle que de la Secretaría de la
Comisión de Reciamaciones o la oficina que la sustituya, basado en los detalles
o documentos que hayan servido para fallarlo.

14.- Todo deudor que por agencia o gestión de su demanda ante la Comisión de
Reclarnaciones de Nicaragua, baya pactado por cualquier circunstancia pagar una
cantidad mayor que la que fija la Ley Arancelaria vigente, s6lo estara obligado
a pagar el diez por ciento de lo que se vaya a pagar del reclamo, más los gastos
que hubiere suplido el gestor. Todo contraventor a esta disposición será
considerado como reo del delito de usura y penado de conformidad con la ley
respectiva.

Los últimos 4 párrafos fueron adicionados por ley publicada en “La Gaceta” Nº
243 de Octubre de 1934.

Arto. 2085.- La cesión de bienes produce los efectos siguientes:

1.- El deudor queda libre de todo apremio, sin perjuicio de la acción criminal
que le corresponda a los acreedores, en su caso.
Artos. 2437, 2525 C.

2.- Las deudas se extínguen sóio en la cantidad en que sean satisfechas con los
bienes cedidos.

3.- Si los bienes cedidos no hubieren bastado para la completa solución de las
deudas, y el deudor adquiere después otros bienes, es obligado a completer el
pago con éstos.
Artos. 2093 nº 6, 2254, 2322, 2330 C.

La cesión no transfiere la propiedad de los bienes del deudor cedente a los
acreedores, sino sólo la facultad de disponer de ellos y de sus frutos hasta
pagarse de sus créditos.
Arto. 2092 C.

Artor. 2086.- Podrá el deudor arrepentirse de la cesión ante de la venta de los
bienes o de cualquiera parte de ellos; y recobrar los que existan, pagando a sus
acreedores.
Arto. 2124 C.

Arto. 2087.- Hecha la cesión de bienes podrán los acreedores dejar al deudor la
administración de ello y hacer arreglo que es es timen convenientes, siempre que
éstos se aprobaren por la mayoria exigida por el art. 2302 C., conforme esta
ley.
Artos. 2300, 2302, 2317, 232 I- C.; 1101 C.C.
Nota: Reforma contenida en “La Gaceta” N’ 139 de Julio de 1993,

Arto. 2088.- Los acreedores privilegiados, prendarios o hipotecarios, no serán
perjudicados por el acuerdo de la mayoría, si se hubieren bstenido, de botar.
Arto. 2770.

Arto. 2089.- La cesión de bienes no aprovecha a los codeudores solidarios o
subsidiaries.

Artos. 1927,1931, 1935,1942, 1962, 1981, 2113, 2322 inc. 2º 3695 C.

Arto. 2090.- El deudor continuará debiendo los intereces pactados en el
contrato, y si nada se ha dicho, el interés legal desde la fecha de la sentencia
de graduación.
Artos. 1287,1859 C.

Arto. 2091.- Lo dispuesto acerca de la cesión en los artículos 2084 y
siguientes, se aplica al embargo de los bienes por acción del acreedor o
acreedores.
Arto. 2338 C.

Capítulo VIII

Del pago con beneficio de competencia.

Arto. 2092.- Beneficio de competencia, es el que se concede a ciertos deudores
para no ser obligados a pagar más de lo que buenainente puedan, dejdndoseles lo
indispensable para una modesta subsistencia, según su clase y circunstancias,
siempre con el cargo de completer el pago de sus deudas cuando mejoren de
fortuna.

Arto. 2093.- El acreedor es obligado a conocer este beneficio:

1.- A sus descencfientes o ascendientes, no habiendo éstos irrogado al acreedor
ofensa alguna de las clasificadas entre las causas de indignidad.
Artos. 149, 988, 997 C.

2.- A su cónyuge, no estando de él de cuerpos por su culpa.
Artos. 167,170, 185, 288 nº 1º C.

3.- A sus hermanos, con tal que no hayan hecho culpables para con e1 que de la
pa brles para con l acreedor de una ofensa i gualmente grave que las indicadas
como causas de indignidad, respecto de los descendientes o ascendientes.
Arto. 2517 C.

4.- A sus consocios en el mismo caso, pero sólo en las acciones. recíprocas que
nazca del contrato de sociedad.
Artos. 3228 y sigt. C.

5.- Al donante, pero sólo en cuanto se trata de hacerle cumplir la donación
prometida.
Artos. 2775, 2785, 2800, 2801, 3394, 3417 inc. 2º C.
B.J. pág. 2545.

6.- Al deudor de buena le que hizo cesión de bienes y es perseguido en los que
después ha adquirido para el pago completo de las deudas anteriores a la cesión;
pero sólo le deben este beneficio los acreedores a cuyo favor se hizo.
Artos. 2330 inc. 2º, 2517 in fine,3695, 3696 C.

Arto. 2094.- No se pueden pedir alimentos y beneficio de competencia a un mismo
tiempo. El deudor elegirá.
Artos- 149,997 C.

Capítulo IX

De la novación

Arto. 2095.- La novación es la sustitución de una nueva obligación a la antigua,
que por lo mismo queda extinguida.
Arto. 2104 C.

Arto.2096.- La novación se verifica de tres maneras:

1.- Entre deudor y acreedor sin intervención de nueva persona, sustituyéndose
nueva obligación en vez de la anterior.
Artos. 2010, 2065, 2101, 3724, 3726 C. B.J. págs. 1623 Cons. III-4631 Cons. I.
2.- Sustituyéndose en virtud de otro contrato, nuevo acreedor al antiguo,
respecto del cual queda exonerado el deudor.
B.J. pág. 229 Cons. V.
3.- Sustituyéndose nuevo deudor al antiguo que queda exonerado por el acreedor.
Esta tercera especie de novación puede efectuarse sin el consentimiento del
primer deudor.
Cuando se efectúa con su consentimiento, el segundo deudor se llama delegado del
primero.
Artos. 2010, 2101 C.; B.J. pág. 3483.

Arto. 2097.- Si la primera obligación habia dejado de existir cuando se contrajo
la segunda, no se verifica la novación. La segunda obligación quedando sin
efecto a no ser que tuviera causa propia.
Arto. 3612 C.

Arto. 2098.- La novación sólo puede verificarse entre personas capaces de
contratar y de renunciar el derecho introducido a su favor.
El procurador o mandatario no puede novar, si no tiene facultad especial para
ello.
Artos. 1926, 3296, 3357 nº 9 C.

Arto. 2099.- Cuando una de las dos obligaciones, la antigua o la nueva, pende de
una condición suspensiva y la otra es pura, no habrá novación mientras esté
pendiente la condición, o si ésta llegare a faltar o si antes de su cumplimiento
se extinguiere la obligación antigua.
Pero si las partes, al celebrar el segundo contrato, convienen en que el primero
quede desde luego abolido sin aguardar el cumplmiento de la condición, se estará
a la voluntad de las partes.
Arto. 2711 C.

Arto. 2100.- La novación no se presume: es necesario que se declare la voluntad
de verificarla o que resulte claramente del acto por la incompatibilidad de las
obligaciones, o de atra manera inequívoca, aunque no se use de la palabra
novación.
Artos. 2163, 2479, 2496 v sigts. C.; B.J. pág. 3483.

Arto. 2101.- La delegación por la que un deudor da otro que se obligue hacia el
acreedor, no produce novación, a no ser que el acreedor haya declarado
expresamente su voluntad de exonerar al deudor primitive.
De otro modo, se entendera que el tercero es solamente diputado para hacer el
pago, o que dicho tercero se obliga con é1 solidaria o subsidariamente, según
parezca deducirse del tenor o espíritu del acto.
Artos. 1924, 2035. 2096 inc. 3º, 2100, 2484, 2720 C.

Arto. 2102.- Si el delegado es sustituido contra su voluntad al delegante, no
hay novación, sino solamente cesión de acciones del delegante a su acreedor; y
los efectos de este acto se sujetan a las reglas de la cesión de acciones.
Artos. 2043, 2044, 2114, 2716 y sigts. C.

Arto. 2103.- La nulidad relativa del nuevo título, la pérdida o la evicción de
la cosa dada en pago, no hacen revivir los derechos que resultaban de la

obligación extinguida por la novación.
Artos. 2198, 2532, 3724, 3857 C.

Arto. 2104.- De cualquier modo que se haga la novación, quedan por ella
extinguidos los intereses de la primera obligación, si no se expresa lo
contrario.

Arto. 2105.- Sea que la novación se opere por la sustitución de uno nuevo deudor
o sin ella, los privilegios de la primera deuda se extinguen por la novación.

Arto. 2106.- Las prendas o hipotecas de la primera deuda no pasan a la deuda
posterior, aunque la novación se opere dejando el mismo deudor, a menos que éste
y el acreedor convengan expresamente en la reserva.
Pero esta reserva no valdrá, si las cosas empeñadas o hipotecadas pertenecieren
a terceros que no hayan accedido a la segunda obligación.
Artos. 1877, 2107 inc.2º 3865 C.
Tampoco valdrá la reserva en lo que la segunda obligación tuviere de más que la
primera. Si por ejemplo, la primera deuda no producia intereses y la segunda los
produjere, la hipoteca de la primera no se extenderá a los intereses.

Arto. 2107.- Si la novación se opera sustituyendo un nuevo deudor, la reserva no
puede tener efecto sobre los bienes del nuevo deudor, ni aún con su
consentimiento.
Cuando se opera la novación entre el acreedor y uno de sus deudores solidarios,
la reserva no puede tener efecto sino relativamente a éste. Las prendas e
hipotecas constituidas por los otros codeudores solidarios se extinguen, a pesar
de toda estipulación contrarian salvo que dstos accedan expresamente a la
segunda obligación.
Artos. 1943, 2106 inc. 2º C.

Arto. 2108.- En los casos y cuantias en que no puede tener efecto la reserva,
podrán sin embargo renovarse las prendas e hipotecas con las mismas formalidades
que si se constituyeren por primera vez. Su fecha será entonces la de la
renovación.
Arto. 2065 C.

Arto. 2109.- La novación hecha por el acreedor con alguno de sus deudores
solidarios, extingue la obligación de los demás deudores de esta clase respecto
del acreedor, sin perjuicio de lo dispuesto en el articulo 1943.
La producida respecto del deudor principal, libra a los fiadores.
Sin embargo, si el acreedor ha exigido en el primer caso la aceptación de los
deudores solidarios, o en el segundo la de los fiadores, subsiste el antiguo
crédito, siempre que los codeudores o los fladores rehusen acceder al nuevo
arreglo.
Artos. 1943, 2065, 2115, 3724, 3726 C.

Arto. 2110.- Si la nueva obligación se limita a imponer una pena para en caso de
no cumplirse la primera, y son exigibles juntamente la primera obligación y la
pena, los privilegios, fianzas, prendas e hipotecas subsistirán hasta
concurrencia de la deuda principal sin la pena. Mas si en el caso de infracción
es solamente exigible la pena, se entendará novación desde que el acreedor exige
sólo la pena, y quedarán por el mismo hecho extingrados los privilegios, prendas
e hipotecas de la obligación primitive, y exonerados los que solidaria o
subsidiariamente accedieron a la obligación primitive y no a la estipulación
penal.
Arto. 1991 C.

Arto. 2111.- Cuando la segunda obligación consiste simplemente en añadir o
quitar una especie, género o cantidad a la primera, los codeudores solidarios y
subsidiaries podrán ser obligados, hasta concurrencia de aquello en que ambas
obligaciones convienen.

Arto. 2112.- La simple mutación de lugar para el pago, dejara subsistentes los
privilegios, prendas e hipotecas de la obligación, y la responsabilidad de los
codeudores solidarios y subsidiaries en todo lo que no diga relación al lugar.
Artos. 2033, 2156 C.

Arto. 2113.- Por la mera ampliaci6n del plazo de una deuda no se verifica
novación; pero cesa la responsabilidad de los fiadores y codeudores solidarios y
se extinguen las prendas e hipotecas constituídas sobre otros bienes que los del
deudor; salvo que los fiadores, codeudores solidarios, o los dueños de las cosas
empeñadas o hipotecadas, accedan expresamente a la ampliación.
Tampoco la mera reducción del plazo constituye novación; pero no podrá
reconvenirse a los codeudores solidarios o subsidiarios, sino cuando expire el
plazo primitivo.
Artos. 1942, 2929, 3415, 3708, 3726, 3727 C.
B.J. págs. 984, 3470, 3536 Cons. II-3556, 5042, 6926.

Arto. 2114.- Para que haya novación por sustitución de acreedor, se requiere que
sea hecho con consentimiento del deudor el contrato entre el acreedor precedente
y el que lo sustituye.
Si el contrato fuere hecho sin consentimiento del deudor, no habrá novación sino
cesión de derechos.
Arto. 2102 C.; B.J. pág. 6926.

Arto. 2115.- Si el acreedor ha consentido en la nueva obligación bajo condición
de que accedieren a ella los codeudores solidarios o subsidiarios, y si los
codeudores solidarios o subsidiarios no accedieren, la novación se tendrá por no
hecha.
Artos. 1943, 2109 C.

Arto. 2116.- La novación entre el acreedor y los fiadores, extingue la
obligación del deudor principal.
Artos. 2128, 2196 C.

Capítulo X

De la renuncia o remisión de la deuda

Arto. 2117.- Toda persona capaz de dar o de recibir a título gratuito, puede
hacer o aceptar la renuncia gratuita de una obligación. Hecha y aceptada la
renuncia, la obligación queda extinguida.
Artos. 448, 457, 873, 874, 928, 985, 1160, 1161. 1163, 1164, 1527 nº 7, 1579
nos. 3 y 7, 2124, 2451, 2454, 2483 inc. 4º, 2577, 2579, 2756, 2763 inc. 2º,
2765, 2778, 2780, 2781, 3869 C.; B.J. págs. 759 Cons. I-5878.

Arto. 2118.- Cuando la renuncia se hace por un precio o una prestación
cualquiera, la capacidad de quien la hace y la de aquel a cuyo favor es hecha,
se determinan según las reglas relatives a los contratos por título oneroso.
Artos. 2448 y sigts., 2479, 2765 C.

Arto. 2119.- La renuncia hecha en disposiciones de última voluntad, es un
legado, y se reglará por lo establecido sobre legados.
Artos.- 457 inc. 4º, 1119, 1127, 1128, 1129, 1133, 1139, inc. 2º, 1142, 1143,
1144, 1160, 2763 inc. 2º, 2765 C.

Arto. 2120.- Si la renuncia por un contrato oneroso se refiere a derechos
litigiosos o dudosos, le serán aplicadas las reglas de las transacciones.
Artos. 2193, 2198 C.

Arto. 2121.- Las personas capaces de hacer una renuncia pueden renunciar a todos
los derechos establecidos en su interés particular, aunque sean eventuates o
condicionales; pero no a los derechos que la ley concede, más por razón de orden
público que por el interés particular de las personas, los cuales derechos no
son susceptibles de ser el objeto de una renuncia.
Artos. 219, 873, 1861, 2184. 2185, 2186, 2603, 2908, 2962 C.; XII Tít. Prel. C.

Arto 2122.- La renuncia no está sujeta a ninguna forma exterior. Puede tener
lugar aún tácitamente, a excepción de los casos en que la ley exige que sea
manifestada de una manera expresa.
Artos. 1236, 1391, 1937, 1938, 1990, 2101, 2106, 2109, 2136, 2188, 2448 inc. 2º,
2483 inc. 4º, 2610, 3697 inc. 1º, 3869 C.

Arto. 2123.- La intención de renunciar no se presime, y la interpretaci6n de los
actos que induzca a probarla, debe ser restrictive.
Artos. 2100, 2181, 2195, 2761 C.

Arto. 2124.- La renuncia puede ser retirada, mientras no hubiere sido aceptada
por la persona a cuyo favor se hace, salvo los derechos adquiridos por terceros,
a consecuencia de la renuncia, desde el momento en que ella ha tenido lugar
hasta el de su retractación.
Artos. 1162, 1244, 1247, 1430, 2063, 2086, 2450, 2487, 2491, 2778. 2780, 2781 C.

Arto. 2125.- Habrá remisión de la deuda cuando el acreedor entregue
voluntarianiente al deudor el documento original en que constare la deuda, si el
deudor no alegare que la ha pagado.
Artos. 1139 inc. 2º, 1219, 1869, 1940, 1979, 2034, 2761, 2768 C.

Arto. 2126.- Siempre que el documento original de donde resulte la deuda, se
halle en poder del deudor, se presume que el acreedor se lo entregó
voluntariatnente, salvo el derecho de éste a probar lo contrario.
Artos. 2034, 2138 C.

Arto. 2127.- Si el documento de la deuda fuere un documento protocolizado, y su
copia legalizada se hallare en poder del deudor sin anotación del pago o
remisión del crédito, y el original se hallare tambié sin anotación de pago o
remisión firmada por el acreedor, será a cargo del deudor probar, que, el
acreedor se to entregó por remisión de la deuda.
Artos. 2129, 2768 C.; 1141 Pr.; 39, 40, 61 Ley del Notariado.

Arto. 2128.- La remisión hecha al deudor principal, libra a los fiadores; pero
la que se ha hecho al fiador, no aprovecha al deudor.
Artos. 1140, 1141, 1877, 2116, 2135, 2196, 3673, 3722 C.

Arto. 2129.- La entrega del documento simple o del testimonio del título a uno
de los deudores solidarios, produce el mismo efecto en favor de sus codeudores.
Artos. 1140. 1940, 2135 C.

Arto. 2130.- La remisión total del crédito hecha en favor de uno de los
codeudores solidarios, libra a todos los demás, a no ser que el acreedor se haya
reservado expresamente sus derechos contra éstos.
Artos. 1940, 2322 C.

Arto. 2131.- La remisión de la hipoteca no basta para que se presuma remisión de
la deuda.
Artos. 2128, 2765 C.

Arto. 2132.- La remisión hecha al deudor, produce los mismos efectos jurídicos
que el pago respecto a sus herederos, y a los codeudores solidarios.
Artos. 1140,1877, 1935,1940,2116,2129,2130,2196 C.

Arto. 2133.- La remisión hecha a uno de los fiadores no aprovecha a los demás
fiadores sino en la medida de la parte que correspondía al fiador que hubiere
obtenido la remisión.
Artos. 1940, 1960, 3702, 3703, 3719, 3721 C.

Arto. 2134.- Si el fiador hubiere pagado al acreedor una parte de la obligación
para obtener su liberación, tal pago debe ser unputado sobre la deuda; pero si
el acrcedor hubiere hecho después remisión de la deuda, el fiador no puede
repetir la parte que hubiere pagado.
Arto. 3719 C.

Arto. 2135.- La remisión por entrega del documento original, en relación a los
fiadores, coacreedores solidarios, o deudores solidarios, produce los mismos
efectos que la remisión expresa.
Artos. 1926, 1940, 2129 C.

Arto. 2136.- No hay forma especial para hacer la remisión expresa aunque la
deuda conste de un documento público.
Artos. 1579 n° 7. 2122, 2483 n° 4, 2768 inc. 2°, 3869 C.

Arto. 2137.- La devolución voluntaria que hiciere el acreedor de la cosa
recibida en prenda, causa sólo la remisión del derecho de prenda; pero no la
remisión de la deuda.
Artos. 1139 inc. 2°,1877, 2123, 2765, 3732 inc. 2°, 3768 C.

Arto. 2138.- La existencia de la prenda en poder del deudor hace presumir la
devolución voluntaria, salvo el derecho del acreedor a probar lo contrario.
Artos. 1768, 2126, 3768, 3769 C.

Capítulo XI

De la compensación

Arto. 2139.- Cuando dos personas son deudoras una de otra, se opera entre ellas
una compensación que extingue ambas deudas, del modo y en los casos que van a
expresarse.
B.J. pág. 2526 Cons. V.

Arto. 2140.- La compensación se opera por el solo ministerio de la ley y aún sin
conocimiento de los deudores; y ambas deudas se extinguen recíprocamente hasta
concurrencia de sus valores, desde el momento que una y otra reúne las calidades
siguientes:
Artos. 3238 C.; 1058, 1737 n° 13 Pr.

1° Que sean ambas de dinero o de cosas consumibles, fungibles o indeterminadas
de igual género y calidad.
Artos. 1545, 1759, 2019, 2148 inc. 2°, 2156, 2554, 2912 C.
2° Que ambas deudas sean líquidas.
Artos. 2021, 2149, 2156 C.
3º Que ambas sean actualmente exigibles.
Arto. 2149 C.; B.J. pág. 884 Cons. V.

Las esperas concedidas al deudor impiden la compensación; pero esta disposición
no se aplica al plazo de gracia concedido por un acreedor a su deudor.
Arto. 2154 C.

Arto. 2141.- Para que haya lugar a la compensación, es preciso que las dos
partes sean recíprocamente deudoras.
Así, el deudor principal no puede oponer a su acreedor por vía de compensación

lo que el acreedor deba al fiador.
Artos. 2145, 2152 C.
Ni requerido el deudor de un pupilo por el guardador, puede oponerle por via de
compensación lo que el guardador le deba a él.

Arto. 2142.- El deudor solidario puede invocar la compensación del crédito del
acreedor con el crédito de él, o de otro de los codeudores.
Artos. 1926 inc. 2º, l932 C;

Arto. 2143.- Tratandose de títulos pagaderos a la orden, no podrá el deudor
compensar con el endosatario, lo que le debieren los endosadores precedentes.
Artos. 2725 C.; 615, 678 C.C.; B.J. págs. 5300, 6871 C.

Arto. 2144.- El deudor o acreedor de un fallido sólo podrá alegar compensación
en cuanto a las deudas que antes de la época legal de la falencia ya existían, y
eran exigibles y líquidas, más no en cuanto a las deudas contraídas, o que se
hicieren exigibles y líquidas después de la época legal de la quiebra. El deudor
del fallido en este último caso, debe pagar a la masa lo que deba y entrar por
su crédito en el concurso general del fallido.
Artos. 1901, 2243, 2270.2295 C.

Arto. 2145.- El fiador no sólo puede compensar la obligación que le nace de la
fianza con lo que el acreedor le deba, sino que también puede invocar y probar
lo que el acreedor deba al deudor principal para causar la compensación o el
pago de la obligación. Pero el deudor principal no puede invocar como
compensable su obligación, con la deuda del acreedor al fiador.
Artos. 2141 inc. 2°, 2196, 3695 C.

Arto. 2146.- Para oponerse la compensación no es preciso que el crédito al cual
se refiere se tenga por reconocido. Si la compensación no fuere admitida, podrá
el deudor alegar todas las defensas que tuviere.
Artos. 1058 Pr.

Arto. 2147.- La compensación no puede tener lugar en perjuicio de los derechos
de tercero.
Artos. 2154, 2157 C.
Así, embargado un crédito, no podrá el deudor compensarlo, en perjuicio del
embargante, por ningún crédito suyo adquirido después del embargo.
Artos. 1470, 2017, 2018, 2153, 2157, 2720 C.

Arto. 2148.- La incapacidad personal de las partes, no es un obstáculo para la
compensación.
Tampoco lo es la diversidad de las causas en que se funden las dos deudas.
La compensación puede renunciarse, como cualquier otra ventaja.
Artos. 874, 2121, 2123 C.

Arto. 2149-. El crédito se tiene por líquido si se justifica dentro de diez días
y por exigible cuando ha vencido el plazo y cumplidose la condición, existiendo
ésta.
Artos.1892 inc.2°,2140 n°s. 2 y 3 C.; 1694 Pr.

Arto. 2150.- No puede oponerse compensación a la demanda de restitución de una
cosa de que su dueño ha sido injustamente despojado, ni a la demanda de
restitución de un depósito o de un comodato, aún cuando perdida la cosa, sólo
subsista la obligación de pagarla en dinero.
Tampoco podrá oponerse compensación a la demanda de indemnización por un acto de
violencia o fraude, ni a la demanda de alimentos no embargables.
Artos. 286, 1143, 1746, 2084, 3238, 3416, 3435, 3439, 3449, 3462, 3480, 3488,
3491, 3612, 3635 C.

Arto. 2151.- No son compensables las obligaciones de ejecutar algún hecho.

Artos.2140 n° 1 C.

Arto. 2152.- El mandatario puede oponer al acreedor del mandante, no sólo los
créditos de éste, sino sus propios créditos contra el mismo acreedor, prestando
caución de que el mandante dará por firme la compensacion. Pero no puede
compensar con lo que el mismo mandatario debe a un tercero lo que éste debe al
mandante, sino con voluntad del mandante.
Artos. 2141, 3296 C.

Arto. 2153.- El deudor que acepta sin reserva alguna la cesión que el acreedor
haya hecho de sus derechos a un tercero, no podrá oponer en compensación al
cesionario los cérditos que antes de la aceptación hubiera podido oponer al
cedente.
Si la cesión no ha sido aceptada, podrá el deudor oponer al cesionario todos los
créditos que antes de notificársele la cesión haya adquirido contra el cedente,
aún cuando no hubieren ilegado a ser exigibles sino después de la notificación.
Artos. 2720, 272l, 2723, 2724, 2725 C.

Arto 2154.- Sin embargo, de efectuarse la compensación por el ministerio de la
ley, el deudor que no la alegare, ignorando un crédito que puede oponer a la
deuda, conservará junto con el crédito mismo las fianzas, privilegios, prendas e
hipotecas constituídas para su seguridad.
Artos. 2069, 2071, 2147, 2154, 2463, 2765 C.

Arto. 2155.- Cuando hay muchas deudas compensables, deben seguirse para la
compensación las mismas reglas que para la imputación del pago.
Artos. 2051, 2052, 2053 C.

Arto. 2156 – Cuando ambas deudas no son pagaderas en un mismo lugar, ninguna de
las partes puede oponer la compensación, a menos que una y otra deuda sean de
dinero, y que el que opone la compensación tome en cuenta los costos de la
remesa.
Artos. 2030, 203l, 2032, 2033, 2112 C.

Arto. 2157.- Por el pago que una de las partes hiciere de la deuda compensada
ipso jure, no revivirán en perjuicio de tercero las garantías de que gozaba para
el cobro de su crédito.
Artos. 2069, 2071, 2147, 2154, 2765 C.

Capítulo XII

De la confusion

Arto. 2158.- Cuando concurren en una misma persona las calidades de acreedor y
deudor respecto de una misma cosa, se verifica de hecho una confusión que
extingue la deuda y produce iguales efectos que el pago.
Artos. 653 inc. 2°, 1253, 1407, 1427, 1529 inc. 3°, 1579 inc. 1°, 2044 n° 4°,
3799 n° 5, 3856 C.

Arto. 2159.- La confusión que recae en la persona del deudor o del acreedor
principal aprovecha a los fiadores. La que se realice en cualquiera de éstos, no
extingue ia obligación principal.
Actos. 3723, 3770 inc. 3°,3867, 3874 C.

Arto. 2160.- La confusión no extingue la deuda mancomunada, sino en la porción
correspondiente al acreedor o deudor en quien concurran los dos conceptos.
Artos. 882, 1254, 1945, 2877, 2897, 3555, 3573, 3691 C.

Arto. 2161.- Si el concurso de las dos calidades se verifica solamente en una

parte de la deuda, no hay lugar a la confusión, ni se extingue la deuda, sino en
esa parte.
Arto. 1407 C.

Arto. 2162.- Si hay confusión entre uno de varios deudores solidarios y el
acreedor, podrá el primero repetir contra cada uno de sus codeudores por la
parte o cuota que respectivamente les corresponda en la deuda.
Si por el contrario, hay confusión entre uno de varios acreedores solidarios y
el deudor, será obligado el primero a cada uno de sus coacreedores por la parte
o cuota que respectivamente les corresponda en el crédito.
Artos. 1941, 1945, 1951 C.

Arto. 2163.- Si la confusión que se había operado, viniese a cesar por la
nulidad legal de su causa o por un acontecimiento posterior que restablezca la
separación de las calidades de acreedor y deudor reunidas en la misma persona,
se desvanecen los efectos que había producido, recobrando las partes interesadas
sus derechos anteriores con los privilegios, hipotecas y demás accesorios de la
obligación.
Artos. 3856, 3867 C.
Pera revocada la confusión de partess aunque sea eficaz entre ellas la
revocación, no podrá hacer revivir, en perjuicio de terceros, los accesorios de
la obligación.

Capítulo XIII

De la imposibilidad de pago

Arto. 2164.- La obligación, sea de dar, o de hacer o de no hacer, se extingue
sin responsabilidad de daños y perjuicios, cuando la prestación que forma la
materia de ella viene a ser física o legalmente imposible.
Artos. 1159, 1529 inc.4°,1851, 1855, 1864, 1882 inc.1°,1889, 1910, 2000, 2173,
2174, 2580, 2587, 3317 C.

Arto. 2165.- La cosa cierta y determinada que debía darse, sólo se entenderá que
ha perecido, en el caso que se haya destruido completamente o que se haya puesto
fuera del comercio, o que se haya perdido de modo que no se sepa de su
existencia.
Artos. 219, 611, 870, 1159, 1727 inc.3°.2175, 2185, 2473, 3186 C.

Arto. 2166.- Si la cosa cierta y determinada perece por culpa o durante la mora
del deudor, la obligacion de este subsiste, pero varia de objeto; el deudor es
obligado al precio y a los daños y perjuicios.
Artos. 1851, 1852, 1854, 1855, 1917, 1949, 2579 C.
Con todo, si estando en mora el deudor, la cosa cierta y determinada perece por
caso fortuito que prueba el deudor que habria sobrevenido igualmente a dicha
cosa en poder del acreedor, sólo deberá los daños y perjuicios de la mora. Pero
si el caso fortuito pudo no haber sobrevenido igualmente en poder del acreedor,
se debe el precio de la cosa y los daños y perjuicios de la mora.
Artos. 1137, l747, 1818, 1864, 2026, 2077, 2170, 2495, 3381 C.

Arto. 2167.- Si reaparece la cosa perdida cuya existencia se ignoraba, podrá
reclamarla el acreedor restituyendo lo que hubiere recibido en razón de su
precio.
Artos. 1441, 1768, 3435, 3436, 3605 C.

Arto. 2168.- La destrucción de la cosa en poder del deudor, después que ha sido
ofrecida judicialmente al acreedor, y durante el retardo de éste en recibirla,
no hace responsable al deudor sino por culpa grave o dolo.
Artos. 2061, 2067 C.

Arto. 2169.- El deudor tiene que probar el caso fortuito que alega.
Artos. 2356, 3467, 3507, 3571 C.
Si se ha constituido responsable de todo caso fortuito o de alguno en
particular, se observará lo pactado.
Artos. 1864, 2479, 2915, 2916, 3316 inc.2°, 3332 C.

Arto. 2170.- Al que ha hurtado o robado una cosa, no le será permitido alegar
que ella ha perecido por caso fortuito, aún de los que habrían producido la
destrucción o pérdida de la cosa en poder del acreedor.
Artos. 1747, 1864, 2026, 2027 C.

Arto. 2171.- Si la cosa debida se destruye por un hecho voluntario del deudor
que inculpablemente ignoraba la obligación, se deberá el precio sin otras
indemnizaciones.
Artos. 958, 1135, 1159, 1202, 2026 inc. 1°, 2073, 2948, 3433, 3435, 3494 C.

Arto. 2172.- En el hecho o culpa del deudor se comprende el hecho o culpa de las
personas por quienes fuere responsable.
Artos. 2026 inc.3°, 2511 y sigts. C.

Arto. 2173.- Cuando la cosa ha perecido sin hecho ni culpa deI deudor, pasan al
acreedor los derechos y acciones que por razón de ese suceso puedan competir al
deudor.
Artos. 2026 inc. 3°, 2044, 2069 inc. 2°, 2074, 2716, 2986, 3433, 3494, 3563,
3605, 3713, 3778, 3779 C.

Arto. 2174.- Tratándose de una obligación de dar, su extinción por la
imposibilidad de la paga no hace extinguir la obligación recíproca del acreedor.
En las obligaciones de hacer o de no hacer, la extinción es no sólo para el
deudor sino también para el acreedor, a quien aquel debe volver todo lo que
hubiere recibido, con motivo de la obligación extinguida.
Artos. 1851, 1855, 1864, 1884, 1890, 2495, 2587, 2588, 3044, 3045, 3066, 3284 y
sigts., 3354, 3355 y sigts. C.

Arto. 2175.- Las disposiciones precedentes no se extienden a las obligaciones de
género o cantidad que perecen siempre para el deudor.
Artos. 1923, 2580, 2596, 3317 C.

Capitulo XIV

De la transacción

Arto. 2176 – Toda cuestión, esté o no pendiente ante los tribunales, puede
terminarse por transacción.
Arto.3623 C.; B.J. pág.406.

Arto. 2177.- La transacción se rige por las reglas generales de los contratos en
lo que no esté expresamente previsto en este Título.
Artos. 2448 y sigts, 2473 y sigts. C.; B.J. pág.3825.

Arto. 2178.-Toda transacción debe contener los nombres de los contratantes; la
relación puntual de sus pretensiones; si hay pleito pendiente, su estado y el
Juez ante quien pende, la forma y circunstancias del convenio y la renuncia que
los contratantes hagan de cualquier acción que tenga el uno contra el otro.
B. J. págs. 4291 Cons. V-7046 Cons. III.

Arto. 2179.- Cuando la transacción previene controversias futuras, debe constar
por escrito, si el interés pasa de cien pesos.

En los litigios pendientes cualquiera que sea el valor de la acción, debe
hacerse constar por escrito.
Artos. 2423, 3623 C.

Arto. 2180.- Si la transacción se refiere a un pleito pendiente, puede hacerse
en una petición dirigida al Juez y firmada por los interesados o a su ruego. El
Juez, en consecuencia, dará por terminado el juicio.
B. J. pág. 759 Cons. II-3825.

Arto.2181.- La renuncia general de los derechos no se extiende a otros que a los
relacionados con la disputa sobre la que ha recaído la transacción y a los que,
por una necesaria inducción de sus palabras , deban reputarse comprendidos.
Artos. 1386 inc. 2°, 1943, 1962, 2123, 2193, 2195, 2215, 2374 C.

Arto. 2182.- Sólo pueden transigir los que tienen la libre facultad de enajenar
sus bienes y derechos.
Artos. 251, 277, 359, 458, 490, 1686, 2411, 2472, 2S64, 3357 inc. 3°, 3365 C.;
58Cn.

Arta. 2183.-La transacción hecha por uno de los interesados, no perjudica ni
aprovecha a los demás si no la aceptan.
Artos. 1687, 1931, 2128, 2130, 2193, 2196, 2215, 2439, 2440, 2479, 2489, 2568
C.; 1243 Pr.

Arto. 2184.- Se puede transigir sobre la acción civil proveniente de un delito,
pero no por eso, si el delito es de orden público, se extingue la
responsabilidad criminal ni se da por probado el delito.
Tratandose de delitos que el Derecho Penal califica de privados, la transacción
puede extenderse a ambas responsabilidades la civil y la penal.
Artos. 2411 C.; XII Tít. Prel. C.; 31, 352 In.

Arto. 2185.- No se puede transigir sobre el estado civil de las personas, ni
sobre la validez del matrimonio; más, si la transacción importa adquisición o
pérdida del estado, sí puede transigirse sobre los derechos pecuniarios que de
la declaración del estado civil pudieran deducirse a favor de una persona.
Tampoco puede transigirse sobre derechos irrenunciables.
Artos. 219, 1548, 2411, 2473, 3422 C.; 963, 1264 Pr.; XII Tít. Prel.C.

Arto. 2186.- Es nula la transacción que verse sobre delito, dolo o culpa futuros
y sobre la acción civil que nazca de ellos; sobre la sucesión futura, o sobre la
herencia, antes de abrirse la testamentaria del causante.
También es nula la transacción sobre el derecho de recibir alimentos, pero se
podrá transigir sobre las pensiones alimenticias ya debidas.
Artos. 286, 934, 1239, 2473 inc. 2° C.

Arto. 2187.- La transacción celebrada con presencia de documentos que después se
han declarado falsos por sentencia juducial, es nula.
Es nula la transacción sobre cualquier negocio que esté decidido judicialmente
por sentencia irrevocable ignorada por los interesados o por uno de ellos.

Arto. 2188.- Puede rescindirse la transacción cuando se hace en favor de un
título nulo, a no ser que las partes hayan tratado expresamente de la nulidad.
Arto.2195 C.

Arto 2189.- E1 descubrimiento de nuevos títulos o documentos no es causa para
anular o rescindir la transacción si no ha habido mala fe en la otra parte, por
haber ésta conocido y ocultado los títulos.
Artos.2193,2455 C

Arto. 2190.- No podrá intentarse demanda contra el valor o subsistencia de una
transacción, sin que previamente se haya asegurado la devolución de todo lo

recibido a virtud del convenio que se quiere impugnar.
Artos.2211.221 37 2230.2498 C.

Arto. 2191.- En las transacciones ha lugar a la evicción o saneamiento
unicamente en el caso en que por ellas, una de las partes de a la otra alguna
cosa que no era objeto de la disputa.
Artos. 2197, 2198 C.

Arto. 2192.-Si en la transacción se ha pactade una pena para el que no cumpla,
habrá lugar a ella contra el que faltare, sin perjuicio de llevarse a efecto la
transacción en todas sus partes, salvo que se haya estipulado lo contrario.
Artos 1991,2002 C; B.J pág.2051 Cons. IV

Arto. 2193.- La transacción tiene respecto de las partes, la misma eficacia
autoriridad, que la cosa jusgada.
Artos 2183,2358,2361 C; B J. págs.3911,3914 Cons. VI

Arto. 2194.- Las diferentes cláusulas de una transaccion son indivisibles, y
cualquiera de ellas que fuere nula, o que se anulare, deja sin efecto todo el
acto de la transacción.
Artos 1965, 1967,3026 inc 2°,2217,2569,2611,2627,2642 C

Arto. 2195.- Las transacciones deben interpretarse estrictarnente. No reglan,
sino las diferencias respecto de las cuales los contratantes han tenido en
realidad intención de transigir, sea que esta intención resulte explícitamente
de los terminos de que se han servido, sea que se reconosca como una
consecuencia necesaria de lo que se halle expreso.
Artos. 1886, 2123, 2181 C

Arto. 2196.- La transacción entre el acreedor y el deudor extingue la obligación
del fiador, aunque éste estuviere ya condenado al pago por sentencia pasada en
autoridad de cosa juzgada.
Artos.1877, 2128, 2132, 2134, 2145, 2183, 3673, 3701, 3706 inc.2°,3722,3726 C.

Arto. 2197.- La evicción de la cosa renunciada por una de las partes en la
transacción, o transferida a la otra que se juzgaba con derecho a ella, no
invalida la transacción, ni da lugar a la restitución de lo que por ella se
hubiere recibido.
Artos. 2103,2191, 2726 C.

Arto. 2198.- La parte que hubiere transferido a la otra alguna cosa como suya en
la transacción, si el poseedor de ella fuere vencido en juicio, está sujeta a la
indernnización de pérdidas e intereses; pero la evicción sucedida no hará
revivir la obligación extinguida en virtud de la transacción.
Artos.2103, 2532, 2620, 2621, 2622, 2623, 2751, 3857 C.

Arto. 2199.- Si una de las partes en la transacción adquiere un nuevo derecho
sobre la cosa renunciada o transferida a la otra que se juzgaba con derecho a
ella, la transacción no irnpedirá el ejercicio del nuevo derecho adquirido.
Artos.2498,2751 C.

Arto. 2200.- Todo mandatario necesitará de poder especial para transigir. Es
bastante la cláusula consignáda, con ese objeto, en las otras clases de poderes.
Sólo en los poderes especiales habrá necesidad de especificar los bienes,
derechos y acciones sobre que se quiera transigir.
Arto. 2290 nº 1, 3357 nº 3 C

Capítulo XV

De la nulidad y rescisión

Arto. 2201.- Hay nulidad absoluta en los actos o contratos:

1° Cuando falta alguna de las condiciones esenciales para su formación o para su
existencia.
Artos.1832, 1874, 2447, 2473, 2505 inc.2°, 2567 C.
2° Cuando falta algún requisito o formalidad que la ley exige para el valor de
ciertos actos o contratos, en consideración a la naturaleza del acto o contrato
y no a la calidad o es tado de la persona que en ellos interviene.
3º Cuando se ejecutan o celebran por personas absolutamente incapaces.
Artos. 7, 253, 344, 1874, 2449, 2472, 2476, 2478, 2481 C.; 125 CC. B.J. págs
4145, 5558, 7115 Cons. V-7432 Cons. E-7498 Cons. II.

Arto. 2202.- Hay nulidad relativa y acción para rescindir los actos o contratos:

1° Cuando alguna de las condiciones esenciales para su formación o para su
existencia es imperfecta o irregular.
Artos. 344, 2455, 2457, 2460, 2562 C.
2° Cuando falta alguno de los requisitos o formalidades que la ley exige,
teniendo en mira el exclusivo y particular interés de las partes; y
3° Cuando se ejecutan o celebran por personas relativamente incapaces.
Artos. 253, 2455, 2478 inc. 2° C.; B.J. pags. 2408, 3046-7115 Cons. IV-7498
Cons. II.

Arto. 2203.- La obligación no puede impugnarse por el menor que, con amaños o
medios fraudulentos, haya ocultado su menor edad.
Pero para suponer dolo por parte del menor, no es bastante que éste haya
declarado ser mayor de edad.
Artos. 2072, 2460, 2469, 3420, 3458 C.

Arto. 2204.- La nulidad absoluta puede alegarste por todo el que tenga interés
en ella, y debe, cuando conste en autos, declararse de oficio, aunque las partes
no la aleguen; y no puede subsanarse por la confirrnación o ratificación de las
partes, ni por un lapso menor que e1 que se exige para la prescripción
ordinaria.
Artos. 3418 C.; B. J.págs. 76 Cons. V-1421-1559 Cons. IV-2183 Cons. III-2408,
3911, 4665, 7153 Cons. VI.

Arto. 2205.- La nulidad relativa no puede declararse de oficio ni alegarse más
que por la persona o personas en cuyo favor la han establecido las leyes o por
sus herederos, cesionarios o representantes; y puede subsanarse por la
confirmación o ratificación del interesado o interesados, y por un lapso que no
sea menor de cuatro años.
Artos. 2439, 3673 C.; B.J. págs. 4541 Cons.V-4645 Cons. II-7115 Cons. IV.

Arto. 2206.- La ratificación necesaria para subsanar la nulidad relativa, puede
ser expresa o tácita. La expresa debe hacerse con las solernnidades a que por la
ley está sujeto el acto o contrato que se ratifica. La tácita resulta de la
ejecución de la obligación contraída.
Artos. 1396, 2382, 2439, 2449, 2481, 2577, 2578 C., 1145 Pr.; B.J. pág. 7115
Cons. IV.

Arto. 2207.- Para que la ratificación expresa o tácita, sea eficaz, es necesario
que se haga por quien tiene derecho de pedir la rescisión y que el acto de
ratificación se halle exento de todo vicio de nulidad.
Arto. 2405 C.; B.J. págs. 1421, 7115 Cons. IV.

Arto. 2208.- El plazo para pedir la rescisión, será el de cuatro años que se
contarán:

En el caso de violencia, desde que hubiere cesado.
En los actos y contratos ejecutados o celebrados por el menor,
desde que el padre, madre o guardador tuvieren conocimiento del acto o contrato,
y a falta de ese conocimiento, desde que el menor fuere emancipado o mayor.
En los demás casos, desde la fecha de la celebración del acto o contrato.
Todo lo cual se entiende y se observará. cuando la ley no hubiere señalado
especialmente otro plazo.
Artos. 115, 431, 1304, 2258, 2662, 2667, 2690, 2792, 2795 C.; B.J. págs. 516
Cons. VIII-2459-4822-5668-7115 IV.

Arto. 2209.- La prescripción de que habla el articulo anterior, se refiere
únicamente a las acciones relativas al patrimonio y sólo puede oponerse entre
las partes que han intervenido en el acto o contrato y las que de. ellas
tuvieren su derecho.
Arto. 194, 1393. 1399 C.; B. J. pág. 2460.

Arto. 2210.- La nulidad ya sea absoluta o relativa, puede oponerse siempre como
excepción.

Arto. 2211.- La nulidad absoluta, lo mismo que la relativa, declaradas por
sentencia firme, dan derecho a las partes para ser restituidas al mismo estado
en que se hallarían si no hubiere existido el acto o contrato nulo, siempre que
la nulidad no sea por lo ilícito del objeto o de la causa, en cuyo caso no podrá
repetirse lo que se ha dado o pagado a sabiendas.
Artos.1467. 1469 inc.3°, 1874, 2015, 2079, 2236, 2472, 2478, 2568, 2610, 3621 C.
B J. págs.148 Cons. III-2183 Cons. III-4273 Cons. II, 6460 Cons. V.

Arto. 2212.- Si la nulidad procede de incapacidad de una de las partes, la otra
sólo tendrá derecho a que se le restituya lo que hubiere dado o pagado con
motivo del acto o contrato, en cuanto ello haya aprovechado al sapaz.
Artos. 249, 290, 325 inc. 2°, 1300, 1884, 2015 inc.l°, 2036~ 3272, 3301, 3372,
3375, 3411, 3456, 3457, 3458 C.

Arto.2213.-Si la previa entrega de premios o consignación de lo que debe
devolver con motivo de la nulidad, no puede una parte exigir que se compela a la
otra parte a la devolución de lo que le corresponde.
Artos. 1859, 2190 C.

Arto. 2214.- Los efectos de la nulidad comprenden también a los terceros
poseedores de la cosa, objeto del acto o contrato nulo, salvo lo dispuesto en
los títulos de Prescripción y de Registro de la Propiedad. Artos. 898, 1768,
2665, 2666, 2669, 3796, 3949, 3950 C.; 28 Reglamento del Registro Público.;
B.J. pag. 7432 Cons. IV.

Arto. 2215.- Cuando dos o más personas han contrado tercero, la nulidad
declarada a favor de una de ellas, no aprovecha a las otras.
Artos. 881, 882, 2183, 2193, 2361 C.

Arto. 2216.- Las acciones rescisorias no podrán hacerse efectivas contra
terceros poseedores de buena fe sino en los casos expresamente señalados por la
ley.
Artos. 1453, 2235, 2666, 2797, 3950 C.

Arto. 2217.- La nulidad de un acto jurídico puede ser completa o sólo parcial.
La nulidad parcial de una disposición en el acto, no perjudica a las otras
disposiciones válidas, siempre que sean separables.
Artos.- 2194, 2371 C.

Arto. 2218.- Si el acto fuere bilateral, y las obligaciones correlativas
consistieren ambas en sumas de dinero, o en cosas productivas de frutos, no

habrá lugar a la restitución respectiva de intereses o de frutos, sino desde el
día de la demanda de nulidad. Los intereses y los frutos percibidos hasta esa
época se compensan entre sí.
Artos. 1745, 1884, 2620, 2680 inc. 3°, 2691 C.
B.J. págs. 301 Cons. III-2183 Cons. III-7432 Cons. IV.

Arto. 2219.-Si de dos cecretos que forma a materia del acto el teral, uno sólo de
ellos consiste en una suma de dinero, o en una cosa productiva de frutos, la
restitución de los intereses o de los frutos debe hacerse desde el día en que la
suma de dinero fue pagada, o fue entregada la cosa productiva de frutos.
Artos. 1742,1743, 1745, 1747, 1748, 1749, 1750, 1752, 1755, 2860 inc.3°, 2691 C.

B.J. pags. 2183 Cons. III-7432 Cons. IV.

TITULO III

Capítulo I

De la simulación en los actos jurídicos.

Arto. 2220.- La simulación tiene lugar cuando se encubre el carácter jurídico de
un acto bajo la apariencia de otro, o cuando el acto contiene cláusulas que no
son sinceras, o fechas que no son verdaderas, o cuando por él se constituyen o
transmiten derechos a personas interpuestas que no son aquellas para quienes en
realidad se constituyen o transmiten.
Artos. 987, 1873, 2258 inc. 1°, 2565, 2759 C.; B.J. págs. 5182, 6781 Cons. III.

Arto. 2221.- La simulación es absoluta cuando se celebra un acto jurídico que
nada tiene de real, y relativa cuando se emplea para dar a un acto jurídico una
apariencia que oculta su verdadero carácter.
B.J. pág. 4636.

Arto. 2222.- La simulación no es reprobada por la ley, cuando a nadie perjudica,
ni tiene un fin ilícito.
Artos. 1873, 3613, 3614 C.; 501 Pn.; B.J. págs. 3887, 5182.

Arto. 2223.- Cuando en la simulación relativa se descubriere un acto serio,
oculto bajo falsas apariencias, no podrá ser éste anulado desde que no haya en
él la violación de una ley, ni perjuicio a tercero.
Arto 2247 n° 6° C.; B.J. págs. 3835, 3842, 3887, 5182.

Arto. 2224.- Los que hubieren simulado un acto con el fin de violar las leyes o
de perjudicar a un tercero, no pueden ejercer acción alguna, el uno contra el
otro sobre la simulación.
Artos. 2079, 3613 C.; B.J. págs. 3835, 3887.

Arto. 2225.- Si hubiere sobre la simulación un contradocumento firmado por
alguna de las partes, para dejar sin efecto el acto simulado, cuando éste
hubiera sido ilícito o cuando fuere lícito, explicando o resttingiendo el acto
precedente, los Jueces pueden conocer sobre él y sobre la simulación, si el
contradocumento no contuviere algo contra la prohibición de las leyes, o contra
los derechos de un tercero.
Artos. 2376, 3277, 3613 C.; B.J. págs. 3835, 3887, 4252 Cons. IV-4636, 7732.

Capítulo II

Del fraude en los actos jurídicos

Arto. 2226.- Todo acreedor puede demandar la revocación de los actos celebrados
por el deudor en perjuicio o en fraude de sus derechos.
Artos. 877, 993, 1164, 1247, 1477, 1520, 1701, 1870, 2956 C.;
B.J. págs. 251, 7363.
Arto. 2227. – Para ejercer esta acción es preciso:

1° Que el deudor se halle insolvente.
Arto 1901 C.; B.J. pág. 7363 Cons. II.
2º Que el perjuicio de los acreedores resulte del acto mismo del deudor, o que
antes ya se hallare insolvente.
3º Que el crédito, en virtud del cual se intenta acción, sea de una fecha
anterior al acto del deudor.
Artos. 1249, 1428, 2335, 2387 C.; B.J. pág. 251.

Arto. 2228.- Exceptúase de la condición 3a del artículo anterior, las
enajenacienes hechas por el que ba cometido un crimen, aunque consumadas antes
del delito, si fueren ejecutadas para salvar la responsabilidad del acto, las
cuales pueden ser revocadas por los que tengan derecho a ser indemnizados de los
daños y perjuicios que les irrogue el crimen.
Artos. 2233, 2234 C

Arto. 2229.- Si el deudor por sus actos no hubiere abdicado derechos
irrevocablemente adquiridos; pero hubiere renunciado facultades por cuyo
ejercicio hubiera podido mejorar el estado de su fortuna, los acreedores pueden
hacer revocar sus actos, y usar de las facultades renunciadas.
Artos. 877, 992 inc, 2°, 1164, 1247, 1430, 1477, 1529 inc.7º , 1557, 170l, 2259,
2703, 2762 inc. 2º, 2795 C.

Arto. 2230.- La revocación de los actos del deudor será sólo pronunciada en el
interés de los acreedores que la hubieren pedido y hasta el irnporte de sus
créditos.
Artos. 1248, 1477, 2263, 2361 n° 1, 2610, 2703 C.

Arto. 2231.- E1 tercero a quien hubieren pasado los bienes del deudor, puede
hacer cesar la accion de los acreedores, satisfaciendo el crédito de los que se
hubieren presentado, o dando fianzas suficientes sobre el pago íntegro de sus
créditos, si los bienes del deudor no alcanzaren a satisfacerlos.
Artos. 1250, 1395 C.

Arto. 2232.- Si el acto del deudor insolvente que perjudicare a los acreedores,
fuere a título gratuito, puede ser revocado a solicitud de éstos, aunque cuando
aquel a quien sus bienes hubieren pasado, ignorase la insolvencia del deudor.

Artos. 877, 993, 1247, 1477, 1529 inc. 7° y 8°, 2075, 2254 inc.l°, 2255, 2258
inc.2º 2262, 2753, 2949 inc. 1º 2956, 3950 ins.2é C

Arto. 2233.- Si la acción de los acreedores es dirigida contra un acto del
deudor a título oneroso, es preciso para la revocación del acto, que el deudor
haya querido por ese medio defraudar a sus acreedores, y que el tercero con el
cual ha contratado, haya sido cómplice en el fraude.
Artos. 1432,2075,2509,3950 inc.2º C.; B.J. págs.4051,6479,7363.

Arto. 2234.- E1 ánimo del deudor de defraudar a sus acreedores por antes que les
sean perijudiciales se presume por su estado de insolvencia. La complicidad del
tercero en el fraude del deudor, se presume tambien si en el momento de tratar
con él, conocla su estado de insolvencia.
Artos. 2243,2257,2258 inc.2°,3950 C.: B.J. pág.7363.

Arto. 2235.- Si la persona a favor de la cual el deudor hubiere otorgado un acto

perjudicial a sus acreedores, hubiere transmitido a otros los derechos que de él
hubiere adquirido, la acción de los acreedores, sólo será admisible, cuando la
transmisión de los derechos se haya verificado por un título gratuito. Si fuere
por título oneroso, sólo en el caso que el adquiriente hubiere sido cómplice en
el fraude.
Artos. 993,1477,1893,1894,2075,2247 n° 6°,2261,2262,3980 n° 2 C.

Arto. 2236.- Revocado el acto fraudulento del deudor, si hubiere habido
enajenaciones de propiedades, éstas deben volverse por el que las adquirió,
cómplice en el fraude, con todos sus frutos como poseedor de mala fe.
Artos. 1747,1748,1749,2073,2074,2077,2211 C.

Arto. 2237.- El que hubiere adquirido de mala fe las cosas enajenadas en fraude
de los acreedores, deberá indemnizar a éstos de los daños y perjuicios, cuando
la cosa hubiere pasado a un adquiriente de buena fe, o cuando se hubiere
perdido.
Artos. 2077,2247 n° 6°,3949 C.

Arto. 2238.- Las disposiciones de este Capítulo y las del anterior, se aplicarán
también a los casos de cesión de bienes y de insolvencia del deudor y concurso
de acreedores.

TITULO IV

DE LA INSOLVENCIA DEL DEUDOR Y DEL

CONCURSO DE ACREEDORES

Capítulo I

Disposiciones generales

Arto. 2239.- Para que la insolvencia de una persona produzca todos los efectos
que la ley le atribuye, es necesario que esté declarada judicialmente.
La declaración podrá solicitarse por cualquier acreedor.
Artos. 2253, 3962 n° 3 C.; B.J. pág. 516 Cons. II.

Arto. 2240.- E1 Estado y los Municipios nunca pueden ser declarados en estado de
insolvencia.

Arto. 2241.- Siempre que a solicitud de un acreedor, se justifique que los
bienes del deudor son insuficientes para cubrir sus deudas, procede la
declaración de insolvencia as, auque sólo hay un acreedor ;y la apertura del
concurso desde que hubiere dos o más.
La insolvencia se presume por el hecho de no presentar el deudor ni aparecer
inscritos en el Registro de la Propiedad, bienes suficientes en que pracficar el
embargo.
El acreedor, a cuya ere besho 1a iclgaci de insolvencia, si no se presentare
otro acreedor que motivare la apertura del concurso, podrá perseguir los bienes
existentes de su deudor y ejercitar otras acciones que le competan.
Artos. 1809 y sigts., 1870 C.; 1707, 1859 Pr.; B.J. pags. 2582, 2582 Cons.
III-4399, 5720.

Arto. 2242.- Para tener el derecho de pedir la declaración de insolvencia de una
persona, es necesario que legalmente conste que el solicitante es tal acreedor y
que su crédito es ya exigible.

Artos.2306 C.; 1859 Pr.; B.J. págs. 2582 Cons. III-4891 Cons. II.

Arto. 2243.- El estado de insolvencia, una vez declarado y mientras no se
justifique ser de época más reciente, se presume haber existido treinta días
antes de fecha en que se solicitó la declaracion. Puede retrotraerse hasta tres
meses . con prueba de que la insolvencia era anterior.
Artos.2234, 2252, 2253, 2254 C.; 1862 Pr.; B.J. pág.4399.

Arto.2244.-Se distinguen para los efectos legales tres ciases de insolvencia:

1° Insolvencia excusable.
2° Insolvencia culpable.
3º Insolvencia firaudutenta.
Artos. 1943 y sigts. y Pr.; B.J. pág. 2861.

Arto. 2245.- Son insolventes de la primera clase, los que, por infortunios
causales e inevitables sufren disminucion en su capital al punto de no poder
satisfacer el todo o parte de sus deudas.
Arto. 2083 nº 5 C.

Arto. 2246.- Toda insolvencia se presume de segunda clase, mientras no se
prueben hechos por los cuales deba colocarse entre las de primera o tercera
clase.
Arto. 2082 C.; B.J. pág. 2178.

Arto. 2247.- Son insolventes de tercera clase:

1.- Los que, conociendo ya la insuficiencia de sus bienes, ejecuten cualquier
acto que mejore la condición de alguno o algunos de sus acreedores respecto de
los demás que tengan al ejecutar el acto.
2.- Los que dolosamente procuren de algún modo, antes o después de hallarse
legalmente en estado de insolvencia, defraudar los derechos de sus acreedores.
Arto. 3821 C.
3.- Los que no expliquen razonablemente el destino o paradero de Ias cant-&des
de dinero o blenes de que hubleren dispuesto en los tres primeros meses
anteriores a la solicitud de la declaración de insolvencia.
Artos. 2083 n° 5 C.
4.- Los que tengan contra sí algún crédito o créditos procedentes de haber
aplicado y consumido para sus negocios propios, fondos, efectos o bienes de
cualquiera otra clase ajenos, encomendados en depósito, administración o
comisión o tenidos por otro título semejante.
5.- Los que tengan contra sí algún crédito o créditos procedentes de estafas u
otro acto fraudulento.
Los que otorgaren contratos simulados en perjuicio de sus acreedores.
Arto. 2223 C.
Para los efectos de este inciso, se presume simulada la venta o hipoteca que
verifique el deudor plazo vencido, aunque no esté requerido judicialmente de
pago, de todos o parte considerable de sus bienes raíces o semovientes, si
hubiere quedado en descubierto para la completa satisfacción de su crédito, y no
apareciere en efectivo, o en otras especies, el valor en que hubiererl sido
enajenados o gravados. La venta o hipoteca en estos casos se declarará nula a
solicitud del acreedor. quien podrá perseguir los bienes, aunque se hallen en
poder de tercero o más poseedores.
Artos. 2220.. 2223, 2235, 2237, 22568 2257~ 2258 n° 1º, 3950 C.

Arto. 2248.- Son cómplices en la resolvencia fraudulenta:

1.- Los que habiendo confabuládose con el deudor para suponer créditos contra
él, o aumentar los que efectivamente tenga sobre sus bienes, sostengan tal
suposición al legalizar su crédito.
2.- Los que de acuerdo con el insolvente alteren la causa de su crédito con

perjuicio de los otros acreedores, aun cuando esto se verifique antes de la
declaración de insolvencia.
3.- Los que con ánimo deliberado auxilien al deudor para ocuitar o sustraer
alguna parte de sus bienes o créditos.
4.- Los que después de publicada la declaración de insolvencia, admitan endosos
o cesiones de créditos que haga el insolvente, o entreguen a éste las
pertenencias que de él tengan, en vez de entregarlas al administrador legítimo
de la masa.
5.- Los que negaren al legítimo administrador la existencia de los efectos que
abren en supoder, pertenecientes al deudor.
Artos. 1879Pr.
6.- Los acreedores que hagan conciertos privados con el insolvente y que
redunden en perjuicio de los demás acreedores.
Artos. 1879 Pr.
7.- Los dependientes, corredores o comisionistas que intervengan en las
negociaciones que el insolvente declarado haga respecto de los bienes de la
masa.
8.- Los que acepten enajenaciones o hipotecas simuladas que haga el deudor, lo
mismo que los cartularios y testigos que a sabiendas las autoricen.
Artos. 2224 C.
9.- Los que ejecutaren respecto a la insolvencia fraudulenta cualquier acto que
conforrne al Código Penal, los constituya cómplices del fraude.
Artos. 499 nº 2 Pn.
Arto. 2249.-Los cómplices en la insolvencia fraudulenta, serán condenados
civilmente a reintegrar los bienes sobre cuya sustracción hubiere recaído la
complicidad, y a indemnizar daños y perjuicios, fuera del castigo que les
irnponga el Código Penal.
Artos. 499 n° 2 Pn.

Arto. 2250.- La declaración de insolvencia trae consigo la inrnediata ocupación
de los bienes y papeles del deudor y da acción al acreedor o acreedores para
acusarle criminalmente como deudor punible, con sólo la calificación de
fraudulento hecha por el tribunal civil.
Artos. 2324 C.; 1875,1946 inc.2° Pr.; 496,500 Pn.; B.J. pág.724 Cons. III.
Arto. 2251.- La insolvencia de los comerciantes, se regirá por las disposiciones
del Código de Comercio.
Autos.1956,2142 PY.; 1062 y sigts C.C.

Capítulo II

Efectos de la declaración de insolvencia y

de la apertura del concurso

Arto. 2252.- Desde la declaración de insolvencia el deudor queda de derecho
separado e inhibido de la facultad de administrar y disponer de los bienes que
le pertenezcan y sean legalmente embargables. Esta facultad corresponde a su
acreedor o acreedores, quienes en caso de concurso, han de ejercerla por medio
de procurador nombrado al efecto.
Autos.85,256,257,2084,2294,2472 C.; 1071 C.C.

La disposición anterior no comprende los bienes que el deudor pueda adquirir,
pendiente el concurso, por medio de su trabajo o industria, cuando los bienes
embargados sean suficientes para solventar sus deadas X lo e le vçn virl de
legado. herencia o donación clue se le haga a condición que no pueda
perseguírselos con sus acreedores.
Artos.2084 n° 9, 2230, 2243 C.; B.J. pag. 6363.

Arto. 2253.- Todas las disposiciones y actos de dominio o administración del
insolvente, sobre cualquiera especie y porción de los bienes a que se refiere el
primer inciso del artículo precedente, después de publicada en el periódico
oficial la declaración de insolvencia, son absolutamente nulos.
Artos. 2239, 2243, 2472 C.

Arto. 2254.- También son absolutamente nulos, si se hubieren ejecutado o
celebrado después de existir la insolvencia legal conforme al artículo 2243:

1.- Cualquier acto o contrato del deudor a título gratuito y los que, aunque
hechos a título oneroso, deben considerarse como gratuitos, en atención al
exceso de lo que el deudor hubiere dado por su parte como equivalente.
Arto. 2232 C.
2° La constitución de una prenda o hipoteca o cualquier otron acto o
estiputacion dirigidos a asegurar creditos contraidos anteriormente o a darles
alguna preferencia sobre otros créditos.
3° El pago de deudas no exigibles por no haberse cumplido su plazo o condición.
Arto. 2018 inc. 2° C.
4° E1 pago de deudas vencidas que no se haya hecho en moneda efectiva o en
documentos de crédito mercantil.
Arto. 2024, 2532 C.
Arto. 2255.- Son asimismo absolutamente nulos los actos o contratos a título
gratuito, que el insolvente hubiere ejecutado o celebrado en los dos años
anteriores a la declaración de insolvencia, a favor de su cónyuge, ascendientes,
descendientes o hermanos, suegros, yernos y cuñados.
Arto. 2232 C.

Arto. 2256.- Son anulables, a solicitud del procurador del concurso o de
cualquier acreedor interesado, todas las enajenaciones de inmuebles y la
cancelación o constitución de un derecho real sobre ellos; la cancelación de
documentos u obligaciones no vencidas, y la constitución de prenda para
garantizar obligaciones contraídas o documentos otorgados por el insolvente,
siempre que éste hubiere ejecutado o celebrado cualquiera de los referidos actos
o contratos, después de existir la insolvencia legal, confesando haber recibido
la cosa valor o precio de ellas. y la otra parte no compruebe la efectiva
entrega de dicha cosa, valor o precio.
Arto. 2243 C.

Arto. 2257.- Tratandose del cónyuge, ascendientes, descendientes o hermanos
consanguíneos o afines del insolvente, la nulidad a que se refiere el artículo
anterior, se extiende a los actos o contratos ejecutados o celebrados en los dos
años precedentes a la declaración de insolvencia y para que no proceda esa
nulidad, el interesado tiene que probar, además de la efectiva entrega de la
cosa, valor o precio, ciertas circunstancias de las cuales se pueda deducir que
al tiempo del acto o contrato no conocía la intención del insolvente de
defraudar a sus acreedores.
Artos. 2234, 2247 n° 6 C.

Arto. 2258.- Son también anulables a solicitud del procurador del concurso o de
cualquier acreedor interesado, sin restricción respecto al tiempo en que se
hubieren celebrado:
Artos.2208,3949 C.

1.- Los actos o contratos en que ha habido simulación en los términos del
artículo 2220.
2.- Las enajenaciones a título oneroso o gratuito, cuando la otra parte hubiere
sabido que el deudor ejecutaba el acto o celebraba el contrato con el fin de
sustaer la cosa o su valor total o parcial de la persecución de sus acreedores.
Artos. 2223, 2232, 2234, 2247 N° 6 C.

Arto. 2259.- En los rnismos términos que los actos o contratos expresados,

pueden impugnarse las sentencias que dolosamente hayan hecho recaer contra sí el
deudor, para que se anulen en cuanto perjudiquen a los acreedores.
Artos. 496,2619,3715 C.

Arto. 2260.- Las precedentes disposiciones sobre nulidad y rescisión de los
actos y contratos del insolvente, se aplican también a los que su heredero
hubiere ejecutado o celebrado respecto de los bienes mortuorios, desde la muerte
de aquel hasta la declaración de insolvencia de la sucesión. Arto.1432 C.

Arto. 2261.- Si el primer adquirente no se encuentra en las condiciones éxigidas
para que la acción rescisoria pueda ser ejercida contra él, no pasará ésta
contra el subsiguiente propietario, a menos que la enajenación primera no
hubiera servido sino como medio de disimular el fraude.
Artos.2216,2235 C.

Arto. 2262.- Si la acción fuere admisible contra un adquiriente, pasará también
contra aquel a quien transmita su derecho a título gratuito; y aún a título
oneroso, cuando el sucesor hubiere conocido al verificar la adqwsición, la
complicídad del transmitente en el fraude del deudor.
Artos.2223,2232,2234,2235 C.

Arto. 2263.- Acordado en junta de acreedores no entablar las acciones de
rescisión o de nulidad a que se refieren los artículos anteriores, puede hacerlo
cualquiera de los acreedores que no formaron la mayoría, pero debe citarse a los
demás que no votaron contra la demanda, por si quieren constituirse parte en el
juicio.
La sentencia que en éste recaiga, perjudicará a todos los acreedores del
concurso; pero las ventajas de la rescisión o nulidad obtenida, sólo les
aprovechará en el sobrante que quede después de cubrirse integramente los
créditos de aquellos acreedores que se han apersonado en el juicio durante la
primera instancia, antes o al tiempo de abrirse a prueba.
Artos. 2230, 2350, 2351 inc. 1°, 2352 C.

Arto. 2264.- Cuando la acción de nulidad o rescisión se entablare por el
procurador del concurso, cada uno de los acreedores, representando su propio
derecho, con independencia del procurador, puede apersonarse en el juicio,
coadyuvando a las gestiones de éste.
Artos. 2279 inc. 2° C.; 86, 949 y sigts. Pr.

Arto. 2265.-En los negocios que estén pendientes con el insolvente al declararse
la insolvencia, si ni él, ni la otra parte, han cumplido total o parcialmente
sus respectivas obligaciones, los acreedores del insolvente tienen el derecho,
pero no la obligación de tomar el lugar de éste.
Artos. 2288, 2344 n° 3, 2953, 2957 C.
Si los acreedores no quieren tomar el negocio, el que contrató con el insolvente
no tiene otro reclamo que el de daños y perjuicios.

Arto. 2266.- En toda obligación del insolvente que no consista en el pago de una
cantidad de dinero, el otro contratante no puede exigir el cumplimiento de lo
estipulado, sino los daños y perjuicios que le ocasionen la falta de
cumplimiento.

Arto. 2267.- En todos los casos en que un negocio se rescinda por la declaración
de insolvencia, el contratante sólo puede reclamar y liquidar sus daños y
perjuicios como acreedor del concurso, excepto que tenga prenda o hipoteca a su
favor.
Arto. 2344 n° 4 C.

Arto. 2268.- Al calificar y liquidar dichos daños y perjuicios, se considerará
la falta de cumplimiento como el resultado del cambio de circunstancias en la
persona del deudor.

Arto. 2269.- Desde la declaración de insolvencia cesan de correr contra el
concurso los intereses de créditos que no estén asegurados con prenda o
hipoteca; y aún los acreedores pignoraticios o hipotecarios no podrán exigir los
intereses corrientes sino hasta donde alcance el producto de la cosa sobre la
cual esté constituída la garantía.
Arto. 69 CC.

Arto. 2270.- En virtud de la declaración de insolvencia, se tienen por vencidas
todas las deudas pasivas del insolvente.
; Artos.1901, 3710 C.; 1172 Pr.; 1078 CC.

Cuando los acreedores hipotecarios o pignoraticios quisieren aprovecharse del
vencimiento del plazo por el hecho del concurso, no podrán cobrar fuera de éste.
Artos. 1927, 1932, 1937, 1942, 2088, 2297, 2347 C; 1905, 1937, 1953 Pr.

Arto. 2271.- Entre los créditos del insolvente como fiador, subsistirá el
beneficio de excusión, aunque éste lo hubiere renunciado y el deudor, aunque el
plazo esté por vencerse, debe pagar o reemplazar la garantía.
Artos. 1901 no 3, 3697 n° 3 C.

Arto. 2272.- Respecto de las letras de cambio, libranzas o pagarés a la orden y
otros documentos de cualquier naturaleza, sólo serán aplicables las
disposiciones de los dos artículos anteriores, en el caso de que el insolvente
sea quien aceptó la letra, o giró la letra no aceptada, o quien expidió la
libranza o quien suscribió el pagaré a la orden o documento semejante; pero si
el insolvente no es más que endosante, el tenedor de la letra, libranza o
pagaré, no podrá exigir el pago antes del término, ni garantía de que vencido
éste se verificará aquel.
Artos. 925, 2719 C.; 487 CC.

Arto. 2273.- Desde la apertura del concurso, y mientras éste no se termine, los
acreedores del concurso no pueden iniciar ni continuar separadamente
procedimientos judiciales para el pago de su respectivo crédito, contra el
insolvente y los bienes concursados.
Artos. 840 n° 4, 1888, 1891 Pr.

Capítulo III

De los procuradores del concurso

Arto. 2274.- El procurador provisional debe ser nombrado por el Juez al abrirse
el concurso; y los procuradores definitivo y suplente, por los acreedores en su
primera junta, que deberá verificarse tan pronto como estén concluídos la
ocupación e inventario de bienes y esté formada o rectificada la lista de
créditos activos y pasivos.
Artos. 1860, 1864, 1866, 1892 Pr.

Arto. 2275.- No podrá ser nombrado procurador provisional, definitivo ni
suplente, el que no sea abogado; pero en los lugares donde no los hubiere podrán
ser nombrados los notarios, procuradores; y a falta de éstos los que fueren
notoriamente instruídos en Derecho.

Arto. 2276- Si para determinado caso estuvieren inhabilitados o impedidos el
procurador definitivo y suplente o el procurador provisional, el Juez nombrará
una persona que como procurador específico supla la falta.
El nombrado deberá tener las mismas cualidades que indica el artículo anterior.
Arto. 2277.- No podrán ser procuradores, los que en el caso de ser acreedores,
no tendrían voto en la junta, conforme el artículo 2303, ni los empleados

públicos.
Los procuradores deben tener residencia fija en el lugar del juzgado donde se
tramita el concurso, y no podrán ausentarse por más de ocho dias sin permiso del
Juez, quien no podrá concederlo por más de un mes.

Arto. 2278.- Una vez aceptado el cargo de procurador no podrá renunciarse, sino
por causa justa. Tampoco podrá destituirse al procurador, sino por falta de
cumplimiento de cualquiera de sus obligaciones, o por cualquiera otra causa
legítima.
Cualquier acreedor del concurso puede pedir la remoción del procurador
definitivo o suplente.
Artos. 2277,2284 C.; l870,1871 Pr.

Arto. 2279.- procurador represema jucticial y extrajudicialmente al concurso, en
quien queda refundida la personeria del fallido en cuanto se refiera a la
administración y disposición de los bienes embargables; y a la discusión,
reconocimiento y ejercicio de los derechos que activa o pasivamente correspondan
al fallido y puedan afectar dichos bienes.
También representa a los acreedores del concurso en todo lo que sea de interés
común, pero no los representa en lo que el interés del acreedor sea opuesto al
interés del consurso o contrario a los acuerdos de la mayoría, que el procurador
debe cumplir y sostener, y cuando los procuradores, en los casos permitidos por
la ley, se apersonan en el juicio coadyuvando o supliendo las gestiones.
Autos.2263, 2264, 2886 C., B.J. págs.3808 Cons. II-6363.

Arto. 2280.- E1 honorario del procurador provisional lo señalará la primera
junta de acreedores, y el del procurador definitivo la junta de calificación de
créditos. Si no hubiere acuerdo entre los acreedores, o el procurador no se
conformare con lo que la junta señale, el Juez, oyendo dos peritos nombrados por
él, señalará dichos honorarios, que no podrán exceder para el procurador
provisional, del uno por ciento sobre el valor de los bienes inventariados de
propiedad del fallido ; y para el precurador definitivo, del cinco por ciento
sobre la cantidad que efectivamente produzca el activo del concurso. En los
honorarios del procurador definitivo, quedan incluidos los que puedan
corresponder al procurador suplente o al específico, por los trabajos que en
reemplazo de aquel, haga.
Actos.2285,2293 C.; B.J. pág.556.

Arto. 2281.- El honorario del procurador provisional se le pagará después que
sus cuentas hayan sido aprobadas. El del procurador definitivo se irá cubriendo
así: una mitad de lo que le corresponda, sobre el monto de cada repartición al
hacerse ésta, y la otra mitad se incluirá en la última cuenta divisoria, y se le
entregará cuando terminado el concurso, sea aprobada la cuenta general de su
administración.
Artos. 1867,1942 Pr.

Arto. 2282.- Cuando por el cambio de procuradores fueren varios los que han
trabajado en el concurso, el honorario se repartirá entre ellos según sus
respectivos trabajos.
Arto. 2283.- Si dentro de dos meses contados desde que el procurador provisional
aceptó el cargo, no se hubiere hecho el nombramiento del procurador definitivo,
dicho procurador provisional, no tendrá derecho más que a la mitad de los
honorarios que legítimamente pudieran corresponderle, salvo que la junta de
acreedores, reconociendo su absoluta inculpabilidad, acuerde otra cosa.
Artos. 2287 N° 6 C.; Arto. 1866 Pr.

Arto. 2284.- Después de cada año de administración del procurador definitivo se
procederá a nueva elección, si alguno de los acreedores lo pide. El procurador
anterior puede ser reelecto.

Arto. 2885.-La junta de acreedores o el Juez,en su caso, señalará las sumas que

deban darse al procurador para el desempeño de su cargo.
L eos 2280C.;Arto.1873 Pr.

Arto. 2286.- Los procuradores representando al concurso, tienen las facultades y
obligaciones de un mandatario con poder general, con las diferencias que
establecen los artículos siguientes.
Arto. 3296 C.; B.J. pag. 6363.

Artos. 2287.-Son obligaciones del procurador provisional:

1.- Cuidar de que sin pérdida de tiempo se aseguren e inventaríen los bienes del
insolvente.
2.- Continuar los juicios pendientes que activa o pasivamente interesen al
concurso y sostener los que contra él se entablen.
3.- Reclamar judicial o extrajudicialmente los créditos vencidos a favor del
concurso y entregar lo cobrado.
4.- Verificar y rectificar las listas del activo y pasivo presentadas por el
insolvente, o formar dichas listas si éste no las hubiere presentado.
Artos. 1866 Pr.

Para llenar esta obligación, el procurador consultará los libros y papeles del
concursado, hará las investigaciones necesarias, pudiendo recabar informes del
rnismo insolvente, de sus dependientes y de cualquiera de los individuos de su
familia.
5° Cuidar de que los bienes ocupados, inventariados, se conserven en buen
estado, dando cuenta al Juez de aquellos que no puedan conservarse sin perjuicio
del consurso, para que decrete la venta de ellos o dicte las providencias
conducentes a evitar el perjuicio.
6° Promover la primera junta de acreedores para el nombramiento de procurador y
presentar a ella informe escrito de los actos de su administración, del estado y
dependencia del consurso y de la calificación que, a su juicio y por lo que
hasta entonces aparezca, deba darse a la insolvencia.
Artos. 2283, 2291, 2311 C.; 1866 Pr.; B.J. pag. 6363.
Arto. 2288.- Para continuar el negocio o negocios del insolvente y para todo
acto que no sea indispensable a la reunión de los elementos que establezcan con
claridad el activo y pasivo del concurso y a la guarda y conservación de los
bienes, el procurador provisional necesita estar especialmente autorizado por el
Juez.

Arto. 2289.- Corresponde al procurador definitivo del concurso examinar y
calificar los fundamentos y comprobantes de los reclamos contra el concurso,
administrar y realizar los bienes ocupados y distribuir el producto entre los
acreedores reconocidos.

Arto. 2290.- El procurador definitivo es independiente en sus funciones de
administración, y únicamente necesita ser autorizado por la junta de acreedores:

1.- Para transigir o comprometer en árbitros un negocio cuyo valor exceda de
quinientos pesos.
Arto. 2200 C.

2.- Para vender extrajudicialmente bienes inmuebles.
Artos. 3296 C.
3.- Para reconocer la reivindicación de bienes que valgan más de quinientos
pesos.
4.- Para entablar juicios que tengan por objeto rescindir o anular algún acto o
contrato del insolvente.
Artos. 3296, 3357 C.

Arto. 2291.- En cada junta de acreedores debe el procurador presentar un informe
escrito sobre los actos de su administración desde la junta anterior y sobre la

calificación que a su juicio deba darse a la insolvencia, según los datos que
haya podido adquirir. En la junta de calificación de créditos su informe debe
ocuparse especialmente de cada uno de los que se hubieren legalizado,
expresando, si en su opinión, deben o no admitirse en todo o en parte.

Arto. 2292.- Debe también el procurador definitivo, dentro de los primeros ocho
días posteriores a la junta de calificación de créditos, promover el expediente
de calificación de la insolvencia.
Arto. 1943 C.

Tanto el procurador provisional como el definitivo deben:

1.- Llevar un libro en debida forma donde asienten diariamente y una por una las
partidas de ingresos y egresos que tenga el concurso.
2.- Presentar cada mes al Juzgado un estado de los ingresos y egresos que haya
habido, según las constancias del diario a que se refiere el inciso anterior.
3.- Entregar las cantidades de dinero pertenecientes al concurso, conforme las
fueren recibiendo, en el establecimiento u oficina señalados por la ley o por la
junta de a creedores para los depósitos consignándolas allí a la orden del Juez
que conozca del concurso.
4.- Rendir oportunamente cuenta detallada y comprobada de toda su
administración.
Artos. 3318, 3319 C.; B.J. págs. 1039, 6363.

Arto. 2293.- A sus expensas y bajo su responsabilidad, pueden los procuradores
dar poder para los negocios del concurso que ellos no puedan desempeñar
personalmente.
Arto. 2280 C.

Arto. 2294.- En caso de insolvencia con un sólo acreedor, la representación del
fallido y la administración de los bienes, mientras judicialmente se realizan,
corresponden a dicho acreedor, quien tendrá la facultad de un procurador
provisional.
Arto.2252 C.

Capítulo IV

De los acreedores y sus juntas

Arto.2295.-La declaración de insolvencia fija irrevocablemente los derechos de
todos los acreedores en el estado que tengan o hayan tenido al solicitarse dicha
declaración; y en consecuencia, la compensación de créditos entre el fallido y
uno de los acreedores que al solicitarse la declaración de insolvencia, no se
hubiere todavía operado de pleno derecho por el solo efecto de la ley, no podrá
ya efectuarse.
Arto. 12144 C.
Tampoco podrá aumentarse, para el efecto de tener representación en el concurso,
el número de acreedores por la división o separación de alguno o algunos de los
créditos; pero sí podrá disrninuirse reuniendo un acreedor, dos o más créditos,
y verificada esta acumulación, se considerarán los créditos aumentados, como si
desde el principio hubieran formado uno solo para el efecto de no aumentar el
número de acreedores, aunque después se separen dichos créditos y pertenezcan a
diversas personas.
Artos, 2039 C; 1955 Pr

Arto. 2296.- Son acreedores del concurso los acreedores personales del fallido
que reclaman la satisfacción de un crédito de la masa comun.

Arto. 2297.- Los acreedores hipotecarios, los pignoraticios, los que gozan de

igual derecho que éstos y todos los demás que demanden un derecho real, o que
sean privilegiados como acreedores de la masa, pueden exigir el pago de sus
créditos separadamente, por las vías comunes, y no serán admitidos como
acreedores del concurso, aunque la insolvencia se hubiere declarado a solicitud
de alguno de ellos, sino en cuanto tengan acción personal contra el concursado,
y sólo en la parte en que expresamente renuncien a las ventajas legales que les
da la especialidad de su crédito.
Artos. 2350 C.; 1903,1906,1907 Pr.; B.J. pág. 67 Cons. V.

Arto. 2298.- Los codeudores del insolvente o sus fiadores serán acreedores del
concurso por las cantidades que hubieren pagado por cuenta de aquel; pero no por
las que estén obligados a pagar después, salvo que satisfaciendo al acreedor,
entre por medio de subrogación en su lugar.
Artos. 1416, 1947.,2043.,2044 n° 3, 3706, 3710, 3714, 3845 inc.2° C.

Arto. 2299.- Convocadas legalmente las juntas comunes, podrán verificarse si
concurren dos o más acreedores, y las resoluciones que por mayoría adopten,
serán obligatorias para los acreedores de la minoría, lo mismo que para lo que
no concurrieren a la junta.
Arto. 2263 C.

Arto. 2300.- Para que haya resolución debe ser adoptada por la mayoría de los
votos presentes. Los votos se computan por las personas respecto de las cuales
cada acreedor tiene un voto.
Artos. 2087, 2308, 2318 C.

Arto. 2301.- En las juntas que tengan por objeto el nombramiento del procurador
del concurso, basta la mayoria relativa, quedando electo en consecuencia. En
caso de empate decidirá el Juez.

Arto. 2302.- Cuando se trate de convenio entre los acreedores y el fallido, para
formar mayoría, se necesita el voto de los dos tercios de los acreedores cuyos
créditos formen las tres cuartas partes de la deuda del insolvente o las tres
cuartas de los acreedores que representen los dos tercios de los créditos.
Artos. 2318 C.; 1101 C.C.
Nota: Reforma contenida en “La Gaceta” N° 139 de Julio de 1931.

Arto. 2303.- Tendrán voz y voto en las juntas anteriores a la de calificación de
créditos, todos los acreedores del concurso que consten en la lista presentada
por el insolvente y rectificada por el procurador provisional, o en la formada
directamente por éste en el caso de que aquel no hubiere presentado ninguna;
pero se excenctúan:

1.- El cónyuge y el ascendiente, descendiente y el hermano, consanguíneos o
afines del insolvente; y
2.- El que sea o haya sido en los seis meses anteriores a la declaración de
insolvencia, socio, procurador, dependiente o doméstico del insolvente.
Hasta el momento de celebrarse la junta puede cualquiera solicitar que se le
agregue a la junta de acreedores, y si la mayoría de éstos lo acordare, o si se
presentare con instrumento fehaciente, quedará agregado a la lista y tendrá voz
y voto como acreedor.
Arto.1903 C.

Arto. 2304.- En la junta de calificación de créditos tendrán voto todos los
acreedores que se hubieren presentado legalizando, conforme a la ley, sus
créditos; pero dejará de computarse el voto del acreedor cuyo crédito fuere
rechazado por la mayoría.

Arto. 2305.- El acreedor que oportunamente no legalizare su crédito perderá el
privilegio que pudiera corresponderle; pero mientras el concurso estuviere

pendiente, puede alegar su crédito y se tomará en cuenta para las reparticiones
que aún estuvieren por hacerse.
Artos. 2347 C.; 1893 Pr.

Arto. 2306.- El acreedor dueño de un crédito no reconocido no puede concurrir a
las juntas mientras por fallo ejecutoriado no se declare que es tal acreedor.
Arto. 952 Pr.; B. J. pág. 310.

Arto. 2307.Al acreedor reconocido por la mayoría se le tendrá como tal, salvo
que el fallo ejecutoriado en el juicio que contra él entablen los acreedores
opuestos a su crédito, declare que éste no es legítimo.

Arto. 2308.- Ningún crédito puede ser representado en las juntas, aunque
pertenezca a varias personas, sino por una sola. La persona que represente
varios créditos personales tendrá tantos votos personales como acreedores
represente.
Artos. 1699, 2295 inc. 2°, 2300 C.

Arto. 2309.-Todo acreedor del concurso tiene derecho de pagar totalmente a
cualquiera de los otros acreedores, y desde el momento en que verifique el pago
o haga la consignación conforme a derecho, queda legalmente sustituído en los
derechos y privilegios del acreedor pagado.
Artos. 2010, 2011, 2044 inc. nº 5 C.

Arto. 2310.- Cuando los acreedores pretendieren pagarse sus respectivos créditos
o fueren varios los que quisieren pagar un mismo crédito, tendrá la preferencia
el que primero haga la propuesta, y entre los que la hicíeren al mismo tiempo,
se preferira al dueño del mayor crédito.

Arto. 2311.- Además de las juntas deterrninadas por la ley, habrá todas las que
solicite el procurador del concurso o dos o más acreedores cualquiera que sea el
valor de sus créditos. En todo caso serán covocadas y presididas por el Juez.
Arto.2287 n° 6 C.

Capítulo V

De las reparticiones y pago de los acreedores

Arto. 2312.- Pasados ocho días y antes de quince, después de verificada la junta
de calificación de créditos se procederá a la repartición de existencias
monetarias. Siempre que haya fondos que cubran un dos por ciento de los créditos
pendientes, se harán nuevas reparticiones.
Artos. 1910, 1912 Pr.

Arto. 2313.- Además de los créditos reconocidos, se incluirán en las
reparticiones los créditos de acreedores extranjeros que figuren en la lista
revisada o formada por el procurador, aunque no se hubieren legalizado, si
estuvieren todavia dentro del término que la ley les concede para hacerlo; los
que hayan sido rechazados en la junta de calificación, si sus dueños han
iniciado el correspondiente juicio para comprobarlos, y los de aquellos que se
hubieren presentado legalizando con posterioridad a la junta de calificación.
Artos. 1890,1895,1902 Pr.; B.J. pág. 310.

Arto. 2314.- Los dividendos correspondientes a los créditos de que habla el
artículo anterior, se conservarán depositados y volverán al concurso cuando haya
transcurrido el término para la presentación de acreedores extranjeros, sin que
lo hayan hecho, o cuando sentencia ejecutoriada declare improcedentes los
créditos reclamados.
B.J. pág. 310.

Arto. 2315.- En cuanto a los créditos condicionales que deban figurar en las
distribuciones, si la condición fuere suspensiva, se conservarán depositados los
dividendos; y si es resolutiva, podrán entregarse los dividendos al acreedor,
con tal que garantice satisfactoriamente la devolución, en caso de que se
verifique la condición.
Artos. 952, 1288, 1423 C.

Capítulo VI

De la terminación del concurso

Arto. 2316.- Si vencidos los términos prefijados para la legalización de
créditos y antes de concluirse la calificación de ellos todos los acreedores que
se hayan presentado consienten en prescindir del concurso, queda terminado éste
y levantada la interdicción del deudor como insolven.
Arto.1947 Pr.

Arto. 2317.- Desde la primera junta puede el insolvente hacer a los acreedores
las proposiciones que a bien tenga sobre el pago o arreglo de sus deudas.
Legalmente aceptadas dichas proposiciones, termina el concurso y queda libre el
deudor de interdicción por insolvencia.
Arto. 2087 C.; B.J. pág.317 Cons. II.

Arto. 2318.- Para que el convenio con el insolvente surta sus efectos y pueda
obligar a los acreedores opuestos y a los que oportunamente no se hubieren
presentado, debe reunir las condiciones siguientes:
Arto. 2323 C.

1° Que las proposiciones del deudor sea hechas y deliberadas en juntas de
acreedores legalmente convocadas, y no fuera de ellas, ni en reuniones privadas.

2° Que expresamente consienta en el convenio un número de acreedores competente
para formar la mayoría exigida por el artículo 2302.

3° Que se acuerden iguales derechos a todos los acreedores a quienes comprende
el convenio, salvo que los perjudica dos consientan en lo contrario.

4° Que el convenio sea aprobado por sentencia ejecutoriada.
B.J. pág. 317 Cons. II.

Artes 2319.- La sentencia que apruebe o impruebe el convenio, no podrá dictarse
antes de quince días, contados desde la fecha en que, por el Diario Oficial, se
haga saber a los interesados estar admitidos por la junta de acreedores los
arreglos propuestos por el deudor.
Durante esos quince días los acreedores con derecho a votar, que improbaron el
convenio o que no concurrieron, podrán oponerse a la aprobación, tan sólo por
alguna de las causas siguientes:

1° Defectos en las formas prescritas para la convocatoria de la junta.
Artos. 1927 Pr.
2º Colución entre el deudor y algún acreedor de los concurrentes a la junta para
estar a favor del convenio.
3º Deficiencia en el número de acreedores necesarios para formar mayoría.
Arto. 2320.- Los acreedores con crédito litigioso pueden oponerse al convenio
por no haberse tomado en cuenta su crédito; pero si después se adhieren al
convenio, será válido éste.

Arto. 2321.- Aprobado el convenio por sentencia ejecutoriada, producirá los

derechos y obligaciones de una transacción en favor y en contra de todos los
acreedores del concurso, hayan o no legalizado sus créditos; pero en cuanto
perjudique a los acreedores que tengan algún privilegio o preferencia, sólo
tendrá fuerza si ellos lo aceptan expresamente.
La improbación del convenio por sentencia ejecutoriada implica la nulidad del
mismo convenio.
Artos. 2087, 2193, 2194 C.

Arto. 2322.- En virtud del convenio quedan extinguidas las acciones de los
acreedores por la parte de sus créditos de que se haya hecho remisión al
insolvente, aunque éste venga a mejor fortuna o le quede algún sobrante de los
bienes del concurso, salvo que se haya hecho pacto expreso en contrario.
Artos. 2085 n° 3, 2330 C.
También aprovecha el convenio a los fiadores del insolvente, y a los codeudores
solidarios; pero sólo respecto a los acreedores que han concurrido con su voto a
la aprobación del convenio.
Artos. 1940, 1942, 2089, 3847 C.

Arto.2323.-A los acreedores que no han figurado en el concurso quedan expeditas
sus acciones contra el insolvente; pero aquellos que no gocen de prelación, no
pueden reclamar mayor cantidad de sus créditos legalmente comprobados, que la
que les hubiere tocado en virtud del convenio, ni podrán tampoco aprovecharse de
las garantías que para asegurar el cumplimiento de lo estipulado, se hubieren
establecido a favor de los créditos que se tomaron en cuenta al hacerse el
arreglo.

Arto. 2324.- Si al celebrarse el convenio no hubiere la Junta facultado
expresamente al procurador para representar a los acreedores en todo lo relativo
al cumplimiento de lo estipulado, el convenio será ejecutado a favor de cada uno
de los acreedores cuyos creditos se liayan tomado en cuenta para calcular el
monto total de los créditos pasivos del concurso.
Por el hecho de faltar el insolvente al cumplimiento del convenio, se presume
fraudulento y estará sujeto a la acción criminal de los acreedores, sin
perjuicio de trabarse al mismo tiempo la ejecución en sus bienes.
La sentencia que se dicte en el juicio criminal, no afecta en este caso los
procedimientos civiles contra el insolvente.
Artos. 2250, 2362 C. ; 1946 Pr. ; 496 inc. 2º Pn

Arto. 2325.- En el caso de que para obtener el arreglo con los acreedores se
haya disminuído dolosamente el activo, las obligaciones del insolvente y las de
sus fiadores, si éstos tuvieren conocimiento del fraude, se aumentarán a favor
de los acreedores, en una suma doble a la que importe la disminución dolosa del
activo. Si se hubiere exagerado el pasivo, además de no tomarse en cuenta para
la repartición el crédito o exceso de crédito no cierto, y de devolverse lo que
por cuenta de él se hubiere recibido, se aumentarán las obligaciones del
insolvente en una suma igual a lo que importe la exageración del pasivo. Los
fiadores y los que aparecieren dueños del crédito exaferado o supuesto, si
consintieren en el fraude, serán solidariamente responsables con el insolvente.
Si el dolo para obtener el arreglo hubiere consistido en conceder a algunos de
los acreedores mayores ventajas que las estipuladas en el convenio, el acreedor
cómplice perderá a favor de los demás acreedores del concurso, su crédito,
debiendo devolver todas las cantidades que por cuenta de él hubiere recibido.
Artos. 2248, 2510 C.

Arto. 2326.- Cualquiera de los acreedores a quienes cornprende el convenio,
puede, dentro de los cuatro años subsiguientes a la aprobación de éste, hacer
declarar el fraude a que se refieren los artículos anteriores. Intentada la
acción por alguno de los acreedores, se citará a todos los demás acreedores por
si quisieren apersonarse en el juicio. Respecto de los acreedores que no se
apersonaren en primera instancia, antes o al tiempo de abrirse el juicio a
pruebas, serán aplicables en cuanto al perjuicio o ventajas que de la sentencia

resulten, las disposiciones del artículo 2263.
Arto. 1930 Pr.

Arto. 2327.- Cualquiera de los acreedores puede también continuar el juicio de
calificación del concurso; y si la insolvencia se declara fraudulenta, el
convenio quedará ineficaz en cuanto a las remisiones y demás concesiones hechas
al deudor.

Arto. 2328.- Terminado el concurso por convenio, los litigios pendientes con el
concurso, pasan al deudor, a quien, salvo pacto en contrario, se entregarán
todos los bienes no realizados, rindiéndole cuenta el procurador de su
administración.

Arto. 2329.- Cuando no hubiere arreglo, concluída la realización y distribución
de todos los bienes, se dará por terminado el concurso y el procurador rendirá
sus cuentas, las cuales serán examinadas en junta de acreedores.

Arto. 2330.- Terminado el concurso por haber concluido la realización y
distribución de los bienes, los acreedores pueden ocupar, salvo estipulación en
contrario, los bienes que el deudor adquiera posteriormente. con las siguientes
limitaciones:

l° Si la insolvencia se declara excusable, los acreedores del concurso no podrán
perseguir ni ejecutar al deudor por la parte de sus respectivos créditos que no
hubiere sido cubierta, sino después de cinco años contados desde la fecha de la
declaración de insolvencia; y
2º Calificada la insolvencia de culpable o fraudulenta, las ejecuciones
posteriores por créditos del concurso o anteriores a él, no podrán seguirse
contra los bienes del deudor, sino delando siempre a este lo necesario para su
alimentación y la de su familia.
Artos. 2085 n° 3, 2093 n° 6 C.; 1946 Pr.

Arto. 2331.- Las hipotecas y demás garantias que el deudor; hubiere otorgado
para asegurar las estipulaciones del convenio, una vez cumplido éste en todas
partes, se cancelarán por la persona a quien la junta de acreedores hubiere
encargado de hacerlo, y en su falta, por el Juez.

Capítulo VII

Disposiciones generales

Arto. 2332.- En los juicios sobre rescisión y nulidad de actos y contratos del
insolvente, y en los que versen sobre fraudes para obtener el arreglo con los
acreedores, es admisible toda clase de prueba. La convicción legal del Juez para
decidir dichos juicios, no está sujeta a las reglas positivas de la prueba
común. La calificación de la que obra en autos y el completarla en caso de
insuficiencia, con la promesa deferida necesaria, queda al prudente arbitrio del
Juez, quien así para ello como para dictar sentencia, debe atender a la
totalidad de las circunstancias y probanzas que los autos del concurso
suministren.
Artos. 2411, 2430, 3424, 3503, 3640 C.

Arto. 2333.- La calificación definitiva del concurso sólo podrá pronunciarse
después de terminado éste, y las providencias que durante la tramitación del
concurso se dicten sobre calificación del mismo, tendrán siempre el carácter de
provisionales.
B. J. pág. 724.

Arto. 2334.- Los bienes que existan en la República, pertenecientes a una

persona declarada en estado de quiebra, o de concurso en otro país, pueden ser
ejecutados y concursados por los acreedores residentes en Nicaragua, y
únicamente lo que sobrare de los bienes después de concluído el concurso parcial
o de satisfechos los ejecutantes, corresponderá a la masa del concurso o quiebra
pendiente en el extranjero.
Artos. 1369, 2337 C.; 1951 y sigts. Pr.; 1080, 1081 CC.

TITULO V

DE LAS DIVERSAS CLASES DE CREDITOS,

SUS PREFERENCIAS Y PRIVILEGIOS

Capítulo I

Disposiciones generales

Arto. 2335.- Todos los bienes que constituyen el patrimonio de una persona,
responden al pago de sus deudas.
Artos. 1870, 2084, C. ; B. J. pág. 342.

Arto. 2336.- Si los bienes no alcanzan a cubrir todas las deudas, deberán
pagarse éstas a prorrata, a menos de tener alguno de los acreedores un motivo
legal de preferencia.
Arto. 1425 C.

Arto. 2337.- Sin embargo de lo dispuesto en los artículos precedentes, con
bienes adquiridos por un deudor en el país, no se pagarán deudas que haya
contraídó en el extrangero, con anterioridad a su establecimiento en esta
República, sino una vez pagadas las que hubiere contraído posteriormente.
Arto.2334 C.

Arto. 2338.- No pueden perseguirse por ningún acreedor los bienes no embargables
enumerados en el artículo 2084.
Arto. 2091 C.

Capítulo II

De los reclamos por reivindicación

Arto. 2339.- En caso de concurso podrán ser reivindicadas las letras de cambio,
pagarés y otros documentos endosables que, fuera de cuenta corriente, se
hubieren remitido al concursado solo para su realizacion o con el objeto de
invertir su valor en determinados pagos, con tal que al declararse la
insolvencia aún no estuvieren realizados.
Artos. 1436,1441,1768,1771 C.

Arto. 2340.- Si antes de declararse la insolvencia, el concursado ha a vendido
la cosa ajena sobre lo que quepa reivindicación, puede el dueño reivindicar el
precio o parte del precio que el comprador no hubiere pagado, arreglado o
compensado legalmente al declararse la insolvencia.
Artos.1454, 2568, 3433, 3494 C.

Arto. 2341.- El dueño no puede exigir la entrega de las cosas cuya

reivindicación se hubiere admitido, sin reembolsar antes las cantidades que el
insolvente o el concurso hubieren anticipado por precio o por gastos legitimos
de dichas cosas, y sin pagar las cargas o deudas a que ellas estén legalmente
afectadas.
Artos. 2190, 2213 C.

Arto. 2342.- Procederá la reivindicación en los demás casos señalados por la
ley.
Artos. l441, 1768 C.

Capítulo III

De los creditos contra la masa de bienes

Arto. 2343.- Los acreedores de la masa tienen acción para exigir del concurso,
por las vías comunes, el pago de sus respectivos créditos, con preferencia a
todos los demás acreedores.
B.J. pág. 5182.

Arto. 2344.- Son deudas de la masa:

1° Las que provienen de gastos tanto judiciales, como de actos u operaciones
extrajudiciales hechos en el interés común de los acreedores para la
comprobación y liquidación del activo y pasivo del cuncurso para la
administración del activo y pasivo del concurso, para la administración,
conservación y realización de los bienes del deudor, y para la distribución del
precio que produzcan.
Artos. 1857 in fine Pr.
2º Todas las que resultaren de actos o contratos legalmente egecutados o
celebrados por el procurador.
3º Las que procedan de contratos celebrados por el deudor con anterioridad a la
declaración de insolvencia y no cumplidos por él, en los casos en que los
acreedores del concurso opten por llevar a cabo el negocio.
Artos.2265, 2957 C.
4º La devolución que, en el caso de rescindirse algún acto o contrato del
insolvente, ha de hacerse de lo que éste hubiere recibido en virtud de dicho
acto o contrato; y la indemnización debida al poseedor de buena fe de las cosas
que el concurso reivindique.
Artos. 1749, 1750, 1752, 1754, 1755, 2267 C.
5º La devolución que el concurso debe hacer de las cantidades que haya recibido
por cuenta del precio de los valores y demás bienes ajenos que hubiere enajenado
el insolvente o el mismo concurso.
Arto. 2430 C.
6º Los impuestos fiscales y municipales corrientes.

Arto. 2345.- Se equiparan a las deudas de la masa:

1º Las que provengan de gastos hechos en el entierro del deudor o de los
miembros de su familia que vivieren con él, cuando éstos murieren sin dejar
bienes con que satisfacer los gastos.
Los gastos de que habfa este numero se regutaran conforme a lo dispuesto en el
Capítulo de la Agencia oficiosa.
Arto. 3388 inc. 2° C.
2º Las provenientes de asistencia médica prestada y de medicinas o víveres
suministrados en el mes anterior a la declaración de insolvencia. Los gastos a
que se refiere este número se computarán del mismo modo que establece el número
anterior.
3° Las provenientes de salarios por servicios de los dependientes, operarios,
jornaleros o domésticos, con tal que los servicios se hubieren prestado en los

tres meses precedentes a la declaración de quiebra; y que las deudas todas no
excedan de trescientos pesos.
Artos. 1895 Pr.

Arto. 2346.- Los créditos de la masa y los que a ellos se equiparan, no se
excluyen entre si, y deben ser pagados en primer lugar con todos aquellos bienes
que no estén especialmente afectados a favor de un acreedor por el privilegio de
su crédito.
Sin embargo, los acreedores privilegiados sobre determinados bienes, deben
soportar los gastos a que se refiere el inciso 1° del articulo 2344 en lo que
especialmente les aprovecha, y proporcionalmente los que se hagan por el interes
común de todos los acreedores.

Capítulo IV

De los créditos con privilegios

sobre determinados bienes

Arto. 2347.- Tienen acción para exigir por las vías comunes, separadamente del
concurso, el pago de sus respectivos créditos, con preferencia sobre todos los
demás acreedores, excepto los que 1o sean de la masa, según el Capítulo
anterior, los siguientes:
Artos. 2270, 2297 C.; 1903 Pr.

1° El acreedor hipotecario sobre el valor de la cosa hipotecada conforme a la
fecha de su respectiva inscripción.
Artos. 3828, 3931 C.; B.J. pág. 606.
2° El acreedor pignoraticio, sobre el precio de la cosa dada en prenda.
Arto. 3732 C.
3° Los acreedores que teniendo el derecho de retención, hayan usado de ese
derecho sobre el valor de la cosa o cosas retenidas.
Artos. 2859, 3487, 3931 C.
4° El arrendador de finca rústica o urbana, por el monto de lo que por causa del
arriendo se le adeude hasta la terminación de éste, sobre el valor de los frutos
de la cosa arrendada, existentes en la finca o en la masa y sobre el de todos
los objetos con que el arrendatario la haya provisto.
Artos. 2835, 2857 C.
5º El fisco y los municipios por los impuestos que correspondan al año
precedente a la declaración de insolvencia. sobre el valor de las cosas sujetas
a dichos impuestos.
Artos. 3712, 3713 C., 47 Reglamento del Registro Público.

Arto. 2348.- Los créditos a que se refiere el artículo anterior se excluyen
entre si, y caso de haber varios acreedores con privilegio especial sobre
determinada cosa, deberán pagarse por el orden en que están expresados sus
privilegios en dicho artículo.

Arto. 2349.- Lo que sobrare del precio de una cosa afectada con créditos
privilegiados, una vez pagados éstos, ingresarán a la masa del concurso.

Arto. 2350.- Cuando el crédito privilegiado sobre determinados bienes no
alcanzare a cubrirse con el valor de éstos, puede el dueño del crédito reclamar
lo que falte, como simple acreedor del concurso.
Artos. 2297, 2298 C.; 1903 Pr.

Capítulo X

De los créditos pertenecientes

a los acreedores del concurso

Arto. 2351.- El acreedor del concurso que, contra lo acordado por la Junta,
hubiere establecido acción judicial para anular o rescindir alguno de los actos
o contratos del insolvente, o para que se declare el fraude cometido en el
arreglo o convenio del deudor con los acreedores, tiene derecho a que de la
cantidad con que se beneficie la masa en virtud de dicha acción, sólo se aplique
al pago de los otros acreedores el sobrante que quede después de pagársele
integramente su crédito.
Arto. 2327 C.
Estarán en el mismo caso y tendrán igual derecho los acreedores que se apersonen
en el juicio, constituyéndose parte antes o al tiempo de abrirse a prueba; pero
no podrán entablar la demanda ni apersonarse en el juicio los acreedores que
hayan concurrido con su voto a formar la mayoría, para la resolución de la
Junta, referente a no ejercitar la acción a nombre del concurso.
Arto. 2263 C.

Arto. 2352.- La suma o sumas que se apliquen al pago de un crédito en virtud de
la preferencia establecida en el artículo anterior, no se tomrán en cuenta para
disminuir el dividendo que pueda corresponder a dicho crédito en las
reparticiones generales que se hagan entre todos los acreedores del concurso.

Arto. 2353.- La ley no reconoce otras causas de preferencia que las indicadas en
los capítulos precedentes.
Artos. 2045 inc. 2°, 2048 C.

Arto. 2354.- Los creditos que no gozan de preferencia se cubrirán a prorrata
sobre el sobrante de la masa concursada sin consideración a su fecha.
Artos. 2048 C.

Arto. 2355.- Se pospondrán a todos los demás créditos y no se tomarán en cuenta
ni se liquidarán en el concurso, los siguientes:
Arto.2798 C.

1.- Las multas debidas por el insolvente, salvo en cuanto importen
indemnización.
2.- Las costas que se han causado al acreedor por su participación en el
concurso.
3.- Los créditos que proceden de un acto de liberalidad del insolvente, excepto
las donaciones remuneratorias hechas en recompensa de servicios que admitan una
estimación en dinero.

TITULO VI

DE LA PRUEBA DE LAS OBLIGACIONES.

Capítulo I

Disposiciones generales

Arto. 2356.- Todo aquel que intente una acción u oponga una excepción, está
obligado a probar los hechos en que descansa la acción o excepción.

Artos. 485, 2072, 2169, 3018, 3453, 3497 C. 1079 1080 Pr

Arto. 2357.- Los medios de prueba son:

1° La cosa juzgada.
2° Los documentos.
3° La confesión.
4° La inspección del Juez.
5° Los dictámenes de peritos.
6° La deposición de los testigos.
7° Las presunciones e indicios.
Artos. 1117 Pr.; 111, CC.

Capítulo II

De la cosa juzgada

Arto. 2358. La cosa juzgada hace legalmente cierta la existencia o la no
existencia de la relación jurídica que ella declara.
B.J. págs. 2811, 3044, 7324.

Arto. 2359. Solamente las sentencias definitivas dadas en materia de
jurisdicción contenciosa, pasan en autoridad de cosa juzgada.
Artos. 437, 572, 1119, Pr. ;B. J.pág 3497 Cons. II-7259.

Arto. 2360. La autoridad de la cosa Juzgada se limita a lo resolutivo de la
sentencia, más no a sus fundamentos.
B.J. págs. 516 Cons. IX-966, 1983, 2183, 2574, 3178, 3437 Cons. II-4135, 4890.

Arto. 2361. Para que una sentencia tenga autoridad de cosa juzgada, es
necesario:

1.- La identidad de las partes.
Artos. 1526, 1810 inc. 2°, 1933, 1984, 2215, 3199, 3700 C.
2.- La identidad del objeto.
B. J. pág.2424.
3.- La identidad de la causa.
B. J. págs. 169 Cons. IV-251, 281, 516, Cons. V-915-1954 Cons.IV-3003.Cons.
III-3382 Cons. X-3427-5874.

Arto. 2362. Las sentencias pronunciadas por tribunales de justicia represiva,
gozan de la autoridad de cosa juzgada a favor o en contra de toda persona
indistintamente y de una manera absoluta, cuando deciden:
Arto. 1797 C.

1.- Si el acusado o indiciado a quien se imputan hechos que constituyen una
infracción de derecho criminal, es o no el autor de ellos.
2.- Si esos hechos le son imputables desde el punto de vista de la ley penal.
3.- Si ellos presentan los caracteres requeridos para la aplicación de tal o
cual disposición de aquella ley.
Artos. 233 n° 1, 339, 340, 2324- inc. 3°, 2383 C.; 426-427-1123-1198-1199 Pr.

Arto. 2363. Las demás resoluciones de una sentencia dada por un tribunal de
justicia represiva, que no se encuentren comprendidas en uno de los tres casos
del articulo anterior, no tendrán fuerza de autoridad de cosa juzgada, ante un
tribunal civil, a menos que en el juicio criminal hubiere intervenido la parte
ofendida.
Artos. 233, 339, 340, 526 C.

Capítulo III

Documentos públicos

Arto. 2364. Son documentos públicos los autorizados por un Notario o empleado
público competente, con las solemnidades requeridas por la ley. Divídense en
auténticos y escrituras públicas.
Artos. 1125 Pr.; B.J. pag. 454 Cons. III.

Arto. 2365. Las escrituras públicas deben ser autorizadas por el mismo
cartulario en el correspondiente protocolo. Las escrituras autorizadas por el
carallario que no estén en el protocolo, no tienen valor alguno, salvo las
sustituciones de los poderes y otros casos determinados por la ley.
Artos. 2958 inc. 3°, 3315 C.; 72 Pr.; 15 n° 4 Ley del Notariado.; B.J. pág. 455.

Arto. 2366. Si las partes no hablaren el idioma nacional, la escritura debe
hacerse en conformidad a una minuta firmada por las mismas partes en presencia
del cartulario, que dará fe del acto y del reconocimiento de las firmas, si no
la hubieren firmado en su presencia, traducida por un perito que nombrará el
mismo cartulario. La minuta y su traducción deben quedar protocolizados y no
habrá necesidad de que el cartulario reciba promesa al traductor.
Artos.XXXVIII Tit. Prel. C.; 23 Ley del Notariado.; B.J. pág. 5241 Cons. III

Arto. 2367. Si las partes fueren sordo-mudos o mudos que saben escribir, la
escritura debe hacerse en conformidad a una minuta que den los interesados,
firrnada por ellos, y reconocida la firma ante el Notario, quien dará fe del
hecho. Esta rninuta quedará también protocolizada.
Artos. 979 n° 4, 1038, 1056, 1057, 2472 C.; B.J. pág. 4912.

Arto. 2368. Es nula la escritura que no se halle en la página del protocolo
donde según el orden cronológico debía ser extendida.
Artos. 97-1023 Pr.; 21 inc. 2° Ley del Notariado; B.J. pág. 4145.

Arto. 2369. Las escrituras públicas o títulos de antigua data pueden ser
certificados por dos cartularios; y la certificación así autorizada hará fe aún
contra terceros, salvo los casos deterrninados por la ley, sin perjuicio de ser
impugnados por la exactitud de la copia.
Artos. 1127- 1142 Pr.; 15 n° I 4 Ley del Notariado.

Arto. 2370. No se pueden presentar en juicio instmmentos públicos ni privados
con calidad de estar solo a lo favorable de su contenido.
Artos. 435, 2394 C.; B.J. pág. 2183 Cons. II-3887 Cons. m-4657 Cons. VIIl-493l
Cons II.

Arto. 2371. Cuando el instrurnento no esté concurrido de todas las solemnidades
externas que son indispensables para su validez, se declarará nulo en todas sus
partes y no en una sóla.
Arto. 2217 C., B. J. págs. 2183 Cons. III-7380 Cons. IV.

Arto. 2372. Son de ningún valor los actos de cartulación autoriza dos por un
Notario o funcionario público en asunto en que él, su cónyuge o sus parientes
dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afini dad, fueren
personalmente interesados; pero si los interesados lo fueren sólo por tener
parte en sociedades anónimas, o ser gerentes o directores de ellas, el acto será
válido, lo mismo que cuando todos los interesados fueren parientes del
cartulario dentro de dichos grados, y él no tenga en el acto interés alguno.
Artos. 3188 C.; XVIII Tit. Prel. C.; 43 n° 4 Ley del Notariado.

Arto. 2373. Todas las otras circunstancias relativas a la cartulacióra, se

determinan en el Código de Procedimiento.
Arto. 2374. Los documentos públicos hacen prueba, aún contra tercero, del hecho
que motiva su otorgamiento y de la fecha de éste.
B.J. págs. 138 Cons. IV-4864.
También harán prueba contra los contratantes y sus causa- habientes, en cuanto a
las declaraciones que en ellos hubieren hecho los primeros.
Artos.564-565-2193-2384-2479-2669 C.; 1365 Pr.;
B.J. pág. 1158-3914 Cons. VII-4864.

Arto. 2375. Las escrituras hechas para modificar o anular otra escritura
anterior entre los mismos interesados, sólo producirán efecto contra terceros,
cuando el contenido de aquellas hubiere sido anotado en el registro público
competente, o al margen de la escritura matriz y del traslado o copia en cuya
virtud hubiere procedido el tercero.
Artos. 3277, 3349 C.

Arto. 2376. También puede modificarse el contenido de un instrumento público o
quedar sin efecto alguno, por un contrainstrumento privado, pero el
contrainstrumento privado no tendrá ningun efecto contra los sucesores a título
singular, si su contenido no estuviere anotado en la escritura inatriz y en la
copia con la cual hubiere obrado el tercero.
Artos. 2225, 3277 C.; 34 Ley del Notariado., B.J. pág. 4381.

Arto. 2377. Las copias de los documentos públicos de que exista matriz o
protocolo, impugnadas por aquellos a quienes perjudiquen, sólo tendrán fuerza
probatoria cuando hayan sido debidamente cotejadas.
Artos. 1126, 1127, 1141, 1191 Pr.
Si resultare alguna variante entre la matriz y la copia, se estara al contenido
de la primera.
Artos. 1126, 1127-1139 y sigts.-l l91 Pr.; B.J. pág. 6132 Cons II.

Arto. 2378. Cuando hayan desaparecido o no sea posible obtener la escritura
matriz, el protocolo, o los expedientes originales, haran prueba :
Artos. 1139 y sigts.-1191 Pr.

1.- Las primeras copias, sacadas por el funcionario público que las autorizara.
2.- Las copias ulteriores, libradas por mandato judicial, con citación de los
interesados.
3.- Las que, sin mandato judicial, se hubieren sacado en presencia de los
interesados y con su conformidad.
Artos. 1141 Pr.; 40 Ley del Notariado
A falta de las copias mencionadas, harán prueba cualesquiera otras que tengan
antiguedad de veinte o más años, siempre que hubieren sido , tomadas del
original por el funcionario que lo autorizó u otro encargado de su custodia.
Las copias de menor antigüedad, o que estuvieren autorizadas por funcionario
público en quien no concurran las circunstancias mencionadas en el párrafo
anterior, sólo servirán como un principio de prueba por escrito. Artos. 2428 C.;
1142 Pr.
La fuerza probatoria de las copias de copia, sera apreaada por los tribunales,
según las circunstancias.
Artos. 2413 C.; 1143 Pr.; B.J. pág. 539.

Arto. 2379. La inscripoión en cualquier registro público, de un docurnento que
haya desaparecido, será apreciada según las reglas de los dos úitimos párrafos
del artículo precedente.
Artos. 2428 C.; 1143- 1144 Pr.; B.J. pág. 539.

Arto. 2380. La escritura defectuosa, por incompetencia del cartulario, tendrá el
concepto de documento privado, si estuviere firmada por los otorgantes.
Artos. 2372, 2598 C.; 1167 Pr.

Arto. 2381. Cuando la escritura es defectuosa por falta en la forma y no por
incompetencia del cartulario, tendrá fuerza de documento privado reconocido.
Artos.2481 C.; 1170Pr.

Arto. 2382. Las escrituras de reconocimiento de un acto o contrato nada prueban
contra el documento en que éstos hubieren sido consigna dos, si por exceso u
omisión se apartaren de él, a menos que conste expresamente la novación del
primero.
Altos. 1217, 2095, 2100, 2375 C.; 1145, 1146 Pr.

Arto. 2383. En el caso de ser acusada criminalmente la falsedad de un documento
o ínstrumento público en lo sustancial, se suspenderá la ejecución por ese solo
hecho y hasta que se resuelva el juicio sobre la falsedad, y en el caso de
aparecer prueba de falsedad en lo accesorio, podrán los tribunales suspender
provisionalmente la ejecución del contrato.
Arto. 2362 C.
La falsedad consiste en no ser cierto alguno o algunos de los hechos afirmados
en el documento por el funcionario que lo autoriza.
Artos.426,427, 1185, 1198, 1199, 1498 Pr.

Arto. 2384. El documento otorgado por las partes ante cartulario hace fe, no
sólo de la existencia de la convención o disposición para prueba de la cual ha
sido otorgado, sino aún de los hechos o actos jurídicos anteriores que se
relatan en él en los términos simplemente enunciativos, con tal que la
enunciación se enlace directamente con la convención o disposición principal.
Arto. 2374 C.
Las enunciaciones extrañas a la convención o disposición principal, no pueden
servir de otra cosa que de principio de prueba por escrito.
Arto. 2428 C.

Capítulo IV

De los documentos privados

Arto. 2385. Los documentos privados reconocidos judicialmente o declarados por
reconocidos y conforme a la ley, hacen fe entre las partes y sus causahabientes
y con relación a terceros, en cuanto a las declaraciones en ellos contenidas,
salvo prueba en contrario.
Artos. 1151, 1195, 1366, Pr. ; B. J.pág. 649 Cons. I.

Arto. 2386. Aquel a quien se oponga en juicio una obligación por escrito que
aparezca firmada por él, está obligado a declarar si la firma es o no suya.
Arto. 1l72 C.
Los herederos o causahabientes del obligado podran limitarse a declarar si saben
que es o no de su causante la firma de la obligación. Esto mismo es aplicable a
los apoderados o representantes legales.
La resistencia, sin justa causa, a prestar la declaración mencionada en los
párrafos anteriores, deberá ser estimada por los tribunales como una confesión
de la autenticidad del documento, conforme al Código de Enjuiciamiento.
Artos. 1158 Pr.; B.J. págs. 564, 5884, 7287, 7461.

Arto. 2387. La fecha de un documento privado no se contará respecto de terceros,
sino desde el día en que hubiere sido incorporado o inscrito en un registro
público; desde la muerte de cualquiera de los que lo firmaron; desde el día en
que se entregare a un funcionario público por razón de su oficio, o desde la
presentación del documento ante un cartulario, a fin de que se autentique la
fecha en que se presenta.
En este último caso, el cartulario pondrá razón en su protocolo, siguiendo el
orden cronológico de los instrumentos que redacte, de la autenticación que

hiciere de la fecha en que se presente el documento privado; expresando el
nombre y apellido de los quc aparecen suscritos, el objeto y el valor del
contrato o de la deuda. El cartulario al hacer la autenticación, citará el folio
del protocolo en que pusiere la razón mencionada.
Artos. 3948 C.; 1034 Pr.; 182 ReglaTnento del Registro Público.
B.J. págs. 251 Cons. III-411, 731, 1079, 1081 Cons. III-1907, 2075 Cons.
II-3974,- 4381 Cons. IV-6337, 7636 Cons. III.

Arto. 2388. Si el tercero al tiempo de contratar, tuviere conocimiento de la
existencia del documento, no podrá rechazarlo a pretexto de que no se halla en
uno de los tres casos fijados en el artículo anterior.
B.J. págs. 4381 Cons. III, 5799.

Arto. 2389.- Para los efectos del artículo 2387 no se considerarán terceros los
acreedores de cada uno de los contratantes, cuando ejerzan los derechos de su
deudor.
Arto. 1870 C.

Arto. 2390.- El principio de que los documentos privados no hacen fe de su fecha
con respecto a terceros, no se aplicará a documentos que verifiquen convenciones
u operaciones comerciales.
Artos. 2719 C.; 115, 117 C.C.

Arto. 2391.- No puede prevalerse del artícuto 2387 aquel que mediante una
colusión con su causante haya cometido un fraude en perjuicio de la parte.
Arto. 2234 C.; B.J. pág. 5799.

Arto. 2392.- El documento privado no es prueba contra el que lo escribió y
firmó, si siempre ha permanecido en su poder.
Artos. 2034, 3394 C.

Arto. 2393. La nota escrita por el acreedor en seguida, al margen, al dorso o en
el cuerpo del documento, aunque no esté fechada ni firmada, hace prueba en favor
del deudor.

Arto. 2394. Los asientos, registros y papeles domésticos únicamente hacen fe
contra el que los ha escrito; pero el que quiera aprovecharse de ellos no podrá
rechazarlos en la parte que le perjudiquen.
Artos. 2370, 3138, 3139, 3392 C.; 114 CC.

Arto. 2395. El documento privado desconocido por el otorgante hace plena prueba,
si firmado por dos testigos, reconocen éstos sus firmas, testificando el hecho
de haberse otorgado el documento a su presencia, y peritos declaran la identidad
de la firma del deudor.
Artos 1173 y sigts., 1183 Pr.; B.J. págs. 5230, 5884, 6108, 6309, 7287 Cons.
III-7461.

Arto. 2396. Los documentos firmados por una persona a ruego de otra y por dos
testigos más, hacen plena prueba, si los tres firmantes reconocen su firma y
testifican el hecho de haber presenciado el otorgarniento.
B.J. págs. 2472 Cons. IV-2490, 5230-6926-6987-7646.

Arto. 2397. El documento firmado por uno de los dos testigos a ruego de la
parte, si no se obtiene la confesión judicial de ella, servirá como principio de
prueba por escrito, desde que fue reconocido por los testigos instrumentales.
Artos. 2428, 2429 inc. 1° C.; B.J. págs. 229, 299.

Arto. 2398. EL documento privado firmado por la parte y en el cual no aparezcan
testigos dando fe del acto, hace plena prueba, en caso de ser desconocido por el
interesado, con tal que peritos declaren la identidad de la firma del deudor y
dos testigos testifiquen el hecho de haberse otorgado a su presencia.

Artos. 1183 Pr.;
B. J. págs.589 Cons. II-651,653,2572,3167,4536,5230,5884,6130,7586.

Capítulo V

De otras clases de prueba instramental

Arto. 2399. Son también medios de prueba de las obligaciones, los despachos
telegráficos y telefonicos.
Arto.2448 inc. 2° C.; B.J. pág.2472 Cons. IV.

Arto. 2400. Hace fe el despacho telegráfico autorizado por el telegrafista
receptor y con el sello de la oficina.
B. J pág. 2472

Arto. 2401. Hace fe el despacho telefónico, cuando la conversación se ha
reducido a escrito y ha sido firmado por un testigo asistente, sellado con el
sello de la oficina receptora, y autorizado por el competente empleado y el
interesado.
Arto. 2402. En caso de disputa sobre falsedad o alteración de los despachos
telegráficos, los tribunales resolverán sobre su validez, falsedad o alteración,
en presencia de la prueba rendida por los interesados, de los registros que se
lleven en las oficinas telegráficas y del archivo de la Dirección del ramo,
conforme a las leyes y reglamentos.

Arto. 2403. Los telefonistas no pueden negarse a expedir al interesado el
telefonema en la forma indicada en el artículo 2401.

Arto. 2404. Cuando se alegue falsedad o alteración del despacho telefonico, se
estará a las reglas generales.
Artos.1185 y sigts. Pr.

Capítulo VI

De la confesión

Arto. 2405. La confesión puede hacerse judicial o extrajudicialmente.
En uno y otro caso, será condición indispensable, para la validez dela
confesión, que recaiga sobre hechos personales del confesante, y que éste tenga
capacidad legal para hacerla.
Artos. 3357 C.; 1202, 1210, 1234 Pr.; B.J. págs. 2441, 7287 Cons. III.

Arto. 2406. La confesión hace prueba contra su autor.
Se exceptúa el caso en que por ella pueda eludirse el cumplimiento de las leyes.

Artos. 198, 214, 435, 2482, 2483, 3020 C.; 1232 Pr.

Arto. 2407. La confesión no puede dividirse contra el que la hace, salvo cuando
se refiera a hechos diferentes o que constituyan una excepción, o cuando una
parte de la confesión esté probada por otros medios, o cuando en algún extromo
sea contraria a la naturaleza o a las leyes.
Artos. 2356-3453 C.; 1325 Pr.;
B.J. pags. 49, 493, 649 Cons. II-841, 2210, 2472, 3536, 4042, 5377, 5664.

Arto. 2408. La confesión sólo pierde su eficacia probando que al hacerla se
incurrió en error de hecho.
Artos. 436, 1144, 2462, 2463, 2669 C.; 1149, 1202, 1236, 1254 Pr.; BJ. pág.

5377.

Arto. 2409. La confesión judicial debe hacerse ante Juez competente, bajo
promesa y habiéndola solicitado aquel a quien ha de aprovechar.
Artos. 927 n° 2, 3357 n° 1- C.; 338, 1202 Pr.; B.J. pág. 717 Cons. II.

Arto. 2410.-Cuando se solicita la confesión judicial bajo promesa decisoria, la
parte a quien se pida podrá referir la promesa a la contraria, y, si ésta se
negare a prestarla, se la teradrá por confesa.
Artos. 1213 n° 2, 1237, 1241, l242 Pr.

Arto. 2411. No puede pedirse promesa decisoria sobre hechos punibles, ni sobre
cuestiones acerca de las cuales las partes no pueden transigir.
Artos. 2164, 2182, 2185, 2186, 2332 C.; 1244 Pr.

Arto. 2412. La confesión prestada bajo promesa decisoria, ya sea deferida o
referida, sólo constituye prueba a favor o en contra de las partes que a ella se
sometieron y de sus herederos o causahabientes.
No se admitirá pruebas sobre la falsedad de dicha promesa.
Artos. 1243 1252. 1253 Pr.

Arto. 2413. La confesión que un deudor hace ante su acreedor y dos testigos
sobre que es en deber una cosa o cantidad de valor de cien pesos, una vez que
haya sido justificada con la deposición de los testigos a cuya presencia se
hizo, es valida y produce todos los efectos legales. En los demás casos, la
confesión extrajudicial se considera como un hecho sujeto a la apreciación de
los tribunales, según las reglas establecidas sobre las pruebas.
Artos. 1144, 2378 in fine, 2434 C., 1201, 1392 Pr.; B.J. pág. 299.

Arto. 2414. En los casos en que una persona por razón de parentesco no pueda
declarar contra otra, podrá pedírsele posiciones para hacer de la confesión el
mérito correspondiente según las circunstancias.
Artos. 1231, 1318 in fine Pr.
En los incidentes de implicancias o recusaciones, es permitido para comprobar
las causales de implicancia o recusación, pedir posiciones al implicado o
recusado.
Arto. 342 inc. 2° Pr.

Arto. 2415. Sobre la promesa estimatoria, se tratará en el Código de
Procedimiento Civil.
Artos. 485 C.; 1245, 1246, 1247, 1253, 1415 Pr.

Arto. 2416. Las cartas-misivas dirigidas a tercero, aunque en ellas se mencione
alguna obligación, no serán admitidas para su reconocimiento o verificación
judicial.
Artos. 734 C.; 462 Pr. 41 Cn.

Capítulo VII

De la inspección personal del Juez

Arto. 2417. La prueba de inspección personal del Juez, sólo será eficaz en
cuanto claramente permita al Tribunal apreciar, por las exterioridades de la
cosa inspeccionada, el hecho que trate de averiguar.
Artos. 213 n° 5, 1255 y sigts. Pr.

Arto. 2418. La inspección practicada por un Juez podrá ser apreciada en la
sentencia que otro dicte, siempre que el primero hubiere consignado con perfecta
claridad en las diligencias los detalles y circunstancias de la cosa

inspeccionada.
Artos. 1261 Pr.

Arto. 2419. El acta de inspección de que se habla en los artículos anteriores,
deberá extenderla el Juez, a más tardar, dentro de tercero día de concluído el
acto, pena de nulidad de éste, y de pagar el Juez a las partes las costas, daños
y perjuicios.
Artos. 126l, l262 Pr.

Capítulo VIII

De la prueba de peritos

Arto. 2420.- Sólo se podrá utilizar este medio de prueba cuando para apreciar
los hechos sean necesarios o convenientes conocimientos científicos, artísticos
o prácticos.
Arto. 1263 y sigts. Pr.

Arto. 2421. El valor de esta prueba y la forma en que haya de practicarse, son
objeto de las disposiciones de la ley de enjuiciamiento civil.
Arto. 2422. El juez cuidará bajo su responsabilidad que los peritos evacuen su
informe dentro del tercero dia.

Capítulo IX

De la prueba de testigos

Arto. 2423. Toda convención o acto jurídico cuyo objeto tenga un valor mayor de
cien pesos deberá constar en documento público o privado, no siendo en tal caso
admisible la prueba testimonial.
Artos. 2179, 2483 in fine, 3424 C; 1303 Pr.; 129 Reglamento del Registro
Público.
Para la estimación del objeto de la convención o acto jurídico, no se tomarán en
cuenta los frutos, intereses u otros accesorios.
Artos. 1305 Pr.; B J. pags. 493, 2472 Cons. III-2476, 3974, 4636, 5089 Cons.
II-5351.

Arto. 2424. Cuando un acto jurídico se haga constar en un documento público o
privado, no se recibirá prueba alguna de testigos contra o filera de lo
contenido en el documento ni sobre lo que se pueda alegar que se dijo antes, al
tiempo o después de su redacción, aún cuando se tratare de una suma menor de
cien pesos.
Artos. 2384, 3453 C., 1304 Pr.; B.J. págs. 229, 1160, 4636.

Arto. 2425. Al que demande una cosa de más de cien pesos de valor no se le
admitirá la prueba de testigos, aunque limite a ese valor la demanda.
Tampoco es admisible la prueba de testigos en las demandas menores de cien
pesos, cuando se declara que lo que se demanda es parte o resto de un crédito
que debió ser consignado por escrito.
Artos. 285 n° 14, 1305, 1306 Pr.
B.J. pags. 299, 493, 2472 Cons. III-2476, 3974, 4636.

Arto. 2426. Los hechos puros y simples pueden ser probados por medio de
testigos, cualquiera que sea la importancia de la cuestión en la cual se trata
de establecer su existencia.
B.J. pags. 931, 1158, 1427, 1981, 2070, 2408, 2476, 3974, 4319, 4804, Cons. II.

Arto. 2427. Cuando la prueba verse sobre un acto jurídico que no sea una
convención, para determinar si la prueba testimonial es o no admisible, deberá
considerarse el acto en las consecuencias que pretende deducir de él la parte
que lo alega.
Sin embargo, los pagos parciales de una deuda que juntos ascienden a más de cien
pesos, no se podrán comprobar con testigos, sino hasta la concurrencia de esa
suma.
B.J. pags. 1981, 6094.

Arto. 2428. La prueba testimonial es admisible para comprobar actos jundicos
cuyo objeto valga más de cien pesos, y para comprobar las convenciones que haya
habido entre las partes:
B.J. pags. 133, 2472 Cons. IV-4657 Cons. VI.

1° Cuando exista un principio de prueba por escrito.
Artos. 2378 n° 5, 2379, 2384 inc. 2°, 2397 C.
B. J.386, 1427, 3359.
2º Cuando ha sido imposible al que invoca la prueba testimonial procurarse una
literal, o cuando a consecuencia de caso fortuito ha perdido la que se había
procurado.
Artos. 1221, 2332, 2384 inc. 2°, 3420, 3503, 3509, 3613, 3640 C.

Arto. 2429. Para que haya principio de prueba por escrito, es necesario :

1° Que el escrito de que se pretende hacerlo resultar, emane de la persona a
quien se opone o de aquel a quien ella representa, o de aquel que la ha
representado.
B.J. pags. 2210, 2472, 3359, 4657 Cons. VI.
2° Que tal escrito haga verosimil el hecho alegado.

Arto. 2430. La fuerza probatoria de las declaraciones de los testigos sera
apreciada por los fribunales conforme a lo establecido en la ley de
enjuiciamiento civil, cuidando de evitar que por la simple coincidencia de
algunos testimonios, a menos que su veracidad sea evidente queden
definitivamente resueltos los negocios en que de ordinario suelen intervenir
escrituras, o documentos privados o algún principio de prueba por escrito.
Artos. 2332, 3509 inc. 2° C; 1353 y sigts. Pr.
B.J. pag. 6309 Cons. II.

Capítulo X

De las presenciones

Arto. 2431. Presunciones son las consecuencias que la ley o el Juez deduce de un
hecho conocido, para averiguar un hecho desconocido.
Artos. 1379 y sigts. Pr.; B.J. pag. 229 Cons. IV.

Arto. 2432. El que tuviere a su favor la presunción legal, excusa probar el
hecho en que se funda. Sin embargo, el que invoca una presunción legal debe
probar la existencia de los hechos que le sirven de base.
Artos. 2072 C.; 1382 Pr.

Arto. 2433. Las presunciones establecidas por la ley pueden destruirse por la
prueba en contrario, excepto en los casos en que la ley lo prohibiere
expresamente.
Artos. 1386, 1392 Pr.

Arto. 2434. Las presunciones no establecidas por la ley, quedan al prudente
arbitrio del Juez; pero sólo pueden admitirse en los casos en que se reciba

prueba testifical.
Artos. 1386, 1392 Pr.

TITULO VII

DE LOS CONTRATOS

Capítulo I

Disposiciones generales

Arto. 2435. Contrato es un acuerdo de dos o más personas para constituir,
regular o aclarar entre las mismas un vínculo juridico.
Arto. 1830 C.; B. J. pag. 7053 Cons. II.

Arto. 2436. Además de las condiciones indispensables para la validez de las
obligaciones en general, se requiere, para las que nacen de contratol el
consentimiento, y que se cumplan las solemnidades que la ley exija.
Artos. 1831, 1832, 2447 C.; B.J. pag. 311.

Arto. 2437. Los contratantes pueden establecer los paetos, cláusulas y
condiciones que tengan por conveniente, siempre que no sean contrarios a las
leyes, a la moral, ni al orden público.
Artos. 950, l836,1985 y sigts., 2002, 2478, 2525 C.

Arto. 2438. La validez y el cumplimiento de los contratos no pueden dejarse al
arbitrio de uno de los contratantes.
Artos. 1881, l900, 2539 C.; B.J. pag 3949 Cons. II.

Arto. 2439. Los contratos sólo producen efectos entre las partes que los
celebran y sus herederos; salvo, en cuanto a éstos, el caso en que los derechos
y obligaciones que proceden del contrato no sean transmisibles, ya por su
naturaleza, ora por paeto o por disposicion de la ley.
Si el contrato contuviere alguna estipulación en favor de un tercero, éste podrá
exigir su cumplimiento,siempre que hubiere hecho saber su aceptación al obligado
antes de que aquella haya sido revocada.
Artos. 74, 286, 291-943 inc.2°, 11881 1254, 1404, 1413, 1415, 1416, 1529, 1548,
1553, 1699. 1836, 1850, 1871, 1875, 1896 inc. 3°, 1961, 1962, 1970, 1971, 2013,
2318, 2323, 2489, 2490, 2491, 2492, 2696, 2949, 3066, 3285 inc.3°-3345-3375-3641
C. B. J. pags 138 Cons. III-7053 Cons. II-7636 Cons. IV.

Arto. 2440. Ninguno puede contratar a nombre de otro sin estar por éste
autorizado, o sin que tenga por la ley su representación legal.
El contrato celebrado a nombre de otro por quien no tenga su autorización o
representación legal, será nulo, a no ser que lo ratifique la persona a cuyo
nombre se otorgue antes de ser revocado por la otra parte contratante.
Artos.465, 1986 inc. 2°,2183,2485 y sigts.,2568,3306,3310,3339,3372 y sigts.,
3375, 3748, 3805 C.

Arto. 2441. Cada parte puede ser una o muchas personas.

Arto. 2442. El contrato puede ser unilateral o bilateral, oneroso o gratuito.

Arto. 2443. Es contrato unilateral aquel en que solamente una de las partes se
obliga; bilateral, aquel en que resulta obligación para todos los contratantes.
B.J. pag. 285 Cons. III.

Arto. 2444. Es contrato oneroso aquel en que se estipulan provechos y gravámenes
recíprocos, y gratuito aquel en que el provecho es solamente de una de las
partes.

Arto. 2445. Es contrato de suerte o aleatorio, si para ambos contrayentes o para
uno de ellos, el beneficio depende de un suceso incierto.
Tales son el contrato de seguro, el préstamo a la gruesa, el juego, la apuesta y
la renta vitalicia.
Artos. 2475,2571,2741,3535 C.

Arto. 2446. El contrato es conmutativo, cuando cada una de las partes se obliga
a dar o hacer una cosa que se rnira como equivalente a lo que la otra parte debe
dar o hacer a su vez.
Artos. 2562 C.

Capítulo II

De los requisitos esenciales

para la validez de los contratos

Arto. 2447. No hay contrato sino cuando concurran los requisitos siguientes :

1° Consentimiento de los contratantes.
Arto.2472 C.
2° Objeto cierto que sea material del contrato.
Artos. 1832, 1833, 2436 C.; B. J. pág. 986 Cons. II.

Consentimiento

Arto. 2448. El consentimiento de las partes debe ser libre y claramente
manifestado.

La manifestación puede ser hecha de palabras, por telégrafo, teléfono, por
escrito o por hechos de que necesariamente se deduzca.
Artos. 1231, 2399 y sigts., 2400, 2401, 2778, 2926, 2928, 3091, 3184, 3294,
3340, 3380, 3415, 3463 inc.2° C.

Arto. 2449. Desde que la estipulación se acepta, queda perfecto el contrato,
salvo que la ley exija alguna otra formalidad; pero en todo caso se tendra como
una promesa exigible.
Artos. 2206, 2451, 2481, 2485, 2534, 2540, 2541, 2598, 3394, 3396, 3417, 3900 C,
129 Reglamento del Registro Público.; B.J. pág. 2545, 3911, 5206, 5714.

Arto. 2450. El que hace una proposicion puede retirarla mientras no haya sido
aceptada por la otra parte; pero el contrato propuesto será válido, si la
persona o quien se hizo la proposición, la acepta puramente antes de tener
noticia de que había sido retirada.
Cuando la aceptación envolviere modificación de la propuesta o fuere
condicional, se considerará como nueva propuesta.
Artos. 2124, 2452, 2453, 2487, 2490 C.; 84,87,90 CC.

Arto. 2451. Si las partes estuvieren presentes, la aceptación debe hacerse en el
mismo acto de la propuesta, salvo que ellas acordaren otra cosa.
Artos. 2449, 2481 C.; 83 C.C.

Arto. 2452. Si las partes no estuvieren reunidas, la aceptación debe hacerse

dentro del plazo fijado por el proponente para este objeto. Si no se ha fijado
plazo, se tendrá por no aceptada la propuesta, si la otra parte no respondiere
dentro de tres días cuando se halle en el mismo distrito; dentro de diez, cuando
no se hallare en el mismo distrito, pero sí en la República; y dentro de sesenta
días, cuando se hallare fuera de la República.
Artos. 2450, 3308 C.

Arto. 2453. El proponente está obligado a mantener su propuesta, mientras no
reciba respuesta de la otra parte en los términos fijados en el artículo
anterior.
Artos. 1875 C; 85 CC.

Arto. 2454. Si al tiempo de la aceptación hubiere fallecido el proponente o se
hubiere vuelto incapaz, sin que el aceptante fuere sabedor de su muerte o
incapacidad, quedarán los herederos o representantes de aquel oblígados a
sostener el contrato.
Arto. 2780 C.

Arto. 2455. Es anulable el contrato en que se consiente por error, cuando éste
recae:

1º Sobre la especie del acto o contrato que se celebra.

2º Sobre la identidad de la cosa especificada de que se trata, o sobre su
sustancia o calidad esencial.
Artos. 1125, 1145, 1762 inc. 2°, 2069, 2202 n° 1, 2208 inc. 3°, 2408, 2447,
2479, 2562, 2630 y sigts. C.

Arto. 2456. El simple error de escritura o de cálculo aritmético, sólo da
derecho a que se rectifique.
Arto. 2076 C.

Arto. 2457. También es anulable el contrato en que se consienta por fuerza o
miedo grave.
Artos. 111 n° 1, 1244, 2202 n° 1, 2208, 2465, 2468 C.; B.J. pag. 4822.

Arto. 2458. Para calificar la fuerza o intimidación debe atenderse a la edad,
sexo y condición de quien las sufra.
Arto. 2465 C.

Arto. 2459. Para que la fuerza o intimidación vicien el consentimiento, no es
necesario que la ejerza aquel que es beneficiado: basta que se haya empleado por
cualquiera otra persona, con el objeto de obtener el consentimiento.

Arto. 2460, El dolo no vicia el consentimiento, sino cuando es obra de una de
las partes y cuando además aparece claramente que sin él no hubiera habido
contrato. En los demás casos, el dolo da lugar solamente a la acción de daños y
perjuicios contra la persona o personas que lo han fraguado o se han aprovechado
de el: contra los primeros, por el valor total de los perjuicios; y contra los
segundos, hasta el monto del provecho que han reportado.
Artos. 1244, 1811, 2202 n° 1,2204, 2208, 2466, 2469, 2470 inc.2°, 2510, 2562 C.;
B.J. pág.5293 Cons. III.

Arto. 2461. Es ineficaz la previa renuncia de la nulidad proveniente de la
fuerza, miedo o dolo.
Artos. 873, 1861, 2081, 2603, 2631 C. ; XII Tít. Prel. C.

Arto. 2462. El error de hecho no produce la nulidad del contrato, sino cuando
recae sobre la sustancia de la cosa que constituye su objeto.
Artos. 1873, 2076, 2408, 2455 inc. 2° C.

Arto. 2463. E1 error de derecho produce la nutidad del contrato, sólo cuando él
mismo es la causa única o principal.
Artos. 1762 inc. 2°, 1873, 2069, 2071, 2076, 2154, 2408, 2908, 3318 C.; III Tít.
Prel. C.

Arto. 2464. La violencia es causa también de nulidad del contrato, cuando el mal
se dirija a la persona o bienes del cónyuge, ascendiente o descendiente del
contratante. Tratándose de otras personas, corresponde al Juez fallar sobre la
nulidad según las circunstancias.
Artos. 2457,2468 C.

Arto. 2465. El temor solamente respetuoso, sin que haya intervenido la
violencia, no es bastante para anular el contrato.
Artos 111 nº 1, 2457,2565 n° 6 C.

Arto. 2466. El dolo es causa de nulidad cuando los manejos usados por uno de los
contratantes sean tales, que el otro no hubiera contratado sin los mismos.
Artos. 2460, 2469 C.

Arto. 2467. El error sobre la persona sólo invalidará el contrato cuando la
consideración a ella hubiere sido la causa principal del mismo.
Artos. 111 n° l, 1850, 3125, 3285 n° 3°, 3345 nos. 4 y 5, 3470 C.

Arto. 2468. Hay violencia cuando para arancar el cansentimiento se emplea una
fuerza irresistible. Hay intimidación cuando se inspira a uno de los
contratantes el temor racional y fundado de sufrir un mal inminente y grave en
su persona o bienes o en la persona y bienes de los individuos designados en el
artículo 2464.
Artos. 2457, 2458 C.; B.J. pág. 4822.

Arto. 2469. Hay dolo, cuando con palabras o maquinaciones insidiosas de parte de
uno de los contratantes, es inducido el otro a celebrar un contrato que, sin
ellas, hubiera hecho.
Artos. 1333, 1746, 1861, 2203, 2234. 2324 inc. 2°, 2460, 3620 C.
Hay mala fe, cuando uno de los contratantes disimula su error, una vez conocido.

Arto. 2470. Para que el dolo produzca nulidad de los contratos, deberá ser grave
y no haber sido empleado por las dos partes contratantes.
El dolo incidental sólo obliga al que lo empleó, a indemnizar daños y
perjuicios.
Arto. 2460 C; B.J. pág. 5293 Cons. II.

Arto. 2471. Para que el consentimiento sea válido se necesita que el que lo
manifiesta sea legalmente capaz.
Arto. 1833 C.

Arto. 2472. Toda persona es legalmente capaz. Son incapaces en conformidad a los
artículos 7 y 8 de este Código, absolutamente, los de por escrito o de otro modo
claro o indubitable.
Artos. 299 inc. 3°, 330, 345, 346, 347, 359, 944, 1833, 2204, 2252, 2367 C.
Sus actos no producen ni aún obligaciones naturales y no admiten caución.
Artos. 1840, 1844, 2070, 2201, 2212, 3673 C. ; B. J. pág. 7432 Cons. III.
Son relativamente incapaces los menores adultos que no han obtenido la
declaración de mayores, y los que se hallan bajo interdicción de administrar lo
suyo, por sentencia ejecutoriada. Sus actos pueden tener valor en ciertas
circunstancias y bajo ciertos respectos determinados por las leyes.
Artos. 8, 9, 244, 245, 248, 249, 277, 363, 366, 369, 1169, 1840 inc. 1°, 2205,
2564, 2565, 3208, 3456, 3457, 3504, 3798 C.; 54 Pn.

Objeto cierto materia del contrato

Arto. 2473. Pueden ser objeto de contrato todas las cosas que no están fuera del
comercio de los hombres, aún las futuras.
Artos. 611, 612, 870, 1115, 1721, 1727, 2165, 2566, 3186, 3546 C. B.J. pág. 2667
Cons. I.
Sobre la herencia futura no se podrá sin embargo celebrar otros contratos que
aquellos cuyo objeto sea practicar entre vivos la división de un caudal conforme
el artículo 1358.
Artos. 934, 948, 1239, 1364, 2186, 2202, 2566, 2571, 2762, 2776, 3586, 3592 C.
Pueden ser igualmente objeto de contrato todos los servicios que no sean
contrarios a las leyes o las buenas costumbres.
Artos.1703, 1847, 1880, 2079, 2478, 2576, 3176, 3422 C.; B.J. pág.148 Cons. III.

Arto.2474. No podrán ser objeto de contrato las cosas o servicios imposibles.
Artos. 1880, 2567 C.

Arto. 2475. El objeto de todo contrato debe ser una cosa determinada en cuanto a
su especie. La indeterminación en la cantidad no será obstáculo para la
existencia del contrato, siempre que sea posible determinarla sin necesidad de
nuevo convenio entre los contratantes.
Artos. 1123, 1834, 1922, 2020, 2446, 2537, 2572, 3660 C.

Arto. 2476. Es nulo el contrato cuyo objeto no sea física y legalmente posible.
Artos. 2201 nº 1 C.

Arto. 2477. En los contratos sólo se considera como fisicarnente imposible lo
que lo sea con relación absoluta al objeto del contrato, pero no a la persona
que se obliga.

Arto. 2478. Tampoco pueden ser objeto de contrato las cosas o actos que no se
puedan reducir a un valor exigible, ni los actos contrarios a la moral pública o
a las obligaciones impuestas por la ley.
Artos. 96, 873, 1104, 1703, 1834, 1874, 1880, 2079, 2437, 2473 incs.1° y 3°,
2576, 2667, 2776, 2995, 3154, 3176, 3186, 3187, 3414, 3424, 3587, 3607, 3610,
3619, 3759, 3919 C.; 1704 Pr.

Capítulo III

De la eficacia de los contratos

Artos. 2479. Todo contreato legalmens celebrado o es una ley para los
contratantes, y no puede ser invalidado, sino por su consentimiento mútuo o por
causas legales.
Artos. 1836,1855,2002,2007 inc.2°,2009 inc.3°,2039,2374,3345 inc.3° C.
B.J. págs.6,311,3970 Cons. II-5094,

Arto. 2480. Los contratos obligan tanto a lo que se exprese en ellos, como a las
consecuencias que la equidad, el uso o la ley hacen nacer de la obligación,
según la naturaleza de ésta.
Axto.2502 C.; B.J. págs.2811 Cons. IV-4620,6952.

Arto.2481. Si la ley exigiere el otorgamiento de escritura u otra forma especial
para hacer efectivas las obligaciones propias de un contrato, los contratantes
podrán compelerse recíprocamente a llenar aquella forma desde que hubiere
intervenido el consentimiento y demás requisitos necesarios para su validez.
Artos. 153, 1479, 2202 n° 2, 2206, 2449, 2451, 2534, 2535, 2722, 2735, 2743,
2749, 768, 2770, 3182, 3183, 3293, 3366, 3541,3627 ,3772 ,3900 C.; B. J.
Págs.283 Cons. VII 4545, 5206.

Arto. 2482. Cuando el contrato ha debido consignarse en instrumento privado,

podrá ser éste suplido con la confesión judicial del que hala.
Auto.1572 C.; B.J. pags.1606 Cons. II-4636, 5206.

Arto. 2483. Deberán constar en instrumento público:

1.- Los actos y contratos que tengan por objeto la creación, transmisión,
modificación o extinción de derechos reales sobre bienes inmuebles.
Sutos.1479,1572, 1686, 1894, 2136, 2534, 2768, 2770, 3182, 217~ 3869,3900 C.;
B.J. págs. 4657 Cons. I-6170.
2.- Los arrendamientos de estos mismos bienes por cuatro o más años.
Artos. 2824, 2949 inc. 2º C;
3.- Las capacitulaciones matrimoniales que otorguen los esposos o cónyuges antes
o después de la celebración del matrimonio, lo mismo que las modificaciones que
quisieren bacer de dichas calitulaciones.
Arto. 153 C.
4.- La cesión, repudiación y renuncia de los derechos hereditarios o de los de
la sociedad conyugal, si la hubiera. La repudiación y renuncia de derecho
hereditario podrá también hacerse en juicio por medio de escrito que se
presentará ante el Juez para que éste lo agregue a los autos con noticia de los
interesados.
Artos. 1236, 2122, 2136, 2735, 3541, 3627, 3734 C. B.J. pág. 1081.
5.- E1 poder para contraer matrimonio, como se dispone en el tratado respectivo,
el general para pleitos y los especiales que deben presentarse en juicio
escrito; el poder para administrar bienes y cualquier otro que tenga por objeto
un acto redactado o que deba redactarse en escritura pública, o haya de
perjudicar a tercero.
Artos.98, 3293 inc 3º, 3350, 3366 C.; 72.
6.- La cesión de acciones o de derechos procedentes de un acto consignado en
escritura pública.
Arto.2722 C
7º La cesión de derechos litigiosos, en la forma prescrita en el Capítulo
respectivo.
Artos. 2743, 2744 C.
También deberán hacerse constar por escrito, aunque sea privado, los demás
contratos en que la cuantía de las prestaciones de uno o de los dos contratantes
exceda de cien pesos.
Artos. 637, 792, 2084 n° 9, 2179 inc.2°, 2423, 2535, 2750, 2824, 2844, 2883,
3020, 3036, 3058, 3082, 3182, 3257, 3350, 3396, 3424, 3452, 3683, 3731, 3734,
3796 C.

Arto. 2484. Los derechos y obligaciones resultantes de los contratos, pueden ser
transmitidos por causa de muerte o transferidos entre vivos, salvo si esos
derechos y obligaciones, fueren puramente personales por su naturaleza, por
efecto del contrato o por disposicion de la ley.
Artos. l870, 1871,2084 n° 8, 2439 C.; B.J. pág. 7053 Cons. III.

Arto 2485. La promesa del hecho de un tercero, cualquiera que sea el objeto del
contrato, obliga al que la hace, con tal que ella aparezca con el carácter de
contrato.
Artos. 1986, inc.2, 2440, 2568, 2578, 2945, 2946, 3339, 3372. y sigt., 3748,
3805 C.

Arto. 2486. Cuando el tercero se niega a ratificar el contrato, el prometiente
deberá ejecutar la obligación si está en su poder hacerlo, o debe, en el caso
contrario, indemnizar al acreedor de los daños y perjuicios.
Artos. 1986 y 2013 C.

Arto. 2487. Mientras el tercero no haya ratificado, el prometiente puede
sustituirlo en todos los derechos y obligaciones que resulten del contrato,
salvo que la prestación no pudiera cumplirse sino por la persona que las partes
han tenido en vista al celebrar el contrato.

Arto. 2013 C.

Arto. 2488. La ratificación retrotrae los efectos del contrato entre las partes
contratantes al día en que éste se verificó; pero con respecto a terceros, los
producirá desde el día de la ratificación.

Arto. 2489. La estipulación hecha en favor de tercero es válida.
Artos. 1875,2439,2440 inc. 2, 2478, 2777, 3304, 3372 y sigs., 3544, 3586, 3725
C.

Arto. 2490. Si dicha estipulación fuere puramente gatuita respecto al tercero,
se regirá por las reglas de la donación, considerándose como donante a aquel de
los contratantes que tuviere interés en que la estipulación se cumpla, o ambos,
si uno y otro tuviere ese interes, según los términos del contrato. En el caso
de que la estipulación no fuere gratuita, se regirá por las reglas establecidas
para las propuestas de contratos onerosos, considerándose como proponente al que
estipuló.
Artos. 1231, 1937, 2439, 2448, 245l, 2452, 2453, 2454, 2778, 2779, 2780, 3294 C.

Arto. 2491. Si la obligación que se había estipulado en favor del tercero
pudiere por su naturaleza ser ejecutada en provecho del estipulante sin
perjuicio del prometiente, lo será en favor del estipulante, si la estipulación
fuere revocada o no aceptada por el tercero.
Pero si una obligación no pudiere ser cumplida en favor del estipulante, sino
con perjuicio del prometiente, o si de un modo absoluto no pudiere ser
traspasada de la persona del tercero a otra, el estipulante, en el primer caso,
sólo podrá aprovecharse del beneficio de la carga teniendo cuenta del perjuicio
que sufra el prometiente, y en el segundo caso, la revocación o no aceptación
aprovechará únicamente al promisor.
Arto. 3637 C.

Arto. 2492. Después de la aceptación del tercero, el prometiente está obligado
directamente para con él, a ejecutar su promesa, y el derecho del tercero queda
asegurado con las mismas garantías que el estipulante pactó.

Arto. 2493. Los acreedores de una persona que tiene derechos adquiridos por un
contrato, pueden ser autorizados para reclamarlos, si no lo hiciere el deudor en
su debido tiempo.
Artos. 1870, 2694, 2781, 3067 C.

Arto. 2494. La obligación de dar una cosa determinada comprende la de entregaria
en el tiempo convenido ; y la de cuidarla ente tanto. Esta última obligación es
más o menos extensa según la naturaleza del contrato.
Artos. 1845,1863 inc.2°,2583 C.

Arto. 2495. Desde el día en que debe entregarse una cosa, corre de cuenta del
que debe recibirla, aunque no se haya entregado ; pero si la persona obligada a
darla ha incurrido en mora, es de su responsabilidad el detrimento que sufra la
cosa.
Artos. 1846, 1847, 1882, 1914, 2026, 2164, 2165, 2168, 2173, 2174, 2175, 2430,
2579, 2584, 2591, 2941, 2942, 2990, 3005, 3044, 3045, 3120, 3124, 3152, 3161,
3220, 3221, 3337, 3395, 3462, 3651, 3744, 3756 C.

Capítulo IV

De la interpretación de los contratos

Arto. 2496. Si los términos de un contrato son claros y no dejan duda sobre la
intención de los contratantes, se estará al sentido natural de sus clásulas.

Si las palabras parecieren contrarias a la intención evidente de los
contratantes, prevalecerá ésta sobre aquellas.
Altos. 978, 1411, 1886, 2195, 2437, 2438, 2480 C.; B.J. págs. 4620, 5981.

Arto. 2497. Para juzgar de la intención de los contratantes, deberá atenderse
principalmente a los actos de éstos, coetáneos y posteriores al contrato.
B.J. págs. 3954, 3990 Cons. II-5781.

Arto. 2498. Cualquiera que sea la generalidad de los términos de un contrato, no
deberán entenderse comprendidos en él cosas distintas y casos diferentes de
aquellos sobre que los interesados se propusieron contratar.
Artos. 2190, 2195 C.; B.J pág. 2070 Cons. II.

Arto. 2499. Si alguna cláusula de los contratos admitiere diversos sentidos,
deberá entenderse en el más adecuado para que produzca efecto.
Arto. 2480 C.; XVII Tít. Prel. C.

Arto. 2500. Las cláusulas de los contratos deberán interpretarse las unas por
las otras, atribuyendo a las dudosas el sentido que resulte del conjunto de
todas.
B.J. pág. 4513, 5981.

Arto. 2501. Las palabras que puedan tener distintas acepciones serán entendidas
en aquella que sea más conforme a la naturaleza y objeto del contrato.

Arto. 2502. E1uso o la costumbre del país se tendrán en cuenta para interpretar
las ambigüedades de los contratos, supliendo en éstos la omisión de cláusulas
que de ordinario suelen establecerse.
Artos. 1496, 2480, 2601, 2860, 2899, 2903, 2920, 2958, 3130 C.

Arto. 2503. La interpretación de las cláusulas oscuras de un contrato, no deberá
favorecer a la parte que hubiere ocasionado la oscuridad.
Artos. 437, 464 C; B.J. págs. 2197-3990 Cons. II-5980.

Arto. 2504. Cuando en un contrato se ha expresado un caso para explicar la
obligación, no se entenderá por sólo eso haberse querido restringir la
convención a ese caso, excluyendo los otros a que naturalmente se extienda.

Arto. 2505. Cuando absolutamente fuere imposible resolver las dudas por las
reglas establecidas en los artículos precedentes, si aquellas recaen sobre
circunstancias accidentales del contrato, y éste fuere gratuito, se resolverán
en favor de la menor transmisión de derechos e intereses. Si el contrato fuere
oneroso, la duda se resolverá en favor de la mayor reciprocidad de intereses.
Artos. 2232C.

Si las dudas de cuya resolución se trata en este artículo recayeren sobre el
objeto principal del contrato, de suerte que no pueda venirse en conocimiento de
cual fue la intención de los contratantes, el contrato sera nulo.
Arto. 2201 N° 1 C.

Capítulo V

De los Cuasicontratos

Arto. 2506. El cuasicontrato es un acto voluntario y lícito, del cual resulta
una obligación respecto de un tercero o una obligación recíproca entre las
partes.
Arto. 1831 C.

Arto. 2507. Los hechos lícitos y voluntarios producen también, sin necesidad de
convención, derechos y obligaciones civiles, en cuanto aprovechan o perjudican a
terceras personas, que aunque no hayan intervenido en ellos, su consentimiento
se presume.
Artos. 3372 C.

Arto. 2508. A esta clase de obligaciones pertenecen, entre otras, la agencia
oficiosa, la administración de una cosa en común, la guarda voluntaria y el pago
indebido.
Artos. 1692, 1699, 2069, 3372, 3504 C.

TITULO VIII

DELITOS Y CUASIDELITOS

Capítulo Unico

Arto. 2509. Todo aquel que por dolo, falta, negligencia o imprudencia o por un
hecho malicioso causa a otro un daño, está obligado a repararlo junto con los
pejuicio.
Arto. 1863 C . ; 24, 28 Pn. ; 1091, 7854 Cons. I.

Arto. 2510. La obligación de reparar los daños y perjuicios ocasionados con un
delito o cuasidelito, pesa solidariamente sobre todos los que han participado en
el delito o cuasidelito, sea como autores o cómplices y sobre sus herederos.
Artos. 1811, 1824, 1952, 2172, 2460, 2515, 3622 C.; 35, 37 Pn.

Arto. 2511. Los padres son responsables del daño causado por sus hijos menores
de quince años que habiten en su misma casa. En defecto de los padres, son
responsables los guardadores o encargados del menor.

Arto. 2512. Los jefes de colegios o escuelas y artesanos son responsables de los
daños causados por sus discípulos menores de quince años, mientras estén bajo su
cuidado. También son responsables los amos por los daños que causen sus criados
menores de quince años.
Artos. 3013 inc. 2° 3068 C . ;
Cesará la responsabilidad de las personas dichas, si prueban que no habrían
podido impedir el hecho de que se origina su responsabilidad, ni aun con el
cuidado y vigilancia común u ordinaria.
Arto. 2026 inc.1° C.

Arto. 2513. El dueño de un animal o el que lo utilice, durante el tiempo que lo
haga, está obligado por el daño que el mismo cause, tanto si se encuentra en su
poder, como si se hubiere perdido o huido, salvo que la pérdida o huida no pueda
imputarse a culpa del dueño o del dependiente encargado de la guarda o servicio
del animal.
Si el animal que hubiere causado el daño fue excitado por un tercero, la
responsabilidad es de éste y no del dueño del animal.
Cesa también la responsabilidad del dueño, en el caso en que el daño causado por
el animal hubiere ocurrido de fuerza mayor o de una culpa imputable al que lo
hubiere sufrido.
Anos. 663 inc.3º , 677, 678 y sigts., 915 C.

Arto. 2514. E1 propietario de un edificio está obligado por los daños
ocasionados por la ruina del mismo, cuando esto hubiere ocurrido por la falta de
reparos o por vicios en la construcción.
Arto. 1513,1679,1813,1816, 1818, 2839, 2845, 2899 y sigs., 2936, 3050 C.

Arto. 2515. Si el delito o cuasidelito es imputable a varias personas, están
éstas obligadas in solidum al resarcimiento del daño ocasionado.
Artos. 2510 C. ; 37 Pn.

Arto. 2516. El ebrio es responsable del daño causado por su delito o
cuasidelito.
Artos. 366,2203 C.

Arto. 2517. No es capaz de delito o cuasidelito el loco o demente; pero será
responsable civilmente de los hechos que ejecute, la persona que lo tenga bajo
su guarda legal, a no hacer constar que no hubo por su parte culpa ni
negligencia.
No hablendo guardador legal, responderá con sus bienes el mismo loco o demente;
salvo el beneficio de competencia de que gozará.
Artos.2092,2093 C.

Arto. 2518. Los dueños de hoteles, casas de hospedaje y de los establecimientos
públicos de todo género, son responsables del daño causado por sus agentes o
empleados en los efectos de los que habitan en ellos, o cuando tales efectos
desaparecieren, aunque prueben que les haya sido imposible impedir el daño.
Artos. 3506,3507,3508 C.; 27 Pn.

Arto. 2519. El artículo anterior es aplicable a los capitanes de buques y
patrones de embarcaciones, respecto del daño causado por la gente de la
tripulación en los efectos embarcados, cuando esos efectos se extravían.
También es aplicable a los agentes de transporte terrestres, respecto del daño o
extravío de los efectos que recibieren para transportar.
Artos. 3100 y sigts. C.; 369 CC.

Arto. 2520. En cuanto a la responsabilidad civil por los delitos y faltas de que
se conozca en juicio criminal, se estará a lo dispuesto en el Código Penal.
Artos. 1837,1838 C.; 28 y sigts. Pn.

TITULO IX

DEL APREMIO CORPORAL EN

MATERIA CIVIL

Capítulo Unico

Arto. 2521. El apremio corporal tiene lugar:

1.- Contra todo depositario por depósito judicial que requerido para la
devolución de la cosa u objetos depositados, no la verifique en el término legal
o en el que le señale al efecto la autoridad respectiva.
Artos. 3495 C., 1722 Pr.
2.- Contra los abogados, asesores, notarios, procuradores, archiveros, porteros,
litigantes, empleados y demás personas a quienes, ya por razón de oficio, ya por
el interés que puedan tener, se les haya confiado escritos, escrituras,
protocolos, procesos y demás documentos judiciales, o sumas destinadas a
invertirse en objetos de la administración de justicia, y que, requeridas para
la devolución o rendición de cuentas, espectivamente, no restituyan los
documentos recibidos o que se les mande exhibir en el término que se les fije
por la ley o por el Juez, o no rindan en el mismo tiempo la cuenta de las sumas
confiadas para los usos referidos.
Artos. 100-403, 1579 Pr.; 15 n° 2, 39, 48, 49, 51, 71, 72 Ley

No se podrá decretar apremio corporal contra funcionarios públicos que conforme
a la Constitución gozan de inmunidad, ni contra los Representantes del
Mministerio Público o Fiscales; pero en cambio, se les impodrá multa de
veinticinco a quinientos pesos, que podrá repetirse mientras no cumplan con lo
ordenado en los casos a que se refiere el inciso anterior.
Artos. 2528 C.; 102 Pr., 79 n° 1, 130, 155 Cn.
3.- Contra los guardadores, administradores, tesoreros y otras personas
semejantes requeridas para la rendición de cuentas, si no lo verificaren en el
término señalado en la providencia judicial respectiva.
4.- En todos los demás casos en que expresamente lo dis ponga la ley.
Artos. 1850, 3495 C.; 1291, 1327, 1726 Pr.; 143 CC.

Arto. 2522. Contra los menores de quince años y los mayores de setenta no puede
librarse orden de apremio; pero a estos últimos se les aplicará multa como en
los casos del artículo anterior.

Arto. 2523. La persona contra quien se decrete apremio, sufrirá la pena todo el
tiempo de su omisión o renuencia a obedecer la orden judicial que motive su
arresto.
El apremio corporal no durará más de un año ni las multas excederán de mil
pesos; y ya sea que la persona lo sufra o que evite su arresto o el pago de las
multas, siempre será responsable con sus bienes presentes y futuros a las
acciones que contra ella se deduzcan.
Artos. 302 inc. 2°, 2002 C.; B.J. pág. 2034 Cons. VII.

Arto. 2524. Por la ejecución del apremio o multa no se suspenden los
procedimientos judiciales pendientes, ni se impiden los que pueden sobrevenir.
Arto. 101 Pn.

Arto. 2525. En ningún caso se podrá estipular como pena entre los particulares
para asegurar el cumplimiento de una obligación el apremio corporal; pero podrán
estipularse las multas, aunque excedan del máximun fijado en artículo:
Artos. 1985, 2002, 2437, 2323, 2995 C.

Arto. 2526. Cuando alguna ley especial autorice en casos particulares el apremio
personal, se observarán para su ejecución, a falta de disposiciones en
contrario, las que comprende este Título.
B.J. pág. 6106.

Arto. 2527. Cuando la ejecución del hecho que se deba, consista en el
otorgamiento de alguna escritura pública, la autoridad correspondiente se
abstendrá de decretar el apremio corporal o multas, y ella misma, en nombre del
deudor, otorgará la escritura por sí y ante sí con las inserciones debidas.
Dicha autoridad podrá también delegar estas facultades en otra persona o
funcionario para que otorgue la escritura.
Arto. 1849 C.
Lo dicho en el inciso anterior es aplicable al otorgamiento de otra clase de
documentos y a las cancelaciones.
Artos. 514, 1816 Pr.

Arto. 2528. A los funcionarios públicos que gozan de inmunidad constitucional,
no se les entregarán los autos en quc figuren como apoderados o litigantes, sino
por medio de un fiador, el cual firmará el conocimiento respectivo; y en caso de
omisión o renuencia para su devolución, se impondrá el apremio corporal a dicho
fiador o las multas a la persona inmune.
Artos. 2121 n°2 C.; 104 Pr.

Arto. 2529. Las multas serán a beneficio del fondo municipal de la cabecera del
distrito, y el tesorero las hará efectivas con sólo el aviso de la autoridad
competente.

TITULO X

DEL CONTRATO DE COMPRA Y VENTA

Capítulo I

De la naturaleza y forma de este contrato

Arto. 2530. La compra y venta es un contrato por el cual una de las partes
transfiere a otra el dominio de cosas determinadas por un precio cierto.
Artos. 2537, 2572, 2716, 3047 C.;
B.J. págs.196 Cons. II-2070 Cons. II-5335 Cons. III.

Arto. 2531. Nadie puede ser obligado a vender, sino cuando se encuentre sometido
a una necesidad juridica de hacerlo, la cual tiene lugar en los casos
siguientes:

l.- Cuando se decrete la expropiación por causa de utilidad pública.
Arto. 617 C.; B.J. pág. 67 IV.
2.- Cuando por una convención o por un testamento se imponga al propietario la
obligación de vender una cosa a persona determinada.
Artos. 1310 inc. 3°-1315 C.
3.- Cuando la cosa no admite cómoda división o su división la hiciere
desmerecer, y perteneciere a varios individuos y alguno de ellos exigiere la
venta en pública subasta o el partidor de cosas hereditarias acordare dicha
venta en los casos determinados por la ley.
Artos. 460, 1362, 1363, 1383 letra a)-1704 C.; 1510 Pr.

4.- Cuando los bienes del propietario de la cosa hubieren de ser rematados en
virtud de ejecución judicial.
Arto. 1759 y sigts. Pr.; B.J. pág. 148 Cons. III.

5.- Cuando la ley impone al administrador de bienes ajenos, la obligas realizar
todo o parte de las cosas que estén bajo su administración.
Artos. 379, 460, 630, 631, 687, 1285, 1315, 1595, 1628, 3498, 3530 C.

Arto. 2532. Cuando las cosas se entreguen en pago de lo que se debe, el acto
tendrá los mismos efectos que la compra y venta. El que la entrega está sujeto a
las consecuencias de la evicción, de los vicios redhibitorios, y de las cargas
reales no declaradas; mas la deuda que se paga será juzgada por las
disposiciones del pago.
Artos. 2075, 2103, 2198, 2254 n° 4, 2609 y sigts., 2645, 3724, 3857, 3875 C.

Arto. 2533. El contrato no será juzgado como de compra y venta, aunque las
partes así lo estipulen, si para ser tal le faltare algún requisito esencial.

Arto. 2534. Los contratos de compra y venta de bienes raíces se otorgarán por
escritura pública, la cual se inscribirá en el competente Registro de la
Propiedad inmueble.
Artos. 2449, 2481, 2483, 2540, 2575 inc. 2°, 2578 inc. 1°, 2749, 3936 C.; 1773
Pr.
B.J. págs. 67 Cons. VII-378, 1549 Cons. II, 3779, 3911, 7621. Arto. 2535. El
contrato de compra y venta de bienes muebles, cuyo valor exceda de cien pesos,
se hará constar en instrumento privado. Si no excediere de dicha suma, el
contrato de compra y venta quedará perfecto por el mútuo consentimiento de las
partes respecto de la cosa y el precio.

Artos. 2449, 2450, 2481, 2482, 2540, 2575 C.

Arto. 2536. Si el precio de la venta consistiere parte en dinero o valores y
parte en otra cosa, se calificará el contrato por la intención manifiesta de los
contratantes. No constando ésta, se tendrá por permuta, si el valor de la cosa
dada en parte del precio, excede al del dinero o su equivalente; y por venta, en
el caso contrario.
Artos. 2497, 2748, 3044, 3045, 3047 C.; B.J. pág. 884.

Arto. 2537. Para que el precio se tenga por cierto bastará que lo sea con
referencia a otra cosa cierta, o que se deje su señalamiento al arbitrio de
persona determinada.
Si ésta no pudiere o no quisiere señalarlo quedará ineficaz el contrato.
Artos. 1881, 2475, 3074, 3244 C.; 350 C.C.; B.J. pág. 884.

Arto. 2538. También se tendrá por cierto el precio en la venta de valores,
granos, liquidos y demás consumibles, cuando se señale el que la cosa vendida
tuviere en determinado día, bolsa o mercado, o se fije un tanto mayor o menor
que el precio del día, bolsa o mercado, con tal que sea cierto.
Arto. 350 C.C.

Arto. 2539. EL señalamiento del precio no podrá nunca dejarse al arbitrio de uno
de los contratantes.
Artos. 1881, 2438 C.; B.J. pág. 5535 Cons. IV.

Arto. 2540. La venta se perfeccionará entre comprador y vendedor, y será
obligatoria para ambos, si hubieren convenido en la cosa objeto del contrato, y
en el precio, aunque ni la una ni el otro se hayan en tragado.
Artos. 2012, 2447, 2449, 2481, 2534, 2535, 2547, 2548, 2575, 2578 inc. 1°, 2579,
2663, 2749, 3044 C. B.J. págs. 96 Cons. II-4541-4545-4563 Cons. 4569 Cons.
II-5535 Cons. III

Arto. 2541. La promesa de vender o comprar habiendo conformidad en la cosa y en
et precio, dara derecho a fos contratantes para reclamar recíprocamente el
cumpimiento del contrato.
Siempre que no pueda cumplirse la promesa de compra y venta, regirá para
vendedor y comprador, según los casos, lo dispuesto acerca de las obligaciones y
contratos en el presente Libro.
Artos. 1859, 1860, 1864, 2449, 2481, 2527 C.; 129 Reglamento del Registro
Público.
B.J. págs. 285-1606 Cons. II-3911-5206-5668.

Arto. 2542. La venta hecha con sujeción a ensayo o prueba de la cosa vendida y
la venta de las cosas que es costumbre probar o gustar antes de recibirlas, se
presumen hechas bajo la condición suspensiva de que sean del agrado personal del
comprador.
Artos. 1851, 1860, 1878, 1881, 1882 n° 1, 2581, 2675, 2686, 3044 C; 344, 345,
346 CC.; B.J. pág. 6091.

Arto. 2543. Si el comprador fuere moroso en gustar o probar la cosa, la
degustación se tendrá por hecha y la venta queda concluida.
Artos.1859,1889,2670,2675,2686,2688,3044 C.; B.J. pag. 6091.

Arto. 2544. Cuando las cosas se vendieren como de una calidad determinada, y no
al gusto personal del comprador, no dependerá del arbir trio de éste rehusar la
cosa vendida. El vendedor, probando que la cosa es de la calidad contratada,
puede pedir el pago del precio.
Artos. 3044 C.; 1623 y sigts. Pr.; 343 CC.; B.J. pág. 6091.

Arto. 2545. La venta puede ser hecha por junto o por cuenta, peso o medida. Es
hecha por junto, cuando las cosas son vendidas en masa, formando un solo todo y

por un solo precio.
Arto.2580 inc.1° C.

Arto. 2546. La venta es a peso, cuenta o medida, cuando las cosas no se venden
en masa o por un solo precio; o aunque el precio sea uno, no hubiere unidad en
el objeto, o cuando no hay unidad en el precio, aunque las cosas sean indicadas
en masa.

Arto. 2547. En la venta hecha por junto, el contrato es perfecto desde que las
partes estén convenidas en el precio y en la cosa.
Artos. 2540, 2580 C.

Arto. 2548.. En las ventas hechas al peso, cuenta o medida, la venta no es
perfecta hasta que las cosas no estén contadas, pesadas o medidas.
Artos. 2537, 2538, 2572, 2573, 2579, 2580 inc. 2° C.

Arto. 2549. El comprador puede, sin embargo, obligar al vendedor a que pese,
mida o cuente y le entregue la cosa vendida; y el vendedor puede obligar al
comprador a que reciba la cosa contada, medida o pesada y satisfaga el precio de
ella.
Artos. 2068,2581 inc.1°,2670 C.

Arto. 2550. La venta de un inmueble deterrninado puede hacerse:

1.- Sin indicación de su área, y por un solo precio.
B.J. pág. 4685.
2.- Sin indicación del área, pero a razón de un precio la medida.
3.- Con indicación del área, pero bajo un cierto número de medidas que se
tomarán en un terreno más grande.
4.- Con inicación del área por un precio cada medida, haya o no indicación del
precio total.
Arto.2551 C.
5.- Con indicación del área, pero por un precio único, y no a tanto la medida.
6.- O de muchos inmuebles, con indicación del área, pero bajo la convención de
que no se garantiza el contenido, y que la diferencia, sea más o sea menos, no
producirá en el contrato efecto alguno.
Artos. 2479, 2909 C.; B.J. pág. 875.

Arto. 2551. Si la venta del inmueble se ha hecho con indicación de la superficie
que contiene fijándose el precio por la medida, el vendedor debe dar la cantidad
indicada. Si resultare una superficie mayor, el comprador tiene derecho a tomar
el exceso, abonando su valor al precio estipulado. Si resultare menor tiene
derecho a que se le devuelva la parte proporcional al precio. En ambos casos, si
el exceso fuere de un vigésimo del área total designada por el vendedor, puede
el comprador dejar sin efecto el contrato.
Artos.2550 n° 4,2627, 2909 C.; B.J. pág.599.

Arto. 2552. En todos los demás casos la expresión de la medida no da lugar a
suplemento de precio a favor del vendedor por el exceso del area, ni a su
disminución respecto del comprador por resultar menor el área, sino cuando la
diferencia entre el área real y la expresada en el contrato, fuere de un
vigésimo con relación al área total de la cosa vendida.
Artos. 2550 n° 5 , B. J 2909 C.; B.J. pág. 599,4685.

Arto. 2553. En los casos del artículo anterior, cuando haya aumento del precio,
el comprador puede elegir la disolución del contrato.
Arto.2627 C.

Arto. 2554. Si la venta ha sido de dos o más inmuebles por un solo precio, con
designación del área de cada uno de ellos y se encuentra menos área en uno, y
más en otro, se compensarán las diferencias hasta la , cantidad concurrente, y

la acción del comprador y del vendedor sólo tendrá lugar, según las reglas
establecidas.

Arto. 2555. Las acciones dadas en los artículos 2551, 2552, 2553 y 2554 expiran
al cabo de un año contado desde la entrega.
Arto. 2647 C.

Arto. 2556. Las reglas dadas en los artículos 2551, 2552, 2553 y 2554 ya
referidos, se aplican a cualquier todo o conjunto de efectos, piaras,
mercaderias u otras cosas semejantes.
Artos. 1441 y sigts., 1768 C.

Arto. 2557. Si hubieren mediado arras o señal en el contrato de compra y venta,
podrá rescindirse el contrato, allanándose el comprador a perderlas, o el
vendedor a devolverlas duplicadas.
Artos. 2664 C., 361 C.C.
Arto. 2558. Los gastos de otorgamiento de escritura serán de cuenta del
vendedor, y los de la primera copia y su inscripoión, serán de c cusa del
comprador, salvo pacto en contrario.

Artos. 2590, 2621, 3444 C.; 54 Ley de Aranceles Judiciales; 7, 17 Ley de Papel
Sellado y Timbre.

Arto. 2559. La enajenación forzosa por causa de utilidad pública, se regirá por
lo que establezcan las leyes especiales.

Arto. 2560. En cuanto a la forma de las ventas forzadas hechas en los juicios
ejecutivos, se estará a lo dispuesto en el Código de Procedimiento.
Artos.1773 Pr.; 19 Reglamento del Registro Público.

Arto. 2S61. Lo dispuesto en este Títu]o, es sin perjuicio de las leyes
especiales que reglamentan la compra y venta de ganados y las disposiciones
contenidas en el Código de Comercio sobre objetos mercantiles.
MQS. 341 y sigts. CC.. B.J. pág. 1226 C.

Arto. 2562. No hay acción rescisoria por lesión enorme.

Arto. 2563. No se podrá comprar ganados, sin contra-fierro del dueño y
constancia del mismo o su representante y dos testigos de honradez notoria. En
estas constancias debe dibujarse el fierro del vendedor y expresarse el sexo del
anirnal vendido.
Si el vendedor fuere conocido no será necesaria la concurrencia de fos dos
testigos.
Artos. 2654,2670 C.; 64 inc. 3° In.; 60 Reglamento de Policíai 13 Ley de Mesta.;
B J págs.
2426,2448,5197. Artos. 2578 C.

Capitulo II

De la capacidad para comprar o vender

Arto. 2564. Podrán celebrar el contrato de compra y venta todas las personas a
quienes este Código autoriza para obligarse; y que además el vendedor tenga
dominio y libre disposición en las cosas que han de ser la materia del contrato.
Artos 425, 616, 1686, 2471, 2472, 2567, 2568, 2757, 2813, 3257, 3266, 3797 C, ;
B.J. págs. 2181, 5335 Cons. II.

Arto. 2565. No podrán adquirir por compra, aunque sea en subasta publica o
judicial, por si ni por persona alguna intermedia:
Artos. 987, 2261, 2817 C.

1° El guardador, los bienes de la persona o personas que estén bajo su guarda.
Artos. 382, 448, 465, 466 C.; 269 Pn.
2º Los mandatarios, los bienes de cuya administración o enajenación estuvieren
encargados.
Arto. 3312 C.; B. J. pág. 5535 Cons. II.
3º Los albaceas, los bienes confiados a su cargo.
Artos. 465, 466, 310, 1315 C.; 269 Pn.
4º Los empleados públicos, los bienes del Estado, de los municipios, de los
pueblos y de los establecimientos también públicos, de cuya administración estén
encargados.
Artos. 2817, 3312 C.; 74 CC.; 268, 269, 271, 280 Pn.; 32 Código de Minería.
Esta disposición regirá para los jueces y peritos que de cualquier modo
intervienen en la venta.
Arto. 269 inc. 2° Pn.
5º Los Magistrado jueces Representais del Ministerio Público, Fiscales,
Síndicos, Secretarios de Tribunales y Juzgados, los bienes y derechos que
estuvieren en litigio ante el Tribunal, en cuya jurisdicción o territorio
ejercieron sus respectivas funciones, extendiéndose esta prohibición al acto de
adquirir por cesión.
Artos. 2451 C.; 280, 281 Pn.; B.J. págs. 2441, 3612.
Se exceptuará de esta regla el caso en que se trate de acciones hereditarias
entre coherederos, o de cesión en pago de créditos, o de garantía de los bienes
que posean.
Artos. 471, 2746 C.
La prohibición contenida en este número 5°, comprenderá a los abogados, y
procuradores respecto a los bienes y derechos que fueren objeto de un litíjio en
que intervengan por su profesión y oficio.
Arto. 2741 C.; B.J. págs. 2282 Cons. IV-7046 Cons. IV.
6° El padre o madre, los de sus hijos que estuvieren bajo su patria potestad.
Artos. 253, 2746 C.; XI Tít. Prel. C.

Capítulo III

De la cosa vendida

Arto. 2566. Pueden venderse todas las cosas que pueden ser objeto de los
contratos, aunque sean cosas futuras, siempre que su enajenación no sea
prohibida.
Artos. 611, 612, 736, 2473 inc. 1°, 2571, 2654 C.
B.J. págs. 74 Cons. II-4545 Cons. IV-6264 Cons. II.

Arto. 2567. Si la cosa hubiere dejado de existir al formarse el contrato, queda
éste sin efecto alguno. Si sólo una parte de la cosa hubiere perecido, el
comprador puede dejar sin efecto el contrato, o demandar la parte que existiere,
reduciéndose el precio en proporción de esta parte a la cosa entera.
Artos. 1846. 1910, 2026, 2164, 2165, 2173, 2201 n° 1, 2447 inc. 2°, 2495, 2587,
2627, 2643, 2664, 2713, 2726 C.; B.J. págs. 4545 Cons. IV-6264 Cons. II.

Arto. 2568. Las cosas ajenas no pueden venderse. El que hubiere vendido cosas
ajenas, aunque fuere de buena fe, debe satisfacer al comprador las pérdidas e
intereses que le resultaren de la anulación del contrato, si dicho comprador
hubiere ignorado que la cosa era ajena. El vendedor después que hubiere
entregado la cosa, no puede demandar la nulidad de la venta, ni la restitución
de la cosa. Si el comprador sabía que la cosa era ajena, no podrá pedir la
restitución del precio. La nulidad de la venta de cosa ajena, es relativa; y por
consiguiente, queda cubierta por la ratificación que de ella hiciere el
propietario. Queda también cubierta cuando el vendedor ulteriorrnente hubiere
venido a ser sucesor universal o singular del propietario de la cosa vendida.

Artos. 1116, 1117, 1118, 1300, 1301, 1389, 1805, 1986 inc. 2°, 2025, 2074, 2079,
2202, 2205, 2206, 2207, 2208, 2211, 2340, 2485, 2577, 2578, 2610, 2625, 2661
inc. 2°, 2751,2814, 3411, 3730, 3805, 3915, 3916 C.; 342 CC. B.J. págs. 1447,
2181, 3563, 4445 Cons. IV-5521, 7216 Cons. III-7824.

Arto. 2569. La venta hecha por uno de los copropietarios de la totalidad de la
cosa indivisa, es de ningún efecto aún respecto a la porción del vendedor ; pero
éste debe satisfacer al comprador que ignoraba que la cosa era comun con otros,
los perjuicios e intereses que le resulten de la anulación del contrato.
Es aplicable a este caso lo dispuesto en el articulo que precede.
Artos. 1255, l700, 1803,n° 2, 1976, 2578, inc. 3º, 2697 C.

Arto. 2570. Si la cosa es común de dos o más personas proindiviso, entre las
cuales no intervenga contrato de sociedad, cada una áe ellas podrá vender su
cuota, aún sin el consentimiento de las otras.
Artos.1389, 1687, 1700, 1803, 3266, 3268, 3472 C.

Arto. 2571. Cuando se vendan cosas futuras, tomando el comprador sobre sí el
riesgo de que no llegaran a existir en su totalidad, o en cualquiera cantidad, o
cuando se venden cosas existentes, pero sujetas a algún riesgo, tomando el
comprador sobre sí ese peligro, la venta será aleatoria.
Artos 2446, 2711, 2712, 2713, 2714, 2720, 2732, 2741, 3648, 3802 C.

Arto. 2572. No habrá cosa vendida cuando las partes no la determinaren o no
establecieren datos para determinarla. La cosa es determinada cuando es cosa
cierta, y cuando fuere cosa incierta , si su especie y cantidad hubieren sido
determinadas.
Arto 2475 C.

Arto. 2573. Se juzgará indeterminable la cosa vendida, cuando se vendieren todos
los bienes presentes o futuros, o una parte de ellos.
Artos. 2737, 1774, 2776, 3186 C:

Arto. 2574. La compra de cosa propia no vale: el comprador teirá derecho a que
se le restituya lo que hubiere dado por ella.
Arto 2069 C; B J pag 196
Los frutos naturales, pendientes al tiempo de la venta, y todos los frutos tanto
naturales como civiles que después produzca la cosa, pertenecerán al comprador,
a menos que se haya estipulado entregar la cosa al cabo de cierto tiempo o en el
evento de cierta condición; pues en estos casos no pertenecerán al comprador,
sino vencido el plazo o cumplida la condición.
Artos. 623 y sigts., 1484, 1485, 2584, 2591, 2663 C.
Todo lo dicho en este artículo puede ser modificado por estipulación expresa de
los contratantes.
Artos. 1846, 2479 C.

Capítulo IV

De los efectos inmediatos del contrato de venta

Arto. 2575. Si una misma cosa se hubiere vendido a diferentes compradores, la
propiedad se transferirá a la persona que primero haya tomado posesión de ella
con buena fe, si fuere mueble.
Artos.1768, 1847 inc. 3°, 2535, 2540, 2898 C.
Si fuere inmueble, la propiedad pertenecerá al adquiriente que antes la haya
inscrito en el Registro. Dentro de las cuarenta y ocho horas subsiguientes al
otorgamiento de la escritura de venta, más, en su caso, el término de la
distancia, no podrá otra persona que el primer comprador inscribir la escritura

de venta, pena de nulidad.
Artos. 1465, 2603, 3796, 3818, 3936, 3949 C.; 16, 27 Reglamento del Registro
Público.
Cuando no haya inscripción, pertenecerá la propiedad a quien de buena fe sea
primero en la posesión material del inmueble; y faltando ésta a quien presente
el título de fecha más antigua, siempre que haya buena fe.
Artos. 1465, 1466 C.;
B.J. págs. 1767, 2181, 3764 Cons. V-5154 Cons. II-5668.

Arto. 2576. Si solicitándose de la propiedad inmueble algún título aun en
calidad de supletorio, otra persona vendiere esa misma propiedad a un tercero,
esta venta será nula, como viciada de objeto ilícito, con tal que, de la
solicitud del título se haya dado aviso al público en el Diario Oficial.
Artos. 2473, 2478 C.; 904 Pr.; 21, 54 Reglamento del Registro Público.; B.J.
pág. 244 Cons. III.

Arto. 2577. La venta de cosa ajena, ratificada después por el dueño como se
dispone en el artículo 2568, confiere al comprador los derechos de tal desde la
fecha de la venta.
Artos. 2206, 2207 C.

Arto. 2578. Vendida y entregada a otro una cosa ajena, según el articulo 2568,
si el vendedor adquiere después el dominio de ella, se mirará al comprador como
verdadero dueño desde la fecha de la tradición.
Artos. 2534, 2540 C.
Por consiguiente, si el vendedor la vendiere a otra persona después de adquirido
el dominio, subsistirá el dominio de ella en el primer comprador.
Esta misma disposición se aplicará al caso en que un heredero, antes de la
partición, vendiere algún objeto perteneciente a la sucesión, si dicho objeto le
fuere adjudicado con posterioridad a la venta.
Artos. 1255, 1389, 1976,1803 inc. 2°, 2206, 2207, 2569 C.

Arto. 2579.- La pérdida, deterioro o mejora de la especie o cuerpo cierto que se
vende, pertenece al comprador, desde el momento de perfeccionarse el contrato,
aunque no se haya entregado la cosa, salvo que se venda bajo condición
suspensiva, y que se cumpla la condición, pues entonces, pereciento totalmente
la especie mientras pende la condición, la pérdida será del vendedor, y la
mejora o deterioro pertenecerá al comprador.
Artos. 1845, 1846, 1847, 1882, 1912, 2026, 2164, 2166, 2494, 2495, 2540, 2548,
2583, 2584, 2588, 2591, 2592, 2671, 2680, 2693, 3044, 3045, 3651 C.; B.J. págs.
4545 Cons. IV-6264 Cons. II.

Arto. 2580.- Si se vende una cosa de las que suelen venderse a peso, cuenta o
medida, pero señalada de modo que no pueda confundirse con otra porción de la
misma cosa, como todo el trigo contenido en cierto granero, la pérdida,
deterioro o mejora pertenecerá al comprador, aunque dicha cosa no se haya
pesado, contado ni medido, con tal que se haya ajustado el precio.
Artos. 1123, 2545, 2548 C.
Si de las cosas que suelen venderse a peso, cuenta o medida, sólo se vende una
parte indeterminada, como diez fanegas de trigo de las contenidas en cierto
granero, la pérdida, deterioro o mejora no pertenecerá al comprador, sino
después de haberse ajustado el precio y de haberse pesado.
Artos. 1845. 2175, 2548 C.

. Arto. 2581.- Si avenidos vendedor y comprador en el precio,; señalaren dia
para el peso, cuenta o medida, y el uno o el otro no compare-, ciere en él, será
éste obligado a resarcir al otro los perjuicios que de sw negligencia
resultaren; y el vendedor o comprador que no faltó a la cita, podrá si le
conviniere, desistir del contrato.
Si se estipula que se vende a prueba, se entiende no haber contrato mientras el
comprador no declara que le agrada la cosa de que se trata, y la perdidas

deterioro o rnejora pertenece entre tanto al vendedor.
Artos. 1881/2, 2248, 2542, 2549, 2596, 2670, 2675, 2686, 3044 C.
Sin necesidad de estipulación expresa se entlende hacerse a prueba la venta de
todas las cosas que se acostumbran vender de ese modo.

Capítulo V

De los obligaciones del vendedor

Arto. 2582.- El vendedor está obligado a la entrega y saneamiento.
Artos. 2542, 2558, 2567, 2582, 2589, 2826 Nº 1 C.; B.J. pág. 438 Cons. III.

Arto. 2583.- El vendedor no puede carnbiar el estado de la cosa vendida, y está
obligado a conservarla tal como se hallaba al tiempo del contrato, hasta que la
entregue al comprador.
Artos. 1845, 1846, 1848, 2026, 2494, 2579, 2591, 2592 C.

Arto. 2584.- El vendedor debe entregar junto con la cosa los accesorios de ella,
como las llaves de los edificios, los aumentos que haya tenido después de la
venta y los frutos producidos despues de la fecha fijada para la entrega.
Artos. 600, 601, 605, 608, 609, 6212 622, 623, 1560, 1846, 1848, 2495, 2574 inc.
2º, 2579, 2591 C.; B.J. pég. 4551.

Arto. 2585.- La entrega debe hacerse en el lugar convenido, y si no hubiere
lugar designado, en el lugar en que se encontraba la cosa vendida, en la época
del contrato.
Artos. 2030, 2031, 2066, 2661, 3936 C.

El vendedor está obligado también a recibir el precio en el lugar covenide y si
no hubiere convenio sobre la materia, en el lugar y tiempo de la entrega de la
cosa, si la venta no fuere a crédito.
Artos. 2030, 2031, 2661 C.

Arto. 2586.- Si el vendedor no entrega la cosa al tiempo fijado en el conflicto,
el comprador puede pedir la resolución del contrato o la entrega de la cosa.
Artos. 1885, 2595, 2597 C.; B.J. pág. 438 Cons. III.

Arto. 2587.- Si el vendedor se hallare imposibilitado para entegar la cosa, el
comprador puede exigir que inmediatamente se le devuelva el precio que hubiere
dado, sin estar obligado a esperar que cese la imposibilidad del vendedor.
Artos. 1885, 2164, 2174, 2597 C.; B.J. pág. 301 Cons. III.

Arto. 2588.- Si el vendedor no hubiere efectuado la entrega, por caso fortuito o
fuerza mayor, no habrá lugar a la resolución del contrato, salvo pacto en
contrario.
Artos. 1885, 1864. 2174, 2579, 2684, 2685 C.

Arto. 2589.- El vendedor debe sanear la cosa vendida, respondiendo por la
evicción al comprador, cuando fuere vencido en juicio por una acción de
reivindicación u otra acción real. Debe también responder de los vicios
redhibitorios de la cosa vendida.
Artos. 2582, 2599, 2630 C.

Arto. 2590. El vendedor debe satisfacer los gatos de la entrega de la cosa
vendida, si no hubiere pacto en contrario.

Arto. 2591.- Mientras el vendedor no hiciere tradición de la cosa vendida, los
peligros de la cosa, como sus frutos o accesiones, serán juzga dos por el Título
De las obligaciones de dar, sea la cosa vendida cierta o incierta o inciertas.

Artos. 1846, 2026, 2495, 2574, 2579, 2584, 2686 C.

Arto. 2592.- Para el caso de saber si la pérdida o deterioro de la cosa vendida
y no entregada debe ser de cuenta del vendedor o del comprador, se juzgará según
las reglas establecidas en el Título de las obligaciones y de los contratos en
general.
Artos. 1836, 1860, 1862, l865, 1866, 1876, 2026, 2495, 2567, 2579, 2597 C.

Arto. 2593.- El vendedor no esta obligado a entregar la cosa vendida si el
comprador no le hubiere pagado el precio.
Artos. 2597, 2661, 3755 C.; 352 CC.; B.J. pág 438 Cons. II.

Arto. 2594.- Tampoco está obligado a entregar la cosa, cuando hubiere concedido
un término para el pago, si después de la venta, el comprador se halla en estado
de insolvencia, salvo si afianzare de pagar en el plazo convenido.
Artos. 1885,1901 n° 1, 2661s 3679 C.

Arto. 2595.- Si la cosa vendida fuere mueble, y el vendedor no hiciere tradición
de ella, el comprador que hubiere ya pagado el todo o parte del precio o hubiere
comprado a crédito, tendrá derecho para disolver el contrato, exigiendo la
restitución de lo que hubiere pagado, con los intereses de la demora e
indemnización de perjuicios, o para demandar la entrega de la cosa y el pago de
los perjuicios.
Artos. 1885, 2587, 2665, 2670, 2684, 2685 inc. 3º C.

Arto. 2596.- Si la cosa fuere fungible o consumible, o consistiere en cantidades
que el vendedor hubiere vendido a otros, tendrá derecho para exigir una cantidad
correspondiente de la misma especie y calidad, y la indemnización de perjuicios.

Artos. 607, 1923, 2175, 2581, 3405 C.

Arto. 2597.- Si la cosa vendida fuere inmueble, comprada a crédito sin plazo, o
estando ya vencido el plazo para el pago, el comprador sólo tendrá derecho para
demandar la entrega del inmueble, haciendo depósito judicial del precio. Lo
dispuesto sobre la mora y sus efectos en el cumplimiento de las obligaciones, es
aplicable al comprador y vendedor, cuando no cumplieron a tiempo las
obligaciones del contrato o las que especialmente hubieren estipulado.
Artos. 379, 1859, 1864, 1885, 2586, 2593, 2661 inc. 2°-2666, 2671, 2834 C. B.J.
pág. 438 Cons. III

Arto. 2598.- Siempre que se declare nula una escritura pública de compra y venta
por sentencia ejecutoriada, sin solicitud del comprador, el vendedor no podrá
enajenar la cosa vendida, sino que deberá formalizar la venta o restituir el
precio al comprador a elección de éste, el cual hará uso de su derecho dentro de
seis meses contados desde que tenga conocimiento de la sentencia, y pasado este
tiempo sólo podrá exigir del vendedor la devolución del precio, dentro del lapso
de la prescripción ordinaria, y en las mejoras se estará a las disposiciones
generales.
Artos. 1908, 1910, 2449 C.; B.J. págs. 311 Cons. III-6460 Cons. VII.

Capítulo VI

Del saneamiento por evicción

Arto. 2599.- E1 vendedor está obligado a la evicción v saneamiento en favor del
comprador.
Artos. 1390, 1391, 2589, 2752, 2574, 2800 y sigts.-2826 n° 4-2829 3230, 3845
inc. 3°,3852 C.

Arto. 2600.- Por la evicción debe defender la cosa vendida en cualquier juicio
que se promueva contra el comprador por causa anterior a la venta.
Artos. 2605, 2737 C.
Por el saneamiento, debe pagar las costas del juicio que haya seguido el
comprador en defensa de la cosa, lo que éste perdiere en el juicio y el menor
valor que tuviere la cosa por vicios ocultos que no se hubieren considerado al
tiempo de la enajenación.
Artos. 1309, 2804 y sigts. 2826, 3230 C.; 13.J. págs. 1440, 1447.

Arto. 2601.- Aunque no se hayan estipulado en el contrato la evicción y el
saneamiento, está el vendedor sujeto a ellos.
Artos. 1390, 1391, 2608, 2610, 2638, 2740 C.

Arto. 2602.- Pueden los contratantes ampliar o restringir a su voluntad la
evicción y el saneamiento: pueden también pactar que el vendedor no queda sujeto
a esa obligación.
Artos. 2737, 2738, 2739, 2740, 2479 C.

Arto. 2603.- Aunque se hubiere pactado que no quede sujeto el vendedor a
saneamiento, lo estará sin embargo al que resulte de un hecho personal suyo:
todo pacto contrario es nulo.
Artos. 1391 inc 3°, 1861, 2461, 2509, 2575, 2631, 2634, 2726, 2739, 2801 inc.
2°, 2830, 28s6, 3821 C.

Arto. 2604.- Habrá lugar a la evicción, cuando un acto del Poder Legislativo o
del Poder Ejecutivo privare al comprador en virtud de un derecho preexistente;
pero no habrá lugar a la evicción, si el acto que trae la privación del derecho
no iilere fundado sobre un derecho preexistente o sobre una prohibición anterior
que pertenece al Soberano declarar o hacer respetar.
Artos. 617 C.; 57 Cn.; 1° Ley de Amparo.

Arto. 2605.- Cuando el derecho que ha causado la evicción es adquirido
posteriormente a la tradición de la cosa, pero cuyo origen era anterior, los
jueces están autorizados para apreciar todas las circunstancias y resolver la
cuestión.
Artos. 1391 inc. 1°, 2600 in principal, 3480 C.

Arto. 2606.- Habrá lugar a los derechos que da la evicción, sea que el vencido
fuere el mismo poseedor de la cosa, o que la evicción tuviere lugar respecto de
un tercero, al cual él hubiere transmitido el derecho por un título oneroso o
lucrativo. El tercero puede, en su propio nombre, ejercer contra el primer
enaienante los derechos que da la evicción, aunque él no pudiere hacerlo contra
el que transfirió el derecho.
Artos. 1870, 2493, 2584, 2613, 2800, 2801, 2809 C. Arto. 2607.- El adquiriente
tiene derecho a ser indemnizado, cuando fuere obligado a sufrir cargas ocultas.
cuya existencia el enajenante no le hubiere declarado y de las cuales él no
tenia conocimiento.
Artos. 2610, 2627, 2634, 3447 C

Arto. 2608.- Las cargas aparentes, y las que gravan las cosas por | la sola
fuerza de la ley, no dan lugar a ninguna indernnización a favor del adquirente.
Artos. 1566, 1567, 2634 C.

Arto. 2609.- Cuando cl enajenante hubiere declarado la existencia de una
hipoteca sobre el inmueble enajenado, esa declaración importa una estipulación
de no prestar indernnización alguna por tal gravamen. Más si el efecto de la
enajenación contiene la promesa de garantir, el enajenante es responsable de la
evicción.
Artos. 2479, 2532, 2601, 2607, 2672, 2696, 2806, 3817, 3821, 3845, 3852, 3860 C.

Arto. 2610.- Cuando el adquiriente, de cualquier modo conocia el peligro de la
evicción antes de la adquisición, nada puede reclamar del enajenante por los
efectos de la evicción que suceda, a no ser que ésta hubiere sido expresamente
convenida.
Artos. 1391, 2568, 2635, 2696, 2803 C.

Arto. 2611.- La obligación que produce la evicción es indivisible, y puede
demandarse y oponerse a cualquiera de los herederos del enajenante; pero la
condenación hecha a los herederos del enajenante sobre restitución del precio de
la cosa, o de los daños e intereses causados por la evisción, es divisible entre
ellos.
Artos. 1134, l464, 1965, 1966, 1971, 1975, l978, 1980, 1981, 2194, 2646 C.

Arto. 2612.- El enajenante debe salir a la defensa del adquirente, citado por
éste en la forma y tiempo que designe el Código de Procedirniento, en el caso
que un tercero le demandare la propiedad o posesión de la cosa, el ejercicio de
una servidumbre o cualquiera otro derecho comprendido en la adquisición, o lo
turbare en el uso de la propiedad, goce o posesión de la cosa.
Artos. 1971, 2617 C.; 1043, 1044, 2139 Pr.

Arto. 2613.- El adquiriente de la cosa no está obligado a citar de evicción y
saneamiento al enajenante que se la transfirió, cuando haya habido otros
adquirentes intermediarios. Puede hacer citar al enajenante originario, o a
cualquiera de los enajenantes intermediarios.
Artos. 1870, 2493, 2584, 2606, 2809, 3833 C.

Arto. 2614.- El citado de evicción que comparece a defender al adquiriente, no
podrá citar a su vez a otro de los enajenantes, pero tendrá derecho para pedir
al Juez que conoce del asunto, que notifique la demanda del que pretende derecho
en la cosa a los enajenantes que designe. Si éstos estuvieren en el lugar del
juicio, se les hará la notificación en su persona; y por ediotos, a los que
estuvieren ausentes, señalándoles quince días de plazo para que comparezcan si
quisieren. Al comparecer los notificados deberán coadyuvar con el que pidió las
notificaciones, formando con él una sola parte, y debiendo gestionar en conjunto
o por medio de un procurador que los represente.
Artos. 1044 Pr.

Arto. 2615.- Las notificaciones a que se refiere el artículo anterior, deberán
hacerse en el tiempo y forma que determine el Código de Procedimiento; y a los
notificados no habrá necesidad de declararlos rebeldes si no comparecieren, y el
juicio se continuará sin su intervención.
Artos. 1045 Pr.; B.J.pág. 3052.

Arto. 2616.- El citado de evicción que hizo notificar la demanda a los otros
enajenantes, tendrá contra éstos, por la evicción de la cosa, los mismos
derechos que contra él tiene el demandado que lo citó de evicción.
Artos. 3700 C.; 1046 Pr.

Arto. 2617.- La obligación que resulta de la evicción cesa si el vencido en
juicio no hubiere hecho citar de saneamiento al enajenante, o si hubiere hecho
la citación, pasado el tiempo señalado por el Código de Procedimiento.
Artos. 1971, 2361, 2619 in fine 2881 C.

Arto. 2618.- No tiene lugar lo dispuesto en el artículo anterior, y el
enajenante responderá por la evicción, si el vencido en juicio probare que era
inútil citarlos por no haber oposición justa que hacer al derecho del vendedor.
Lo mismo se observará cuando el adquiriente, sin citar de saneamiento al
enajenante, reconociere la justicia de la demanda, y fuere por esto privado del
derecho adquirido.
Artos. 2198, 2532, 2611, 2881, 3715, 3716, 3717 C.

Arto. 2619.- La obligación por la evicción cesa también si el adquirente,
continuando en la defensa del pleito, dejó de oponer por dolo o negligencia las
defensas convenientes, o si no apeló de la sentencia de primera instancia, o no
prosiguió la apelación. El enajenante sin embargo responderá por la evicción, si
el vencido probare que era inútil apelar o proseguir la apelación. Cesa
igualmente la obligación por la evicción, cuando el adquiriente, sin
consentimiento del enajenante, comprometiere el negocio en árbitros, y éstos
laudaren contra el derecho adquirido.
Artos. 496, 2259, 3709, 3715 C.

Arto. 2620.- Verificada la evicción, el vendedor debe restituir al comprador el
precio recibido por él, sin intereses, aunque la cosa haya disminuído de valor,
sufrido deterioros o pérdidas en parte, por caso fortuito o por culpa del
comprador.
Artos. 1742, 1859, 2073 inc.3°-2079, 2218, 2626, 2644, 2691, 2712, 2740 C.

Arto. 2621.- El vendedor está obligado también a las costas del contrato, al
valor de los frutos, cuando el comprador tiene que restituirlos al verdadero
dueño, y a los daños y perjuicios que la eviccion le causare.
Artos. 1866, 1867, 2568, 2600 inc.2°-2624 inc.1°,3230 C.; B.J. pág. 5364.

Arto. 2622.- Debe también el vendedor al comprador, los gastos hechos en
reparaciones o mejoras que no sean necesarias, cuando él no recibiere del que lo
ha vencido, ninguna indemnización, o sólo obtuviere una indemnización
incompleta.
Artos. 630, 1498 inc.2°-1749, 1752, 1755, 1756, 2625 C.

Arto. 2623.- el importe de los daños y pequicios sufridos por la evicción, se
deterrninará por la diferencia del precio de la venta con el valor de la cosa el
día de la evicción, si su aumento no nació de causas extraordinarias.
Artos. 1866, 1867, 26225 C.

Arto. 2624.- En las ventas forzadas hechas por la autoridad de la justicia, el
vendedor no está obligado por la evicción, sino a restituir el precio que
produjo la venta.
Para los efectos del inciso que precede, se entenderá por vendedor el acreedor
ejecutante a cuya solicitud se hicieron el embargo y la subasta, si se le han
adjudicado los bienes o se ha pagado de su crédito, o cualquiera otra persona
que haya recibido el precio.
También se entenderá por vendedor para dichos efectos, el deudor ejecutado que
no haya opuesto al embargo y subasta de la cosa vendida en concepto de
pertenecer al mismo ejecutado.
Artos. 2636, 2645, 3767, 3872 C.; B.J. pág.67 Cons. IV-425 Cons. II-4445 Cons.
III-6460 Cons. V.

Arto. 2625.- El vendedor de mala fe que conocia al tiempo de la venta, el
peligro de la evicción, debe, a elección del comprador, o el importe del mayor
valor de la cosa, o la restitución de todas las sumas desembolsadas por el
comprador, aunque fueren gastos de lujo o de mero placer.
Artos 1904 y sigts., 2077, 2568, 2610, 2621, 2622, 2623, 2634, 2641, 2801
inc.2°, 2802 C.

Arto. 2626.- El vendedor tiene derecho a retener de lo que debe pagar, la suma
que el comprador hubiere recibido del que lo ha vencido, por mejoras hechas por
el vendedor antes de la venta, y la que hubiere obtenido por las destrucciones
en la cosa comprada.
Artos. 2638,2838 C.

Arto. 2627.- En caso de evicción parcial, el comprador tiene la elección de
demandar una indemnización proporcionada a la pérdida sufrida, o exigir la

rescisión del contrato, cuando la parte que se le ha quitado o la carga o
servidumbre que resultare, fuere de tal importancia respecto al todo, que sin
ella no habría comprado la cosa.
Artos. 1882 nos. 3 y 4-2026 inc.2°-2551, 2553, 2567, 2651, 2731, 2872 C.
Lo mismo se observará cuando se hubieren comprado dos o más asas conjuntamente,
si apareciere que el comprador no habría comprado la una sin la otra.
Arto. 2642 C.

Arto. 2628.- Habiendo evicción parcial, y cuando el contrato no se rescinda, la
indemnización por la evicción sufrida, es determinada por el valor al tiempo de
la evicción, de la parte de que el comprador ha sido privado, si no fuere menor
que el que correspondería proporcionalmente, respecto al precio total de la cosa
comprada. Si fuere menor, la indemnización será proporcional al precio de la
compra.
Artos. 2620, 2623, 2543 C.

Arto. 2629- Las reglas generales consignadas en este Capítulo sobre la evicción
entre adquirientes y enajenantes, son aplicables a todo caso de evicción, salvo
las reglas especiales de la evicción entre permutantes, socios, copartícipes,
donantes y donatarios, cesionarios y cedentes de que se habla en los capítulos
respectivos.
Artos. 1390, 2645, 2726, 2727, 2728, 2737, 2738, 2739, 2752, 2754, 2804 y
sigts.,

Capítulo VII

De los vicios redhibitorios

Arto. 2630.- Son vicios redhibitorios los defectos ocultos de la cosa, cuyo
dominio, uso y goce se transfirió por título oneroso, existentes al tiempo de la
adquisición, que la hagan impropia para su destino, si de tal modo disminuyen el
uso de ella, que a haberlos conocido el adquiriente, no la habría adquirido, o
habria dado menos por ella.
Las acciones que en este Capítulo se dan por los vicios redhibitarios de las
cosas adquiridas, no comprenden a los adquirentes por título gratuito.
Artos. 2455 n° 2-2589, 2645, 2718, 2801, 2802, 3447 C.

Arto. 2631. Las partes pueden restringir, renunciar o ampliar su responsabilidad
por los vicios redhibitorios, del mismo modo que la responsabilidad por la
evicción, siempre que no haya dolo en el enajenante.
Artos. 186l, 2121, 2461, 2603, 2634 C.

Arto. 2632.- Pueden también por el contrato hacerse vicios redhibitorios de los
que naturalmente no lo son, cuando el enajenante garantizare la no existencia de
ellos, o la calidad de la cosa supuesta por el adquirente. Esta garantía tiene
lugar, aunque no se exprese, cuando el enajenante afirmó positivamente en el
contrato, que la cosa estaba exenta de defectos, o que tenia ciertas calidades,
aunque al adquirente le fuere fácil conocer el defecto o la falta de la calidad.

Artos 2455, 2462, 2479 C.

Arto. 2633.- Incumbe al adquirente probar que el vicio existia al tiempo de la
adquisición; y no probándolo, se juzga que el vicio sobrevino después.
Artos 2650 inc.2°, 2657 C.; 1079 Pr.

Arto. 2634.- La estipulación en términos generales de que el enajenante no
responde por vicios redhibitorios de la cosa, no lo exime de responder por el
vicio redhibitorio de que tenía conocimiento, y que no declaró al adquirente.
Artos. 1391, 2460, 2461, 2469, 2603, 2608, 2610, C.

Arto. 2635.- El enajenante está libre también de la responsabilidad de los
vicios redhibitorios, si el adquirente los conocía o debía conocer por su
profesión u oficio.
Artos. 2463, 2610, 2908 C.

Arto. 2636.- Está igualmente libre de responsabilidad por los vicios
redhibitorios si el adquirente obtuvo la cosa por remate o adjudicación
judicial.
Artos. 2608, 2624, 2645, 2653, 3872 C.

Arto. 2637. Entre adquirentes y enajenantes que no son compradores y vendedores,
el vicio redhibitorio de la cosa adquirida sólo da derecho a la acción
redhibitoria, pero no a la acción para pedir que se baje de lo dado el menor
valor de la cosa.
Artos. 1390, 1391, 2869, 2870, 2872, 3397, 3447 C.

Arto. 2638. Entre compradores y vendedores, no habiendo estipulación sobre los
vicios redhibitorios, el vendedor debe sanear al comprador los vicios o defectos
ocultos de la cosa, aunque los ignore; pero no está obligado a responder por los
vicios o defectos aparentes.
Artos. 2607, 2608, 2635, 2641 C.

Arto. 2639. En el caso del artículo anterior, el comprador tiene la acción
redhibitoria para dejar sin efecto el contrato, volviendo la cosa al vendedor,
restituyéndole éste el precio pagado, o la acción para que se baje del precio el
menor valor de la cosa por el vicio redhibitorio.
Artos. 1885, 2620, 2621, 2646 C.

Arto. 2640. E1 comprador podrá intentar una u otra acción; pero no tendrá
derecho para intentar una de ellas, después de ser vencido o de haber intentado
la otra.
Artos. 2648, 2685 n° 3° C.

Arto. 2641. Si el vendedor conoce o debía conocer, por razón de su oficio o
arte, los vicios o defectos ocultos de la cosa vendida, y no los rnanifestó al
comprador, tendrá éste a más de las acciones de los artículos anteriores, el
derecho de ser indemnizado de los daños y perjuicios sufridos, si optare por la
rescisión del contrato.
Artos. 1866, 2509, 2625, 2635, 2638, 2826 n° 5, 2831, 3447 C.

Arto. 2642. Vendiéndose dos o más cosa, sea en un solo precio o sea señalando
precio a cada una de ellas, el vicio redhibitorio de la una, da sólo lugar a su
redhibición, y no a la de las otras, a no ser que aparezca que el comprador no
habría comprado la sana sin la que tuviere el vicio, o si la venta fuere de un
rebaño y el vicio fuere contagioso.
Artos. 2567, 2627 inc. 2°, 2651, 2989 C.

Arto. 2643. Si la cosa se pierde por los vicios redhibitorios, el vendedor
sufrirá la pérdida y deberá restituir el precio. Si la pérdida fuere parcial, el
comprador deberá devolverla en el estado en que se hallare para ser pagado del
precio que dio,
Artos. 1742, 2567, 2627, 2754 C.

Arto. 2644. Si la cosa vendida con vicios redhibitorios se pierde por caso
fortito, o por culpa del comprador, le queda a éste el derecho de pedir el menor
valor de la cosa por el vicio redhibitorio.

Arto. 2645. Lo dispuesto respecto a la acción redhibitoria entre comprador y
vendedor, es aplicable a las adquisiciones por dación en pago, por contratos
innominados, por remate o adjudicaciones (cuando no sea en virtud de sentencia),

en las permutas, en las donaciones, en los casos en que hay lugar a la evicción
y en las sociedades, dando en tal caso derecho a la disolución de la sociedad, o
a la exclusión del socio que puso la cosa con vicios redhibitorios.
Actos. 1390, 1391, 1965, 1978, 1980, 2080, 2197, 2198, 2532, 2611, 2624, 2629,
2630 inc. 2°, 2636, 2637, 2695, 2801, 3230 C.

Arto. 2646. La acción redhibitoria es indivisible. Ninguno de los herededors del
adquirente puede ejercerla por sólo su parte; pero puede demandarse a cada uno
de los herederos del enajenante.
Artos. 1953, 1978, 2611, 2642, 2651 C.

Arto. 2647. La acción redhibitoria durará seis meses respecto de las cosas
muebles y un año respecto de los bienes raíces, en todos los casos en que las
leyes especiales o las estipulaciones de los contratantes hubieren ampliado o
restringido este plazo. El tiempo se contará desde la entrega real.
Artos. 2555, 2656 C.

Arto. 2648. Habiendo prescrito la acción redhibitoria, tendrá todavía derecho el
comprador para pedir la rebaja del precio y la indemnización de perjuicios.
Artos. 2624, 2640 C.

Arto. 2649. La acción para pedir rebaja del precio prescribe en un año para los
bienes muebles, y en diez y ocho meses para los bienes raíces.

Arto. 2650. Si la compra se ha hecho para remitir la cosa a lugar distante, la
acción de rebaja del precio, precribirá en un año contado desde la entrega al
consignatario, con más el término del emplazamiento que corresponda a la
distancia.
Pero será necesario que el comprador en el tiempo intermedio entre la venta y la
remesa haya podido ignorar el vicio de la cosa sin negligencia de su parte.

Arto. 2651. Vendiéndose dos o más animales juntamente, sea en un precio alzado,
sea sefialándolo a cada uno de ellos, el vicio redhibitorio de cada uno de
ellos, el vicio redhibitorio de cada uno dará solamente lugar a su redhibición,
y no a la de los otros ; a no ser que aparezca que el comprador no habría
comprado el sano o sanos sin el vicioso.
Se presume esto último cuando se compra un tiro, yunta, pareja o juego, aunque
se haya señalado un precio separado a cada uno de los animales que lo componen.
Artos. 2627 inc.2°, 2642, 2989 C.

Arto. 2652. Lo dispuesto en el artículo anterior respecto de la venta de
animales se entiende igualmente aplicable a la de otras cosas.

Arto. 2653. El saneamiento por los vicios ocultos de los animales y ganados no
tendrá lugar en las ventas hechas en ferias o en pública subasta, ni en la de
caballerías enajenadas como de desecho, salvo el caso previsto en el artícuto
siguiente.
Artos. 2636, 2645 C.

Arto. 2654. No serán objeto del contrato de venta los ganados y animales que
padezcam enfermedades contagiosas. Cualquier contrato que se hiciere respecto de
ellos será nulo.
También será nulo el contrato de venta de los ganados y animales, si,
expresándose en el mismo contrato el servicio o uso para que se adquieren,
resultaren inútiles para prestarlo.
Arto.2544,2566 C.

Arto. 2655. Cuando el vicio oculto de los animales, aunque se haya practicado
reconocimiento facultativo, sea de tal naturaleza que no basten los
conocimientos periciales para su descubrimiento, se reputará redhibitono.
Pero si el profesor, por ignorancia o mala fe, dejare de descubrirlo o

manifestarlo, será responsable de los daños y perjuicios.

Arto. 2656. La acción redhibitoria que se funde en los vicios o defectos de los
animales, deberá interponerse dentro de cuarenta días, contados desde el de su
entrega al comprador, salvo que, por el uso en cada localidad, se hallen
establecidos mayores o menores plazos.
Esta acción en las ventas de animales sólo se podrá ejercitar respecto de los
vicios y defectos de los mismos que estén determinados por la ley o por los usos
locales.
Arto.2798 C.; B.J. pág.421.

Arto. 2657. Si el animal muriere a los tres días de comprado, será responsable
el vendedor, siempre que la enfermedad que ocasionó la muerte existiera antes
del contrato, a juicio de los facultativos.
Arto.2633 C.; B.J. pág.421.

Arto. 2658. Resuelta la venta, el animal deberá ser devuelto en el estado en que
fue vendido y entregado, siendo responsable el comprador de cualquier deterioro
debido a su negligencia, y que no proceda del vicio o ti defecto redhibitorio.
Artos. 1863, 2211, 2644 C.

Arto. 2659. En la venta de animales y ganados con vicios redhibitorios, gozará
también el comprador de la facultad expresada en el artículo 2639; pero deberá
usar de ella dentro del mismo término que para el ejercicio de la acción
redhibitoria queda respectivamente señalado.

Capítulo VIII

De las obligaciones del comprador

Arto. 2660. La principal obligación del comprador es la de pagar el precio
convenido.
Artos. 2006, 2007, 2025, 2030, 2536, 2537, 2593 C.

Arto. 2661. El preclo deberá pagarse en el lugar y el tíempo estipulados, o en
el lugar y el tiempo de la entrega, no habiendo estipulación en contrario.
Artos. 2026, 2031, 2585, 2594, 2860 inc. 1°, 2863 C.

Con todo, si el comprador fuere turbado en la posesión de la cosa o probare que
existe contra ella una acción real de que el vendedor no le haya dado noticia
antes de perfeccionarse el contrato, podrá depositar el precio con autorización
de la justicia, y durará el depósito hasta que el vendedor haga cesar la
turbación, o afiance las resultas del juicio.
Artos. 2062, 2593, 2594, 2597, 26O9, 2672, 275I, 2830, 2834, 3679, 3691, 746,
3844 inc. 4° C.; 2120 Pr.; 360 C.

Arto. 2662. Si el comprador estuviere constituido en mora de pagar el precio en
el lugar y tiempo dichos, el vendedor tendrá derecho para exigir el precio o la
resolución de la venta con resarcimiento de perjuicios.
Artos. 1885, 1867, 2586, 2587, 2s9s, 2597, 2665, 2666 C.; B.J. págs. 211 Cons.
IV-516 Cons. VIII-868 Cons. II-5691.

Para exigir el pago del precio, la acción durará el término fijado para las
ordinarias; y para la resolución de la venta, la acción prescribirá en tres años
contados desde el día del contrato.
Arto. 2667 C.

Arto. 2663. La cláusula de no transferirse el dominio, sino en virtud de la paga
del precio, no producirá otro efecto que el de la demanda alternativa enunciada

en artículo procedente; y pagando el comprador el precio, subsistirán en todo
caso las enajenaciones que hubiere hecho de la cosa o los derechos que hubiere
constituido sobre ella en el tiempo intermedio.
Artos. 1904, 2540, 2579, 2680 inc. 2°, 2951 C.

Arto. 2664. I,a resotución de la venta por no haberse pagado el precio, dara
derecho al edor para retener las arras, o exirlas dobladas; y además para que se
le restituyan los frutos, ya en su totalidad si ninguna parte del precio se le
hubiere pagado, ya en la proporción que corresponda a la parte del precio que no
hubiere sido pagada.
Artos. 1884, 2557 C.
El comprador, a su vez, tendrá derecho para que se le restituya la parte que
hubiere pagado del precio. Para el abono de las expensas al comprador, y de los
deterioros al vendedor, se considerará al primero como poseedor de mala fe, a
menos que pruebe haber sufrido en su fortuna, y sin culpa de su parte,
menoscabos tan grandes, que le hayan hecho imposible cumplir lo pactado.
Artos. 1762, 2692, 2791 inc.2°, 2794 C.; B.J. pág.868 Cons. V.

Arto. 2665. Cuando el contrato de compra y venta fuere de cosa mueble y el
comprador no pagare el precio de la cosa comprada a crédito, el vendedor sólo
tendrá derecho para exigir dicho precio y los intereses de la mora, y n a pedir
la resolución de la venta.
Artos. 1885,1893, 2597, 2670, 2684, 2689 C.
En este mismo caso, tampoco tendrá derecho el vendedor contra terceros
poseedores.
Arto. 1768 C.

Arto. 2666. Si el contrato de compra y venta fuere de un inmueble, la resolución
por no haberse pagado el precio no da derecho al vendedor contra terceros
poseedores, sino cuando en el instrumento público mscrito conste la condición
resolutoria de que, no pagándose el precio por el comprador, quedará sin efecto
la venta. Este pacto llámase comisorio.
Artos. 1885, 1894, 2214, 2597, 2662, 2664, 2669, 2671, 2685, 3949 C.; Arto. ll
Reglamento del Registro Público.

Arto. 2667. El pacto comisorio prescribe en el tiempo fijado en el artículo
2662; y las partes no podrán estipular un plazo mayor. A esta misma regla se
sujetan los pactos de reventa y retroventa.

Arto. 2668. El pacto comisorio no priva al vendedor de la eleccion de acciones
que le concede el artículo 2662 ; y produce los efectos que se expresan en el
Capítulo siguiente.
Arto. 2685 C.

Arto. 2669. Si en la escritura de venta se expresa haberse pagado el precio, no
se adrnitirá prueba alguna en contrario, sino la de nulidad o falsificación de
la escritura, y sólo en virtud de esta prueba habrá acción contra terceros
poseedores.
Artos. 2374, 2406, 2666, 3949, 3973 C.

Arto. 2670. Si el comprador de una cosa mueble deja de recibirla, el vendedor,
después de constituido en mora dicho comprador, tiene derecho a exigirle las
costas de la conservación y las pérdidas e intereses; y puede hacerse autorizar
por el Juez para depositar la cosa vendida en un lugar determinado, y demandar
el precio, o bien la resolución de la venta.
Artos. 1859,1885,2057 inc.1°,2068,2549,2581 inc.1°, 2595, 2662, 2665 C.
Este depósito será innecesario en la venta de ganados que deban entregarse en el
campo o fuera de las poblaciones; y el comprador se entenderá constituido en
mora por el sólo hecho de no concurrir a recibirlos el día señalado en el
contrato.
Arto. 1859 C.

Arto. 2671. Si la venta hubiere sido de cosa inmueble, y el vendedor hubiere
recibido el todo o parte del precio, o si la venta se hubiere hecho al crédito y
no estuviere vencido el plazo para el pago, y el comprador se negare a recibir
el inmueble, el vendedor tiene derecho a pedirle los costos de la conservación e
indemnización de perjuicios y a poner la cosa en depósito judicial por cuenta y
riesgo del comprador.
Artos. 1885, 2067, 2597, 2579, 2665 C.

Arto. 2672. El comprador no puede negarse a pagar el precio del inmueble
comprado por aparecer hipotecado, siempre que la hipoteca pueda ser redimida
inmediatamente por él o por el vendedor.
Artos. 2057 inc.3°, 2609, 2661, 3845, 3852 C.

Capítulo IX

De las cláusulas que pueden ser agregadas

al contrato de compra y venta

Arto. 2673. Las partes que contraten la compra y venta de alguna cosa, pueden,
por medio de cláusulas especiales, subordinar a condiciones, o modificar como lo
juzguen conveniente las obligaciones que nacen del contrato.
Artos. 1878, 1896, 1904, 1913, 2437, 2479, 2581, 2715 C.

Arto. 2674. Es prohibida la clásula de no enajenar la cosa vendida a persona
alguna; más no a una persona determinada.
Artos. 983, 1139, 2797 inc.1°, 3174, 3634 C.

Arto. 2675. Venta a satisfacción del comprador, es la que se hace con cláusula
de no haber venta o de quedar desecha la venta, si la cosa vendida no agradase
al comprador.
Artos. 1881, 2542 y sigts., 2581 inc.20,2686 C.

Arto. 2676. Venta con pacto de retroventa es la que se hace con la cláusula de
poder el vendedor recuperar la cosa vendida entregada al comprador, restituyendo
a éste el precio recibido, con exceso o disminución.
Arto. 2692 C.; B.J. pág. 6952.

Arto. 2677. Pacto de reventa, es la estipulación de poder el comprador restituir
al vendedor la cosa comprada, recibiendo de él el precio que hubiere pagado, con
exceso o disminución.
Arto. 2683 C.

Arto. 2678. Pacto de preferencia, es la estipulación de poder el vendedor
recuperar la cosa vendida, entregada al comprador, prefiiriéndolo a cualquier
otro por el tanto, en caso de querer el comprador venderla.
Artos. 2699, 2703 C.

Arto. 2679. Pacto de mejor comprador, és la estipulación de quedar desecha la
venta, si se presentare otro comprador que ofreciere un precio más ventajoso.
Artos. 2704, 2705, 2706, 2707, 2708, 2710 C.

Arto. 2680. La compra y venta condicional tendrá los efectos siguientes, cuando
la condición fuere suspensiva:

1° Mientras pendiese la condición, ni el vendedor tiene obligación de enfregar
la cosa vendida, ni el comprador de pagar el precio, y sólo tendrá derecho para

exigir las medidas conservativas.
Artos. 1890, 1891 C.

2° Si antes de cumplida la condición, el vendedor hubiere entregado la cosa
vendida al comprador, éste no adquiere el dominio de ella, y será considerado
como administrador de cosa ajena.
Artos. 1890, 2686 C.

3º Si el comprador, sin embargo, hubiere pagado el precio, y la condición no se
cumpliere, se hará la restitución recíproca de la cosa y del precio,
comprensándose los intereses de éste con los frutos de aquella.
Artos.1884, 2218, 2219, 2495, 2579, 2691, 2692, 2693, C.

Arto. 2681. Cuando la condicion fuere resolutoria, la compra y venta tendrá los
efectos siguientes:

1° El vendedor y comprador quedarán obligados como si la venta no fuere
condicional, y si se hubiere entregado la cosa vendida, el vendedor, pendiente
la condición, sólo tendrá derecho a pedir las medidas conservatorias de la cosa.

Artos. 1090, 1115, 1883, 18909, 1891, 3795, 3804 C.

2º Si la condición se cumple, se observará lo dispuesto en el Título de las
prestaciones mutuas; más el vendedor no volverá a adquirir el dominio de la cosa
sino cuando el comprador le haga tradición de ella.
Artos. 1472, 1742 y sigts., 1884, 2684, 2691, 2696, 2950 C.

Arto. 2682. En caso de duda, la venta condicional se reputará hecha bajo una
condición resolutoria, siempre que antes del cumplimiento de la condición, el
vendedor hubiere hecho tradición de la cosa al comprador.
Artos. 1885, 2705 C.

Arto. 2683. La venta con cláusula de poderse arrepentir el comprador y vendedor,
se reputa hecha bajo una condición resolutoria, aunque el vendedor no hubiere
hecho tradición de la cosa al comprador. Habiendo habido tradición, o habiéndose
pagado el precio de la cosa vendida, la cláusula de arrepentimiento tendrá los
efectos de la venta bajo pacto de retroventa, si fuere estipulada en favor del
vendedor; o tendrá los efectos del pacto de reventa, si fuere estipulada en
favor del comprador.
Artos. 2662, 2667 C.

Arto. 2684. Si la venta fuere con pacto comisorio, se reputará hecha bajo una
condición resolutoria. Es prohibido ese pacto en la venta de cosas muebles.
Artos. 1885, 2588, 2595, 2666, 2689, 2702, 3646 C.

Arto. 2685. La venta con pacto comisorio tendrá los efectos siguiente :

1° Si hubo plazo determinado para el pago del precio, el vendedor podrá demandar
la resolución del contrato desde el día del vencimiento del plazo, si en ese día
no fuere pagado el precio.
Artos. 1859, 1885, 2665 C

2° Si no hubiere plazo, el comprador no quedará constituido en mora de pago del
precio, sino después de la interpelación judicial.
Artos. 1859, 1900 C.

3° Puede el vendedor a su arbitrio demandar la resolución de la venta, o exigir
el pago del precio. Si prefiere este último expediente, no podrá en adelante
demandar la resolución del contrato.
Artos. 2595, 2640, 2668 C.

4º Si vencido el plazo del pago, el vendedor recibiere solamente una parte del
precio, sin reserva del derecho a resolver la venta, se juzgará que ha
renunciado este derecho.

Arto. 2686. La venta a satisfacción del comprador, se reputa hecha bajo una
condición suspensiva, y el comprador será considerado como un mandatario,
mientras no declare expresa o tácitamente que la cosa le agrada.
Artos. 2542, 2675, 2680 inc.2°, 3426 C.

Arto. 2687. Habrá declaración tácita del comprador de que la cosa le agrada, si
pagare e1 precio de ella, sin hacer reserva alguna.
Artos. 9448 C.

Arto. 2688. No habiendo plazo señalado para la declaración del comprador, el
vendedor podrá intimarle judicialmente que la haga en un término improrrogable,
con conminación de quedar extinguido el derecho de resolver la compra.
Artos. 1900, 2543 C.

Arto. 2689. Las cosas muebles no pueden venderse con pacto de retroventa.
Artos. 1768, 1770, 2684, 2702, 2707, 3759 C.

Arto. 2690. El plazo de tres años fijado en el artículo 2667 para la
prescripción de la retroventa y reventa, corre contra toda clase de persona,
aunque sean incapaces, y pasado este término se extingue el derecho del vendedor
para resolver la venta, y el comprador queda propietario irrevocable.
Artos. 93l n° 1° C.; B..T. pág. 6952.

Arto. 2691. Recuperando el vendedor la cosa vendida, los frutos de éste serán
compensados con los intereses del precio de la venta.
Artos. 1884, 2218, 2219, 2620, 2680, nº 3, 2681 nº 2 C., B.J. pág. 868 Cons. V.

Arto. 2692. El vendedor queda obligado a reembolsar ál comprador no sólo el
precio de la venta, sino los gastos hechos por ocasión de la entrega de la cosa
vendida, los gastos del contrato, como también las mejoras de la cosa, que no
sean voluntarias; y no puede entrar en posesión de la cosa, sino después de
haber satisfecho estas obligaciones.
Artos. 1752, 1754, 1755, 1756, 2664, 2681 n° 2 C.

Arto. 2693. El comprador está obligado a restituir la cosa con todos sus
accesorios, y a responder de la pérdida de la cosa y de su deterioro causado por
su culpa.
Artos. 1133 inc.2° 1742,1747,1890,2074,2579,2584,2680 n° 3.2681 n° 2 C

Arto. 2694. E1 derecho del vendedor puede ser cedido, y pasa a sus herederos.
Los acreedores del vendedor pueden ejercerlo en lugar del deudor.
Artos. 1870, 1890, 1895, 2493, 2704 C.

Arto. 2695.- Si el derecho pasare a dos o más herederos del vendedor, o si la
venta hubiere sido hecha por dos o más copropietarios de la cosa vendida, será
necesario el consentimiento de todos los interesados para recuperarlo.
Artos.1892,1965,3472 C.; 2112 Pr.

Arto. 2696.- La obligación de sufrir la retroventa pasa a los herederos del
comprador, aunque sean menores de edad; y pasa también a los terceros
adquirentes de la cosa, aunque en la venta que se les hubiere hecho, no se
hubiere expresado que la cosa vendida estaba sujeta a un pacto de retroventa.
Artos. 1894, 2439, 2609, 2610, 2680 n° 2, 2684, 2690, 3950 inc.1° C.;
Artos. 10, 11 Reglamento del Registro Público.

Arto. 2697.- Si cada uno de los condueños de una finca indivisa, ha vendido
separadamente su parte, puede ejercer su accion con la misma separación, por su

porción respectiva, y el comprador no puede obligarle a tomar la totalidad de la
finca.
Artos. 1700, 2569 C.

Arto. 2698.- Si el comprador ha dejado muchos herederos, la acción del vendedor
no puede ejercerse contra cada uno, sino por su parte respectiva, bien se halle
indivisa la cosa vendida, o bien se haya distribuido entre los herederos. Pero
si se ha dividido la herencia, y la cosa vendida se ha adjudicado a uno de los
herederos la acción del vendedor puede intentarse contra él por la cosa entera.
Artos.1404, 1408, 1409, 1962 C.

Arto. 2699. La venta con pacto de preferencia no da derecho al vendedor para
recuperar la cosa vendida, sino cuando el comprador quisiere venderla o darla en
pago, y no cuando la enajenare por otros contratos, o constituyere sobre ella
derechos reales.
Artos. 2678, 2710 C.

Artos. 2700.-El vendedor está obligado a ejercer su derecho de preferencia
dentro de tres días, si la cosa fuere mueble, después que el comprador le
hubiere hecho saber la oferta que tenga por ella, bajo pena de perder su
derecho, si en ese tiempo no lo ejerciere. Si fuere cosa inmueble, después de
diez días, bajo la misma pena. En ambos casos está obligado a pagar el precio
que el comprador hubiere encontrado, o más o menos si hubieren pactado algo
sobre el precio. Está obligado también a satisfacer cualesquiera otras ventajas
que el comprador hubiere encontrado, y si no las pudiere satisfacer, queda sin
efecto el pacto de preferencia.

Arto. 2701.- E1 comprador queda obligado a hacer saber al vendedor el precio y
las ventajas que se le ofrezcan por la cosa, pudiendo al efecto hacer intimación
judicial; y si la vendiere sin avisarle al vendedor, la venta será válida; pero
debe indemnizar a éste todo perjuicio que le resultare.

Arto. 2702.- Si la venta hubiere de hacerse en pública subasta, y la cosa fuere
mueble el vendedor no tendrá derecho alguno. Si fuere inmueble, el vender tendrá
derecho a ser notificado sobre el día y lugar en que se ha de hacer el remate.
Si no se le hiciere saber, debe ser indemnizado del perjuicio que le resulte.
Arto.1768 C.

Arto. 2703. El derecho adquirido por el pacto de preferencia no puede cederse ni
pasa a los herederos del vendedor.

Arto. 2704.- El pacto de mejor comprador puede ser cedido y pasa a los herederos
del vendedor. Los acreedores del vendedor pueden también ejercer ese derecho en
caso de concurso.
Artos. 1870,2694 C.

Arto.- 2705.- El pacto de mejor comprador se reputa hecho bajo una condición
resolutoria si no se hubiere pactado expresamente que tuviere el carácter de
condición suspensiva.
Artos. 2682, 2683, 2700 C.

Arto. 2706.- El mayor precio, o la mejora ofrecida, debe ser por la cosa como
estaba cuando se vendió, sin los aumentos o mejoras ulteriores.

Arto. 2707.- Si la cosa vendida fuere mueble, el pacto de mejor comprador no
puede tener lugar.
Artos. 1770, 2689 C.
Si fuere cosa inmueble, no podrá exceder del término de tres meses.
Artos. 2667, 2690 C.

Arto. 2708.- El vendedor debe hacer saber al comprador quien sea el mejor

comprador y que mayores ventajas le ofrece. Si el comprador propusiere iguales
ventajas, tendrá derecho de preferencia; si no, podrá el vendedor disponer de la
cosa a favor del nuevo comprador.

Arto. 2709. Cuando la venta sea hecha por dos o más vendedores en común, o a dos
o más compradores en común, ninguno de ellos podrá ser nuevo comprador.

Arto. 2710. No habrá mejora por parte del nuevo comprador, que de lugar al pacto
de mejor comprador, sino cuando hubiere de comprar la cosa, o recibirla en pago,
y no cuando se propusiere adquirirla por cualquier otro contrato.
Arto. 269 C.; D.J. pag. 4051.

Arto. 2711.- Si la venta fuere aleatoria, por haberse vendido cosas futuras,
tomando el comprador el riesgo de que no llegaren a existir, el vendedor tendrá
derecho a todo el precio, aunque la cosa no llegare a existir, si de su parte no
hubiere habido culpa.
Artos. 2099 inc.2°, 2473, 2571, 3648 C.

Arto. 2712.- Si la venta fuere aleatoria por haberse vendido cosas futuras,
tomando el comprador el riesgo de que no llegaren a existir, en cualquier
cantidad, el vendedor tendrá también derecho a todo el precio, aunque la cosa
llegare a existir en una cantidad inferior a la expresada; más si la cosa no
llegare a existir, no habrá venta por falta de objeto, y el vendedor restituirá
el precio, si lo hubiere recibido.
Artos. 2079, 2571, 3648 C.

Arto. 2713.- Si fuere aleatoria por haberse vendido cosas existentes, sujetas a
algún riesgo, tomando el comprador ese riesgo, el vendedor tendrá igualmente
derecho a todo el precio, aunque la cosa hubiere dejado de existir en todo, o en
parte en el día del contrato.
Artos. 2567, 2571, 3648 C.

Arto. 2714. La venta aleatoria a que se refiere el artículo anterior puede ser
anulada como dolosa por la parte perjudicada, si ella probare que la otra parte
no ignoraba el resultado del riesgo a que la cosa estaba sujeta.
Artos. 2571, 2739, 3575, 3620, 3621 C.

Arto. 2715.- Pueden agregarse al contrato de compra y venta cualesquiera otros
pactos accesorios lícitos, y se regirán por las reglas generales de los
contratos.
Arto. 2673 C.

TlTULO XI

DE LA CESION DE DERECHOS

Capítulo I

De los créditos Personales

Arto. 2716.- Habra cesion de credito, cuando una de las partes se obligue a
transferir a la otra parte el derecho que le compete contra si deudor,
entregándole el título del crédito, si lo hubiere.
Acto. 2530 C.;

Arto. 2717.- Si el derecho creditorio fuere cedido por un precio en dinero, o
rematado, o dado en pago, o adjudicado en virtud de ejecución de una sentencia,

la cesion será juzgada por las disposiciones sobre el contrato de compra y
venta, que no fueren modificadas en este Título.

Arto. 2718.- Si el crédito fuere cedido gratuitamente, la cesión será juzgada
por las disposiciones del contrato de donación, que igualrnente no fueren
modificadas en este Título.
Artos. 1142-2763 inc. 2° C.

Arto. 2719.- Los pagarés a la orden, libranzas, letras de carnbio y otros
docurnentos de igual naturaleza, se consideran mercantites y están sujetos a las
leyes de comercio, sea cual fuere su procedencia y la calidad de las personas
que en ellos intervengan.
Artos. 925, 2024, 2272, 2390, 3882 C.; 365, 367, 487 C.C. B.J. págs. 563 Cons.
II, 1032, 1107, 2441 Cons. IV, 4051, 5300, 6458, 6470.

Arto. 2720.- La cesión no produce efecto contra el deudor ni contra terceros,
mientras no ha sido notificada por el cesionario al deudor o aceptada por él.
Artos. 2101, 2153, 2558, 3733 C.; B.J. págs. 180 Cons. III-2008-2183 Cons.
II-3470-6362.

Arto. 2721.- La notificación debe hacerse con exhibición del título, si lo
hubiere, pudiendo verificarla cualquiera persona autorizada para cartular.
Arto. 2153 C.
Si no hubiere título en que conste el crédito, la cesión se pondrá por escrito;
y al pie de éste se hará la notificación de que habla el inciso anterior.
B.J. págs. 2008, 3470, 1062, 7561 Cons. IV.

Arto. 2722.- El crédito constante en escritura pública en que el deudor se haya
obligado a pagarlo a la orden del acreedor, se regirá por lo dispuesto en el
artículo 2719. Sin embargo, los créditos hipotecarios, siempre deberán cederse
por escritura pública, debidamente inscrita, debiendo anotarse este traspaso al
márgen de la inscripción anterior.
Arto. 2483 n° 6 C.; B.J. pág. 180 Cons. III.

Arto. 2723.- La aceptación de que habla el artículo 2720 cuando no sea expresa,
puede consistir en un hecho que la suponga, como la litis contestación con el
cesionario, un principio de pago al cesionario, etc.
Artos. 1429 nº 1º- 2153 C. ;B. J . pág 3470.

Arto. 2724. No interviniendo la notificación o aceptación antedichas, podrá el
deudor pagar al cedente, o embargarse el crédito por acreedores del cedente; y
en general, se considera existir el crédito en manos del cedente respecto del
deudor y terceros.
B.J. pags. 7062, 7832 Cons. II.

Arto. 2725 – La cesión de un crédito comprende sus fianzas, privilegios e
hipotecas; pero no traspasa las excepciones personales del cedente; así como
tampoco destruye las excepciones del deudor contra el cedente al tiempo de la
cesión, y puede, por lo mismo, dicho deudor, hacerlas vale